Tur Report Azerbaijan

Click here to load reader

  • date post

    14-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    237
  • download

    2

Embed Size (px)

description

Reportaje para la revista Hunters sobre la caza del Tur de Azerbaijan. Tür hunters gadorcaza

Transcript of Tur Report Azerbaijan

  • La historia comienza cuando le comento a mi amigo Juan Carlos Martnez que dispongo de dos licencias para la caza del tur en Azerbaiyn. Sin pensarlo

    acepta compartir conmigo la que ser una inolvidable experiencia de caza, y con gran ilusin nos disponemos a programar los vuelos y los visados de nuestros pasa-portes en la embajada de Madrid, aunque esto no representa un gran problema, ya que tambin se pueden tramitar a la llegada al aeropuerto de Bak, capital de la Repblica Azerbaijana.

    As, tras un largo vuelo, llegamos a este moderno aeropuerto va Frankfurt, donde nos esperaba puntualmente nuestro caza-dor profesional el Gran Mirbala. All tuvimos la ocasin de conocer a Carlos Hernndez, gran cazador americano de origen cubano que compartira con noso-

    POR JUAN IGLESIAS (FOTOS DEL AUTOR)

    EN ESTA AVENTURA EL AUTOR CONSIGUE UNO DE SUS SUEOS

    MS DESEADOS DENTRO DE LA CAZA DE ALTA MONTAA,

    EL GRAN EAST CAUCASIAN TUR. ESTA MAJESTUOSA

    CAPRA CYLINDRICORNIS ES POSIBLEMENTE LA DE MS ENVERGADURA Y PESO DE

    ENTRE TODOS LOS BEX, Y SU DIFCIL CAZA ENTRE LOS 3.000

    Y 4.000 METROS DE ALTITUD EN LAS MONTAAS BABADAG,

    LAS MONTAAS CUCHILLO LLAMADAS AS POR SUS

    AFILADAS CRESTAS Y DURSIMAS PENDIENTES, LO HACEN UNO DE

    LOS TROFEOS MS DESEADOS ENTRE LOS CAZADORES DE

    RECECHO EN ALTA MONTAA.

    EN PORTADA

    CAZA DE TUR EN EL CUCASO

    48 / HUNTERS

  • tros esta inolvidable experiencia de caza. Tras los trmites normales nos alojamos en el lujoso Hotel Palace de Bak, donde nos esperaba nuestro anfitrin y presi-dente de la compaa Sr. Yulat, con una cena tpica en la cual nos va a comentar las directrices ms importantes de nuestra cacera.

    Al da siguiente partimos hacia Guba, a unos 160 kilmetros direccin noroeste, bordeando el Caspio. Tramos de autopis-ta y carreteras en reparacin nos llevan a una ciudad agrcola donde los puestos de frutas multicolores adornan sus calles. All compramos pan y otros vveres para nuestra estancia. Los Toyota de ltima

    generacin hacen del trayecto un paseo relajante.

    Una de nuestras paradas la aprovecha-mos para recoger a quienes seran nues-tros cocineros en los prximos das en el refugio de caza, y proseguimos el viaje por el amplsimo cauce de un ro hasta llegar al ltimo poblado y morada de nuestros guas derk. Todos est listo, los sherpas, trmino utilizado para llamar a los antiguos ayudantes gua en el Himalaya, perfectamente uniformados, un moderno camin todo terreno y un grupo de caba-llos que harn posible nuestro traslado hasta la abrupta rea de caza. Tras dos horas sorteando rocas y vadeando ros

    llegamos al campamento 1, un magnfico refugio de piedra con todas las comodi-dades, donde repusimos fuerzas con un almuerzo antes de continuar. El paisaje es bellsimo con bosques a media altura y cumbres sobrecogedoras. No hay duda, poco a poco estamos adentrndonos en el Cucaso.

    Dos horas ms de camin y llegamos al campamento 2, una casa de madera muy confortable en pleno centro de las montaas Babadag a 2.400 metros de alti-tud. Mientras los guas organizan nuestros aposentos probamos los rifles y cenamos junto al relajante sonido del agua que circulaba con fuerza por los cauces cerca-nos.

    Al da siguiente y primero de caza, desayunamos temprano y partimos cada cazador con su respectivo equipo gua y sherpas, equipados con las tiendas fly camp y los vveres necesarios para cuatro das en la alta montaa. Comienza la dura subida a pie.

    HUNTERS / 49

    LA CACERA SE DESARROLLA A FINALES DE JUNIO DE 2007 EN UN ENCLAVE NICO: LAS MONTAAS BABADAG DE AZERBAIYN, AL ESTE DEL CUCASO.

  • 123 / HUNTERS

    Despus de tres horas de dursima ascenso por las verticales torrenteras de piedras sueltas llegamos a la cota de los 3.000 metros, all fijamos el campamento mvil y saboreamos los fiambres tpicos de la zona, salami, queso agrio y las riqu-simas sardinas enlatadas del Caspio. Tras un pequeo descanso, mi gua Lucas y yo iniciamos la cacera. Despus de subir casi 500 metros ms, nos adentramos en la montaa en busca de este sensa-cional e impresionante animal que es el tur caucsico. Conseguimos alcanzar una atalaya con impresionantes vistas y tras unos minutos de prismticos, localic una gran cabrada en una de las praderas que definan las montaas cuchillo. Estaban a ms de dos kilmetros, eran las cinco de la tarde y pens: poco tiempo y difcil entrada, los barrancos de piedra rodante y los cortados rocosos hacan imposible la aproximacin y daran al traste con nues-tro rececho.

    Otro de los agravantes que dificulta-ban la entrada era que el tur, al igual que el resto de las cabras, goza de una vista excelente, y est continuamente en aler-ta, ya que los lobos estn al acecho en esta poca y diezman las poblaciones de chotos. La nica posibilidad pasaba por seguir subiendo ocultos por nuestra cresta y volcar a la otra vertiente. Poco a poco las fuerzas flaqueaban y los msculos queda-ban atrofiados, normal tras una ascenso

    que se inici a las ocho de la maana.Por fin llegamos a esa cumbre que nos

    permita acercarnos por la cuerda sin ser vistos. Tras una hora ms de ascensin tocaba bajar en direccin a la zona donde calculbamos el rebao. Si subir fue duro, bajar en vertical casi 700 metros de desni-vel con pendientes superiores al 80% fue agotador.

    Casi llegamos a la zona prevista cuan-do un joven tur aislado nos descubre y emprende una carrera en direccin al grupo. En ese momento nuestros nimos se desplomaron y pensamos lo peor. Unos minutos bastaron para darnos un leve descanso y continuar la bajada sin muchas esperanzas. Apenas tomamos contacto visual con el prado donde se presuponan las cabras y efectivamente, ni rastro de tures, nuestro gozo en un pozo, pero bueno, an quedaban cuatro das ms de caza, si la fuerza y el nimo no nos abandonaba.

    As las cosas yo no tiraba la toalla, y mi experiencia de caza del macho monts me recordaba situaciones similares, e insist a Lucas en revisar una zona contigua que se ocultaba tras una vertiente difcil, pedre-gosa y pobre en pastos. Cuando asoma-mos y para sorpresa nuestra, haba un grupo de ms de 30 machos de todos los tamaos. Estaban tumbados a unos 500 metros. Desde que los localizramos al otro lado de la montaa haban transcu-

    Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto Pie de fotoPie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto Pie de foto

  • HUNTERS / 123

    DATOS BSICOS La Republica Independiente de

    Azerbaiyn (Azarbaycan Respubliskasi) declara su independencia a la Unin Sovitica el 30 de agosto de 1991.

    Su superficie total es de 86.000 km2 La poblacin es de 8.900.000 habi-

    tantes de los cuales el 89% son musul-manes moderados.

    Su moneda oficial es el manat (= 100 gopik), y la capital Bak supera los 2.000.000 de habitantes.

    Goza de una economa ascendente gracias a las extracciones petrolferas en el Mar Caspio. El turismo, la pesca y la agricultura tambin son pilares impor-tantes de su desarrollo. El comercio de bellsimas alfombras es habitual pues estamos a pocos kilmetros de Irn, antigua Persia.

    Bak es una gran ciudad donde se entremezclan edificios modernos con casitas bajas, testigos de la pasada poca, sus gentes amables y hospita-larias le ayudaran a conocer un pais de sueos. Su belleza arquitectnica antigua y la variada gastronoma hacen de la ciudad un buen destino turstico a precio razonable.

    Tiene frontera poltica con Rusia, Irn, Armenia, Georgia y Turqua.

    Otras ciudades importantes son Granja (304.000 habitantes) y Sumgait (293.000).

    Lengua: azer (oficial), ruso, armenio y otras.

    El pas est situado en la transcauca-sia oriental, al SO del Caspio. La mayor parte del territorio est constituida por una llanura, en medio de la cual fluye el ro Kur, que confunde su delta con el del Araxes. Al N. la extremidad oriental del Gran Cucaso o Bolshoy Kavkaz (altura superior a los 4.000 m.) se prolonga hasta el Mar Caspio por la pennsula de Apsern, y en el S se encuentra el Pequeo Cucaso o Malyj Kavkaz, que se funde con la meseta de Armenia. El Kur, que se extiende desde el lago Mingachevir hasta el mar Caspio, es el ro principal.

  • rrido casi dos horas y los tures se haban movido a la otra vaguada.

    Es el momento en el que el cazador se viene arriba y en segundos planifica el lance final, y momento en el que se olvida la fatiga y todo se transforma en tensin. Hay que actuar rpido pues los vientos cambiantes podran delatarnos. Tras un acercamiento en oblicuo nos colocamos en una risca a unos 120 metros del reba-o. Seguimos reptando varios metros y al asomar la visera de la gorra sorpresa! estaban todos en pie, estticos, mirando en nuestra direccin, como si de piezas de museo se tratara, y en pocos segun-dos rompen la formacin y emprenden

    123 / HUNTERS

    Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto Pie de fotoPie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto Pie de foto

  • la huida. Fue el peor momento de mi vida de cazador, tena que elegir un trofeo aceptable a la carrera, slo con la ayuda del visor, pues no haba tiempo de prismticos. Entre tantos cuernos y cuerpos en movimiento pude seleccionar uno de ellos al que sus puntas se retorcan hacia arriba y sin dudar apret el gatillo mientras Lucas gritaba shot, shot, shot! Permanec inmvil tras el disparo sabiendo que haba alcanzado al animal, o el ploff del impacto y no era mi intencin la de hacer doblete. La cabrada se perda por la cordillera prxima con rapidez sin verse ningn animal renqueante o herido.

    Pasada la tensin del disparo, ahora toca la bsqueda. Al llegar al tiro contempl las primeras gotas de sangre. Mi corazn se aceler de la emocin y avis a Lucas que se encontraba buscan-do ms arriba. En el momento que se acercaba vi a lo lejos en una laja de piedra una gran mancha roja a unos 40 metros arroyo abajo y respir tranquilo, el tur no poda estar muy lejos. Segui-mos rastreando montaa abajo y a cien metros hayamos al animal que se encontraba encajado entre dos piedras resultado de la cada. Ya desde la distancia se apreciaba un gran trofeo. Di gracias a Dios por el lance in extremis. Y con el tur en nuestros pies y valorando la importancia de la pieza abatida nos fundimos en un abrazo de felicidad.

    Las fotos de rigor y el desollado de la piel pondran el broche de oro a un lance extraordinario, que este cazador nunca olvidar. Si trabajoso fue abatir al animal, bajarlo no iba a ser menos. Para ello

    HUNTERS / 123

  • 123 / HUNTERS

    fue necesaria la intervencin del resto de sherpas, los cuales fueron avisados para transportar la carne de este bellsimo tur al campamento.

    Sobre las nueve de la tarde y ya con la noche encima llegamos al ro, punto de inicio de la expedicin a pie, exhaustos y agotados por la bajada pero felices por la suerte que habamos tenido. All nos espe-raban los caballos para volver al campa-

    TUR DEL ESTE DEL CAUCASO (Capra cylindricornis)

    Tambin llamado Dagestan tur o tur oriental.Esta capra o bex es junto con la del Tien San, la de mayor envergadura del

    mundo, llegando a superar los machos los 100 kilos de peso, con unos cuernos cilndricos y macizos de singular belleza que pueden alcanzar hasta los 98 cm de largo.

    HBITATSu hbitat natural esta entre los 3.000 y 4.000 metros de altitud, en las verdes

    praderas que protegen los acantilados y riscos, y en los meses de nevadas suelen bajar a cotas inferiores.

    DISTRIBUCIONSe distribuye al este del Caucaso, principalmente en las montaas Babadag y

    las montaas Dykhtau, que son las mayores alturas del pas.

    Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto Pie de fotoPie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto, Pie de foto Pie de foto

  • HUNTERS / 123

    mento, a donde pudimos llegar sobre las once de la noche sin la necesidad de haber pernoctado arriba. En el campa-mento estaban todos esperndonos, pues las emisoras haban hecho correr la noticia con fluidez. Mi amigo Juan Carlos tambin haba cobrado su tur, un viejo animal de 13 aos con unas enormes bases de 33 centmetros, y nuestro otro compaero Carlos haba pinchado a otro tur, que herido tras caer se perdi y aparecera el ltimo da.

    Al da siguiente tras el hervido de los crneos y las primeras mediciones, mi tur con 96 centmetros de largo y 31 de bases se consolidaba como el segundo mejor trofeo de la zona, en los cinco aos que esta compaa lleva gestionando caza Un trofeo excelente.

    Tres das de descanso para hacer fotos y relajarnos con los deberes bien hechos, entre buenas comidas y relatos de chime-nea. Vuelta a Baku y un da de turismo cultural pone fin a una cacera dura y gratificante, apta para los cazadores ms exigentes, y que gocen de una buena forma fsica. Desde estas lneas, mostrar nuestro agradecimiento a toda la organi-zacin, desde los cocineros, los sherpas, especialmente a mi gua Lucas, el jefe del equipo Mirbala y su presidente Yulat, quienes hacen posible esta esplndida y atractiva cacera de alta montaa, en el corazn del Cucaso. H