TraumaTología máxilo facial: diagnósTico y revista médica/2011/5 sept... · tejidos gingivales

download TraumaTología máxilo facial: diagnósTico y revista médica/2011/5 sept... · tejidos gingivales

of 10

  • date post

    27-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    212
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of TraumaTología máxilo facial: diagnósTico y revista médica/2011/5 sept... · tejidos gingivales

  • 607

    [REV. MED. CLIN. CONDES - 2011; 22(5) 607-616]

    Artculo recibido: 06-06-2011

    Artculo aprobado para publicacin: 10-08-2011

    Dr. MArcelo MArDones M. (1), DrA. MArA De los ngeles FernnDez T. (1), Dr. roDrigo BrAvo A. (1), Dr. chrisTiAn PeDeMonTe T. (1), cArolinA UlloA M. (2)

    1. Departamento de ciruga Mxilo Facial. clnica las condes.2. residente especialidad ciruga Mxilo Facial. Universidad de chile.

    Email: mmardones@clc.cl

    RESUMENEl trauma mxilo facial corresponde a todas las lesiones de origen traumtico que afectan al macizo facial, incluyendo tejidos seos, blandos y las estructuras alveolo dentarias. El trauma en el territorio facial representa uno de los pro-blemas de salud ms importantes a nivel mundial, particu-larmente por su alta prevalencia, diversidad etiolgica y alta morbilidad. Reflejndose en importantes alteraciones fun-cionales y estticas, que determinan un alto costo social y econmico.

    El diagnstico y tratamiento del trauma mxilo facial debe realizarse de forma oportuna por un profesional competen-te, para minimizar las secuelas de esta patologa.

    En el presente artculo se revisan, a modo general, los prin-cipales diagnsticos de trauma mxilo facial incluyendo el traumatismo alveolo dentario, con sus respectivos manejos y tratamientos de urgencia.

    Palabras clave: Trauma maxilofacial, trauma dentoalveolar.

    SUMMaRyThe maxillo facial trauma corresponds to all injuries of a traumatic origin that affects the facial components, including bones and soft tissues and the alveolo dental structures.

    The trauma in the facial area represents one of the most important problems of health at a world wide level, particularly for its high prevalence, etiologic diversity and high morbidity. Being reflected as an important functional and aesthetic alteration, that can determine a high social and economic cost.

    The diagnosis and treatment of the maxillo facial trauma must be realized in an opportune form by a competent professional to diminish the sequels of this patology.

    In this article they are reviewed, in a general way, the main diagnosis of maxillo facial trauma including alveolar dental traumatism, with its respective handlings and emergency treatments.

    Key words: Maxillo facial injures, traumatic dental injuries.

    INTRODUCCINEl trauma mxilo facial corresponde a todas las lesiones de origen traumtico que afectan al macizo facial, determinado por los tercios superior, medio e inferior del rostro. Estas lesiones incluyen el compro-miso de los tejidos seos y blandos faciales y las estructuras alveolo-dentarias, determinadas por el hueso alveolar, las piezas dentarias, tejidos gingivales y la mucosa oral.

    El trauma en el territorio facial representa uno de los problemas de

    TraumaTologa mxilo facial: diagnsTico y TraTamienToMaxillo Facial TrauMaTology: Diagnosis anD TreaTMenT

  • 608

    salud ms importantes a nivel mundial. Debido a su alta gravedad y complejidad, estas lesiones a menudo se asocian a una alta morbili-dad, prdida de funcin y a un alto costo esttico, social y econmico (1-3). Actualmente su prevalencia ha incrementado considerablemen-te, probablemente por el aumento del ritmo social y laboral de nuestra poblacin.

    La prevalencia del trauma facial entre gneros, tiene una relacin de 1:3 entre mujeres y hombres (1, 4-7), pero es importante destacar que existe un incremento del nmero de pacientes del gnero femenino en el ltimo tiempo, probablemente por las mayores actividades sociales y deportivas actuales de la mujer (1, 8, 9).

    Existe, tambin, una diferencia en la prevalencia del trauma facial se-gn el rango etario, destacando un mayor nmero de fracturas de los huesos faciales en pacientes adultos, a diferencia de los pacientes pe-ditricos, donde se observa un menor nmero de este tipo de fracturas pero una mayor prevalencia de trauma alveolo-dentario. Relacin que se explica por la mayor plasticidad del esqueleto facial de un nio, que determina una mejor absorcin de las fuerzas traumticas y por la menor proporcin en la relacin de tamao entre los huesos de la cara con los del crneo (10).

    La etiologa del trauma mxilo facial es muy variada. Se pueden men-cionar como las ms importantes a los accidentes de trnsito, laborales y deportivos, agresiones interpersonales, cadas, entre otros. (1, 6, 7, 11- 13).

    Estas variables etiolgicas estn relacionadas con el nivel socio-cultu-ral de una poblacin, donde el consumo de alcohol y drogas asociado a violencia interpersonal resultan ser la principal causa del trauma facial (14-16).

    Debido a que el macizo facial constituye, contiene y se relaciona con estructuras y elementos anatmicos vitales, el manejo de sus lesio-nes requiere de un diagnstico oportuno y de un manejo de urgen-cia adecuado. Es as, que muchas lesiones faciales son provocadas por traumatismos de alta energa, determinando que estos cuadros traumticos no se presenten de forma aislada sino que se puedan observar, de forma concomitante, lesiones en otras estructuras como el sistema nervioso central y perifrico, bulbos oculares, vas respirato-rias, etc, (17, 18) requiriendo un manejo, para este tipo de pacientes de un equipo multidisciplinario, en el contexto de un paciente poli-traumatizado (19).

    El diagnstico clnico y tratamiento bsico inicial de este tipo de lesiones es fundamental para un manejo adecuado desde el punto de vista funcional y estructural. Es as que este artculo analiza, en trminos generales, el trauma facial y dentoalveolar, segn sus ca-ractersticas semiolgicas e imagenolgicas bsicas, especificando las estructuras comprometidas para cada una de estas lesiones.

    TERCIO SUPERIOR DEL ROSTRO

    La regin del tercio superior del rostro se considera aquella compren-dida desde la insercin del cabello o punto Triquion hasta los arcos supra-orbitarios.

    1. Fracturas del hueso Frontal:Corresponde a una lesin traumtica en la regin del hueso frontal. En el espesor de este hueso existe el seno paranasal frontal, que de-terminar una pared sea externa y otra interna en directa relacin con el encfalo.

    Clnicamente se observa depresin sea a nivel frontal, equimosis, anestesia supra orbitaria, crepitacin y en algunos casos rinorraquia. La radiografa simple puede ayudar en el diagnstico de grandes le-siones, sin embargo la tomografa computada (TC) es el examen que permite una mayor exactitud diagnstica respecto de las paredes del seno frontal eventualmente afectadas (20).

    Dentro de los tipos de fracturas del hueso frontal encontramos:1.1 Fractura pared anterior o externa del seno frontal.

    1.2 Fractura pared interna seno frontal, que por su directa rela-cin con el endocrneo, su manejo debe ser realizado por neurociruga.

    El tratamiento de estas fracturas puede o no ser quirrgico, depen-diendo del grado de desplazamiento de los fragmentos y del compro-miso de estructuras adyacentes de esta regin (21).

    TERCIO MEDIO DEL ROSTROLa regin del tercio medio del rostro se considera aquella comprendi-da desde los arcos supra-orbitarios a las caras oclusales de las piezas dentarias del maxilar. Dentro de esta regin podemos encontrar diver-sas lesiones traumticas:

    1. Fracturas nasales: Este tipo de fracturas corresponde a una de las ms comunes dentro de este territorio. A pesar de esto, no siempre es fcil su diagnstico pues el edema, en ocasiones muy marcado, complica el examen clnico y la apreciacin clara del trauma.

    Signos clnicos habituales de encontrar son: epistaxis, asimetra na-sal (latero desviacin o depresin), edema en la regin fronto-nasal, dolor local, presencia de crepitacin que est asociada a la fractura conminuta de los huesos nasales y a enfisema en los tejidos blandos.

    Para la confirmacin diagnstica lo ptimo es la TC para observar estructuras vecinas y un eventual compromiso del hueso etmoides (Figura 1). Tambin la radiografa lateral de huesos propios nasales complementada con una radiografa Waters o de senos paranasales es til en el diagnstico.

    [REV. MED. CLIN. CONDES - 2011; 22(5) 607-616]

  • 609

    El tratamiento de urgencia consistir en controlar una eventual epis-taxis mediante taponamiento nasal anterior y/o posterior. El manejo y tratamiento definitivo es de resolucin de profesionales especialistas en otorrinolaringologa (22).

    2. Fracturas orbitarias: Se describen como fracturas de rbita a aquellas que afectan a las paredes seas de la cavidad orbitaria. Esta estructura anatmica est compuesta por una pared superior o techo orbitario, una pared infe-rior o piso orbitario y las paredes mediales y laterales.

    Su etiologa generalmente es por un trauma directo en la regin ocu-lar, lo que provoca la impactacin del bulbo ocular hacia la fosa orbi-taria, fracturando sus paredes.

    El diagnstico clnico en ocasiones es complicado, pues no siempre se observan signos clnicos evidentes. Estos signos van a depender de las paredes que fueron afectadas y pueden corresponder a: equimo-sis periorbitaria, enoftalmo, alteracin en la motilidad ocular, diplopia y alteracin sensitiva de la regin geniana ipsilateral, por dao del nervio infraorbitario, alteracin que el paciente lo percibe como hipos-tesia en esa regin.

    El diagnstico clnico se debe complementar con una TC, la que puede confirmar la o las paredes orbitarias fracturadas y el compromiso de las estructuras periorbitarias.

    El manejo inicial de este tipo de lesiones requiere necesariamente de la eva-luacin de un oftalmlogo, para considerar posibles daos en el bulbo ocular.

    El tratamiento quirrgico de estas fracturas lo definir la presencia de signos clnicos como enoftalmo, diplopia u oftalmoplejia por atra-pamiento muscular extrnseco ocular. Tambin determinar una reso-lucin quirrgica de la fractura, si la magnitud del defecto seo en las paredes orbitarias provoca un desplazamiento o hern