Top ten del arte peruano

Click here to load reader

  • date post

    14-Jul-2015
  • Category

    Education

  • view

    2.130
  • download

    3

Embed Size (px)

Transcript of Top ten del arte peruano

Sin ttulo de diapositiva

Las diez mejores Obras Pictricas del Per.desde la republica hasta el siglo XX.

LEOPOLDO LITUMA [email protected], PER2011

TOP TEN DEL ARTE PERUANO

El arte es una manifestacin de la poca y de la sociedad de las cuales se nutre y encuentra motivos. En el mismo sentido, un artista y su obra se vuelven pertinentes y trascendentes cuando encuentran sintona con el tiempo y los avatares que le toc en suerte vivir, cuando plasma los anhelos de su pueblo, o los sentimientos de su trgica suerte.

Las diez obras que aqu se muestran retratan distintas pocas del Per republicano y en todas ellas se puede notar su raigambre nacional, nuestro pasado milenario, y la religiosidad mitolgica. Todas ellas hablan su verdad, cuentan distintos pasajes de nuestro pasado y presente, y nos proyectan a un futuro autntico, sin nimiedades ni modas.

La seleccin es corta, brevsima; pero aquellos conocedores e intelectuales del arte sabrn reconocer en estos diez artistas a verdaderos creadores de nuestro imaginario cultural.

Nota: La numeracin de las obras no indica jerarqua.

Los Funerales de AtahualpaLUIS MONTEROLEO SOBRE LIENZO, 3.50 X 5.37 mtsFLORENCIA, 1865-1867

1

Funerales de AtahualpaLUIS MONTEROLEO SOBRE LIENZO, 3.50 X 5.37 mtsFLORENCIA, 1865-1867

Portentosa obra decimonnica, una de las ms importantes pinturas de historia de Latinoamrica que vali a Montero el calificativo de el primer pintor sudamericano (1)

Muestra una imagen idealizada y romntica de las exequias del ltimo gobernante del Tawantinsuyo. Hacia la izquierda se visualiza a las llorosas esposas colapsadas por la muerte de su lder, pugnando por acercrsele en un vano afn de estar a su lado por ltima vez.

Indiferentes espaoles se ubican a la derecha sin llegar a entender el drama y el padecimiento por la muerte de un infiel. Atahualpa, como cristiano de ltima hora, recibe una distrada e intil lectura de la Biblia, texto ajeno a su ideologa ancestral y telrica.

(1) Diario La Nacin Argentina, 30 noviembre 1867.

Algo va pasarJuan Javier SalazarCarpeta Arte al Paso, Serigrafa sobre papel, 0.65 x 1.00 mts Lima, 1980.2

Algo vapasarJuan Javier SalazarCarpeta Arte al Paso, Serigrafa , 0.65 x 1.00 mts Lima, 1980A fines de los setenta, en el ocaso del rgimen militar de Morales Bermdez acosado por el creciente desborde popular, un artista integrante del emblemtico grupo E.P.S. Huayco, crea una singular escena de aquellos tiempos basndose en un objeto de uso cotidiano y masivo: la caja de fsforos de marca La Llama.

sta se muestra entreabierta y los fsforos asoman prestos a salirse de su encierro y listos a incendiar (se). El camlido ya no mira a la derecha sino que ha girado, mirando ahora a la izquierda, incluso ha levantado una pata y se presta a andar, luego de aos de inmvil parlisis.

Detrs de la llama un bus provinciano desciende de los cerros con un Inka parado en la puerta listo a apearse saludando su ingreso a la ciudad. Un texto ayuda a la comprensin de la escena: La resureccin de Inkari ha empezado a cumplirse, (pero) los hijos alfabetos, cholos emergentes, no necesitan ese Dios, van a conquistar el poder. El 17 de mayo de 1980 Sendero Luminoso empezaba su guerra contra el sistema imperante, con la destruccin de las nforas electorales en el pueblo ayacuchano de Chuschi. Definitivamente algo pasara..

El iluminadoJos TolaTcnica mixta sobre maderba. 2.65 x 1.80 mts Lima, 19903

El iluminadoJos TolaTcnica mixta sobre maderba. 2.65 x 1.80 mts Lima, 1990En los desesperanzadores inicios de los noventa una nueva fe y una nueva iconografa surge entre las cenizas, fierros, tubos retorcidos y quemados por la violencia terrorista que iba destruyendo todo a su paso. Estos desechos parece haberlos tomado el artista para construir una obra contundente y rica en formas y posibilidades. La tensin, la agresividad, lo sangriento y hasta lo salvaje parecen confluir con la religiosidad.

En medio de este escenario el ojo divino sigue observndonos y apiadndose de nosotros, aunque su cuerpo se encuentre mutilado y desgarrado. El arte ha traspasado sus fronteras tradicionales y el marco es ahora apenas un referente.

En medio del ser, un corazn rojo se muestra a pecho abierto. Rojo es el emblema de los que empuan un arma, pero rojo tambin es el dolor de un pueblo.

El muertoMartn MoratilloXilografa, 0.62 x 0.48 mts 1993

4

El muertoMartn MoratilloXilografa, 0.62 x 0.48 mts 1993Obra realizada en uno de los momentos ms lgidos de la lucha armada desarrollada por Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Tpac Amaru.En aquellos aos de muerte cotidiana, y en un estilo particularsimo, Moratillo representa a uno de los miles de muertos trasladado en una especie de procesin ms ldica que religiosa.Como el mismo artista dice: El muerto est siendo conducido a su sepultura, lo cargan personajes mutilados sobre ruedas; las vctimas, los sobrevivientes, quienes se ren del destino del difunto: mejor mutilado que muerto. El cadver est con los ojos abiertos, est intacto y mira con terror como lo llevan a su destino final.... Obra de extraordinaria factura en el dibujo y en la tcnica, tanto as que recibi el Premio Nacional de Grabado otorgado por el ICPNA en 1993.

Mar de LurinFERNANDO DE SZYSZLOLEO SOBRE LIENZO, DPTICO, 1.60 X 3.80 mts LIMA, 19895

Mar de LurnFernando de Szyszloleo sobre lienzoLima, 1989Sin lugar a dudas Fernando de Szyszlo es uno de los pintores ms conspicuos del Per de nuestro tiempo. En su obra se pueden identificar signos y colores que rememoran diversas manifestaciones de nuestras culturas milenarias.Sin abandonar su base abstracta, sus trabajos reflejan lugares permanentes en la memoria y cotidianidad peruana, como en este caso el mar de capital importancia desde nuestros primeros pobladores. Sus clsicas imgenes, cuales ttems, aparecen ahora sumergidas en nuestro abundante y vasto mar azul, vibrante con el ritmo y sinuosidad de las olas, plagado de mgica fauna marina expresada con su polcroma paleta, en su estilo caracterstico.A sus dotes de pintor debe agregrsele sus virtudes de humanista y de persona consciente y militante de los avatares de su poca y de su momento histrico, moralidad que ha sido reconocido por toda la sociedad peruana.

La procesin de la papaGerardo ChvezBarro, tierras y carbn vegetal sobre yute, 2.00 x 15.00 mts. Lima, 1995-19985 panel.2.00 x 2.50 mts.6

La procesin de la papaGerardo ChvezBarro, tierras y carbn vegetal sobre yute. Lima, 1995-1998En la obra de Gerardo Chvez es recurrente la mitologa milenaria andina en su conocida visin y representacin. En esta portentosa obra de 30 mt2 (divididos en 6 paneles de 5 mt2.) una muchedumbre, de sus icnicos y caractersticos personajes, carga con religiosa devocin y esfuerzo un gigantesco tubrculo, una formidable contribucin del ande peruano para el mundo, ya visible en las representaciones cermicas de los Mochicas hace casi dos mil aos.En otro de los paneles Chvez incorpora tambin a una banda de msicos que, cual comparsa folclrica, acompaa y da carcter festivo a la procesin de los seres que parecen disputarse y atropellarse en su afn de tocar al mgico y mtico vegetal para recibir sus dones.

El mito del guerrero rojoTilsa Tsuchiyaleo sobre lienzo, 1.39 x 1.00 mts 19767

El mito del guerrero rojoTILSA TSUCHIYALEO SOBRE LIENZO, 1.39 X 1.00 mts1976

En la pintura de Tilsa es fcil reconocer la sensibilidad y delicadeza de una mujer. Sus transparentes veladuras slo pueden ser conseguidas por una fmina con excepcionales virtudes para la pintura.En este cuadro, de su serie Mitos, un poderoso guerrero aparece vigilante dentro del bosque de piedras de Huayllay, versin plstica de aqul en Cerro de Pasco que la artista conoci en uno de sus viajes. El personaje resguarda su territorio ante el ingreso de indeseables. Su ceo fruncido muestra el celo en su eterna tarea. El color rojo del guerrero destaca ntidamente en el paisaje gris verdoso y le confiere un aire an ms impactante. Como en otras obras, la falta de extremidades superiores de sus personajes no afecta la grandilocuencia de stos; no les hace falta en el fantstico mundo donde su presencia es omnipotente. Todos estas criaturas son smbolos espirituales extrados de la memoria colectiva como ella misma lo expres en alguna oportunidad.Toribia Flores de Cutipa.Flix RebolledoPiura, 1945-Lima 1986Xilografa, 55 x 42 cmts1982

8Toribia Flores de Cutipa.Flix RebolledoPiura, 1945-Lima 1986Xilografa, 55 x 42 cmts1982La historia de Flix Rebolledo es una trgica pero al mismo tiempo esperanzadora historia, del arte y la sociedad del Per.Nacido en el seno de una familia humilde de Catacaos, Piura. A los 16 aos, ingresa a la Escuela Nacional de Bellas Artes (ENBA) de Lima egresando en 1965 con el primer premio y medalla de oro. Gracias a una beca viaja a Pars donde vive las histricas jornadas de mayo 68 que lo impactan profundamente. Regresa a Lima en 1971 y se reincorpora a la Escuela Nacional de Bellas Artes como profesor. All comienza su fama y su prdica por retratar la calle entendiendo que es ah donde vive, suea y sufre el poblador comn, motivos suficientes para un artista. Sus obras coinciden con su ideologa y expresan la fuerza interna de un trabajador y poblador generalmente ignorado del Per. En este grabado Rebolledo muestra a una mujer campesina en un rol protagonista, ya no es la acompaante annima del soldado. Es ella ahora la que sale al frente y participa militantemente, protesta y marcha contra las injusticias, an cargando a sus hijos,

Los AndesSrvulo GutierrezOleo sobre lienzo 1.08 x 0.91 mts.19439

Los AndesSrvulo GutirrezOleo sobre lienzo 1.08 x 0.91 mts.1943Boxeador, dandy, enamoradizo, bohemio y pintor; quizs la imagen ms estereotipada de un artista en los a