Tinta Revuelta

Click here to load reader

  • date post

    08-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    234
  • download

    1

Embed Size (px)

description

Tinta revuelta es una publicación realizada en el taller de periodismo de la asociación social y cultural Yonofui, que se realiza en la Unidad 4 de Ezeiza y afuera, en la sede de Yonofui Palermo.

Transcript of Tinta Revuelta

  • 1

    Tinta Revuelta

    Tinta revuelta es una publicacin del Taller de Escritura y Periodismo de YoNoFui. El taller se dicta dos veces por semana. Los mircoles en la sede de YNF de Bonpland 1660 y los jueves en la ex unidad 3 de Ezeiza. El primero es abierto a la comunidad; entre las participantes hay mujeres que estuvieron privadas de libertad y otras que no. Este fanzine es una seleccin de algunos de los textos y crnicas que escribieron durante 2012 . Tinta revuelta es sobre todo, un espacio de construccin colectiva.

    Para leer los textos completos, entr a: www.tintarevuelta.blogspot.com.arTodos las las ilustraciones de TR fueron realizadas por las participantes del taller de Dibujo yExperimetacin Grfica de YNF

    Buenos Aires, diciembre de 2012, nmero 1 www.tintarevuelta.blogspot.com

    Dib

    ujo

    : Silv

    ia H

    urt

    ado

    Escribir y transformar

  • 2La llamadaPor Gladys

    Despus de un buen bao caliente mi cuerpo queda relajado, a la espera de que el reloj marque las 21.50; a esa hora, tengo diez minutos para recibir una llamada. Como los horarios estn marcados en una hoja que est pegada en la pared sobre la mesa de los telfonos y junto a un enorme reloj mi compaera, la que tiene el horario de las 21.40, recibe su llamado. Mientras seco mi pelo y termino de vestirme llega mi horario y corro a atender. Levanto el tubo y del otro lado escucho la voz de mi hija. Es ese preciso momento en el quemgicamente viajo a mi casa, con los mos del otro lado sentados a la mesa, haciendo sobremesa. Por suerte existe el altavoz que permite que hable con todos a la vez y siento como si estuviera sentada con ellos. Mi yerno me dice que mi hija cocina cada vez ms rico; Romina, mi hija mayor, me cuenta que pel a mi nietito y parece un bebote; despus se queja de que Melany, mi hija menor, lo malcra hacindole upa todo el tiempo y cuando nos damos cuenta pasaron diez minutos, as que me despido con un hasta maana y ellos a coro me saludan. Cuelgo el telfono y me encuentro otra vez entre rejas; respiro hondo y vuelvo a mi realidad. Esas llamadas son para m la cuota de aliento para seguir soportando el encierro. Vuelvo por el pasillo y escucho conversaciones mezcladas, por un lado un par de brasileas hablando con su portugus cerrado, por otro lado se escuchan unas tonadas chilenas de mujeres que, a pesar de ser argentinas, tienen ese tonito in-corporado; en el fondo la salsa a todo volmen acompaa a las ms jvenes del pabelln en un divertido baile. Los olores se mezclan, el aroma de la salsa de una Doa, la fritura de una abuela y un bizcochuelo recin saca-do del horno. En el largo pasillo se pueden ver varias mesas, en algunas las chicas estn cenando y en otras estn preparando distintos platos para recibir maana a sus respectivas visitas. Llego a mi celda y me encuen-tro con todos los aromas de la cocina concentrados, sumados al de un cigarrillo que me olvid en el cenicero -claro, consumido por completo. Abro la ventana para que cambie un poco el aire, afuera hace fro, pero no queda otra que aguantarlo un rato. A travs de la reja alcanzo a ver la luna y unas pocas estrellas.

    Dibujo: Mara Ferreyra

  • 3Bonplandpor Eli

    Miro TV, duermo, como, suspiro, ordeno, voy de compras, colectivo, subte. Todo como mueco de madera. Llego al taller y me voy despertando, escucho a personas, recuerdo mis deseos. Recupero mis ganas de hacer algo que conmueva a alguien. Ah! No soy tan de madera!

    Dibu

    jo:

    Nata

    lia

    Moya

    no

    Observo esa imagen por unos instantes aorando viejos tiempos, respiro hondo una vez ms y me pre-paro unos mates mientras armo mi bolso para ir a trabajar a la maana. A lo lejos el ruido a llaves y el paso firme de varias botas anuncian el ltimo desfile del da. Con un grito a la voz de Recuentoooo, nos paramos todas en las puerta de nuestras celdas, se aseguran de que no falta ninguna y se despiden con un Buenas noches, seoras!. Con la mayora de nosotras acostadas las voces van desapareciendo, las pocas que se quedan levantadas hablan cada vez ms bajo, la msica se apag y los televisores casi ni se escuchan. En la cocina, quedan algunas pocas preparando cosas ricas para sus familias.Antes de dormirme leo algunas pginas de un libro, esta vez elijo El peregrino. Mientras recorro el Camino de Santiago con Paulo, pienso en mi familia, recuerdo la charla grata que tuvimos minutos antes y una mezcla de sentimientos invade mi pecho. Tristeza por estar lejos de ellos y alegra unidos y protegidos. Cierro mi ventana, apago mi luz, hago mis oraciones de cada da y me zambullo en mis sueos de libertad. Un da ms que pago, un da menos que debo.

  • 4

    Fue una tarde en el penalPor Loli

    Dibujo: Silvia Kees

    Son las 13 horas del mircoles 26/9/12, termina la clase de ingls, hoy celebramos el da de la primavera con la presencia de representantes de la Extensin Universitaria de Idiomas de la UBA. Pasamos un lindo rato. Me reintegro al taller de costura donde trabajo. Llego y ya no hay nadie, se fueron, se reintegraron temprano hoy. Vuelvo, voy hasta las oficinas de ventas y ah est la maestra, me reintegro al pabelln. Llego, abro la puerta, bajo mis cosas: mi bolso y mi vasito, donde traigo un gajito de planta que me encontr en el patio de Educacin.Iba caminando, cruzaba el patio para ir a la UBA, el sol radiante y el piso de canto rodado rojizo seco. Ah la vi. Tena las hojitas como debilitadas por el castigo del sol. La alc, saqu del bolso el vasito que llevaba, cargu un poco de agua de la canilla del bao y la puse ah dentro. Sus hojitas eran alargadas y puntiagudas, las ms largas de unos quince centmetros; tena unas siete u ocho hojitas noms. Hermoso el gajito, pareca una cabecita con los pelitos parados en los bordes, una planta verde como la selva misma y en medio blanca como la nieve; estaba indefensa y sin fuerzas, pero no haba perdido su hermoso color verde y blanco. Estaba en el silencio del desolado patio, soportando haber sido despojada del lugar donde viva. Ahora debe resistir y sobrevivir, con la esperanza de un da volver a estar en su tierra y as rehacer su vida. Brilla su luz de esperanza, en el fondo del vaso, un po-quito de agua de la canilla.

  • 5EleccionesPor Jenny

    En la vida se supone que cuentas con distintas herramientas que puedes utilizar en el momento que mejor te parezca o cuando ms las necesites; sin embargo, hay circunstancias que la propia vida te presenta un poco negras o difciles de resolver. Cuando te encuentras en una situacin en la que no todo depende de t y existen personas que deciden por t, es ah cuando te vas a encontrar en un camino con una bifurcacin extrema, un dilema: hasta dnde vas a permitir que ellos lo hagan por ti.Personalmente, considero que el arte, la recreacin, la risa, la gente, la msica, la palabra (oral y escrita) me hacen sentir mejor; sentirme viva, joven, entusiasta, positiva. Sin importar dnde me encuentre, qu estacin sea o cmo me sienta... siempre es para mejor, eso s depende de quin me rodee y qu tanto pueda llegar a consensuar mis ideas con los dems. Ese es el punto: salir, escoger, escuchar, interactuar siempre para sentirte MEJOR y ibre de toda atadura que la misma vida me presente aqu y ahora, antes o despus. Esa es la forma que encontr para rebelarme ante el que quiere opinar o decidir por m.

    SalidasPor EliLa sociedad somos todos. Como una mano o un pito pertenecen al ser humano y pueden caer en lugares indebidos y no por eso los cortamos. Qu viene primero, el huevo o la gallina? El estado y la familia inoperante o el delito? El Servicio Penitenciario Federal es una fuerza militarizada, en sus prcticas y costumbres. Si tratan mal a sus subordinados, qu no harn con los recursos de los detenidos. Y no solo a nivel material sino en el trato diario...

    Dibujo: Ramona Leiva

  • 6Mi primera vez en la callePor Lorena

    Ese da el sol brillaba, era mircoles, no saba qu decir, qu hacer, ni qu pensar. De repente me d cuenta que a nadie le importaba, mi nombre no tena sentido. Empec a caminar, las preguntas empezaron a surgir: a dnde voy? De repente la noche, el miedo empez a invadir, estaba en la calle sola, de repente por Alsina y Entre Ros la esquina de los Mutantes Mafiosos, esos que si no les das un pucho no te dejan pasarPlena Plaza Congreso, una vieja rodeada de perros me dijo: andate porque te van a chorear. Yo me puse a llorar, no tengo dnde ir. Esa noche me quisieron robar, se me acercaron dos fisuras, me pidieron la mochila, me re hice la fuerte. Lo enfrent, uno sac un corte y me dio cerca de los riones.Mi primera vez en la calle la pas en el Hospital Fernndez, un hospital que me salv la vida aquel mircoles. Ese Hospital fue mi casa durante cinco meses. Ah encontr una familia, ah encontr a alguien que me dijo: tens que salir! Salir a dnde? Si estoy afuera.

    El saberPor Yo Mara

    Dibujo: Mara Ferreyra

    Durante casi tres aos estuve detenida, una situacin que no recomiendo a nadie. Todo ese tiempo pens cmo sabotear el sistema del Servicio Penitenciario, ya que el mismo intenta todo el tiempo hacerte sentir que no sos nada y que un parsito es ms que uno. Us las pocas herramientas que ellos mismos te permiten: los talleres. Me inscrib en Peluquera, Gestora del automotor, Poesa, Taller de lectura y pensamiento, Teatro, Analista programadora, y adems el trabajo. Tena todo el da ocupado, no tena mucho tiempo para romperme la cabeza con el por qu a m o por qu el juez esto o lo otro. Y cuando me quise acordar, ya estaba afuera. De mi experiencia, por lo vivido, recomiendo que seamos astutas estudiando para que la mente se nos abra y no nos puedan engrupir y para que el tiempo pase ms rpido. Pero sobre todas las cosas porque es nuestro derecho. Descubrmoslo.

  • Crnica de una salidaPor Carina

    En mi paso por la Unidad 3, crcel de mujeres, all por 2007, sucedieron innumerables situaciones de terror, miedo, locura, diversin, frustracin, nostalgia, delirio; en fin, necesitara una vida para contarlas. Pero hoy me acord de la primera salida que tuve sin estar en libertad todava, a un centro cultural llamado La Chilinga. Obviamente no fue nada fcil, pero comencemos desde el principio. Me anot al curso porque haca un mes que estaba detenida en un pabelln de ocho personas donde no haba patio, ni tele, ni radio, y cuando pega-ron ese cartelito que deca Talleres de Danza afroamericana y Percusin pens esta es mi oportunidad de ver el sol. Pas una semana y me llamaron a los gritos, las dems chicas me apuraban porque si no ests lista no te sacan ms, decan. Estaba corriendo como loca, ponindome zapatillas, buzo, lo que encontrara ms r-pido hasta que me llevaran. Cuando conoc al profesor me pas lo que a todas, fue amor a primera vista, era Brad Pitt. Despus de ver a todas mujeres durante veinticuatro horas al da, era igual. Primero no lo saba, estbamos tan entusiasmadas, pero el profe estaba muerto de miedo. Pobre! Me imagino nuestras caras de lobas hambrientas ante un corderito. Aprend lo que es un repique, el marcha camin, a practicar el pim pim pun pun, taka taka ta pum pum, el samba reggae. Aprend a estar lista a las 8.30 de la maana durante tres aos los jueves para no perder las clases. As, cuando nos tiraron la idea de que iban a pedir permiso para que asistiramos a la muestra anual de la escuela en Saavedra, en el fondo pens que no se iba a dar.Lleg el permiso unos das antes, todo ese tiempo soando con ir al menos un rato, tocar lo que sea, no im-portaba, nadie se iba a dar cuenta si tocaba mal. Esa tarde fue un revuelo, me maquill como una puerta, me pein!, busqu las mejores ropas que tena, que eran dos! Nerviosa, junto con otras compaeras, pensaba No nos van a dejar salir, algo va a pasar!. Pero llegamos, y yo senta que llegaba al Luna Park. Me disfrazaron con unos trapos blancos, todo el mundo me abrazaba y me mimaba, todo sali perfecto. No s cmo tocamos o bailamos pero igual nos aplaudan, yo me senta Isadora Duncan. Cuando lleg la hora de volver, el mar de lgrimas. Otra vez a la cueva, saludando desde el carro, dejando a Brad Pitt en la puerta con un montn de Angelinas Jolie. Pero tambin fue el da que descubr que ese era el camino a seguir, que ese era el lugar por donde me sentira libre hasta que cumpliera la condena. Y no me equivoqu. Aprend mucho ms que tocar un bombo o bailar oxum. Aprend a compartir, a pensar en grupo, a luchar por no caer en la tristeza, a valo-rar cosas que antes no consideraba importantes y a canalizar la energa negativa divirtindome. Y encontr un motivo ms para seguir: ayudar a otras chicas que no podan ver la salida en ese momento. Me sirvi, adems, para darme cuenta de que hay muchas personas que intentan ayudarnos desde su lugar y no te sen-ts tan sola entonces.

    7

  • 8El juego de la vida Por Cecilia C. Presos de la sociedad, vctimas de su marginalidad, los peones son movidos a disposicin de los reyes que arman su mejor estrategia de vida. Los tiempos cambian, la vida nos hace crecer, el hoy es consecuencia del ayer. Mientras ms nios ricos viajan en su burbuja de lujo, de arrogancia infalible, otros escuchan que triunfar es imposible. No hay droga ms dura que la ignorancia. La fra filosofa de la supervivencia se hace sentir da a da. (...) Pensando que vivimos siempre esperando nos desilusionamos. Somos robots preparados para progresar, andando, observando, pensando en un por qu y en un cundo. Pens quin sos y dnde ests. Es injusto esperar llegar al reino de los cielos; si el infierno est abajo, cada uno es dueo de su juego. Tenemos elecciones, son decisiones. No estoy en posesin de la verdad, esto es lo que pienso, hago preguntas, respuestas se barajan y en el juego de la vida hay piezas que no encajan. Para ganar, no hay que tener las mejores cartas, hay que saber jugar!

    Violencia Por GabrielaTodos los das hay injustos actos violentos. La gran mayora los observo en mi pabelln, donde siempre se de-sarrolla quin intenta dominar este medio con actitudes violentas de palabra o de accin. Por mi parte, vivo observando y tomo todo como de quien viene; me rodean muchas chicas de vidas con grandes carencias, ya sea de afecto o de presencia. Aqu, es como si de una u otra forma dieran rienda suelta, quizs sin saber, a sus propios dolores y vivencias. Profundas necesidades de afecto. Crculos que se repiten. Por dnde empezar. Bueno, una sonrisa y respiro profundo.

    El da exacto Por Yo Mara Entre viento y lluvia se arm la reunin,Presentacin va, presentacin vieneEl mate, los bizcochitos, infaltables en ese momento! una consigna se larga y el trabajo comienzaLa mente empieza a recordar largando frases Las tripas comienzan a retorcerse por los recuerdos El derecho pisado, las marcas en las muecas, la comida vomitiva,Y lo no permitido la droga en abundancia!!Marcamos el cuerpo con distintas falencias,Buscando una respuesta de lo padecido,La bota golpea, diciendo ya es tiempoCual tiempo! Le digo, si ese tiempo no es moEl dolor se huele en la despedidaLa tristeza invade Cmo llueve! les digo, tratando de no sentir el corazn partidoPensando me voy, que ellas vuelven al nicho.Pero tambin me digo, que no me morir sin ver este sistema desaparecido.

  • 9Violencia psicolgicasiente todo mi serla tristeza, la soledadme invadendesde el da que perdmi libertadsiento la angustia en cadadespertarla abstinencia del sexola prohibicin total de mis derechosme angustian el corazny me oprimen el almami cuerpo explota dedistintas manerasmis cabellos caenlas drogas me invadeny sin darme cuentame violento a m mismalas marcas quedan en mismuecas y mis piernasse debilitanla humillacin me sigueinvadiendo a tal puntoque no puedo expresarlo que pienso y lo que sientopor eso me siento nadapero en realidad soy todo.

    Nuestro cuerpo hablaPor Liliana, Gladys, Mnica, Naihara y Mara F.

    ViolenciaPor EliQu es la violencia? No s. La traigo conmigo desde que nac. Con 4,800 kg tuve que hacer fuerza para salir, y todo para qu?Para que me cuelguen boca abajo y me peguen en la espalda!

    En medio de esa lucha por la justicia, la libertad y el imperio de la volunta del pueblo, sepamos unirnos para construir una sociedad ms justa donde el hombre no sea lobo del hombre, sino su hermano.

    Rodolfo Walsh

    Dibujo:Dborah Lojo Ferreti

  • 10

    Av. Corrientes hora pico, la gente va y viene. El bondi viene hasta el cuello de gente, apretados y todos enojados todos empujando a ver quien gana un asiento. Por qu? Cundo yo era chica mi mam vieja me dedicaba una amenazante mirada sino le ceda el asiento a una persona mayor, a mi padrino le pisaba los callos si no se levantaba del asiento y se lo ofreca a una embarazada, no s me siento un dinosaurio hablando.Hoy en el colectivo, la mayora vena durmiendo, yo vena colgada de sentimientos encontrados, de enojos y tristezas. Pensaba en sonrisas olvidadas, en abrazos que jams llegaron, de repente una frenada me trajo otra vez a la realidad, los bocinazos, la gente a las puteadas limpias en el semforo. Me di cuanta que estoy en esta ciudad de pobres corazones, si estoy en Buenos Aires.Buenos Aires, ac todos estn ocupados, encadenados al reloj que se olvidaron de las buenas costumbresEn el colectivo una mujer vieja, me miraba y se sonrea. Mir a su lado haba un hombre demasiado joven para estar sentado, mi mam vieja me hubiera querido arrancar los ojos si no me paraba para darle el asiento a la seora y el colectivero? Por qu no dijo nada? Cundo fue la ltima vez que cediste el asiento? A dnde fueron las buenas costumbres?

    En un colectivo

    Crecer, desarrollarse y ser alguien es una meta inculcada por generaciones, aspirada por diversas sociedades Para qu? Para que la gente de traje se llene la boca de adulaciones, para que corazones libres se llenen de presiones y no disfrutes la vida.Vivir se convierte en rutina, las clases bajas la sufren y las altas la gozan. Presos de la sociedad, vctimas de su marginalidad los peones son movidos a disposicin de los reyes, armando su mejor estrategia de vida.Somos almas libres, sometidos a una trayectoria, la cual a pesar de las circunstancias cada uno es dueo de su eleccin. Eleccin? Qu es eso? Es decisin, posibilidades en la vida. A mi parecer, la conclusin es: la vida no consiste en tener las mejores cartas, sino apreciarlas y saber cmo jugarlas.

    Almas libresPor Cecilia C.

    Por Lorena

    Dale, escrib. Dale, escrib. Dale, escrib! Peor, ms me lo piden menos me sale! Me sale. Qu me sale? Como siempre: no s, no puedo, no tengo n interesante que decir. Basta! S puedo y lo vu ser: El primer da que me echaron de una clase fue en primer grado. La seo estaba explicando el misterio de la letra que no tena sonido. La hache!. Se escucha mi por enton-ces vocecita en el silencio de la clase. Afuera!. En fin. Es el da de hoy que sigo callada...

    La mudaPor Eli

  • 11

    En el Penal estamos en una poca de cambios; cambi el Director y cambiaron algunas celadoras. La Direc-cin Nacional hace sus recorridos por el penal, despus de semejante desgracia acontecida en uno de los pabellones, inducida por la desidia y la sangre de pescado de unos cuantos.Luego de muchas verdugueadas y martirios las hacemos mrtires, siendo que nuestros jueces, habiendo quej-as y quejas de las que vivimos aqu adentro de estos muros donde nos trajeron, necesitan ver no solo una mrtir sino varias, para que en cmara lenta vayan naciendo en ellos sentimientos o raciocinios naturales que dan voluntad, nimo de justicia. Mientras tanto, lo importante es terminar pronto con cualquier problema, as tengamos que echarle unas bolsitas de arena; tapamos la mugre y ya podemos caminar por ah sin que el olor se disperse.Tambin es fcil cosechar de lo ya sembrado. No es solo tirar las condenas lo ms alto posible ya que detrs de cada persona privada de su libertad estn padres, hermanos, hijos, nietos, maridos, etc., una familia entera. Qu hacemos? Metemos presos a todos los marginados? A toda su familia? Por qu son marginales?Sucede que el sistema va saturando, agobiando a las personas hasta llevarlas a cometer un delito. Cuando ya se est listo para la delincuencia por esa situacin de agobio que provoca el sistema, ya podemos traerlos pre-sos, y cuando ya estn ac adentro ya estn perfeccionados, pues el sistema ac adentro adiestra muy bien, utilizando mecanismos altamente tumberos. Si la persona se maneja con un lenguaje de educacin y respeto, va a tener que soportar mucho ms verdugueo de la polica, por gila, ya que ellos utilizan otras formas y hay que estar acorde y siempre atenta para que no te sorprendan con sus jugadas. Comienza a resocializarse la interna, ya que los golpes no duelen y las glndulas lagrimales se secaron; nada le conmueve, ya no cree en nadie, ahora es alguien! y es respetada, ahora s sus audiencias son atendidas, si se siente mal la llevan al Centro mdico porque a esta no le importa nada, o quema todo o se va a parar de manos con la polica (esto quiere decir que est dispuesta a agarrarse a golpes con la polica o lo que venga).Pero tambin ahora le dieron otro nombre: "cachivache", y ahora va a estar ms tiempo encerrada porque no le van a dar ningn beneficio de salidas transitorias o condicional o lo que sea, lo nico que le darn sern pastillas psiquitricas cada vez ms fuertes, ahora se la ve borracha y con la mirada perdida, la inocen-cia de su juventud no le permiti soportar y ver otra salida y as, igual que afuera, el sistema le hizo pedazos la vida o quizs ya no vuelva con vida a la calle.Y otras por ms que aguanten todo, con huellas saldrn s o s, ya que con la negligencia de las que nos apli-can los inyectables, a muchas compaeras se les han engangrenado los glteos y al mes las han tenido que cortar supurando, y ni siquiera hacen las denuncias por temor a represalias. Tambin es toda una lucha laatencin o tratamiento de las enfermedades como la diabetes, que tampoco saben o tienen la voluntad de aplicar las insulinas, pues hay compaeras que han quedado en coma por haberles aplicado ms de la cuenta.En el H.P.C. (hospital que se encuentra en el Complejo Federal 1 de Ezeiza-Crcel de varones) es toda una lucha que nos hagan los estudios que mandan o piden los mdicos, como las ecografas o mamografas, para que nos las lleguen a realizar tenemos que ir varias veces, ya que cuando nos llevan nunca estn los radilogos o los mdicos que nos tienen que hacer los estudios. De este modo, pueden pasar meses para que la persona sepa si tiene alguna enfermedad o simplemente curarse de sus dolencias por la gracia de Dios.

    poca de cambiosPor Loli

  • 12

    Las cosas que quiero: Lilia mis hijas el trabajo oscuro que hago los compa-eros el futuro los que no obedecen los que no se rinden los que piensan y forjan y planean los que actan el anlisis claro la revelacin de lo escondido el mtodo cotidiano la furia fra los ttulos brillantes de maana la alegra general que ha de venir la gente abrazndose la pareja en su amor la espe-ranza insobornable la sumersin en los otros.

    Rodolfo Walsh, diario personal, 14 de marzo de 1972

    YoNoFui es una organizacin social que trabaja en proyectos artsticos y productivos en las crceles de mujeres de Ezeiza y, afuera, una vez que han recuperado la libertad. En ese trnsito entre la vida dentro y fuera de la prisin,hemos generado un proyecto colectivo, que apoyado en espacios de creacin artstica y de capacitacin en oficios, y desde una concepcin crtica hacia las relaciones de poder y desigualdad estructural, busca la transformacin socialy la creacin de nuevas formas de vinculacin y construccin [email protected]