Texto Paralelo II

download Texto Paralelo II

of 35

  • date post

    13-Apr-2016
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Texto Paralelo II

Transcript of Texto Paralelo II

Sembrar lo significativo

Sembrar lo significativoMiradas, propuestas y reflexiones sobre la educacin universitaria

ndicePalabras al lector

I

II

III

IV

V

VI

VII

VIII

IX

X

XI

Adis, lector. Por un nuevo comienzo.

Anexo3

5

7

9

11

12

15

17

19

22

24

28

29

31

Estimado lector: Juguemos a un juego. Suponga que no nos conocemos y que este texto ha crecido en un espacio indefinido. Suponga que yo no s nada de usted y viceversa. El resultado de esta imaginacin ldica exige un poco de su colaboracin y, a la manera de los primeros experimentos de las vanguardias artsticas, se ver obligado a establecerse como un lector activo. Es decir, leyendo desde sus propios intereses o de su actuar ms ntimo.Leer este texto de esta manera tiene que ver con el tema que vamos a abordar en las pginas siguientes, que es el de lo significativo. ste es un concepto que se ha venido discutiendo y poniendo en prctica en los ltimos treinta aos y se relaciona con la emergencia de un paradigma epistemolgico. Lo significativo es pues un lugar un topos terico-, en donde el constructivismo y la socio-crtca se entrecruzan; donde las relaciones entre los docentes, los alumnos y el contenidose se pueden pensar desde novedosos esbozos prcticos.Porque lo significativo es pensar nuestro hacer docente un poco desde los saberes de nuestros alumnos. Esto, que se ha imaginado didcticamente como trabajar desde los conocimientos pevios, implica una serie de planteamientos tericos y prcticos que discutiremos aqu: el lugar de los estudiantes en nuestras prcticas, los imaginarios y el contenido por el que estn atravesados, el uso de las tecnologas como parte de pensar la educacin inserta dentro del mercado global. En primer lugar, entonces, nos situaremos en el intento de conocer a nuestros alumnos. Este planteamiento, un poco etnogrfico, nos permitir acercarnos a sus formas de pensar o de dilucidar el mundo. En segundo lugar nos adentraremos en la zona conceptual. Pensaremos tericamente lo significativo, sus implicancias biolgico-cognitivas y las formas en las que podemos pensarlo didcticamente, en la prctica. En este ltimo sentido, nos detendremos a pnesar los lenguajes por el que estn atravesados nuestros alumnos. Repensar un poco los discursos modernos sobre el que estn construidas instituciones educativas- y posmodernos -el que hace al universo ms all de los muros. Al mismo tiempo, imaginaremos de qu manera podemos incorporar las nuevas tecnologas al aula. Para sobrellevar este juego, el de la lectura, le propongo entonces una serie de colaboraciones para usted pueda completar su sentido, para que juguemos desde lo sginificativo. Cada uno de los captulos carece de ttulo, le voy a pedir reponga esta falta. Encontrar, en cada caso, palabras claves que lo pueden ayudar en esta tarea. Al mismo tiempo, al final de estas pginas, hay un anexo con una serie de imgenes, textos y poemas. Le voy a pedir que seleccione uno para cada texto que encontrar a continuacin. En el extremo superior derecho encontrar un casillero en el inicio de los mismos para que pueda consignar su eleccin. Las elecciones pueden repertirse.Finalmente, y para continuar con esta idea, le voy a contar una intimidad. La escritura de este texto fue construida en compaa de algunos artistas. Para imaginar su hechura quiero compartir, entonces, algunas canciones; reponer el sentido de este hacer. Usted tiene la opcin de no hacerlo y leerlo slo como quien le viene a la mano. Asimismo, dejo un espacio para que usted pueda compartir su experiencia de lectura desde otros lugares:1- Silvio Rodrguez Sala Avellaneda, La Habana. 1983Hoy voy a cantar canciones viejas, dice Silvio. El concierto se hizo desde un espacio de intimidad y frescura que representa dicen los ms avezados fanticos- la mejor etapa de su carrera. La mayor parte de las canciones que figuran aqu eran en ese tiempo inditas y algunas todava permanecen en esa condicin. La habilidad compositiva y manejo del instrumento de Rodrguez lo han puesto siempre como uno de los mejores exponentes de la nueva cancin latinoamericana. https://www.youtube.com/watch?v=tW64ZrZJkog

2- John Williams interpreta a Agustn Po Barrios. 1976En un programa televisivo desconocido, el guitarrista ingls interpreta parte de la obra del gran compositor paraguayo Agustn Barrios Mangor. La cualidad compositiva de Mangor, en la que se encuentran vituosismo, formas acadmicas -mayormente romnticas- y polpulares latinoamericanas, acompaadas de las destreza tcnica de Williams, construyen un buen momento de disfrute. Contiene entrevistas en las que Williams habla acerca de la vida de Barrios. https://www.youtube.com/watch?v=Lxb5Hk-Pbu0 3- Brad Melhdau trio Festival jazz sur 31. 2005.Concierto en el que el trio muy semejante quiz en dinmica al trio de Jarrett- adems de standards de jazz, repasa canciones de los Beatles, Radiohead, Paul Simon y Chico Buarque.https://www.youtube.com/watch?v=BA6SDfReVco

4- John Oswald / The grateful dead Greyfolded/Transitive axis. 1994El artista John Oswald toma fragmentos improvisados de la composicin Dark star de la banda de rock psicodlico The grateful dead. De entre ms de 100 performances elabora un collage que resulta en este disco de una fluidez esttica inigualable. Al mismo tiempo constituye una muestra de la capacidad de improvisacin de la banda. Lo llevar a lugares insospechados. https://www.youtube.com/playlist?list=PLxmCyo4jldzXfhF0jGZ8uuiCG7eDDD_vp

5- ___________________________________ (Es tiempo de su colaboracin).

I___________________________________________________ (Genereciones estudiantes adultocentrismo)

Estimado lector, estos ltimos das estuve un poco escondido de m. Como casi a la sombra, y esa es la razn por la que no te estuve escribiendo. Espero sepas disculpar mi ausencia, este tiempo sin texto. Sabs que la labor cotidiana a veces nos demanda enormemente. El flujo torcido de la vida nos sac por momentos de espacios tan gratos, esos llenos de s. Pienso en la siesta, en esas circunstancias en las que te escriba y pensbamos acerca de nuestras prcticas docentes. Ahora que ya estamos este en andar nuevamente, quiero que conversemos en esta oportunidad acerca de nuestros alumnos. En los encuentros pasados estuvimos pensando demasiado en torno nuestro y ya es hora de incluir al otro. Porque en nuestra colonizacin terica, y hasta a veces con ciertas imprudencias moralistas, ellos se construyen en nuestro mirar borrados, quiz un poco ms de lo que creemos.Me cuesta, sin embargo, imaginar cmo son. Quiz la diferencia de edad no sea lo suficientemente extendida como para elaborar un juicio o una imagen sin pensar en m mismo. Existe tambin, un artculo de Bauman, Entre nosotros, las generaciones, en el que se plantea cmo tres o ms generaciones estamos atravesados por mismo fenmeno cultural global, que se relaciona con la licuacin de los estados, la instalacin de los medios de comunicacin, cierta diversidad en las formas y en los contenidos de los discursos; y que, segn el autor, se di lugar con la cada del estado moderno. Si pensamos en nuestro pas, el ltimo golpe de estado supone ms o menos el mismo fenmeno. Eso quiz comprenda dos o tres generaciones despus de m. De manera que creo que las maneras en las que consumimos definitivamente instalado el modelo liberal global- no fueron tan distintas a cmo las vemos ahora. El avance de las tecnologas, la portabilidad y la explosin de las redes sociales, sin embargo, suponen otras maneras de relacionarse que nos estaban vedadas quiz escondidas. Imaginemos teoras conspirativas para comprender nuestra generacin.Por otra parte, los medios y el consumo en su diversidad siempre nos permitieron elegir, y esto depende un poco ms de la personalidad de cada uno. De esta posibilidad infinita y el men a la carta, como dice Lyotard, en las que nos hacemos o nos construimos. Si pensamos en Facebook, por ejemplo, es una herramienta social que nos permite imaginar un alter ego. Imgenes slidas de nosotros mismos, en las que nos vemos, nos proyectamos. Hacemos nuestro relato.Si veo a nuestros alumnos, los veo en sus ganas; como as los veo en sus distracciones o sus inquietudes. Te confieso que fui un alumno promedio, un poco fuera de s y metido, a veces, en otros andares. De manera que cuando me encuentro con alguien que est por esos lugares, lo siento un poco dentro de m. Tambin lo hago y entrego mi admiracin al que es certero y con sus convicciones bien hechas. Sin embargo, estas notas que te regalo acerca de la visin sobre los alumnos con los que tratamos da a da, aunque intentan ser objetivas siguen cargadas de m.ste es el motivo por el que decid conversar con algunos de ellos, y que te voy a contar a continuacin. Sin la intencin que parezca un informe cientfico ese primer encuentro que relatan los cuentos de ciencia ficcin o las crnicas de Indias-, su fin es compartir o comparar pareceres, ver un poco cunto hay de esta cuestin de las generaciones. Cunto hay de s. K me tomo una licencia kafkiana, pero no intento arruinar este relato- es alumno de la carrera de Letras y adscripto en la asginatura Literatura argentina I, en la que obro como auxiliar. Siempre usa jeans y anda bien compuesto, lo que le otorga cierto aire de sobriedad. Posee un peinado anacrnico esos jopos largos rodeados de cabello abundante que recuerdan a Tom Cruise en Entrevista con un vampiro o a los adolescentes de Beverly hills 90210- nariz aguilea y un rostro afilado.Nos encontramos en los pasillos de la Facultad de Humanidades en transcurso de la siesta. Estas siestas que el litoral nos da tan plenos de la sofocacin de las chicharras y los grillos. Le ofrec caf y no acept. Le coment que quera entrevistarlo, que tena que hacer una tarea para mis est