Teor­a jur­dica y tesis desregulativas contemporneas. E1 caso de

download Teor­a jur­dica y tesis desregulativas contemporneas. E1 caso de

of 27

  • date post

    02-Feb-2017
  • Category

    Documents

  • view

    217
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Teor­a jur­dica y tesis desregulativas contemporneas. E1 caso de

  • Teora jurdica y tesis desregulativas contemporneas .E1 caso de la identidad colectiva

    SUMARIO: I.

    INTRODUCCIN . LA DESREGULACIN : OTRA FORMA DE GES-TIN DE LA IDENTIDAD COLECTIVA.-II .

    SIS DESREGULATIVAS CONTEM-PORNEAS SOBRE LA IDENTIDAD COLECTIVA . (1)

    La tesis del patriotismoen la Constitucin (Dolf Sternberger & Jrgen Habermas). (2)

    La tesisde la desnacionalizacin de la Democracia: el laicismo identitario (HansKohn & John Keane). III .

    CONCLUSIONES : BALANCE DE LA DESREGULA-RIZACIN EN EL MBITO DE LA IDENTIDAD COLECTIVA .

    RESUMEN

    Por J . ALBERTO DEL REALALCALUniversidad de Jan

    Este artculo analiza una forma diferente de gestionar la identidadcolectiva de carcter nacional, que se utiliza como caso paradigmticode la administracin de otra clase de identidades colectivas (sea lareligiosa, tnica, cultural, ideolgico-social u otras) . Se examina larelevancia que tienen en el campo del Derecho las propuestas/tesisintelectuales contemporneas que, en mi opinin, recogen lo quedenomino una forma (o modelo) desregulativa/o de gestionar lasidentidades colectivas desde el Ordenamiento jurdico . Desde estastesis desregulativas, abogo en la conclusin por secularizar el mbitode lo pblico de toda identidad nacional, especialmente el ms impor-

    Este artculo se inserta en el mbito del Grupo de investigacin Democraciay derechos (SEJ 33 1), de la Junta deAndaluca-Universidad de Jan .

  • 214

    J. Alberto del Real Alcal

    tante del Ordenamiento jurdico, en cuya sede secularizar significaen el momento actual desregularizar . Posicin que, sin embargo, es,hoy por hoy, muy minoritaria en la mentalidad jurdica y polticaeuropea, en razn de que supone romper con una fortsima tradicindel Derecho en Europa, que se remonta a 1789, consistente en recono-cer, proteger y amparar lo nacional (estatal o local) por medio de lasnormas jurdicas, y que a pesar de su gran arraigo ha devenido en muyconflictiva en nuestro tiempo .

    I . INTRODUCCIN. LA DESREGULACIN : OTRA FORMADE GESTIN DE LA IDENTIDAD COLECTIVA

    La desregulacin jurdica, al igual que la normacin (juridifi-cacin), son opciones alternativas que tiene el legislador a la hora de lagestin pblica. Ambas formas de gestin tienen en comn la referencia al Ordenamiento jurdico, al Derecho . La alternativa entre una yotra consiste en gestionar una determinada cuestin expresamentedesde las normas jurdicas (gestin normativa) o conscientementedesde la opcin de la ausencia de las mismas (gestin desregulativa) .Las propuestas desregulativas 1 que son objeto de este artculo son pro-puestas contemporneas que afectan expresa o implcitamente a lacuestin de la identidad colectiva, en concreto, a la identidad colectivanacional . Son asimismo propuestas dirigidas al mbito del Derecho--aun cuando a veces su procedencia es distinta y diversa-, y cuyo fun-damento adems participa en gran medida de la filosofia cosmopolitakantiana .

    En el caso de la identidad colectiva nacional hay una tradicincontinuada -desde 1789- en la cultura jurdica y poltica europea pornormar, por juridificar, en definitiva, positivizar, la idea nacional enel Derecho, buscando su proteccin y amparo 2 . Con ello se persiguenlos siguientes fines : (1) Integrar a la idea nacional en el mbito de lopblico, otorgndole carcter de valor pblico, a modo de un crite-rio rector a tener en cuenta por los poderes del Estado . (2)

    Incorpo-rar sus contenidos a los de las normas del Derecho', habitualmente

    '

    Lgicamente hablar de propuestas de des-regulacin supone contemplar unasituacin previa de materias que se encuentran reguladas de una manera especfica-a travs de normas jurdicas- en el sistemajurdico ; como es el caso de la ideanacional en la tradicin europea . Utilizo des-regular con la significacin de des-ligardel Derecho su contenido material en este sentido especfico .

    La proteccin a conseguir es la del Derecho por s mismo, y en tanto su rela-cin con el Poder y los derechos . Vase la relacin entre Derecho, Poder y derechosen ANSUTEGUi RoiG, F. Javier : Poder, Ordenamiento Jurdico, derechos, Instituto deDerechos Humanos Bartolom de las Casas-Dykinson, Madrid, 1997 .

    Segn PECES-BARBA, Gregorio : tica, Podery Derecho. Reflexiones ante elfinde siglo, Centro de Estudios Polticos y Constitucionales, Madrid, 1995, p . 75 :Lo que diferencia a la tica pblica [ . . .] de la tica privada es que la primera es for-

  • Teora jurdica y tesis desregulativas contemporneas. El caso . . .

    21 5

    en forma de valores, principios o derechos . (3)

    Declarar habitual-mente la idea nacional -desde el Derecho- fundamento de la comu-nidad y, como tal, protegerla normativamente con todos los instru-mentos y favor del Ordenamiento jurdico (incluida la fuerza coactivay sancin penal4), y con los medios de respaldo y defensa propios delas instituciones y el Estado . (4)

    Desde su concepcin como valorde lo pblico y bien (pblico) jurdicamente protegido, difundirla idea nacional entre los ciudadanos a modo de creencia, a travs delsistema pblico educativo, las prcticas institucionales y los mediosde comunicacin pblica -de existir- .

    Denomino modelo normativo a esta forma tradicional -que utiliza-mos mayoritariamente los europeos desde hace ms de doscientosquince aos s- de gestionar o administrar la idea nacional, la nacin ylos nacionalismos . De modo que desde esa poca hasta la actualidadlas poblaciones europeas nos hemos identificado colectivamente en lanacin. De hecho, el que la idea nacional mantenga el carcter deidea pblica jurdicamente protegida forma hoy parte de la mentali-dad normal de las sociedades europeas . Pero las consecuencias deutilizar el modelo normativo es que el Derecho, y las normas jurdi-cas, se impregnan (a veces, se inundan) de contenidos nacionalistas y,a travs de l y de ellas, inevitablemente (en ocasiones obligatoria-mente) tambin la vida de los ciudadanos.

    Dicho modelo o forma de gestin ha sido en gran medida exito-so durante grandes periodos de tiempo a travs del Estado-nacin,pero especialmente desde el ltimo tercio del siglo xx ha devenidoen muy conflictivo, dando lugar a numerosos conflictos y catstro-fes humanitarias 6 ; surgidos en muchas ocasiones, por una parte, a

    mal y procedimental y la segunda es material y de contenidos . La primera trata deconfigurar la organizacin poltica y jurdica, donde cada uno puede establecer clara-mente sus planes de vida . En este sentido, si la idea nacional se plantea como unvalor de lo pblico, formando parte de la moral legalizada, difcilmente es suscepti-ble de integrar el concepto procedimental de tica pblica cuando, por el contrario,la idea nacional tiene carcter sustancial .

    La proteccin de la idea nacional se lleva a cabo, en ocasiones, a travs delCdigo Penal, en forma de delitos . En este sentido sobre la configuracin de los deli-tos, vid . MUOZ CONDE, F., Teora general del delito, Tirant lo Blach, 2.a ed ., Valen-cia, 1991 .

    s

    Seguramente la razn de este tratamiento especial tiene que ver con la impor-tancia que la idea nacional adquiri en Europa a partir de 1789 . Con la extensin delas revoluciones liberales, los procesos de identificacin colectiva de la poblacin sedesplazaron desde la persona del monarca (identidad dinstica) hacia la multitudconsiderada desde entonces como pueblo o nacin (identidad nacional).

    6

    Vid., en este sentido, FAGEN, Patricia : Conflict Reconstruction and Reinte-gration : The Long-Term Challenges : Case Studies of Haiti and Bosnia and Herze-govona, in Newman, T. & Vanselm, J . (eds.), Refugees and Human Displacement inContemporary International Relations, United Nations University Press, 2003 ; y,asimismo, FAGEN, P. (con SORBO, Gunnar-SUHRTCE, Astri, and LUNDEN, Henrik) :After War : Reconciliation and Democratization in Divided Societies-LessonsLearned , The Bergen Seminar on Development 2000, Chr. Michelsen Institute, Ber-gen, Norway, 2000.

  • 21 6

    J. Alberto del Real Alcal

    raz de las reivindicaciones de todo tipo por parte de minoras cul-turales y nacionales y, por otra, por la relevancia crecienteque alcanza el fenmeno de la inmigracin en las poblaciones euro-peas. Estas circunstancias invitan a plantear la siguiente cuestin :Hay que revisar el paradigma tradicional que estamos utilizandodesde 1789 a la hora de gestionar la nacin y los nacionalismos?Es la normacin en el Derecho y la bsqueda de su proteccin y dela del Estado y, en definitiva, la elevacin de los contenidos nacio-nalistas al mbito de lo pblico, la mejor forma de gestionar lanacin y los nacionalismos en las sociedades que son cultural ynacionalmente plurales? Mi respuesta es negativa. Hoy en da man-tener la gestin normativa de la idea nacional acarrea ms proble-mas que ventajas . Constituye una fuente permanente de divisinms que de unin entre los ciudadanos' . En mi opinin, es necesa-rio operar un cambio de paradigma : transitar desde la gestinnormativa descrita hacia la desregulacin jurdica e institucionalde la idea nacional . Desregular todas las ideas nacionales reducin-dolas al mbito de lo privado aminorara en buena medida los con-flictos nacionalistas de nuestro tiempo.

    La intencin de este artculo es la de detectar cules son laspropuestas/tesis intelectuales que recogen lo que he denominadouna forma (o modelo) desregulativa/o de gestionar la nacin y losnacionalismos . Examinar tres propuestas contemporneas, cadauna con sus particularidades, que he considerado que, en mayormedida, aunque algunas ms que otras, contienen expresa o tcita-mente una tesis desregulativa sobre la identidad colectiva nacio-nal: (1) La tesis del patriotismo en la Constitucin, acuadapor Dolf Sternberger y desarrollada por Jrgen Habermas. Es lams relevante y en la que ms me detengo por ello, aunque presen-ta el inconveniente de estar especialmente condicionada al dificil-simo y particular conte