Techo de cristal suelo pegajoso mexico

download Techo de cristal suelo pegajoso mexico

of 104

  • date post

    26-Jul-2015
  • Category

    Education

  • view

    228
  • download

    5

Embed Size (px)

Transcript of Techo de cristal suelo pegajoso mexico

1. INSTITUTO TECNOLGICO AUTNOMO DE MXICOBRECHAS DE GNERO: LA MUJER MEXICANA ENTRE ELSUELO PEGAJOSO Y EL TECHO DE CRISTALT E S I SQUE PARA OBTENER EL TTULO DELIC. EN CIENCIA POLTICAPRESENTAANGLICA SOFA BUCIO MNDEZASESOR: DR. ALEJANDRO DAZ DOMNGUEZMXICO, D.F. 2014 2. Autorizacin para difusin:Con fundamento en los artculos 21 y 27 de la Ley Federal del Derecho de Autor y comotitular de los derechos moral y patrimonial de la obra titulada BRECHAS DE GNERO:LA MUJER MEXICANA ENTRE EL SUELO PEGAJOSO Y EL TECHO DECRISTAL, otorgo de manera gratuita y permanente al Instituto Tecnolgico Autnomo deMxico y a la Biblioteca Ral Baillres Jr., autorizacin para que fijen la obra en cualquiermedio, incluido el electrnico, y la divulguen entre sus usuarios, profesores, estudiantes oterceras personas, sin que pueda percibir por tal divulgacin una contraprestacin.2ANGLICA SOFA BUCIO MNDEZ________________________________FECHA________________________________FIRMA 3. AgradecimientosCulminar esta etapa de mi vida es darle paso a un futuro lleno de posibilidades. No hubierasido posible controlar la ansiedad, el estrs y la emocin producidos por cada etapa delviaje emprendido sin la inmensa fortuna de rodearme de tan valiosos seres humanos.Gracias a mis padres por siempre confiar en m, por su apoyo y amor incondicional.Ustedes son mi brjula, mi punto de equilibrio. Gracias a mis abuelos por ser ejemplo depaciencia y por transmitirme la tranquilidad que han ganado con los aos. Gracias a mishermanos por estar a mi lado en cada paso a pesar de la distancia. Gracias a toda mi extensay bellsima familia por sus permanentes porras.Gracias a mis amistades por escuchar eternamente mi obsesin con la tesis en vez dehuir despavoridos, por aguantar mis ausencias y ayudarme a liberar tensiones. Pormantenerme en sus redes sociales a pesar de mi monotemtica y bombardeo de feminismo.Gracias a Marta Lamas, a Tania Ramrez, a Domitille Delaplace y a Ricardo Buciopor ser mis ejemplos a seguir, mi inspiracin profesional; por mostrarme que es posible serpolitloga de una forma diferente y siempre tica.Gracias Ivan, por nunca haber dejado de creer en m incluso cuando yo lo haca; porsiempre hacerme ver esa mejor versin de m misma. Gracias a mi corrector de estilo ybuscador permanente de informacin con perspectiva de gnero. Gracias a mi amigo,cmplice y compaero de vida.Gracias a todos y cada uno de mis profesores por todas sus enseanzas, ustedesaplanaron el camino para que yo pudiera caminar por l. Especialmente agradezco aFederico Estvez y Juan Pablo Micozzi por obsequiarme su tiempo para pulir este trabajo.Y finalmente, a mi asesor estrella. Gracias Alejandro Daz por tu honestidad yconfianza. Te agradezco profundamente que a pesar de las adversidades hayas permanecidoa mi lado y me hayas guiado hasta el final del camino. Por ser mi terapeuta y mi amigo; porlas risas, los litros de caf y los regaos; sin ti nada de esto habra sido posible. Eres elmejor asesor que pude haber tenido y me siento muy afortunada por ello.3 4. 4ndice1. Introduccin2. Revisin literaria2.1 Desigualdad de gnero2.2 Definiciones2.3 Marco terico2.4 Diagnstico del problema2.5 Retos y dificultades3. Brecha salarial por sexo3.1 Las brechas salariales por sexo y su relacin con el techo de cristal3.2 Datos, variables y mecanismo causal3.3 El modelo3.4 Resultados3.5 Brecha salarial por matching3.6 Conclusiones4. Techo de cristal a nvel individual4.1 Mecanismo causal4.2 Los datos4.3 Los modelos4.4 Resultados4.5 Conclusiones5. Techo de cristal a nivel municipal5.1 Mecanismo causal5.2 Los datos5.3 Los modelos5.4 Resultados5.5 Conclusiones6. Conclusiones7. Fuentes8. Apndice: Descripcin de variables 5. 1. IntroduccinSi durante las ltimas dos dcadas del siglo XX las mujeres vivieron ms que los hombres,representaron casi la mitad de la poblacin global, estuvieron igual de preparadas que loshombres y representaron el 40% de la fuerza laboral, por qu en 2001 las mujeresocupaban tan slo del 1 al 3% de los mximos puestos ejecutivos en las mayores empresasdel mundo? Por qu apenas 21 naciones tenan mujeres en las vicepresidencias o segundasmagistraturas y tan slo ocho pases del mundo tenan una jefa de Estado? o por qu sloel 13% de los escaos de los parlamentos mundiales eran ocupados por mujeres? Hayalguna explicacin para que del 40% de los miembros sindicales, que eran mujeres, slollegara el 1% como dirigentes? Si a esto le agregamos la diferencia salarial de entre 10 y30% en perjuicio de las mujeres (Wirth 2001), parece ms que vlida la pregunta que eneste trabajo se plantea: Por qu las mujeres no llegan a la cpula del poder y, por tanto, porqu no pueden acceder a los salarios ms altos?En Mxico, el 23% de puestos directivos, el 8% de CEO y tan slo el 3% de lospuestos con mayor responsabilidad estn ocupados por mujeres. El poder ejecutivo nuncaha sido encabezado por una mujer y el porcentaje de fminas en el gabinete ampliado es del12%. En la Suprema Corte de Justicia de la Nacin slo el 18.2% son del sexo femenino,dos ministras frente a nueve ministros; la presidencia de este organismo tampoco ha sidoocupada por una mujer. En la LXII Legislatura de la Cmara de Diputados, el 37% de losmiembros son mujeres pero slo el 27% de las comisiones son presididas por ellas. Por elotro lado, en la LXII Legislatura del Senado de la Repblica el 19% de las comisiones sonpresididas por las mujeres que conforman el 33% de la cmara alta. En ambas cmaras lapresidencia la ostenta actualmente un hombre. (Instituto Federal Electoral [IFE] 2013). Porltimo, slo en alrededor del 6% de los municipios hay mujeres presidentes municipales.Este estudio pretende mirar el fenmeno de brecha de gnero en los nivelesjerrquicos suelo pegajoso y techo de cristal- en el contexto mexicano contemporneodesde la tcnica economtrica para reconocer sus componentes e iluminar la discusin enaras de dar un paso ms hacia su disolucin.El segundo captulo comienza definiendo los conceptos para proceder al diagnsticodel problema. Se ofrecen estadsticas para conocer el estado actual del problema y ubicar aMxico en el espectro mundial. Este captulo culmina con una vasta revisin de la literaturaque nos permite analizar lo que se ha hecho en el resto del mundo y compararlo con elavance que se ha logrado en Mxico en cuanto al estudio de este tema. Fundamentalmentese delinean cuatro tipos de barreras que construyen el techo de cristal: 1) las barreraspersonales e intrapersonales -mbito privado-, 2) las barreras sociales -mbito pblico-, 3)las barreras organizacionales -mbito laboral- y 4) las barreras gubernamentales -legislacin e informacin-.5 6. Enseguida se abre un espacio para discutir la brecha salarial y su relacin con elfenmeno del techo de cristal para reconocer sus similitudes pero aun as poderdiferenciarlos. Grosso modo se confirma la brecha salarial por sexo y se comienza adiscutir la situacin de desventaja que enfrenta la poblacin femenina.El tercer captulo inicia planteando las preguntas de qu depende que una personapertenezca a uno u otro nivel jerrquico? Es significativamente diferente ser mujer uhombre para ser jefe? Luego se presentan las variables explicativas, el desarrollo delmecanismo causal y su relacin con las barreras personales/intrapersonales que conformanel techo. Despus se procede a introducir los datos de los cuales se hace uso para plantearlos modelos economtricos que modelan el fenmeno de estudio. Descubrimos que s essignificativamente desventajoso ser mujer para lograr llegar a un puesto de jefe. Tambindescubrimos que el suelo pegajoso es muy evidente, ms evidente que el techo de cristalcuando los datos no nos permiten llegar a la cpula del poder. Podremos ver evidencia quenos indica que hombres y mujeres tienen diferentes mecanismos para pertenecer a cadanivel. Por ejemplo, el capital humano fomenta el avance masculino pero no particularmenteel femenino. Por ltimo confirmamos que no es lo mismo ser madre que ser padre en elcontexto laboral. El primero impulsa mientras que el segundo detiene.El cuarto captulo se enfoca en el caso particular de los dos ms altos puestos en lapresidencia municipal. Se miden las barreras sociales para distinguir cmo funcionan lascaractersticas sociales para cada uno de los puestos. Nuestras regresiones pretendenmodelar los mecanismos sociales del municipio relacionados con nuestro mecanismocausal, principalmente con el rol materno y familiar y las condiciones socio demogrficasdel municipio. Descubrimos que tener pareja frena el asenso de las mujeres en el mbitopblico pero ser madres las impulsa.El principal objetivo de esta investigacin es mirar el fenmeno desde unaperspectiva diferente, presentar la viabilidad de medirlo y abrir la posibilidad de nuevasformas de estudio del techo de cristal. Tambin se pretende mostrar las limitantes queexisten en el estudio del tema y afrontarlas de una manera creativa.6 7. 2. Revisin literaria2.1 Desigualdad de gneroDentro del mbito internacional de derechos humanos, las mujeres son consideradas ungrupo vulnerable de la sociedad y como tal se hace nfasis de manera recurrente a perseguirla igualdad de derechos y la equidad de gnero entre hombres y mujeres.Si las mujeres son consideradas grupo vulnerable es por una serie de razoneshistricas que las han dejado en clara desventaja ante los hombres. Por ejemplo, durantemuchas dcadas las mujeres fueron explcitamente excluidas de la arena pblica y delmbito educativo. Estas condiciones han sido arrastradas hasta nuestros das mostrando anfuertes disparidades entre los sexos.La discriminacin de gnero se refiere a la heterogeneidad de condicionesexperimentadas entre hombres y mujeres por el solo hecho de pertenecer a uno u otro sexo.Observamos este tipo de discriminacin todos los das en diversos mbitos de la vidasocial.Las mujeres siguen trabajando ms horas de forma no remunerada que los hombres,tambin dedican ms horas de su tiempo a trabajos del hogar y tienen menos horas libres(Instituto Nacional de Mujeres [INMu