Tapa Cuentos para jugar - · PDF fileProyecto gráfico: Marisol Del Burgo, Rubén...

of 17/17
Cuentos para jugar Gianni Rodari Ilustración de cubierta de Emilio Urberuaga
  • date post

    01-Feb-2018
  • Category

    Documents

  • view

    227
  • download

    3

Embed Size (px)

Transcript of Tapa Cuentos para jugar - · PDF fileProyecto gráfico: Marisol Del Burgo, Rubén...

  • Gianni R

    odari

    Cuentos para jugarGianni RodariIlustracin de cubierta de Emilio Urberuaga

    Esta obra recoge veinte cuentos cuyos desenlaces quedan abiertos a tres finales distintos; un original recurso que ha servido para estimular la creatividad literaria de lectores de todo el mundo. En ellos, Gianni Rodari deja retazos de su fina irona, a la vez que hace un llamamiento a la cordialidad, la generosidad, la imaginacin y la honradez.

    La genialidad de Rodari, Premio Hans Christian Andersen 1970, puesta al servicio de los lectores ms audaces.

    +10

    www.loqueleo.santillana.com

    cu

    en

    to

    s

    Cuentos para jugar

    Cu

    en

    tos p

    ara

    jug

    ar

    Gianni RodariIlustracin de cubierta de Emilio Urberuaga

    Tapa Cuentos_para_jugar.indd 1 14/10/15 15:12

  • Cuentos para jugar2015.indd 1 09/10/15 10:06

  • Cuentos para jugar2015.indd 2 09/10/15 10:06

  • www.loqueleo.santillana.com

    Cuentos para jugar2015.indd 3 09/10/15 10:06

  • Ttulo original: TANTE STORIE PER GIOCARE

    1974, Editori Reuniti, Roma De las ilustraciones: Gianni Peg De la traduccin: 1980, Carmen Santos 1990, 1995, 2006, 2014, Ediciones Santillana S.A. De esta edicin: 2015, Ediciones Santillana S.A.Av. Leandro N. Alem 720 (C1001AAP) Ciudad Autnoma de Buenos Aires, Argentina

    ISBN: 978-950-46-4357-9Hecho el depsito que marca la ley 11.723Impreso en Argentina. Printed in Argentina.

    Primera edicin: octubre de 2015Primera reimpresin: mayo de 2005Coordinacin de Literatura Infantil y Juvenil: Mara Fernanda MaquieiraIlustracin de cubierta: Emilio Urberuaga

    Direccin de Arte: Jos Crespo y Rosa MarnProyecto grfico: Marisol Del Burgo, Rubn Churrillas y Julia Ortega

    Rodari, Gianni

    Cuentos para jugar / Gianni Rodari ; ilustrado por Gianni Peg. - 1a ed. . - Ciudad Autnoma

    de Buenos Aires : Santillana, 2015.

    168 p. : il. ; 20 x 14 cm. - (Naranja)

    ISBN 978-950-46-4357-9

    1. Literatura Infantil y Juvenil. I. Peg, Gianni, ilus. II. Ttulo.

    CDD 863.9282

    Todos los derechos reservados. Esta publicacin no puede ser reproducida, ni en todo ni en parte, ni registrada en, o transmitida por, un sistema de recuperacin de informacin, en ninguna forma ni por ningn medio, sea mecnico, fotoqumico, electrnico, magntico, electroptico, por fotocopia, o cualquier otro, sin el permi-so previo por escrito de la editorial.

    Esta primera edicin de 4.500 ejemplares se ter mi n de im pri mir en el mes de octubre de 2015 en Altuna Impresores S.R.L., Doblas 1968, Ciudad Autnoma de Buenos Aires, Repblica Argentina.

    Cuentos para jugar2015.indd 4 09/10/15 10:06

  • Cuentos para jugarGianni Rodari

    Ilustracin de cubierta de Emilio Uberuaga

    Ilustraciones de interior de Gianni Peg

    Cuentos para jugar2015.indd 5 09/10/15 10:06

  • INSTRUCCIONES PARA EL USO

    Estas historias se publican con la amable autorizacin de la RAI (Radio-Televisin Italiana). De hecho, fueron escritas para un programa radio-fnico que se titulaba precisamente Cuentos para jugar, que fue emitido en los aos 1969-70.

    Estos mismos cuentos aparecieron despus en el Corriere dei Piccoli.

    Cada cuento tiene tres finales, a escoger.En las ltimas pginas el autor ha indicado

    cul es el final que l prefiere.El lector lee, mira, piensa y si no encuentra

    un final a su gusto puede inventarlo, escribirlo o dibujarlo por s mismo.

    Que os divirtis!

    Cuentos para jugar2015.indd 6 09/10/15 10:06

  • rase una vez un tamborilero que volva de la guerra. Era pobre, solo tena el tambor, pero a pesar de ello estaba contento porque volva a casa despus de tantos aos. Se le oa tocar desde lejos: barabn, barabn, barabn...

    Andando y andando encontr a una viejecita.Buen soldadito, me das una moneda?Abuelita, si tuviese, te dara dos, incluso una

    docena. Pero no tengo.Ests seguro?He rebuscado en los bolsillos durante toda la

    maana y no he encontrado nada.Mira otra vez, mira bien.En los bolsillos? Mirar para darte gusto.

    Pero estoy seguro de que... Vaya! Qu es esto?Una moneda. Has visto cmo tenas?Te juro que no lo saba. Qu maravilla!

    Toma, te la doy de buena gana porque debes necesitarla ms que yo.

    Gracias, soldadito dijo la viejecita, y yo te dar algo a cambio.

    En serio? Pero no quiero nada.S, quiero darte un pequeo encantamiento.

    Ser este: siempre que tu tambor redoble todos tendrn que bailar.

    Gracias, abuelita. Es un encantamiento verda-deramente maravilloso.

    Espera, no he terminado: todos bailarn y no podrn pararse si t no dejas de tocar.

    El tamborilero mgico

    Cuentos para jugar2015.indd 7 09/10/15 10:06

  • 8

    Magnfico! An no s lo que har con este encantamiento pero me parece que me ser til.

    Te ser utilsimo.Adis, soldadito.Adis, abuelita.Y el soldadito reemprendi el camino para regre-

    sar a casa. Andando y andando... De repente salieron tres bandidos del bosque.

    La bolsa o la vida!Por amor de Dios! Adelante! Cojan la bolsa.

    Pero les advierto de que est vaca.Manos arriba o eres hombre muerto!Obedezco, obedezco, seores bandidos.Dnde tienes el dinero?Lo que es por m, lo tendra hasta en el som-

    brero.Los bandidos miran en el sombrero: no hay

    nada.Por m lo tendra hasta en la oreja.Miran en la oreja: nada de nada.Os digo que lo tendra incluso en la punta de

    la nariz, si tuviera.Los bandidos miran, buscan, hurgan. Natural-

    mente no encuentran ni siquiera una perra chica.Eres un desarrapado dice el jefe de los ban-

    didos. Paciencia. Nos llevaremos el tambor para tocar un poco.

    Cogedlo suspira el soldadito; siento se-pararme de l porque me ha hecho compaa durante muchos aos. Pero si realmente lo queris...

    Lo queremos.Me dejaris tocar un poquito antes de llev-

    roslo? As os enseo cmo se hace, eh?Pues claro, toca un poco.Eso, eso dijo el tamborilero, yo toco

    y vosotros (barabn, barabn, barabn) y vosotros bailis!

    Y haba que verles bailar a esos tres tipejos. Pare-can tres osos de feria.

    Cuentos para jugar2015.indd 8 09/10/15 10:06

  • Cuentos para jugar2015.indd 9 09/10/15 10:06

  • 10

    Al principio se divertan, rean y bromeaban.nimo, tamborilero! Dale al vals!Ahora la polca, tamborilero!Adelante con la mazurca!Al cabo de un rato empiezan a resoplar. Intentan

    pararse y no lo consiguen. Estn cansados, sofocados, les da vueltas la cabeza, pero el encantamiento del tambor les obliga a bailar, bailar, bailar...

    Socorro!Bailad!Piedad!Bailad!Misericordia!Bailad, bailad!Basta, basta!Puedo quedarme el tambor?Qudatelo... No queremos saber nada de

    brujeras...Me dejaris en paz?Todo lo que quieras, basta con que dejes de

    tocar.Pero el tamborilero, prudentemente, solo par

    cuando los vio derrumbarse en el suelo sin fuerzas y sin aliento.

    Eso es, as no podris perseguirme!Y l, a escape. De vez en cuando, por precaucin,

    daba algn golpecillo al tambor. Y enseguida se ponan a bailar las liebres en sus madrigueras, las ardillas sobre las ramas, las lechuzas en los nidos, obligadas a despertarse en pleno da...

    Y, siempre adelante, el buen tamborilero cami-naba y corra, para llegar a su casa...

    Cuentos para jugar2015.indd 10 09/10/15 10:06

  • 11

    PRIMER FINAL

    Andando y andando el tamborilero empieza a pensar: Este hechizo har mi fortuna. En el fondo he sido estpido con aquellos bandidos. Poda haber hecho que me entregaran su dinero. Casi casi vuelvo a buscar-los....

    Y ya daba la vuelta para volver sobre sus pasos cuando vio aparecer una diligencia al final del sen-dero.

    He ah algo que me viene bien.Los caballos, al trotar, hacan tintinear los

    cascabeles. El cochero, en el pescante, silbaba alegre-mente una cancin. Junto a l iba sentado un polica armado.

    Salud, tamborilero, quieres subir?No, estoy bien aqu.Entonces aprtate del camino porque tene-

    mos que pasar.Un momento. Echad primero un bailecito.Barabn, barabn... El tambor empieza a redo-

    blar. Los caballos se ponen a bailar. El cochero se tira de un salto y se lanza a menear las piernas. Baila el polica, dejando caer el fusil. Bailan los pasajeros.

    Hay que aclarar que aquella diligencia transpor-taba el oro de un banco. Tres cajas repletas de oro. Seran unos trescientos kilos. El tamborilero, mientras segua tocando el tambor con una mano, con la otra hace caer las cajas en el sendero y las empuja tras un arbusto con los pies.

    Bailad! Bailad!Basta ya! No podemos ms!Entonces marchaos a toda velocidad, y sin

    mirar hacia atrs...La diligencia vuelve a ponerse en camino sin su

    preciosa carga. Y hete aqu al tamborilero millonario...

    Cuentos para jugar2015.indd 11 09/10/15 10:06

  • 12

    Ahora puede construirse un chalet, vivir de las rentas, casarse con la hija de un comendador. Y cuando necesite dinero, no tiene que ir al banco: le basta su tambor.

    SEGUNDO FINAL

    Andando y andando, el tamborilero ve a un ca-zador a punto de disparar a un tordo. Barabn, bara-bn... el cazador deja caer la carabina y empieza a bailar. El tordo escapa.

    Desgraciado! Me las pagars!Mientras tanto, baila. Y si quieres hacerme

    caso, no vuelvas a disparar a los pajaritos.Andando y andando, ve a un campesino que

    golpea a su burro.Baila!Socorro!Baila! Solamente dejar de tocar si me juras

    que nunca volvers a pegar a tu burro.Lo juro!Andando y andando, el generoso soldadito echa

    mano de su tambor siempre que se trata de impedir un acto de prepotencia, una injusticia, un abuso. Y encuen-tra tantas arbitrariedades que nunca consigue llegar a casa. Pero de todas formas est contento y