semanascompletas p1

of 27 /27
Semana 1 Acerca del Conocimiento de Dios Sentido de la pregunta humana acerca de Dios. Entendida en toda su amplitud de factores, la cuestión sobre Dios es la cuestión más vital y más radical de toda la teología. En el quehacer teológico, cualquier otra pregunta encuentra su razón de ser precisamente es su relación con Dios, que es el centro de toda pregunta teológica. La cuestión de Dios es también la cuestión más radical de la existencia humana. En efecto, en el Dios vivo se encuentra la razón de nuestra existencia; en Él se encuentra la razón de nuestro caminar -de nuestro status viatoris--, y en Él se encuentra nuestro término. Puede decirse que la relación entre Dios y el hombre es tan estrecha que es Dios mismo el que entra a formar parte de la definición teológica del hombre. En efecto la filosofía definió al hombre como animal racional, mientras la Sagrada Escritura lo describe como “hecho a imagen y semejanza de Dios”[70], redimido por la muerte de Cristo y hecho hijo de Dios en el Hijo[71]. La razón más alta de la dignidad del hombre es su vocación a la unión con Dios[72]. En consecuencia, tratar a Dios es tratar de un tema que afecta decisiva y profundamente al hombre. Al mismo tiempo bucear en la estructura del ser humano conlleva plantearse la pregunta sobre Dios. Las cuestiones sobre Dios y las cuestiones sobre el hombre nunca son separables del todo. La pregunta sobre Dios está inscrita en el mismo corazón del hombre como una capacidad, más aún , como un deseo de infinito y, por eso, el hombre ha sido hecho capax Dei[73]. Por esta razón, la cuestión del hombre está tan implicada en la cuestión de Dios, que omitir o negar la cuestión sobre Dios equivale a negar la dimensión transcendente del hombre, dejándolo reducido a pura biología, a mero producto del azar y desconociendo las ansias de infinito de su corazón.

Embed Size (px)

description

fe

Transcript of semanascompletas p1

Semana 1Acerca del Conocimiento de DiosSentido de la pregunta humana acerca de Dios.Entendida en toda su amplitud de factores, la cuestin sobre Dios es la cuestin ms vital y ms radical de toda la teologa. En el quehacer teolgico, cualquier otra pregunta encuentra su razn de ser precisamente es su relacin con Dios, que es el centro de toda pregunta teolgica.La cuestin de Dios es tambin la cuestin ms radical de la existencia humana. En efecto, en el Dios vivo se encuentra la razn de nuestra existencia; en l se encuentra la razn de nuestro caminar -de nuestro status viatoris--, y en l se encuentra nuestro trmino.Puede decirse que la relacin entre Dios y el hombre es tan estrecha que es Dios mismo el que entra a formar parte de la definicin teolgica del hombre. En efecto la filosofa defini al hombre como animal racional, mientras la Sagrada Escritura lo describe como hecho a imagen y semejanza de Dios[70], redimido por la muerte de Cristo y hecho hijo de Dios en el Hijo[71]. La razn ms alta de la dignidad del hombre es su vocacin a la unin con Dios[72].En consecuencia, tratar a Dios es tratar de un tema que afecta decisiva y profundamente al hombre. Al mismo tiempo bucear en la estructura del ser humano conlleva plantearse la pregunta sobre Dios. Las cuestiones sobre Dios y las cuestiones sobre el hombre nunca son separables del todo.La pregunta sobre Dios est inscrita en el mismo corazn del hombre como una capacidad, ms an , como un deseo de infinito y, por eso, el hombre ha sido hecho capax Dei[73]. Por esta razn, la cuestin del hombre est tan implicada en la cuestin de Dios, que omitir o negar la cuestin sobre Dios equivale a negar la dimensin transcendente del hombre, dejndolo reducido a pura biologa, a mero producto del azar y desconociendo las ansias de infinito de su corazn.La Respuesta dada desde la Experiencia Religiosa y desde la Filosofa.La universalidad de lo religioso se da en el espacio y en el tiempo. Desde que el hombre, o mejor, desde que los documentos conservados permiten deducir conclusiones con algn fundamento, comprobamos la existencia de la creencia humana en la divinidad as como en la supervivencia de algo humano despus de la muerte.En todas las religiones existe una referencia a la experiencia religiosa o experiencia de Dios. La estructura de la experiencia religiosa consta de tres elementos: 1) el hombre que interviene en ella y que aparece como sujeto de la relacin; 2) el misterio de Dios, realidad trascendente y al mismo tiempo presente en el centro de la persona, que es el termino de esa experiencia; 3) el tipo especfico de relacin del hombre con Dios, distinta de cualquier otra relacin, que se manifiesta en el hombre como adoracin, confianza, entrega, temor, etc.Unos rasgos comunes de la experiencia religiosa son : el carcter experiencia de lo vivido, expresado en trminos de visita, encuentro, visin, escucha, que se refieren a acontecimientos en los que el sujeto ha intervenido en primer persona. En todos los casos el termino de esa experiencia es una realidad superior al hombre, transcendente a su mundo al mismo tiempo que presente en l. En la respuesta dada desde la experiencia religiosa, la cuestin de Dios se plantea con un punto de vista existencial, personal, ya que lo que se plantea es la salvacin del hombre. Dios es visto como un ser personal, providente, gua accesible a todos.El caminar filosfico del hombre hacia Dios encuentra su luz y su fundamento en la huella que Dios ha dejado de S en la creacin y, en especial en el mismo hombre, creado a su imagen y semejanza. Este caminar tiene como punto de partida la contemplacin del ser creado, es decir, la contemplacin de la huella de Dios -Causa Primera- que existe en toda la creacin, y se realiza guiado por la luz de la razn natural. En consecuencia, tiene como meta Dios en cuanto Primera Causa. Al final de esta bsqueda intelectual, Dios no es alcanzado por la razn humana en s mismo -en la intimidad de su ser- , sino que es alcanzado exclusivamente en cuanto trmino de la relacin de total dependencia del Universo -que es contingente- hacia el Ser Supremo, que es su creador y el nico ser necesario. Se trata de un conocimiento que, aunque no alcanzar a conocer lo que Dios es, es suficiente para saber que existe.La Negacin de Dios; Caractersticas del Atesmo ContemporneoLa palabra atesmo designa realidades muy diversas. Unos niegan a Dios en forma expresa. Otros afirman que nada puede decirse acerca de Dios. Otros someten la cuestin teolgica a un anlisis metodolgico tal que reputan como intil el mismo planteamiento de la cuestin. Muchos rebasando indebidamente los lmites de la ciencia positiva, pretenden explicarlo todo sobre esta base puramente cientfica, o, por el contrario, rechazan sin excepcin toda verdad absoluta. Hay quienes exaltan tanto al hombre que dejan sin contenido la fe en Dios, ya que les interesa ms, al parecer, la afirmacin del hombre que la negacin de Dios[74].Si se considera como ateos a aquellos que niegan, de manera escptica positiva toda forma de lo divino (o al menos toda forma de conocimiento de lo divino en s mismo), cabe la siguiente clasificacin del atesmo: Terico o Prctico.Atesmo terico que a su vez puede ser:- negativo : Ignorancia de Dios;- indiferentismo: la indiferencia o desinters respecto al problema de Dios;- positivo: negacin de la esencia y de la existencia de Dios, o de su cognoscibilidad racional;- categrico-doctrinal: pretende demostrar incondicionalmente la no existencia de Dios;- postulario: cuando la no existencia de Dios aparece como consecuencia necesaria de la exigencia de la emancipacin del hombre;- escptico: se pone en discusin la posibilidad de un conocimiento verdadero y seguro de Dios;- agnstico: cuando, aparte de lo anterior se niega la cognoscibilidad racional de Dios.- Atesmo prctico : comportamiento o actuar que responde a la conviccin atea. Un atesmo existencial.En el mbito pre-cristiano y no cristiano de la antigedad es difcil encontrar un atesmo radical que niegue toda forma de lo divino. En el origen de la increencia moderna confluyen elementos especulativos, histricos, sociales y culturales. Un elemento importante es el proceso seguido por la filosofa moderna que, al centrarse en la inmanencia, se va cerrando a cualquier realidad que vaya ms all del propio sujeto.La increencia contempornea presenta caractersticas especficas, pero tiene en su base el pensamiento de algunos autores que han pretendido formular coherentemente su postura atea. El documento Gaudium et Spes. n. 20 del Vat II explicita sobre su naturaleza: ...sabe explotar el legtimo deseo de independencia del hombre hasta hacerle sentir dificultades contra cualquier clase de dependencia respecto a Dios. Quienes profesan tal forma de atesmo afirman que la libertad consiste en que el hombre sea de s mismo, artfice y creador de su propia historia. Lo cual sostienen que no es compatible con la afirmacin de un Seor (ver el humanismo ateo de Feuerbach, Nietzsche y el ateo existencialista de Sartre).Otro tipo de atesmo es aquel que aspira a la liberacin del hombre, principalmente a su liberacin econmica y social; sostiene que a esta liberacin se opone, por su propia naturaleza, la religin, ya que orientando la esperanza humana hacia una engaosa vida futura, podra apartarle de la edificacin de la ciudad terrestre... Gaudium et Spes, n. 20 (Este es el caso de materialismo marxista) En su concepcin negativa sobre Dios y la religin actan los postulados del materialismo dialctico. Es la materia la que determina todo. A partir del materialismo dialctico, se entiende la absolutizacin marxista de la economa como fuente de toda manifestacin humana ( Materialismo histrico).Semana 2El Conocimiento Natural de Dios: su Importancia, Alcance y Sentido.El siglo XIX est atravesado en el campo teolgico por el problema de la relacin entre fe y razn. Muchos autores intentan dar varias soluciones segn se tengan en cuentan unos u otros autores del siglo precedente a los que se quiere responder.En Francia, frente a los excesos de un racionalismo ilustrado, haba una tendencia hacia el fidesmo. En Alemania en el esfuerzo de combatir contra el sistema del idealismo que desemboc en pantesmo hegeliano, y de rechazar el agnosticismo kantiano, algunos autores cayeron en errores (p.e. G Hermes, A Gnther respectivamente).De hecho surgieron dos posiciones extremas con respecto a la fe: un fidesmo donde la razn no vale nada para el conocimiento de la fe, y una racionalismo o semi-racionalismo, donde la razn explica todo.). Es en est situacin de las cosas donde el concilio vaticano I sali al paso de los errores de la poca.Contra el hegelianismo afirma la distincin de Dios respecto del mundo[75]y que Dios cre el mundo libremente y no para alcanzar mayor perfeccin. Frente al Desmo afirma tambin que Dios cuida y gobierna el mundo con su providencia.El captulo II (De revelatione) comienza con la afirmacin de la cognoscibilidad natural de Dios: Dios, principio y fin de todas las cosas, puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razn humana a partir de las cosas creadas[76].De este modo el concilio recoge la verdad de racionalismo y rechaza su falsedad: la razn no es la facultad perfectamente adecuada para el conocimiento en el campo religioso pero tiene una cierta capacidad de conocer en este campo. La posibilidad de conocimiento natural de Dios a travs de las cosas creadas, va dirigida aqu a la justificacin de la fe en Dios y en su revelacin frente a los diversos agnosticismos.En la Constitucin Dogmtica sobre la fe (Dei Filius), el concilio afirma que la revelacin sobrenatural presupone la natural; el asentimiento de la fe a la revelacin est racionalmente justificado sobre la base de argumentos extrnsecos; entre la fe y la razn hay una relacin armoniosa y nunca oposicin.Si la razn natural no fuera capaz de conocer a Dios, la Revelacin no hubiera sido posible, pues la revelacin presupone un cierto conocimiento de Dios. Pues, para recibir una revelacin, hay que creer en la existencia de Dios.El C.V.I en el canon 1 del captulo 2 de la Constitucin dogmtica sobre la fe catlica (Dei Filius) define dogmtica mente el tema del conocimiento natural de Dios: "Si alguien dijese que Dios vivo y verdadero, Creador y Seor nuestro, no puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razn humana por medio de las cosas creadas, sea anatema"[77]. De las actas del Concilio se recoge que el canon 1 estaba dirigido hacia aquellos que argumentaban que la existencia de Dios no puede demostrarse (kantianos, fidestas, agnosticistas).El Dios Revelado; Fe y Conocimiento Teolgico de DiosLa existencia de Dios es sobre todo, objeto de fe. Creemos firmemente que Dios existe. Creemos con la virtud de la fe, es decir, fiados de la autoridad de Dios que se revela. Un nivel distinto y superior del conocimiento filosfico de Dios se sita el caminar teolgico hacia Dios. Este caminar tiene como punto de partida la revelacin que Dios ha hecho de S mismo, de su intimidad y de su naturaleza. Se trata de un caminar que se realiza ademas a la luz de la fe. Se trata de un conocimiento cierto y oscuro: Dios sigue estando ms all de todo conocimiento que podamos alcanzar contemplando a la luz de la fe cuanto se nos ofrece en la revelacin sobrenatural. Pero dentro de sus lmites y de su oscuridad, la fe -y en consecuencia el pensar teolgico- , sin desvelar del todo el misterio de Dios, nos llevan a un conocimiento nuevo y muy superior al que se puede alcanzar por la simple razn natural. Al mismo tiempo que Dios revela, oculta. Esto es as porque durante el caminar terreno del hombre, Dios slo puede revelarse a l en palabras humanas y no existen palabras humanas que puedan expresar adecuadamente lo que es Dios. l esta est siempre ms all de toda expresin, de toda palabra, de todo pensamiento creado.El C.V.I define que hay misterios y que el hombre puede alcanzar cierto conocimiento de ellos por don de Dios, a travs de la fe y de la Revelacin e incluso un conocimiento por medio de analogas, que es un modo natural de conocer de la razn humana.Tenemos, pues, que el conocimiento teolgico de Dios se caracteriza por ser una reflexin sobre el misterio de Dios, la realidad revelada de Dios que tiene que ver con nosotros. Eso no slo como algo que podemos conocer ms o menos, sino como algo que me ha sido dado y por eso el estudio teolgico empieza con la aceptacin del misterio como misterio; es un conocimiento desde la fe. El marco en que se desarrolla es la doctrina de fe recibida en la Iglesia y el punto de partida es la propia fe personal.RESUMEN1.- La pregunta humana acerca de Dios es la pregunta ms fundamental de la teologa y de la persona humana. Es una pregunta ntimamente ligada al hombre. La vida humana no tiene sentido sin Dios .2.- Desde la experiencia religiosa, se ve que atesmo no es algo originario. Todos los pueblos siempre han tenido una experiencia o idea de lo divino. Desde la correcta filosofa, es posible demostrar la existencia de Dios con la luz de la razn partiendo de la naturaleza y del hombre mismo. Sin embargo esas pruebas de la teologa natural, exigen una capacidad de anlisis metafsico y una competencia que no son comunes.3.- La negacin de Dios es un fenmeno reciente en la historia humana. La gnesis de atesmo tiene muchas causas entre las cuales es la reaccin critica contra las religiones y en algunas zonas sobre todo la religin cristiana. El atesmo moderno presenta con frecuencia una apariencia de sistema. Algunos planteamientos de la filosofa moderna llevados a sus conclusiones lgicas han desembocado en atesmo.4.- El concilio Vaticano I define dogmtica mente el tema del conocimiento natural de Dios: "Si alguien dijese que Dios vivo y verdadero, Creador y Seor nuestro, no puede ser conocido con certeza por la luz natural de la razn humana por medio de las cosas creadas, sea anatema"[78]. Con esta definicin corrige los errores del racionalismo y fidesmo.5.- Dios se ha revelado en dos maneras bsicas: a travs de la creacin y por revelacin sobrenatural de su vida ntima y de sus designios salvficos para los hombres y la historia. Por la fe ayudada por la gracia de Dios asentimos a la revelacin sobrenatural que Dios ha hecho de s mismo por la autoridad misma de Dios que se revela. El estudio teolgico empieza con la aceptacin del misterio como misterio; es un conocimiento desde la fe. Para profundiza en conocimiento teolgico la utilizacin de analoga es inapreciable. El conocimiento teolgico de Dios es verdadero, pero al mismo tiempo Dios est encima de cualquier conocimiento que podemos tener de l.En el CONOCIMIENTO NATURAL DE DIOS (o teologa natural) hay que distinguir entre el conocimiento de su existencia (an sit) y el de su esencia (quid sit).Tres son las tesis fundamentales que hay que mantener acerca del conocimiento natural de la existencia:1.- La existencia de Dios puede ser conocida con certeza a la luz de la razn natural por medio de las cosas creadas (S. Th. 1 q. 12, a. 12).2.- La existencia de Dios puede ser demostrada con certeza a la luz de la razn natural por medio de las cosas creadas (S. Th. 1 q. 2, a. 2 y 3).3.- La existencia de Dios es conocida tambin, y sobre todo, a la luz de la fe sobrenatural (S. Th. 1 q. 1, a. 1; 1 q. 12, a. 13).

Conocimiento Teolgico de DiosEs, en frase de San Anselmo, fides quaerens intellectum, la fe que busca entender. Parte, por tanto, del dato de fe. Creemos en virtud de la fe que viene de lo alto, es decir, fiados de la autoridad de Dios que revela. Creer en Dios es una adhesin firmsima que implica al hombre entero en relacin con Dios. Todos los Smbolos de la Iglesia empiezan con esta primera y fundamental afirmacin: Creo en un solo Dios.Fe y razn se adhieren al mismo Dios; la razn llega hasta l a travs del raciocinio con la observacin y contemplacin de las cosas creadas tanto externas como internas al mismo hombre. La fe llega hasta Dios por su adhesin a la persona de Cristo; el trmino de la fe es el Dios trinitario. La fe no slo ensea sobre la esencia y los atributos divinos, sino sobre todo su modo de ser personal y sobre sus intervenciones salvficas en la historia. Se trata de un conocimiento ms cierto y profundo que el racional.El teocentrismo de la virtud de la fe est perfectamente expresado por una brillante frmula triple de S. Agustn:Credere Deodesigna el motivo de la fe: creer apoyado en la autoridad de Dios que revela.Credere Deumdesigna el objeto central de la fe: creer lo que Dios ha dicho de s mismo.Credere in Deumdesigna la entrega total a Dios, como quien es nuestro principio y nuestro ltimo fin, que se realiza en el acto de fe.El acto de fe implica, por tanto, creer a Dios, creer en Dios y entregarse a Dios. Implica, pues, a la persona entera y la introduce en la intimidad de Dios.Sin embargo, pese a su grandeza y profundidad, el conocimiento de fe es todava muy limitado, pues sus conceptos tampoco son suficientes para expresar el misterio de Dios. Dios no deja de ser misterioso al hombre por el hecho de revelarse. Y es que tambin el discurso de la fe es necesariamente analgico. Precisamente porque no existe palabra humana alguna que pueda expresar adecuadamente el misterio de Dios, incluso cuando Nuestro Seor habla de Dios se ve forzado a utilizar un lenguaje analgico, el nico lenguaje posible para hablar del misterio. SLO la Palabra eterna de Dios expresa perfectamente qu y quin es Dios, porque es el mismo Dios. As pues, es en la contemplacin del VERBO como conocemos a Dios, en ese ir y venir de la fe a la razn: credo ut intelligam et intelligo ut credam. Ese es el proceso del conocimiento teolgico de Dios.

Semana 3Conocimiento 1

A. Revelacin

I. Concepto y clases de Revelacin

1. Concepto

Etimolgicamente, revelacin significa manifestar algo oculto. Proviene del verbo latino re-velare, quitar el velo que oculta algo,descubrir.Revelacin, en sentido estricto, es la manifestacin de alguna verdad hecha por Dios al hombre, descubrindole su propio Ser o su Nombre y sus designios de salvacin.

2.ClasesSe llamarevelacin naturala la manifestacin de Dios por laobra de la creacin.A travs de las criaturas se llega a un conocimiento real y verdadero de Dios, aunque no exhaustivo ni perfecto.Se llamarevelacin sobrenaturala la manifestacin que libremente haceDios de s mismoa la criatura racional y para su salvacin. A lo largo de nuestro estudio nos referiremos siempre a la revelacin sobrenatural, a la que llamaremos habitualmente Revelacin.

Conocimiento 2II. La Revelacin sobrenatural

1.La religin cristiana se funda en la Revelacin sobrenatural histrica

El cristianismo, junto con el judasmo, justifica su existencia acudiendo a su origen revelado por Dios.Para demostrar el hecho de la existencia de la Revelacin sobrenatural que da origen al cristianismo, en primer lugar, habremos de exponer en qu consiste o quelementosconstituyen la Revelacin, suposibilidad,sunecesidadyconveniencia.Despus expondremos como la Revelacin sobrenatural de Dios, se ha dado de hecho en la historia de los hombres, primero en el pueblo de Israel y finalmente a todos los hombres por Jesucristo. La Revelacin judeo-cristiana se encuentra contenida en la Sagrada Escritura o Biblia - y en la Tradicin, para los cristianos -, de las cuales explicaremos sus caractersticas ms importantes.Finalmente, estudiaremos las crticas - y las rplicas - al carcter revelado del cristianismo.De todo ello, podremos concluir que la existencia de la Revelacin sobrenatural es una realidad histrica, conocible por todos los hombres y creble con fe sobrenatural para los creyentes.

2.Los elementos constitutivos de la Revelacin sobrenatural

En la Revelacin intervienen varios elementos que la constituyen como tal.a) Dios que se revelalibremente, porque quiere y sin ninguna clase de necesidad.b) El hombre que recibe la Revelacin.El hombre es elsujeto pasivode la Revelacin. Slo el hombre, ser espiritual-racional, es capaz de recibir la Revelacin divina, porque para entender a otro - en este caso a Dios- es necesario tener una cierta semejanza con el que habla; semejanza que viene dada por la razn humana.Pero el hombre es, adems,sujeto dinmico y existencialde la Revelacin; porque, por ella, Dios le invita a aceptar y a vivir de acuerdo con el mensaje revelado. Dios pide al hombre una actitud de fe, sin la cual la Revelacin queda sin producir su efecto salvador.c)Los contenidos intelectuales y objetivos de la Revelacin.Cuando Dios habla o se manifiesta siempre comunica algo, una verdad, una promesa, un mensaje.Ahora bien, los contenidos o el objeto de la verdad revelada son dobles:- Dios revelaverdades naturales,es decir, verdades que el hombre puede conocer por s mismo, con la luz natural de la razn y sin la ayuda de Dios. Por ejemplo: su existencia, su sabidura, su providencia, etc.- Dios revelaverdades sobrenaturalesque superan la comprensin humana.Verdades sobrenaturales o misterios, es decir, verdades que pertenecen al propio ser y obrar de Dios, y que, an despus de reveladas, no alcanzamos a comprender su razn ntima de ser.

3.Posibilidad de la Revelacin

La imposibilidad o dificultad de la existencia de la Revelacin slo puede originarse en Dios que revela, en el hombre que recibe la Revelacin o por los contenidos del mensaje revelado.a)Por parte de Dios no parece que pueda haber ninguna imposibilidad, si tenemos un recto concepto de Dios. Si entendemos que Dios es el Ser Supremo omnipotente, que puede hacer todo, lgicamente concluiremos que tambin puede revelar .Ahora bien, si negamos su existencia (atesmo), o su cognoscibilidad (agnosticismo) o su relacin con el mundo (desmo) no hay posibilidad de admitir la Revelacin sobrenatural.b) Por parte del hombreque recibe la Revelacin, tampoco aparece ninguna dificultad, puesto que el hombre es capaz de conocer la verdad y, como la Revelacin es manifestacin de verdades divinas, expresadas en forma de conceptos humanos, el hombre puede conocerlas y entenderlas.Una falsa concepcin antropolgica, pesimismo luterano, autonoma radical del liberalismo, etc., llevan a rechazar la posibilidad de la Revelacin sobrenatural por innecesaria o porque atenta a la autonoma ilimitada de la razn.c)Por parte de los contenidosu objeto de la Revelacin. Cabe distinguir entre:- Las verdades naturales,en las que no se encuentra ninguna razn para que no puedan ser reafirmadas tambin por la Revelacin sobrenatural.- Las verdades sobrenaturales o misterios,que presentan inicialmente cierta dificultad. Vamos a exponerlo:Los misterios son distintos a los problemas. El problema, una vez comprendido sus trminos, se resuelve. El misterio no es as. Es una verdad, que se presenta al entendimiento humano de tal forma, que slo puede ser entendido parcial y progresivamente. As, por ejemplo, la Iglesia es un misterio de salvacin; y, de ella podemos decir que es jerrquica, o que es carismtica, o que es el pueblo de Dios o que es el reino de Dios en su fase terrestre, etc. Todo es verdad y cada una de estas verdades no se opone a las otras, sino que las completa y todas juntas, y otras ms en las que cabe profundizar, son el misterio de la Iglesia.Por todo lo dicho, vemos que tampoco se escapa a la comprensin del entendimiento humano el contenido del misterio. Aunque la verdad, en este caso, se presenta al hombre de tal forma que nunca es absoluta y completamente abarcable o cognoscible.En definitiva, la solucin a la dificultad de conocer los misterios viene dada por estas dos razones.Primera,los misterios no se conocen por evidencia, sino por testimonio, que es uno de los modos ordinarios del conocimiento humano. Testimonio dado en la Revelacin por el mismo Dios - que no se engaa ni quiere engaamos- y no por un simple hombre - como en el conocimiento humano- que puede equivocarse y engaarnos.Segunda,la Revelacin de los misterios, se hace no con palabras propias de Dios, sino con palabras humanasanalgicas. Es decir, Dios habla el lenguaje de los hombres, y no con un lenguaje exclusivamente divino, que sera incomprensible. Es evidente que este lenguaje humano utilizado en la Revelacin es comprensible para los hombres, aunque no alcance a manifestar total y perfectamente la verdad que Dios comunica.Por tanto, ni por parte de Dios, ni del hombre, ni de los contenidos hay una autntica imposibilidad para que se produzca la Revelacin.Hay analoga, cuando una palabra indica, al mismo tiempo, cosas o realidades que son. al mismo tiempo, desiguales e iguales entre s. Por ejemplo, comida sana y hombre sano. La salud, aqu en este ejemplo, es un trmino analgico. No es lo mismo la salud del hombre que la de los alimentos; pero sin ser iguales, se parecen.

4.Necesidad y conveniencia de la revelacin

a)La Revelacin sobrenatural, dada la presente condicin del hombre, esmoralmente necesariapara que lasverdadesreligiosas deorden naturalpuedan ser conocidas por todos los hombres con facilidad, con firmeza y sin mezcla de errores graves.Es evidente que losracionalistas,al sobrevalorar la razn y al negar apriorsticamente el orden sobrenatural, niegan que sea necesaria la Revelacin. Segn sus tesis, el hombre puede conocer por s mismo todo lo que es propio de su naturaleza y de su fin y, por tanto, el mensaje revelado que supera su capacidad natural es perfectamente intil cuando no nocivo, porque le condiciona externamente e impide su perfecta realizacin humana.Por el contrario, losdeistas, fidestas y tradicionalistasniegan que el hombre, en su estado actual, pueda conocer las verdades religiosas naturales, incluso la existencia de Dios. Por tanto, el conocimiento de dichas verdades, cuando se da, proviene nica y exclusivamente de una Revelacin divina.La expresinnecesidad moralindica que la Revelacin de las verdades naturales no es de necesidad absoluta, pues no se excluye que algunos hombres lleguen por s solos al conocimiento de las verdades religiosas naturales. Pero la Revelacin contina siendo necesaria moralmente para una gran parte de los hombres, que por carecer de talento, tiempo, formacin o por hallarse dominados por los intereses temporales u otros motivos, como influencias culturales, no llegaran por s mismos al conocimiento de las verdades religiosas naturales.b)La Revelacin sobrenatural esabsolutamente necesariapara conocer lasverdades de orden sobrenatural.Si creemos que lo sobrenatural es lo que excede, por definicin, las fuerzas y exigencias de la naturaleza, esta proposicin es evidente por s misma. Y, adems, es universal, porque todos los hombres necesitan de la Revelacin sobrenatural para conocer dichas verdades.5.Existencia de la Revelacin sobrenatural

Lo que interesa esprobar el hecho histricode que ha existido una Revelacin sobrenatural. Hemos de responder a las preguntas: 1 a,si Dios ha hablado a los hombres,cmo podemos conocer que existe una Revelacin sobrenatural? 2a, qu criterios utilizaremos para distinguirla de otras pretendidas revelaciones? 3,la Revelacin,dnde se encuentra?La demostracin de la existencia real de la Revelacin sobrenatural, como es patente, presenta sus dificultades. Si todos los hombres creyeran en Dios no existira ninguna dificultad en admitir y convencerse de que Dios puede manifestarse a los hombres y, de ah, sera relativamente fcil concluir y aceptar que se ha manifestado de hecho, pues hay religiones que se proclaman reveladas.Desde el punto de vista de la fe, la cuestin, por tanto, no presenta ninguna dificultad. La Iglesia ensea la verdad de la Revelacin sobrenatural como una verdad de fe, y afirma que est contenida en la Sagrada Escritura y en la Tradicin.La cuestin se presenta con toda su seriedad y dificultad para aquellos que no admiten la autoridad divina de la Escritura y de la Tradicin ni el Magisterio de la Iglesia y desean conocer si se puede probar histricamente o cientficamente la existencia de una religin revelada y obligatoria para todos los hombres.Para la solucin del problema es indispensable plantearlo en su verdadera dimensin. Se trata de que la Revelacin sobrenatural es un hecho sobrenatural y, al mismo tiempo histrico. Y, as, en su doble vertiente debe de ser estudiado. Sera ilgico querer someterlo slo a las leyes histricas o slo a las premisas de la fe.Cada objeto pide el mtodo adecuado para ser estudiado y captado por el entendimiento humano. Sera intil querer demostrar de modo directo, por mtodos histricos, la accin de Dios en su aspecto transcendente; esto es el objeto de la fe. Por consiguiente slo podemos probar la posibilidad de la Revelacin sobrenatural, porque no contradice ninguno de los presupuestos que la constituyen, como ya hemos hecho.Pero, adems, la Revelacin sobrenatural, si se da, es un hecho histrico y entonces s ser posible probar su existencia por argumentos histricos. Se podr demostrar que histricamente hay una Revelacin, que tiene todas las garantas, dadas por el mtodo histrico, de que es sobrenatural. Pero partiendo de esta demostracin, no podr darse el salto de que adems se haganecesariamente el acto de fe.A lo sumo, despus de haber demostrado la posibilidad histrica de la Revelacin sobrenatural, se podr probarmetafsicamentela conveniencia de esa Revelacin y su contenido.Est claro, pues, que con el mtodo histrico no se puede demostrar que la Revelacin es creble, es decir, quepuede ser creda y que lo ms razonable es aceptar esta Revelacin.Ahora bien, para pasar de esta certeza objetiva a la certeza subjetiva, o sea,para creer hace falta la ayuda sobrenatural de la fe.Es decir, para dar el paso entre lo que he visto parece que es verdad, pero yo no me lo creo al yo me lo creo, que es como percibir de un modo claro e inequvoco la voz de Dios en nosotros, es necesario el don gratuito de la fe dado por Dios.La demostracin del hecho de la Revelacin se refiere a la revelacin pblica e histrica. Para el cristianismo esta Revelacin se funda y centra en la persona y obra de Jesucristo. Por consiguiente, la demostracin del hecho de la Revelacin sobrenatural para los cristianos coincide con la del origen sobrenatural del cristianismo, que est - segn la fe cristiana- en perfecta continuidad con la Revelacin hecha a los israelitas en el Antiguo Testamento.Por tanto, la pregunta que cabe hacerse es la siguiente:la afirmacin de que Dios se ha revelado por Jesucristo y que contina manifestndose, de modo diverso, en la Iglesia,es un hecho real o es la creacin de la fe de algunos hombres ilusos?Antes de responder largamente a esta pregunta es necesario que nos detengamos para exponer algunas cuestiones previas.Ya que los cristianos afirman que la revelacin se encuentra contenida en la Sagrada Escritura o Biblia y en la Tradicin, qu son la Biblia y la Tradicin?

Semana 4

B. Sagrada Escritura o Biblia

I. Introduccin general

1.Nociones generales

Llamamos Biblia o Sagrada Escritura a la coleccin de libros que escritos bajo la inspiracin del Espritu Santo, tienen a Dios como autor, y como tales libros inspirados han sido entregados a la Iglesia.La existencia de unos libros inspirados es de fe para la Iglesia. De un modo paralelo, tambin el pueblo hebreo, ya desde varios siglos antes de Jesucristo, tena la misma conviccin de poseer esas Sagradas Escrituras.

2.Nombres de la Biblia

El nombre castellano de Biblia es singular y traduce el trmino griego Biblia, los libros, en plural, que derivaba deBiblos,papiro, hoja escrita, libro.En hebreo essfer,documento escrito, libro.Tambin se le llama Sagrada Escritura, Antiguo y Nuevo Testamento.

3.Divisiones y partes de la Biblia

La Biblia consta de 74 libros: 47 del Antiguo Testamento y 27 del Nuevo Testamento.Los hebreos dividieron el Antiguo Testamento en tres partes: 1) Thorah o Ley, o Pentateuco; 2) Nehim o Profetas; 3) Kethubin o Hagigrafos.

-Pentateuco.(Pentasignifica cinco) Se llama Pentateuco a los cinco primeros libros de la Biblia. En estos libros se narra la historia de la creacin del universo, del hombre, el diluvio universal. Tambin se explica la historia del origen del pueblo, de su cautividad en Egipto y su salida o xodo hacia la tierra prometida, Palestina. El Pentateuco recoge tambin las instrucciones del culto a Dios que dan los judos: como deben construir el Arca de la Alianza, las vestiduras de los sacerdotes, fiestas, ceremonias y el modo de realizarlas, etc. Adems, se reglamentan aspectos de la vida civil: impuestos, jueces, autoridades, comidas, compra y venta de propiedades, recoleccin de los campos. y otras muchas leyes.Por exponer normas de conducta son los libros de la Ley y por narrar hechos histricos se llaman libros histricos.- Profetas(Nehim).Los libros de los profetas contienen principalmente enseanzas doctrinales, morales, de costumbres sociales. Los profetas aparecen de vez en cuando en la historia de Israel. Su misin esrecordaral pueblo judo las cosas que Dios ha mandado a travs de Moiss y otros gobernantes y que ellos han olvidado. Las han olvidado con el paso del tiempo porque se han introducido costumbres, modos de hacer, contrarias a las que deben vivir. Por ejemplo: prestar dinero a otro judo con usura, con altos intereses. Los judos, lgicamente, influenciados por las culturas de los pueblos vecinos de su tiempo, van adquiriendo modos de vivir que no estn de acuerdo con lo que les ensea su religin. En ciertas pocas de su historia adoran a Dios en las montaas (los lugares altos) en vez de hacerlo a Dios en su Templo de Jerusaln, etc.Los profetas vuelven a ensear a los judos como deben portarse para ser buenos ciudadanos y, al mismo tiempo, piadosos y fieles a Yahv.

Aunque pueda parecer extrao por el nombre de profetas que tienen, slo en ocasiones hablande hechos futuros.Adems, al hablar de esos hechos, lo hacen habitualmente refirindose a sucesos que han acontecido o estn sucediendo. Son los maestros de la ley, los mismos profetas y otros escritores de la Biblia, los que interpretan estas expresiones, y ven en ellas sucesos de futuro que se refieren al Mesas, que deber nacer, o a hechos que sucedern. No olvidemos que los judos, profundamente religiosos y, por qu no decirlo, ayudados por Dios, comprendan ms all de las simples palabras escritas. Para las personas que tienen fe no es nada difcil aceptar que Dios ayuda a los hombres.

Por otro lado, muchas veces son los mismos profetas los que dicen claramente que lo que escriben suceder se ver... Es decir utilizan el futuro; hablan de algo que pasar despus, ms all del momento presente histrico en que ellos viven, y, entonces, las profecas son totalmente evidentes y las entienden todos los judos.

Hagigrafos (Kethubin).Los hagigrafos son libros que contienen fundamentalmente enseanzas espirituales. Hagigrafo en griego significa santo.En ellos se expone como hacer el bien, el amor, la amistad, el significado de la vida, la muerte, como evitar hacer el mal, la felicidad de los hombres, de las familias, de los ciudadanos. Tambin, el mejor modo de tratar a Dios, hacer lo que a El le gusta, etc. Son enseanzas sobre todas las realidades de la vida humana.

Como las enseanzas de estos libros son propias de hombres sabios, se les llaman libros sapienciales o propios de la sabidura(sapientia,en latn significa sabiduria). Porque la verdadera sabidura, as lo afirman los hagigrafos y todos los hombres verdaderamente sabios, filsofos, pensadores, personas de fe, es vivir en este mundo con paz, serenidad, alegra, cultivando cordialmente la amistad, con una vida familiar estable, con un trabajo que sirva a los hombres, socialmente justos, fraternales, etc. Y, para los que tienen fe, los libros sapienciales ensean como ser amigos de Dios en esta vida y luego gozar de El en la otra vida.En los libros sapienciales queda claro que la felicidad bien entendida es el fin del hombre: ahora en la tierra y luego en el cielo. Por el contrario, ensean que la felicidad mal entendida es material e incluso grosera, ya que se basa solamente en cosas terrenales que se dejan al morir: tener mas bienes, sexo y otras por el estilo que no van ms all de su posesin inmediata y que no llevan al cultivo del espritu. Estas cosas son buenas y aun necesarias si sirven comomediospara cultivarse como hombres, en lo que es propiamente humano: la inteligencia, la voluntad, los buenos sentimientos, etc.

La Iglesia, con algunas matizaciones, utiliza la misma clasificacin: libros histricos, profticos y sapienciales.

En el Nuevo Testamento sonlibros histricoslos 4 Evangelios compuestos por San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan, y los Hechos de los Apstoles, de San Lucas.Libros profticos,el Apocalipsis de San Juan. Sonlibros didcticoso sapienciales las epstolas de San Pablo y las epstolas catlicas de los dems Apstoles.

La divisin de la Biblia en captulos y versculos la iniciaron los israelitas, en el Antiguo Testamento, en la versin de los masoretas del sigloVI-VIII,d. de J.C. Para el Nuevo Testamento fue Estephan Laugton en Pars, el ao 1214, y la concluy Pagnini en Lyon, el ao 1528.

Los libros de la Biblia se citan utilizando las primeras letras del nombre de cada libro. Cada idioma utiliza las letras del correspondiente nombre, que en los idiomas occidentales - latn, castellano, cataln, ingls, francs, italiano, alemn, etc.- son prcticamente iguales. A modo de ejemplo, el libro del Gnesis, el primero de la Biblia, se cita en latn Gen, y de la misma forma en los otros idiomas.

Los cuatro evangelistas del Nuevo Testamento, Mateo, Marcos, Lucas y Juan, se citan en la mayora de los diferentes idiomas con muy pocas variaciones Mat o Mt; Mac o Mc; Luc o Lc; Ju o Jn. Los Hechos o Actos de los Apstoles: Hech o Act. Yas todos los otros libros de la Biblia. Las variaciones son mnimas y las comprende todo el mundo que conozca los nombres de los autores sagrados de la Escritura.

Adems al citar un libro de la Biblia se ponen los nmeros del captulo y del versculo, que es una frase o un par de frases de la Escritura. Por ejemplo, Dan 5,11 significa el profeta Daniel captulo 5 y versculo II. Con este sistema de citar se encuentra enseguida y muy fcilmente cualquier frase de la Sagrada Escritura.

4.Inspiracin y verdad de la Sagrada Escritura

La inspiracin bblica es una ayuda sobrenatural dada por Dios a ciertos hombres en el seno del pueblo de Dios del Antiguo y Nuevo Testamento, para consignar por escrito, con validez general y pblica, aquellos misterios de Dios y de su intervencin en la historia, que Dios ha querido que los hombres conocieran para su salvacin. Resultando, as, que Dios es elautor principaldel libro y el hombre es elautor secundario e instrumental.(Cfr. Concilio Vaticano II, ConstitucinDei Verbum,11).

5.Canon bblico

a) Nocin.Etimolgicamente, la palabra canon significa caa o vara. De ah deriv la idea de instrumento para medir, regla o medida.Metafricamente es todo aquello que sirve como norma o regla para hacer algo.En sentido propio, canon es el catlogo o la lista oficial de libros inspirados.

b) Divisin de los libros cannicos.Libro cannico es aquel que la Iglesia tiene como regla de fe y costumbre, porque est inspirado por Dios.

- Libros protocannicos.Son aquellos de cuya canonicidad no se ha dudado nunca y enninguna Iglesia.- Libros deuterocannicos.Son aquellos sobre cuya inspiracin se tuvieron ciertas dudas hasta el siglo V, pero conviene advertir que estos libros discutidos fueron recibidos desde el principio en el canon de la Iglesia Catlica.c) Cules son los libros deuterocannicos?Son 7 para el Antiguo Testamento: Tobas, Judit, Sabidura, Eclesistico, Baruch, los dos Macabeos y algunas partes de Ester y Daniel. Estos libros son los que no aceptan los protestantes y los judos.

En el Nuevo Testamento hay otros 7 libros deuterocannicos: Epstola a los Hebreos, Santiago, 2a carta de San Pedro, 2a y 3a de San Juan, San Judas y el Apocalipsis. A veces, los protestantes rechazan esos libros deuterocannicos del Nuevo Testamento.

Conviene saber que existen unos libros llamadosapcrifos(falsos, fabulosos) que son aquellos cuyo contenido y ttulo son parecidos a los del Antiguo y Nuevo Testamento, pero que no han sido reconocidos por la Iglesia como inspirados y estn excluidos del canon.

Adems, es necesario distinguir la distinta terminologa utilizada por los protestantes, porque a los libros deuterocannicos los llaman apcrifos, y, a los que conocemos como apcrifos los titulan Seudoepgrafos (con falso ttulo).

Los libros apcrifos, propiamente dichos, se escribieron en los primeros siglos del cristianismo. Fueron escritos por autores piadosos que queran animar a los cristianos a ser mejores. El contenido de estos libros apcrifos son historias inventadas de la vida de Jess. Generalmente tratan de completar la biografa del Seor. Narran falsas escenas de su vida de nio, de joven, aaden detalles a la verdadera historia, etc. A modo de ejemplo, explican que las palmeras se inclinaban para dar sombra a Jess, Mara y Jos cuando huyeron a Egipto perseguidos por el rey Herodes, que hizo matar a todos los nios de menos de dos aos de Beln - donde naci Jess- y sus alrededores. De esta narracin es falso lo de las palmeras y es histrico todo lo dems. Otros ejemplos son que el nio Jess haca pajaritos de barro y les daba la vida para que volaran; que alargaba milagrosamente, los tablones de madera de su padre San J os cuando estos se quedaban cortos, etc. Claramente estas narraciones son falsas, producto de la fantasa de los autores de los libros apcrifos.

Adems estos autores, llevados por su deseo de ayudar a ser ms piadosos a los cristianos, decan que sus libros estaban escritos por los Apstoles o los primeros cristianos. Y as, se dice que estn escritos por Santo Toms, San Bartolom u otro cristiano de los primeros tiempos.

La Iglesia nunca crey en ellos y tampoco los cristianos. Tanto es as que, desde siempre, se les llama el Pseudo-Toms, Pseudo-Bemab, etc. La palabrapseudosignifica falso. Y as es como se les conoce como libros falsos o apcrifos.

Estos libros apcrifos slo tienen un cierto valor histrico o sociolgico porque, como estn escritos en los primeros siglos del cristianismo en tiempo del Imperio Romano y son lo que hoy da llamaramosnovelas,reflejan las costumbres, el ambiente, la forma de vivir y trabajar de su poca. Por ello, a travs de estas novelas es posible hacerse una idea de como era la sociedad en aquella poca, prcticamente la misma de Jesucristo.

d)El canon catlico ha quedado definitivamente fijado en el Concilio de Trento.

Los 73 libros de la Biblia inspirados por Dios son:ANTIGUO TESTAMENTO(46libros)21 LIBROS HISTRICOS1. GnesisGen2. xodoEx3. LevticoLev4. NmerosNum5. DeuteronomioDt[El conjunto de los cinco:Pentateuco]6. JosuJos7. JuecesJue8. RuthRut9. I Samuel1 Sam10. II Samuel2 Sam11. I Reyes1 Re12. II Reyes2 Re13. I Crnicas (Paralipmenos)1 Cro 1 Par14. II Crnicas (Paralipmenos) 2 Cro 2 Par15. EsdrsEsd16. NehemasNeh17. TobasTob18. JuditJdt19. EsterEst20. 1 Macabeos1 Mac21. 2 Macabeos2 Mac7LIBROS DIDCTICOSOSAPIENCIALES(algunos son llamados tambinPOETICOS)22. JobJob23. SalmosSal24. ProverbiosProv25. Eclesiasts (Qohelet)Ecl26. Cantar de los CantaresCant27. SabiduraSab28. Eclesistico (Sircida)Eclo18LIBROS PROFETICOS29. IsaasIs30. JeremasJer31. LamentacionesLam32. BarucBar33. EzequielEz34.DanielDan35. OseasOs36. JoelJl37. AmsAm38.AbdasAbd39. JonsJon40. MiqueasMiq41. NahumNah42. HabacucHab43. SofonasSof44. AgeoAg45. ZacarasZac46. MalaquasMal

Explicacin de algunos nombres:1. El nombre dePentateucoes del siglo n d. JC., y significa 5 libros. Este ttulo procededel griego:pente= cinco yteuqos= estuche donde se guardaban los rollos o libros sagrados. Ya hemos dicho, que los judos llaman a estos cinco primeros libros de la Biblia laToro Ley, para distinguirlos de losNebmo Profetas y de losKetubimo Escritos.2. Los libros Crnicas, en los manuscritos griegos de las versiones de los LXX llevan el ttulo deParaleipmena(Paralipmenos),que significa cosas omitidas, en el sentido de que el autor de Crnicas quiso completar los libros de Samuel y Reyes.3. Al Eclesiasts tambin se le conoce con el ttulo de Qohelet, es el mismo autor del libro el que se llama a s mismo. Fue la versin de los LXX la que introdujo el nombre deEKKlesiasts(Eclesiasts).Qoheletsignifica en hebreo el que convoca y habla en una asamble, el orador.4. El ttulo ms antiguo con el que se design el Eclesistico se tom del mismo autor:El libro de la Sabidura de Ben Sirac.Hoy da, se vuelve a titular de modo semejante. Se le llamaSir ciday, tambin,Libro de Jess, Ben Sirac o hijo de Sirac,ya queBensignifica en hebreo hijo.

NUEVO TESTAMENTO(27libros) 4 EVANGELIOS1. Evangelio segn MateoMt2. ""MarcosMc3. ""LucasLc4. ""JuanJu5. HECHOS DE LOS APOSTOLESActHech14CARTAS DE SAN PABLO (o Epstolas)6. Carta a los RomanosRom7. Carta 1 a los Corintios1 Cor8. Carta 2 a los Corintios2 Cor9. Carta a los GlatasGal10. Carta a los EfesiosEf11. Carta a los FilipensesFlp12. Carta a los ColosensesCIs13. Carta 1 a los Tesalonicenses1 Tes14. Carta 2 a losTesalonecenses2 Tes15. Carta 1 a Timoteo1 Tim16. Carta 2 a Timoteo2 Tim17. Carta a TitoTit18. Carta a FilemnFlm19. Carta a los HebreosHeb7CARTAS CATLICAS (o Epstolas)20. Carta de SantiagoSant21. Carta 1 de Pedro1 Pe22. Carta 2 de Pedro2 Pe23. Carta 1 de Juan1 Jn24. Carta 2 de Juan2 Jn25. Carta 3 de Juan3 Jn26. Carta de JudasJds27. APOCALIPSISApII. Cmo hay que interpretar la Sagrada EscrituraLa interpretacin y exgesis bblica tienen como misin hallar y exponer el verdadero sentido de los libros sagrados.

La interpretacin y la exgesis son dos cosas diferentes. La interpretacin ohermenuticaes el arte de interpretar los textos sagrados de la Biblia. A la hermenutica corresponde establecer las leyes que la ciencia exegtica aplica para hallar el verdadero sentido del texto y laexgesises la explicacin o interpretacin espiritual de la Sagrada Escritura.No olvidemos que:Dios habla en la Escritura por medio de hombres y en lenguaje humano; por lo tanto, el intrprete de la Escritura, para conocer lo que Dios quiso comunicamos, debe estudiar con atencin lo que los autores queran decir y lo que Dios quera dar a conocer con dichas palabras (Concilio Vaticano II, Constitucin,Dei Verbum,12).Los principales criterios o reglas que deben seguirse en la interpretacin y exgesis bblica se deducen de la naturaleza de los libros de la Biblia y de que han sido inspirados por Dios. Por tanto, hay dos criterios de interpretacin.

Primero.Los criterios comunes a toda obra escrita. La Biblia, vista como un libro escrito por hombres, est sometida a las reglas y mtodos de interpretacin racional, literaria e histrica.Segundo.La Biblia, como libro inspirado por Dios a personas singulares, que forman parte de un pueblo elegido por EI-Israel y la Iglesia-, tiene unos criterios propios de una obra tan singular.

1.Criterios literarios comunesEs legtimo aplicar al estudio de la Biblia todos los recursos de los que se vale la ciencia humana para intentar conocer con hondura el pensamiento expresado por el autor: estudio de las caractersticas propias del lenguaje, consideracin del contexto histrico, situacin vital en la que est escrita, anlisis gramatical, comparaciones con el contexto, etc. De ah, se deduce que para el estudio de la Biblia es necesario aplicar:a) Crtica textual,para conseguir el texto original ms correcto posible.b) Crtica literaria,que permite comparar los textos de la Biblia entre s y con las literaturas profanas del Medio Oriente (mesopotmicas, babilnicas, egipcias, etc.).

Hay que destacar quePara descubrir la intencin del autor, hay que tener en cuenta, entre otras cosas,los gneros literarios. Pues la verdad se presenta y se enuncia de modo diverso en obras de diversa ndole histrica, en libros profticos o poticos, o en otros gneros literarios.El intrprete indagar lo que el autor sagrado dice e intenta decir, segn su tiempo y cultura, por medio de los gneros literarios propios de su poca. Para comprender exactamente lo que el autor propone en sus escritos, hay que tener muy en cuenta el modo de pensar, de expresarse, de narrar que se usaba en tiempo del escritor, y tambin las expresiones que entonces ms se usaban en la conversacin ordinaria (Concilio Vaticano 11, ConstitucinDei Verbum,12).

Por ejemplo, encontramos que los autores de la Biblia han utilizado diversosprocedimientosal escribir: recursos de la oratoria, juegos de palabras, nmeros simblicos, dilogos, discursos, poesa, cnticos, etc.

Es evidente que el valor histrico depende del gnero literario que se utiliza. As, un libro histrico de la Biblia tiene la misma categora que cualquier otro libro histrico de la misma poca. Pero, un cntico - como el de Mara hermana de Moiss despus de atravesar el Mar Rojo- tiene una consideracin diferente: a travs del canto, Mara expone directamente sus sentimientos de alegra y agradecimiento por haberse librado de la esclavitud de Egipto e indirectamente se refiere al hecho histrico del paso del Mar Rojo ya la liberacin del pecado.

Los cantos, himnos, poesas, etc. reflejan las emociones interiores de sus autores, que se pueden fundar en hechos que han vivido. Igual pasa hoy da con los mismos gneros literarios: un poeta expresa lo que siente. Y lo que le lleva a hacer poesa es algo que le ha conmovido, que ha vivido especialmente.

Por eso, al interpretar la Biblia hay que tener en cuenta el gnero literario. De la misma manera que sucede actualmente con los autores modernos. Si un poeta exclama que tiene el corazn partido, se entiende que est lleno de dolor y no que realmente se le haya roto el corazn.c)Crtica histrica,que examina en el contexto de la historia profana los libros histricos de la Escritura.

En la Biblia hay muchos datos histricos sobre personas, imperios, batallas, costumbres, etc. que se encuentran en otros libros histricos de la poca. Este es uno de los motivos que da seguridad sobre la verdad de la Biblia, pues lo que narra se comprueba por otros documentos profanos del mismo tiempo. En la Biblia aparecen el Imperio Asirio, Persia, Egipto, Roma; personas como Alejandro Magno, los Antocos; lugares como Tarsis (Andaluca), las Islas (Inglaterra e Irlanda), etc.

2.Criterios propios de la BibliaYa hemos sealado que al ser la Biblia un libro revelado, debern utilizarse para su correcta interpretacin no slo los criterios propios de toda obra escrita humana, sino los criterios que se derivan del hecho capital de su inspiracin divina. Como recuerda el Concilio Vaticano n:La Escritura se ha de leer con el mismo espritu con que fue escrita: por tanto, para descubrir el verdadero sentido del texto sagrado hay que tener muy en cuenta el contenido y la unidad de toda la Escritura, la Tradicin viva de toda la Iglesia, la analoga de la fe.A los exgetas toca aplicar estas normas en su trabajo para ir penetrando y exponiendo el sentido de la Sagrada Escritura, de modo que con dicho estudio pueda madurar el juicio de la Iglesia. Todo lo dicho sobre la interpretacin de la Escritura queda sometido a juicio definitivo de la Iglesia, que recibi de Dios el encargo y el oficio de conservar e interpretar la palabra de Dios. (Concilio Vaticano n, ConstitucinDei Verbum,12).

Resumiendo, estos criterios son:a) La unidad de la Sagrada Escritura.Los libros de la Biblia, aunque hayan sido escritos a lo largo de muchos siglos, constituyen un todo nico, cuyo hilo conductor es la Revelacin de Dios. Por tanto, para captar los textos ms antiguos es necesario acudir a los textos posteriores, que iluminan y explican los ms primitivos.b) La Tradicin y el Magisterio eclesistico.Los libros de la Biblia nacen en el interior de un pueblo elegido por Dios, Israel en el Antiguo Testamento y la Iglesia en el Nuevo Testamento.Y en este sentido, es posible afirmar que existe una Tradicin oral anterior a los libros escritos, y tambin que la misma tradicin oral acompaa y sigue a los libros escritos. Por tanto, y con criterios histricos, no es posible afirmar que cuando los libros fueron escritos anularon la tradicin oral o no fueron consecuentes con ella; por tanto, se deber tener en cuenta la Tradicin.As, pues, afirmamos que existe una Tradicin oral, junto con los libros escritos. Por ejemplo, los judos, despus de la destruccin de Jerusaln, tienen recogidas en el Talmud las ms primitivas costumbres, gyhk{+}}}}}}}}}}doctrinas, enseanzas, etc., de su pueblo, y este libro les gua con sus enseanzas -magisterio- a una mejor interpretacin de su fe religiosa.La Iglesia, por la Tradicin y el Magisterio, decidir en ocasiones la interpretacin de un texto escriturstico o excluir, como falsas, algunas interpretaciones que pueden darse.c)La analoga de la feimplica la armona o acuerdo que existe entre todas las verdades reveladas, que no pueden estar en contradiccin unas con otras y que forman un todo nico.La analoga de la fe influyenegativamenteen la exgesis bblica, porque lleva arechazartoda interpretacin que est en contra de las dems verdades reveladas, ypositivamenteporqueayudaa interpretar correctamente el sentido de los textos, orienta la investigacin en la direccin adecuada y pone de relieve matices que de otra forma se percibiran ms difcilmente, etc.