REPORTAJE FINAL. SANTORINI, LA ISLA DE BACO. TEXTO ... · mento natural de interés cultural y...

of 8/8
REPORTAJE FINAL. SANTORINI, LA ISLA DE BACO. TEXTO, FOTOGRAFÍA Y MAQUETACIÓN: Antonella Cicutto Zavaroni. NOVIEMBRE 2016 - MÁSTER EN PERIODISMO DE VIAJES. El estudiante que presenta este trabajo declara que: -Este trabajo es original y no está plagiado en parte o totalemente -Las fuentes han sido citadas y referenciadas -Este trabajo no se ha presentado antes en esta Universidad o en otras
  • date post

    14-Jun-2020
  • Category

    Documents

  • view

    3
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of REPORTAJE FINAL. SANTORINI, LA ISLA DE BACO. TEXTO ... · mento natural de interés cultural y...

  • REPORTAJE FINAL. SANTORINI, LA ISLA DE BACO.TEXTO, FOTOGRAFÍA Y MAQUETACIÓN: Antonella Cicutto Zavaroni.

    NOVIEMBRE 2016 - MÁSTER EN PERIODISMO DE VIAJES.

    El estudiante que presenta este trabajo declara que: -Este trabajo es original y no está plagiado en parte o totalemente -Las fuentes han sido citadas y referenciadas -Este trabajo no se ha presentado antes en esta Universidad o en otras

  • El mito de la Atlántida atrae a cientos de turistas curiosos por conocer la presencia volcánica de la isla de Santorini. Así, el islote de Nea Kameni se ha convertido en un monu-mento natural de interés cultural y científico

  • SANTORINI La Isla de Baco

    La isla de fuego se ha convertido en un enclave turístico cada vez más relevante debido a su belleza natural y al aumento de cru-

    ceros que costean las Islas Griegas en búsqueda de una estancia corta pero paradisíaca. Sin embargo, Santorini destaca particular-

    mente por su producción de vino.TEXTO Y FOTOGRAFÍA: Antonella Cicutto Zavaroni

  • Cerca del año 1600 aC, en una pequeña isla del Egeo, comenzó a detectarse una actividad sísmica atroz que destrozó decenas de viviendas. Éste sería el preludio de lo que vendría a continuación: la erupción volcánica más grande detectada en Europa.

    El complejo de islas de Santorini: Thera, Therasia y Aspronisi, es lo que quedó después de la erupción del año 1630 aC. En aquel momento, Akrotiri, quedó enterrada en un mar de lava, ceniza y piedra pómez. La erupción arrasó con una civilización floreciente y rica, bastante similar a la de la Creta Minoica. Se supone que la isla estaba absoluta-mente conectada a nivel terrenal desde Faros hasta Aspronisi y que, únicamente se abría un pasaje pequeño que permitía la entrada del mar, creando una especie de caldera central. En el centro de ésta, salía la cima de un volcán sub-marino parecido a lo que actualmente encon-tramos en Nea Kameni (a unos 40 minutos en barco de Fira). Aproximadamente a unos 150 ó 170 kilómetros de profundidad, la placa africana se hunde por debajo de la euroasiática y, como consecuencia de esta fricción, se genera magma. El devastador paso del magma por toda la isla, quebró a Thera en los islotes anteriormente mencionados. Durante meses, los restos volcáni-cos flotaron en el mar, empujados por la corriente. Y más de 1200 años despuésdel cataclismo, Platón daría comienzo al mito de la Atlántida, recogien-do en sus escritos, Timeo y Critias, sus efectos. En ese momento, Santorini pasa a ser el escenario de miles de fábulas en relación con la búsqueda de la civilización perdida.

    Según Platón, Poseidón creó una isla redon-da para Clito, su amante y madre de sus hi-jos. El primogénito de la pareja, Atlas, se convirtió en el primer monarca de la isla Atlán-tida: una isla fértil y de gran potencia naval. Sin embargo, a causa de la decadencia, la naturaleza divina de esta gran civilización cambió, generando un ambiente de disputas y ansias de po-der. Esto provocó que Zeus interviniera, castigan-do a la isla con grandes temblores e inundaciones. A pesar de que se sopesan otros enclaves geográfi-cos, lo cierto es que la forma de Santorini y su histo-ria, la ha convertido en el punto más enigmático del Egeo, avivando el fuego de las creencias clásicas.

    Perteneciendo actualmente a una Gre-cia rica en cultura y patrimonio pero abatida por las problemáticas políticas, Santorini ofrece un panorama dicotómico. Por un lado, se exalta la cara más emblemática: de una belleza natural in-superable y un destino turístico para gente rica

    Desde el 360 aC, momento en el que Platón escribe el diá-logo de Timeo, se ha creído que Santorini es la mítica

    Atlántida.

  • alojada en preciosos hoteles con vistas al mar. Sin embargo, la otra cara de la isla, cuando el visitante se aleja un poco de los puntos de pla-ya masificados y de las ciudades más visitadas, es la de una población dedicada a la agricul-tura, de pieles marcadas por el sol y manos re-pletas de callos. La pobreza de un país que se sitúa, lamentablemente, a la cola de la Unión Europea entra en contraste con la exhibición de opulencia de su público más exclusivo.

    SANTORINI. LAS UVAS DE LA IRAEl vino es un producto alcohólico natural, cuya influencia sobre el ánimo de los seres humanos fue percibida desde los tiempos más remotos. Esto ha provocado que se le atribuyeran cua-lidades divinas, puesto que ha sido una bebida que arrebataba o enajenaba. Y es justamente desde esa época antigua cuando se puede co-menzar a hablar de la popularidad de los vinos de Santorini, teniendo en cuenta la posterior erupción volcánica del 1600 aC, que fue un punto de inflexión en la tipología geológica del islote. La riqueza de los suelos de Santorini y su cli-ma particular proveen uvas de una altísima calidad, pero también favorecen el cultivo de sus famosos

    Nea Kameni hoyDespués de la catastrófica erupción de 1630 aC, la piedra derretida que quedó en el interior de la tierra y por debajo del volcán, siguió in-crementando su caudal dentro de la enorme caldera que se había forma-do. Como brotaba de forma lenta y regular, se comenzaron a crear es-pacios cada vez más grandes, lo que hoy se conoce como Paliá y Nea Kameni: las formaciones volcánicas más jóvenes del Mediterráneo Oriental.A partir de la última erupción de Nea Kameni, registrada en 1950, el volcán de Santorini permanece en tranquilidad. Sin embargo, hoy en día se pueden disfrutar de diversas rutas por las tierras volcá-nicas, que permiten observar las fumarolas de los cráteres centrales.Para aquellos viajeros que pasen varios días en la isla, sin duda, la excursión a Nea Kameni será toda una aventura de descubrimiento natural. Cerca del volcán, los barcos cargados de curiosos, permiten bañarse en las aguas cálidas y disfru-tar de las maravillosas vistas mientras se escuchan canciones populares griegas.

    tomates cherries, berenjenas blancas, al-caparras y guisantes blancos. Las condicio-nes de la isla presentan varias dificultades a la hora de practicar la agricultura. Y es que la combinación de la humedad y el vien-to y, en relación a esto, la escasez de lluvia, provocan que el terreno sea árido y carga-do de salitre, aunque elevadamente fértil. La uva más famosa del repertorio vitivi-nícola de la isla es la denominada “Assyrtiko”, que crece entre las formaciones rocosas de todo el territorio. Este tipo de vides, da lugar a un vino blanco seco, con una intensa mine-ralidad y acidez permitiendo su maridaje con productos de diversas cocinas. La producción de esta clase de vinos nace de un trabajo tra-dicional de la tierra: las parcelas se dividen en porciones de una hectárea de amplitud. Ésta es cultivada y cosechada por una familia. Las per-sonas que se dedican a la agricultura en Santo-rini son el ejemplo más evidente de los proble-mas de manutención de una población limitada en el desarrollo de su economía, sobre todo teniendo en cuenta que el suelo -de por sí difí-cil de labrar- se está convirtiendo en una región turística demandante de nuevas necesidades.

  • Haciendo hincapié en las condiciones na-turales, se puede observar que los grandes tem-porales de tormenta se producen en invierno, con lo que el agua se filtra a través del suelo y la roca porosa. Allí se mantiene hasta que, con el ca-lor del verano, el agua llega cerca de la superficie para nutrir los viñedos. No obstante, cuando las condiciones meteorológicas no funcionan de di-cha manera, los griegos cuentan con la reacción volcánica. Y es que, durante la noche, surge una especie de neblina que envuelve la isla y la hu-medad provocada es absorbida por la piedra de los terruños. Durante el día, esta agua se evapo-ra como un spray salado sobre las uvas, dotando al vino de un sabor verdaderamente particular.

    Por lo tanto, el volcán ha determinado el pasado de la isla y ha pasado a ser una he-rramienta de trabajo para los nativos.

    Los agrónomos serifios recurren a una técnica milenaria para cultivar sus vides. Se tra-ta del método “koulara”, mediante el cual se tejen unos círculos continuos en forma de cesta alrededor de los racimos de uva. Esto permite la protección de los viñedos en los temporales de

    Las uvas de Santorini consi-guen su peculiar sabor gra-cias a la técnica de cultivo

    del Koulara.

  • Viñedos de la isla bajo el aún abrasante Sol de septiembre.

    viento y, en el verano, sirven de parasol. Las cosechas se producen con un espacio tem-poral de entre unos 2 y 3 años, pero la ces-ta natural que protege las uvas puede llegar a tener un tiempo de vida de unos 75 años.

    TURISMO SLOW: "think global - act local". Paco Nadal define en El Blog de Viajes el turismo slow como: . San-torini se ha convertido en el paraíso de las pare-jas y familias que desean disfrutar de un tipo de turismo más pausado, sin el estrés de tener que

    Filosofía Slow en Santo-rini

  • confeccionar la típica to-do-list. Es una isla per-fecta para tumbarse en la playa y descansar el espíritu con las impresionantes vistas naturales. En este marco, Santorini ha comenza-do a explotar su faceta turística de una manera más responsable y comprometida con su en-torno que, a su vez, como ya se ha menciona-do, es el principal motor económico. Así, tan-to lugareños como visitantes pueden disfrutar de la cocina local en los preciosos restaurantes de slow food de la región de Oia, encarados al mar, combinando una buena cena con uno de los atardeceres más emblemáticos del mundo.

    No obstante, no sólo los restaurantes se han sumado a la iniciativa del turismo lento. Las bodegas de todo el territorio han incrementado sus rutas del vino, ofreciendo un acercamiento más auténtico a la realidad cotidiana de los se-rifios. En este sentido, los curiosos encontrarán con montones de facilidades para encontrar transporte a los lugares más inaccesibles de la isla: cerca de las playas más emblemáticas y de las concentraciones urbanas se pueden alquilar bicicletas, motos, coches y quads a precios bas-tante razonables. La idea es interactuar con los locales y conocer a fondo a la fisonomía insular. En cuanto al mundo enológico, en San-torini hay un total de 10 bodegas que pueden visitarse, repartidas entre Oia, Vothonas, Pyr-gos, Argyros y Megalchori. Se debe tener en cuenta que en regiones como Megalchori, una de las más relevantes a nivel de produc-ción vitivinícola por ser el lugar de proceden-cia de la marca Panagia Isodion, el número de habitantes supera por poco las 300 personas.

    El vinsanto -"vino de Santo-rini"- es el vino más popu-lar de la producción serifia, de un sabor a la vez dulce y

    aromático.

    Esto deja en evidencia la importancia de co-nectar con su realidad, dejando de lado las ac-titudes distantes más típicas del turismo ur-bano o masificado. Si se entra en su mundo, hay que hacerlo con cuidado, respeto y con la mente abierta a todos los nuevos aprendizajes. Se recomienda, entonces, que se pruebe en estas regiones el Vinsanto o vino de Santorini. Se trata de un caldo cuyo sabor es dulce, ácido y aromático a la vez. Su origen se sitúa en esta isla del Egeo y no Italia, como comúnmente se cree por un error en la interpretación de su denomina-ción: vino santo. Para poder elaborar tan sólo un litro de vinsanto se necesitan 10 Kg de uvas (he-chas pasa) y 2 años de envejecimiento en roble. Se entiende, entonces que, más allá del efecto del turismo, el precio de una botella sea a partir de los 12 euros. Sin embargo, si se pasea por las calles de Fira o de Oia, es muy común que los emprendedo-res ofrezcan a los visitantes un poco para catar.

    Para saber más: *Islas del vino (V): Santorini. Bailar sobre el volcán – Th. Vaterlaus -. *Santorini. La isla de fuego. National Geographic. Diciembre 2014. Edición Espa-ña. *www.lonelyplanet.com/greece/cy-clades/santorini-thira *www.wineroads.gr/eng/index.php