RECONOCIMIENTO DEL EMPERADOR EN LA AYUDA NAVAL .nesdela armadaturca, degloriosas victorias ytristes

download RECONOCIMIENTO DEL EMPERADOR EN LA AYUDA NAVAL .nesdela armadaturca, degloriosas victorias ytristes

of 15

  • date post

    26-Feb-2019
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of RECONOCIMIENTO DEL EMPERADOR EN LA AYUDA NAVAL .nesdela armadaturca, degloriosas victorias ytristes

RECONOCIMIENTO DEL EMPERADOR

EN LA AYUDA NAVAL PRESTADA

POR LA ORDEN DE MALTA

ACCIONES NAVALES DEL SIGLO XVII

Valentn CSPEDES Y DE ARCHAGA

Investigador de la Orden

No quisiera empezar sin agradecer, muy sinceramen

te, a los organizadores de este II Seminario sobre la Orden

de Malta, la Mary la Armada, el haber vuelto a contar con

migo en esta edicin, pues me siento muy honrado por ello.

Introduccin

La Orden de San Juan de Jerusaln, se asienta en la isla de Malta, en el ao

1530, tras perder la isla de Rodas sitiada por los turcos. Desde entonces, se erige

en el gran baluarte de la cristiandad, frente al poder turco.

En los siguientes 70 largos aos del siglo, la Orden -intitulada ahora de

Malta- acudi con rapidez a los combates a los que fue requerida su presencia.

Forjndose por ello, un gran nombre dentro de las escuadras de la cristiandad.

No podemos pasar por alto la presencia de los sanjuanistas, en la victoriosa

batalla de Lepanto, donde sacrificaron su galera capitana, luchando hasta morir

cuantos caballeros se encontraban en ella, quedando con vida nicamente el ge

neral y dos heridos que fueron finalmente rescatados del naufragio.

Ao tras ao, las galeras y navios de San Juan, cruzaron sin interrupcin las

aguas del Mediterrneo, protegiendo y defendiendo de las armadas turcas y los

corsarios berberiscos, tanto las costas cristianas del sur de Europa, como el co

mercio martimo. Llevando a cabo labores de una autntica fuerza de polica del

mar.

En el archivo de la Orden en Malta, se conservan los informes que los co

mendadores de la Orden hacan cada ao sobre la escuadra sanjuanista. Nos ha

blan de continuas operaciones navales, acciones anfibias, correras por las costas

de Berbera y de Sicilia, de navegaciones por el Levante, de los frecuentes abas

tecimientos de agua fresca y embreado de las galeras en secretas bahas del Egeo,

llevando a cabo operaciones de inteligencia para tratar de averiguar las intencio-

65

nes de la armada turca, de gloriosas victorias y tristes derrotas. En definitiva, las

increbles aventuras de los caballeros, de sus tripulaciones y sus barcos.

Por desgracia, no tenemos espacio suficiente, para describir en detalle todos

estos episodios y nos centraremos tan solo en algunos de ellos, basndonos en el

estudio de la documentacin (1), que se conserva de la secretara de la Sacra

Asamblea custodiada en el Archivo Histrico Nacional de Madrid. Haciendo una

mencin especial, a la concesin por parte del Emperador Fernando II de Alema

nia, del ttulo de Alteza Serensima al Gran Maestre Alosius Wignacourt.

Concesin de la sede de Malta

En 1522, Solimn II el Magnfico, tras seis meses de sitio toma la isla de

Rodas, sede de la Orden de San Juan desde haca ms de 200 aos. El Maestre, a

la sazn, Philipo Viller de L'Isle D'Adam, se ve obligado a ceder la fortaleza

ante los 300.000 turcos que le ponan un frreo sitio.

Ocho aos ms tarde, en 1530, y tras varias sedes itinerantes, el Emperador

Carlos V de Alemania, como Rey de Espaa y Rey de Sicilia, hace donacin (2)

a la Orden de San Juan, de las islas de Malta y del Gozo, en forma de feudo libre.

Con el deseo de que tenga segura residencia y asiento el muy Reverendo y

Venerable Gran Maestre y los muy amados nuestros -dice el Emperador- caba

lleros de la Religin de San Juan, quienes tras la prdida de Rodas, ocupada

violentamente por los turcos, hace mucho aos que van vagando sin tener una

sede permanente. Y para que puedan hacer las cosas concernientes a su Religin

en beneficio de la Cristiandad, y ejercitar sus fuerzas y armas contra los prfidos

enemigos, de la religin cristiana.

Por tanto, concedemos y damos al reverendo Gran Maestre y a la Religin,

en feudo perpetuo, noble, libre y franco, las ciudades, castillos, los lugares y

nuestras islas de Trpoli, de Malta y del Gozo, con todos sus territorios y jurisdic

ciones; con mero y mixto imperio; con poder de horca y cuchillo sobre hombres

y mujeres. Con la condicin que en el futuro nos reconozcan a Nos y a nuestros

sucesores como Reyes de Sicilia. Bajo feudo solamente de un alcotn o halcn,

que se ha de presentar cada ao, en la fiesta de Todos los Santos, en manos del

virrey, en seal de verdadero reconocimiento del feudo y quedando por ello, li

bres y exentos de cualquier otro servicio militar que se debiere por obligacin o

los vasallos dieren por costumbre.

(1) Legajos: 8.036 a 8.044. Seccin de rdenes Militares. Archivo Histrico Nacional.

Madrid. [Desde ahora AHN]

(2) Expediente 9. Legajo: 8.039. Seccin de rdenes Militares. AHN.

66

No podamos dejar pasar por alto este hecho, cumplindose este ao el 500

aniversario del nacimiento del Csar.

Intervencin en la batalla de Lepanto

En tiempos del rey Felipe II, en la junta de armadas que se dio cita contra los

turcos el ao 1571 frente a las costas de Lepanto -capitaneada por Don Juan de

Austria- se dispuso que la capitana del duque de Saboya, ocupase el lugar dere

cho de la galera real, junto a la capitana del Papa, capitaneada por el general

Marco Antonio Colonna.

El Papa Po V -despus San Po V- antes de la batalla extendi un motu

propio (3) en el que conceda el lugar principal en la escuadra que se formase a la

capitana de Malta.

A pesar de este reconocimiento, la capitana de Malta, ocup el ltimo pues

to del lado derecho de la armada, llevando bajo su mando las seis galeras que

iban junto a ella.

La de San Juan llevaba a su izquierda la galera de Don Juan de Cardona,

capitn general de las galeras de Sicilia, quien tras el combate declar (4), que en

el transcurso de la batalla quedaron en primera lnea de fuego, adelantndose la

capitana de Malta, un cuerpo de galera en el momento de embestir a los turcos, de

forma que sufri un terrible ataque en el que murieron valerosamente todos los

caballeros que en ella iban.

Consideraciones acerca de las armadas de la Orden de San Juan

El importante cargo de comandante de flota se cre en 1312, con el ttulo de

capitn de galeras.

A partir de 1553, se cambi el nombre por el de capitn general de galeras.

Desde 1656, el puesto se otorgaba a los caballeros grandes cruces, y tenan

tratamiento de excelencia, pero solamente para utilizarlo fuera de Malta, como

smbolo de igualdad entre todos los caballeros.

El capitn general de galeras, tena derecho a hablar en los Consejos, acerca

de todos aquellos asuntos relacionados con la armada. El almirante de la flota, le

daba posesin de las galeras, en un acto similar a la toma de posesin de una

tierra.

(3) Expediente 10. Legajo: 8.036. Seccin de rdenes Militares. AHN.

(4) Expediente 9. Legajo: 8.036. Seccin de rdenes Militares. AHN.

67

En la mar, el capitn general de galeras, mandaba la flota desde la nave

capitana, barco que portaba el estandarte, que sola ser una galera de mayor tama

o que las dems, y estaba pintada de negro, en contraste con el resto que iban

pintadas de rojo.

La segunda galera en rango, se denominaba Padrona, el resto de las galeras,

se denominaban galeras comunes y eran comandadas por capitanes de galeras,

elegidos por perodos de dos aos.

A partir de 1625, la dotacin de las galeras comunes era de 180 soldados.

Desde 1631, los capitanes de galeras tenan que ser mayores de 25 aos, ha

ber ingresado en la Orden al menos 10 aos antes y haber terminado cuatro caravanas.

Durante la larga existencia de la Orden de San Juan, gran parte de las cons

trucciones navales de su escuadra, estaba construida en los astilleros de la Orden,

bien en Rodas, bien en Malta.

La experiencia de siglos haciendo la guerra en la mar sin interrupcin, ins

pir la construccin en Malta de renombradas galeras por ser las ms rpidas, las

ms fuertes y mejor armadas del Mediterrneo.

Con frecuencia y como consecuencia de la falta de madera para construir

barcos en la isla, la Orden, encargaba la construccin de sus navios en puertos de

Italia y Francia, exportando a dichos puntos su tecnologa.

En contraste con las galeras de la edad media, la moderna galera del siglo

XVI era ms larga y ms afilada y su estructura era diferente. Mientras que en las

antiguas los remeros se sentaban y trabajaban sobre el casco, en las modernas

remaban a cubierto. A proa haba un pequeo castillo de combate y a popa una

especie de tienda para el general y sus ayudantes. Las velas slo se empleaban

para navegar. Durante el combate permanecan plegadas para no entorpecer la

accin de los remeros.

En el XVI, la prioridad de la capitana de Malta de ir tras la capitana del Papa

en las juntas de armada cristianas, fue discutida permanentemente. Y repetida

mente confirmado por los reyes de la cristiandad. La posicin de batalla en las

armadas aliadas, que con frecuencia situaba a la capitana de Malta a la derecha

del estandarte, responda a este antiguo privilegio.

Cuando las naves maltesas no reciban los honores que les correspondan,

abandonaban la formacin aliada, tal y como ocurri con las galeras venecianas

durante la guerra de Candia.

Situacin naval a comienzos