Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. vendr Enrique Alarc³n lvarez, ingenie- ... en

download Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. vendr Enrique Alarc³n lvarez, ingenie- ... en

of 12

  • date post

    26-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. vendr Enrique Alarc³n lvarez, ingenie- ... en

  • Actividad del Ingeniero

    P rximo a cumplirse el primer aniversa-rio del fallecimiento de Clemente Sa-nz Ridruejo, el pasado 14 de febrero se

    celebr en la sede de la Real Academia

    de Bellas Artes un emotivo homenaje a

    quien haba sido maestro de ingenieros a

    lo largo de una vida en la que la prctica

    profesional, intensamente ejercida haba

    sido complementada con singular brillan-

    tez por otras actividades que hicieron de

    Clemente un personaje excepcional.

    As, el acto, organizado por el Colegio

    y la Asociacin de Ingenieros de Cami-

    nos, Canales y Puertos, juntamente con

    la Real Academia, se titulaba Los otros

    mundos de Clemente Senz Ridruejo, y

    su convocatoria origin una gran asisten-

    cia de pblico que llen el saln principal

    de la Academia.

    Presidi el acto, en representacin del

    Director de la Academia Don Ramn

    Gonzlez de Ameza, nuestro compae-

    ro y acadmico Javier Manterola, quien

    dio la bienvenida a los asistentes mos-

    trando su admiracin por Clemente, al

    que defini como un ingeniero formida-

    ble, hombre de enorme cultura y amante

    de la naturaleza.

    Tras las palabras de bienvenida de

    Javier Manterota en representacin del

    Director de la Real Academia de Bellas

    Artes de San Fernando, toma la palabra

    Miguel Aguil, Presidente de la Asocia-

    cin de Ingenieros de Caminos, para pre-

    sentar el acto.

    PRESENTACIN DE MIGUEL AGUIL

    Muchas gracias Javier , gracias a la

    Academia por recibirnos en esta casa y

    por ayudarnos a la organizacin de este

    acto, acto que hemos organizado con-

    juntamente la Asociacin de Ingenieros

    de Caminos y el Colegio de Caminos.

    Edelmiro Ra como Presidente del Cole-

    gio y yo como Presidente de la Asocia-

    cin damos la bienvenida a todos uste-

    des a este acto en honor de Clemente.

    Clemente Senz Ridruejo ha significa-

    do mucho para todos nosotros y tiene

    tantas facetas que hemos decidido con-

    vocar este acto. De su organizacin se

    han encargado dos eminentes ingenie-

    ros: Leonardo Torres-Quevedo y Jos An-

    tonio Torroja. Ellos han diseado el acto y

    elegido los temas y ponentes, por lo que

    les agradezco vivamente su magnfico

    trabajo. Debo tambin mencionar, aun-

    que no organiza esta convocatoria, por

    ser muy querida de Clemente, la Funda-

    cin Ingeniera y Sociedad que funda-

    mos conjuntamente hace ya quince

    aos con un grupo de ingenieros, y que

    l siempre quiso de una manera muy par-

    ticular y de la cual me design como Pre-

    sidente. Tambin fue de alguna manera

    culpable de que yo fuera catedrtico

    de la Escuela de Ingenieros de Caminos y

    me especializase en temas de Paisaje y

    de Esttica.

    A este mundo tan completo y tan

    complejo de Clemente hemos decidido

    acercarnos hablando de sus otros mun-

    dos y lo vamos a hacer con tres confe-

    rencias, tres intervenciones breves, la pri-

    mera a cargo de Alfredo Prez de Armi-

    an que es Acadmico de Bellas Artes,

    Presidente de Hispania Nostra y que nos

    hablar de Clemente Senz Ridruejo y la

    defensa del paisaje cultural soriano,

    cuando Clemente enarbol la bandera

    de la defensa de la variante de Soria,

    siendo Prez de Armin entonces Direc-

    tor General de Bellas Artes. Despus to-

    mar la palabra Eduardo Martnez de Pi-

    sn, Catedrtico de Geografa Fsica de

    la Universidad Autnoma de Madrid, pa-

    ra hablarnos de Clemente Senz como

    naturalista y humanista y por ltimo inter-

    vendr Enrique Alarcn lvarez, ingenie-

    ro de caminos, Ex-Presidente de la Real

    Academia de Ingeniera y Catedrtico

    de Estructuras de la Universidad Politcni-

    ca, quien nos hablar del Clemente S-

    enz Ridruejo ingeniero de caminos. Clau-

    surar el acto Edelmiro Ra, Presidente

    del Colegio.

    Tras estas presentaciones, a continua-

    cin, tres personalidades que conocieron

    bien al homenajeado, pronunciaron sen-

    dos discursos que reproducimos, ntegros

    a continuacin:

    Revista de Obras Pblicas/Mayo 2007/N 3.477 65

    Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Madrid, 14 de febrero de 2007

    Homenaje a Clemente Senz Ridruejo

  • 66 Revista de Obras Pblicas/Mayo 2007/N 3.477

    Excmo. Sres. Acadmicos, Seor Pre-

    sidente del Colegio de Ingenieros de

    Caminos, Canales y Puertos, Seor Presi-

    dente de la Asociacin de Ingenieros de

    Caminos, Canales y Puertos, seoras y

    seores,

    Nos reunimos hoy en homenaje y re-

    cuerdo de nuestro buen amigo Cle-

    mente Senz Ridruejo, fallecido hace

    casi un ao. Adems de un gran inge-

    niero, Clemente era un esplndido hu-

    manista y un riguroso hombre de cien-

    cia. Como tal, lleg a ser Catedrtico

    de Geologa y Catedrtico Emrito y

    ad honorem de la Escuela Tcnica

    Superior de Ingenieros de Caminos,Ca-

    nales y Puertos de Madrid, Presidente

    de la Asociacin de Ingenieros de Ca-

    minos, Canales y Puertos y Vicepresi-

    dente de ese Colegio profesional y

    Acadmico correspondiente de esta

    misma Real Academia y de la Real de

    la Historia. Fue tambin autor de nume-

    rosas publicaciones sobre Geologa

    Aplicada, su especialidad, y sobre ar-

    queologa, historia y arquitectura mili-

    tar.

    Se ocuparn esta tarde de glosar es-

    tos aspectos de su rica personalidad,

    mejor de lo que podra hacerlo yo, el

    profesor Eduardo Martnez de Pisn y el

    Presidente de la Fundacin Pro Rebus

    Academiae de la Real Academia de In-

    geniera, Enrique Alarcn. A m me co-

    rresponde, por causa de la cordial invi-

    tacin de la Asociacin y del Colegio

    de Ingenieros de Caminos, organizado-

    res de este acto, que agradezco de ve-

    ras, como Presidente de Hispania Nostra,

    Asociacin de la que Clemente Senz

    Ridruejo fue miembro ilustre y a cuya

    Junta Directiva perteneci durante mu-

    chos aos, situarle y recordarle en su

    paisaje natal, la alta tierra de Soria,

    donde traza el Duero su curva de ba-

    llesta, segn la extraordinaria y expresi-

    va metfora de Antonio Machado.

    Alta tierra de Soria que resume el le-

    gado cultural, histrico y esttico que

    Clemente recibi y que explica tambin

    su vocacin como ingeniero, humanista

    y cientfico. Legado y vocacin que tu-

    vieron una expresin admirable en su

    batalla para proteger el paseo de los

    lamos del Duero, entre San Polo y San

    Saturio, amenazado en los aos transcu-

    rridos desde 1978 a 1983 por el trazado

    de la circunvalacin de Soria.

    Durante esos cuatro aos, Clemen-

    te Senz Ridruejo dedic sus mejores

    esfuerzos personales y profesionales a

    impedir el destrozo de un paisaje inse-

    parable de la mejor poesa en lengua

    espaola. Gustavo Adolfo Bcquer,

    Antonio Machado y Gerardo Diego lo

    convirtieron con sus obras en un lugar

    que condensa como pocos la aporta-

    cin de la sensibilidad espaola mo-

    derna a la apreciacin de la intensa

    relacin entre la naturaleza y la cultu-

    ra. Hoy lo llamaramos paisaje cultu-

    ral, o si se prefiere, con los trminos de

    nuestra Ley del Patrimonio Histrico Es-

    paol de 1985. sitio histrico, pues es-

    tas dos caracterizaciones pueden apli-

    crsele.

    Al ejemplo de valor cvico y de inte-

    gridad moral que nos ofreci en esos

    aos Clemente Senz Ridruejo voy, por

    tanto, a referirme. He de decir que fui

    testigo directo de ello, primero desde

    Hispania Nostra y despus en la Direc-

    cin General de Bellas Artes del Ministe-

    rio de Cultura. Pero por si mi memoria

    fuera flaca, por fortuna, el propio Cle-

    mente nos dej un relato en primera

    persona de lo que l mismo llam la

    batalla del Duero, y a l me he ateni-

    do al repasarla.

    Se trata de la conferencia que pro-

    nunci en Ronda, en julio de 2003, con

    el ttulo Defensa de un paisaje: la carre-

    tera de Soria, en las Jornadas sobre Pai-

    sajes Culturales dirigidas por Ramn de

    la Mata Gorostizaga y Miguel Aguil. Es-

    ta intervencin ha sido publicada por el

    Colegio de Ingenieros de Caminos, Ca-

    nales y Puertos en la coleccin Ciencias,

    humanidades e ingeniera, cuyo propio

    ttulo tan bien cuadra a la personalidad

    del autor.

    En su conferencia de Ronda, Cle-

    mente dibuja, casi sin quererlo, con ab-

    soluta modestia, pero gran precisin, un

    autorretrato, al hilo de su actuacin pa-

    ra sustituir por el recorrido actual el pri-

    mer trazado de la variante de Soria.

    Como se recordar, este iba a discurrir

    por el Sur de la ciudad, atravesando y

    aplastando materialmente el paseo de

    los lamos del Duero, entre San Polo y

    San Saturio.

    En unos significativos prrafos nos di-

    ce: El argumento principal a favor de la

    Sur aparte de las urgencias coyuntura-

    les de los polticos fue, durante la prime-

    ra mitad de la polmica, la inviabilidad

    tcnica de la variante o circunvalacin

    por el norte. Personalmente me indign

    semejante falacia, pues como ingeniero

    y geomorflogo saba y a todo el mun-

    do se le alcanza cmo es mucho ms

    barato y ms sencillo hilvanar una carre-

    tera por la penillanura nortea a pesar

    de alguna barranca que hay que sal-

    var que el trazado por la abrupta y an-

    gustiada hoz fluvial del Duero. El norte

    una paramera despejada. El sur una ca-

    rrera d