Puntoedu 226

Click here to load reader

  • date post

    11-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    233
  • download

    4

Embed Size (px)

description

Publicación semanal de la Pontificia Universidad Católica del Perú

Transcript of Puntoedu 226

  • Ao 7 N 226 Del 10 al 16 de octubre del 2011

    [email protected] gratuita

    Publicacin de laPontificia Universidad Catlica del Per

    Vive la Catlica!

    milena golte

    Tendencias: el arte del desplaza-miento. Es-

    pecial: participacin de la PUCP en Casa Cor 2011. Teatro: 2do Cam-peonato de Match de Impro. Colquiate: 3er Coloquio de Estu-diantes de Geografa y Medio Ambiente. Con-curso: resultados de Gnate una Lomo! Agenda: Alejandro y Mara Laura presentan su disco.

    +Q

    Revolucin informticaLa semana pasada, especialistas de nuestra Universidad se dieron cita en el Taller de Tecnologas Informticas para la Investigacin. [Pg. 13]

    Semana de la calidadEspecialistas nacionales e internacionales visitaron tres de nuestros laboratorios acreditados. La visita estuvo a cargo de INNOVAPUCP. [Pgs. 8-9]

    .eduwww.pucp.edu.pe

    a treinta aos de la muerte de uno de los acadmicos ms revolucionarios del siglo XX, explicamos algunas ideas claves de su pensamiento. [Pgs. 2-4]

    Lacan s existe

  • El Objeto AFernando Gmez, director de la

    Nueva Escuela Lacaniana de Lima, nos explica los aportes lacanianos a Freud relacionados con el pequeo objeto A. Freud habl de los estados libidinales: el estado oral, el estado anal y el estado flico, explica. Para Lacan, al darse la separacin del nio de la madre, queda un resto pulsio-nal que se convierte en un objeto per-dido que uno siempre quiere recupe-rar. Eso es el objeto A, detalla el espe-cialista, a la vez que seala que este es nico para cada uno. El objeto A es algo que queda como resto (un resto pulsional) de la relacin amorosa que se tiene con la madre. Este es el aporte de Lacan a la teora de Freud, seala Gmez.

    informe

    Lacan sin pantallas

    2 | .edu | LIMA, del 10 al 16 de octubre del 2011

    Chomsky lo llam loco; sus compaeros lo consideraban arrogante; sus padres estaban preocupados por sus poses de sabelotodo; y sus detractores lo califican, hasta hoy, como hermtico e intilmente confuso. Jacques Lacan muri hace 30 aos, pero el remezn de su pensamiento vive en divanes y aulas.

    30 AOS DE LA MUERTE DE JACQUES LACAN

    VCTOR VICHProfesor del Departamento de Humanidades

    Para Lacan, el sujeto es un sujeto que desea porque algo le falta, y eso que le falta no se puede llenar con nada.

    Iniciarse en la lectura de la obra de Lacan puede con-vertirse en un dolor de ca-beza y en una experiencia frustrante incluso para el

    lector ms cultivado. Muchos de los que se animan a darle una mirada a sus Escritos o a algunos de sus seminarios sienten rpidamente que el sistema de pensamiento pro-puesto por el psicoanalista francs implica una compleji-dad que va ms all de sus re-ferencias tericas o sus com-plejos grafos o nudos para re-presentar sus postulados. La-can escriba para unos pocos y para no ser comprendido; si lo comprendas seguramen-te estabas equivocado.

    LACAN EL JOVEN. Jacques-Marie mile Lacan naci un 13 de abril de 1901 en Pars, en el seno de una familia pe-queo burguesa dedicada a los negocios. Se form en un colegio marista de religiosi-dad asfixiante y de gran exi-gencia acadmica; all el jo-ven Jacques era uno de los ms destacados alumnos aunque resaltaba tambin por su mala actitud frente a la autoridad, su dejadez en la organizacin de su tiempo y un aire que mezclaba la vani-dad y la ausencia, y que para algunos de sus compaeros y profesores resultaba molesto y arrogante.

    Lacan decidi estudiar me-dicina y especializarse en psi-quiatra. Despus de algunos aos ejerciendo en un hospi-tal para enfermos mentales en el que trat varios casos de histeria, Lacan se intere-s mucho en el tema, lo que lo llev a un primer acerca-miento a la obra de Freud. Sin embargo, es otro tema trata-do tambin por el gran maes-tro viens el que termina por concentrarlo en la investiga-cin: la paranoia. De hecho, su tesis doctoral presentada en 1932 tuvo este ttulo: De la psicosis paranoica en las

    relaciones con la personali-dad. Esta tesis, su gran obra de juventud, inclua no solo la base terica del psicoan-lisis freudiano que haba es-tudiado en profundidad sino su brillante conocimiento de la filosofa europea que in-clua autores como Spinoza, Jaspers, Nietzsche, Husserl y Bergson. La capacidad de La-can de tomar conocimientos de distintas fuentes tericas y hacerlas confluir en sus pos-tulados es algo que se notar a lo largo de su obra.

    No obstante esta apertu-ra, Lacan siempre se conside-r un freudiano y su propues-ta terica buscaba retornar a Freud pues, segn l, el psi-coanlisis haba perdido la brjula y se estaba cayendo en biologicismos y objetivando al sujeto de anlisis. Lacan, en sus inicios, fue parte de la IPA, la Asociacin Internacio-nal de Psicoanlisis, una so-ciedad que funda Freud y sus discpulos, cuenta el psicoa-nalista Fernando Gmez, di-rector de la Nueva Escuela La-caniana de Lima. Gmez aa-de: Lacan critica la situacin del psicoanlisis en aquella poca y afirma que se estn

  • El deseo del humano es el deseo del Otro

    En palabras de Gonzalo Portocarrero, el gran Otro es el sistema cultural que orienta y configura nuestros deseos. Fernando Gmez ampla esta interpretacin: El Otro viene a ser lo simblico. En ese sentido, la madre, en tanto que intro-duce al hijo al mundo del lenguaje, es la que le ensea al hijo a significantizar su llanto, por ejemplo; y as ese nio ingresa al mundo del lenguaje. El gran Otro es todo lo que tiene que ver con la autoridad o los que representan a la ley: el Estado es un gran Otro, el padre, los profesores, puntualiza. Posterior-mente, Lacan dice que no hay un Otro perfecto y eso lo lleva a revisar sus postulados. Segn explica Gmez: Lacan llega a decir que vivimos una poca en la que el Otro no existe. Es decir, vivimos una poca en la que ese Otro est tachado.

    informe

    Pontifi cia Universidad Catlica del Per | .edu | 3

    MARIO MONTALBETTIProfesor del Departamento de Humanidades

    Lo que Lacan dice es que el significado es una cosa bastante menos definida y asible de lo que creamos.

    desviando de la orientacin fundamental de Freud y de-jando de ser freudianos. Es-to no fue bien recibido por sus pares y Lacan es expulsado de la escuela francesa.

    APORTES LACANIANOS. Freud muere el 23 de septiem-bre de 1939, poco tiempo des-pus de iniciada la Segunda Guerra Mundial. En esa po-ca, Lacan estaba sumido en un profundo pesimismo de-bido a la situacin poltica y a sus propios problemas, que incluan la salud de su peque-o hijo Thibault y la relacin con sus dos mujeres: su espo-sa, Marie-Louise Blondin, y Sylvia Bataille, la esposa del antroplogo Georges Bataille, con quien mantena una rela-cin furtiva. Durante la gue-rra, Lacan adems fue movili-zado como mdico en un hos-pital militar. No es hasta des-pus de 1950 que un maduro Lacan inicia sus Seminarios que significaran, algunos aos despus, el principal testimo-nio de su ideologa.

    No hay un nico aporte de Lacan al pensamiento mun-dial, aunque l dira que no lo hay en absoluto. Sin embar-go, sus discpulos, estudiosos y lectores contemporneos re-conocen su influencia en di-versas disciplinas: la lingsti-ca, las ciencias sociales, la cr-tica literaria y, por supuesto, el psicoanlisis. La carga que Lacan encuentra en la subje-tividad y en el papel que des-empea El Otro en el incons-ciente son ideas que parten de Freud pero que se ven remoza-das en la obra del francs. Con-ceptos como el de pulsin son retomados y el de Objeto A son propuestos como novedad.

    Lacan reenfoca el psicoa-nlisis freudiano a partir

    ILUSTRACIONES: M

    ILENA GOLTE

    El inconsciente est estructurado como un lenguaje

    Mario Montalbetti considera que esta frase es un error de Lacan. Vivimos en una poca muy promiscua en len-guajes, hablamos del lenguaje de las flores, del ftbol, de las imgenes. Todo es un lenguaje. Pero de la nica cosa que no podemos decir que es un lenguaje es el lenguaje. Es decir, esto que estamos haciendo (conversar) no es un lenguaje, es EL lenguaje y todos los otros un lenguaje son metforas de este de ac. Por eso, yo creo que cuando Lacan dice esa frase quiso decir que el inconsciente est es-tructurado como el lenguaje, aclara el lingista.

    can, el sujeto es un sujeto que desea porque algo le falta, y eso que le falta no se puede lle-nar con nada. Segn explica Vich, para Lacan el sujeto con-temporneo tiene un agujero que no va a poder ser solucio-nado, es as que va a intentar llenar esa falta consumien-do, comprando; pero despus de conseguir lo que se propo-ne, el sujeto desea otra cosa y esto se repite. Siempre hay al-go que no se satisface nunca, explica.

    30 AOS. La vida de Lacan transcurri en aos de cons-tantes cambios que configu-raron el mundo como lo ha-bamos conocido. Tras la gue-rra, la efervescencia del pen-samiento intelectual alcanz ribetes paradigmticos espe-cialmente en la Francia de los aos 60: jvenes pensadores que intercambiaron ideas y de-batieron argumentos a partir de relecturas de los grandes fi-lsofos y que en esa poca fue-ron considerados rebeldes y transgresores. Definitivamen-te, Lacan fue uno de ellos.

    de una relectura del famo-so Curso de Lingstica General del lingista suizo Ferdinand de Saussure, el cual le sirve de base para, a partir del es-tructuralismo, proponer una nueva manera de entender la mente humana. l propone repensar qu es un signo lin-gstico y qu el significado, explica Mario Montalbet-ti profesor del Departa-mento de Humanidades de nuestra Universidad y un entusiasta lector de Lacan. Lo que dice es que el significado es una co-sa bastante menos defini-da y asible de lo que crea-mos, explica. De otro lado, Gonzalo Portocarrero, docen-te del Departamento de Cien-cias Sociales agrega: Para l, lo social no se agota en las es-tructuras sino que se registra la importancia de la dimen-sin subjetiva. Hasta antes del contacto con el psicoan-