Puntoedu 189

Click here to load reader

  • date post

    17-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    237
  • download

    3

Embed Size (px)

description

Publicación de la Pontificia Universidad Católica del Perú

Transcript of Puntoedu 189

  • Ao 6 N 189 Del 13 al 19 de septiembre del 2010

    [email protected] gratuita

    Publicacin de laPontificia Universidad Catlica del Per

    Vive la Catlica!

    ilustracin: gabriel alayza

    Tendencias: BiblioEteca, la red de los libros.

    Msica: los Saicos, mtica banda del rock nacional. Publicacio-nes: Juan Espinosa Medrano, teatro en quechua. Ubca-te cachimbo: anmate a participar en el Da sin Auto. En el campus: grupo Atoq organi-za ciclo de cine del director japons Miike Takashi.

    +Q

    Reflexiones generalesCiclo de conferencias y mesas de debate sobre los estudios generales en la formacin universitaria desde una perspectiva latinoamericana. [Pgs. 8-9]

    El tiempo es cortoEntrevista a Juan Ossio, profesor principal del Departamento de Ciencias Sociales y ministro de Cultura. Lee el texto completo en la web de PuntoEdu. [Pg. 16]

    .eduwww.pucp.edu.pe

    aunque el 3 de octubre elegiremos autoridades regionales por tercera vez, la descentralizacin en el pas an deja mucho que desear. [Pgs. 2-4]

    Parte y reparte

  • informe

    Centro magntico

    2 | .edu | liMa, del 13 al 19 de septiembre del 2010

    La siguiente edicin de InterSapiens, del Vicerrectorado Acadmico de nuestra Universidad, centrar su atencin en el complejo tema de la descentralizacin. La ocasin no podra ser ms propicia, estando ad portas de elegir autoridades regionales por tercera vez.

    IntersapIens: DesCentralIzaCIn para el Desarrollo y la DemoCraCIa

    Por DavID pereDa

    eFran gonzales De olarteDoctor en Desarrollo econmico y especialista en descentralizacin

    Nuestro Estado est descentralizado en cuatro niveles de gobierno: el central, los regionales, los municipales provinciales y los distritales.

    se habran formado verdade-ras regiones.

    Una regin es un espacio econmico, poltico y admi-nistrativo donde se pueden aprovechar mejor sus recur-sos, explica Fernando Tuesta, director del Instituto de Opi-nin Pblica PUCP y profesor de la Especialidad de Ciencia Poltica y Gobierno de nuestra Universidad. No existen re-giones stricto sensu, recalca.

    La regin es como un pas pequeito. Debe tener un ta-mao adecuado para funcio-nar en lo econmico y en lo social. Donde hay una econo-

    ma, hay una sociedad que se identifica y organiza en una zona. Las regiones polticas deberan corresponder a las que existen desde el punto de vista econmico y social. Esas regiones eran ms o menos las que se dieron en la descentra-lizacin de los ochenta, agre-ga Gonzales de Olarte.

    En los primeros gobiernos regionales surgieron algunas iniciativas de fusin. Se basa-ron en convergencias econ-micas y sociales debidamente estudiadas. En el 2005, estas propuestas fueron sometidas a referndum. Sin embar-

    en tres semanas, no solo elegiremos al-caldes de provincias y distritos. En todo el pas, se definir qui-

    nes sern los prximos 25 pre-sidentes regionales y sus res-pectivos consejos, integrados por representantes de diferen-tes grupos polticos. Aunque es la tercera vez que se vota por autoridades regionales, la descentralizacin est lejos de la ruta que se propuso.

    Para los especialistas, un te-ma crucial resulta el fracaso en la formacin de las regio-nes. No existen regiones, co-inciden. Lo que tenemos son centros de poder que domi-nan jurisdicciones departa-mentales. Por un lado, las au-toridades concentran este po-der; por otra parte, los depar-tamentos no reflejan posibili-dades de desarrollo econmi-co ni social. En consecuencia, se reparte el poder a grupos, no a los pueblos.

    Somos prisioneros de la herencia colonial, senten-cia Efran Gonzales de Olarte. El vicerrector acadmico de nuestra Universidad, doctor en Desarrollo Econmico y especialista en descentraliza-cin, explica las consecuen-cias de que los gobiernos re-gionales an funcionen sobre las jurisdicciones departa-mentales: Los departamen-tos se hicieron sobre las anti-guas intendencias coloniales y estas fueron creadas para

    cobrar impuestos, no para ge-nerar riqueza.

    Paso y TrasPI. Aunque la descentralizacin en el Pe-r empez a caminar en esta dcada, hubo un primer in-tento a fines de los ochenta. Entonces, sobre el mandato de la Constitucin de 1979, el pri-mer gobierno de Alan Garca dispuso la conformacin de regiones, que en muchos ca-sos fusionaban departamen-tos. Las autoridades, sin em-bargo, no se eligieron por voto universal, y posteriormente el autogolpe de Alberto Fujimori elimin esta experiencia.

    La descentralizacin sir-ve para corregir la concentra-cin econmica, que es el pro-blema esencial. Esta concen-tracin genera una desigual-dad espacial del desarrollo; es decir, quien vive en Lima tie-ne mejores condiciones que quien habita en el interior. A su vez, en la ciudad se vive me-jor en el pueblo rural, precisa Gonzales de Olarte.

    En el 2002, el gobierno de Alejandro Toledo convoc a las primeras elecciones de au-toridades regionales. Como punto de partida, se asigna-ron las jurisdicciones de los departamentos a los nacien-tes gobiernos regionales. Sin embargo, se establecieron una serie de incentivos fiscales pa-ra que estas nuevas instancias proyectaran la unificacin de sus territorios. De este modo,

    el dato:

    l este mircoles, el proyecto Intersapiens, del vicerrecto-rado acadmico de nuestra Universidad, debatir esta problemtica en el evento Descentralizacin para el Desarrollo y la Democracia: un problema multi-inter-transdisciplinario. partici-parn efran gonzales de olarte, vicerrector acadmi-co de la Catlica y experto en el tema; Fernando tuesta, politlogo y director del Instituto de opinin pblica pUCp (Iop); y zaniel novoa, gegrafo y profesor del Departamento de Humani-dades. el encuentro ser a las 6 p.m. en el auditorio de Ciencias sociales.

  • informe

    Pontificia Universidad Catlica del Per | .edu | 3

    ilustracin: Gabriel alayza

  • 4 | .edu | liMa, del 13 al 19 de septiembre del 2010

    inforMe: IntersapIens: DesCentralIzaCIn para el Desarrollo y la DemoCraCIa

    El profesor Javier Abugatts, del Departamento de Cien-cias Sociales, fue viceminis-tro de Economa y directi-vo del Consejo Nacional de Descentralizacin (CND) en el gobierno anterior. Como tal, particip en diferentes reuniones que alistaban el proceso de descentraliza-cin. En muchos casos, reco-noce que gan la confusin en el diseo de las normas. All estara el origen del des-barajuste respecto de cier-tas competencias.

    Como principio, hubo un cambio en la Constitu-cin en el 2002, concreta-mente del artculo 188. Esta modificacin defini la des-centralizacin como un me-dio para buscar el desarrollo integral del pas. Luego, de-termin a las regiones como unidades geoeconmicas sostenibles, con base cultu-ral, histrica y social, expli-ca Abugatts.

    Posteriormente, toc ela-borar leyes que desarrollara este mandato, como las Le-yes de Bases de la Descentra-lizacin y las leyes orgnicas de los gobiernos regionales y de los gobiernos locales. En esta etapa, el ex viceministro not confusin en la deter-minacin de competencias. Advert que deban aclarar muchos aspectos, pero no se logr. Si revisamos las nor-mas, vemos que es muy en-gorroso definir competen-cias. Por eso, muchas autori-dades no tienen claro qu de-ben hacer, afirma.

    En casos ms extremos, hemos tenido presidentes re-gionales que se han enfren-

    JavIer abUgattsProfesor del Departamento de ciencias sociales y ex viceministro de economa

    La descentralizacin fue mal legislada

    enfoco

    Sin embargo, un princi-pio que quiso establecer este proceso fue la concertacin. En el 2002, se fij la obliga-cin de tener un Plan de De-sarrollo Concertado entre gobiernos central locales o regionales y la sociedad ci-vil. Pocos pases tienen dis-positivos para la consecu-cin de planes concertados. Es un gran avance, expresa.

    Abugatts reconoce, no obstante, que no se ha logra-do tener los acuerdos y hacer programas de calidad. Qu sucedi en el camino? Por un lado, los gobiernos regio-nales no fueron capacitados en su nueva tarea. Por otro, el gobierno central no pro-movi ni acompa capaci-taciones en estos espacios. Asimismo, en muchos ca-sos, ha aplastado iniciativas regionales, ratificando ms bien el carcter centralista.

    Si revisamos las normas, vemos que es muy engorroso definir competencias. Por eso, muchas autoridades no tienen claro qu deben hacer.

    tado al gobierno nacional ale-gando que les corresponde un mayor poder. Por ejemplo, el presidente regional de Puno, Hernn Fuentes, que emiti ordenanzas regionales a favor de la hoja de coca, o el desaca-to de algunos gobiernos regio-nales que decidieron pagarle a los maestros huelguistas, pese a que el Ejecutivo haba prohi-bido hacerlo.

    la rePblica

    go, el resultado fue catastr-fico. Ningn departamento vot por la fusin. La decisin popular le dijo: No.

    Los frenos de este proceso fueron en muchos casos las mismas autoridades regiona-les, que no queran perder po-der. No se form ninguna re-gin, explica Tuesta. Segn manifiesta, el segundo paso en este proyecto de descentra-lizacin era la consulta a las provincias contiguas a las re-giones que se iban a crear por referndum.

    Al no formarse regiones propiamente dichas, se ha mantenido el esquema de-partamentalista. En el 2006, se volvieron a elegir presiden-tes y consejeros regionales so-bre las mismas jurisdicciones. El prximo 3 de octubre ser igual. No obstante, este ao habr segunda vuelta si el can-didato ms votado no supera el 30%.

    Para Zaniel Novoa, profe-sor de nuestra Especialidad de Geografa y Medio Ambien-te, y vicepresidente de la So-ciedad Geogrfica de Lima, se debe establecer un plan terri-torial a futuro. El proceso de descentralizacin debe tomar en cuenta lo que se da en el te-rritorio, pero no hay una Ley Nacional de Estrategia de Te-rritorio, manifiesta.

    El experto subraya que sub-siste el