Psicosis: La Cuestión Preliminar Y Otras Cuestiones … · hoy deciden acompañarme — puesto que...

Click here to load reader

  • date post

    14-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Psicosis: La Cuestión Preliminar Y Otras Cuestiones … · hoy deciden acompañarme — puesto que...

  • "Psicosis: La Cuestin Preliminar... Y Otras Cuestiones clase Nro 1-"

    (*) Escuela Freudiana De Buenos Aires - Clase Nro 1. - Sbado 23 De Mayo De 1998

    Ricardo Rodrguez Ponte

    PRESENTACION

    Comienzo agradeciendo vuestra presencia, tan numerosa, en un da tan gris, aparentementetan poco propicio, y en este horario y da que no es el favorito de todo el mundo sbado a las10 de la maana, aunque, y recin se lo comentaba a Carlos Bembibre, un compaero de laEscuela que me di mucho gusto encontrar aqu, que, en verdad, el primer seminario quedict en esta Escuela, hace un poco ms de catorce aos, tena lugar justamente los sbadosa las diez de la maana, en la antigua sede de la calle Laprida. Es as que, de alguna manera,hoy me reconecto con cierto origen...

    Tambin me reconecto con cierto origen en la medida en que mis primeros pacientes fueronpacientes psicticos, y las necesidades de la subsistencia, por decir de algn modo que enese entonces no estaba en las condiciones ms propicias para elegir, me llevaron a que lamayora de mis primeros pacientes hayan sido pacientes psicticos. Eso me llev ainteresarme en la cuestin de la psicosis, me llev a interesarme en ciertas modalidadesteraputicas, como las que llev adelante durante un tiempo en el hospital de da del HospitalItaliano, luego de la residencia en Psicopatologa en el Hospital Ramos Meja lugares dondeaprend muchas cosas de las que se pueden hacer con estos pacientes, as como muchascosas que conviene no hacer con ellos, y tambin me llev a hartarme de los psicticos,cuyas curas implican un compromiso y una dedicacin que a veces exceden la medidahumana a partir de cierto nmero.

    Concuerdo plenamente con un psicoanalista norteamericano, Harold Searles, que no es de laparroquia, pero que demuestra en sus textos una considerable experiencia de la psicosis, encuanto a que la prctica con psicticos es una prctica bastante insalubre, porque uno suelellevarse al paciente a su casa, sobre todo cuando uno es novicio y todava no inclinado aprotegerse mediante la rutina y entonces no es casual que los xitos, los relativos, siemprecuestionables xitos de las curas de psicticos, suelan tener esa proveniencia. En alguno de

    - Pgina 1 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • sus artculos, que recuerdo pese a haberlos ledo hace ms de veinte aos, creo que Searlescontaba que a veces se encontraba en medio de una discusin con su mujer, y al poco tiempose percataba de que, en verdad, estaba trasladando a la escena conyugal algo que provenade la escena de la transferencia-contratransferencia, puesto que se era su esquemareferencial, con algn paciente esquizofrnico crnico. Por eso, creo que recomendabatambin, no tener demasiados psicticos en anlisis.

    De todas maneras, pese a que el ttulo de este espacio que no saba cmo denominarlo, si"seminario" o "seminario-taller" o qu diablos, pese a que este titulo alude explcitamente a lacuestin de la psicosis, me quedara muy conforme si hoy simplemente les pudiera transmitiresta idea: que no estamos abordando un captulo especial del psicoanlisis, que abordar lapsicosis es abordar la teora psicoanaltica y la prctica del psicoanlisis... salvo que... salvoque creamos, de hecho o de derecho quiero decir: aun sin saber que es eso lo que creemos,pues una creencia no necesita estar en la conciencia para ser una creencia de plenoderecho, salvo que creamos que el psicoanlisis es exclusivamente una teora de lasneurosis.

    Quiero decir, que lo que podamos abordar en relacin a la psicosis compromete a toda laprctica del psicoanlisis, y no slamente a la prctica con el paciente psictico.

    Pero les deca que no saba cmo denominar a este espacio, pese a que finalmente meinclin por el trmino "seminario", que al fin y al cabo es de uso corriente y no comprometedemasiado... En verdad, me gustara que ste fuera un espacio donde nos dejramosinterrogar por la psicosis. Y en ese sentido, la idea no es desarrollar ac una doctrina, sinoabordar, como digo, s, en el subttulo que le puse a este espacio, algunas cuestionespreliminares, y trabajar sobre lo que la clnica, y la experiencia de cada uno, nos vayanproponiendo como pregunta. En ese sentido, si bien tengo una especie de esquema generalde un posible desarrollo algo as como una rueda de auxilio, por si se pincha alguna en elcamino, de todas maneras el desarrollo futuro de este espacio va a dependerfundamentalmente se es, por lo menos, mi anhelo de lo que vaya surgiendo del dilogoque podamos entablar entre nosotros. Es decir, tengo en mi bolsillo una especie de"programa", pero sera muy feliz si pudiera dejar este programa de lado, si pudiera irinventando en cada ocasin un programa a partir de lo que pueda surgir entre nosotros comodilogo. No solamente porque eso me llevara a abordar cuestiones que a lo mejor no se mehan ocurrido todava, sino por una cuestin de principio, me parece, y es que la cuestin de lapsicosis...

    Recuerdo algo que deca Piera Aulagnier, en un prlogo, y creo que fue lo nico que me gustde ese libro tambin lo le hace muchos aos y no he vuelto a releerlo, por lo que la cita noser exacta, es lo que he retenido de ese libro, deca que la psicosis es como una

    - Pgina 2 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • interpretacin salvaje al saber del analista, en la medida en que, ms que nunca, y en ningnlugar mejor que en se, se ve que saber, en psicoanlisis, no es necesariamente poder. Lasdoctrinas que se han ido elaborando en la historia del psicoanlisis, a propsito de la psicosis,no necesariamente han aumentado el poder del analista en el tratamiento de la psicosis.

    Por supuesto, esta frase que les cito, porque me impact en su momento con la fuerza de laverdad, no es que la comparta hoy en todos sus trminos, porque creo que el obstculo, quehoy conviene revisar, es precisamente el obstculo que plantea la cuestin del poder. Elpoder... Me parece que es por esta va que cierto lacanismo se ha desviado en el sentido enque, por prejuicios, o, si quieren, por cuestiones preliminares que mi deseo sera revisar, dehecho o de derecho se termina sosteniendo que no hay lugar para el analista en la psicosis, yque en todo caso, la decisin del analista lo deca Jacques-Alain Miller en un seminariopublicado no hace mucho estar en ver si decide "terapizar" o no a su pacientepsictico.(1).(2).

    La cita que pongo como exergo de mi invitacin a este espacio, del texto de Lacan Variantesde la cura-tipo, apunta justamente a esta cuestin, a que es exigible, desde el psicoanlisis:

    ...un rigor en cierto modo tico, fuera del cual toda cura, incluso atiborrada de conocimientospsicoanalticos, no sera sino psicoterapia.

    Este es un poco el planteo, entonces: revisar todo lo que se ha dicho y se dice en el discursocorriente a propsito de la psicosis, para ver si podemos fundar de derecho una posicin delanalista que no sea teraputica salvo en todo caso en el sentido que Freud deca, y Lacansubrayaba, de que en el psicoanlisis la teraputica se da por aadidura.

    LACANOAMERICANOS?

    Agradezco entonces, nuevamente, la presencia de todos ustedes, y tengo algunosagradecimientos en particular, quiero decir: en particular a los miembros de la Escuela que

    - Pgina 3 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • hoy deciden acompaarme puesto que todo mi trabajo en los ltimos once, doce aos, dira,ha estado dirigido y orientado a partir de lo que encuentro como un problema que es primeroprimero en trminos de cercana, no en trminos de importancia un problema de Escuela. Yen ese sentido, Lacan deca, al final del Seminario sobre El snthoma, cuando justificaba untrmino de su invencin, el trmino appensamiento: "uno se apoya contra un significante parapensar". Bueno, yo constantemente me apoyo contra los significantes que circulan en laEscuela y, ms all de la Escuela, en otros mbitos donde me muevo, que es la comunidadpsicoanaltica de Buenos Aires, para ir elaborando mis pensamientos. En ese sentido podraanotar, como un tiempo importante para m esto, por ah a ustedes no les interesa, al menosen principio, quiero decir, por qu llego yo a este lugar, pero a lo mejor si yo les cuento unpoquito cmo he llegado a proponer este espacio, puedan entender ms el sesgo que lepienso dar a este espacio ya les dije un sesgo que no le pienso dar: no voy a hacer doctrinade la psicosis, sino que me propongo, y les propongo, que nos dejemos interrogar por lacuestin de la psicosis.

    Les digo con esto que un punto importante, aparte de este origen que les comentaba antes,de mi primera experiencia con pacientes psicticos, fu cuando la Escuela se hizo cargo de unsignificante, o de una palabra... Habra que ver si es un significante, propiamente hablando,porque en ese caso habra que ver cul es el otro significante, no es cierto? Hay unapalabra, entonces, que Lacan dijo al pasar, pero que de alguna manera la Escuela tom comouna especie de consigna, que incluso propuso a otras instituciones, que es la palabralacanoamericanos. Desde ese entonces, mi sospecha fue que, con la palabralacanoamericanos, podra estar ocurriendo lo mismo que sealaba Lacan en el Seminario 5,sobre Las formaciones del inconsciente, cuando haca notar que en la palabra "aterrado"perdemos de vista, justamente por lo que hay ah de sugestin, de un efecto de sentido queapunta al "terror" por la metfora, ya no percibida como tal, que hay en la palabra "aterrado",perdemos de vista lo que puede haber ah de relacin a la "tierra", al "poner en tierra", en lapalabra "aterrado". Y mi sospecha era la de que precipitarse demasiado rpidamente en estapalabra, lacanoamericanos, poda llevarnos a desconocer o a reprimir lo que haba all,embutido en esa palabra, pero tal vez desapercibido por el efecto de sentido producido poresa palabra como el "ter" de "tierra" en "aterrado", como "familia" en "famillonario", quierodecir: Lacan.(3) Entonces, la apuesta: antes de ver qu quiere decir lacanoamericanos, si esque en verdad eso quiso decir alguna vez algo, en el discurso de Lacan, y no meramente unagentileza anticipada hacia sus futuros anfitriones, me parece conveniente despejar qu quieredecir lacanianos, en la frase que Lacan pronunci pocos das despus, en Caracas, cuandohace su intervencin, y dice: "yo soy freudiano, sean ustedes lacanianos, si quieren". Ese "siquieren", me parece, estara indicando que ser lacaniano no es algo que se d de suyo, quehace falta un "querer" al respecto, y que hace falta tambin un posicionamiento en relacin altiempo, en el sentido de que no vamos a ser lacanianos, ni mucho menos post-lacanianos, porel mero hecho de que hoy estemos en l998 y Lacan ya muri. La posicin de lacanianos, o

    - Pgina 4 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • eventualmente de post-lacanianos, ser, al contrario, una posicin a construir, puesto que noest dada de antemano, y a partir de un "querer", y a partir de una palabra que debemos dar ono dar...

    Lo que fu pensando a partir de entonces, trabajando la relacin Freud-Lacan, es que estapalabra que nos era requerida, nos era requerida por el movimiento mismo de lo que fu laconsigna de Lacan, que era la del retorno a Freud, que esta palabra deba apuntar aconfirmar, o no, y en caso de confirmar deba decir por qu, de qu manera, el retorno a Freudde Lacan lo dejaba a Lacan como freudiano, y qu efectos sobre el texto de Freud, el texto deFreud ledo por Lacan en ese movimiento de retorno, cmo quedaba el texto de Freud porobra misma, como resultado de esa lectura comportada por el retorno.(4) Quiero decir, que elretorno a Freud de Lacan no es una especie de revival, no es un resurgimiento de los textosfreudianos, eso hubiera tenido un valor cultural importante, pero intrascendente en definitivapara el psicoanlisis mismo. El retorno a Freud de Lacan implica que el texto de Freud quedatocado, afectado, ya no el mismo que antes, como consecuencia de ese retorno: hay sectoresenteros de la obra de Freud que en ese retorno quedan descartados, y al mismo tiempo haytrminos, conceptos, o nociones, como ustedes quieran, que son introducidos en el texto deFreud por obra misma de ese retorno, que en el texto de Freud no estaban. Pero tambin queese retorno, se lo quiera o no, ha ocurrido, lo que implica que el post-freudismo de los que nossituamos en el hilo de ese retorno ya no podr ser el post-freudismo de los post-freudianosanteriores a Lacan... e incluso que el post-freudismo de los que rechazaron el retorno a Freudde Lacan tampoco podr ser ya el mismo post-freudismo de aquellos post-freudianos.(5)Vase, por ejemplo, el post-freudismo de Laplanche...

    Bueno, esto, para decirlo rpido, y a modo de conclusin, porque lo he desarrollado en otrosmomentos,(6) implica ver si estamos en condiciones de sostener, en su tensin porque estensionante, la frmula que les voy a decir el hecho de que Lacan es freudiano, pero Freudno es lacaniano. Sostener en su tensin estas dos frmulas me llev a revisar, y algo ms querevisar, a traducir lo que fue para m una intervencin en la Escuela, es decir, promover lalectura de los ltimos o casi ltimos Seminarios de Lacan, los Seminarios nodales. Astraduje el Seminario R.S.I., el Seminario El snthoma,(7) y el Seminario Linsu...

    EL SNTHOMA Y LA PSICOSIS

    - Pgina 5 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • Trabajando luego el Seminario 23, El snthoma algunos de ustedes han estado en eseseminario que yo dict hace tres aos, en l995,(8) haba en ese abordaje una tesis explcita,que ms o menos se puede formular as: contra lo que se suele proponer en cierto discursocorriente en el lacanismo, el Seminario El snthoma no proporciona el "tratamiento posible dela psicosis", que tampoco proporcionaba, pero que de alguna manera poda parecer queprometa, el texto de Lacan, de l958, De una cuestin preliminar a todo tratamiento posiblede la psicosis. Es decir... no voy a resumir ahora todo ese seminario, en todo caso, si sesienten convocados a ello, pueden solicitarlo en la Biblioteca de la Escuela, es decir, hay unaserie de tesis, circulantes a propsito del Seminario El snthoma, que en ese seminario mome he ocupado de discutir; particularmente, cierta manera de entender ese Seminario, en elsentido de que el mismo estara en continuidad directa con un Seminario veinte aos anterior,el Seminario sobre Las psicosis, como si veinte aos no fueran nada, en particular tambin laidea de que Lacan habra diagnosticado a Joyce como psictico,(9) y en particular tambin loque se deduce de esa, a mi modo de ver, errnea lectura del Seminario, que es que, a partirde ese diagnstico, se podra establecer, pensar, o plantear un tra-tamiento posible para lapsicosis.(10)

    Eso ha llevado a que en el discurso corriente, vuelvo a decir, se confundan por ejemplo lanocin de estabilizacin y la nocin de suplencia.(11) Buena parte de los textos de EricLaurent, por ejemplo, que no es santo de mi devocin, pero que de todas maneras hay quereconocer que es un autor muy ledo, que es una especie de best-seller en nuestro medio,buena parte de sus textos se basan en esta confusin: de la estabilizacin, que es un trminoque Lacan introduce alrededor del 58, para hablar justamente de la estabilizacin posible,pero a partir de la metfora delirante, y que comporta, justamente, un uso metafrico, muycercano al sentido en que lo usan los psiquiatras cuando dicen: "el paciente est estable","ms estable", "menos estable", "se desestabiliz", "vamos a ver si lo estabilizamos"... con untrmino que es rigurosamente nodal y topolgico, que no es metafrico, que es el desuplencia.

    CUESTIONES PRELIMINARES...

    - Pgina 6 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • Bien, hasta ah haba llegado, ms o menos, y los aos siguientes fu sacando algunasconsecuencias de eso. Pero avanzando en lo que les deca que es mi modo de proce-der, unpoco fastidioso para alguna gente, que es el de apoyarme en los significantes de otros parapensar, voy dndome cuenta de que mi diagnstico primero era parcial, que verdadero engeneral, tena cierto punto errneo. Creo que el problema no esta-ba, como lo planteaba yohace tres aos, slamente en que se pona en continuidad el Seminario El snthoma con elSeminario sobre Las psicosis, y que entonces se pensa-ba que el Seminario El snthoma eracomo el captulo final del Seminario sobre Las psicosis, y que proporcionara el "tratamientoposible", etc..., sino que me he ido dando cuenta, leyendo, tal vez con un poco menos deprejuicio favorable, de cario por los autores, de que en verdad gran parte del problemaestaba en que tampoco se haba ledo bien el texto del 58 sobre la Cuestin preliminar...,el que suele estar reducido a la cuestin de la forclusin.

    Por qu digo esto? Digo esto porque... Qu es lo que nos queda de ese tex-to, o de esetexto y del Seminario sobre Las psicosis? Lo que nos queda de ese texto, como discursocorriente porque creo que no es eso lo que el texto de Lacan trans-porta, lo que nos quedade ese texto es una serie de proposiciones que promueven una manera de definirnegativamente, privativamente, a la psicosis. As, segn esta manera de leer esos textos, enla psicosis no habra inconsciente, no habra Otro, no habra fantasma, no habra deseo, nohabra sujeto, no habra, obviamente, transferen-cia bueno, si no hay transferencia, no spor qu hablamos de psicosis; si no hay transferencia, y dado que la clnica psicoanaltica esuna clnica transferencial, no ten-dramos que hablar de psicosis, como no hablamos delcncer, en todo caso hablare-mos de los efectos subjetivos, deprimentes, angustiantes delcncer, pero no hacemos una teora del cncer.

    Recientemente, bueno, hace cuatro das, cuando evocaba algo de esto en otro seminario queestoy dictando en la Escuela,(12) alguien, que no s si est hoy ac entre nosotros, me deca:"pero hay todo eso? acaso en la psicosis hay todo eso?". Yo le respond: "bueno, mir, teinvito a mi seminario del sbado que viene, y vamos a ver".

    De todas maneras esta manera de definir a la psicosis, privativamente, lo que quiero subrayares que no es la que han sostenido, ni Freud, ni Lacan. Entender la psicosis en trminos dedficit va acompaado, inevitablemente, de hecho y de derecho, an cuando los autores no seanimen a decirlo as, ni se les ocurra que podra ser eso pero sta es mi tesis de lectura,definir la psicosis en trminos de dficit, implica, de hecho y de derecho, sostener que laestructura es la estructura de la neurosis, y que la psicosis es un dficit en relacin a laestructura de la neurosis.

    El problema es que esta manera de concebir las cosas, de rebote afecta la conduccin de la

    - Pgina 7 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • cura en la neurosis. Por qu? Porque sita al analista tendra que ponrselos de manifiestoconsiderando algunos textos, relatos de la clnica, incluso relatos de la clnica con pacientesneurticos, pero es difcil que pueda hacerlo ahora, en este momento inicial de nuestroplanteo, nos desviara demasiado en un momento poco propicio para ello; en todo caso losinvito a que aborden ustedes mismos esos textos, teniendo en cuenta esta perspectiva sitaal analista en el lugar del padre real, ejerciendo funciones que se pretenden castratorias... oque consumaran una castracin, digamos, parcialmente no consumada en la historia... y noen el lugar del objeto que divide al sujeto, o que fuerza a hacer entrar, en la divisin del sujetopor el significante, la divisin que introduce en l, tambin, ese ncleo elaborable del goce. Yentonces es as que tenemos esa frmula del discurso corriente, que todos ustedesconocern, seguramente, que se dice sobre todo para la psicosis, pero tambin para laneurosis, en el sentido de que funcin del analista sera la de acotar el goce, y entonces losanalistas se la pasan acotando el goce: "hay que acotar el goce!"... Qu te-nemos losanalistas contra el goce? No tengo la menor idea.

    Es cierto que las palabras siempre transportan cierto valor, connotaciones a vecesmisteriosas, incluso mgicas. Uno dice, por ejemplo, la palabra "real", y como por definicinjams sabemos qu es lo real, el que escucha est tentado a decirse a s mismo: "Bueno,debe ser una cosa seria". Uno pronuncia la palabra "padre", y todos nos morimos de risa,porque el padre, hoy, est bastante desprestigiado, pero si les dicen "padre real"... a lapucha! Y la palabra "goce"? El goce tambin, no hablemos del goce, est el goce flico quees "el goce del idiota", y que entonces se dice con la connotacin de que es como si fuera ungoce para los idiotas, y en cuanto al "plus de goce", ms o menos, porque la gente joven,ahora en mi poca por ejemplo, leamos a Marx, pero el Proceso barri con todo eso, no?,ahora la gente joven ya no lee a Marx, y adems el Muro de Berln se cay, y... realmente, laplusvala, quin sabe hoy lo que es la plusvala? por lo tanto "plus de goce", en la medidamisma de esa ignorancia, suena como un poco ms respetable que el goce flico. Pero dondeparece que es como para que nos pongamos de rodillas es con el goce del Otro... el goce delOtro... ah! hay que acotarlo! hay que acotarlo! No importa que el Otro no exista! por lasdudas acotemos ese goce!...

    Pero resulta que cuando vemos los ejemplos que se proporcionan de lo que sera acotar elgoce, resulta que son ejemplos del tipo... decirle a un adicto que no siga con la droga, o a unfbico que supere su agorafobia y venga al consultorio del analista, o, bueno, distintosejemplos que no vale la pena mencionar. Pero el problema es que eso no es acotar el goce,ni, menos que menos, eso no podra considerarse como el ejercicio de una funcin castratoria.Si no, en cada semforo tendramos un padre real, cada vez que nos prohiben algotendramos un padre real... Pero eso no es la castracin! Bueno, en la Argentina, lossemforos pueden funcionar, tal vez, como padre real, porque uno sabe que, aunque elsemforo est en verde, ms le vale mirar a los costados. Entonces, como el padre real es un

    - Pgina 8 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • punto de sinsentido, digamos, donde ya no sabemos ms nada del padre simblico ni delpadre imaginario, podra ser que los semforos en la Argentina tengan una funcin de padrereal... pero no porque nos prohiban el goce de pasar a toda velocidad en las esquinas. Esasprohibiciones no son castratorias ni nada por el estilo, y, en trminos generales, digamos, nodebera confundirse la castracin con la abstinencia.

    Entonces, sta sera mi propuesta: reflotar algunas cuestiones preliminares, poder... poderidentificarnos un poquito a los psicticos, por qu no decirlo as? Y esto, en qu sentido?Bueno, cul es el problema principal del psictico?, dicho esto en el sentido de lo que alpsictico le hace problema, pero tambin en el sentido de lo que nos hace problema en elpsictico. El problema principal del psictico, para decirlo de una manera masiva, en estemomento de planteo en que no estamos todava para un abordaje ms fino de la cuestin, esque el psictico no participa de la locura comn. Cuando digo "la locura comn", no estoydiciendo nada nuevo, porque Lacan mismo lo ha dicho en mltiples oportunidades. Lo hadicho, por ejemplo, en su escrito Acerca de la causalidad psquica, de 1946, y lo vuelve adecir en el Post-scriptum de su escrito De una cuestin preliminar a todo tratamiento posiblede la psicosis. La locura, adems de ser una virtualidad propia de la esencia misma delhombre, como dice en el primero de esos textos, est ms repartida de lo que creemos, o delo que queremos creer, como dice en el segundo: est la locura propia del hombre neurtico,est la locura propia de la subjetividad cientfica. Pero, evidentemente, el psictico nocomparte la locura comn, dada por ese horizonte de significacin que es la significacinflica. Entonces, cuando les digo que nos identifiquemos un poquito a los psicticos, digo:tratemos de instaurar alguna distancia con la significacin compartida que transportan lasfrmulas lacanianas, no de Lacan, de los lacanianos, acerca de las psicosis, y as, poniendoun poquito de distancia, interrogumoslas. Por qu no habra transferencia en las psicosis?Qu definicin de la transferencia ponemos en juego cuando decimos que no haytransferencia en la psicosis? Por qu no habra sujeto en las psicosis? Qu nocin desujeto estamos po-niendo en juego cuando decimos que no hay sujeto en la psicosis? Porqu no habra deseo en la psicosis? Qu es el deseo para nosotros? Por qu hablamos de"estruc-turas clnicas"? Hay ms de una estructura? No convendra hablar ms bien de"posiciones subjetivas"... de diferentes "posiciones subjetivas" ante un problema radical, unafalla radical que afecta a la estructura? Por qu son ms fuertes nuestros prejuicios...? nuestro prejuicio... que tiene un buen antecedente, nuestro prejuicio freudiano, si queremos,porque Freud deca: nuestra teora la construimos desde la neurosis, y a veces podemos mirarpor arriba del muro que nos separa de la psicosis. El problema es que para mirar por arribadel muro que nos separa de la psicosis tenemos que hacer pie en la neurosis... Y en estesentido, es otro punto importante que pude poner de relieve en esta interrogacin de larelacin Freud-Lacan, el punto de partida de Lacan no fu la neurosis. Lacan no entr alpsicoanlisis de la mano de la histeria, como Freud. Lacan entr al psicoanlisis de la manode la paranoia, y eso le da una posicin otra, muy distinta... Un ejemplo rpido: la nocin de

    - Pgina 9 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • autoerotismo, que va a tener que ver en la nocin de transferencia por parte de Freud. ParaFreud, el sujeto est primero encerrado en s mismo, y manda los pseudopodios de libido parael exterior, es una clula primero cerrada que luego se abre. El estadio del espejo tiene otropunto de partida. El estadio del espejo es que el sujeto est primero en el exterior, y es desdeel exterior que se constituye...

    Bien, he perdido un poco el hilo, con esta disgresin, y no s de qu estaba hablando... Perono importa, tenemos tiempo... Entonces, ste es un poco nuestro objetivo: reflotar, paracuestionar...

    PARTICIPANTE: Estabas hablando del autoerotismo en Freud. Qu pasa con Lacan conrespecto a eso, y adems con respecto a su entrada en el psicoanlisis por el lado de laparanoia?

    Esto implica que, al entrar por el lado de la paranoia, el punto de partida es completamenteotro. Y el estadio del espejo, en ese sentido, no es para nada freudiano. Es decir, cuandoLacan propiciaba, en la comunidad analtica que lo acompaaba, cierto efecto como derepulsin, o de cierta sospecha cierta sospecha respetuosa, porque pareca un tipointeligente, con quien por ah no era muy fcil meterse, pero de todas maneras de ciertasospecha de en qu anda, este seor?, estas personas, los post-freudianos, que le diriganestos sentimientos de sospecha, no estaban completamente equivocados, porque,efectivamnente, el punto de partida de Lacan, con su estadio del espejo del 36, no esfreudiano, en la medida en que plantea el origen del sujeto, no a partir de un interior que seabre, sino en el exterior. Hay como una especie de tesis de paranoia original, en Lacan, queva a tener un desarrollo luego, por ejemplo cuando hable del inconsciente como discurso delOtro, y una serie de otras frmulas que ya veremos, que no son para nada estrictamentefreudianas, y que a veces debemos forzarlas creo que aqu fu donde perd el hilo de lo quevena diciendo, a veces, porque hacemos pie en la neurosis, nos vemos obligados a forzar lainterpretacin de algunas frmulas de Lacan, para volverlas compatibles con nuestrosprejuicios.

    Por ejemplo... Les voy a dar un ejemplo. Ustedes, no s si recordarn, que en la Apertura dela Seccin Clnica, que es una intervencin de Lacan, en l976, Miller le pregunta: "susmatemas, el , el , el $ , el a minscula, valen para la psicosis?", y Lacan responde: "S" "Bueno", le replica Miller, "eso habra que demostrarlo", a lo que Lacan reconoce que escierto, pero que no lo iba a hacer en ese momento.

    - Pgina 10 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • Bueno, los prodigios, retricos y dialcticos, que he visto en ejercicio para interpretar estaafirmacin de Lacan, de que sus cuatro matemas valen para la psicosis, los prodigios parainterpretarla, para hacerle decir exactamente lo contrario de lo que dice, son a vecesimpresionantes. Por ejemplo: "en la psicosis, el de la alucinacin representa al sujeto para unOtro forcludo" lo que es una manera de aceptar la frmula de Lacan, porque..., bueno,porque no es sencillo decirse lacaniano y rechazar una frmula de Lacan tan poco ambigua, ydecir con ella exactamente lo contrario de lo que la frmula dice, por el procedimiento dedefinir los trminos de la frmula de tal modo que la frmula se vuelve inane, es radicalmenteno aceptar la afirmacin de que hay , , sujeto barrado $ como corte entre y , y aminscula como produccin de goce a partir de ese corte. Por otra parte, digmoslo desdeahora, el Otro no est forcluido en la psicosis. Lo que sostiene el escrito De una cuestinpreliminar... es que hay una forclusin en el lugar del Otro, que es algo muy distinto. Estoconviene precisarlo, porque en el Seminario sobre Las psicosis, o al menos en la versin quetenemos de ese Seminario, que es una versin mutilada, puntuada y establecida por Miller, escierto que hay un momento donde aparece una frase de Lacan donde parece dar a entendercomo que no habra gran Otro en la psicosis. Pero en De una cuestin preliminar..., dondelas palabras son responsabilidad del puo y letra de Lacan, y que es una retoma posterior,ms medida, ms calculada, de lo dicho en la improvisacin del Seminario, est muy claro queno es que no hay Otro, no es que el Otro est forcludo, es que hay una forclusin en el lugardel Otro.

    Bueno, ste es otro tema que tal vez abordaremos en algn momento, que es la cuestin dela forclusin, su relacin con la Verwerfung, y una novedad que ha surgido en el millerismo,particularmente, pero que ha tenido seguidores he visto por ejemplo que Harari se haplegado a ello, que es la teora de la forclusin generalizada, y que consiste definitivamenteen esto: cualquier "no hay" que ustedes pesquen es una forclusin. "No hay significante delNombre-del-Padre", es una forclusin bueno, sta es la definicin que da Lacan de laforclusin propia de la psicosis, al menos en el texto de 1958, pero "no hay significante deLa mujer" es una forclusin? Ah! No estoy tan seguro de que sea lo mismo, vamos a ver. Megustara, si tienen inters en acompaarme en esta interrogacin, que revisemos el conceptode forclusin, para ver si este concepto es valedero cuando se trata del significante de Lamujer, que es un significante que no se espera que est, del cual no se espera que ejerzaningn efecto de capitonado, como s se espera del significante del Nombre-del-Padre. Pero lacosa prolifera: "no hay significante del sujeto", entonces forclusin, "no hay relacin sexual",entonces forclusin, "no hay Otro del Otro", ms for-clusiones todava! estamos llenos deforclusiones!

    Convendra re-interrogar entonces qu entendemos por forclusin, para ver qu cabida se lepuede dar a esta novedad post-lacaniana de una forclusin generalizada.

    - Pgina 11 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • Bien, antes de que se me vaya el tiempo, les quiero decir que ya se los dije, pero se losvuelvo a decir al fin y al cabo, bueno, yo no me creo Lacan, pero algo de lo que ocurrecuando uno habla en pblico, le ocurre a todo el mundo Lacan deca: "nunca se entiende loque yo digo", lo dice varias veces, casi cada vez que habla dice "nunca se entiende nada de loque yo digo, entonces por eso yo lo repito muchas veces, porque aunque no se entienda, si lomachaco, lo machaco y lo machaco, eso termina por circular" entonces, yo digo ahora quevoy a repetir qu? que espero vuestra palabra, vuestra interlocucin, que me interrumpantodo lo que quieran , somos muchos para hacer un dilogo tipo taller, pero veremos cmopodemos arrimar lo ms posible a una interrogacin, a un dilogo entre nosotros.

    Antes de que se me acabe el tiempo, entonces, quera decirles que, tanto como para... algunas personas cercanas a m me han hecho saber que mi texto de invitacin a esteespacio, mi propuesta, publicada en el Correo de la Escuela, era muy difcil de seguir. Tal vezse deba, al menos en parte, a que es un texto que escrib, no lo habl, y cuando yo escriboespero que el lector ponga algo de lo suyo, o sea que me sale un estilo un poco retorcido enfin, en realidad, para m lograr la sencillez es un esfuerzo, cuando escribo, pero ademsayud el hecho de que quien transcribi esa comunicacin en el Correo..., digamos que sesalte unos cuantos signos de puntuacin. Entonces... me sorprende que hayan venido![risas]. Pero, de todas maneras, me parece que algo se puede pescar, en esa propuestaahora voy a retomar algunos de sus trminos, si tengo tiempo, en cuanto a que estapropuesta no es la de recalentar el guiso de "lo ya sabido" de la psicosis, y que apunta a unapropuesta, que yo no dira que es nueva, porque me parece que es la propuesta que haceLacan, en todo caso, digamos que apunta a una perspectiva de lectura de algunasafirmaciones de Lacan un poquito diferente de lo que puede ser el discurso corriente. O sea,que algo parece que se ha transmitido, y eso es lo que me alienta, el que hayan venido. Detodas maneras, y para que no confen solamente en mi palabra, quera sealarles algunascosas de Lacan, que eventualmente nos daremos el tiempo, en las sucesivas reuniones, de irdesplegando.

    BREVE DISCURSO A LOS PSIQUIATRAS

    Me tom el trabajo, en estos ltimos das, de traducir el Breve discurso de Lacan a lospsiquiatras, o Petit discours... En verdad, habra que traducirlo como "Pequeo discurso",

    - Pgina 12 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • pero "Pequeo" suena un poquito irrespetuoso, y "Discursito", horrible! [risas], entonces lepuse Breve discurso a los psiquiatras, aunque no es tan breve como sugiere el ttulo.(13) Esuna conferencia de l967. Cuando termin de traducirlo me dijeron que haba otra traduccincirculante, pero no la conozco.

    Este texto, con el que Lacan se dirige a los psiquiatras, es en l967, como ya les dije, y enrealidad es interesante el contexto, porque, si bien se dirige a los psiquiatras, l no deja deobservar que la mayora de su audiencia son gente que est en anlisis, o espera del anlisisalguna cosa especial en relacin a su posicin de psiquiatras, y Lacan, entonces, inclusoexpresa cierto lamento, dice: ustedes, que estn haciendo el internado, en lugar deaprovechar su experiencia de psiquiatras, de su contacto con el loco, con el psictico en estetexto l dice "el loco, o el psictico, si ustedes quieren", al revs de cierta moda actual, que seinclina ms bien a distinguir la locura de la psicosis, ustedes desperdician su experiencia depsiquiatras porque se consideran analistas en formacin, y se consideran analistas enformacin a partir de un gran malentendido, que es el de creer que el psicoanlisis ayuda acomprender a los enfermos. En verdad, el psicoanlisis, y con esto retomo algo que dijeanteriormente, debera ayudar a soportar la no comprensin, porque la comprensin esnuestro horizonte de significacin flica, desde el cual jams podremos abordar y dar accesoa la palabra del psictico... Y Lacan expresa su esperanza de que algn "psicoanalizado",dice, no un psicoanalista, algn "psicoanalizado", se anime a escuchar al psictico, a, como lodeca en el escrito De una cuestin preliminar..., a ese esfuerzo de "sumisin completa a lasposiciones subjetivas del enfermo", lo cual implica no ejercer sobre l el poder, ni el llamado alorden flico...

    Bien, les deca que en este texto, en esta conferencia, Lacan dice una cosa que en realidadno es ninguna novedad, era para no citarles un texto ms antiguo. No es ninguna novedad, enLacan. Ya estaba muy claramente expresado en su discusin con Henri Ey, en el texto del46, Acerca de la causalidad psquica. Lo que dice, muy sencillamente, es lo siguiente: "ensu encuentro con el loco, aqul que se postula en su presencia, en esa posicin que es la delpsiquiatra, est, lo quiera o no, concernido, est irreductiblemente concernido", es decir, quela locura es algo que a l le atae.

    En este sentido, Lacan estara en contra del "muro" que separa, que segrega va a hablartambin de los efectos de segregacin promovidos por la dominancia cada vez mayor deldiscurso de la ciencia, en este texto, que inevitablemente segrega al loco. Lo que agregaLacan es que, de ese concernimiento, de esa relacin de concernimiento, el psiquiatra seprotege de ese concernimiento. Cmo se protege? Bueno, hay muchas maneras deprotegerse, una es aislar al enfermo, otra es el chaleco, podramos decir, el chaleco qumico,tambin, pero donde l, Lacan, habla, se ve que en esa poca estamos en el 67, es decir,a cinco minutos del famoso mayo del 68, del grito libertario de los estudiantes parisinos en

    - Pgina 13 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • mayo del 68, por lo que hablar del chaleco, en ese momento, hubiera sido una falta derespeto, una provocacin, as que Lacan no habla de eso entonces, para no hablar de eso,dice que el psiquiatra interpone, para protegerse de ese concernimiento, entre l y el loco, uncierto nmero de "barreras protectoras". Por ejemplo, dice, "una pequea idea", "unrgano-dinamismo" y hoy podramos decir: una pequea idea: que hay que acotar el goce,por ejemplo, o cualquier otra, como una definicin privativa de la psicosis una pequea idea,dice, "que los separe de esta especie de ser que est enfrente de ustedes, que es el loco, quelos separe a ustedes de l, destacndolo, no es cierto?, como una especie entre otras deextrao coleptero, del que se trata de dar cuenta as en su dato natural".

    Es decir, ante el concernimiento, ante el sentirse concernido por la locura, el psiquiatra, laposicin del psiquiatra pero, a ver, cuando Lacan dice "posicin del psiquiatra", se refiere auna posicin de estructura, no est hablando de la buena voluntad, del humanismo, de labuena onda del psiquiatra, se entiende, esto?, se refiere a lo que define a la posicin delpsiquiatra la posicin del psiquiatra es que de ese concernimiento por la locura, de esaangustia que despierta la locura, este loco que no nos demanda nada, l se proteje erigiendoesas barreras constituidas por esa "pequea idea" no importa cmo llamemos a estapequea idea, puede ser la tesis de la alienacin, por ejemplo: bueno el alienado es alguienque vive en su propio mundo, su manera de pensar es irreductible, no hay comunidad connosotros... No s si ustedes recuerdan, hace un par de aos hubo una especie de polmicapblica, un intercambio, vamos a decir, ms que polmica, sali en los diarios, entreMaradona y su psiquiatra o su psiclogo espaol, y entonces el seor este, el espaol, apropsito de no s qu que haba a su vez dicho Maradona a propsito de l, le dice a losmedios: "al seor Maradona no tengo por qu responderle, porque es un enfermo mental", esdecir: como es un "enfermo mental", no es responsable de su palabra. Bueno, sta es la rocade la alienacin, la que constituye una de esas pequeas ideas que nos separan del loco.

    El problema, dice Lacan tambin, en este texto del que les estoy evocando unas pocas frases,es que la experiencia analtica, la experiencia del psicoanlisis es una experiencia precaria.Precaria, por qu? porque, no obstante haber pasado por esa experiencia, siempre sepuede recaer rpidamente en lo que es la posicin del psiquiatra. Y justamente, al recaer en laposicin del psiquiatra, volvemos a instaurar estas barreras. Lacan menciona otra de estasbarreras, entonces, y dice: "los consideramos mucho ms como objetos de estudio que comopunto de interrogacin al nivel de lo que remite a cierta relacin del sujeto, a lo que sita alsujeto por relacin a ese algo que calificamos de objeto extrao, parasitario, que es la voz,esencialmente. En tanto voz, ella no tiene sentido aqu ms que por ser soporte delsignificante".

    Bien, quiero dejarlos hablar un poquito a ustedes, y entonces voy a suspender, voy ainterrumpir el hilo de lo que vena desarrollando, y dejo el comentario de mi Propuesta para

    - Pgina 14 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • otro da, porque no quisiera alejarme hoy de aqu sin mencionar un par de frases de Lacan,del Seminario sobre La identificacin es decir, no he ido a buscarlas en los ltimosSeminarios, que sitan, al menos como una tesis, de la que eventualmente tendremos quedar cuenta, pero para que esto no parezca un mensaje venido de Ganmedes, ya que estamoshablando de psicosis, que hablar de sujeto, de deseo, y de falta en el Otro en la psicosis no esalgo que venga de otra galaxia, sino que esto al menos est dicho por Lacan... Voy a citarentonces un par de frases del Seminario de La identificacin, del ao l962, y luego les har unbreve comentario acerca de cmo podramos movernos en lo sucesivo.

    Bueno, en la clase del 2 de Mayo de 1962, Lacan responde a una interven-cin, interesante,que haba tenido Piera Aulagnier. Ella, en ese momento, todava no se haba separado deLacan para fundar su Cuarto Grupo, pero es interesante, tambin... Ahora abro unparntesis, y espero no perderme... Piera Aulagnier, sus textos, entr a la Argentina en unmomento en que la avidez y la confusin agrupaban bajo el nombre de "psicoanlisis francscontemporneo" lo que pareca equivaler a "lacaniano": Laplanche, Pontalis, Leclaire,Mannoni, Aulagnier, y hasta el mismsimo Andr Green... todos en la misma bolsa! Porsupuesto con el retraso que tenemos tradicionalmente, y adems no haba satlite, todava,entr como lacaniana cuando ya no era lacaniana... Por ejemplo, todas esas cosas quetodava se dicen que habra dicho Lacan, y que Lacan nunca dijo, por ejemplo: que la madredel esquizofrnico es una madre que considera que su hijo es como un cncer, como unacosa viva que no tiene imagen, y que la carcome, y qu s yo, y que por eso no le construyeun cuerpo imaginario... habrn escuchado eso: una madre que considera al hijo como unser natural, como una especie de excrecencia corporal? bueno, eso es Piera Aulagnier, noLacan.

    A ver, no digo esto para decirles simplemente "miren, leamos bien a Lacan", porque endefinitiva... Est bien, conviene leer bien, no es cierto?, leer bien es sin duda mejor que leermal... Pero ms que leer bien, conviene que la lectura tenga efectos. Como dice tambinLacan en esta conferencia del 67, no alcanza con usar el vocabulario lacaniano, el asunto esque ese vocabulario lacaniano tenga efectos diferentes a los que se obtienen de lo que sedice en otro vocabulario. De nada vale, si usamos vocabulario lacaniano para decir lasmismas cosas que se decan antes de Lacan. Y en una proposicin como esta de la presuntatpica madre del esquizofrnico, que considera al hijo as y asado, qu estamos diciendo? que habra que analizar a los padres! Ahora, reflexionen sobre los casos clnicos que suelencircular en nuestro medio, y van a ver que esto no es solamente un problema de la psicosis,sino que muchas presentaciones clnicas, de neurosis, tambin consisten en analizar a lospadres... Bueno, cierro el parntesis...

    Piera Aulagnier, entonces, en esa intervencin del 62, en el Seminario de La identificacin,hace una exposicin respecto de la psicosis que Lacan elogia en ese momento estaban

    - Pgina 15 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • amigos, que es bastante interesante, tambin, la exposicin, pero Lacan le comenta que,bueno, en su esfuerzo por hacerse entender por el pblico, ella tal vez haba aflojado enalgunas cosas. Y entonces, este es el breve comentario que le hace Lacan:

    ...lo que me parece eminente, es justamente aquello por lo cual eso nos abre esta estructurapsictica como siendo algo donde debemos sentirnos en nuestra casa. Si no somos capacesde percatarnos de que hay un cierto grado, no arcaico, a poner en alguna parte del lado delnacimiento, sino estructural, a nivel del cual los deseos son, hablando propiamente, locos; sipara nosotros el sujeto no incluye en su definicin, en su articulacin primera, la posibilidad dela estructura psictica, jams seremos sino alienistas.

    Es decir esa "pequea idea" de la alienacin que descarta la estructura psictica como algodonde podemos, debemos, sentirnos en nuestra casa, en la medida en que dicha estructuraes una posibilidad primera, por definicin, de la nocin de sujeto que sostenemos en elpsicoanlisis, esa "pequea idea", como las otras de esa ndole, desencadenar el efecto desegregacin donde el loco est del otro lado del muro y no nos concierne para nada.

    La otra frase que les quera leer es un poco ms extensa, pero creo que vale la pena. Es delmismo Seminario, de la clase del l3 de Junio de 1962, y dice as yo, cuando leo frases comoesta que voy a leerles y ya que hoy, al comenzar esta reunin, me despach con algunosagradecimientos, quiero agradecer tambin a los miembros de un grupo de estudio quecoordino, precisamente sobre este Seminario de Lacan, La identificacin, algunos estan ac,cuya interlocucin inteligente me ha hecho mirar con lupa este Seminario, y me ha hechocomo leer de nuevo, de nuevo y como nuevas, muchas cosas que haba ledo antes cuandoleo frases como las que les voy a leer ahora, me doy cuenta de que, no solamente que no seentiende nada de lo que Lacan ha dicho, sino que en general no se lo lee, o que se lo leecomo Lacan deca que se lo lee a Freud, "de la manera sorda", se lo lee pasando por encimade todo lo que podra trabar nuestra concepcin primera, nuestro prejuicio, acerca de lo quese supone que iba a decir. Fjense este prrafo, un poco ms que una frase:

    [...] Esta relacin del espejo, para ser comprendida como tal, debe ser situada sobre la basede esta relacin al Otro que es fundamento del sujeto, en tanto que nuestro sujeto es el sujetodel discurso, el sujeto del lenguaje.

    Es al situar lo que es $ corte de a [es decir, la frmula del fan-tasma], por relacin a ladeficiencia fundamental del Otro como lugar de la palabra, por relacin a lo que es la nicarespuesta defini-tiva a nivel de la enunciacin, el significante de % , del testigo universal entanto que hace falta y que en un momento dado ya no tiene sino una funcin de falso testigo...

    es al situar la funcin de a en ese punto de desfallecimiento, mostrando el soporte que

    - Pgina 16 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • encuentra el sujeto en ese a que es lo que apuntamos en el anlisis como objeto que no tienenada de comn con el objeto del idealismo clsico, que no tiene nada de comn con el objetodel sujeto hegeliano,

    es al articular de la manera ms precisa ese a en el punto de carencia del Otro, que estambin el punto donde el sujeto recibe de ese Otro, como lugar de la palabra, su marcamayor, la del trazo unario, la que distingue a nuestro sujeto del sujeto de la transparenciaconociente del pensamiento clsico, como sujeto enteramente atado al significante en tantoque ese significante es el punto giratorio de su rechazo, el de l, el sujeto, fuera de toda larealizacin signifi-cante,

    es al mostrar, a partir de la frmula $ & a como estructura del fantasma, la relacin de esteobjeto a con la carencia del Otro,

    ...que vemos cmo en un momento todo retrocede, todo se borra en la funcin significanteante el ascenso, la irrupcin de este objeto.

    Suspendo un momento la cita. Se dan cuenta de los trminos que estn puestos en juego eneste fragmento? objeto a, fantasma, carencia del Otro, significante de A barrado: S(% ),sujeto de discurso, trazo unario, deseo... El prrafo contina as:

    Es hacia ah que podemos avanzar, aunque sea la zona ms velada, la ms difcil de articularde nuestra experiencia. Pues justamente tenemos su control en cuanto que, por unas vas queson las de nuestra experiencia, vas que recorremos lo ms habitualmente, las del neurtico,tenemos una estructura que de ningn modo se trata de poner as sobre el lomo de chivosemisarios. A este nivel, el neurtico, como el perverso, como el psictico mismo, no son sinocaras de la estructura normal.

    Escucharon alguna vez, estas palabras? Me responden ustedes que no... sin embargo,estoy seguro de que, al menos la mayora de ustedes, habrn ledo el Seminario de Laidentificacin, algunos quiz varias veces... como me ocurri a m hasta que finalmente pudeleer estas palabras, la segunda vez refregndome los ojos... Contina Lacan:

    Se me dice a menudo, tras estas conferencias: cuando usted habla del neurtico y de suobjeto, que es la demanda del Otro, a menos que su demanda no sea el objeto del Otro,hblenos del deseo normal! Pero justamente, hablo de eso todo el tiempo.

    El neurtico, es el normal en tanto que para l el Otro con una A mayscula tiene toda laimportancia El perverso, es el normal en tanto que para l el falo el F mayscula, quenosotros vamos a identificar a ese punto que da a la pieza central del plano proyectivo toda su

    - Pgina 17 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • consistencia, el falo tiene toda la importancia.

    Para el psictico el cuerpo propio, que hay que distinguir en su lugar, en esta estructuracindel deseo, el cuerpo propio tiene toda la importancia.

    Y no son aqu sino caras donde algo se manifiesta de este elemento de paradoja que es elque voy a tratar de articular ante ustedes a nivel del deseo.(14)

    Resumiendo:

    1) la estructura es una

    2) la estructura, que es una, comporta una falla, aqu nombrada como carencia del Otro enotro momento tendr otros nombres: "no hay universo del discurso", "no hay relacin sexual",pero no importan ahora los nombres: la estructura que nos interesa como psicoanalistas, entanto nos ocupamos del sntoma, es decir, de lo que no anda, es aquella que, en tantoestructura, est radicalmente, principialmente fallada, es decir, nosotros tenemos que explicarpor qu las cosas no andan, no por qu las cosas andan no nos servira para nada unaestructura sin falla, del tipo de la estructura de los estructuralistas, es decir, de la que no hacelugar a la funcin del sujeto y esto es propio de la estructra... no del resultado dedeterminada operacin, como por ejemplo cuando se dice que cuando el Nombre-del-Padreno est para cumplir su papel entonces el Otro es completo...

    3) la psicosis no radica en una falla relativa a una estructura no fallada sta es la perspectivade la psicosis como dficit, no est tampoco fuera de estructura si la psicosis estuvierafuera de estructura no tendramos nada que decir sobre ella, en la medida que laconcebiramos sin relacin con el lenguaje.

    4) como acabamos de leer, y est dicho por Lacan con todas las letras, la psicosis es una carade una estructura, aqu calificada de normal, que es una.

    Bien, yo no digo que este prrafo un poco extenso que acabamos de leer, del Seminario sobreLa identificacin, sea transparente. De ninguna manera lo pretendo es posible quetengamos que dedicar algn tiempo, si a ustedes les parece, a tratar de entender, dedesplegar, de justificar estas afirmaciones de Lacan. Es posible. Lo que yo me propona hoy,al traerles esta cita, es "acotar", por qu no?, ponerle una barrera, unos mojones desealizacin, a cierto discurso corriente segn el cual el psictico estara fuera de estructura...porque no tiene estructura se le soltaron todas las consistencias del nudo... o tiene unaestructura tal que tiene una falla que consistira en no tener falla como el Nombre-del-Padresera quien descompleta al Otro, al estar forcluido este nombre el Otro sera completo, y

    - Pgina 18 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • entonces ya no importa la carencia del Otro, el deseo del Otro, el problema es el goce delOtro, que no tiene cmo ser acotado, y para colmo no hay transferencia, por lo que... hay queremendar!

    HILDA SCHVARZMAN: Eso conectara con la cuestin de los mecanismos especficos,pensados...

    S, efectivamente, eso tambin discute cierto efecto gracias por recordrmelo, es como sisupieras lo que tena pensado decir cierto efecto de un planteo incorrecto, insuficiente, de larelacin Freud-Lacan, segn la cual Freud habra sido un lacaniano avant la lettre, con lo cualse termina leyendo a Lacan con la anteojera freudiana... Pero Lacan ocurri! Lacan ocurri, yeso tiene un peso decisivo, quiero decir: aunque rechacemos a Lacan, esto tendr efectossobre nuestra lectura de Freud... No es el mismo post-freudismo el de Hartmann que el deLaplanche. Incluso rechazando a Lacan, el post-freudismo no queda en el mismo lugar, seconstituye como tal por ese rechazo mismo... Pero si no rechazamos a Lacan, entonces hayque hacerse cargo de que Freud no es lacaniano... porque como suele decir un amigo mo alque siempre cito, Juan Carlos Piegari, que es posible que venga algn da a este espacio adecirnos lo suyo, y con quien tengo un dilogo de hace muchos aos: "uno empiezaconfundiendo a Lacan con Freud, y termina confundiendo a Freud con la psicologa".

    Volviendo a tu intervencin, en la que me recordaste algo importante a lo que quera referirme:efectivamente, est dicho en la Propuesta... lo voy a dejar para otro da, en todo caso, perolo dejo mencionado, tambin me propongo cuestionar la supuesta tri-particin entre neurosis,psicosis y perversin, concebida no a partir de la transferencia como s lo hace Lacan, no apartir de la relacin del sujeto con el saber como propone Lacan en su Seminario sobre losProblemas cruciales para el psicoanlisis, por ejemplo, sino a partir de tres presuntos"mecanismos freudianos fundantes" o "modos de defensa constitutivos" o como se los quierallamar: represin para la neurosis, renegacin para la perversin, Verwerfung o forclusin parala psicosis... En algn momento me gustara detenerme a mostrarles que esta triparticin, yaestablecida en el discurso corriente, no est tan clara sin embargo, ni en Freud, ni en Lacanmismo.

    Bien, ya termino. Agrego a los agradecimientos, ya que estamos, el que debo a loscompaeros de la Escuela que hoy han querido acompaarme. No es una prctica difundida,en nuestra Escuela, que los miembros asistan al seminario de otro miembro, y sin embargo,es una prctica que ojal se extienda, porque es lo que nos podra alejar definitivamente de

    - Pgina 19 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • cierto riesgo que corre la enseanza en la Escuela, que es la pendiente fcil del discursouniversitario. Obviamente, si yo estoy aqu, no es porque tengo todo claro. No es el saber elque pongo como agente del discurso que sostengo ante ustedes. Si tuviera todo claro, comono tengo vocacin de mesas, y la caridad no la entiendo en este campo, no perdera tiempohablndoles. Lo que espero es lo que pueda llegarme de ustedes, y particularmente, por quno decirlo?, de mis compaeros de Escuela, con quienes podra sostener una interlocucin noocasional, no restringida a esta hora y media quincenal. Por eso, a quienes hoy meacompaan, les agradezco especialmente.

    Un agradecimiento muy especial muy especial porque, de alguna manera, fueron quienesprecipitaron que yo est aqu hoy con ustedes... es decir, que si hoy sintieron que han perdidoel tiempo, ya saben a quines echarle la culpa! a los residentes del Hospital Esteves, deLomas de Zamora, y quiero decir por qu. Ellos el ao pasado me invitaron, me pidieron, msbien, que fuera a hablarles a su hospital. En general, yo, como prctica general, soy ms bienalrgico a ir a hablar en los hospitales... y, en verdad, a ir a hablar a cualquier otra parte queno sea la Escuela. No voy a argumentar mucho esta peculiaridad ma, y por eso prefieroreferirme a ella en trminos de "alergia". Podra argumentarlo, pero no lo voy a hacer. Es unacuestin de fiaca, si quieren, una cuestin de que no me gusta suspender trabajo conpacientes para ir a hablar por ah eso es tambin una razn, no la nica, de mi pocaproclividad a asistir a Congresos y Jornadas, y tambin es la otra razn de mi pocaproclividad a asisitir a Congresos y Jornadas porque odio hacer algo que, adems de noproporcionarme ningn placer, descuento que no va a tener ninguna consecuencia, es decir,odio ir a hablar para entretener a la gente. Y si reflexionan un poco, muchas invitaciones ahablar estn hechas para el entretenimiento de la gente. Cuando se invita hoy a unpsicoanalista y maana a un cognitivista, hoy a un psicoanalista de esta Escuela, y maana aun psicoanalista de la APA, y pasado maana a un psicoanalista de la EOL, y as siguiendo,es porque la invitacin est al servicio de entretenerse, compensarse un poco por la duratarea hospitalaria.

    Bueno, pero estos residentes, cuando me hicieron su invitacin, la hicieron luego de haberseledo mi seminario del 95, que son como cuatrocientas cincuenta pginas, y venan conpreguntas formuladas a partir de esa lectura. Eso fue lo que me decidi a ir hasta Lomas deZamora, que no es la Vuelta de la Esquina. Y adems, adems, nos reunamos los sbados,que era un da en el que ellos no estaban obligados a asistir al hospital, cosa que meconmovi profundamente. Y adems sus preguntas eran muy pertinentes. Eso fue lo que mellev no solamente a ir, entonces, a Lomas de Zamora, sino a, ante la posibilidad de seguirtrabajando juntos este ao, proponer este trabajo en la Escuela, y extender esta propuesta aotros residentes, a otros concurrentes, y bueno, dado el apoyo que encontr en la ComisinDirectiva de la Escuela ante esta propuesta, por qu no a cualquier interesado, en general?

    - Pgina 20 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • Por otro lado, el compromiso de estos residentes del Hospital Esteves es mayor, no sloporque me han acompaado en el tiempo posterior a estos encuentros en su Hospital, el aopasado, con preguntas y estmulo para abordar algo, sino porque, adems, han comprometidoun trabajo que, de todas maneras, si bien ellos son como mi rueda de auxilio, hago extensivoa aquellos de ustedes que lo quieran, que es el de aportar aqu, a partir de la prxima vez, yen adelante, todas las reuniones, un fragmento de la clnica de la psicosis. No paraejemplificar lo que yo pueda desarrollar en la primera parte de la reunin en principio, nohabr ninguna relacin deliberada entre el caso presentado y el punto que yo aborde en esaprimera parte, sino para relanzar la pregunta. As que, con esto termino, hoy fue unaexcepcin, porque era la primera vez, a partir de la prxima reunin empiezo a la diez de lamaana en punto, con los que estn. Hasta qu hora? Hasta las once y media, porque soyun poco inquieto y no me aguanto dos horas. Supongo que dos horas, sentados ah, ustedestampoco. Ya una hora y media es una barbaridad, ah apretados, sobre todo los que son altoscomo yo, que no pueden estirar las piernas... Pero menos de una hora y media no nosalcanzara. A partir de las preguntas que puedan llegarme, voy a inciar la reunin con unabreve exposicin; luego daremos lugar a este fragmento de la clnica de la psicosis, y luegonos daremos un tiempo para intercambiar entre nosotros, no necesariamente para que yoresponda preguntas, para intercambiar, emitir opiniones, que cada uno vuelque la experienciaque tenga. En la psicosis no es cierto que el que tiene mucha experiencia puede decir cosasms pertinentes que el principiante. El de la psicosis es todava un campo muy ofrecido a lainvencin... y a las ganas de inventar, aunque no quiero decir con esto que carezca decoordenadas doctrinales. As que ese sera el esquema general de nuestras reuniones, ybueno, ahora les pedira que tomen ustedes la palabra, para hacerme una idea de por dndepodra continuar yo la vez que viene.

    PARTICIPANTE: [no se escucha en la grabacin]

    Est bien. No te voy a responder, hoy. Justamente, quiero que hablen para ir viendo pordnde seguir. Tu duda, entonces, sera la de en qu sentido la locura nos concierne.

    RICARDO AUGMAN: Yo quera decirte que, en principio, es interesantsimo todo lo quedijiste, y realmente justifica levantarse un sbado a la maana para venir a escuchar y aconversar acerca de la psicosis. A m, en particular, me interesara que hablramos del asuntode la estructura nica, de los tres mecanismos, digamos, que son populares, para hablar de

    - Pgina 21 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • las estructuras...

    Bien, entonces, de qu manera entender esto, que hay una estructura, a partir de dndeestablecer una clnica diferencial relativa a una estructura que es una, y repasar estos tresmecanismos que circulan en el discurso corriente... Yo repito porque en general no se grabalo que se dice desde ah, y no tengo ganas de andar pasando el micrfono, porque eso ledara demasiada formalidad a lo dicho, y prefiero que hablemos tranquilos, en borrador, sinpensar que hablamos para el registro, aunque a m me interesa conservar algn registro de loque intercambiemos, para hacer pie ah en las prximas reuniones. No es porque piense quelo que dijiste no se entendi...

    PARTICIPANTE: [no es escucha en la grabacin]

    Entiendo, tu pregunta retoma en parte la pregunta anterior, de Ricardo. Es un poco elfantasma que suele aparecer cuando yo digo algo de esto en un grupo de estudio: "Ah!entonces no hay ninguna diferencia entre neurosis y psicosis?!" no estoy diciendo eso!no digo que la neurosis es la psicosis, o que no hay diferencias entre neurosis y psicosis! Loque estoy diciendo es que algunos conceptos bsicos, fundamentales, si quieren, no importael nombre que les pongan, de la doctrina psicoanaltica significante, sujeto, deseo,inconsciente, transferencia... son de un piso bsico... a partir del cual se establece la clnicadiferencial, y no que la clnica diferencial habra que hacerla en funcin de colocarle un "+" depresencia o un "-" de ausencia a algunos de estos trminos. La transferencia es una nocintransclnica. En Freud mismo, el fantasma es una nocin transclnica. En Freud, la fantasa noes patrimonio exclusivo de la neurosis, y tampoco es por la diferencia entre un tipo de fantasay otro que se puede establecer la diferencia entre la neurosis, la perversin y la psicosis. En eltexto de 1922, si no recuerdo mal ahora, y estoy evocando cosas absolutamente al azar de mimemoria, en Sobre algunos mecanismos neurticos en los celos, la paranoia y lahomosexualidad, Freud dice claramente que a partir del contenido del sueo no es posibledistinguir un paranoico del que no lo es, que alguien puede ser paranoico en su sueo y noserlo, digamos, en su vida despierta, para hablar mal y pronto, o al revs... Eso es lo queestoy diciendo: que si queremos evitar una clnica del dficit, una clnica del defecto, queadems de no poder ser jams, en tanto tal, una clnica psicoanaltica, nos lleva fatalmente,como conclusin imparable, al postulado de que la estructura es la estructura de la neurosis,si queremos evitar una clnica del defecto tenemos que postular que hay nociones de la teora

    - Pgina 22 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • que atraviesan todas las estructuras, las as llamadas estructuras es claro que a m no megusta este trmino "psicopatolgicas", atraviesan toda la clnica diferencial, son transclnicas,y en consecuencia la clnica diferencial no debe establecerse en trminos de presencia oausencia de algunos de estos trminos. Eso es lo que estoy diciendo. Pero no estoy diciendoque entonces es lo mismo una neurosis que una psicosis...

    S podra estar diciendo, pero te lo digo despacito, cautamente, para crear un poco desuspenso, que la posicin del analista en la clnica tal vez no sea tan diferente en un caso queen el otro... Pero para avanzar en esto tendramos que pasar primero por establecer quentendemos por posicin del analista, porque la propuesta de Lacan para la posicin delanalista no es uniforme a lo largo de su enseanza, ha ido variando. La posicin del analistaen el escrito Variantes de la cura-tipo, que es de 1955, es la del analista como gran Otro, esla del "poder discrecional del oyente", de alguna manera amo del sentido del discurso que elsujeto le dirige y an de su identidad misma de hablante. La posicin del analista como objetoa, a partir del Seminario sobre La angustia, no es la misma... Entonces, digo, a lo mejor laposicin del analista no digo su intervencin, su modo de intervenir, la posicin bsica,estructural del analista, la de ceder la posicin subjetiva, dar la palabra dar la palabra yentonces ofrecer la posibilidad de que quien habla ya no sepa lo que dice, tal vez esaposicin tambin sea transclnica...

    Y tal vez, si nos esclareciramos sobre lo que es esencial a la posicin del analista, tal vezhabra posibilidad de evitar los efectos de inhibicin que suele producir, en la prcticahospitalaria, cierta ideologa segn la cual: "ojo con interpretar, que desencadens unapsicosis!" y entonces ante el primer consultante que tenga un olor un poco raro, el analistano hace nada, no dice nada, por temor a desencadenar quin sabe qu cosa..., no hace nada,como si creyera que es posible calcular los efectos de lo que se hace o lo que se dice, como sicreyera que la interpretacin consiste slamente en un equvoco deliberado, como sidescartara que a lo mejor la manera misma de saludar puede comportar un efecto deinterpretacin, que hasta su no hacer nada y no decir nada puede comportar ese efecto, yque, por lo tanto, la intervencin del analista es incalculable, que el ser ms o menos cauto,ms o menos precavido, por ejemplo no sintindose autorizado a comprender demasiadorpido o a hacer cualquier cosa, no debera llevar a la inhibicin, al no hacer nada, sino ainterrogar cul es la posicin ms conveniente para para decirlo en los trminos de hoyceder la posicin de sujeto.

    PARTICIPANTE: Hay otra cuestin que circula en el ambiente psicoanaltico, en relacin acierta comparacin que se hace entre neurosis infantil y neurosis en el adulto, y para lapsicosis no habra una psicosis infantil [...]. Para los que trabajamos con nios, no es una

    - Pgina 23 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • reconstruccin desde el adulto de la neurosis infantil o de la pre-psicosis, es algo que estocurriendo en ese momento [...]. Podemos hablar de psicosis en la infancia? Y por qu?

    O sea, disculpame el resumen, qu lugar darle a la psicosis infantil. Al respecto quiero deciresto: la psicosis es algo que le puede ocurrir a cualquier hablante, es decir, es una posibilidadesencial a partir de que el sujeto se constituye a partir del lenguaje. Por eso, por ejemplo,puede haber psicosis en dbiles mentales. Me parece que la afirmacin de que no haypsicosis infantil debe restringirse, no a negar la psicosis en la infancia, que se dara depatadas con la clnica, sino a una condicin que Lacan formula de este modo: la psicosis notiene prehistoria y... Bueno, hasta ah, noms. Lo dejo para otra ocasin.

    PAULA CORRADI: [no se escucha en la grabacin]

    Est bien, la cuestin del goce. Al respecto, si me permits, te voy a hacer un brevecomentario lateral, de coyuntura. Sabemos que el neurtico tiene una perspectiva idealizante,es el que se engancha ms al significante no en el sentido de que el psictico est menosenganchado, sino que en la identificacin significante el neurtico busca paliar la falta de serque constituye su pasin, en los dos sentidos del trminose entiende lo que digo? Bueno,en la perspectiva idealizante el goce es perturbador, nos parece ms excelso el deseo, quierodecir, que esta "mala impresin" que nos produce el goce, para decirlo de alguna manera, esun efecto del discurso del amo, de la perspectiva idealizante que transporta el discurso delamo.

    PARTICIPANTE: [no se escucha en la grabacin]

    O sea, una vez planteada una doctrina de la psicosis, si la hubiera, cmo establecerdiferencias entre las formas clnicas de la psicosis: esquizofrenia, paranoia...

    - Pgina 24 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • KARINA GLAUBERMAN: [no se escucha en la grabacin]

    Lo que me ocup de subrayar, al pasar, fue que Lacan no hace, al menos en el texto de suBreve discurso a los psiquiatras, y en otros que podra recordar, una diferencia entre locuray psicosis. Les mencion incluso la frase: "que es preciso llamar por su nombre, el loco, o elpsictico, si ustedes quieren". Me parece que esta asimilacin que hace Lacan es justamentepara destacar lo que hay de comn, lo que no hace segregacin, sino aquello por lo cual elloco, la locura, es algo que nos concierne. Ahora bien, en el ambiente, a partir de un texto deMaleval que circul en fotocopias creo que no fue editado, al menos en castellano, que setitulaba, creo, La locura histrica no es una psicosis, y que hizo furor en una poca, hacediez, quince aos, no me acuerdo cundo, todo el mundo andaba distinguiendo psicosis delocuras histricas, y donde la cuestin era la de demostrar que no todas las locuras sonpsicosis, que habra psicosis propiamente dichas, resultantes de la forclusin delNombre-del-Padre, y algo que se le pareca mucho pero que no era psicosis, porque noresultara de la forclusin, y que entonces se propona llamarlas "locuras", por ejemplo la"locura histrica". Y a veces todava se hace esta diferencia, por ejemplo en relacin a Joyce:"es loco, pero no psictico" o, al revs, "es psictico, pero no est loco"... Hasta donde a mme alcanza, esa distincin no es de Lacan, al contrario, Lacan suele identificar locura ypsicosis, por ejemplo en este texto que les he mencionado, o al comienzo del Seminario sobreLas psicosis, o en el escrito titulado Acerca de la causalidad psquica, donde felicita a suamigo Henri Ey por no haber retrocedido ante el empleo del antiguo nombre de "locura" conlo cual no digo que esta distincin no sea posible sostenerla... con otros fundamentos.

    En fin, ya que lo mencion, quiero decirles que hay una concepcin lacaniana de la psicosis, apartir de su escrito De una cuestin preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis, quedice que la psicosis es lo que resulta de la forclusin del Nombre-del-Padre, no de cualquierforclusin, y que sta es una tesis que tiene validez hasta 1975, y que en 1975, en elSeminario sobre El snthoma, hay elementos como para cuestionarla. Pero, hasta que lacuestionemos, vamos a tratar de sacarle, en este mbito, todo el jugo posible.

    PARTICIPANTE: Tambin v en tu propuesta del Correo que est prevista la posibilidad dehablar de Joyce, que me interesara...

    S, est prevista. Pero est bien que me lo recuerdes, porque los que ya me conocen saben

    - Pgina 25 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • que nunca hay que creer mucho en mis proyectos, porque yo me hago proyectos, pero paracambiarlos. Ahora, si vos insists con tu pregunta, a la larga hablar de eso.

    Bueno, siendo las doce del medioda, vuelvo a agradecerles su presencia. Les recuerdo quela vez que viene, que ser el 6 de Junio la tercera reunin ser el 20 de Junio, que no esferiado, voy a comenzar a las diez de la maana en punto, porque yo llego en punto. Hasta laprxima.

    NOTAS

    (1) Jacques-Alain MILLER, Introduccin al mtodo psicoanaltico. Eolia-Paids, Buenos Aires,1997.

    (2) Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, Psicoanlisis y Psicosis: una cuestin tica.Intervencin en la mesa-debate sobre Variantes de la cura-tipo, inaugural del Coloquio deVerano del mismo nombre, convocado por la Escuela Freudiana de Buenos Aires, los das 7,8 y 9 de Enero de 1998. Se encontrar su texto en la Biblioteca de la E.F.B.A.

    (3) Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, Lacanoamericanos?. Texto redactado comointroduccin a la Mesa Redonda sobre el tema, que tuvo lugar en la Escuela Freudiana deBuenos Aires el jueves 15 de Enero de 1987, organizada para su publicacin en las Notas dela Escuela Freudiana, n 6, que no lleg a aparecer. Finalmente, fue publicado en CuadernosSigmund Freud, n 14, Ediciones Nueva Visin, Buenos Aires, 1990.

    (4) Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, La articulacin Freud-Lacan en la perspectiva delretorno a Freud de Lacan. Exposicin revisada en la primera de las Reuniones internas demiembros de la Escuela Freudiana de Buenos Aires alrededor del tema: Freud, Lacan cmose articulan?, el mircoles 30 de Septiembre de 1987. Se encontrar su texto en la Bibliotecade la E.F.B.A.

    (5) Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, Freud, Lacan, Nosotros. Intervencin en el SeminarioFundamentos de la Transferencia, dictado con Alba Flesler y Anala Meghdessian. EscuelaFreudiana de Buenos Aires, el 8 de Julio de 1996. Se encontrar su texto en la Biblioteca de laE.F.B.A.

    (6) Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, Freud-Lacan: efectuaciones del retorno. El retornoborromeo, Seminario dictado en la Escuela Freudiana de Buenos Aires, 1990, publicado enfichas. El retorno borromeo. Presentacin nodal del retorno a Freud, intervencin en el

    - Pgina 26 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados

  • Seminario Topologa y Psicoanlisis, Escuela Freudiana de Buenos Aires, el 14 deNoviembre de 1990, publicado en ficha. El Padre: la falta en Freud, publicado en el libro deAAVV, El Padre en la Clnica Lacaniana, Escuela Freudiana de Buenos Aires / Homo SapiensEdiciones, Rosario, 1994. Freud-Lacan: un irreductible tres, intervencin en el cicloIrreductible Tres, Escuela Lacaniana de Psicoanlisis, el 31 de Octubre de 1991.

    (7) Tengo en curso de elaboracin una Versin Crtica Actualizada de este Seminario, que irpasando a la Biblioteca de la E.F.B.A. a medida que concluya cada sesin del mismo.

    (8) Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, El Seminario El snthoma. Una introduccin.Seminario-taller en la Red de Seminarios de la Escuela Freudiana de Buenos Aires, 1995.Publicado en fichas.

    (9) Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, Para volver a la pregunta sobre si Joyce estaba loco,intervencin en el ciclo Lectura del Seminario Le Sinthome. Fbrica del texto, EscuelaFreudiana de Buenos Aires, Cartel Abierto del 26 de Noviembre de 1987. Se encontrar sutexto en la Biblioteca de la E.F.B.A.

    (10) Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, El snthoma: sobre una lectura "de hecho" y una "dederecho". Texto presentado en las Primeras Jornadas de Carteles de la Escuela Freudianade Buenos Aires, los das 24-26 de Noviembre de 1988, finalmente publicado en CuadernosSigmund Freud, n 15, E.F.B.A., octubre de 1992. Vase tambin: Hugo GORDO, Juan CarlosPIEGARI y Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, El Padre y el Snthoma, Seminario en la EscuelaFreudiana de Buenos Aires, 1988, algunas de cuyas clases fueron publicadas en fichas.

    (11) Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, Estabilizacin y suplencia en la clnica de las neurosis ylas psicosis. Hacia una clnica de la suplencia generalizada. Intervenciones en el Curso deActualizacin Clnica psicoanaltica - Problemticas, Curso Anual Ao 1996 de la Escuela dePost-Grado de la Facultad de Psicologa de la Universidad Nacional de Rosario, los das 17 y18 de Mayo de 1996. Se encontrar su texto en la Biblioteca de la E.F.B.A.

    (12) Ricardo E. RODRIGUEZ PONTE, La Transferencia. Clnica y fundamentos. Red deSeminarios de la Escuela Freudiana de Buenos Aires, 1998. Publicado en fichas.

    (13) Jacques LACAN, Breve discurso a los psiquiatras, el 10 de Noviembre de 1967.Traduccin para circulacin interna de la E.F.B.A. de Ricardo E. Rodrguez Ponte.

    (14) Jacques LACAN, Seminario 9, La identificacin. Clase del 13 de Junio de 1962. Latraduccin y los subrayados son mos.

    - Pgina 27 de 27 -

    Copyright 2011 - EFBA - Todos los derechos reservados