prueba mas affinity · 2020-05-07 · PAGINA3 REFLEXIONESENTORNOA LAPANDEMIA PAGINA5 SOBREELDOLOREN...

of 14/14
“SE NECESITA UN PACTO NACIONAL PARA AFRON- TAR LAS CONSECUENCIAS DE ESTA PANDEMIA” E n este 1º de Mayo, las Hermandades del Traba- jo queremos, ante todo, compadecernos; traer a la memoria; rendir homenaje y rezar por to- dos los que han perdido la vida, en ocasiones solos, sin sentir el abrazo y cariño de sus familia- res; así como de todos los enfermos causados por la epidemia que nos asola, con la esperanza de su pronta curación. A todos ellos y a sus familias los acompañamos en su dolor y sufrimiento y ofrece- mos una oración por ellos. La primera lección del virus que padecemos es ha- bernos recordado que somos vulnerables. La ciencia y los avances tecnológicos han servido al hombre para mejorar su vida y lograr un mayor desarrollo humano y económico pero tal vez ha originado una cierta soberbia en el hombre moderno. La epidemia nos ha confrontado con la realidad de que somos muy vulnerables, tanto en el aspecto sanitario como en el económico. Hermandades del Trabajo, movimiento apostólico y social, miembro de la Iglesia católica, nació al final de los años cuarenta con la finalidad de defender los derechos y la promoción integral de los trabajadores. En aquellos tiempos, tan distintos de los que ahora vi- vimos, los trabajadores era la capa más débil de la so- ciedad. Por eso, nuestra voz se alza hoy en defensa de los débiles, para dar voz a los que ya no tienen voz, a todos esas personas a las que no hemos sido capaces de atender, especialmente a los abuelos. Una ge- neración que lo dio todo por sacar adelante a sus familia y la sociedad en que vivieron; a todos los niños abortados a los que no se les ha dado la oportunidad de nacer, a las mujeres maltratadas, a las personas de- pendientes, a los descartados de esta sociedad. Sin embargo, la vocación y el carisma de HHT se centra en el mundo del trabajo y a este mundo nos dirigimos porque es, podíamos decir, nuestro campo de actuación. (Sigue en la pág. 4) (Foto y recurso: Freepick) MANIFIESTO DE LAS HERMANDADES DEL TRABAJO ANTE EL PRIMERO DE MAYO 2020 HERMANDADES MANIFIESTO PRIMERO DE MAYO SE NECESITA UN PACTO NACIONAL PARA AFRONTAR LAS CONSECUENCIAS DE LA PANDEMIA PAGINAS 1 Y 4 LEGADO DE D. ABUNDIO PANDEMIA Y PENTECOSTES PAGINA 2 ACCIONES DE LOS CENTROS DE HERMANDADES ANTE EL CORONAVIRUS PAGINAS 13 Y 14 --------------------------------------- SOBRE LA PANDEMIA DEL YO AL NOSOTROS. DE LO MÍO A LO VUESTRO PAGINA 3 REFLEXIONES EN TORNO A LA PANDEMIA PAGINA 5 SOBRE EL DOLOR EN ESTOS TIEMPOS PAGINA 7 --------------------------------------- CULTURA LA PERVERSIÓN DEL LENGUAJE Y SUS CONSECUENCIAS PAGINA 9 Mayo 2020 - Edición especial no impresa Nº 759
  • date post

    28-May-2020
  • Category

    Documents

  • view

    1
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of prueba mas affinity · 2020-05-07 · PAGINA3 REFLEXIONESENTORNOA LAPANDEMIA PAGINA5 SOBREELDOLOREN...

  • “SE NECESITA UN PACTO NACIONAL PARA AFRON-TAR LAS CONSECUENCIAS DE ESTA PANDEMIA”

    En este 1º de Mayo, las Hermandades del Traba-jo queremos, ante todo, compadecernos; traera la memoria; rendir homenaje y rezar por to-dos los que han perdido la vida, en ocasionessolos, sin sentir el abrazo y cariño de sus familia-res; así como de todos los enfermos causados porla epidemia que nos asola, con la esperanza de supronta curación. A todos ellos y a sus familias losacompañamos en su dolor y sufrimiento y ofrece-mos una oración por ellos.

    La primera lección del virus que padecemos es ha-bernos recordado que somos vulnerables. La cienciay los avances tecnológicos han servido al hombrepara mejorar su vida y lograr un mayor desarrollohumano y económico pero tal vez ha originado unacierta soberbia en el hombre moderno. La epidemianos ha confrontado con la realidad de que somosmuy vulnerables, tanto en el aspecto sanitariocomo en el económico.

    Hermandades del Trabajo, movimiento apostólico ysocial, miembro de la Iglesia católica, nació al final delos años cuarenta con la finalidad de defender losderechos y la promoción integral de los trabajadores.En aquellos tiempos, tan distintos de los que ahora vi-vimos, los trabajadores era la capa más débil de la so-ciedad. Por eso, nuestra voz se alza hoy en defensa delos débiles, para dar voz a los que ya no tienen voz, atodos esas personas a las que no hemos sido capacesde atender, especialmente a los abuelos. Una ge-neración que lo dio todo por sacar adelante a susfamilia y la sociedad en que vivieron; a todos los niñosabortados a los que no se les ha dado la oportunidadde nacer, a lasmujeresmaltratadas, a las personas de-pendientes, a los descartados de esta sociedad.

    Sin embargo, la vocación y el carisma de HHT secentra en el mundo del trabajo y a este mundo nosdirigimos porque es, podíamos decir, nuestro campode actuación.

    (Sigue en la pág. 4)

    (Foto y recurso: Freepick)

    MANIFIESTO DE LAS HERMANDADES DELTRABAJO ANTE EL PRIMERO DE MAYO 2020

    HERMANDADES

    MANIFIESTO PRIMERO DE MAYO

    SE NECESITA UN PACTONACIONAL PARA AFRONTARLAS CONSECUENCIAS DE LA

    PANDEMIA

    PAGINAS 1 Y 4

    LEGADO DE D. ABUNDIO

    PANDEMIA Y PENTECOSTESPAGINA 2

    ACCIONES DE LOS CENTROSDE HERMANDADES ANTE EL

    CORONAVIRUSPAGINAS 13 Y 14

    ---------------------------------------

    SOBRE LA PANDEMIA

    DEL YO AL NOSOTROS. DELO MÍO A LO VUESTRO

    PAGINA 3

    REFLEXIONES EN TORNO ALA PANDEMIA

    PAGINA 5

    SOBRE EL DOLOR ENESTOS TIEMPOS

    PAGINA 7

    ---------------------------------------

    CULTURA

    LA PERVERSIÓN DELLENGUAJE Y SUSCONSECUENCIAS

    PAGINA 9

    Mayo 2020 - Edición especial no impresa Nº 759

  • Legado de D. Abundio2 | MAS, mayo 2020

    Pandemia y PentecostésPor Miguel Parmantie

    Estamos en el mes de María,el mes de mayo de 2020…un mesdonde el coronavirus hace estragosen nuestro mundo. Nadie niegaque en nuestro entorno, reina unagran incertidumbre sobre el futurode nuestra salud tanto física ypsicológica como económica,laboral, política y social.

    Por otro lado, el último día de este mes deMaría, celebramos Pentecostés, la respues-ta cristiana radical a esta enor-me incertidumbre novedosa quetendremos que seguir combatien-do durante largo tiempo. ElLEGADO ofrece palabras de DonAbundio del año 1954 que a la vezresume esta esperanza de Pen-tecostés para nosotros hoy en día,y también nos enseña cómo laVirgen María vivió esta esperanza.En estos momentos de desasosiegogeneralizado busquemos, vivamosy seamos misioneros del amor y dela esperanza en el Espíritu de Jesúsresucitado, acompañando a María,nuestra Madre en la fe.

    “Jesús se marcha para enviarnossu Espíritu, su amor, y en cuanto elDivino Espíritu viene a este mun-do, comienza la obra de Dios, quees la Iglesia. Se hace luz poderosísi-ma que ilumina y se extiende, sehace poderosísima la Iglesia envirtud de este amor, todo lo hace el amor, y nadamás que el amor. Jesús no pudo hacer lo que haceahora su Espíritu. “Conviene que Yo me marchepara que os envíe mí Espíritu". Están tristes susamigos y sus apóstoles, dejan de tratarlo, demirarlo, de conversar con Él, de ir con Él a todaspartes, de acompañarlo. Están tristes porque lopierden físicamente; pero lo van a poseer por la fey el amor. Así se posee a Dios, por la fe y elamor…

    Mirad, si queréis hacer obra fecunda tenéis quehacer obra de fe y de amor, si no, no haréis nada…Dice San Pablo, “Estos que estánmovidos del EspírituSanto, estos son los Hijos de Dios”, los que obran conla vidamisma de Dios. ¿Queréis ser fecundos, que-réis trabajar con fruto en el apostolado? Tenéisque sentiros vivificados con este EspírituSanto…Hoy debéis ganaros el favor divino y con-seguir que venga sobre vosotros este mismo Espíritu

    Santo y que haga aquí lo que hizo allí, todo se llenóde luz, una luz que es luz de fe, y también calor,brasa de amor divino, todo con un viento fuerte eimpetuoso que es intrepidez y coraje.

    Luz de fe. Que creáis en Dios, y que os fiéis deDios, pero hace falta que esta fe sea ilustrada…Pero no basta ser cabeza iluminada, es menesteraquéllas llamas de Pentecostés que conmuevany abrasen. Estos hombres lo conocen a Dios,también lo aman, y, ¡cómo lo aman! Darían suvida por Él. Amas a tu Dios, pero ¿cómo lo amas?Fríamente, teóricamente o, ¿lo amas con alegría,

    con entusiasmo y valentía? Los doce apóstolesmorirán todos por Cristo, serán testigos suyos, desu divinidad, dando su sangre por la fe. Ya puedehaber tribunales y jueces, ellos siguen predican-do a Cristo porque lo aman. El amor es sincero,fecundo, y por eso crece la Iglesia cada día másfuerte. Hay amor, hay fervor, hay entusiasmo,hay generosidad. No basta que lo conozcáis, esmenester que lo améis.

    Pero yo quisiera ahora saber si amáis a Dios deesta manera, y hay un índice para saberlo que nofalla. Es la alegría de Pentecostés, el entusiasmoy la generosidad. Si por Él sois capaces decualquier cosa antes que ofenderlo, antes lamuerte, no sólo ante el pecado mortal sino anteel pecado venial, aunque no sintáis la ternura deese amor, será amor de verdad, amor efectivo. Asícon ese amor de Dios todos haremos mara-villas. Esa valentía, ese entusiasmo y esa alegría

    de los que sienten a Dios, que ponen su con-fianza en su omnipotencia y por eso viven ale-gres y confiados. "Y renovarás la faz de la tierra".Esa faz de la tierra injusta y miserable, hace faltaque se renueve con el amor de Dios, y por eso nobasta que lo conozcáis, tenéis, que amarlo de unamanera que es algo más que conservarse engracia de Dios, que es desear morir antes queofenderlo con el pecado venial; nadie ama másque él que da su vida por defender su amor…

    Allí está la Virgen presidiendo este Cenáculo,esta Asamblea de Pentecostés. También nosotros

    vamos a nombrarla nuestra Reinaporque María es Reina de Apóstoles.Donde está María está el amor de Je-sús porque ella lo ama más que anadie. Vamos a sentarla para quetambién nos presida a nosotros y nosmerezca el Divino Espíritu que nos lle-ne de fey de amor…

    ¿Qué hace María en Pentecostés?Está sentada porque está presidiendocomo Reina. Está además en actitudde lección o de majestad. Pero sobretodo María es la plegaria viva, cons-tantemente pidiendo…

    Que siempre poseáis este don deDios que es la gracia…Servir a Dios esreinar; sirve a Dios el que le ama, elque obedece sus mandatos; esa reinanunca de rodillas delante de nadiemás que de Dios, con gesto real,siempre en gracia.

    La Virgen es también maestra, en torno a ellase congregan todos, componentes de los GruposApostólicos, ¿en torno a quién os congregáis? Entorno a tu Maestra y modelo que siempre te estáenseñando. María, Maestra de santidad.

    Y María también suplicante, María siemprevive pidiendo, suplicando. El Ángel la sorprendióen oración en su vida enNazaret. Es plegaria viva,oración constante: Grupos Apostólicos, siemprepidiendo, cenáculos, Comuniones, visitas al San-tísimo, el Santo Rosario, todo eso es oración viva;tenéis que pedir muchísimo al Señor, tenéis quepedir muchísimo, y pidiéndole, conseguiréis quese abra el cielo y baje el Espíritu Santo. Vamos apedirle que baje y encienda nuestro corazón,ilumine nuestra mente y fortalezca nuestravoluntad.

    (Foto: Wikimedia Commons |Deutschland, Museum Europäischer Kulturen)

  • Pandemia del coronavirus MAS, mayo 2020 |3

    Del yo al nosotros, de lo mío a lovuestro. Reflexiones sobre la

    pandemiaPor Rosario Paniagua Fernández

    Pero un samaritano que iba de viajellegó a donde estaba el hombre y, vién-dolo, se compadeció de él. Se acercó, lecuró las heridas… y se las vendó.Luego lomontó sobre su propia ca-balgadura, lo llevó a un alojamiento ylo cuidó. Al día siguiente, sacó dosmo-nedas de plata y se las dio al dueño delalojamiento. Cuídemelo—le dijo—, ylo que gaste usted demás, se lo pagarécuando yo vuelva”. (Lucas 10, 34-36)

    Vaya por delante nuestro respeto y oraciónpor las víctimas, sus familiares, amigos, ypor todas las personas que están sufriendotanto por la pandemia. Vaya por delante lossamaritanos de hoy: médicos, enfermeros, au-xiliares, cuidadores, acompañantes, voluntariosque están llevando en sus manos al hombre delcamino herido y maltrecho…

    La dura situación que estamos sufriendo nosha cambiado muchas cosas, demasiadas… y esmuy difícil de asimilar. Se nos han caídoesquemas, rutinas, y sobre todo por el caminomuchas personas han perdido la salud y la vidaen todo el mundo.

    Transitábamos por la vida con nuestras prisas,quehaceres, sin escucharnos mucho, con estrés,agendas llenas, compromisos, obligaciones, etc. Yde repente, una revolución connombre de virus seha metido sinuosamente en nuestro mundo, y loha puesto al revés. Tal vez el hombre creía que lopodía todo, viajes espaciales, Ingeniería genética,tecnologías de última generación, avances en lainformación y la comunicación. También hemosvivido mirando poco a Dios, mirando poco a losotros y a nuestro interior, hemos vivido con dis-tancia y hemos puesto muros, prisas, muchas pri-sas. Realmente esta existencia, que a grandestrazos hemos trazado, necesitaba de una revisión.

    De esta pandemia, con todo el inmenso dolorque encierra, estamos aprendiendo lecciones quehabíamos olvidado; aunque las sabíamos, pero lavorágine de los tiempos actuales nos nublacualquier atisbo de ternura, cercanía, compromi-so, abrazo, solidaridad, que en nuestro ser cris-tiano se llama caridad.Estos días hemos visto y oído mucho y a mu-

    chos, hemos acompañado a distancia a amigosen el lecho del dolor, hemos despedido en la dis-tancia a seres queridos, hemos recogido muchaslágrimas por teléfono, nos hemos sentido impo-tentes de no poder estar juntos. Pero paradó-

    jicamente nos hemos acercado más unos a otros,la solicitud por las cosas de los otros ha tomadocuerpo en nosotros y se han estrechado lazos;nos hemos comunicado virtualmentemás si cabey con más personas, nos hemos interesado porfamiliares que veíamos en contadas ocasiones. Seha producido la cercanía en la distancia.

    He oído incluso a no creyentes que esta si-tuación nos va a hacer cambiar, nos va a poner enorden y saldremosmenos personas, peromejorespersonas, porque hemos tocado los límites. Seimpone una nueva forma de vivir, poner elcontador a cero y empezar.

    Muchas reflexiones me han llegado estos días, aveces sin buscarlas, pero por centrarme en algo,he pensado mucho en el paso del yo al vosotros, delo mío a los vuestro, cercanos pues lo todo lo quepasa por el corazón es cercano. Todos habíamos te-nido experiencia de dolor, enfermedades, pérdidasde seres queridos, reveses de toda índole, sueñosno cumplidos; pero era nuestro, de nuestrafamilia, de nuestro círculo. Pero esto no es así, estoes de todos, del mundo, en su más amplio sentidode la palabra. Sufrimos por el que conocemos yporel que no conocemos y está en cualquier rincón delmundo, nos alegramos por nuestro amigo quesana, y por el que sana en otro continente, llora-mos a nuestra gente y a la gente que está a milesde kilómetros, que también son nuestras. Todo tie-ne un sentido comunitario, además vivimos losacontecimientos en tiempo real.

    Nos toca remar en lamisma dirección, esto es detodos y de cada uno. De cada sanitario, de cada ca-jera, de cada transportista, de cada trabajadorpúblico: policía, guardia civil, de cada limpiadorde la vía pública, de cada empleado de serviciosfunerarios, de cada voluntario; de cada uno quese queda en casa cumpliendo responsablementecon lo mandado, de cada persona mayor sola encasa, o sin tener visitas en la residencia, de cadafamilia que ven como su despensa se va vaciandopor no poder trabajar y de cada familia que nopuede dar la mano a su enfermo y no puede ape-nas despedirlo en su último adiós.

    Ante esto, los gestos de solidaridad/caridad semultiplican, cada palabra de consuelo suma,cada vez que nos lavamos las manos suma, cadallamada o wasap a alguien suma, cada día deconfinamiento responsable suma, cada oracióndesde las entrañas compasivas suma, cada vezque acompañamos a distancia suma, cada vezque acogemos un llanto suma, cada suplica albuen Dios suma y sumamucho.

    La crítica, la descalificación, el enfrentamiento,la irresponsabilidad, el egoísmo restan y mucho,y no estamos ahora para restar y dividir, sí parasumar y multiplicar. No es nuestra pandemia es lade todos, por ello se nos pide amplitud de miras, ge-nerosidad y hacer una lectura generosa, cristiana yno nos está permitido perder la esperanza. Dioscamina a nuestro lado, aunque no lo veamos.

    También tras la prueba, va a aflorar en noso-tros alguien distinto, probablemente mejor… Apropósito de esto me voy a parar en un escrito deJung de 1914 pero parece escrito esta mismamañana.

    “Tenía que esperarmás de 20 días en el barco…hacía días que esperaba gozar de la primavera entierra, pero hubo una pandemia y nos prohi-bieron bajar…Al principiome costómucho, perosupe que tras 21 días de confinamiento se creauna rutina… En vez de lamentarme, empecé acomportarme de manera diferente, me puse a re-flexionar sobre los que cada día sufren privacio-nes sin mucho o sin ningún horizonte de salida.Me impuse comer la mitad de lo que comía, co-mencé a tener pensamientos positivos, y quitarlos malsanos, me impuse leer cada día, me impu-se hacer ejercicio, me impuse respirar más hon-damente, comencé a hacer oraciones cada tarde ydar gracias, imagine la luz dentro de mí y de misseres queridos, intente hacerme más fuerte, pen-sé en lo que podía hacer y no lamentarme de loque no podía hacer en el confinamiento…aprendí a saber esperar, que hace más hermoso loque se logra, que si se obtiene con inmediatez.

    Cuando acabó, ciertamente no había gozado dela primavera, pero yo había florecido dentro, y esaprimavera nadie me la puede quitar jamás. Queaprendamos a crecer, ahora de este modo, y rega-lemos a los otros los colores y perfumes de esaprimavera que ha nacido dentro de nosotros yque no es solo nuestra.

    (Foto: Freepik)

    (Foto: Pazit Polak. Wikimedia CC)

  • 4 | MAS, mayo 2020 Opinión

    (Viene de la pág. 1)

    Como alguien ha dicho, el mundo ya estaba en crisisantes de entrar en crisis. Por eso es razonable lo que hadicho el Papa Francisco sobre esta pandemia: “amenazacon provocar una depresión económica de incalculablesconsecuencias. Son las personas, las comunidades y lospueblos quienes deben estar en el centro, unidos paracurar, cuidar y compartir”. Por eso en este manifiestorecordamos a todos los que han perdido o van a perderpronto su trabajo, a las trabajadoras del hogar, repar-tidores, trabajadores agrícolas, a los empleados de hote-les y restaurantes, a los pequeños autónomos, en defini-tiva a los más afectados por esta crisis.

    Vienen tiempos muy duros. El PIB del primer trimes-tre ha caído bruscamente y centenares de miles de per-sonas han perdido sus puestos de trabajo y, por tanto,sus ingresos: trabajadores precarios y de pequeñas ymedianas empresas y autónomos están entre los quehan perdido su trabajo, otros han pasados a ERTES quedesembocaran en ERES si la economía no se reactiva.España es uno de los países que más se va a ver afec-tado. Pensemos en nuestra estructura productiva: hos-telería y restauración, pymes, autónomos, sector tu-rismo, sector del automóvil.

    Algunos ven en esta crisis el fin del sistema capitalistay piensan que la solución está exclusivamente en el sec-tor público. Es indudable que hay que reivindicar elvalor del sector público, tanto en la solución de estapandemia como en prevenir otras posibles en el futuro,así como garantizar una sanidad pública capaz deatender a toda la población. También debe jugar un pa-pel fundamental, a través de la política fiscal para evitarque aumenten las desigualdades que se dan en nuestrasociedad. El Estado debe atender a los millones de ciu-dadanos que se han quedado sin ingresos y a los quehay que ayudar hasta que recuperen la situación que te-nían. No obstante, la crisis también ha dejado patentemuchas ineficiencias del sistema político y creemos queEspaña tiene un sector de economía privadamuy poten-te que hay quemantener y potenciar.

    Nosotros pensamos que en una sociedad libre lacreación y mantenimiento del empleo se debe fun-damentalmente a las inversiones y gestión de los em-presarios, sin que esto signifique olvidar el importantí-simo papel del Estado, más aún en estas circunstancias.

    Estamos convencidos que una condición imprescindiblepara sostener el empleo es mantener el tejido produc-tivo y empresarial de nuestro país, responsabilidadtanto de la iniciativa privada como de las administracio-nes públicas. Estamos todos afectados pero es seguroque si no se salvan las empresas no se salvarán los pues-tos de trabajo.

    Para la salida de esta crisis, invocamos los principiosde antropología cristiana y de la Doctrina Social de laIglesia, porque: “La Iglesia ve en el hombre, en cadahombre, la imagen viva de Dios mismo”. “El cristiano sabeque puede encontrar en la doctrina social de la Iglesia losprincipios de reflexión, los criterios de juicio y las directricesde acción de las que puede partir para promover un huma-nismo integral y solidario”; “El principio, el sujeto y el fin detodas las instituciones sociales es y debe ser la persona hu-mana”; “La dignidad de la persona humana implica labúsqueda del bien común. Cada cual debe preocuparse porsuscitar y sostener instituciones que mejoren las condicio-nes de la vida humana”. En consecuencia, como marcopolítico adecuado para la salida de esta crisis en suámbito socio-económico creemos imprescindible unpacto de estado entre todas las fuerzas políticas y socia-les, sindicatos, empresarios y todas las institucionesafectadas de la sociedad civil.

    En el terreno práctico, para el reparto de los costes deesta crisis nos parece imprescindible un reparto quevaya más allá de la justicia distributiva. Ahora es el mo-mento de profundizar en la fraternidad cristiana y en laeconomía del don o economía de comunión. Si la crisis esglobal la respuesta nos incumbe a todos. A estos efectos,entendemos que no solo hay que ayudar a las empresas,proporcionándolas urgente liquidez y una moratoria oreducción de impuestos, sino que es imprescindible sos-tener a todos los que han perdido o van a perder sus tra-bajos o han visto reducidos sus ingresos por debajo delmínimo vital. Por tanto, hay que reorganizar y potenciarlas ayudas que actualmente presta el Estado: subsidiosagrícolas y otros, pensiones no contributivas, seguro dedesempleo, etc., así como las que prestan ya las Comuni-dades Autónomas. Evitando las duplicidades y el cobropor personas que no lo necesiten, creemos que unasolución para el corto y medio plazo podría estar en elIngresoMínimo Vital que está estudiando el Ministro deSeguridad Social.

    La Comisión Nacional de HHT

    Editorial MANIFIESTO DE LAS HERMANDADES DELTRABAJO ANTE EL PRIMERO DE MAYO 2020

    “Vienen tiemposmuy duros. El PIBdel primer trimes-

    tre ha caídobruscamente ycentenares de

    miles de personashan perdido sus

    puestos de trabajoy, por tanto, sus

    ingresos”

    “Comomarcopolítico adecuadopara la salida deesta crisis en suámbito socio-

    económico cree-mos imprescindibleun pacto de estadoentre todas las

    fuerzas políticas ysociales”

  • Pandemia del Coronavirus

    ¿Dónde estás dolor?Por Emma Díez Lobo

    No hay banderas a mediaasta en mi ciudad y mi ciudadestá muriendo pero mis ojosno ven el dolor; no hay sonido decampanas en mi ciudad y miciudad está muriendopero mis oídos no escuchanel dolor…

    Me pregunto por qué oigo cánticos y aplausosen los balcones de nuestras calles. No en-tiendo qué pasa por la mente humana que a

    todo se acostumbra y se deja llevar anestesiada alprecipicio, sin resistencia ni atrevimiento.No entiendo los chistes si la muerte también

    acecha a quien los escribe y dibuja. Qué triste esdecir: “La historia juzgará”, y ¿mientras?,mientras vamos desapareciendo como hojasarrancadas sin sentido de muerte.Necesito banderas con crespones negros ytrompetas con Himnos de silencio; necesitollorar por los muertos y despedirme de mipadre. No, él no es digno de vivir, sus arrugas ledelatan y ya no importa si construyó la

    libertad, es carne de precipicio.¿A qué lugar han llevado tu cuerpo papá?, note encuentro… Pero Dios conoce a los culpablessin remisión. Pido a Dios que no les espere al díafinal y, que por la Consagración de este país a suCorazón y su clemencia, les aparte de nuestrasvidas y seremos apartados de una muerteinjusta.Qué Dios nos ayude a escuchar el dolor a gritosde nuestros hermanos y, que ni uno más de ojosvidriosos, deje la tierra.¡No escucho el dolor!!!

    Ante el bofetón que nos ha dado larealidad en forma de pandemia,tantomás violento por cuantome-nos esperado, al menos en la formaespecialmente trágica en la que seha producido en nuestro país, mepermito expresar humildementealgunas reflexiones personales alrespecto, por cuanto pienso quepueden añadir una perspectivamása las muchas desde las cuales se estáabordando esta auténtica sacudida anuestra forma de vida actual y, conseguridad, futura.

    Cuando el hombre es golpeado violentamentepor un gran infortunio en su vida, ya sea deforma individual o colectiva ―y ahora, elque más y el que menos, directa o indirectamen-te, sufre de ambas― suele recurrir a un recursoexistencial exclusivamente humano: la reflexión.Y eso le lleva a hacerse preguntas: ¿qué me hapasado?, ¿por qué me está pasando esto a mí?,¿qué voy a hacer?, y muchas otras más; tambiénse suelen buscar responsables del desastre. Endefinitiva, busca racionalizar la situación, en-contrar razones que den un sentido a la durarealidad que padece. Simultáneamente, trataráde encontrar una salida, en forma de solucionesprácticas o, al menos, de consuelo. Por supuesto,también se puede renunciar a la propia reflexión―pensar es trabajoso― y, en su lugar, delegarel cerebro en algún líder de opinión, lo que dicebien poco de quien así actúa.

    En esta crisis se están dando multitud de apro-ximaciones al problema. En el terreno práctico, lomás inmediato está siendo protegernos del golpecontando con la actitud heroica de sanitarios,fuerzas de seguridad, voluntarios, trabajadoresde actividades esenciales, etc., a la manera de co-mo lo hace un boxeador acurrucado en su rincón,

    cubriéndose con ambosbrazos de la lluvia degolpes del adversario.Desde los poderes pú-blicos, salvo honrosas ex-cepciones, se actúa tarde ymal. Tampoco se podíaesperar otra cosa, ocu-pados como están en elu-dir responsabilidades abase de propaganda,cuando no de una ciertaocultación y banalizacióndel desastre. En cuanto alfuturo, a disponer de unaestrategia para poner fin al confinamiento ―elfamoso desescalado―, de un plan de reac-tivación de la economía, de la restauración de lasanidad, de la preparación ante una nueva posi-ble pandemia… pues lo más seguro es que yaveremos. Vienen muy a cuento aquí las palabrasde Ortega, según las cuales, en España todo loque se ha hecho lo ha hecho el pueblo. ¿Puede ha-ber un momento más indicado que éste para darpor buena esta afirmación?

    Desde el punto de vista político, se ha cons-tatado que el sistema sanitario español―segúncreíamos, el mejor del mundo― apenas existe.Existen en su lugar diecisiete sistemas inde-pendientes, cada uno de ellos haciendo frente alproblema como mejor saben y pueden, coninterferencias políticas añadidas, internas y ex-ternas, y basados, como ya hemos dicho, más enla entrega heroica de los sanitarios―esos sí losmejores del mundo, sin duda― que en losmedios técnicos y organizativos. Por cierto, ¡quépobre papel el desempeñado por la OrganizaciónMundial de la Salud!

    De cara al futuro, lomás importante es reflexio-nar sobre las conclusiones que podemos extraer

    de todo esto. Deberíamos procurar que la ex-periencia amarga que estamos pasando nossirviera, al menos, para hacernos más conscien-tes de lo que verdaderamente importa en nues-tras vidas y para tratar de evitar o mitigar si-tuaciones parecidas, ya vaticinadas por algunos.Se me ocurren algunos posibles temas a consi-derar: fomento de una industria nacional que nosasegure en tiempos de crisis el autoabasteci-miento de productos esenciales―no sólo para lasalud― y reduzca así en lo posible nuestra exce-siva dependencia de otros países; recentra-lización de las competencias necesarias en sani-dad para, al menos, la adquisición y gestióneficaz de recursos comunes, garantizando lacoordinación, equidad y efectiva solidaridad en-tre regiones; exigencia a nuestros gobernantesde que gestionen con eficacia y honradez losasuntos verdaderamente esenciales para los ciu-dadanos, dejando a un lado temas estériles, pro-blemas ficticios, propagandísticos y cargados deideología, orientados exclusivamente a la con-servación de su poder…¿Seremos capaces de sacar algo positivo en

    medio de tanta desgracia? Seamos optimistas ypensemos que sí.

    (Foto: Pixabay)

    Reflexiones en torno a una pandemiaPor Luis Miguel Rodríguez Hevia

    MAS, mayo 2020 |5

  • Opinión6 | MAS, mayo 2020

    Germán Ubillos Orsolich

    Las ventajas del coronavirus

    Entre Darwin y Linneo

    La misa deldomingo

    Mientras los científicos e investigadoresdel mundo entero se esfuerzandesesperadamente en encontrar unavacuna, un antídoto capaz de frenar elcoronavirus que causa la mortandad demiles ymiles de seres humanos.

    Mientras este siembra el pánico entre las poblacio-nes, un pavor, una pánico tan grande como elque pudieron sentir los hombres (siempre me re-fiero a los hombres y las mujeres: la humanidad) y losgobiernos del mundo nos encierran en nuestras casasa la espera de que pase la pandemia, mientras mi ad-mirado Stephen Hawking advertía desde su silla deruedas que tenemos tan solo cien años para huir deeste planeta tan contaminado.

    Yo desde la mía, deformado por la edad y por laenfermedad, puedo afirmaros con rotundidad que nohay planeta donde huir, pues allá donde vayamossembraremos la destrucción y el caos. El mal no es elplaneta, el mal somos nosotros. Cada vez entre la clasemédica más avanzada circula la convicción -por susconnotaciones, deriva y comportamiento- que esteveloz, imprevisible e irreconocible pequeño ser confrecuencia letal “es de diseño” y no propio de lanaturaleza terrestre. Por eso aunque el hombre, repitolos hombres y las mujeres salieran de la tierra enbusca de otros planetas, de una estrella donde poderhabitar en paz, no lo conseguirían porque “el hombre

    es lobo para el hombre” y no es el planeta el causantedel mal, de su mal, es él mismo quien viaja con él, elque se fabrica su propia sepultura.

    El problema es estremecedor porque el citado viruspuede enviarte a otro mundo. Y hay que ponerse ametro y medio de tus semejantes, no porque ellospuedan llevar el virus, sino porque ellos son el virus.

    Esto es el mal, igual que el bien anida en cada uno denuestros corazones, esa parte de año de cada uno, laenvidia, la ambición el desenfreno, ese pequeño bichoinvisible, o el Judas que cada uno de nosotros llevamosen algún lugar de nuestros bolsillos o de nuestrosvestidos, como decía el otro día el curioso Papaargentino que tenemos ahora, garboso, sencillo,heroico, eficaz, chulesco, económico y genial, el de “las“periferias”, jesuita (los conozco muy bien) con eseacento y ese sarcasmo tan de allí.

    Con un virus de diseño fabricado por alguno denosotros mismos, que siembra la desolación; puedoaseguraros que el día que se consiga que ya no mate ,aunque deje secuelas, los ciudadanos, como locos,volverán a sus automóviles a abarrotar las autovías ylas ciudades. Un viaje almundo interior de cada uno denosotros, a la solidaridad y a la paz. A pesar de sertodos diferentes y la distancia temporal entre ellos, mehubiese encantado conocer las opiniones de Marañóna Ortega, de Darwin a Linneo.

    Cuando de pronto, sin esperarlo nadie,aparece un hecho que conmueve los ci-mientos de la humanidad, primero nodamos crédito a lo que nos acontece,para pasar después a hacernos una ideade la capacidad de supervivencia yarmar la defensa del don más sagrado ymás valioso, la propia vida.

    La humanidad en bloque se enfrenta a su supervi-vencia o a perecer así, tan tontamente. Amor,muerte, paso del tiempo, los tres temas centralesde mi dramaturgia; tres de los más importantes temasde la aventura del vivir. Ahora de pronto uno de lostres temas, el tema de la muerte, salta a la palestra. Escomo una película de cine, como un filme de terror,pero donde los protagonistas somos nosotros mis-mos, yo, sin ir más lejos.

    Me invitan a que escriba, pero a escribir el qué, ¿mipropia defunción? ¿No hay formas más útiles de utili-zar las últimas semanas, los últimos días, los minutospostreros? Mi mundo ha sido siempre el mundo de loinvisible, el mundo de las ideas, el mundo de los argu-mentos. He hablado con una de mis “alumnas iti-nerantes” más queridas, hija de una de las familias

    también más queridas; se da la casualidad de que ellavale mucho, es ingeniero, pero “nos hemosencontrado”. Dios en el que creo sabrá por qué. En unaocasión se iba con sus padres mientras yo tocaba elpiano en el Hotel, el Vista Alegre para más señas, ellalo recordará.

    Miren, necesitamos a Dios que nos consuele de tantapenuria, de tanta miseria, porque como decía AlbertCamus “los hombres mueren y no son felices”, y loshombres somos todos, vosotras y nosotros.

    Ahora que se descorre el velo y que caminamos conpasos vacilantes, llenos de temor, trastabillando inclu-so como Cary Grant en el filme de Hitchcock “con lamuerte en los talones”.

    Por favor no miremos hacia atrás, caminamos haciaun mundo nuevo, el mundo de verdad, para el que he-mos nacido, donde vamos a reunirnos con nuestrasabuelitas y yo con Pepi, mi maestra adorada.Esa es la realidad, no intentemos adherirnos más aésta miseria, mi amiga, mi alumna que intuye lo quetodos vosotros estáis deseando, caminamos hacia unlugar donde el sufrimiento no existe, ni tampoco lamuerte.

    Termino de oír, de ver, lamisa del domingo que la 2de Televisión Española haemitido bajo el dictamen dela Conferencia Episcopal,

    Los fieles no debemos asistir comosiempre hacíamos a los templos eldomingo en la Comunidad de Ma-drid, siguiendo a su vez las instruccio-nes del Gobierno de España, anun-ciadas a su vez ayer tarde por la 1apor parte el Presidente del Gobiernode España.

    Asistían en la capilla cuatro mon-jas, el Diácono y el Cardenal de la Ar-chidiócesis Carlos Osoro, el oficiante,una de las monjas acompañaba a laguitarra las breves incursiones.

    Osoro mostraba un semblante se-rio y apesadumbrado, igual que ayernuestro Presidente y digo nuestroporque anteayer era el mío sin serlo,ya que no compartía sus ideas polí-ticas, hoy si lo soy es en parte para so-brevivir a la pandemia, hay que ac-tuar todos unidos como una piña y esese líder es Pedro Sánchez como es elepicentro del que nacieron las consig-nas -con base científica- del Gobierno.

    La eucaristía tan austera y solitariapor la televisión, junto a mi mujer, lahe vivido mientras secaba mis lágri-mas recordando un relato de GrahamGreen, ambientado en el último Papa,las imágenes del filme “La hora final”en aquel submarino nuclear viajandohasta San Francisco en un mundodeshabitado por una guerra nucleary, finalmente, a Benedicto XVI en unaentrevista con Vittorio Messori en laque afirmaba el Papa que al final delos tiempos los cristianos seríamospoquísimos, una minoría a punto deextinción, escéptico, intensamentetecnificado.

    Aunque pertenezco a la edad delalto riesgo, por un lado estoy prác-ticamente encerrado en casa casi sinsalir desde hace 14 meses por mo-tivos de salud; me impresiona esta si-tuación, siento compasión y pena porlos contaminados, me gustaría unaprorroga planetaria, pero desconfíode que la condición humana vaya acambiar por advertencia cósmica quevenga.

  • Pandemia del Coronavirus

    Reflexiones sobre el dolor en estos tiempos difícilesGloria Merino

    Has venido invisiblePor Pablo Rodríguez-Osorio

    “Yo estaré con vosotros todos los días,hasta el fin del mundo”,dice el Señor

    Cuando Dios creo al mundo, vio que todo erabueno. El mal apareció con el pecado y conel dolor el sufrimiento, Dios permitió elpecado y el dolor porque respeta nuestra li-bertad.

    Se hizo hombre para redimirnos. Jesús vino almundo, no para suprimir el dolor, sino paracompartirlo y enseñar a sufrir como el, conamor.

    El dolor en si no purifica, lo que purifica es elamor, y el dolor es santificación en cuanto que esmanifestación del amor a Dios y al prójimo. Poreso dice San Pablo que los mayores sufrimientosno son nada, si no son expresión del amor.

    Mientras exista el pecado, existirá el dolor, essu consecuencia; pero Dios en su infinita mi-sericordia, hace que de los males puedan salirbienes; como dice el refrán: Dios escribe derechocon renglones torcidos, ¡Cuantas veces hemos vis-

    to o vivido, que algo por lo que hemos sufrido, alcabo del tiempo hemos comprobado que deaquello surgió un bien! De esta dura pandemiasurgirán nuevos valores de generosidad, hori-zontes dilatados, mayor confianza en Dios…

    Por otro lado, el dolor nos hace más humanos;nos ayuda a crecer, a ser más fuertes, más comp-rensivos, nos hace valorar lo verdaderamenteimportante de la vida.

    Si existirá una persona que nunca hubiera su-frido en su vida ninguna contrariedad, prueba,ni dolor, seria un ser superficial e inmaduro.Porque en la vida hay Cruz y Resurrección, díay noche, lluvia y aridez…

    Vivir el dolor con fe y esperanza, creer queDios nos ayuda a sobrellevarlo, depositando enEl nuestra confianza; nos acerca a mucho a Diosy al verdadero cristianismo. San Pablo decía:Todo lo puede en aquel queme conforta.

    Recuerdo una película que vi hace años, en laque a unmatrimonio joven que tenían una niña,les ocurrían una serie de desastres y pruebas. Él

    era una persona con gran sentido religioso, quediariamente al final de la jornada de trabajo,dedicaba un rato de oración de acción de graciasa Dios por el día vivido. Ella por el contrario nocompartía ese espíritu, y se quejaba de Dios, queles mandaba (según ella) pruebas. En una deesas conversaciones él le dijo: Dios no nosmandaesto, El Dios no lo quiere. Es como si yo voy con laniña de paseo, ella se tropieza, se cae y se hace unaherida, llora, se asusta, y le duele; yo no la he tirado,no quiero que sufra y la levanto en brazos, la con-suelo, la curo…La niña me dice cuanto me quiere yme abraza. Sabe que no he querido que se cayera.Me gustómucho.

    Algo así nos pasa con Dios; la vida tiene sulado bueno, y su lado malo. No achaquemosnunca a Dios los males; más bien pidámosle suayuda y su gracia no nos faltara. Que se cumplaen nosotros lo que dice San Pablo: “todo contribu-ye al bien de los que aman a Dios.”Vivamos así.

    “El dolor nos hace máshumanos y nos ayuda a

    crecer”

    Has venido, invisible, a mi desiertocuando aún primavera no ha brotado,ni el rosal de mi patio ha florecido,ni se ha vestido mi jazmín de blanco.

    Has venido con furia desmedidacomo huracán sin bridas desbocado,azotando con rabia las montañas,agitando los mares antes calmos.

    Has venido de pronto y por sorpresa,misterioso, en la noche agazapado,sin llamar a la puerta de mi casacon tu mortífera y malvada mano.

    Has venido escondido en las tinieblasporque en tinieblas vives emboscado,para sembrar de sombras nuestras vidas,para sembrar la muerte con tus granos.

    Has venido, guadaña malhechora,de filo pestilente y afilado,para segar de un tajo fulminanteaquello que nos es tan cotidiano.Has venido con nombre a medias regio,con corona de reyes coronado,con máscara de muerte y de tragedia,como lobo de oveja disfrazado.

    Has venido a encerrarnos en las casascomo reos a muerte condenados,con cerrojos de angustia, con grilletes,con esposas de tiempo, con candados.

    Pero pronto la luz de primaveracegará nuestros ojos, tan cansados,y la lluvia a raudales de los nimbosregará cual diluvio nuestros campos.

    Te arrojará la vida a los infiernosy quedarás en ellos sepultado,y brotará la rosa en mi rosaly mi jazmín se quedará encalado.

    Saldremos a las calles y a las plazasdando gracias a Dios, que siempre ha estadoa nuestro lado en tiempos de miseria,pero siempre, constante, a nuestro lado.

    Y beberemos vino, y cantaremoscual sirenas homéricas mil cantosy sobre todo, amigos, nos daremos,sin miedo, como locos, mil abrazos.

    (Foto: Pixabay)

    MAS, mayo 2020 |7

  • 8 | MAS, mayo 2020 Cultura

    Rafael Sánchez-Ferlosio y Miguel Delibes (I). Suspersonajes desorientados en una sociedad deshumanizada

    Por María Luisa Turell

    En esta ocasión hablamos de dosgrandes literatos del siglo XX que seprofesaronmutuamente una granadmiración y que hanmarcado unhito en la prosa española:Miguel De-libes y Rafael Sánchez Ferlosio.

    La novela española de la década de los 50 recogelas nuevas preocupaciones sociales y deja atrásla visión existencial de la década anterior. En1951 Cela publica La Colmena, de tono crítico y tes-timonial, con un amplio personaje colectivo. A lolargo de la década, el realismo social se intensificacon la publicación de varias obras de este tipo devarios autores, entre ellos los que hoy nos ocupan,Delibes y Ferlosio.

    El tema de la novela es la propia sociedadespañola: la dureza de la vida en el campo, las di-ficultades de la transformación de los campesinosen trabajadores industriales; la explotación delproletariado y la banalidad de la vida burguesa. Elestilo de la novela realista es sencillo, tanto en ellenguaje como en la técnica narrativa. Pretendellegar a un amplio público, y los contenidos crí-ticos o testimoniales son más relevantes que loque les ocurre a los propios personajes.

    Los novelistas abandonan la visión existencial yrecogen las preocupaciones sociales de la Españade la posguerra. Reconocen en La Colmena de Celaun modelo inspirador, pero esta corriente derealismo social que dominó durante los años 50 yparte de los 60 en su doble vertiente de realismoobjetivo y realismo crítico, tendrá como temaspredominantes la niñez vulnerada y las con-secuencias de la guerra en la sociedad.

    Los personajes (guardias, pescadores, jóvenesempleados, campesinos, mineros…) se muestranindecisos, desorientados. A veces el protagonistaes unpersonaje colectivo que representa a una cla-se social determinada.

    El tiempo y el espacio se reducen: la acción reales de corta duración (tres días, un día, unas horas).Los lugares en que se desarrollan los hechos sonpueblos perdidos, olvidadas ciudades de pro-vincias, fábricas, suburbios…

    Se utiliza la tercera persona narrativa y predo-mina la técnica objetivista, con perspectiva de cá-mara cinematográfica. El lenguaje es claro, llenode coloquialismos, que reproduce fielmente el ha-bla común.

    El realismo objetivo presenta la realidad desdeuna perspectiva neutral, pues entiende la novelacomoun testimonio de la época y el narrador no se

    implica en ella. Los personajes se definen a sí mis-mos por lo que hacen o dicen. El novelista delrealismo objetivo sigue la teoría según la cual “la li-teratura solo debe recoger las acciones y palabrasde los personajes comouna cámara de cine, sin ex-plicar sus pensamientos”. El autor pretende así de-nunciar de forma más explícita las injusticias so-ciales, siendo los personajes —casi siempre— re-presentantes de las clasesmás desfavorecidas.

    Rafael Sánchez Ferlosio (1927-2019). Nació enRoma, donde su padre era corresponsal del diarioABC. Se casó con la escritora Carmen Martín Gaiteen 1953, a quien había conocido en la universidad,y se separaron amistosamente en 1970. Tuvieronun hijo, Miguel, que moriría de meningitis pocoantes de cumplir los ocho meses. Dos añosdespués nació su hijaMarta, que falleció en 1985 alos veintinueve años víctima del SIDA, y cuyamuerte fue devastadora para Rafael. Posterior-mente contrajomatrimonio conDemetria Chamo-rro Corbacho.

    En el ámbito literario, Ferlosio fue miembro delCírculo Lingüístico de Madrid. En 2004 fue galar-donado con el Premio Cervantes y en su discursoreflexionó sobre la esencia de la felicidad.

    Sabemos que Ferlosio se rebeló siempre contratoda información sobre él y su vida privada. Nuncacolaboró con sus biógrafos porque decía que loimportante de un autor es su obra por sí misma.No le gustaba que se le tratara comopersonaje pú-blico porque decía que desvirtuaba el valor de lapersona. Tenía unamentemuy analítica pero llenade una especie de ternura de niño atormentado ycon un humormuy inteligente.

    El Jarama

    Sánchez Ferlosio contribuyó a la corriente delRealismo Social con una de las obrasmás significa-tivas de la literatura española de Posguerra: El Ja-rama (Premio Nadal en 1955), aunque su primeranovela fue Industrias y andanzas deAlfanhuí (1951),narración de sesgo fantástico sobre un niño quedeja de ir a la escuela después de escribir en unalfabeto ininteligible en el que compone su propiarealidad a través de extrañas andanzas que lo ale-jan de la órbita de la norma y del castigo.

    El Jarama, fue la mejor plasmación de la estéticaobjetivista, aunque su autor desdeñó esta novelahasta la extenuación. En ella, el autor desaparece,asumiendo el punto de vista de una cámara que selimita a filmar todo lo que tiene delante. Por ello, elpeso fundamental de la obra descansa en los diálo-gos, y representa a la perfección las característicasesenciales del realismo objetivista: describe la ex-

    cursión dominguera de un grupo de jóvenesobreros de los años 50 a las orillas del río Jarama.Este mínimo argumento sirve al autor para haceruna crónica casi fotográfica de la juventudespañola del momento, superficial y sin aspiracio-nes en la vida. En ese largo domingo de veranotodo sucede sin sobresaltos, hasta que Luci, lachica más tímida y dulce del grupo, muere aho-gada en el río.

    Con El Jarama Ferlosio, fue encumbrado comoabanderado de una nueva generación y se esperóde él una carrera en la ficción, pero nada de eso ocu-rrió. Ferlosio renegó pronto del papel de literatopara volcarse en el ensayo y convertirse en uno delosmás importantes pensadores contemporáneos.

    Se retiró de la vida pública durante quince añospara estudiar gramática de manera autodidacta ysolitaria. Espíritu libre e insobornable, Ferlosio re-flexionó sobre la guerra y fue implacable en suscríticas al poder, al capitalismo, a la publicidad y ala sociedad de consumo.

    Obsesionado con el lenguaje poseía el don de lapalabra, que constituía para Ferlosio el núcleo dela condición humana. Rastreó sin descanso susorígenes, su gramática y sus huellas morales oideológicas. Todos sus ensayos, al parecer des-perdigados, logró recopilarlos publicándolos en2015 y 2016.

    Fue un hombre coherente con su forma de pen-sar. Quería persuadir a través de la palabra para lo-grar con ello que fuéramos mejores. Amante de lanaturaleza, lo que hizo que tuviera conMiguel De-libes un fuerte vínculo. Gran empeño, ciertamentequijotesco, en desmontar las falacias y retóricas delos políticos, así como un desdén enfermizo porlas ideologías. Su obsesión era animar a la gente apensar por símisma.

    (Foto: Notgzus |Wikimedia Commons)

  • MAS, mayo 2020 |9Sociedad

    La perversión del lenguaje y sus consecuenciasPor Herminio Blázquez

    La perversión según la RealAcademia de la Lengua supone unatransgresiónmoral, es decir, laalteración del buen gusto o de lascostumbres que son consideradascomo sanas o normales,culturales e inclusotradicionales.

    Según José María Pemán, escritor español yandaluz, no es fácil decidir qué costumbresdeben de ser consideradas como sanas ynormales y cuales como conductas desviadas,pero es aúnmás difícil determinar a quién corres-ponde la capacidad de alterar dichas normas ocostumbres. Sin embargo esta cuestión la re-suelven con gran facilidad el relativismo y el bue-nismo, cada vez más crecientes.

    El buenismo no deja de ser una manifestaciónperversa del relativismo. A la hora de justificar elcambio de costumbres, asumidas como respeta-bles por lamayoría, se emplea un lenguajemani-pulador que retuerce las palabras y distorsionalos conceptos, para que la ciudadanía destinata-ria del lenguaje se convierta en una “masa blan-da” que se moldea a gusto del demagogo. El mo-tor del proceso de manipulación es el concepto“progresista” de lo democrático. Lo malo no esque se presente el cambio como una opción mássino como imposición y únicomodelo a imitar, locual es claramente ilegítimo.

    El progresismo de hoy día no tiene en cuentaque ni la tiranía de pocos ni la dictadura de mu-chos caben en un estado democrático. Esta ac-titud de cambiar las costumbres presentadascomo modelo único, es una desmesura que seconvierte en una perversión de la democracia yun abuso de poder ( y una hipocresía moral).

    Dios creó el Mundo no para el poder, la tiraníay la traición de los poderosos y sus secuaces,sino para la solidaridad, la convivencia y la saluden toda la Humanidad. La Tierra es de todos ypara todos, y la Humanidad también es de todosy para todos. Ultimamente estamos pasando pormomentos en que se impone la ideología de po-cos para neutralizar el pensamiento de losdemás. La verdad se corrompe tanto con la men-tira como con el silencio.

    La Naturaleza es un idioma sin palabras. Lavida se nos da y la merecemos dándola. La tierrano es una herencia de nuestros padres, sino elpréstamo de nuestros hijos; todos tenemos quecuidarla. El relativismo es uno de los mayoreserrores culturales de la modernidad, si todo esrelativo el bien y el mal se igualan, y la verdad yel error se confunden, y en consecuencia la to-lerancia se convierte en indiferencia y distancia,y el dialogo enmonólogo ya que nadie escucha anadie. Menos mal que enmuchas familias nuncafalta sensatez.

    Ahora que estamos pasando por una“pandemia mundial” es de esperar que todosmeditemos, reflexionemos y demos una solu-ción positiva a los problemas que se nos vienenencima. Esperemos que los Gobiernos sepanllegar a acuerdos que beneficien a todos pues to-dos somos los que pagamos los gastos y los suel-dos de los gobernantes y de sus asesores. EnEspaña lo tendremos más difícil pues para llegara acuerdos habrá que tener en cuenta que la“madurez” es fundamental en la actividad polí-tica, y con un gobierno nacional y otros gobier-nos autonómicos sin experiencia será dema-siado complicado. Dada la situación en que seencuentra España en estos momentos el prota-gonismo ha de tenerlo “el pueblo español” en suconjunto, a pesar de las atribuciones que se

    otorguen las autonomías y el gobierno. NO debe-mos olvidar que si en estos momentos los ciu-dadanos somos espectadores, nunca debemosser pasivos ,porque todos estamos implicados enla actividad política y hemos de estar atentos atodo este proceso y tomar nota. Cuando en Ba-chillerato estudiábamos latín, Horacio tenía estafrase: homo lupus homini ( el hombre es lobo parael hombre), y Cicerón -el mejor orador romanoen su época- supo poner orden en el Senado conesta frase pronunciada en las Catilinarias:…“hasta cuándo Catilina abusarás de nuestrapaciencia”.

    Con frecuencia el vacío intelectual da paso alos extremismos. Hoy no falta gente que dice queel nuevo nombre de la cultura es la política. Másde una vezme ha tocado escuchar esta frase: “noquiero seguir estudiando porque se gana más depolítico que de licenciado”, y hoy estamos vien-do que están tomando poder los que menos sa-ben y los que más aspiran a quitar la libertad delciudadano imponiendo sus principios comoúnicos y obligatorios. También he leído más deuna vez que la Humanidad hará caso de los Go-biernos cuando ellos hagan caso de la Humani-dad. La Ciencia tiene un límite que nunca se debetraspasar y ese límite es la dignidad humana.

    Debemos pensar en España como nación ycomo sociedad pues entre el tributo que se estácobrando la pandemia con la muerte de tantaspersonas y el que viene cobrándose el abortoimpidiendo que nazcan niños, podemos quedar-nos en un España “pequeña” y debemos de-fender que España existe. Miguel de Unamunodecía “de cada 10 españoles solo 1 piensa” ( y asínos va). Tengamos esperanza, es posible ir haciala luz y ver el arco iris.(Foto: Ciceron denuncia a Catilina, obra de CesareMaccari (1840-1919)|Wikipedia Commons D.P.)

  • 10 | MAS, mayo 2020 Cultura

    LA ORACIÓN DE LA MÚSICA

    Ópera en el Teatro Real:“Dead Man Walking”*, de Jake Heggie

    Por Francisco Alonso Soto

    *(Hombre muerto paseando, en expresión usualen Norteamérica)

    HOMENAJE A VÍCTIMAS DEL CORONAVIRUSY FAMILIAS

    TENEMOS YA BASTANTE PENA DEMUERTE PORNATURA... HAY QUE ABOLIR LA PENA DEMUER-

    TE, POR “CULTURA”(ORACIÓN COMPARTIDA CON SORHELEN PREJEAN)

    El Teatro Real, en el 200 aniversario de su fun-dación y a los 20 años de su reapertura comoteatro de ópera, sorprende con la representaciónde la primera ópera de Jake Heggie (San Francis-co. 1961), de las 13 que ha compuesto (4 depequeño formato). Con libreto brillante, de fondoy forma, de Terrence McNally, basado en la obrahomónima, de 1995, de la hermana Helen Pre-jean. Se podría traducir por “Ahí va el hombremuerto”, en argot carcelario, o “Pena de muerte”como se tituló la película, que sigue el guión dellibro, dirigida por Tim Robbins, protagonizadapor Susan Sarandon y Sean Penn. La ópera fue es-trenada en el año 2000, en la Opera House de SanFrancisco y ha tenido gran éxito enNorteamérica, más de 50 representaciones. Se lacompara con “West Side Story”, el “Romeo y Ju-lieta” de L. Bernstein.

    Fuimos el último día, un tanto escépticos, (losanteriores estaba completo), para comprobar eseaplauso del público puesto en pie, en la “premiè-re”. Pensábamos que sería como lo de Evgeny Kis-sin, con 7 bises para Ibermúsica, hace 3 meses. Ylos socios de Ibermúsica se presupone que sa-ben… Sin embargo, tenemos que reconocer, consatisfacción, que poco a poco, cambiamos de opi-nión, para bien.

    1º ESPECTÁCULO EXTRAORDINARIO YDESLUMBRANTE, de colorido, de acción, demovi-miento de personajes, de escenas brillantes ypuesta en escena fantástica. A lo que hay queañadir la música, los solistas y los coros degrandes y pequeños. Quizás sea el espectáculomás impactante de la temporada, por su presen-tación. Una apuesta.

    2º Tal vez el PROTAGONISMO PRINCIPAL DELGRAN ÉXITO FUERA LA PUESTA EN ESCENA (Leo-nard Foglia) Y LA ESCENOGRAFÍA (MichaelMcgarty), que no se puede olvidar. Impactantes,acertadas, subrayando la acción, brillantes, alservicio de la ópera y no como afirmación de losautores, como sucede con demasiada frecuencia.Con escenas memorables desde el contextoinicial: el crimen y el colegio de niños, hasta la

    ejecución final, pasando por la reproducción de laprisión, los dúos entre protagonistas, el alegatode la madre, la fotografía de la familia del ase-sino, tomada por la monja, y la reproducción dela electrocución…

    3º PASAMOS DEL RECHAZO INICIAL (ya empe-zamos con sexo y violencia, como es la moda) alENTUSIASMO, porque la escena está muy jus-tificada y es imp-rescindible para eldesarrollo de laópera. Era necesariover el crimen paracomprender la si-tuación y las actitu-des…

    4º También REC-TIFICAMOS la imp-resión primera deque eran unos reci-tativos a la gloria deJoyce DiDonato que,según dice, se sien-te “cuentacuentos”.Tenemos un discode ella de hace 20años, cuando empe-zaba a ser famosa, ynos gustó en una re-transmisión porcine, desde el MET,de una ópera “de laboratorio”, compuesta sobreescenas de “La tempestad” y “El sueño de una no-che de verano”, de Shakespeare, con músicas deVivaldi, Haendel, Purcell, Rameau… y con unapequeña participación de Plácido Domingo,como Dios Neptuno. No recuerdo si era WilliamChristie quién dirigía, en la Nochevieja de 2011.Una especie de concierto de Año Nuevo parainiciación a la ópera del otro público. Pero volva-mos a Joyce DiDonato: Pues no; no es cuen-tacuentos. Es una mezzosoprano de categoría yhay canto, hay música y coros, e incluso se tratade una ópera coral, por la abundancia de perso-najes sobre la escena. Comenzamos a reconoceruna ópera, no unmusical ligero.

    5ºConfirmamosqueesunaÓPERAypuedeque lamásVERISTA que hayamos visto. Refleja la realidady actualidad, que estamos viviendo, con terrorismoo delincuencia, y víctimas que sufren la pérdidainjusta de seres queridos, ante la que hay que adop-tar juicio, opinión y actitud. Con escenas escalo-friantes y duras, o diálogos hirientes y violentos, deprincipioa fin. Se creauna tensióndramática, soste-

    nida por la puesta en escena, de una gran fuerzateatral y que da nervio a la ópera. Dudo que puedacompararse el escándalo que padecieron losespectadores de “La Traviata”, cuando se vieronreflejados en los trajes de los actores, como cuen-tan las cónicas, con el trauma que produce laejecución en la silla eléctrica en un “largo”verismo (también justificado y necesario). Otracosa es si se representa la realidad americana o se

    retrata la visión delas películas de Holl-ywood. En todo caso,otro acierto y valor.

    6º Lo queNO ES, NISERÁ es UNA GRANÓPERA, porque lamúsica, siendo agra-dable y ajustada a lostemas, es ecléctica eirregular sin definirun estilo propio. Elcanto tampoco es so-bresaliente: hay mo-mentos, pero faltaunidad, identidad ymensaje. No es como“West Side Story” ymucho menos como“Porgy and Bess” deGershwin. Tampocolos coros son grancosa y podían ha-

    berlo sido: con los niños en el colegio, las monjasdel convento, los presidiarios, o las familiasacompañadas por el pueblo…Sin embargo, comodecíamos, es ópera coral de personajes. Se oyennotas del “Nuevo Mundo”, de jazz, de godspell…Es bonita y muy simpática la escena en la quemonja y presidiario recuerdan y danzan al “rey”Presley, pero efímero…

    7º Otro punto en el que FLOJEA ES EL LIBRETO.Es directo, ágil, muy impactante y provocador,pero por fidelidad al libro recoge las INCO-HERENCIAS e INCONGRUENCIAS, visibles en lospersonajes fundamentales. El brutal criminalque vimos, resulta que era un hombre despe-chado por una prostituta. Así prospera la tesis dela hermana Prejean de que nadie es tan malvadocomo el peor de los actos que ha cometido… Sinembargo, aparece como un monstruo irrecupera-ble. La hermana que parece que es la única que leha perdonado y le comprende, desde el principio,tiene dudas sobre si le ha perdonado…

    (Sigue en pág. 12)(Foto: Notgzus |Wikimedia Commons)

    Intenta convencerle con mensajes evangélicosque suenan incomprensibles y al final le convier-

  • MAS, mayo 2020 |11Pandemia del Coronavirus

    La Iglesia domésticaPor Juan Rico

    La confinación, en la que llevamosyamás de unmes, debe haber sidode gran valor. Aunque siempre hayque tener en cuenta a los ciu-dadanos que el coronavirusse está llevando por delante.

    Nuestras oraciones por todos. Durante esteepisodio alguien recordó que veía bien parala iglesia doméstica. Las palabras del carde-nal Omella han sido muy oportunas. Nos recuer-da la evangelización de san Pablo por todo elmundo de entonces. No había templos, solo lacasa donde se hospedada Pablo. Normalmente,un matrimonio con sus hijos. Allí acudían cre-yentes que celebraban la cena del Señor. Asínacieron tantas iglesias cuyos nombres pode-mos leer en sus cartas.

    La Iglesia doméstica cristiana tiene un apoyofundamental: Jesús regaló la promesa: “Donde es-tén dos o más reunidos en mi nombre allí estoy yo“(Mat. 18, 20). Los esposos son los sacerdotes dela Iglesia doméstica. El matrimonio es la reuniónde dos en Jesús, presente siempre, especialmentecuando el amor es el lazo que les une. Es un mis-terio “como Cristo ama a su Iglesia”, en frasepaulina. Como tal es, pues, el amor entre losesposos que tienen los ojos fijos en Jesús. A ellos,también la fe, confianza, actúa sin ser la noche

    oscura. Es todo luz cuando se ama y se ejerce.Algunos teólogos ven en la eucaristía conno-taciones de unión conyugal. Se basan en la frasepaulina “El que se une al Señor se hace un soloespíritu con Él” (1 Cor. 6, 27). El sacramento delmatrimonio encuentra en la eucaristía la fuente ymodelo de realización plena. Eucaristía y matri-monio son dos sacramentos cuya característicaespecífica es la unión. Unión de lo divino con locreado, del misterio con la realidad. En ambossacramentos el factor de la unión es el amor. Unoy otro como banquete nupcial son participación ysignificación de la unidad y del misterio de amorfecundo: amar, entrega y alimento. Los esposos,unidos por la eucaristía, al realizar la donaciónrecíproca total de su ser, actualizan y prolonganla unión esponsal de Dios con la humanidad, deCristo con la Iglesia. Y el rostro esponsal de Cristose revela así, de modo singular, en la relaciónma-trimonio y eucaristía. En esta Cristo asume pan yvino para revelar su presencia misteriosa, en laque el amor humano es absorbido, de algunaforma, por el amor de Cristo a su Iglesia.

    En el Cantar de los Cantares se celebra el amormutuo y fiel que sella el matrimonio. Estamospadeciendo las consecuencias de la Pandemia co-ronavirus. Estamos cumpliendo una confinaciónque se alarga. La iglesia doméstica está en acción.Los actos religiosos nos permiten presenciar lamisa todos los días. Es vivir una forma espiritual

    de la presencia de Jesús en nuestra casa. Y vuelvoa recordar la frase de Jesús anterior: ”donde haydos o más reunidos en mi nombre allí estoy yo”.Es una alegría sentirse acompañado de Jesús Re-sucitado.

    Los esposos, sacerdotes de la iglesia doméstica,poseen la promesa de Jesús. Elmatrimonio cristia-no es la reunión de dos en Jesús, presente siempre,especialmente cuando el amor es el lazo que lesune. Don, que inflama el espíritu de amor. No hayacto amoroso que no una cada vezmás. Es un mis-terio “como Cristo ama a su Iglesia”, en frase pau-lina. Como tal es, pues, el amor entre los espososque tienen los ojos fijos en Jesús. También la fe,confianza, actúa sin ser noche oscura. Es todo luzcuando se ama y se ejerce. Hay que revalorizar eseamor con todas las cualidades que enumera sanPablo: “ame elmarido a sumujer y ámela comoa símismo” (Efesios 5, 33).Demos gracias a Dios por la ocasión de haber vi-vido la Iglesia de los primeros cristianos.

    (Foto: Pixabay)

    (Viene de pág. 11)Intenta convencerle con mensajes evangé-licos que suenan incomprensibles y al final leconvierte, pero con calor humano y amor.“Cuando vayas amorir,mírame a los ojos”. Es unapostolado, pero en falsete, porque lo que prue-ba es que lo sobrenatural es casi lo infinitamen-te humano. No, no hay apostolado tradicional,sino apostolado contra la pena de muerte,apreciable y contundente. El impresionante tes-timonio de la madre es comprensible y disculpa-ble; en definitiva, es el mismo que el de lamonji-ta. El uno por sentimiento y el otro por razona-miento y creencia religiosa. Incluso la monjaamiga que le pide que no se obsesione y queatienda a los niños, no a una sola causa, es la quele envía a asistir a la ejecución… No podemosdejar pasar la “refinada manipulación de lamonjita” sobre el criminal, durante los últimos30 minutos de la obra. Es imperceptible, es casiinvisible, pero aplicando el “efecto distancia-miento” brechtiano, se ve clara, insistente, per-sistente, persuasiva; clama al cielo. El finnunca…

    8º Como puede verse la ópera engancha, mo-tiva, impacta, provoca, pese a que el resultadoPUEDE DECEPCIONAR por el happy endamericano que anestesia toda la tensióndramática y termina en moraleja o moralina,

    con la aceptación del crimen, petición de perdóny el propósito de la enmienda… se lo dan hecho.Es nuestra primera “ejecución teatral”, con tododetalle del procedimiento. Incluso hay una pro-pina para la hermana Helen Prejean: el padre dela víctima pide excusas por sus duras palabras,ella a su vez se disculpa y quedan para verse enalgún momento. Evidentemente para tener elindulto hay que merecerlo y tener suerte, ollegar a tiempo. (Caso de Billy Moore asesino alintentar robar: “Me bauticé poco antes de la fe-cha de ejecución y encontré la paz”. Luego, sereconcilió con la familia que le perdonó y pidióconmutación de pena y liberación. Lo hacontado en Madrid en diciembre pasado y salióen la prensa: Alfa y Omega)

    9º Terminaremos con la música. La orquestadel Real, AGRANDADA, no engrandecida, res-pondió solvente a una música, subordinada atexto y escena. La música no lleva y dirige la ac-ción, simplemente la acompaña. El Director,Mark Wigglesworth mostró que conoce bien ydomina la obra. Fue extraordinariamente eficazy hasta brillante, en momentos. Fue muy aplau-dido, saludó e hizo saludar a la orquesta.

    10º La triunfadora de la noche fue Joyce Di-Donato, casi tanto por su talento dramáticocomo por su línea musical. A gran altura estuvo,

    también, el barítono, Michael Mayes que bordósu difícil papel. Ambos fueronmuy aplaudidos, yDiDonato cedió protagonismo a Mayes. MaríaZifchak, mezzo soprano americana, se llevó unagran ovación por su papel de madre, por poco secome la ópera con su voz y su interpretación.Algo menor fue el aplauso, a la otra monjita,Measha Brueggergosman, porque su papel esmás corto; empezó cantando solo unas notas degospell… que nos dejó con ganas demás.

    11º El coro de Andrés Máspero tiene siempreéxito, por su buena preparación y adaptación atodas las músicas. Y no se quedaron atrás lospequeños cantores de la ORCAM, dirigidos porAna Gónzalez.

    12º No quiero acabar sin constatar el éxito deJoan MATABOSCH, Director Artístico del TeatroReal, por su iniciativa de programar esta ópera,por el valor y la audacia de haberla ofrecido alpúblico de Madrid y por los resultados obteni-dos. No hubo aplauso de pie, pero el éxito fueindudable y los espectadores se fueron satisfe-chos y emocionados. Sin proclamas, sin leccio-nes, conmodestia y eficacia, con equilibrio entretradición y modernidad, MATABOSCH estáhaciendo un gran trabajo, que no deja que eche-mos mucho de menos a Gerard MORTIER, unhombre para la… ópera y la eternidad.

  • 12 | MAS, mayo 2020

    Acciones del Centro de Madrid durante el estado de alarmaPor Hermandades del Trabajo-Centro de Madrid

    Desde el 9 demarzo, antes de decre-tarse el Estado de Alarma, las Her-mandades del Trabajo – Centro deMadrid, dispusieron la suspensiónde todas sus actividades apostólicasy sociales para prevenir el contagiodel Covid-19.

    Posteriormente, el 14 de marzo ante el riesgoexistente, se tomó la decisión de cerrar lasede institucional de Raimundo Lulio, 3. Ho-ras después se decretó el estado de alarma. Apartir de ese momento, se pusieron a disposiciónde afiliados, militantes, simpatizantes, colabora-dores, arrendatarios, amigos y sus familias, unosteléfonos para atender cualquier necesidad o re-solver cualquier duda.Durante este tiempo hemos sentido profun-

    damente dolor por la enfermedad y por las pérdi-das de vidas, entre ellas, personas vinculadas alas HHT. Asimismo, sentimos mucha preocu-pación por la incertidumbre laboral y las con-secuencias de cierre de negocios y actividadesempresariales que están dejado a muchos traba-jadores en el paro.Ante esta situación, desde el Centro, se pusieronenmarcha una serie acciones e iniciativas:

    Se convocó a todos aquellos que lo desearan aunirse en una oración comunitaria desde sus ca-sas, a las 19:45 horas, o accediendo en directo

    desde la cuenta de Instagram de la FundaciónAbundio García Román.Se inició un plan de contacto y comunicacióntelefónica con los afiliados, militantes y colabo-radores para interesarse por su salud, informarde las medidas que se iban incorporando yofrecer la ayuda, espiritual o de asesoramiento,que estuviera al alcance del Centro.Se puso a disposición de los afiliados y traba-jadores en general, un Servicio gratuito de Ase-soría Jurídica y laboral vía telefónica, brindadopor los letrados Juan y Rafael Jiménez Barba. Elobjetivo, atender las dudas laborales o jurídicasque pudieran surgir como consecuencia de la si-tuación laboral en la que nos ha situado el confi-namiento y que han creado incertidumbre y si-tuaciones complicadas amuchos trabajadores.A este servicio se añadió el de AsistenciaPsicológica, también gratuito y vía telefónica,para afiliados y trabajadores en general, ofrecidopor un equipo de tres psicólogos, que pudieransentir la necesidad de recurrir a profesionalescomo consecuencia de patologías derivadas de laenfermedad, el duelo por la pérdida de familiareso amigos, situaciones de ansiedad, estrés omiedoante la pandemia, o por motivos laborales o eco-nómicos. Estas medidas estarán disponiblesmientras permanezcamos en Estado de Alarma.Paralelamente, se ha reforzado la informacióngracias a la página web -www.hhtmadrid.com-,redes sociales -Facebook y Twitter- y se ha pub-

    licado el periódico “A Hombros”, suplementoinformativo de Madrid del periódico MAS, enpdf, formato digital.Por otra parte, se tomaron medidas de ordenadministrativo y relacionadas con los arrendata-rios que tienen su domicilio en el edificio sede deHHT Madrid, con el objetivo de hacer más lle-vaderos estos meses de obligado cierre. Con el finde seguir cumpliendo con las obligaciones fisca-les, tributarias, administrativas, mientras la sedepermanece cerrada, con parte de los empleadosse ha puesto enmarcha el teletrabajo.Los Presidentes Diocesanos, el Consiliario, elVice-Presidente para Asuntos Económicos y elAdministrador General se han venido reuniendosemanalmente con los asesores para evaluar elimpacto y hacer frente a la crisis generada por elCovid-19, formulando un plan de contingencias,analizar las consecuencias que pueden afectar alCentro y preparando actuaciones y protocolospara la reincorporación de los empleados, entreellos, un plan de desinfección y medidas de pre-vención siguiendo en todo momento las reco-mendaciones sanitarias dispuestas por las auto-ridades.En nuestro corazón acompañamos a todosaquellos miembros de HHT que han sufrido,ellos mismos o sus familias, el dolor que el coro-navirus viene causando en todos los aspectos yámbitos de la vida personal, laboral y social ennuestro entorno y en el mundo entero.

    Ante la grave situación que estamos viviendomotivada por la pandemia del Covid 19, ysiendo consecuentes con las enseñanzas deJesucristo y nuestros fines sociales,Hermandades del Trabajo de Córdoba no puedepermanecer impasible ante esta situación, porlo que ha adoptado una serie demedidasencaminadas a responder con nuestra humildeaportación a la sociedad cordobesa, y a lasnecesidades de los trabajadores de nuestraprovincia.

    Personas sin hogar contagiadas de Covid.19, enla Residencia SantaMaría del Trabajo,Tras el ofrecimiento hecho a la Alcaldía deCórdoba, a la Delegación de Salud y Familias de laJunta de Andalucía en la provincia y la Delegacióndel Gobierno andaluz en Córdoba, los ServiciosSociales del Ayuntamiento de Córdoba coordi-naron con nosotros y con la Vicaría General delObispado de Córdoba, quien forma parte de lamesa de coordinación de la crisis y está informadaen todo momento de nuestras actuaciones, lautilización de nuestra Residencia Santa María del

    Trabajo para alojar a personas sin techo quehabían sido seleccionadas en “triaje” de loscolegios mayores universitarios, por presentarsíntomas con sospecha de contagio del Covid-19.La casa, con capacidad para acoger a 70personas, estará abierta a las necesidades quepuedan surgir en toda la Diócesis de Córdoba.Hermandades de Córdoba también ha activadosu servicio de asesoramiento laboral para ayudara esclarecer las dudas que, como consecuencia delas nuevas medidas laborales adoptadas por elGobierno de España en relación al estado dealarma, ERTEs, despidos, Autónomos, etc.,pudieran necesitar todas las personas. Esteservicio atiende de forma gratuita a afiliados y noafiliados.Por otro lado, se están manteniendo contactos

    periódicos telefónicos con nuestros afiliados, parainteresarnos por su estado, y ponernos a sudisposición para que nuestros voluntarios puedanayudarles, sobre todo a las personas mayores, entareascomolacompra,acompañarlosalmédico,etc.Otra de las medidas adoptadas en Córdoba, conmotivo del estado de alarma, es la puesta en

    funcionamiento dentro de la Plataforma deTeleformación de nuestro Centro de FormaciónProfesional, de un aula virtual desde la que sesigue impartiendo la formación a nuestrosalumnos, para de esta manera minimizar elriesgo, cumpliendo con el Decreto estatal. Para losnuevos cursos se ofrecen becas de hasta cuatro-cientos cincuenta euros para desempleados yautónomos.

    Aprovechando el aula virtual, el equipodirectivo y docente de H2T Forma, (Centro deFormación de Hermandades) ha decidido dedicarparte de su tiempo comouna pequeña aportacióna la situación actual, poniendo en marchagratuitamente unos cursos que hemos llamado“encuentros de Técnicos en la Red” en los que seimpartenmaterias demucha actualidad técnica yde los que llevamos tres ediciones con laasistencia demás de cuatrocientos alumnos.

    Pedimos al Señor por que pase pronto esta crisis, yrezamos porque descubramos, en nuestro aisla-miento, que otra sociedad es posible.

    El Centro de Córdoba se moviliza ante la crisis del Covid-19Por Agustín Rodríguez de Lara

    Centros de Hermandades

  • Centros de Hermandades

    Hermandades del Trabajo-Centro de Badajozante el coronavirus

    Por Juan Antonio Jiménez Lobato, consiliario

    Publica Religión Digital 13.04.2020José Manuel Vidal, Jesús Bastante"La Iglesia se está dejando la pielpor la sociedad, pero la gente no losabe, porque no lo da a conocer"

    ¿Por qué la sociedad española se siguepreguntando dónde está la Iglesia enesta pandemia?"El tiempo apremia, pero todavía estamos atiempo. Testigos y testimonios abundan. ¡Denlosa conocer, por favor!"

    Impulsado por razones de conciencia y amor ala Verdad, me hago eco de la invitación, dando aconocer nuestra propia experiencia, con el únicoobjetivo de hacer brillar la VERDAD mediante laevidencia de los hechos, al margen de interesespartidistas o interesados y frente a opinionesbasadas en el “parecer pero no ser”, de las ver-dades amedias, la peor de las mentiras.

    Es fácil, muy fácil criticar, derribar, destruir, lohace cualquiera, pero muy difícil construir sinmedios, sin las suculentas subvenciones pú-

    blicas que mantienen chiringuitos con elnombre de ONG o entidades publicitarias. LaIglesia samaritana no busca ostentación, a susfieles les acompañarán sus obras sin que “lamano izquierda sepa lo que hace la derecha”.Realiza sus buenas obras en el silencio, sin ruido,sin populismo ni nada semejante.

    Pero, ante tanta provocación, nacida del pro-verbio “piensa el ladrón que todos son de sucondición”, es obligado dar a conocer algunas delas obras de la Iglesia para los que necesitan “verpara creer”, en base al precepto evangélico“vean vuestras buenas obras para que den gloriaa vuestro Padre, que está en el Cielo”, con la sa-gacidad de los hijos de las tinieblas y proyectan-do la luz, que ha de ponerse sobre el candeleropara alumbrar y no bajo el celemín.

    Es llegado el momento de hacer coincidir laVERDAD con la realidad, al margen de lasinformaciones sesgadas y falaces de algunosmedios, y, en ocasiones, incluso de sentencias ju-diciales basadas en Informes de técnicos yfuncionarios, contradictorios con la realidadpero políticamente correctos, que tan grave

    daño han ocasionado y lo hacen a los más vul-nerables, indefensos ante la fuerza del poder.

    En los trágicos momentos de la pandemia, laIglesia, una vez más, no ha recateado el menoresfuerzo en la colaboración con las autoridadesciviles poniendo a su disposición sus múltiplesinstituciones. Las Diócesis de España han ofreci-do al Gobierno su patrimonio. La de Badajoz, através de la Junta de Extremadura, Cáritas yotras instituciones diocesanas. Nuestro Centro,con fecha 29 de marzo pasado, envió oficio porcorreo electrónico a la Corporación Municipal dePunta Umbría, ofreciendo la Residencia del Mo-vimiento apostólico-social Hermandades delTrabajo, Ntra. Sra. De Guadalupe, tras la salidade los MENAS, como uno de los múltiplesservicios prestados en la localidad, reconocidospor anteriores Corporaciones Municipales.

    “Ya es hora de despertar” para hacer brillar laluz de la VERDAD evangélica ahuyentado lamentira, que invade los medios sociales con elconsiguiente daño al pueblo sencillo y hu-milde. “La VERDAD os hará libres” (Juan 8, 32).

    Estamos viviendo situaciones so-ciales, políticas, económicas, huma-nas, religiosas, difíciles. Esto esindudable.

    Necesitamos de la fuerza de lo alto, del Espíri-tu Santo, que Él nos ayude a iluminar larealidad sangrante en la que vivimos y quenos dé el valor para transformarla y cambiarlaen humanizada y humanizadora. Como nosrecuerda el Papa Francisco en su ExhortaciónApostólica Gaudete el exúltate: “Necesitamos elempuje del Espíritu para no ser paralizados por elmiedo y el cálculo, para no acostumbrarnos acaminar solo dentro de confines seguros…Cuandolos apóstoles sintieron la tentación de dejarse para-lizar por los temores y peligros, se pusieron a orarjuntos pidiendo la parresía: Ahora, Señor, fíjate ensus amenazas y concede a tus siervos predicar tupalabra con toda valentía (He 4,29)”.(GE, 133).

    Es fácil, hoy, caer en el pesimismo, la desidia,

    el desánimo. Necesitamos una espiritualidad deencarnación que nos haga descubrir el rostro deDios en el rostro del hombre, y que nos lleve aacercarnos a él e implicarnos en la vida, en eltiempo, en la historia del hombre. Remedando aSanta Teresa de Jesús, hay que ir a Dios por elVerbo encarnado, es decir, desde abajo y nodesde arriba. Como dice un principio soterioló-gico, ¨sólo se redime lo que se asume¨.

    Comomilitantes de Las Hermandades del Tra-bajo conviene poner en práctica estas palabrasde Don Abundio García Román: “El trabajo es lariqueza del pobre”… “y hay que procurar hacer elmejor uso de ella”. Metidos de lleno en el mundolaboral, hemos de cambiar las condicionesinjustas en las que viven muchos hermanosnuestros. Todos trabajadores en activo o no,jubilados, estudiantes… debemos implicarnospara conseguir un mundo laboral más justo;unirnos para crear espacios de solidaridad ycontribuir al crecimiento integral de los traba-

    jadores, ofreciendo formación, cultura y,también propuestas de ocio.

    No es descabellado decir que la mujer es el sec-tor de la sociedadmás vulnerado en sus derechoshumanos; continuamente es subyugada por elhombre, las leyes civiles y religiosas. En muchospaíses, zonas y familias, su opinión no cuentanada. Como contrapunto a esta realidad deplora-ble, Don Abundio se adelantó a los tiempos, en ladefensa de la dignidad y de los derechos huma-nos de la mujer: “En cierto modo nos adelantamosa las corrientes feministas concediendo a lamujer lamisma responsabilidad y categoría que al hombreen el gobierno”. Como botón de muestra tenemospresidente y presidenta.

    Quiero acabar con estas palabras de DonAbundio García Román: “Y en silencio vetesembrando, siembra aunque no recolectes, marchapor la vida sembrando con el buen ejemplo, con pa-labras, con heroísmo silencioso”.

    MAS, mayo 2020 | 13

    “En tiempos recios, amigos fuertes de Dios”Por Fr. Javier del Valle Cubillo, consiliario

  • PEDRO BARRADO / DIRECTOR DE LA ESCUELA SAN JUAN XXIII DE LAS HERMANDADES DEL TRABAJO

    ¿QUÉ PENSABA JESÚS DEL DIVORCIO?

    FFUUNNDDAACCIÓIÓNN AABBUUNNDDIOIO GGAARRCCÍÍAA RROOMMÁÁNNSI QUIERES AYUDAR A LA FUNDACIÓN EN SUS OBJETIVOS Y EN ELPROCESO DE CANONIZACIÓN, INGRESA TUS APORTACIONES EN:

    PROCESO, Banco Santander: ES11 0075 0123 5506 0157 4896FUNDACIÓN, Banco BBVA: ES78 0182 1216 2300 1752 8869

    Titular: Fundación Abundio García Román

    Centros de Hermandades del Trabajo. ESPAÑA: Alicante, Almería, Ávila, Badajoz, Burgos,Córdoba, Guadalajara, Jaén, Jerez de la Frontera, Madrid, Segovia, Sevilla, Valencia, Zaragoza,así como las Hermandades en toda España de las Federaciones de la Seguridad Social yFerroviarias. AMÉRICA: Chile (Concepción), Colombia (Barranquilla, Bogotá y Medellín), CostaRica (San José), Ecuador (Quito), Perú (Callao, Chimbote, Lima y San Ignacio).

    mas

    El domingo 4 de octubre de 2015 comenza-ba la segunda parte del Sínodo de losobispos sobre los desafíos pastorales de lafamilia (la primera tuvo lugar en octubre de2014). Curiosamente –o quizá no tanto–, elevangelio que se proclamó en la liturgia deese domingo fue Mc 10,2-16, que ofrece unaspalabras de Jesús a propósito del divorcio(más propiamente, del repudio); palabras queson aparentemente claras y contundentes: «Siuno se divorcia de sumujer y se casa con otra,comete adulterio contra la primera. Y si ella sedivorcia de su marido y se casa con otro, co-mete adulterio» (vv. 11-12).

    No vamos a entrar en el detalle de las di-ficultades del texto, una de las cuales es lareciprocidad que se observa entre el varón y lamujer con respecto al divorcio: el maridopuede divorciarse de su mujer, y la mujer desu marido, que solo se lee en el texto deMarcos, ya que en los paralelos sinópticos (Mt5,32; Lc 16,18) únicamente se contempla que seael marido el que puede repudiar a su mujer, cosaque refleja mejor la costumbre judía. Es probablequeMarcos haya extendido también a la mujer lapráctica que los judíos aplicaban solo al varón,adaptándose así a la sociedad en que vivía él y sucomunidad.

    Lo que aquí ahora más nos interesa es la postu-ra de Jesús a propósito del divorcio (por cierto, eltérmino griego que se traduce por «divorcio» esapostasion, palabra que, obviamente, tiene re-lación filológica con «apostasía»: en ambos casosestamos ante la ruptura de una unión, bien seaentre un hombre y una mujer o entre un fiel y ladivinidad a la que rinde culto). Los historiadoresestán de acuerdo en que esa postura contraria aldivorcio es uno de los rasgos más seguros del Je-sús histórico. Y lo es porque precisamente se opo-ne a la costumbre judía, en cuya Ley secontemplaba la posibilidad de que el varón repu-

    diara a su mujer, como se reconoce en el pasajeevangélico: «Por vuestra terquedad dejó escritoMoisés este precepto» (Mc 10,5, aludiendo a Dt24,1ss: « Si uno se casa con una mujer y luego nole gusta, porque descubre en ella algo vergonzo-so, y le escribe el acta de divorcio, se la entrega yla echa de casa…»).

    Lo que se discutía en tiempos de Jesús era elmotivo por el cual un hombre podía repudiar a sumujer, es decir, la interpretación de la ley –quehablaba de «algo vergonzoso»–, no la ley mismaque lo permitía. Como se sabe, en la época de Je-sús existían dos grandes tendencias respecto altema: la del maestro Shammay, cuya postura erarestrictiva: solo se permitía el divorcio en caso deadulterio; y la del maestro Hillel, que era más «li-beral»: prácticamente cualquier motivo era váli-do para que un hombre se pudiera divorciar, porejemplo que la mujer hubiera dejado de gustarleo le hubiera quemado la comida.

    Y así llegamos a lo que constituye el centrode la cuestión: ¿por qué Jesús se opone a unacostumbre que sus correligionarios judíos ad-mitían –con algunas variantes de «escuela»–de forma generalizada? La pregunta, en miopinión, resulta crucial, ya que, dependiendode la respuesta que le demos, así nos acerca-remos, o no, a lo que Jesús creía o pensabarealmente sobre el divorcio. En este sentido,resulta muy significativa la postura de algu-nos exegetas, que son capaces de hacer unsólido análisis «técnico» (filológico ogramatical) de los textos evangélicos, peroson incapaces de irmás allá.

    Si volvemos al texto evangélico, veremosque Jesús argumenta con dos textos de la Es-critura: Gn 1,27 y 2,24, que tendrían másvalor que la disposición mosaica que permi-tía el divorcio. La razón, probablemente, esque se consideran textos más «antiguos»; yes que, para los contemporáneos de Jesús, lo

    antiguo vale más que lo nuevo. Así, Jesús argu-menta apelando al proyecto divino inicial, en elque la mujer no estaba subordinada al varón,puesto que los dos estaban destinados a ser «unasola carne». De modo que lo que Jesús estaría re-chazando es una situación –sea cual sea la interp-retación de la Ley que se haga– en la que el varónpodía gozar de una prerrogativa –la del divorcio–que dejaba a lamujer sin protección legal, conde-nándola a una vida precaria. Así pues, es la preo-cupación por la «parte débil», oprimida, lo quehace que Jesús se oponga al divorcio.

    No es casualidad que el evangelio de Marcos –ypor tanto el pasaje litúrgico– trajera después delasunto del divorcio las famosas palabras sobrelos niños –otros grandes «don nadie» de aquellasociedad– como ejemplo de aceptación del Reino.Ciertamente, Jesús tenía una granmisericordia.

    (Foto: Jesús y la adúltera, de Giovanni Battista Pittoni,1730-32 | D.P. Wikimedia Commons)