Presentaci³n de Emmanuel L©vinas

download Presentaci³n de Emmanuel L©vinas

of 22

  • date post

    24-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    151
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Presentaci³n de Emmanuel L©vinas

EMMANUEL LVINAS (1906-1995) ALTERIDADEste documento es material auxiliar (apuntes) para Filosofa y Teora Social Fernando Vidal Fernndez, 2009 Departamento de Sociologa y Trabajo Social Universidad Pontificia Comillas de Madrid

1. Nota biogrfica Emmanuel Lvinas nace el 12 de enero de 1906 en Lituania, en Kaunas. Su familia burguesa de tradicin juda, en un ambiente muy religioso que le lleva a aprender desde pequeo hebreo y dominar el Talmud. La Primera Guerra Mundial hace emigrar a la familia que se desplaza a Ucrania, a Karkhov. All la familia sufre la revolucin sovitica, lo que provoca su regreso a Lituania en 1920. Su padre regenta una librera y conscientes de la potencialidad intelectual de su hijo Emmanuel le envan estudiar a Estrasburgo, donde cursa Filosofa y establece trato con Maurice Blondel y despus con Blanchot. Prolonga estudios en Friburgo con Husserl y Heidegger y se doctora en 1930 con la tesis Teora de la Intuicin en la Fenomenologa de Husserl que es distinguida con un premio del Instituto de Francia. Ese mismo ao 1930 contrae matrimonio con Margarita Levi. Lvinas est ya en ese momento muy comprometido dentro del mbito fenomenolgico. Ha asistido al encuentro en Davos en el que Ernst Cassirer y Heidegger debatieron en torno al legado de Kant. En 1931 Lvinas solicita la nacionalidad francesa y se establece en Pars. Se ligar a los encuentros promovidos por Gabriel Marcel en su propia casa cada sbado y forma parte del primer grupo de la revista Esprit fundada por Emmanuel Mounier. Trabaja en la Alianza Israelita Universal como administrador y educador. En ese periodo lee la obra de Franz Rosenzweig La estrella de la redencin, que supone una refundacin de su pensamiento filosfico judo. En 1935 nace su hija Simone. En 1939 es reclutado al servicio de los aliados como traductor de ruso y alemn pero en 1940 es hecho prisionero y deportado a un campo de concentracin en Hannover. Su condicin de militar le libra del destino seguido por millones de judos. Su familia en Lituania, por el contrario, es eliminada totalmente por los nazis. Su esposa y su hija se salvaron, escondidas en un mo nasterio cristiano de Orlens. Mientras est deportado profundiza en las obras de Hegel y Rousseau y comienza a tomar apuntes de lo que ser

1

su obra De la existencia al Existente, que ver la luz en 1947. En ese periodo rompe con Heidegger, quien se haba mostrado militantemente partidario de los nazis. Terminada la guerra es invitado a impartir cuatro conferencias en el Colegio de Filosofa fundado por Jean Wahl, que publica bajo el nombre de El Tiempo y el Otro. En 1946 es el director de la Alianza Israelita Universal y de su Escuela Normal Oriental. Inicia un estudio sistemtico del Talmud, guiado por M. Chouchani. En el mbito personal, en 1949 fallece su segunda hija, Eliana, y a la vez nace su hijo Miguel. En 1961 abandona la direccin de la Alianza Israelita Universal para desempear un puesto de profesor de Filosofa en Pitiers. Posteriormente se vincula a la Sorbona en donde se jubila en 1976, dando el ltimo curso como profesor honorario en 1984. Su esposa Margarita fallece en 1994 y l en la Navidad del 25 de diciembre de 1995. Bibliografa Lvinas, Emmanuel, 1947: El Tiempo y lo otro. Paids, Barcelona, 1993. Lvinas, Emmanuel, 1951: Es fundamental la ontologa? En Lvinas, 1991: pp.11-23. Lvinas, Emmanuel, 1954: El Yo y la totalidad. En Lvinas, 1991: pp.25-51. Lvinas, Emmanuel, 1961: Totalidad e infinito. Ensayo sobre la exterioridad. Ediciones Sgueme, Salamanca, 2002. Lvinas, Emmanuel, 1968: Un Dios hombre? En Lvinas, 1991: pp.69-77. Lvinas, Emmanuel, 1968: Cuatro lecturas talmdicas. Riopiedras Ediciones, Barcelona, 1996. Lvinas, Emmanuel, 1969: Judasmo y revolucin. En Lvinas, 1977: pp.13-54. Lvinas, Emmanuel, 1973: Ideologa e idealismo. En Lvinas, 1982a: pp.19-32. Lvinas, Emmanuel, 1975: Dios y la Filosofa. En Lvinas, 1982a: pp.85-114. Lvinas, Emmanuel, 1976: Presentacin de la edicin castellana de Totalidad e infinito. En Lvinas, 1961: pp.9-11. Lvinas, Emmanuel, 1977a: De lo Sagrado a lo Santo. Cinco nuevas lecturas talmdicas. Riopiedras Ediciones, Barcelona, 1997. Lvinas, Emmanuel, 1977b: Hermenutica y ms all. En Lvinas, 1991: pp.8597. Lvinas, Emmanuel, 1977c: Preguntas y respuestas. En Lvinas, 1982a: pp.115138. Lvinas, Emmanuel, 1980: El dilogo. Conciencia de s y proximidad del prjimo. En Lvinas, 1982a: pp.183-199. Lvinas, Emmanuel, 1981: Notas sobre el sentido. En Lvinas, 1982a: pp.201222. Lvinas, Emmanuel, 1982a: De Dios que viene a la idea. Caparrs Editores, Madrid, 2001. Lvinas, Emmanuel, 1982b: El sufrimiento intil. En Lvinas, 1991: pp.113125. Lvinas, Emmanuel, 1982c: tica e infinito. Antonio Machado Libros, Madrid, 2000. Lvinas, Emmanuel, 1982d: Filosofa, justicia y amor. En Lvinas, 1991: pp.127-147. Lvinas, Emmanuel, 1986: De la unicidad. En Lvinas, 1991: pp.219-227.

2

-

Lvinas, Emmanue l, 1988: El otro, la utopa y la justicia. En Lvinas, 1991: pp.269-281. Lvinas, Emmanuel, 1991: Entre nosotros. Ensayos para pensar en otro. PreTextos, Valencia, 1993. Lvinas, Emmanuel: 1974: De la conciencia a la vigilia. A partir de Husserl. En Lvinas, 1982a: pp.33-56.

1. Un puente de alteridad La exclusin es la violacin de la alteridad y la inclusin es la responsabilidad total por el otro como prjimo. Queremos dar un paso ms en este camino en cuya primera parte nos ha acompaado Hermann Cohen. Ahora nos haremos acompaar especialmente de Emmanuel Lvinas, con una especial atencin a su obra, la cual quisiramos ver ms presente en las teoras, encrucijadas y debates de poltica social. Somos frgiles. El bien es cosecha de primavera pero el mal es hierba que crece todo el ao. La exclusin es la ignorancia del otro, la ruptura de la alteridad que me llama del otro a hacerme totalmente responsable de l. Si eso se rompe, si se corta el querer, el otro queda derrotado. Y hay mil maneras de derrotarle. Esa fragilidad nos es confirmada a travs de miles de experiencias personales y colectivas que constantemente se estn dando en el mundo en este mismo momento. Y la raz de esa derrota est en ignorancia del otro. La raz fenomenolgica de la exclusin es la ignorancia del otro: una ignorancia que supone que al otro no le tartas como tal, como alguien diferente, como alguien que es un misterio que no puedes poseer. Sino que el otro es tratado como una extensin de tus tiles, el otro es absorbido como parte de uno mismo: el otro es posedo y usado. La raz ltima que produce la exclusin es el ensimismamiento. El ensimismamiento establece que uno se relaciona con el mundo como una extensin del yo o del nosotros. Es egosmo o, segn una penetrante expresin de Primo Levi -que por primera vez le escuch al pensador Javier Vitoria-, es nosismo (Levi, 1986: p.445). El ensimismamiento conduce no solo a hacer cosas slo desde la perspectiva del enriquecimiento o la seguridad de tus posesiones, sino que la clave es que lo que en los otros hay de otro es violado. Es el propio principio de alteridad el que es negado: se niega que exista algo que es otro y que se relaciona con plena libertad contigo; se quiere ignorar no es slo una falta intelectual sino que es una ignorancia querida que muchas veces protege tras la excusa de omisin, como queriendo rebajar la falta de exclusin a una falta menor de mera omisin- lo que de otro hay en el otro. No es una exclusin de tal o cual persona o colectivo sino que es una exclusin de lo que en el otro hay de otro.

3

Cuando el excluido es entendido como mero opositor, cuando la persona es principalmente lo que no soy yo, estamos negando la alteridad: Si el Mismo se identificase por simple oposicin a lo Otro, formara ya parte de una totalidad que englobara al Mismo y lo Otro. (Lvinas, 1961: p.62). ste es un punto importante en un mundo en el que las diferenciaciones no dejan de producirse. Que exista una progresiva diversificacin no implica necesariamente que ha ya mayor reconocimiento de la alteridad. En el contexto del conflicto norirlands en el que Rogers realiz intervenciones grupales, l identifica como principal problema que unos no escuchaban al otro sino a s mismos rebotando contra el otro. Cualquier palabra del otro no era un pronunciamiento original sino que era un rebote o eco inverso a lo que habas dicho. La conciencia de diferencia con los excluidos no significa conciencia de alteridad sino que puede que slo estemos queriendo ver el inverso de lo que somos nosotros, como el negativo de nuestra fotografa: que sea diferente no significa que no sea ensimismamiento. La idea del nosismo de Primo Levi es un gran acierto. El nosismo toma modo de refugio entre los que son como yo, en grupos de iguales que acaban exacerbando su mixofobia para poder afirmar lo comn en un mundo progresivamente diverso. Bauman habla en Amor lquido de la mixofobia, la cual se manifiesta en el impulso a dirigirse hacia islas de similitud y semejanza en medio del mar colmado de variedades y diferencias. (Bauman, 2003: p.145). Gilles Lipovetsky en el conjunto de artculos que present en su clebre libro El imperio de lo efmero, hablaba del desprestigio del egosmo. Dedicarse a uno mismo es moralmente sospechoso pero dedicarse a los nuestros lo justifica todo. El narcisismo es criticable, pero el socionarcisismo la alabanza de los nuestroses un ejercicio de prestigio. El ensimismamiento no suele presentarse de modo individual sino como ensimismamiento en el nosotros, el egosmo de los nuestros. El problema de dedicarnos a los nuestros es: y quines son los nuestros? Quines son los mos? Dnde est la frontera de los mos, de los nuestros? El egosmo se presenta hoy como nosismo y lo justifica todo: los mos, los nuestros, primero. La necesaria apertura al otro, la mirada continua con el otro, el ser-entre, es una caracterstica no slo natural del hombre sino lo que le permite constituirse persona e individuarse. De ah la crtica levinasiana al liberalismo: Lo pattico del liberalismo, al que en cierto m