¿Practiva usted el EMMC? Por: María Fernanda Ampuero.

download ¿Practiva usted el EMMC? Por: María Fernanda Ampuero.

of 1

  • date post

    10-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    227
  • download

    8

Embed Size (px)

description

¿Es tan importante para las jóvenes pillar un buen marido como lo era en los tiempos de nuestras bisabuelas? Creíamos que no, pero...

Transcript of ¿Practiva usted el EMMC? Por: María Fernanda Ampuero.

  • FUCSIA opinin

    1919

    Es tan importante para las jvenes pillar un buen marido como lo era en los tiempos de nuestras bisabuelas? Creamos que no, pero

    Por Mara Fernanda Ampuerofoto

    : Ed

    u L

    En

    .

    Las normas.En esta ltima categora dice: Dnde est lo que quiero? Los hombres,

    como el tigre de Malasia, el oso hormiguero o el koala australiano, tienen su hbitat natural. Normalmente, no se prodigan en los cursos de yoga, talleres de autoestima y conferencias sobre el papel de la mujer en la literatura japonesa. Dependiendo del espcimen que queris, id a su madriguera a por l. Agazapaos en el aeropuerto a las 7 de la maana en busca del ejecutivo desva-lido y acechad al intelectual de vuestra vida en las recnditas filmotecas.

    Espcimen, hbitat, madriguera. Alguien distrado podra jurar que este es un blog de cacera y pesca, porque en realidad es de lo que se habla: de cazar y pescar.

    Respiremos profundo.Bien. Yo no voy a negar que fantasi con

    conocer a mi hombre en muchos lugares, incluso en la universidad, pero de ah a elegir una carrera (dermatologa o pedia-tra, segn las EMMC, son las ms ricas en prospectos) para conseguir un marido exitoso que me liberara de trabajar hay un trecho ancho y tan farragoso como el ro Guayas. Es decir, una cosa es querer en-contrar el amor y otra distinta es estudiar medicina, porque no tengo ms inters en la vida que casar (cazar) a un mdico y hacerme la manicura a diario.

    Perdonen mi incongruencia: yo predico que cada quien haga lo que le d la gana si no le hace dao a los dems, pero me preocupa que, despus de tanto luchar por la igualdad educativa y profesional, vengan las chicas de hoy, la generacin ms libre que haya existido, y pretendan lo mismo que las bisabuelas: que un buen partido las mantenga.

    As que les pregunt a mis amigas de Facebook si alguna vez desearon haberse casado con un hombre de plata para no trabajar.

    Natalia, que trabaja en un peridico, me respondi:

    Yo lo he pensado, sobre todo en una

    Las mujeres que estudiaban dere-cho en la Catlica de Guayaquil tenan que escuchar de cierto pro-fesor: Sintese ms hacia la puer-ta, nia, no ve que all escondida no la va a ver su futuro esposo? Todos sabemos, nias, que solo vienen a la universidad a pescar marido.

    Hijo de bip, cara de bip, bip de tu madre.En fin, esa bestia parda repiti su chiste

    a decenas de aspirantes a abogadas. Mis amigas cuentan que aguantaban como podan: una mala cara y el cretino te dejaba de curso. Denunciarlo hubiese significado no terminar la carrera.

    Mientras esto pasaba, cambiaba el siglo, pero all, en el reino de ese profesorucho, se viva todava en el oscurantismo ms descarado. Muy a su pesar, esas mujeres a las que sentaba en la puerta para que pes-caran marido se graduaron de abogadas y hoy ejercen su profesin maravillosamente.

    Pens que esta era una ancdota superada, pero me he enterado de que existe una prctica cada vez ms popular en Latinoamrica y Espaa que se llama Estudio Mientras Me Caso (EMMC). Consiste en hacer lo que ese profesor deca: ir a la universidad a atrapar un buen marido.

    Las devotas del EMMC tienen esquemas (en qu carrera hay ms tipos interesan-

    tes), cdigos (simular que los estudios te interesan), manuales, gurs, credos: es una secta. Todo esto lo comparten en foros y blogs que son para caerse de nalga al suelo.

    Hay, por ejemplo, un blog de una EMMC espaola muy leda que llama a sus seguidoras antoitas. El blog se llama Ponle una vela a San Antonio y entre sus categoras encontramos:

    Cebos femeninos. El vestuario de la antoita. Los rincones de la depredadora.

    jornada larga y conflictiva. Pero inmediata-mente reacciono. La independencia de la mujer empieza por la libertad econmica: me afili a esa idea y me sostengo.

    Andrea, abogada, escribi:S, por dos segundos, cuando el trabajo

    me ha alejado de mis hijos. Pero luego pienso en mi vida, hoy vi unos zapatos divinos, me los puedo comprar?, y se me van esas ideas macabras y corro a comprar la lotera.

    Concha, mdica, aadi:Me gustara poder dedicarme ms

    holgadamente a lo que me gusta, pero no a costa de un marido rico, ms bien me gustara que me pagaran mejor por lo que hago, pero nunca dejara de trabajar!.

    Una amiga ms, Diana, periodista, dio la clave:

    Por supuesto! Uno que te ponga dinero en la cuenta cada semana, que no le guste el ftbol ni las prostitutas. As me dedicara a hacer lo que me gusta, sin preocuparme por el vil metal, por sueldos minsculos, tardos o que nunca llegan. Lo malo no es un maridito rico que te d todo el dinero que quieras, lo malo es a costa de qu.

    Ese a costa de qu es el grillete que todava llevan muchas mujeres que prefirie-ron ser EMMC o MMC (Mientras Me Caso, a secas), que ser PYTE, esto es: Profesional Y Tambin Esposa.=

    iLu

    stra

    ci

    n:

    ivEt

    tE s

    aLo

    m/1

    2.