Pluralismo juridico

of 28 /28
Pluralismo jurídico y propiedad extralegal: Clase, cultura y derecho en Bogotá Daniel Bonilla M' Resumen La historia de vida de Rosa Martínez evidencia que Bogotá es una ciudad plural desde el punto de vista jurídico. La historia de Rosa Martínez, hace evidente que en Bogotá, como en muchas otras ciudades del tercer mundo, la propiedad es regulada por al menos dos órdenes jurídicos distintos. Del mismo modo muestra el proceso de creación de este ordenamiento jurídico no oficial, evidencia las complejas relaciones que mantiene con el ordenamiento jurídico estatal y permite imaginar marcos teóricos distintos para pensar la propiedad urbana en paises en vías de desarrollo como Colom- bia. Esta historia de vida fue construida a partir de 34 entrevistas semi-estructuradas hechas a un número igual de habitantes del barrio Jerusalén de Ciudad Bolívar Palabras clave: pluralismo jurídico, propiedad urbana. Abstract Rosa Martinez'life story makes explicit that Bogotá is a legally plural city.The story of Rosa Martinez shows how in Bogotá, like in many otherThirdWorld cities, property is regulated by at least two different legal orders.This life story also shows the process through which this unofficial legal order was created, evinces the complex relations that it has with the state juridical system, and allows to imagine diverse theoretical frameworks to think urban property in developing countries like Colombia.This life story is based in 34 semi-structured interviews made to an equal number of persons that live in Jerusa- lén, Ciudad Bolivar. Key words: legal pluralism, urban property. I Profesor de la facultad de Derecho de la Universidad de los Andes. Este texto es producto de una investigación realizada con Everaldo Lamprea, Francisco Quiroz, Laura Rico y Nicolás Figueroa.

Embed Size (px)

description

 

Transcript of Pluralismo juridico

  • 1. Pluralismo jurdico y propiedadextralegal:Clase, cultura y derecho en Bogot Daniel Bonilla M Resumen La historia de vida de Rosa Martnez evidencia que Bogot es una ciudad plural desde el punto de vista jurdico. La historia de Rosa Martnez, hace evidente que en Bogot, como en muchas otras ciudades del tercer mundo, la propiedad es regulada por al menos dos rdenes jurdicos distintos. Del mismo modo muestra el proceso de creacin de este ordenamiento jurdico no oficial, evidencia las complejas relaciones que mantiene con el ordenamiento jurdico estatal y permite imaginar marcos tericos distintos para pensar la propiedad urbana en paises en vas de desarrollo como Colom- bia. Esta historia de vida fue construida a partir de 34 entrevistas semi-estructuradas hechas a un nmero igual de habitantes del barrio Jerusaln de Ciudad Bolvar Palabras clave: pluralismo jurdico, propiedad urbana. Abstract Rosa Martinezlife story makes explicit that Bogot is a legally plural city.The story of Rosa Martinez shows how in Bogot, like in many otherThirdWorld cities, property is regulated by at least two different legal orders.This life story also shows the process through which this unofficial legal order was created, evinces the complex relations that it has with the state juridical system, and allows to imagine diverse theoretical frameworks to think urban property in developing countries like Colombia.This life story is based in 34 semi-structured interviews made to an equal number of persons that live in Jerusa- ln, Ciudad Bolivar. Key words: legal pluralism, urban property. I Profesor de la facultad de Derecho de la Universidad de los Andes. Este texto es productode una investigacin realizada con Everaldo Lamprea, Francisco Quiroz, Laura Rico y NicolsFigueroa.
  • 2. 1. Introduccin El monismo jurdico, esto es, la idea de que debe haber un y solo un sistema jurdico jerarquizado y centralizado en cada Estado ha dominado la imaginacin poltica y jurdica de Occidente. Para mantener el orden social y poltico, as como para proteger el principio de igualdad, debe haber, argu- mentan los monistas, un nico ordenamiento jurdico de carcter estatal. Los ciudadanos han de saber de manera sencilla cules son las normas jur- dicas que los rigen, cules son las consecuencias jurdicas que tendrn sus acciones y deben tener certeza de que las mismas normas jurdicas les sern aplicadas a todos los miembros de la comunidad poltica. La violencia y la incertidumbre surgen, argumentan los monistas, cuando hay rdenes jurdi- cos paralelos que buscan controlar al mismo tiempo y de modos alternativos las conductas de los ciudadanos. Sin embargo, el monismo jurdico no parece ser una perspectiva des- criptiva o normativamente plausible. Por un lado, esta teora no parece describir de manera precisa el mundo poltico y jurdico en el que habita- mos. Nuestros ordenamientos polticos y jurdicos son plurales; estn formados por mltiples sistemas normativos que coexisten de formaI ms o menos armnica o ms o menos conflictiva, e.g., en Colombia los sistemas jurdicos de las comunidades indgenas han coexistido durante siglos y en tensin, con el ordenamiento jurdico estatal. Por otro lado, el monismo jurdico no parece una teora normativamente prometedora. Es incapaz de aceptar, como sera necesario hacerlo hoy en da, que la coexis- tencia de varios ordenamientos jurdicos dentro de un mismo Estado puede ser la mejor manera de organizar las esferas polticas y jurdicas de Estados cultural y socio-econmicamente diversos. El pluralismo jurdi- co puede ser, por ejemplo, la mejor alternativa para solucionar los pro- blemas de Estados constituidos por comunidades religiosas radicalmen- te distintas. La propiedad en occidente ha dependido conceptualmente del monismo jurdico. Influenciado por el trabajo de filsofos polticos y del derecho como Locke 2 y Kelsen3 , nuestra imaginacin poltica y legal est compro- metida con la idea de que la inexistencia de un orden jurdico estatal jerar- quizado generara problemas cognitivos y de seguridad de tal magnitud 2 LOCKE, John. (2000). Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil. Madrid,Alianza Editorial.Ver especialmente los captulos I I y 13 3 KELSEN, Hans. (I 988). Teora General del Derecho y Del Estado. Mxico, Universidad Nacional Autnoma de Mxico, Pp. 30, 33, 74 y 189.
  • 3. vvque la propiedad no tardara en debilitarse y desaparecer. La existencia devarios rdenes jurdicos que tengan como objetivo regular la propiedaddentro de una misma estructura estatal hara que los ciudadanos y los fun-cionarios pblicos no supieran que reglas han de ser aplicadas en caso deconflicto, los derechos de propiedad se haran relativos y los casos en losque el poder coercitivo del estado debera ponerse en movimiento se ha-ran poco claros. Sin embargo, esta forma de concebir la propiedad no describe de maneraprecisa la manera como los derechos de propiedad son imaginados y apli-cados en la mayor parte del mundo, en particular en los pases del tercermundo. En muchos pases en desarrollo, la propiedad es regulada por va-rios rdenes jurdicos al mismo tiempo y de forma diferente. Se estima quealrededor del 50% de la poblacin del tercer mundo vive en barriosperifricos en donde la propiedad es controlada por normas diferentes alas del orden jurdico Estatal. 4 An ms, parecera que esta diversidad jur-dica es en algunos casos justificable desde un punto de vista normativo. Laexistencia de ordenamientos "informales o no oficiales" que regulen lapropiedad, en la medida en que sean creados directamente por los ciudada-nos, permitira que las normas jurdicas se adecuen a las caractersticasparticulares de cada grupo social y varen fcil y rpidamente de acuerdo alos cambios que cada una de stos experimente. De igual forma permitirasolucionar problemas cognitivos a los que usualmente se enfrentan ciuda-danos con baja educacin, pocos recursos econmicos y pocas conexionessociales y polticas, quienes usualmente tienen serias dificultades para rela-cionarse con el orden jurdico estatal. La historia de vida que aparece a continuacin evidencia que Bogot esuna ciudad jurdicamente plural. Esta historia de vida fue construida apartir de 34 entrevistas semi-estructuradas hechas a un mismo nmero dehabitantes del barrio Jerusaln de Ciudad Bolvar. La historia de RosaMartnez, muestra que en Bogot, como en muchas otras ciudades del ter-cer mundo, la propiedad es regulada por al menos dos rdenes jurdicosdistintos. Del mismo modo muestra el proceso de creacin de este ordena-miento jurdico no oficial, evidencia las complejas relaciones que mantienecon el ordenamiento jurdico estatal y permite imaginar marcos tericosdistintos para pensar la propiedad urbana en pases en vas de desarrollocomo Colombia. 4 HABITAT, U. (2004). Pro Poor Land Management. Nairobi, United Nations.
  • 4. 2. Historia de Vida de Rosa Martnez Jerusaln, Ciudad Bolvar, Bogot Bueno, a ver, mi nombre es Rosa Martnez. Vivo en unin libre. Tengo tres hijos: uno de 25 aos, uno de 23 y una sardina de 21 aos que en este momento est esperando beb y me va hacer abuela. Tengo primaria. Tengo bsica primaria y termin mi bachillerato en el 98. S, hace muy poquito que soy bachiller. No he podido estudiar la carrera que me gustara a m, que es Derecho o Antropologa, aunque me gusta ms el Derecho. Otro de mis objetivos en la vida ha sido la formacin de organizaciones sociales y creo que he participado en la formacin de unas 25 organizaciones que operan en este momento y otras que ya desaparecieron. En este momento me desempeo como Presidente de la Junta de Accin Comunal (JAC), barrio Jerusaln, sector Tanque Laguna. Igualmente soy la secretaria del comit comunal de desmarginalizacin, que est conformado por 7 Juntas de Accin Comunal del mismo barrio. Soy la delegada del comit en los encuentros ciudadanos, dentro del proceso urbano regional. Participo en el concejo ambiental local y en la asociacin de usuarios del hospital del rea. Ah! se me olvidaba, tambin participo en el concejo de poltica social y en las comisiones de convivencia. Desde pequeita yo he tenido mucha inclinacin hacia el trabajo comunitario. No es que yo tenga una forma- cin de universidad, ni nada. Yo lo que tengo es una formacin radial, is digamos, radial de la vida. Yo me cri oyendo radio Sutatensa y radio "Doichevele" "Doichevele?" Estas dos emisoras le daban a uno mucha capacitacin, mucha formacin. Es que en el pueblo en el que viva haba una antena repetidora y llegaba mucha emisora internacional. Aunque bue- no, yo no es que sea una lder. Yo realmente lo que soy es una historiadora. Yo soy mujer campesina. Vengo de un pueblito pequeo. Es el mismo pueblo donde nace el ro Bogot; es Villa Pinzn, Cundinamarca. Mi mam era una mujer campesina, lavandera. Me vine a los 13 aos a Bogot a vivir con unos tos. Despus trabaj en lo que saliera. En lo que saliera pero nada malo, no. Si haba que ir a lavar ropa, a trabajar en una casa de familia, si haba que ir a hacer yentas ambulantes (de hecho trabaj mucho tiempo con una ta vendiendo comidas frente a una fbrica) pues lo haca. Luego ya se dio la oportunidad de trabajar en otras cosas, particularmente en un almacn. Todo esto hasta que me organic con mi compaero como a los 18-19 aos. En esa poca vivamos en el Nueva York con una hermana de mi compaero. La situacin era muy complicada pues ella tena un espacio muy pequeito y nosotros ya bamos para el segundo hijo. Alguien nos,111A
  • 5. v vcoment que haba una urbanizacin al sur de Bogot, que haba unoslotes muy fciles, que mirramos la posibilidad de comprar uno y pues conmi compaero dijimos, "vamos a mirar, la situacin est tan incmodaac..." No podamos pagar un arriendo porque l se haba quedado sinempleo. El vino y mir y le gust. Pagamos, yo tenia una alcanca, y el tenaunos ahorros; entre mi alcanca (cuatro mil pesos) y los ahorros de l (seismil pesos) completamos diez mil. Eso fue en el ao 81. En 1981. Nuestrolote tena 7 X 14; en esa poca los vendedores medan los lotes con unascabuyas y todos los lotes medan lo mismo: 7 x 14. En ese tiempo, yoestaba con mis hijos muy pequeos. Uno tena dos aitos y medio y el otrotena un aito. Mi compaero me coment que era muy bonito, que habauna laguna, que la berraquera. Y cuando lo vinimos a conocer, cuando yovine con mis nios a conocerlo fue terrible. Yo no me esperaba esta loma.No haba transporte. El transporte ms cercano llegaba a San Francisco,por el lado donde hoy queda el terminal de Transmilenio. No haba agua,no haba luz, no haba carreteras, no haba acceso, no haba gente. Cuandonosotros llegamos solo haba dos casitas que eran las de los celadores.Jerusaln era una loma pelada, absolutamente pelada, con unos, grietas,unos caos impresionantes. Haba mucho maguey, que es digamos el rboloriginal de Jerusaln, y el chilco. De resto nada. Yo tena en esa poca 22 aos. Crame que la motivacin no fue muygrande para m. Los alicientes no eran muchos pero los problemas con mifamilia y con l familia de mi compaero se fueron acrecentando y puesdecidimos que fuera como fuera nos venamos. Ms adelante mi compae-ro consigui trabajo y all le regalaron unos materiales: una madera, unaslminas, y comenzamos a trabajar todos los domingos; nos venamos enromera y comenzamos a armar un ranchito. Digamos que ramos como laexcepcin del momento porque todo el mundo construa en paroy (telaasfltica) y nuestra vivienda era de lata. La diferencia era la lata. La mayorallegaba y colocaba cuatro palos o seis palos y los encerraban con paroy. Lacubierta tambin era en ese mismo material. Se construa un solo cuartoque haca de sala, de dormitorio, de cocina, de todo. Hasta de sitio de tallerde trabajo. No se le haca tratamiento al suelo. No se hacan excavaciones,no se hacan bases, nada, nada. Uno llegaba y se meta ah, y el tapete ...puesel tapete era el pasto. Eh! Eso era para tomar la posesin. Nosotros llegamos en el 82, despus de un ao de estar viniendo, constru-yendo. Cuando llegamos ya haba muchas ms viviendas. En esa poca elbarrio ni siquiera se llamaba Jerusaln, se llamaba simplemente Las Malvinas;el referente era el barrio las Malvinas. Abajo estaba ms consolidado. Yahaba construcciones en ladrillo. En el Manuela Beltrn ya estaban mucho
  • 6. ms avanzados, aunque igual no tenan vas de acceso, no tenan transpor-te. All, en el Manuela Beltrn, haba un asentamiento que era un bordecitode Jerusaln en donde, en el 79, una cooperativa de vivienda impulsada porun sacerdote que se llama Saturnino Seplveda haba comprado las tierrascon escrituras y todo. El padre hizo todo un proceso de desarrollo organi-zado; se delinearon las vas, se organizaron las manzanas, se dej el espaciopblico. All no se poda construir en paroy ni en lata ni en madera sinoque a todas las viviendas se les haca una plataforma, digamos as, en pie-dra o con unas bases. En ese mismo ao, en el 82, en el sector Pradera se ubica como el epi-centro de negocios del barrio no? Ah viva una de las celadoras que era laseora Isabel, que era pues tartamuda y que viva en una casita de bloquecon sus tres hijos y con una hija de 12 o 13 aos que era Rosamara. Ellavenda cervecita, gaseosa, y ya mucha gente vena a averiguar por los lotesporque eran relativamente baratos. A nosotros nos sali caro porque habalotes de tres mil pesos, de cinco mil. Haba lotes que se daban por canje. Lagente deca "pues yo no tengo plata pero tengo una grabadora, tengo untelevisor, tengo una nevera, tengo una cmara; elementos que yo le puedodar y usted me da el lote". Y muchos lotes se formalizaron as. En esatienda entonces se reunan los compradores y vendedores y entonces ah seform como la bolsa de venta, como la oficina de ventas de los lotes delbarrio. Haba otros lotes que se compraban a plazos. Entonces digamosque llegaba alguien, hablaba con el vendedor y lo pagaba en tres contados.Pagaba, digamos, 20, 20 y 20, porque le costaba 60 mil pesos. Y el da quepagaba los ltimos 20 le hacan su promesa de venta; porque esto era conpromesa de venta, esto no tena escritura. La promesa de venta era, y todava hoy es, como un pagar. Ustedessaben que es un pagar? Un pagar dice: a nombre de tal persona le salgo adeber tanta plata a intereses pactados a tanto tiempo. Una promesa de ventaes igual: un ttulo en el cul la persona est certificando que el terreno que eneste momento le estoy cediendo al seor es mo y que se lo cedo al seor porun precio de tanto y a partir de la fecha tal. Luego aparece la firma con elnmero de cdula y todo. Algunas de esas promesas se hacan en unos reci-bos bien; en recibos de esos preelaborados en donde se explicaba que el lotequedaba en la manzana no se qu y que quedaba al lado del lote de no sequin. Despus la gente lo llevaba a la notara y la notara inmediatamenteautenticaba firmas. Ah s la gente deca "esto es mo". Otras de esas prome-sas eran unos recibos bien malucos; se hacan hasta en hojas de cuaderno.Pero bueno, todo esto se haca, todo era vlido, porque aqu se confiabamucho en la palabra de la persona.
  • 7. V v Los lotes que se vendan eran parte de la Hacienda Casablanca. Losdueos de la hacienda, eso lo vine a saber yo mucho despus, son las per-sonas de la familia Gaviria. La familia Gaviria tena la tierra abandonada, osola, o no la estaban ocupando para nada; solo tenan una celadora, DoaNoem Ros, que era la encargada de cuidar toda la finca. Segn lo que dicela seora Noem, la familia Gaviria nunca le reconoci en los veinte, treintaaos que ella dur de cuidandera, nunca le reconoci ni prestaciones, nisueldo, ni nada de nada. Hubo alguien que le endulz la oreja a la seora yle dijo: "no sea boba, yo soy abogado y tengo mi equipo de trabajo; si austed no le pagan, mire, pues vendemos y lo peleamos con..." cmo eseso, cuando le tienen a uno que reconocer cuando uno trabaja y no le pa-gan? Un reconocimiento por trabajo? Pero bueno parece que no le paga-ron y entonces Doa Noem se reuni con unos abogados, con el dr. Calvoy tambin con el dr. Carvajal, y como con veinte personas ms y conforma-ron una sociedad que se llam la Sociedad Urbanizadora del Sur. Estosveinte llegaron y se dividieron la hacienda. A cada uno le toc una parte, ycada uno venda sus lotes. Los de la sociedad urbanstica del sur se organizaron, tampoco fue queellos llegaran a la loca. Ellos hicieron la topografa del terreno y vinieron,cuadraron las manzanas y dejaron los espacios verdes. No es que la gentevino y construy como quiso. No. Ahoritica yo lo veo: hay un diseo, unprediseo, dnde las manzanas estn como muy a lo Manhattan, no? Comomuy ordenaditas, como muy ordenaditas. Haba unas vas amplias, habaunas zonas verdes, la cosa estaba bien delineada. Obviamente los urbanistasno vivan ac, entonces comenzaron a recomendar las ventas a los celado-res. Al celador le decan, "por sus servicios prestados le entrego diez lotes"y el celador qu haca: pues los revenda tambin, y el que compraba volvay revenda. Aqu la ley que haba era que la gente venda lotes y lotes sa-biendo que no eran de ellos. Entonces hubo lotes que se vendieron hastadiez veces. Y eso cre problemas. Algunos socios se hicieron ricos, s, sehicieron ricos a costas de revender los lotes, de hacer el negocio. Digamos que yo por instintos soy como jurdica. Entonces uno ve losproblemas. Yo le deca a mi compaero "usted dio los diez mil pesos y?Yo necesito ver la escritura." Si eso es tan barato necesito la escritura. Yono entenda en esa poca lo que era una posesin ni lo que era una escritu-ra ni nada. Yo slo saba que haba escrituras y el seor que nos vendiobviamente no nos dio escritura, nos dio una promesa de venta. Pero param la promesa de venta, a diferencia de los abuelitos, no me serva paranada. Tuvimos muchos altercados con mi compaero por la famosa pro-mesa de compraventa. Yo tena plena conciencia de que en cualquier mo-
  • 8. mento la polica nos sacaba, de que volvamos otra vez a nuestro estado original de arrendatarios en la gran ciudad. Yo creo que para la mayora de la gente no era claro lo que significaba tener una promesa de venta. La mayora de gente lleg engaada porque no averiguaba, no tena la claridad de que lo estaba adquiriendo era, digamos, ilegal. O sea, lo nico que nos amparaba era el derecho a la vivienda que como colombianos tenemos, el derecho a tener un pedacito de tierra; pero eso no es suficiente. Ante la ley no es suficiente causa para uno tomarse unos terrenos que uno sabe que no son de uno. Pero la mayora de la gente, no s porque, pero les decan, "estn vendiendo" y ellos compraban con la certeza de que estaban com- prando algo legal, s? Hubo un ao que fue muy fuerte, el 82, pero bueno, sobretodo el 83; anochecan 15 ranchos y amanecan 30. Toda la noche se trabajaba, se trabajaba, no se dorma y haba comits de vigilancia porque ya la familia Gaviria haba puesto una querella en el Perdomo por invasin. La polica suba, haca desalojos y quemaba ranchos. Tambin comienza a no dejar subir nada, a decomisar los implementos; uno suba con un trasteo y la polica lo devolva. Lo peor era cuando vena y quemaba los ranchos. Haba mucha gente que vena, haca el rancho y lo dejaba solo. Entonces la polica vena y le prenda candela, y como era tela asfltica y madera, entonces eso arda media manzana. El peligro era que hubiera gente adentro. Pero bueno, gente que yo sepa que haya muerto quemada, no. Pero de todos modos las cosas s se perdan. Entonces para que ya no pasara eso, la gente se empez a quedar adentro. Se empezaron a organizar lo que . llambamos las banderas: organizar a los chinitos y las seoras embaraza- das para meterlas a los ranchos y hacer un cerco para alcanzar a meterlos a las casas. Despus los policas se aliaron con los vendedores y los poli- cas sacaron mucho provecho. La alianza s la hubo porque algunos poli- cas resultaron dueos de cuadras y de manzanas. Tambin filtraban in- formacin sobre cundo iban a hacer redadas para que nosotros estuvi- ramos prevenidos. Los sectores inicialmente poblados fueron Pradera y Tanque Laguna. Potos estaba absolutamente solo. En Nueva Argentina, hacia la parte de abajo, todava se vea una casita en bloque con vacas y con ovejas. Era como un tpico paisaje de Boyac: una casita de ladrillo por all sola, con su chimenea, con su estufa de carbn o de lea, la vaquita y el arbolito al lado. En ese momento esto se comienza a poblar. Yo no s que pas pero fue un tiempo en que a la gente le dio por venirse para ac; era impresio- nante. Yo me acuerdo que todas las noches era, toc, toc, toc... martillan- do. Y como haba la laguna, tambin era el ruido de los sapos. Pero laAl
  • 9. ^1 Vcosa era difcil. Se imaginan ustedes un barrio sin agua, sin luz, sin mer-cadeo. La primera panadera funcion en la esquina de mi casa. Era en unranchito de paroy. Vendan velas, fsforos, pan, panela, arroz y ya. Y depronto un bultico de papa. Cmo hacamos nosotros para subir si nohaba vas? Los poquitos carros que suban lo hacan por trocha; les to-caba por donde fuera. Despus de un tiempo las empresas, los depsitos de materiales sepillaron que ste era un nicho de mercado y pues vinieron y colocaronsus ventas de materiales de construccin aqu. Y claro, uno ya teniendocerquita el depsito de materiales pues ya deca: "no mire, ahora s co-mencemos a hacer la piecita y ya pasemos de la lata y del paroy". Porquees que mire, all, en la parte de abajo, haba una casita bonita y la seora,como trabajaba, todos los das dejaba sus tres hijos encerrados en el ran-cho de paroy y les dejaba la comidita y los dejaba recomendados al veci-no. Pero un da la seora no s que pas, dej una veladora encendida, oel nio mayorcito intent prender la estufa y el rancho se prendi y sequemaron los tres nios adentro. Ese fue el caso como ms crtico por-que era un nio de dos aitos, era un bebecito, uno de dos aos y otrocomo de seis aitos. Se quemaron, se carbonizaron. Esto ya caus revue-lo y comenzaron a organizarse los jardines infantiles. Hubo otras vivien-das quemadas, tal vez hubo uno o dos muerticos, pero no tuvo comotanta dolencia como lo de estos nios. La cosa era difcil pero tambin era bonita porque la gente se ayudabamucho. En el transcurso en el que levant mi ranchito la gente mismanos cuidaba la herramienta, los vecinos nos cuidaban la herramienta sinconocernos. El vecino dejaba los 500 bloques que haba comprado ini-cialmente ah, encima del lote; una semana ah tirados y no se le perda niun bloque, no se le perda ni una palada de arena, cuando en ese tiempo shaba algo que se necesitaba eran los bloques y la arena. Ahora no, ahorausted deja un bloque ah y ese bloque no le amanece. Hoy en da no sepuede hacer esa gracia; pero en ese tiempo s se poda, la gente era muyhonesta. Cuando el barrio se fue construyendo y fue creciendo, se comenzarona generar problemas. El agua! De adnde chiras se saca el agua. Tocabaconsumir agua llovida. En la poca en que nosotros llegamos llova mu-cho, eso fue un factor a favor. El otro problema era la luz. Usbamosvelas y estufas de gasolina. Pero la gente dejaba velas encendidas, dejabaespermas que generaban muchos incendios que causaban vctimas comolos niitos de los que cont antes. Tambin estaba el problema de lasaguas residuales, el del estudio de los muchachos, mejor dicho, comenz
  • 10. un problema social. Ya no slo estaba el problema de la tenencia, de la seguridad del lote, sino que haba un problema de sobrevivencia. Eh! Cmo haca usted para ir al bao y para botar la basura. Mientras haba poca cobertura uno se iba detrs del maguey y all orinaba y defecaba y botaba la basura en un hueco. Cuando ya se va creciendo la poblacin y se ve que el espacio donde yo iba a hacer mis necesidades ahora est cubier- to, y que tambin est ocupado al otro lado, y que donde yo haga ah el vecino se emberraca, uno como que se atortola. Eh! Hubo muchos con- flictos por eso. El otro problema serio era el de los perros. Uishhh! En todo asenta- miento informal y de pobres hay perros. Pase usted por una casa de un pobre y hay un perro por cada habitante de la casa. Entonces por cada rancho haba como 20 perros. Era una problemtica de perros haciendo males, mordiendo a la gente, y todo eso generando conflicto social. Y para colmo de males el territorio se volvi un despelote. Todas las zonas verdes que dejaron los socios las invadieron. Como ya no haba la organi- zacin inicial que no permita que se invadieran las zonas, se fue per- diendo la idea original. Entonces el avin que compraba el lotecito aqu le echaba mano a los otros cinco lotes que eran para el equipamiento urbano o para las zonas verdes. Al cabo de dos, tres aos ya no haba una zona verde, una zona de equipamiento. Los que nos quedamos ah vi-l viendo era por el derecho a tener un pedacito de tierra, un pedacito de tierra donde poner un pie y decir "esto es mo". Un sitio de donde no me van a echar por no pagar unos servicios, donde yo puedo tener una matica, donde yo puedo tener un nio sin que me los anden cascando, sin que me los anden echando pafuera. Y se fue creciendo el barrio. Como haba que ponerle remedio al con- flicto social, al conflicto de los vecinos, entonces en el 82-83 se fueron creando unas organizaciones. Primero fue la Pre-junta y el primer proble- ma que enfrent fue el del agua. Al principio a alguien se le ocurri crear una empresa para solucionar este problema. Compr 5 burros para que fueran de aqu para all trayendo agua. Desde la Candelaria se cargaba el burrito con unos 10, 15 galones de agua, y aqu venan y vendan el galoncito de agua, en esa poca, a 50 pesos. Entonces digamos que ya tena uno superado el problema inicial del agita, cierto? La pagaba cara pero tena un galoncito de agua. Pero, Y con qu se baaba? Y con qu lavaba la loza? Y con qu lavaba la ropita si el galoncito de agua era para comer? Para ir a lavar haba una quebrada abajo en Terreros; para baarse uno, pues recoger agita llovida del tejado, y si no pues, mirar a ver cmo se iba a uno a Bogot a donde un familiar que le diera permiso. La cues-
  • 11. tic/mi fue que el asunto de los burros no dio resultado porque era muchala gente para los burritos que haba. Y la cosa tambin era que ese galoncitode agua que se compraba para comer generaba aguas negras y comenzarona nacer los ros, los ros de agua a cielo abierto. Entonces a alguien en una tienda, s, en una tienda, dijo, "mire,aqu a tantos kilmetros hay una quebrada, se llama la quebrada de Quiba;si compramos tanta manguera y si compramos estas otras cosas, pode-mos traer agua desde all". Eh! con los socios se hace una reunin, serene una plata con los vecinos que haba en ese momento, se compra lamanguera, se compra el tanque rojo que todava est por ac y se hace untanque all en Quiba. En el tanquecito de cemento se recogen las aguas yse las transportaba en una manguera como de 1 pulgada, no, como de 3pulgadas, que se extenda casi 6 kilmetros y se hacen jornadas de traba-jo. Luego se trae y se coloca el tanque en este sector y de ah se hace unadistribucin para los dems sectores; se coloca una araa y en cada sectorse nombran unos coordinadores de manguera. Yo tuve como 8 das deagua en mi casa porque se baj una manguerita directamente del tanque;mi marido puso una llavecita y tuve agua 8 das. En 15 das ya no haba nirestos. Despus llegaba cada media horita, era un agua sin tratamientos,le bajaban culebritas, le bajaban animalitos muertos, era una agita ama-rilla, arriba las vaquitas se poposeaban en el agita, los agricultores rega-ban sus papas con esa agua y el agua volva a la quebrada. Era un aguamuy impotable. Pero era el nico acueducto que tenamos. Esto gener,uishhh! esto gener cantidades de problemas. Luego vinieron unos carros tanque del acueducto que se ubicabanen cada sector. Vena el carro tanque y uno compraba unas canecas, uste-des no vieron en la televisin hace poquito en el sector de Soacha? Era lomismo ac. Uno sacaba su caneca, sus dos canequitas, y para que no se lasrobaran las cuidaba desde las cinco de la maana hasta las tres de la tardeque llegaba el carro tanque. El carro tanque vena una vez a la semana, odos veces a la semana. Despus ya se hizo la concertacin con el acueduc-to, y el acueducto vino y construy este tanque del agua; uno en ManuelaBeltrn y uno en el Plan. Entonces ya el agua vena y se coga era de aqu.El acueducto qu hizo: construy este tanque piloto y distribuy paracada sector unas mangueras de dos pulgadas. En cada sector se hizo comouna pila, entonces a la pila de agua se meta la manguera y se construye-ron una base y se colocaron dos llaves. En cada sector uno llegaba con sutanque, con su balde, abra la llaves se surta el agua y para su casa. Mstarde en el proceso de legalizacin del barrio el acueducto ya comenz aextender las redes matrices de redes de aguas negras y de aguas limpias.
  • 12. Entonces ya coloc las redes, ya cada uno tuvo la oportunidad, en el 92, de tener el agua en su casa, el servicio de agua domiciliario. En esa poca, en el 82-83, el barrio estaba vuelto nada porque haba peleas aqu, peleas ac, peleas all. Estaba la guerra entre los socios y los habitantes del barrio que ya nos habamos organizado y que no quera- mos seguir ms bajo la tutela de los socios. No nos gustaban las cosas que estaban haciendo, porque se desaparecieron las zonas verdes que ini- cialmente haban dejado. Adems en esa poca matan al abogado Carvajal uno de los socios de la urbanizadora comienza a haber muertos por la reventa de los lotes, los socios sacan la personera jurdica de una orga- nizacin con la que queran manipular al barrio, hay presencia del M- 19 y hay presencia de la fuerza pblica pero no hay presencia del Estado como Gobierno. El Eme quera que nosotros furamos una organizacin independiente, una organizacin de vecinos, sin la presin de los socios, y los socios queran tener el poder de seguir manipulando el barrio. Ya nos haban vendido los lotes pero ahora ellos mismos se iban a consti- tuir como Junta de Accin Comunal o como organizacin administrado- ra; queran obtener otros beneficios que en ese momento se le empeza- ron a pedir al Estado. Entonces se da la pelea con los socios, y entre ellos se agarran porque no se respetaron los acuerdos iniciales en relacin con las zonas comunes, y el M-19 los boletea. En esa poca tambin nos dimos cuenta de que ya en otro barrio haba unas Malvinas. Por un lado, se estaba dando la guerra en Argentina, no, de Gran Bretaa contra las islas Malvinas de Argentina. Entonces all haba unas Malvinas que estaban en conflicto. Y por aqu haba unas Malvinas en el 20 de julio, por los lados del Diana Turbay. La gente crea que las Malvinas que haba en el Diana Turbay eran las Malvinas que haban aqu en Bosa y entonces se form otro conflicto. Los que administraban el barrio dijeron "no, que charrera, nos estn confundiendo con las Malvinas de arriba. No,ya no se va a llamar Malvinas, se va llamar Jerusaln. Y por qu se va llamar Jerusaln? porque en la medida en que el barrio fue creciendo, pues se abrieron unas trochas que con el paso de los carros se fueron volviendo caminos polvorientos. Adems hubo una sequa y cuando se llegaba a Pradera ya no haba pastico, ni haba maguey, ni haba nada. Entonces usted suba negro y llegaba mono. Tena todos los componen- tes, se pareca mucho a la ciudad de Jerusaln y se le coloc Jerusaln. Despus de un tiempo, administrativamente nos dimos cuenta que no era soportable seguir teniendo un solo barrio y por eso se divide en sec- tores. Entonces resulta que los de Potos, son ahora los de Altos de Po- tos; los de abajo son Nueva Argentina, que esta es Bellavista, que esta es11o
  • 13. Pradera Esperanza, que esta El Tanque, que el sector El Carmen, que elsector Las Brisas; y cada territorio se comienza a conformar. Como lasclulas no? Cada uno coge su camino, se organiza, cada sector tiene yaunos lmites que entre ellos yo no se cmo lo definiran, cmo hicieronpara decir entre ellos que de aqu para all es Paraso, de aqu para all esSanta Rosita, de aqu para all es Tanque, de aqu para all es Potos.Jerusaln fue y sigue siendo un barrio con sectores. Tcnicamente para elespacio pblico Jerusaln es un sector con barrios pero para nosotros esun barrio con sectores. Esa unidad se ve en que si usted est en TanqueLaguna, usted ve: Panadera Jerusaln, Lavaseco Jersusaln, CacharreraJerusaln; y si se baja al Plan, ve Droguera Jerusaln, Juegos de Maquini-ta Jerusaln; y si va a Potos tambin encuentra lo mismo. Porque el con-cepto de la gente es que este es el barrio Jerusaln. A estas alturas la genteno identifica que este es un barrio dividido en sectores. Para unos Jerusa-ln es un solo. Para los que estamos ms entendidos, Jerusaln est consus barrios, con sus divisiones polticas. Porque lo que de verdad se hizocon la divisin en sectores fue una divisin poltica y administrativa. En el 84 la gente va al Departamento de Accin Comunal para mirar laposibilidad de la constitucin de las Juntas de Accin Comunal y el De-partamento considera que administrativamente es imposible crear una Juntapara todo Jerusaln y recomienda dividir. Entonces se empiezan a formarlas JAC en cada uno de los sectores y comienzan a promover los comits desalud, de educacin, de madres comunitarias. Y tambin comienzan a lan-zar las organizaciones sociales. Entonces ya, en cada Junta comienzan atrabajar por la tenencia de su propia escuela, de su propio saln comunal,de sus propias, digamos, actividades. La mayora de las Juntas obtuvo supersonera jurdica en el 85, aunque los trmites se empezaron en el 84.Pero pese a que hubo una independencia administrativa, el trabajo siguicolectivo. O sea, era toc, toc, toc, hay un "S.O.S.", tenemos problemas enesto o en esto otro y todas las Juntas, todos los presidentes de JAC se iban al acueducto, a la energa. Se hacia un oficio e iba firmado por todos lospresidentes y por todos los dignatarios que hubiera en el momento. O seaJerusaln siempre ha trabajado unido. Despus con una empresa de comu- nicaciones se compraron unos radiotelfonos y cada presidente tena uno en su saln comunal o en su casa. "Que estn invadiendo, que est la poli- ca, que estn los de la energa", entonces uno llamaba al otro y haba una red de comunicacin interna. Todos los presidentes tambin perifoneaban, porque es que tambin se compraron los equipos de perifoneo para tener comunicacin con la gente. Jerusaln nunca trabaj solo; ms bien ahora es que algunos han querido como apartarse del proceso.
  • 14. La luz, en el ao 84, nos la robamos de Candelaria. S, nos la robamos. Haba una parte en Suba, donde estaban haciendo renovacin de postes, estaban cambiando postes de madera por postes de concreto. Los postes de madera los botaron y alguien nos pas la onda, y nosotros aqu nos organizamos y en un camin fuimos y los recogimos. Los postes se dis- tribuyeron por el barrio, se sacaron unas cometidas de alta tensin eran como dos lneas no ms y se hizo una lnea general que atravesaba el eje de movibilidad que comenzaba en el Plan y mora aqu en Tanque Laguna. Los primeros dos das tuvimos luz, la berraquera. A los ocho das a duras penas alumbraba un bombillito de esos que se ponen no para el arbolito sino unos ms fuertecitos, unos como un cocuyito. Ob- viamente no serva ni pa prender el televisor ni pa la licuadora ni para nada, era como medio para alumbrarse uno. Despus ya vino la empresa de energa de Bogot. Mir, coloc unos postes y coloc unos transfor- madores; unos transformadores que era tanto el cable que les bajaba que parecan esos cacharros que llevan en las procesiones o en los carnavales llenos de cintas por todas partes. As eran los transformadores, cables por all, por ac, por ac, por el otro lado. Cuando se hacan los cortos, se quemaba el transformador y se le quemaba a uno hasta el apellido. En- tonces ya la empresa energa de Bogot comenz a extender las redes. I. Como haba tanto dao en los transformadores, ya hizo el plan BP y ya comenzaron a instalar la red domiciliaria. El gas. El gas fue otra pelea porque por Arborizadora Alta pasaba la red de gas que viene desde los Llanos Orientales y todo mundo poda tener gas menos nosotros. En ese entonces en Bogot ya estaba muy di- fundida la instalacin del gas domiciliario, y aqu seguamos con el cocinol. El cocinol era el combustible de la cocina. Nosotros tenamos 500 cupos y vivan 1000 familias. Y eso era una pelotera. Tenamos cupos para 500 familias, y las otras 500 qu hacan? Haba problemticas tenaces para la llegada del cocinol, para la entrega del cocinol, por la plata del cocinol. Por eso se formaron los comits del cocinol que en un momento dado llegaron a tener un poder tremendo; mandaban ms que la Junta! Estos comits mandaban ms porque las JAC siempre han vivido de la limosna, de los auxilios. Pero al comit del cocinol le quedaban recursos para el mismo comit del cocinol. En ese entonces Ingeominas les devolva a los comits una partecita de la plata que recaudaban por la venta del cocinol. Haba poder. Entonces el poltico vena y hablaba con los que manejaban el cocinol porque ah tena un nicho de mercado para la politiquera: "yo le doy su cupo de gas, de cocinol, pero usted me da el votico". Y uno quedaba asegurado ah, por su galoncito de cocinol, de gasolina, pues yo^^n
  • 15. le daba el votico al poltico. O sea, yo digo "yo lo daba", refirindome alagente, no yo como Carmen Martnez, yo soy la historiadora, acurdenseque yo soy la historiadora. Yo no haca eso. Los servicios completicos, completicos, incluyendo el telfono los tu-vimos en el ao 94. En el ao 94 ya hizo su intervencin la empresa detelfonos de Bogot. Se haban hecho solicitudes ufff! yo creo que desdeel ao 83, pero solo hasta el ao 94 la empresa de telfonos instala lasprimera lneas. Y completicos, completicos, lo que es agua, luz, telfonoy gas lo tenemos todo en el ao 94. Claro que todo fue a raz de un paroque se hizo en el ao 93 en el que se hizo un cerramiento de las vas delsur de Bogot. Fue un paro bien tenaz donde particip la gente, dondeduramos 8 das en asamblea permanente con el Distrito, donde se cit alDistrito aqu a Cuidad Bolvar y en donde se encerr a los funcionarios yno se les dej salir en dos das; se encerr al gerente del acueducto, al dela energa, al del gas, al de telfonos, al delegado de la alcalda, al de salud,al del IDU, y les dijimos "o nos solucionan o nos solucionan." Y afuerala gente esperando; y ellos aqu en reunin permanente y si no nos dabansolucin pues obviamente no iban a poder salir. O sea que las acciones de hecho pesaban en ese momento. La gentefue, digamos, muy chvere porque a las cinco de la maana, el da delparo, nadie poda salir de la localidad (porque ya se haba creado la loca-lidad, en el 93 estaba la localidad en Ciudad Bolvar). El que tena trabajomuy de malas porque o se una a la causa o nos fregbamos todos. En-tonces se taponaron las vas, se pusieron llantas, vino la fuerza disponi-ble y el ejrcito con gases lacrimgenos. Mejor dicho, creo que fue uno delos historiales de Bogot: "La Toma del Sur de Bogot". Despus hubootras localidades que nos imitaron. Era ponerse de acuerdo con toda lagente de la localidad. Definitivamente la participacin aqu fue muchomayor que en Lucero, que en el Tesoro, que en Nuevo Mxico; aqu fuemucho ms intensa, y se vieron los resultados. Pero bueno, los serviciosno se ganaron solamente con el paro. Hubo tambin mucho trabajo deorganizacin. Que necesitamos Cocinol, pues nos bamos para Ingeominas.Cien, doscientas personas terminbamos en Ingeominas; o en el acue-ducto o en la empresa de energa de Bogot que quedaba en la 26. Eh!eso se organizaron marchas hasta para ir a la alcalda. Jerusaln es un joven. Jerusaln tiene 22 aos. Jerusaln es un mucha-chito. Cuando comenz Jerusaln en Ciudad Bolvar ya existan elPerdomo el Perdomo ya llevaba como treinta, cuarenta aos de exis-tencia y El Mxico, La Acacia, San Francisco. En esa poca el nicobarrio que estaba legalizado era Candelaria porque hacia parte de un plan
  • 16. del gobierno, el plan "Terrazas". Creo que San Francisco tena legalidad, el resto no. Ahoritica tiene Madelena y algo del Perdomo. El resto est sin legalizacin y sin titularidad. Todos estos barrios eran haciendas que tuvieron un historial parecido al de la hacienda Casablanca, la que hoy es Jerusaln. Estaba la Hacienda del Cortijo, estaba la hacienda Santa Brba- ra, estaba la hacienda que compr el barrio Mxico, estaba la hacienda Sierra Morena y la otra hacienda era la Arborizadora Alta. La legalizacin de Jerusaln llega con la resolucin 484 de 1989. Pero a raz de que en el 88 comienza la propuesta de intervencin social del Distrito en Jerusaln, a travs de Tanquelaguna, los Gavirias llegan y meten una demanda que termina tumbando la resolucin de legalizacin. En- tonces, en el 89 se cae la resolucin urbanstica del barrio y toda la inter- vencin econmica y social que tena el distrito queda en el aire, y pues paila, paila, porque quedamos en el estado original, o sea, como comen- zamos en el 81. Jerusaln volva a su estado natural, eso quera decir que el Distrito ya no iba a hacer obras, ya no iba a intervenir en la construc- cin de vas, los salones comunales, paila. Y encima de todo eso los ser- vicios pblicos quedan provisionales, s o no? Entonces qu hay que hacer, que vuelvan y se unan todos los barrios, "S.O.S.", alerta: legaliza- cin urbanstica. Entonces comienza la discusin: "bueno, cmo vamos A Ra conseguir la legalizacin urbanstica. Una forma sera con la legaliza- s cin de la tenencia, y cmo cuadramos esas dos cosas ah?" Al final la legalizacin urbanstica del barrio se da nuevamente en el 91, 92, y nueva- mente nos la tumban, pero nuevamente la recobramos un tiempo des- pus. Entonces surgi el problema de la tenencia de los lotes. Porque es que una cosa es la legalizacin de la tenencia y otra cosa es legalizacin urba- nstica, aunque no est claro el concepto ni para la gente ni para nosotros mismos. La gente crea que al tener la resolucin urbanstica ya estaba saneado el problema de la tenencia, cuando nos hacen la claridad de que eso no es as: que la legalizacin urbanstica slo ampara el espacio p- blico y todo lo pblico mientras que la legalizacin de la tenencia ampara la propiedad privada. Entonces comenzamos, bueno, ustedes supieran, talleres, intervenciones, para lograr adelantar la cosa de la tenencia. En- tonces se llama a Hernando Gmez Serrano, que ha sido muy afecto a Jerusaln, y Hernando dice: "no, pues hablemos con la Caja de Vivienda Popular, hablemos con la Defensora del Pueblo, hablemos con no s quin, con s s cuantas, convoquemos consejos de gobierno". Y enton- ces empezamos a trabajar con la CVP, con el IDU, con la Secretaria de Gobierno Distrital, con el acueducto, con el alcantarillado. Se forma unJai
  • 17. vconcejo que en un momento lleg a tener all en la Alcalda a 30 institu-ciones, adems de los lderes de Jerusaln. Hay dos formas para conseguir la legalizacin de la tenencia:escrituracin o proceso de pertenencia. En principio la Caja dice "pueseso toca con la escrituracin directa, negociacin directa". Pero aqu nose quera. La negociacin directa implica que yo reconozca que el dueoes el Gaviria cuando yo tengo una posesin de 22 aos en la que he hechounas mejoras. Y mejoras son mejoras. Tambin hemos hecho todo lo quese llama, cmo es, servidumbre? Todos los derechos de servidumbre ytoda esa cosa que aplica. Ver el barrio hace 22 aos y verlo ahoritica.Nosotros no vamos a reconocer que los Gaviria son los dueos porque esque nosotros no nos robamos esto. A nosotros nos lo vendieron. Y siellos se lo dejaron robar en tal caso los ladrones seran los Urbanizadoresdel Sur, con el consentimiento de la alcalda y de la familia Gaviria que ensu momento oportuno no interpuso las acciones necesarias para el desalo-jo. Despus de veinte aos est la ley 388, est la ley novena de reformaurbana donde dice que uno despus de cinco aos de tener una posesinquieta, pacfica e ininterrumpida, puede uno aspirar a ser el dueo de estosterrenos. Entonces teniendo esta posibilidad, por qu vamos a reconocerque el dueo de estas tierras es otro? Todo esto lo llevamos a Asamblea, ynosotros, y la Caja de Vivienda le explicamos la cosa a la gente. En la Asamblea de Residentes se aprob que la cosa se hiciera porprocesos de pertenencia. Lo decidimos en Asamblea porque no todosestaban afiliados a la JAC. La JAC es una organizacin de derecho priva-do con unos estatutos que rigen adentro de ella pero no hacia fuera. Aun-que a las Juntas Comunales se les da un poder operativo para que desdelo privado hagan trabajo pblico. Entonces qu se hizo: se convoc atodo el que viva en el barrio; se le convoc a Asamblea General de Resi-dentes para exponerle sta y sta situacin. Es que a travs de la Ley 743se les facilita a las Juntas hacer Asambleas de Residentes que son rganosconsultivos. Y eso hicimos. En las reuniones de residentes haba unasdoscientas, trescientas personas. Esto es significativo en la medida enque yo hago la convocatoria, si usted se siente aludido usted viene. Siusted no se siente aludido, pues no viene, no le interesa. Y en la medidaen que no le interesa se acoge a las decisiones que toman las mayoras. Sila mayora en ese momento estaba constituida por trescientas personascon eso sirve. Algunos dicen que las Asambleas de Residentes no tuvie-ron y no tienen validez. Yo digo que s tienen validez porque se hicieronsegn el derecho. La ley dice que una Asamblea de Residentes tiene vali-dez y que eso es un rgano consultivo de las Juntas.
  • 18. A la gente le surgi la necesidad de obtener los ttulos as pues de repente por muchas razones. Para nosotros, como lderes, no hablo por la gente, primero era que nosotros no le bamos a regalar a los Gaviria, ni a nadie, nuestro derecho adquirido por veintids aos de ser los propie- tarios. Yo reconozco como propietario a mi vecino, al de aqu, al de all, a la Presidente de Bellavista, a la Presidente de Potos, al seor que carga, al de la chatarrera, al que carga el carrito vendiendo; esos son los propie- tarios. Yo no reconozco que los de la familia Gaviria sean los propieta- rios porque ellos descuidaron sus derechos y nos han hecho mucho dao. Si ellos hubieran querido una negociacin directa, son 22 aos que tuvie- ron de tiempo para haberse acercado a las Juntas Comunales a ver si lle- gbamos a un arreglo formal. Sin embargo nos han tumbado tres veces la resolucin urbanstica del barrio y nos han perjudicado al no dejar que se hicieran las inversiones que iba a hacer el Distrito; las tres veces las han perjudicado. Nunca ha habido una comunicacin formal de la familia Gaviria con las Juntas Comunales diciendo que quieren arreglar. La nica comunicacin que conocemos es una comunicacin que le mand un abogado de la familia a la Caja de Vivienda Popular diciendo que lo que queran era negociar con la Caja. Cuando la Caja aparece en el barrio, la Caja viene y dice, "yo hago lo que ustedes comunidades decidan". Nosotros decimos que no reconoce- mos a ms dueo de este terreno que a nosotros mismos. Le hemos he- cho mejoras, hemos sufrido, hemos aguantado hambre, hemos creado todog un modelo o todo un historial de comunidad organizada y eso vale. Y no lo vamos a ceder ni lo vamos a perder en un minuto. La ley nos ampara de un lado, la ley dice que podemos y tenemos perfectamente el derecho a obtener nuestra titularidad por la va de un proceso de pertenencia. Y nadie nos puede obligar, si no queremos, a que nos vayamos por el dere- cho de negociacin directa. Primero, porque el hecho de que no reconoz- camos otro dueo ya nos crea dificultades con los Gaviria. A ellos les interesa que yo Carmen Martnez les diga como poseedora, "ustedes son los dueos de lo mo, vndanmelo, vndanme". Con eso yo les digo "us- tedes son los dueos de lo que yo tengo", y ellos me dicen "s efectiva- mente, nosotros somos los dueos y se lo vendemos". Al ellos venderme y yo reconocer que ellos son propietarios les estoy dando unos derechos: les estoy diciendo ustedes son los dueos del espacio pblico. Ustedes a m me vendieron lo que yo tengo de mi propiedad apero, el espacio p- blico de quin es? Pues del dueo, de los Gaviria, a los que yo les recono- c lo que nosotros habamos hecho de vas, de escuelas, de servidumbres. Le estoy diciendo a los Gaviria "ustedes son los dueos de la va y uste- des le pueden entablar una demanda al distrito para que les pague una
  • 19. indemnizacin por todo lo que es espacio pblico." Y nosotros no va-mos a hacer eso. No. Lo mo es mi casa ms la va. Porque es que por lava es por donde yo transito, por donde transitan mis vecinos, mis hijos,los que me visitan. Nosotros no les vamos a reconocer eso. Obviamente hay otras ventajas para seguir con los procesos de perte-nencia. Una es por orgullo, s, por orgullo. Porque lo que es de uno, unono lo debe limosnear. Tambin hay otras facilidades, claro: tener la segu-ridad de que el terreno es mo, de que el da de maana no me va a apare-cer otra abeja con una promesa de venta diciendo "no es que esto esmo". Porque eso todava se da ac. Al cabo de diez, quince aos le llegana uno, "no que pena mire yo tengo mi promesa de venta y est es anteriora la suya". Otra razn esta relacionada con problemas familiares. Si yovivo con mi compaero, o con mi esposo, o con mi hermano o con mi too con mi abuelo, todos tenemos la misma posesin. O el que vino haceveinte aos y le dijo a la hermana vngase y me cuida esto, entonces ahquin es el poseedor? La hermana que se sacrific los veinte aos cui-dando esto o el que vino y dio cinco mil pesos, o diez mil, o treinta mil,o cien mil y compr y lo dej abandonado? Entonces es tambin buscarla seguridad para la gente que ha vivido 20 aos ac y que no tienen laseguridad de que el suelo en el que viven es suyo. El ttulo tambin sirveen la cuestin digamos del que le gusta tener sus cosas al da, no? Esque es preferible que uno tenga las cosas legalizadas. Como en el caso deuno: uno tiene por ejemplo su cdula, su pasado judicial, todo al da;pues lo mismo debe de ser con la casa, no? Igual, yo me imagino quellegue uno a vender, pues de pronto le vale un poquito ms porque tienetodo en regla, no? Esa es la visin fundamental para iniciar un procesode pertenencia. Obviamente, tiene tambin sus valores agregados: si yotengo mi escritura se me va a facilitar obtener crdito, se me va a facilitarhipotecar, se me va a facilitar, no s, que me reconozcan como dueo.Pero no hay que olvidar que hay gente, que no los lderes, que no tiene lacosa tan clara, que viene y dice "nosotros nos metimos en el proceso depertenencia porque la Caja vino y nos dijo"; o "nosotros nos metimosporque es que la Junta vino y nos dijo"; o "nosotros estamos aqu por-que es que el vecino vino y se meti y me convenci". Esto de la titulacin tambin tiene su grupo opositor, que no slo seopone a la titulacin sino a todo el trabajo que hacemos en las JAC Losopositores tienen como poder de convocatoria con alguna gente del ba-rrio. La mayora de los opositores estn en Tanque Laguna, pero tienensus filiales en Nueva Argentina, en Bellavista y en otros sectores. El gru-po opositor sencillamente comenz con la conformacin del Concejo
  • 20. Comunal. A ese Concejo vena una dirigencia del caciquismo. Vena era el lder panzn, la vieja gorda, ms gorda que yo, que anda toda encopetada y se cree la matrona y que quiere que todo el mundo le rinda pleitesa y que no s y que si s ms. En el Concejo Comunal se abri la oportuni- dad de trabajar con sectores sociales, de hacer un trabajo en donde la comunidad sea la que manda, s?, dnde el lder comunal no sea el que manda sino el que hace. Pero eso, a los antiguos lderes no les gusta para nada: "cmo as que aqu va a venir la gente a mandar, entonces para qu estoy de presidente"; "yo soy el que decido ac, cmo as, no, no, no"; "cmo es eso de la atencin a la comunidad, qu es eso de asambleas, de comisiones de trabajo, no, qu tal, eso para qu, si ya hay dos o tres que nos damos abasto". Entonces comienza ya la oposicin y se comienza a crear conflicto. La oposicin empieza con lo del proyecto de pavimentos en donde se hace un convenio con el IDU para que ellos pongan una plata y nosotros pon- gamos otra y se puedan pavimentar las calles del barrio. Ese grupo co- mienza a decir "ustedes cmo se les ocurre que el Distrito nos vaya a cobrar; el distrito tiene que hacer las vas, las escuelas, tiene que hacer todo gratis, aqu nadie nos puede cobrar ni un peso, estn prestando un servicio; cmo se les va a ocurrir que nosotros tengamos que pagar servi- cios pblicos, hermano, nosotros no tenemos que pagar porque somos un barrio pobre, somos estratos uno, aqu hay mucha mujer cabeza de familia, aqu todo tiene que ser gratis." Y nosotros decimos no! todo no I puede ser gratis porque hay compromisos, hay convenios, hay una orga- nizacin entonces tenemos que mirar y tenemos que acogernos a los ins- tintos modernos. Nosotros no podemos seguir viviendo en los aos cua- renta, cincuenta o sesenta; tenemos que vivir en el noventa. Mejor dicho, tenemos que vivir en el dos mil. Entonces ese grupito opositor empez a poner demandas, nos denuncian en la personera, la veedura, la contralora, en todas las fas, y nos ponen una tutela. En la accin de tutela decan que las Juntas Comunales nos unimos, para robar a la comunidad, con el IDU, con la Caja de Vivienda, con la Secretara de Salud, con todo mun- do; que nos unimos para estafar a la comunidad. Afortunadamente, la accin de tutela fue negada y ah nos interpusieron recurso de apelacin y nuevamente fue negada. Eh! bueno, por ah entonces medio se calman. Pero comenzamos con lo de la titulacin y ese mismo grupo, porque son exactamente los mis- mos, empezaron "que esa vaina de pertenencia no es verdad; que lo que va a salir es una escritura protocolaria; que las escrituras protocolarias son unas escrituras de mejoras, no de propiedad; que el cuento de que116
  • 21. eso que un juez vaya a dar un ttulo es un robo porque las nicas escritu-ras pblicas que se pueden dar en el mundo son las de la negociacindirecta y que sas slo las puede dar la familia Gaviria." Ellos dicen quees mucho ms fcil la tenencia a travs de la negociacin directa, porquees mucho ms rpido, y que es mucho ms rpido, porque se hace con elpropietario. Tambin dicen que nosotros no podemos iniciar un procesode pertenencia contra unos herederos porque la ley no lo permite. Quecontra los herederos no cabe nada, que los herederos son intocables. Ellosadems dicen que las Juntas Comunales no son legtimas para iniciar unproceso porque son inmorales, son ladrones, que son no s qu y s scuntas. Ellos convocaron a una asamblea de toda Jerusaln de toda Je-rusaln! para constituir un comit pro-escrituracin del barrio diciendoque ellos tenan un poder de la familia Gaviria para adelantar el procesode escrituracin y que el abogado de los Gaviria iba a venir. Ellos dicenque conocen a los propios Gaviria, que han tenido reuniones con ellos,que el seor Gaviria tal y que tal. Ya han citado como seis veces pero elabogado nunca ha venido. Y tampoco muestran el poder que les dio elabogado o la familia Gaviria para decir "a travs de este poder le otorgoal seor mengano y al seor fulano para que hagan escrituracin." Nuncalo hemos visto. Los opositores tambin le dicen a la gente que si se meten con elseor Roncancio, uno de los lderes de la oposicin, que la escritura lessale por doscientos o doscientos cincuenta mil y que se demora cuatromeses. Eso dicen que es facilito, facilito, ya. Eso no es sino llegar y ya:plata y escritura. Dicen que con don Lalo Gil, otro de los lderes de laoposicin, vale quinientos mil pesos. Se inicia la escrituracin con dos-cientos ochenta mil pero no les da escritura sino que les da una vaina quese llama minuta, que no tengo ni idea qu es. Tambin dicen "que esocon l es fcil", que en seis meses, que al cabo de un ao le entregan laescritura. Y entonces cada uno es el redentor, no? inclusive hasta noso-tros los de las JAC en un momento dado terminamos siendo redentores. Nosotros en la Juntas entonces respondimos que no! Que la negocia-cin directa no era tan fcil. La familia Gaviria era un propietario, JuanGaviria Restrepo, el Dr. Gaviria, y l ya se muri. Don Juan Gaviria dejaunos herederos, que van a un proceso de sucesin. Al da de hoy el pro-ceso de sucesin no ha avanzado. Entonces nosotros aqu en Jerusalnno sabemos todava quin es dueo de qu. A la fecha de hoy nosotroscreemos, yo no s que tan cierto sea, pero creemos que a la fecha ni losherederos mismos saben qu parte de la hacienda Casablanca o del barrioJerusaln les corresponde. Entonces uno cmo le va a recibir la escritura,
  • 22. digamos a doa Elvira Gaviria, que dice que es la propietaria de Potos, si cuando le salga la sucesin resulta que era la propietaria de Plan Canteras y entonces resulta que me vendi lo que no le tocaba. El proceso de pertenencia, creemos, y as nos lo han hecho ver la Caja y los abogados que trabajan con la Caja, no tiene esos problemas que tiene la negociacin directa. El juez inicia un proceso, un proceso de ex- propiacin, me imagino, en el que, mirando las pruebas, define quin es el propietario. En la sentencia dice que yo poseedor paso a ser propieta- rio y le expropia a alguien. Ese alguien puede ser fulano o puede ser mengano, es un indeterminado. Por eso no importa que dentro de tanto tiempo ya los Gaviria saquen su proceso de sucesin en claro. Si el juez se le quit a Isabel o a Juan, eso no importa, porque se le quit a un indeterminado. Adicional, el proceso de pertenencia vincula la construc- cin al terreno, y nos saldra digamos que los procesos unificados, s? Yo sera ya propietaria tanto del suelo como de la mejora hecha, de la construccin. Mientras que si yo le compro al Gaviria, el Gaviria me ven- de el suelo. Pero para yo poder legalizar la construccin tengo que iniciar un proceso nuevo que me va a valer otro resto de plata para que esta construccin se una a la propiedad del suelo. S? Tengo que interponer los dos procesos. Esto es lo que pensamos nosotros. Ese es el concepto tenemos nosotros. Adems es que el proceso con la Caja es fcil. La verdad es que es facil- simo. O sea, a uno le pedan que llevara la promesa de venta, que llevara los recibos de los servicios, que llevara el recibo del predial, documentos de las personas que quera que quedaran ah en la escritura y que hubiera unos vecinos, o alguna persona que hubiera vivido aos en el barrio y que pudie- ra dar fe de que de verdad uno era poseedor de ese terreno haca ms de 5 o de 10 aos. S, pues como ac todos somos revecinos, reviejos de vivir ac, entonces uno no necesitaba buscar a nadie comprado ni nada, sino la ver- dad. El vecino de enseguida puede dar fe que yo vivo hace 20 aos ah; lo mismo puedo decir yo de mi vecino y as. El proceso de pertenencia que hasta el momento es el ms avanzado es en el que yo estoy metida, que es el del juzgado 38. Se supone que est en el despacho para sentencia. Eh! Pero nos ha costado una platica. Vamos en ciento cuarenta mil pesos: cien mil al abogado y cuarenta mil de gastos operativos. Me imagino que despus al elevarlo a notara o registro, y todos los instrumentos pblicos, habr que pagar otra platica. El aboga- do nos deca que todo vala como dos millones, pero como se hace en paquete de cincuenta personas, los dos millones se dividen por los cin- cuenta que estamos en el proceso. Entonces va a salir cmodo. O sea queNio
  • 23. terminara saliendo el ttulo como por doscientos cincuenta mil pesos.En el juzgado 38 en este momento hay cuarenta y nueve personas deTanque Laguna. En el juzgado 10 hay dos procesos, uno con dieciochopersonas, y otro con nueve. En el juzgado 37 tambin hay uno y en el 5hay otro. O sea, que de Tanque Laguna hay ochenta y dos en total enprocesos de pertenencia. En Potos hay muchos ms. De all hay comocuatrocientos, cuatrocientos cincuenta. Es el sector que ms personastiene en procesos de pertenencia. El problema es que nosotros, que tene-mos el proceso de pertenencia ms adelantado, llevamos esperando dosaos para que el juzgado 38 dicte sentencia; se supone que est para dic-tar sentencia desde el ao 2004. Si hubiera slo un proceso con sentencia, mejor dicho, la gente cree, lagente se acoge, pero todava no hay nada de eso. Esa es nuestra discusincon la CVP. Nosotros les decimos "Caja de Vivienda Popular usted for-ma parte del distrito, usted es gobierno, si la CVP no puede mover susfichas a nivel alto los jodidos estamos aqu, nosotros, los que estamosabajo." Si hay sentencia la gente cree, eso hara que la gente tuviera con-fianza en la caja. Pero si no hay resultados pues la gente desconfa. Lagente dice "yo quiero ver uno de esos ttulos primero". Porque es quepor aqu toda la vida ha habido engaos. Desde que nosotros estamospor aqu haba abogados que decan era, "maana entregamos escritu-ras". Llegaba uno a una reunin, y preguntaba " qu pas con las escritu-ras?" y le contestaban "no, todava no estn las escrituras". Aqu hubouna mano de vivos que hicieron plata y se fueron. Otros desconfan delos procesos porque no entienden cmo es la cosa. Vean por ejemplo queun vecino me dijo, "no seora, no, yo no he querido entrar en lo de latitulacin porque sabe en realidad qu es lo que pasa? que esa vainatiene sobre-intereses y a m no me gusta esa vaina, crame. Los prstamosson duros, s, entonces no me ha gustado esa vaina, crame; es mejorvivir uno as: pobrecito pero bien vivido". No entenda es que era nada. Hay gente en el barrio que ya tiene su escritura o que est en procesospara alcanzarla, pero no con la CVP. Eso se ha hecho con abogados parti-culares y con polticos. Haba un abogado que haca reuniones, vena a lacasa de la gente y haca reuniones. Lo nico que les exiga era que lepresentaran los documentos y no les exiga plata mientras no salieran lospapeles. Mucha gente le consign antes de que salieran los papeles, mu-cha gente no le consign nada hasta que no sali. Yo s que un vecino ledijo "vea, yo no le consigno un peso hasta que no vea que eso sali ya".Y el da que estuvo la cosa, el vecino fue, le cancel, le llev la consigna-cin y l le entreg el papel. Pero tambin ha habido polticos. Don Flavio
  • 24. Maya, por ejemplo, que era concejal o de la Cmara o era abogado del Concejo vino, s, s, l vino. Claro, a mucha gente le toc votar por l para subirlo para que el ttulo les saliera ms barato. Porque es que un ttulo vala unos cuatrocientos, quinientos mil pesos en ese tiempo y entonces con el votico pues se rebajaba algo, s? Pero bueno, para decirle la verdad nosotros aqu en el barrio nunca hemos necesitado la escritura pblica. No, gracias a Dios pues no. Eso es como casi la libreta militar s me entiende? Mucha gente dice, "uy! es que no tengo la libreta entonces tengo problemas". Pero eso es de acuer- do a cmo uno se porte. S, eso s, porque si yo voy a hacer un negocio, y yo soy seria, yo lo hago de palabra y de palabra me lo cumplen. Y eso todava funciona. Lo berraco es cuando a uno le incumplen, s, eso es lo berraco. Pero gracias a Dios hasta ahora a m no me han incumplido. Uno analiza la persona con la que va a hacer el negocio. S, uno va y analiza la persona y de acuerdo a eso hace el negocio o no lo hace. Tambin es que aqu todos adquirimos con lo mismo, con promesa de t compraventa. Y para decirle la verdad, muchas de esas promesas estaban autenticadas en la notara. Adems es que desde el principio simplemente sabamos quin era el dueo de cada lote. Si ese era el dueo, y veamos a otra persona metindole mano al lote, entonces tenamos que interrogar- 1, le sobre la documentacin que trajera y ah le avisbamos al que primero habl. Es que eso era cuestin de confianza. Si usted dijo, "este lote es mo y tengo este documento", entonces ese lote ya dbamos por fe que era cierto que era de l; de confianza le decamos, "s, venga, este lote es suyo." Pero si ya vena otra persona a decir ese lote tambin es mo, los enfrentbamos a los dos. La cosa, en concreto, funcionaba as: primero uno sala y le deca a la persona que haba invadido el lote, "cmo as! en esa casa ya hay una bandera". Inmediatamente despus se llamaba al pro- pietario, al que le haba recomendado el lote a uno y se le deca: "venga que invadieron su lote, traiga el documento y demuestre que es suyo" y la persona vena para demostrar que era la duea, que no haba abandonado el lote. Si el problema segua entonces se traa a la polica y a la polica el dueo le deca, "mire, este es mi documento, yo habito aqu, esta es mi propiedad". Ya despus, con la Pre-junta y la Junta, esos asuntos se iban resolvien- do de otra manera; se resolvan con el libro de predios que se hizo. En ese libro se inscribieron todos los predios, se organizaron las manzanas y se numer cada lote. Todos bamos a inscribir nuestro lote ah, lo sealaban con un marcador y se saba ah en un listadito quin era el dueo, se saba que el dueo de ese terreno era fulano de tal. Ese libro serva tambinnn
  • 25. para otras cosas. Imagnese que a un vecino le hicieron un robo, se lellevaron todo, se le llevaron hasta la promesa de compraventa. Entoncesl fue y habl con la Junta y la Junta le hizo el documento a partir dellibro de predios. Es que todava ahorita el que vende un predio pues lo hace con lamisma idea de una promesa de venta registrada, autenticada, porque comono hay una escritura pues uno no puede decir, "le voy a vender mi casapero con escritura". Yo le digo al comprador, "le vendo este predio perocon promesa de venta", y si es necesario se lleva unos testigos, los mis-mos vecinos, para probar que lo que se vende es de uno; o eso se com-prueba con la Junta de Accin Comunal porque uno aparece escrito ahen el libro ese que les contaba. Pues si, yo creo que la mayora de los queha vendido en el barrio ha sido con promesa de venta. Pero bueno hoy en da yo le digo a la gente ojo! tengamos visin deciudad. Jerusaln no sigue siendo ese barrio donde empezamos hace tan-tos aos: vas sin pavimentar, sin servicios, casuchitas, n0000 Ojo! Vi-sin de ciudad porque ahorita con el decreto de la ficha normativa yaempieza la valorizacin, se nos sube la valorizacin. La cosa es que sepuede correr el riesgo de subir de estrato. Yo soy de ac, esta es mi casa,yo vivo ac y si esto es estrato 1 pues listo; no importan los estratos. Perocuando ya se habla que la luz que me llegaba por 20 me llega por 40, queel agua que me llegaba por 40 me llega por 80 pues la cosa se pone frega-da. Entonces algunos dicen: "Ah hay un contra". Claro, todo eso nos vaa empezar a afectar. Pero esa contra tambin nos est ayudando, porquenos estamos valorizando ves? nos estamos valorizando.3. Conclusiones El monismo jurdico domina nuestra imaginacin poltica y jurdica. Laidea de que debe existir un y solo un sistema jurdico centralizado y jerarquiza-do en cada Estado constituye uno de los ejes a travs del cual pensamos lateora y prctica del derecho. El monismo jurdico se cree, es el nico esquematerico e institucional que protege valores modernos fundamentales como laigualdad, la seguridad jurdica y la eficiencia con los que estamos firmementecomprometidos. El monismo, se argumenta, garantiza que las normas jurdi-cas en tanto generales y abstractas sean aplicables, en principio, a todos losciudadanos. No permite, como sucede en sociedades estamentales, la existen-cia de sistemas jurdicos paralelos que regulen de manera dismil las mismasconductas de los ciudadanos que pertenecen, por ejemplo, a distintos gruposculturales, clases sociales o agrupaciones religiosas. El monismo reconoce la
  • 26. igualdad de todos sus ciudadanos y exige que el Estado y el derecho los trate con la misma consideracin y respeto. De igual forma, el monismo garantiza la previsibilidad de las acciones esta- tales y por tanto, le permite al ciudadano conocer cuales sern probablemente las consecuencias jurdicas que generarn sus acciones. La existencia de un solo sistema jurdico compuesto por normas que van dirigidas a todos los ciudadanos facilita el cumplimiento del deber que tienen todos los funciona- rios pblicos de tratar casos iguales de manera igual y casos distintos de mane- ra distinta. De esta forma, se cree que los ciudadanos fcilmente podrn arti- cular expectativas razonables sobre la manera como probablemente actuarn las instituciones encargadas de aplicar el derecho, y estas expectativas sern regularmente satisfechas por tales instituciones. Finalmente, al existir solo un sistema jurdico piramidal y controlado desde el centro poltico se aumenta las probabilidades de una aplicacin rpida y sencilla de las normas jurdicas. No habr dudas sobre cuales normas han de ser aplicadas, no habr normas jurdi- cas contradictorias que pretendan controlar el mismo caso o colisiones de competencia entre instituciones que pertenecen a distintos rdenes jurdicos. Usualmente, cuando los abogados practicantes y los acadmicos del dere- cho pensamos sobre la propiedad, lo hacemos fundamentalmente haciendo uso de las estructuras conceptuales que componen y justifican el monismo jurdico. La propiedad, regularmente afirmamos, se estudia, transfiere y extin- gue haciendo uso de los ejes normativos que provee el derecho estatal. Parti- cularmente, de sus categoras centrales: el ttulo y el modo. As, no se conside- ra que haya propiedad por fuera del derecho oficial. Sin embargo, la historia de vida de Rosa Martnez hace evidente que el derecho estatal y el monismo jur- dico se quedan cortos como instrumentos para describir y comprender la rea- lidad de una ciudad como Bogot. Como en la mayor parte de las ciudades del Sur Global, en Bogot las normas del derecho estatal regulan slo una parte de las transacciones sobre bienes inmuebles que realizan los ciudadanos. Por ra- zones que van desde la ignorancia del derecho, hasta los altos costos de tran- saccin que generan las normas jurdicas estatales, pasando por la ineficacia de las administraciones locales y nacionales y la inmensa pobreza de importantes sectores de la poblacin, los ciudadanos se ven en la necesidad de crear normas 5 Generalmente, el derecho de propiedad se justifica acudiendo a visiones contractualistas. El orden civil que es creado por el contrato social transforma la posesin de los bienes que detentamos en el estado de naturaleza en un derecho de propiedad, esto es, el Estado reconoce la posesin pblica y protege al propietario de la intervencin indebida de terceros a travs del uso de su poder coercitivo.Ver Rousseau Juan Jacobo, El Contrato Social, Editorial Lozada, Buenos Aires, 2003, pags. 60 64.11
  • 27. vparalelas a las oficiales para regular el mercado de bienes inmuebles en laszonas marginales en las que habitan. Desconocer esta realidad normativa para-lela a la oficial es desconocer la manera como un porcentaje muy grande de lapoblacin urbana de los pases en desarrollo concibe la propiedad y determinacomo sta ha de ser reconocida y transferida. La historia de vida de Rosa Martnez igualmente nos muestra como lasnormas informales estn en constante interaccin con las normas estatales, ycomo tal interaccin genera transformaciones en cada uno de estos rdenesnormativos. Las primeras se articulan y aplican a imagen y semejanza de lassegundas o se sirven de estas ltimas para alcanzar fines que consideran im-portantes. Los contratos de "compraventa" realizados por los habitantes deJerusaln, el libro que oficialmente recoge la informacin sobre los terrenosdel barrio y sus "dueos", as como la autenticacin notarial de la que se sir-ven para legitimar sus contratos evidencian parte de este fenmeno. La otraparte del mismo, se hace evidente con los programas de la Caja de ViviendaPopular, las normas distritales y nacionales sobre legalizacin de barriossubnormales, las regulaciones sobre servicios pblicos domiciliarios en estetipo de asentamientos y las leyes de reforma urbana expedidas por el congresonacional. Estas normas jurdicas y programas institucionales son una reaccinen todo o en parte a las normas y prcticas de los habitantes de barrios comoJerusaln. Aquellos pretenden en gran medida reconocer, transformar o neu-tralizar estas realidades sociales alternativas que escapan al derecho oficial. Noestudiar estas complejas dinmicas de interaccin normativa es no estudiaruna parte importante de la manera como el derecho de propiedad estatal estransformado por las reglas informales creadas por ciudadanos que estn enlas mrgenes econmicas y polticas de nuestras sociedades. No estudiar estascomplejas dinmicas de interaccin normativa es no estudiar la forma en queel derecho estatal rechaza o coopta los sistemas normativos que regulan lavida de buena parte de la poblacin del Sur Global.