Piedras Preciosas W Cloos.pdf

download Piedras Preciosas W Cloos.pdf

of 47

Embed Size (px)

Transcript of Piedras Preciosas W Cloos.pdf

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    1/47

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    2/47

    ESTUDIO DE LAS PIEDRAS PRECIOSAS| WaltherCLOOS | Traduccin: Ana Mara RAUCH | Texto di-

    gitalizado por Alumnos del Seminario PedaggicoWaldorf. | Abril de 2013. | Para uso de estudioen el Ciclo Bsico. | Apunte 3 del Mdulo ReinoMineral

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    3/47

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    4/47

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    5/47

    5

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    En su coleccin de relatos con profundo sentido, que se conoce comoPiedras de color, Adalbert Stifter le ha dado el nombre de cristal deroca a una emotiva historia navidea. En esa historia, dos nios quepierden el camino en las montaas nevadas, se salvan por un destino deproteccin maravillosa. De esta manera Stifter nos ha mostrado comoel ojo que observa los fenmenos del mundo no meramente a modo de

    investigacin, sino tambin con pleno amor de artista, puede sumer-girse profundamente en los misterios relacionados con el mundo de laspiedras. Puesto que el clima fundamental del cristal de roca - si se mepermite este trmino es el gesto de envoltura, de amparo, es lo ence-rrado dentro de formas exactas, que presuponen la claridad y el estardespierto.

    Con ese mismo tema nos encontramos en el cuento de Blancanieves y suatad de cristal, que no es otra cosa que el cristal de roca. Blancanieves

    es el alma humana, encerrada en el atad del cuerpo, y que despiertamediante el beso del ser espiritual del hombre, el yo, el prncipe.

    Esta interpretacin artstica, a modo de cuento, del cristal de roca, nose basa sobre un simbolismo abstracto, sino el hecho cientco natural,que dentro de la piel del hombre que envuelve su cuerpo, la substanciadel cristal de roca, el cido silcico, juega un rol importante. Esta subs-tancia silcea no se encuentra meramente depositada en la piel humana,sino que desarrolla una actividad en la misma. Al ser constantemente

    cambiante esa substancia, al ser generada de nuevo desde adentro cons-tantemente, siendo expulsada hacia el exterior, puede ser percibida enla conciencia humana, el hecho del contorno de la propia gura, y a suvez, la relacin perceptiva de esa corporeidad delimitada para con elmedio circundante. Esa percepcin del medio circundante se encuentradiferenciada dentro de las distintas facultades sensoriales, de la visin,la audicin, el tacto, el olfato y el gusto. Todas esas facultades sensoria-les estn basadas sobre la Actividad de la substancia silcea dentro delcontorno exterior de la organizacin humana. Del mismo modo emperocomo la percepcin general de la envoltura humana mediante la piel se

    EL CRISTAL DE ROCA

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    6/47

    6

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    articula dentro de las mencionadas facultades sensorias diversas, tam-bin en la substancia silcea puede ser hallado por un lado en el mundode las piedras como el simple cuarzo o cristal de roca, y por otra parte,membrado dentro de las diferentes piedras preciosas. Segn conferen-cias de R. Steiner de octubre de 1906 y de Agrippa de Nehesheim, existeuna relacin evolutiva histrica; entre:

    La facultad sensorial de la visin y la formacin del crisolito (virgo) La facultad sensorial de la audicin y la formacin del nix (escorpio) La facultad sensorial del tacto y la formacin del carneol (leo) La facultad sensorial del olfato y la formacin del jaspe (piscis)

    La facultad sensorial del gusto y la formacin del topacio (cncer)

    Todas estas piedras preciosas contienen la substancia silcea, se encuen-tra empero aliada con otras substancias, posee otra estructura (interior),o estn formadas de una forma muy diferente que el simple cristal deroca. Al contemplar las diferentes piedras preciosas, una y otra vez vol-veremos sobre la substancia primaria y fundamental del slice. En susconferencias referidas a la agricultura, R. Steiner llam a la slice elsentido general en lo terrenal. Mediante el slice se transmite a la tierra

    y al mundo vegetal la radiacin de luz y calor del entorno csmico. Porlas vas de la luz y del calor en pocas pasadas han llegado a la tierra lasformas vegetales, trayendo consigo las substancias silceas (ver: R. Stei-ner Los misterios- 14 conferencias, del 23 de noviembre al 23 de diciem-bre de 1923 Dornach 1931). En la actualidad se encuentran depositadasen las rocas silceas primarias de la tierra, en los granitos, los gneis, laspizarras, los prdos. En sus inclusiones minerales, muchas de estas pie-dras muestran formas similares a maderas y plantas, como el amianto, elcrisotilo, las rosas micceas, agrupadas en forma de cliz y otras formas

    que constituyen los ltimos vestigios del origen realmente vegetal de es-tas rocas silceas. Frente a este estado desinteresado, transmisor de luzy calor, tenemos a la cal, absorbente y vida, que ha llegado a la tierramediante formas animales en la generacin de huesos y valvas.

    Al investigar la multiplicidad de las piedras de la tierra, en la medida quelas conocemos a travs de su aoracin, perforaciones y minas, vemosque el 75% de todas las masas rocosas se compone de cido silcico. Peroslo una mnima parte de ese cido silcico tan propagado, puede serhallado como autntico cristal de roca. nicamente en los lugares en el

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    7/47

    7

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    pasado, a causa de movimientos de la masa rocosa aun plsticamenteblanda se han producido grietas, hendiduras, venas o cavidades, estabadada la posibilidad, de que en esos espacios pudiese juntarse el cidosilcico, blando a manera de gel con contenido de agua, para luego cris-talizar.

    Esa cristalizacin se produjo no solamente en cavidades sino tambin enmedio de cal, y yeso y mrmol. Esto se torna comprensible nicamentesabiendo que tanto la cal, el yeso y el mrmolANTESde su solidica-cin se encontraban en un estado coloidal de gel, que a su vez contenaal cido silcico disuelto, es as que el cristal de roca pudo llegar a la

    cristalizacin, suspendido dentro de la masa blanda, pudiendo plasmarentonces los tan bellos cristales de dos puntas, que ostentan al cristal deroca en su terminacin ms completa: la columna de seis lados, limitadaen ambas puntas por una pirmide de seis lados. Tales cristales de dospuntas se encuentran insertos en el mrmol de Carrara de Italia, o encavidades del mismo, del cual Michelangelo ha creado sus famosas obrasplsticas. Esas lgrimas de Carrara pertenecen a los cristales de rocams bellos y puros que se conocen, solo que en la mayora de los casos,su tamao es reducido.

    Otros lugares de hallazgo de tales doble punta son Kalabagh en la India,donde los cristales se encuentran incrustados dentro del yeso de unamanga salitrosa, y en Lake George del Estado de New York, donde loscristales aparecen dentro de una piedra arenisca calcrea. Posiblementehay muchos otros lugares de depsito sobre la tierra. Veinte aos atrs,el autor tuvo la posibilidad de recoger en la capa superior calcrea origi-nada por valvas, en Wurllemberg (Alemania) miles de pequeos cristalesde doble punta. Estos cristales posean una forma perfectamente termi-

    nada, la nitidez del agua y un tamao de 1 a 2 mm. Mediante disolucinde la envoltura calcrea, estos cristales fueron fcilmente obtenibles.

    La formacin de tales cristales con dos puntas dentro de un medio subs-tancial completamente diferente muestra, que en esos estados del mun-do rocoso en evolucin, las fuerzas qumicas an se encuentran muy re-plegadas. Si un cristal de roca, o seaCIDOO SILCICO, puede generarsedentro de una masa gelatinosa de cal carbnica, o sea una substanciaALCALINA, tendrn que predominar las fuerzas aislante, formadoras,cristalinas. De otro modo, el cido silcico se combinara QUMICAMENTE

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    8/47

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    9/47

    9

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    tambin estn formados segn ese principio del hexgono. Y aquelloshielos aciculares que en los despejados das otoales estn suspendidosen grandes alturas, estn conformados por diminutas columnas hexa-gonales, que con orientacin vertical se encuentran colgados en el airehelado. En ellas se quiebra la luz solar y mediante el reejo genera loshalos solares de belleza sin igual, como inmenso anillo de luz, con solescomplementarios ubicados exactamente en cruz.

    Si de la elevada atmsfera descendemos al mundo de las plantas vere-mos esa fuerza silcea hexagonal con gran claridad, por ejemplo en lasmicroscpicas clulas vegetales. Aun cuando esos hexgonos no son tan

    regulares como los cristales del hielo, se repite aqu sobre la escala dela vida un fenmeno que tambin encontramos en el mundo mineral.Las laminillas de mica en el gneis y en el granito son hexagonales, aligual que las clulas vegetales; y al igual que en la planta, se encuentranordenadas en capas, una sobre la otra. R. Steiner compar esa estructurainterior de la planta con la estructura granulosa de la roca/piedra. Indicque esa estructura celular muestra que la substancia vegetal tiende ha-cia la propiedad rocosa. Dentro de la formacin de lo leoso este procesose lleva a cabo dentro de lo vegetal.

    Pero tambin en la regin oral de muchas plantas podemos observaresta fuerza hexagonal. Es as que las ores de las lilceas se orientanhacia el hexgono. Desde all ya es un paso hacia el imperio de las abe-jas, que saben manejar la fuerza hexagonal como casi ningn otro serviviente. La construccin del panal para la cra y para la miel es llevada acabo en el mejor sentido de la palabra a partir de las fuerzas silceas,que compenetran al mundo en todas las direcciones. Aqu la clula ve-getal, por arte de encanto es llevada frente al asombrado ojo humano,

    en toda su grandeza e inconmensurable sabidura.

    Esa estructura de las clulas y del panal es un fenmeno con el cualpodemos volver a encontrarnos en el mundo mineral. All empero, sucircunstancia se encuentra muy oculta: muchas gatas que se componentambin de cido silcico con contenido de agua, muestran cuando selas corta y pule una marcada estructura de la clula y del panal, al sercolocadas frente a la luz.Lo peculiar es que esa forma hexagonal del cristal de roca, no se generacomo en los cristales de forma propiamente hexagonal de otras mate-

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    10/47

    10

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    rias, sino por el hecho de que un gran nmero de cristales individuales deotra forma se amalgaman constituyendo una columna hexagonal.

    Aqu se evidencia que la fuerza generadora del cristal de roca es algo quetraslada simplemente determinadas tendencias propias de la substanciasilcea generando un as llamado ATUENDO, que nada tiene que ver yacon la tendencia cristalizadora original. Solo a modo de hallazgos con es-casa frecuencia se conocen a partir del mrmol de Carrara tales formasoriginales de cristalizacin del cido silcico. A menudo se trata decristales muy diminutos, que nos recuerdan a cualquier otra cosa menosa la forma del cristal de roca. Yacen inmersos dentro del mrmol espeso

    y pueden ser obtenidos nicamente al disolverse el mrmol mediante elcido clorhdrico.

    El recin mencionado atuendo (leyes)de los cristales de roca, que segenera mediante la transposicin y formacin gemela, es algo que haindividualizado a los cristales de roca en todos los mbitos terrestres.Quien ha tenido oportunidad de poder observar muchos cristales de rocade diversos lugares de hallazgo en diferentes pases, y teniendo una bue-na memoria para la forma, estar en condiciones - con relativa facilidad

    - de poder saber el origen de cada cristal.

    Este aspecto dispar de los cristales de roca posee una ley determinada,caracterstica para los diferentes lugares de hallazgo. Es as que esas le-yes recibieron el nombre de los lugares de hallazgo, sin querer conrmarmediante ese hecho, que la forma en cuestin aparece exclusivamenteen ese lugar determinado.La diferencia de esas leyes se genera por el hecho de que los origina-les cristales individuales que poseen carcter romboidal, o trapezoidal,

    pueden ligarse tanto hacia la derecha como hacia la izquierda. Deeste modo se generan cuarzos derechos y cuarzos izquierdos. A ellose agrega que jams UN cuarzo derecho o UN cuarzo izquierdo por si solopuedes formar un cristal de roca. Recin cuando dos cuarzos derechoso dos cuarzos izquierdos o un cuarzo derecho y un cuarzo izquierdo secompenetran y se complementan a modo de gemelos se genera un com-pleto cristal de roca. El caso primero en el cual dos cuarzos derechos odos cuarzos izquierdos forman esa unidad gemela corresponde a la asllamada ley Dauphineer, dado que es hallado sobre todo en cristales delos Alpes y del Dauphine. El segundo caso en el cual entran en relacin

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    11/47

    11

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    gemela un cuarzo derecho y un cuarzo izquierdo, corresponde a la asllamada ley brasilea, que obtuvo su nombre debido a que esa ley seobserva principalmente en los cristales del Brasil. Esa misma ley puedeaparecer sin embargo tambin en cuarzos Alpinos.

    Una tercera ley resulta de la combinacin de la ley Dauphineer y la brasi-lea que generan los as llamados cuatrillizos. La cuarta, as llamada leyJaponesa, a causa de algunos hallazgos excepcionales en el japn se pro-duce por el hecho de que los gemelos no se compenetran dentro del ejevertical, y que en cambio los ejes observan una inclinacin mutua casirectangular. Tales cristales japoneses son notoriamente planos, chatos.

    Existen adems otras seis leyes poco comunes, caractersticas para de-terminados lugares de hallazgo, poco conocidos. Las mencionamos, dadoque indican la multiplicidad de las posibilidades, sealando a la vez lacomplejidad y variabilidad en la formacin del cristal de roca.

    Algunos cuarzos alpinos (sobre todo los cuarzos ahumados) muestranun crecimiento en espiral. Se genera por el hecho de que los ejes vertica-les de los gemelos se encuentran dentro de un leve ngulo de inclinacinmutua. De esta manera, dos cuarzos derechos pueden ligarse en un cris-

    tal enredado hacia la derecha y dos cuarzos izquierdos pueden hacer lomismo, y nalmente, muchos cristales muestran una extensin irregularde la supercie y una fuerte deformacin.

    Sin el material natural para el estudio, o buenas reproducciones grcas,la mencin de leyes no deja de ser algo abstracto. Puede, sin embar-go, dar una idea de la multiplicidad de posibilidades, mostrando de qumanera las fuerzas plasmadoras de los cristales varan a lo largo de latierra, de modo tal que sus diferencias hasta pueden ser denidas ma-

    temticamente.

    Aquello, empero, que de esta manera puede ser captado matemtica-mente y abstractamente, es, as y todo, la expresin de esa diversidadque resulta, al apoderarse las fuerzas plasmadoras cristalinas desde elespacio astral, las substancias terrestres en los lugares ms variados. Depor si, los lugares de la tierra viviente son muy dispares entre s, a causade las fuerzas invisibles - etricas, que por ejemplo hallan su manifesta-cin en el mundo vegetal. Tambin ese mundo vegetal se genera a partirde una accin mancomunada de cielo y tierra y ostenta tal diversidad

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    12/47

    12

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    porque es un cielo siempre diferente que cubre la tierra, y son diferentestambin las fuerzas que emanan del interior de la tierra. Lo que hoy anpromueve que el mundo vegetal muestre esas diferencias en las distintasregiones de la tierra, en un lejano pasado, al generarse el mundo minerala partir de lo viviente, es lo que ha congurado este mundo APARENTE -MENTE muerto ahora.

    El pas que an hoy suministra gran cantidad de cristal de roca, es Brasil.En el estado de Goyaz los cristales se encuentran dentro de una duraroca de arenisca, en pasillos y en cavidades. Estos cristales se destacanpor su forma esbelta, siendo un poco ms gruesos en su base de adhesin

    a la roca. Su grosor puede llegar a ser un poco ms de 50 centmetrosy su largo hasta los 70 - 80 centmetros. De los lugares de hallazgo bra-sileos se conocen tambin cristales de doble punta de tamao mayor,los as llamados cuarzos - fantasma. Estos cuarzos muestran de maneramuy evidente, de que modo se genera el cristal de roca: DENTRO delcristal transparente, y exactamente paralelo a los cantos y superciesexteriores, se observan dos, tres, y hasta seis pequeos cristales adicio-nales, que parecen estar otando en el interior marcados mediante te-nues contornos. Se han generado mediante diminutos glbulos gaseosos

    o inclusiones lquidas. El conjunto da la sensacin de que varios cristaleshubiesen sido introducidos los unos dentro de los otros. Podemos darnoscuenta as, de que el cristal de roca de hecho ha ido creciendo. Dentrode determinados ritmos se ha rodeado de substancia siempre nueva. Yentre los diferentes perodos de crecimiento, se ha depositado sobre lassupercies hasta entonces terminadas, aquella capa delicada de gas, ode lquido, que ahora nos muestra los contornos de los cristales ence-rrados.

    A partir de los cristales de roca gigantes, que ya en el siglo 18 fueronencontrados en grandes stanos de cristales en las regiones de Bernay Vietschtal (Suiza), pudo ser estudiado otro fenmeno, que alumbr elmisterio de la generacin de los cristales. Muchos de los cristales quefueron hallados en estas cavidades tenan una altura de un metro y undimetro acorde a ello. Un cristal tuvo un tamao de 2.5 metros y pesaba400 kg. Lo peculiar de esTos cristales era empero, que en forma de CAPASmostraban diminutas inclusiones - similares como en los cristales fantas-ma - con la nica diferencia, que esas capas no corran paralelamentecon las supercies exteriores, sino formando zonas horizontales. Esas

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    13/47

    13

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    zonas de capas horizontales corran a la misma altura a travs de todoslos cristales parados sobre el piso del stano. Si por ejemplo una capasemejante se encontraba a una altura de 50 centmetros del piso, a esamisma altura corra por todos los temas cristales. Una nueva capa podahallarse a 58 centmetros del piso y nuevamente otra a 63; y siempre loscristales circundantes tenan capas a la misma altura. Este fenmeno semenciona aun en la literatura del siglo pasado. De este fenmeno surgeentonces, que todo ese stano cristalino originalmente tuvo que haberestado colmado con una masa de cido silceo en forma de gel, ms agua,en la cual ascendan nas nubes de burbujas de gas. Esas nubes formabanregiones de capas en la masa blanda. Cuando la masa conjunta comenz

    a cristalizar, las nubes de burbujas gaseosas fueron encerradas en loscristales, dndonos la evidencia que los muchos, y hasta diferentes cris-tales en tamao de un stano de esta clase han emergido de UNA MASABSICA, blanda, uniforme, que ha colmado todo ese espacio.

    Con ello, pasa a ser obsoleta la antigua concepcin de que el cristal deroca, similarmente como la sal, ha cristalizado de una solucin acuosa.Muchos indicios muestran, que la formacin del cristal relacionada con elcido silceo, pero tambin los minerales de los metales, han emergido

    de un estado gelatinoso tal.

    Este estado del coloide o del gel es empero aquel estado, que es defundamental importancia para la substancia viva. Toda protena de lasplantas y los animales se encuentra en ese estado coloidal y est trans-puesta con agua viviente. Mediante ese estado lquido vivo, la sustanciaadquiere su posibilidad de compenetrarse con aquellas fuerzas plasma-doras, que actan desde la periferia y desde la tierra. De este modo,tambin la masa gelatinosa del cido silceo en las cavidades de las ro-

    cas, otrora estuvo inserta en las fuerzas vitales terrestres. Cuando seretir la vida de las rocas en estado de solidicacion, dejo sus rastrosen la multiplicidad de los cristales y las rocas que los envuelven.

    LOS HERMANOS DEL CRISTAL DE ROCA:EL CUARZO AHUMADO, LA AMATISTA Y LA CITRINA

    En muchos lugares conocidos como yacimientos de bellos cristales deroca podemos encontrar a su vez otras variedades de esta piedra pre-ciosa, con un tinte peculiarmente ms oscuro, que se conocen bajo el

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    14/47

    14

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    nombre cuarzo ahumado, y, errneamente: topacio ahumado. Los mati-ces de color de ese cristal de roca se encuentran entre el delicado grisrojizo, a travs del marrn clavo de olor y el gris humo, hasta el negro profundo. Estos ltimos cristales negros casi intransparentes, tambinse denominan Morion. Al igual que los cristales de roca, tambin estasvariedades se han generado en las mismas pocas de la historia terres-tre, son relativamente jvenes con respecto a otras piedras preciosas.Por lo tanto, las leyes de la cristalizacin son las mismas que ya hemosconocido con respecto al cristal de roca.

    En estos cuarzos ahumados, as como tambin en los amatistas y citrinos

    se maniesta algo, que estudiaremos con mayores detalles en las piedraspreciosas ms antiguas, el rub, el sar, la turmalina y otros: EL MISTE-RIO DE LA COLORACIN DE LAS PIEDRAS PRECIOSAS.Esa coloracin de las piedras preciosas se debe a substancias excepcio-nalmente sutilmente distribuidas. Esa distribucin podra ser denomina-da coloidal, en el mismo sentido como lo hemos explicado en nuestraexposicin del cristal de roca con respecto al cido silicio.

    Tambin la coloracin del cuarzo ahumado, amatista, citrina, se basa

    sobre substancias as distribuidas. Lo asombroso es, que aquel cmulo decolores, que podemos observar en la mayora de las piedras preciosas, nose maniesta en el cristal de roca. No existen los cristales de roca azules,rojos o verdes, existen nicamente el cuarzo ahumado, la amatista, lacitrina. La amatista ocupa un lugar de privilegio, a lo cual nos referire-mos ms adelante.

    El hecho de que el cristal de roca en lo que al color respecta presentatan pocas variedades hace pensar, que en la poca de su generacin, ya

    no existan en tan na distribucin las materias que a las dems piedraspreciosas le dieron su coloracin. Tal idea se basa sobre una prueba in-teresante: se han encontrado cristales de roca, que encierran otros cris-tales. Los mas conocidos son las as llamadas rocas velludas o pelo deVenus. Se trata de cristales de roca, que en su interior contienen mine-rales de color, transparentes. En la mayora de las veces estos mineralescoloridos, transparentes, estn dispersos en todas las direcciones dentrode la clara masa del cristal, y muestran, que se haban solidicado ya an-teriormente a la solidicacin del cristal de roca. Se trata de mineralestales como: piedra - radiante (Strahlsteir) verde, hornablenda verde y

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    15/47

    15

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    negra, rutil amarillo, hasta rojo. Pero pueden ser hallados tambin, mi-neral mangnico acicular y goethita. Las substancias colorantes de estoscristales incrustados son predominantemente el hierro, y el manganeso.El autor hasta tuvo oportunidad de ver cristales de roca con insercin detopacios marrn oro y de pirita.

    Todos estos fenmenos indican, que el cristal de roca es una formacinde menor edad, que encierra a cristales ms antiguos que ya habanalcanzado el estado slido. Esos cristales ms antiguos en su totalidadempero ostentan un color, ya sea como mineral (goethita, manganeso),o como mineral teido por un metal (piedra radiante, hornablenda, rutil,

    topacio).

    Es signicativo, que los mismos metales que a las dems piedras pre-ciosas esencialmente le otorgan su color, o sea, hierro, manganeso ytitanio (un metal familiar al hierro, pero menos frecuente), se han en-contrado tambin en el cuarzo ahumado, la citrina y el amatista. En elcuarzo ahumado se han encontrado rastros de titanio, el manganeso yel hierro evidentemente no asumen un rol de importancia. En el cuarzoahumado, el titanio est distribuido tan sutilmente, que al calentarse el

    cristal desaparece la coloracin del ahumado, el cristal se torna incolo-ro, quedando as, tambin despus de su enfriamiento. Al investigar aotras piedras preciosas que tambin contienen titanio como substanciacolorante, por ejemplo el zaro, vemos, que en l NO se destruye el co-lor azul por el calentamiento. Al cabo del enfriamiento, la piedra que haperdido su color por el calentamiento, se torna nuevamente azul. Estoindica, que el titanio como metal colorante, est presente de maneradiferente en el zaro que en el cuarzo ahumado. El color gris del cuarzoahumado nos indica a su vez, que all el titanio est presente de un modo

    MENOS FINO, pudindose generar entonces matices, que llegan casi alnegro no transparente (morin). Estamos entonces frente al fenmeno,de que una substancia que en piedras preciosas ms antiguas comopor ejemplo el zar an se encuentra tan namente distribuida quepuede promover matices azules, en formaciones de menor edad comopor ejemplo el cuarzo ahumado aparece en forma tan burda, queposee tan solo una accin oscurecedora, sin proporcionar color en s.DE ESTE MODO, Y A PARTIR DEL FENMENO DE LAS PIEDRAS PRECIOSAS YSU COLORACIN HEMOS DESCUBIERTO UN DATO QUE ES DE FUNDAMEN-TAL IMPORTANCIA PARA LA HISTORIA SUBSTANCIAL DE LA TIERRA.Vemos,

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    16/47

    16

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    que los metales, en estados anteriores de la tierra, ms plenos de vida,como los que conocemos en la actualidad, con los minerales slidos yno transparentes.

    R. Steiner ha demostrado, que los metales, en una determinada etapa dela evolucin terrestre se encontraban existentes a modo de una forma-cin de nubes de colores en la atmsfera. Esa atmosfera la tenemosque imaginar como un elemento compuesto por agua y aire, fuertementesupeditado a efectos del calor. Puede suponerse, que los metales en esaatmsfera de agua - aire - calor se hallaban disueltos de una manera co-loidal similar, a la que en la actualidad podemos acceder articialmente

    en los laboratorios. Al llevar a la disolucin a metales o tambin a xidosde metales mediante procesos qumicos, o sicales, se podrn obtenerlquidos transparentes, de color, que se corresponden con los coloresde las piedras preciosas. As mismo pueden producirse radiantes coloresarco - iris de capas metlicas coloidales, mediante la evaporacin delos metales a temperaturas muy elevadas al vaco y sedimentos de losvapores metlicos sobre supercies ms fras de cuarzo o vidrio. Talescapas metlicas coloidales en la actualidad se emplean en muchos casosde la industria ptica para el mejoramiento de los lentes pticos de los

    aparatos fotogrcos y los anteojos de proteccin solar. Quien prestaatencin, de este modo puede admirar a diario los ms magncos colo-res coloidales de los metales.

    El cuarzo ahumado es una piedra preciosa que pudo acogerse en el l-timo instante de ese estado de na distribucin del titanio - metal. Porentonces, el titanio ya se encontraba tan solidicado, que ya no tuvo unaaccin colorante, sino tan solo oscurecedora - turbia. Un poco ms tarde,el titanio aparece en las rocas con pelos y en el pelo de Venus que

    ya hemos mencionado, a modo de nas agujas de rutil amarillo, hastarojo (xido de titanio), inserto dentro del cristal de roca claro, incoloro,o tenuemente grisceo. Luego, se produjo la densicacin del titanio,llegando hasta el mineral.

    Los lugares de hallazgo de un buen cuarzo ahumado son mltiples. Loscuarzos ms famosos y voluminosos con coloracin clara, hasta profunda-mente oscura, fueron encontrados en agosto de 1868 en una caverna decristales de 6 metros de largo, 4 de ancho y 1 - 2 de altura en roca eo-recida junto a un glaciar en el cantn Uri (Suiza). Esa caverna suministro

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    17/47

    17

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    unos 1500 kg. de cristal. Los ms bellos de estos cristales se encuentranexpuestos todava en el museo de Berna. El abuelo tiene un largo de69 cm. y una circunferencia de 122 cm., pesa 133,5 kg.; el Rey tiene87 cm. de largo, 100 cm. de circunferencia, y pesa 127,5 kg. Entre estoscristales gigantescos se encuentra tambin uno de doble punta de 82 cm.de largo y 71 cm. de contorno, que pesa 67 kg.

    En los montes Urales, el cuarzo ahumado es encontrado como acom-paante de las piedras preciosas en las conocidas minas de Mursinsk ySchartanka. Muy hermosos cristales se encuentran adems, en Hinojossaen la provincia de Crdoba en Espaa. En Madagascar y Brasil, el cuarzo

    ahumado acompaa la presencia del cristal de roca. El cuarzo ahumadode Madagascar es considerado como el mejor. En pocas pasadas, erafamoso el as llamado topacio escocs. Poda ser hallado en las masas deeorecencia y en los lechos de ros en trozos de hasta 12 - 20 kg. y eramuy transparente. Especialmete numerosos son los lugares de hallazgode cuarzo ahumado en el continente americano, donde se encuentra in-serto nicamente en los granitos.

    El AMATISTAse diferencia del cristal de roca y del cuarzo ahumado no

    solamente por su llamativa coloracin violeta, sino tambin por su con-formacin cristalina algo modicada. Esa diferencia se torna ms evi-dente en los lugares donde el amatista aparece como revestimiento delas cavidades de la gatas de forma almendrada. No esta desarrollado elprisma propiamente dicho de los cristales de roca, la columna, sino tanslo la punta. Hacia abajo, el cristal termina en una masa. Es as que losamatistas dentro de la almendra - gata se encuentran situados una pun-ta junto a la otra, a modo de los dientes dentro de las fauces de una e-ra. En esas puntas del cristal podemos observar asimismo, su coloracin

    ms intensa. Al observar una drusa de amatista, se tiene la impresin, deque el color ha sido inhalado desde arriba. An ms evidente se torna esacoloracin slo en la punta en aquel otro yacimiento de amatistas, ca-racterstico para determinados gneis, piedras areniscas y tambin los asllamados pasillos de pegmatita (Pegmatita es un granito que posee pasi-llos y cavidades alargadas en forma de lenteja, colmados con cristales).Los amatistas que se encuentran en las piedras mencionadas poseen unacolumna formada, tal como la tiene el cristal de roca, pero esa columnaes incolora o posee una coloracin muy tenue. La coloracin principaltambin aqu, la vemos en punta de cristal. Entre estos cristales solemos

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    18/47

    18

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    encontrar tambin los as llamados cristales - cetro, que se caracterizanpor el hecho de que sobre una delgada columna incolora se encuentrauna gruesa cabeza de amatista.

    Esta piedra preciosa muestra adems una peculiaridad, que ocasional-mente aparece tambin en otras piedras preciosas a modo de rareza: lacoloracin del amatista no es uniforme ni en forma de capas, sino quese halla inserta en la piedra en forma de laminillas nsimas y en capas.Al investigar la piedra con la lupa o un microscopio, en el espacio deun milmetro se podran hallar hasta 30 capas delicadamente colorea-das, que hacen entre las laminillas de la formacin gemela del cristal.

    Entre estas laminillas con capa de color, luego aparecen capas de 1 - 2milmetros, que pueden ser incoloras. Este fenmeno nos recuerda lascapas del gata. Slo, que el amatista; que suele aparecer en el interiorde tales almendras - gatas - no est orientando especcamente, sino,rigurosamente segn las leyes de la estructura del cristal. De este fen-meno surge, que los cristales - amatista han crecido rtmicamente. Encierto modo, este fenmeno nos recuerda tambin la peculiar estructurade los cristales - fantasma, que hemos visto en la descripcin del cristalde roca. Con el aumento necesario, dentro de esas laminillas pueden ha-

    llarse tambin nsimas burbujitas gaseosas, que all fueron encerradasal solidicarse el estado lquido. Recordemos al respecto aquellas pecu-liares inclusiones gaseosas que fueron observadas en el cristal de roca,a modo de capas horizontales y nos daremos cuenta, que el amatista hacristalizado de un modo muy diferente que el cristal de roca o el cuarzoahumado.

    Si a este fenmeno de la estructura en laminilla se adiciona la tendenciaespiral de la formacin gemela del cuarzo derecho y cuarzo izquierdo

    (ver cristal de roca) que tambin el amatista ostenta, estas formacio-nes - cristales nos muestran dos fenmenos que de otro modo podemosencontrar nicamente en las tendencias plasmadoras del crecimientovegetal. A partir de tales observaciones hechas en las nas estructurasde los cristales queda en evidencia que hasta dentro de las austeras leyesde la cristalografa podemos descubrir algo de la relacin arquetpicaentre el cido silicio (cuarzo) y el mundo vegetal, la cual fuera sealadauna y otra vez por Rudolf Steiner.

    Esa estructura en laminillas de los cristales, tan importante para el ama-

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    19/47

    19

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    tista, y con ello asimismo el modo, y la intensidad de la coloracin estan caracterstico para los diferentes lugares de hallazgo, que el enten-dido esta en condiciones de saber a partir de esos fenmenos, de don-de procede el amatista. Por lo tanto, el amatista posee una especie deatuendo interior: se puede saber de donde es, a partir de su estructurainterior- en el cristal de roca, era el atuendo exterior, el que revelaba ellugar de hallazgo.

    La gama de color del amatista, que va desde el ms delicado violetahasta llegar al casi- prpura (muy pocas veces), es causada por mediodel manganeso coloidal, del hierro y titanio en nsima distribucin. Se

    trata de cantidades, que en un miligramo se encuentran en 1/10 mi-ligramos. Las substancias a menudo son comprobables nicamente porun espectroscopio. Adems, en el amatista se ha encontrado nitrgeno,lo que hace presumir, que la coloracin se produce por hierro - rhodon(una aleacin de azufre-nitrgeno con el hierro). Esa suposicin de unaaleacin orgnica- qumica (el rhodon de otro modo aparece nicamenteen los reinos naturales vivientes) como substancia colorante no es tandesatinada como parece.

    Existen cristales de roca y amatista que contienen cido carbnico l-quido, y lquidos petrolferos y hasta sulfuro de hidrgeno en pequeasburbujitas.

    A partir de tales fenmenos queda en evidencia que la atmsfera de lapoca en la cual se formaron los cristales, tena una composicin muydiferente a la actual.

    La mayor cantidad y los de mejor calidad de los amatistas desde hace

    mucho tiempo provienen del Brasil y del Uruguay. Proceden de las yamencionadas almendras - gatas, que se encuentran insertas en una rocamuy peculiar, la roca almendra- melar. Esa roca posee un color que vadesde gris-verdoso hasta el negro, es de grano no y procede de unapoca de la historia terrestre, que sigue inmediatamente a la as llamadapoca del carbn de piedra. Esos melares (en realidad prdos negros)en la actualidad son considerados como rocas de origen volcnico. Ten-dr que tomarse en cuenta empero, que el volcanismo de aquella pocano tena el carcter vomitador de fuego de los volcanes de la actualidad.Las masas rocosas de la tierra en formacin se encontraban an en un es-

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    20/47

    20

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    tado pastoso, lquido, pero no candente. Esa masa blanda estaba trans-puesta de calor, pero ese calor no era un calor muerto sino la expresinde los procesos de vida an existentes. La esencia de esos procesos devida era de ndole vegetal-animal, las formas de vida de la actualidad,que si no hallaba su expresin meramente dentro de las conguracionesno-diferenciadas de las almendras-gatas en formacin. Esas almendras-gatas consisten esencialmente de cido silcico coloidal de bra na,que con capas delgadsimas se ha depositado en las cavidades del mela-ro. Ese cido silicio contiene siempre algo de agua, y en las diferentescapas est teido por inserciones namente distribuidas (hierro, manga-neso). Dentro de muchas de esas almendras -gatas en formacin, nal-

    mente qued una cavidad que en su interior era revestido por cristalesde cuarzo, o amatistas. La coloracin del gata no pasaba empero a esoscristales que se formaban en el interior. Tales almendras que contienenamatista, pueden estar coloreadas por ejemplo gris o marrn en los msvariados matices. El gata nunca posee el color violeta del amatista.

    Cuando R. Steiner arma que en los prros encontr una ltima ex-presin lo vegetal-animal, puede sealarse, que de hecho en el cidosilcio y en esa estructura peculiar que recuerda a la capa (cerca) anual

    estamos frente a un parentesco con lo vegetal. Lo animal en cambioest representado por el espacio hueco de esa almendra-gata. Msadelante, al estudiar al gata, veremos, que existe todo un cmulo deotros fenmenos que suministra pruebas de que esas peculiares formasdeben su existencia a una accin orgnica. Las almendras puedentener diversos tamaos. No constituyen excepciones las de 1 m de largoy 50 - 60 cm de altura en forma de huevo. La almendra mayor que fueexcavada en 1900 al norte de Santa Cruz, Brasil, tuvo un contorno de10 x 5 x 3 metros, con un contenido 3.500 kgs. de cristales de amatista

    del tamao de un puo. Otros yacimientos de amatista existen en Brasily Uruguay dentro de piedras areniscas y pegmatitas. Los cristales nose encuentran entonces dentro de cavidades esfricas, sino a modo derevestimiento de paredes de largas hendiduras y grietas. Las amatistasdel Uruguay se destacan por la profundidad de sus colores. Esas piedrasoscuras existen as mismo en Madagascar. Se destacan empero las asllamadas amatistas silberianos, en primer trmino los de Mursinka, enlos Urales, que son considerados como los ms nos. Esas piedras sibe-rianas poseen un color ms claro, muestran empero un azul muy bello yuna fuerte radiancia.

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    21/47

    21

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    En Norte Amrica hay muchos lugares de hallazgo, que no pueden em-pero compararse con las pieras sud-americanas. Podramos mencionaraqu, un yacimiento en el Estado de Georgia, que suministra piedras coninclusiones acuosas especialmente importantes.

    Amatistas especialmente bellos se encuentran tambin en Ceiln, con-juntamente con otras piedras preciosas.En pocas pasadas jug un rol importante el amatista de Idar-Oberstein,que se encontraba en almendras-gata. Los pocos amatistas que puedenencontrarse en los Alpes, poseen una coloracin similar a los siberianosy se originan en el gneis.

    LA CITRINA:Es un cristal de roca de color amarillo, que va desde el colorvino-blanco hasta el amarillo oro. Se encuentra, preponderantemente,en compaa con el cristal de roca, pero tambin en compaa del ama-tista. Sus cristales adquieren mayor tamao que aquellos del amatista,pero jams los tamaos gigantes del cristal de roca.

    El curioso hecho, de que muchos amatistas mediante el calentamientoa determinada temperatura pueden adquirir color amarillo, ha llevado

    a la suposicin, que el amatista se ha generado con temperaturas msbajas (100 - 125 - grados) y la citrina con temperaturas ms elevadas(el cambio hacia el color amarillo se produce en el amatista recin a los600 - 700 - grados).

    Existen empero dos hechos que indican, que las temperaturas no pueden serdecisivas con respecto a la coloracin de la citrina. El primero es, que lacitrina jams puede ser hallada dentro de las almendras-gata como sucedecon el amatista. Puede ser encontrado en compaa del amatista en el gneis

    y en el granito, no mostrando empero la coloracin en capas de nas lami-nillas, tan caracterstica para el amatista. A ello se agrega, que todos losamatistas se tornan considerablemente ms oscuros frente al dorar articialque las citrinas naturales. El especialista puede distinguir sin problemas unamatista llevado al amarillo mediante su calentamiento, de una citrina consu amarillo natural.La coloracin de la citrina a menudo puede presentar capas, pero no pre-senta jams laminillas, tal como las del amatista. En la coloracin delamatista que ha sido llevado al amarillo mediante el calor sigue estandopresente las laminillas ya mencionadas.

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    22/47

    22

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    A causa de la posibilidad de poder modicar el color del amatista, mu-cho ms frecuente que la citrina, en el comercio existen pocas citrinasautnticas. La mayora de las as llamadas topacios, que se ofrecen comotopacio espaol, topacio Madeira, o topacio-oro, no son otra cosa queamatistas modicadas con calor.

    Los pases con los lugares ms importantes del hallazgo de la citrina, sondel Brasil, Madagascar, Espaa, adems los yacimientos de Mursinka enlos Urales, y algunos lugares en Colorado, Carolina del Norte, Hungra yCroacia.

    De estos tres hermanos del cristal de roca: cuarzo ahumado, amatista ycitrina, el amatista es aqul, quien desde tiempos remotos goza de unapreferencia especial. Su color violeta profundo, genera un clima solem-ne de humildad y devocin. Dentro de este violeta empero, est conteni-do a su vez una claridad y un estar-despierto, portados por la serenidady la modestia de este tono. Los hallazgos en las antiguas tumbas aztecasnos indican, que esta piedra otrora fue empleado con nes clticos. Hoy,en el anillo de los obispos nos muestra un ltimo rezago de su noblezacomo piedra sagrada.

    Quien en la actualidad se ocupa con el amatista, puede experimentaralgo del ltimo acto de aquellos procesos trascendentales que han tenidolugar, cuando la tierra comenz a despedir los ltimos rastros de vida desu mundo mineral. El ltimo fulgor, ya en vas de oscurecimiento de lasnubes-color de los metales que por entonces rodearon la tierra, se ha su-mergido dentro de esta piedra, anunciando en su violeta, las pocas deldespertar de la conciencia dentro del ser del hombre. A partir de all, elantiguo colorido del mundo palidece, conduciendo al amarillo de la citri-

    na, la glida claridad del cristal de roca y la sombra del cuarzo ahumado.

    EL DIAMANTE:

    Con en el estudio del diamante llegaremos a una regin, que en deniti-va a la capacidad cognitiva humana le es ms vedada que todo lo demsque se relaciona con las piedras preciosas. Esto se evidencia ya a partirdel simple hecho, que al referirnos al diamante, ya no estamos frente auna substancia anorgnica-mineral ordinaria, como cido silcico, arcillao sus aleaciones, sin frente al carbono puro, cristalizado.

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    23/47

    23

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    El carbono es aquella substancia que conduce la vida, en s, invisible,a la FIGURA VISIBLE. Es la substancia estructural base, de la vida VI-SIBLEde la tierra. y est relacionado con esa condicin plasmadora deestructura, gura y forma del carbono, que aparece ante nosotros ensu forma cotidiana a modo de grato, carbn de piedra, lignito o seacomo residual de vida pasada, dentro de una materia oscura, opaca. Lanegrura del carbono es una expresin de las fuerzas de concentraciny conguracin que le son inherentes. La vida misma se ha creado esasubstancia para trasladar a sus conguraciones fulgentes que se arraiganen el imperio de lo invisible, a la visibilidad. ES AS, QUE A PARTIR DE LAVIDA MISMA SE HA GENERADO UNA MATERIA QUE DENTRO DE SI, RENE

    LOS CONTRASTES UNIVERSALES DE LUZ Y OSCURIDAD, que de modo sin-gular, lo de arriba y lo de abajo, lo invisible y lo visible.En ese sentido, el carbono es LA substancia nacida de la luz, que a suvez se impregna con la mxima densidad terrestre; es la substancia mstransparente y a la vez, la de mayor dureza que conocemos.

    ste carbono se presenta de tres formas diferentes en el mundo de laspiedras de la tierra. Como DIAMANTE, como GRAFITO, y cmo CARBN(de piedra). Al observar las capas y formaciones en las cuales estn

    contenidas estas tres clases del carbono, vemos con toda claridad, quepertenecen a diferentes pocas evolutivas de la vida terrestre.

    EL DIAMANTE, aparece en Sudfrica, inserto en una roca que guarda pa-rentesco con las Piedras Verdes, el Kimberlet o blue ground.

    EL GRAFITO, en cambio, aparece preponderantemente en las pizarrasde las capas ms antiguas, en cales mezclados con mrmol y en ciertamedida en los pasillos de pegmatitas de los granitos.

    EL CARBNgenera su formacin propia, que es de conocimiento general.Entre el grato y el carbn de piedra, sobre todo, la androcita, existentransiciones, sobre todo, en determinados yacimientos antiguos.

    Rudolf Steiner ha sealado , que esas diferentes formas del carbono es-tn relacionadas con anteriores estados existenciales terrestres, previas,al estado actual de la tierra, propiamente dicho. Estos estados plane-tarios de la tierra han sido expuestos detalladamente por R. Steiner,en su obra Las Ciencias Ocultas, siendo denominado etapa de Saturno

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    24/47

    24

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    - del Sol - y de la Luna. Como es imposible, referirnos detalladamente alo all expuesto, remitimos expresamente a la lectura de esta obra, quede por s, conforma la base de ese Estudio de las Piedras Preciosas.

    La ETAPA SATURNO es un estado puramente de calor, el comienzo de losubstancial, sencillamente, que an no ostente nada de vida.

    La ETAPA SOLAR, es un cuerpo celeste, conformado de calor, luz y aire,en el cual por vez primera aparece una vida similar a la vegetal, a lacual en la ETAPA LUNARse agrega lo lquido y las primeras disposi-ciones con respecto a la vida animal.

    Recin en la cuarta etapa - la TIERRAactual - se genera el estado slidoy aparece el hombre en su gura corprea, quien en su evolucin hapasado por todos estos estados.

    Al comienzo del actual Desarrollo de la Tierra, se repite de modo trans-formado los estados pasados de Saturno, Sol y Luna y, en el MUNDOMINERAL como rocas granuladas (slice), como rocas en capa (pizarra) ycomo rocas calcreas.

    Por lo tanto, en las estructuras en las rocas, y en segundo lugar tambinen su materia, tenemos la clave para los orgenes de stas formacionesde estados existenciales anteriores de la Tierra. All donde esas forma-ciones se compenetran, borrando y mezclando sus estructuras y substan-cias, tenemos que recordar la REPETICINde lo pasado, en la evolucinterrestre actual, propiamente dicha.

    No debe asombrarnos, que la cal aparece ya en los granitos y en los

    gneis, puesto, que lo animal con ello liga, ya se ha generado en laEtapa Lunar; comienza a notarse en la TIERRAya cuando en ella re-cin se retira el Estado Saturnino. Penetra, y se torna cada vez msostensible, hasta que adquiere la supremaca en las capas calcreas delJura, y le llega entonces su turno la repeticin del estado lunar. Asu vez, en la cal del Jura pueden abrirse paso rocas granuladas a modode as llamados volcanes, dado que el pasado del estado - Saturno anest vivo, y activo. Todos estos fenmenos, aparentemente intrincados,no pueden desvirtuar la gran ley fundamental de la formacin rocosaexistente en la referida trinidad, y la que puede ser descubierta por

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    25/47

    25

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    quien se lo propone.

    EL DIAMANTE aparece en determinadas PIEDRAS VERDES en compaade la granada y la crisolita (olivin). Estas dos ltimas piedras preciosaspueden aparecer por s solas, y dentro de rocas muy diferentes. Esto estrelacionado con el hecho, de que los lugares de hallazgo del diamanteestn sujetos a determinadas regiones de la tierra. De todos modos, lagranada y la crisolita se encuentran siempre en relacin con las PiedrasVerdes, o pasan a la pizarra, pariente de las Piedras Verdes.

    Aquellas Piedras Verdes, en las cuales aparece el diamante, poseen una

    relacin especial hacia la Etapa Solar de la Tierra. Maniestan en elmundo mineral la poca aquella en la cual el Sol, la Luna y la Tierraan eran UN SOLO CUERPOceleste. Recordemos en este lugar nuevamen-te la vida vegetal incipiente, lo que luego se expresa en el desarrollomineral en las peculiaridades de los minerales de las piedras verdes.Tenemos que imaginarnos en la Tierra, que muestra una fuerte vida ve-getal de toda la Tierra. Pero, dentro de esa repetida etapa solar de laTierra, tambin de los gneis y pizarras (ahora muy lejos de las PiedrasVerdes) se introduce la cal (mrmol). ALL DONDE ESTO ES EL CASO, se

    encuentra dentro del gneis, de la pizarra y la cal ( mrmol) el GRAFITO,que es sealado por R. STEINER como aquella forma del carbono, que seha generado en la Etapa Lunar de la Tierra.La tercera forma, a su vez, la FORMA TERRESTRE, propiamente dichaDEL CARBONO, tal como lo denominara R. STEINER, el Carbn de Piedra,se genera recin despus de la separacin del Sol y la Tierra. Con elcomienzo de esta formacin del Carbn de Piedra, naliza a su vez larepeticin de la etapa solar, que se evidencia tan excepcionalmente, enlas preponderantes formaciones de pizarra.

    Podemos ver, por lo tanto, en el DIAMANTE, lo referido al Sol, en elGRAFITO, lo referido a la Luna y en el CARBN DE PIEDRA, lo realmen-te terrestre.Esas tres formas de carbono por lo tanto indican tres etapas diferentesde vida. En el CARBN DE PIEDRAan hallamos irrecusables testimoniosde vida, conservados a modo de vagas impresiones de formas vegetalesprimitivas. nadie duda, que ese carbn no-cristalino, ha surgido de unavida vegetal, an muy poco diferenciada.

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    26/47

    26

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    En el GRAFITOno hallamos tales formas de vida. Vemos en cambio, otracosa. El GRAFITOes laminado y al cristalizar, en su gura base, muy pa-recida a las hojitas hexagonales de la Mica. En las rocas donde aparece,tales como granito, gneis y pizarra, desplaza a esa mica y, se colocaen su lugar. Lo cual, en realidad equivale a: donde de otro modo tene-mos la mica, de pronto aparece el grato. Si recordamos, que la micaes el elemento foliceo del antiguo mundo vegetal-mineral, vemos,que ESA forma del carbono - el grato - tambin tuvo relacin hacia lavida. Y ese hecho se evidencia an de otro modo. Existen yacimien-tos de grato con formas radiantes-brosas, esfrica-radiales-brosas,y hasta las masas leosas no son una rareza en los grandes yacimientos

    de Ceiln. Todas stas son formas que hallamos en los minerales de laspiedras-verdes y los minerales nobles. La vida, cuyo residual constitu-ye el grato, evidentemente estuvo muy prximo al mundo antiguo delos minerales-plantas. Dentro de la aparicin de STAforma del carbono,tenemos que ver la primera presencia a moda de germen del ms tardetan importante portador de vida y de gura. Es el primer intento de lacreacin para trasladar el antiguo mundo silceo al siguiente mundodel carbono de la vida.

    En el DIAMANTE, que entonces aparece en aquellas rocas, que ostentanel rudimento MAYORen direccin a conguraciones orgnicas - leosasen el mundo mineral, lo orgnico se ha borrado en amplia medida. Porcierto, que la substancia del diamante es carbono puro, o sea, substanciaorgnica. Las rocas empero, que contienen ese carbono puro, crista-lizado, no pueden ser consideradas como rocas tpicamente de conte-nido carbonfero propiamente dicho. Dispersos sobre la tierra existeninnumerables yacimientos de rocas muy parecidas al blue - ground(fondo azul) que contiene diamantes, pero no contienen ni carbono, ni

    grato, de los cuales - bajo determinadas condiciones - pudo habersegenerado diamantes. Por lo tanto, el carbono es un forastero en esasrocas, en la concepcin de la moderna geo-qumica. Existen determina-dos aspectos en el diamante, que permiten intuir algo de estas formasarquetpicas de la vida.La forma ms frecuente del diamante es el octaedro, aquella pirmidedoble de cuatro lados, que entre los cuerpos cristalinos platnicos fueraLA forma solar. Esa gura octaedra del diamante, busca, dentro de in-numerables variaciones, la FORMA DE LA ESFERA. Pueden ser halladastodas las transiciones del octaedro hasta el rombo con doce supercies,

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    27/47

    27

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    con formas intermedias de supercies curvas, hasta llegar a la forma delglobo. Esas formas de supercies curvas, tanto cncavas como convexas,son absolutamente caractersticas para el diamante, y prcticamentepueden ser halladas en el diamante. Dentro de esa forma de globo per-fecto, lo podemos encontrar empero nicamente en aquellas clases dediamantes, que lo acompaan a modo de CARBONADO, BORT, o BALLAS.Se trata de masas negras-concentradas, que en su interior pueden serirregulares o poseer bras radiales, y que en la mayora tienen la formade una esfera perfecta. El CARBONADO es una especie de coque, deltamao de una arveja hasta del de un huevo, con una supercie negra-brillante. Esas formas no-preciosas (puras) del diamante, circunstancial-

    mente son ms DURAS, que el cristal puro-transparente y por ello unmaterial buscado en la tcnica de las perforaciones en profundidad.

    En esas formas esfricas del diamante, pero tambin en dos globos BORT,con bras radiales puede ser reconocido el hecho, de que la FORMA PRI-MITIVAde la substancia - diamante - antes de que de ella se apoderaranlas fuerzas de la cristalizacin y estando an en el conocido estado degel, ha sido la GOTA, la ESPERA. La esfera, el globo empero, es la formaPRIMITIVAde la vida.

    Dentro de los cristales - diamantes pueden estar insertos otros mineralesy piedras preciosas. Fueron encontrados cristales, que encierra grana-da, crisolitas, topacios, cuarzos o cristales - circon -, de modo tal, quedentro del transparente cristal del diamante, claramente se observa elotro mineral, como suspendido dentro del mismo. No es raro tampoco ,encontrar inclusiones de lquidos; fueron identicados como solucionessalitrosas y cido carbnico lquido. Estos fenmenos nos muestran contoda claridad, que el diamante ha emergido de un estado gelatinoso-

    acuoso, dado que el carbono puro no es fundible y que los minerales,encerrados todos poseen puntos de fusin que se encuentran prximosa los 1.500 grados. Y es de suponer que el diamante se ha endurecidomucho ms tarde que los minerales que encierra. Del Brasil se conocendiamante que estn transpuestos con cristales de roca, un fenmeno queconrma el estado de gel compartido.

    Lugares de hallazgo primarios fueron descubiertos en Brasil y en Sud-frica. Se trata de las ya mencionadas piedras - verdes, en forma de ser-pentina, denominadas Kimberlit o Blue Ground. En estos dos lugares de

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    28/47

    28

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    hallazgo, se conocen las famosas pipes (pipas) o sea chimeneas en for-ma de cao, volcnicas, completamente rellenas con rocas Kimberlit.En Sudfrica, el diamante es obtenido casi exclusivamente de esas pipes,volando, y desmenuzando la roca. Debido a la dureza del diamanteraras veces se daa un cristal mediante este procedimiento burdo. Laspiedras as desmenuzadas, son mezcladas con agua, dejndose pasar elado por mesas vibradoras en posicin oblicua untadas con una gruesacapa de grasa. Dentro de esa grasa quedan retenidos nicamente losdiamantes; todos los dems minerales son barridos por el agua. Esa ad-hesin del diamante a la grasa es una consecuencia de su sustancialidadorgnica (carbono), que posee una tensin de supercie muy diferente a

    los dems minerales.

    Los lugares de hallazgo de diamantes en Sudfrica fueron descubiertosrecin en el ao 1867. Los hijos de un bair encontraron la primera pie-dra que pesaba unos 21 quilates y que ms tarde pudo ser admirada enla exposicin mundial en Pars. En los aos siguientes se volvieron aencontrar piedras en diferentes lugares de la regin entre ellas, tambinla famosa Estrella de Sudfrica, que pesaba 85 quilates. En la dcadadel setenta se inici una bsqueda sistemtica, que primero condujo al

    descubrimiento del yellow ground, que no era otra cosa que un BlueGround corrodo, que luego llev a la explotacin de las pipes. En elcurso del tiempo fueron descubiertos unos 250 pipes, de los cuales, em-pero, slo 150 contenan diamantes, y nicamente 25 eran explorables.A principios de siglo comenz la explotacin sistemtica de esos yaci-mientos que perdura hasta nuestros das y es considerada inagotable.Segn el lugar de su encuentro, el 30, al 50 por ciento de los diamantesobtenidos son mayores a u quilate (0,2 gramos). El diamante mayor en-contrado hasta la fecha (el libro fue editado en 1956) es el as llamado

    CULLINAN, pesa 3.106 quilates, y fue hallado en el yellow ground de lamina Premier. En la poca durante el descubrimiento primero de losdiamantes Sudafricanos y alrededor de 1926, se encontraron unas 24piedras entre 100 y 1.600 quilates.

    Los colores del diamante sudafricano van del apreciado azul y blancoy azul-zaro a travs de todos los tonos del arcoiris, llegando al rojo,y al rosa. Prevalecen los tonos amarillentos. Una rareza constituyenlos diamantes, que en interior muestran una ntida cruz. Esta cruz segenera por la edicacin en capas del cristal, dentro del cual se encuen-

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    29/47

    29

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    tran insertas substancias ms oscuras. A causa de la cuadruplidad de lasimetra, aparecen las inserciones a modo de una cruz. En la primeraguerra mundial se entreg una piedra as a la Cruz Roja, como regalo delas minas de diamante sudafricanas.

    Aparte de los lugares de hallazgo en las pipes, existen en frica nu-merosos yacimientos de saponicacin de diamantes, donde la piedrapreciosa es encontrada suelta dentro de la arena y los escombros deeorescencia. En parte, las hay tambin frica del Sur, del sur-oeste, enRodesia, Tanganika (frica del Este) en el Kolgo-Belga, en Angola, en lacosta del oro y en Liberia.

    En el ao 1929 la produccin mundial de diamantes era de unos 7 millo-nes de quilates, de los cuales tan slo frica aport 6,5 millones. Loslugares ms antiguos de hallazgo de diamantes que fueron explotados yaen pocas pre-cristianas, y las que hoy estn agotados, se encuentranen la India en el lado oriental de la alta meseta de Dekkan, que estconformada por roca basltica. Tambin all, el diamante fue obtenidoen regiones saponferas y escombreras. Estos diamantes de la India sedestacan por su tamao y su pureza. Famoso es el Orlow, o GranMogul, una piedra azul-plido-verdosa de alrededor de 400 kilates, que

    es considerado como el mejor diamante de la India. Fu hallado en 1680y tallado en un brillante de alrededor de 200 quilates, que al cabo demltiples idas y venidas y cambios de dueo, en 1772 lleg a manos deKatherina II de Rusia,que lo hizo engarzar en el cetro ruso. Como tal,se halla en el Tesor de la Unin Sovitica. Toda una serie de diamantesde la India, al cabo de su tallado (entre 400 y 40 quilates) han adquiridonombres, entre ellos, el Kohinoor (Montaa de Luz). Estas piedras seencuentran en los tesoros estatales, en museos, y en los tesoros de losnabobs asiticos. Los yacimientos de diamante en Borneo se encuentran

    prcticamente agotados. En Borneo se produjo la rareza de los corindo-nes, dentro de los cuales se encuentran insertos pequeos, hasta micros-cpicos cristales de diamantes.

    Australia posee lugares de hallazgo en Nueva Wales del Sur, QueenslandLos diamantes australianos son considerados ms resistentes que las pie-dras de otros lugares.

    En el continente Sudamericano, los lugares de hallazgo ms importantesse encuentran en Brasil.

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    30/47

    30

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    El descubrimiento de los diamantes en Brasil ha destituido en el siglodieciocho, el predominio de la India. A nes del siglo diecinueve luegoel Brasil fue superado por frica.

    Los lugares de hallazgo brasileos se encuentran en las provincias deBaha y Minas Gerais. Tambin aqu, el diamante es el obtenido an hoy,de escombreras y yacimientos de saponicacin. En los 150 aos de suexplotacin, el Brasil ha aportado una riqueza extraordinaria en bellsi-mas piedras. Las mayores, en parte son dignas de mencin: La EstrellaSurea de unos 260 quilates, que fue tallado en brillante de unos 125quilates y que actualmente se encuentra en manos de un prncipe de la

    India; la Estrella de Minas, de alrededor de 180 quilates y la Cruz delSur, un diamante rosa de 118 quilates, que fue encontrado en 1929.Otros lugares de menor envergadura se encuentran en las Guayanas Bri-tnicas, Holandesas y Francesas, y en Venezuela.

    Norteamrica posee una serie de lugares de hallazgo en los Estados Uni-dos y en Canad, que han aportado pocas piedras en comparacin confrica , Brasil y la India. Esos yacimientos americanos son de intersrelativo, tn solo por el hecho, de que muestran al diamante sobre un

    lugar de hallazgo en las piedras-verdes o rocas emparentadas al igualque en frica.

    En Rusia se han encontrado diamantes en los lavaderos de oro y platinosde los urales. El encuentro conjuntamente con el platino indica a su vezla presencia de las piedras - verdes. Los hallazgos en Laponia y en Bohe-mia se encuentran relacionados estrechamente con la granada, que enla mayora de los lugares de hallazgo primarios acompaa al diamante.En Bohemia se trat meramente de dos cristales de algunos dcimos de

    quilates, que fueron encontrados en las arenas con contenido de granateen Diazkovic.

    A partir de estos lugares de hallazgo dispersos, que existen en gran n-mero, podemos darnos cuenta, que en muchos lugares de la tierra huboPOSIBILIDADES para la formacin de diamantes. Y son siempre las mis-mas piedras, dentro de las cuales se encuentra al diamante: las piedras- verdes de las ms diversas clases, las serpentinas, las eclogitas, a la vezde minerales que guardan parentesco con la crisolita (olivina o peridot)y casi nunca falta la granada.

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    31/47

    31

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    Los lugares de hallazgo realmente importantes empero, se encuentran enla India, en frica, y en el Brasil, o sea en la regin de aquel continentelemrico primitivo, donde hallamos tambin al Lapislzuli y la Turquesa.Se trata de aquella regin de la Tierra, en la cual, segn investigacionesde Rudolf Steiner, tuvo lugar la transicin del ser humano, desde unaexistencia ms bien espiritual, hacia una incipiente corporeidad fsica-visible. Ese proceso tiene una duracin que llega hasta muy entrada lapoca de Atlantis (el terciario). Sus orgenes se remontan empero a laya mencionada Etapa Solar de la Tierra. Es por ello que Rudolf Steinerhabla del hecho de que l diamante se ha formado en una poca, en lacual se estaba generando las primeras disposiciones para el cuerpo fsico

    del hombre. Estas primeras disposiciones consistan en los grme-nes de los posteriores RGANOS SENSORIOS. Entre ellos, se encuentraen primer lugar el OJO, aqul rgano sensorio, que consiste de materiatransparente. Esta MATERIA transparente se encuentra en una profundarelacin interior con la dura materia transparente del diamante. laFACULTAD ACTIVA DE LA VISINen cambio posee su rplica mineral en laCRISOLITA,que acompaa al diamante.

    EL HOMBRE, Y LA PIEDRA PRECIOSA.

    Quien en caminatas realizadas en las montaas ha tenido la fortuna dehallar un transparente cristal de roca en una grieta, conoce ese asombroque puede apoderarse de nosotros, ante la visin de esa formacin queparece ser irreal; la conjuncin de la claridad del aire, con la transpa-rente pureza del agua, de las vertientes y la austeridad que impera enel movimiento de los astros. La materia oscura y spera que nos rodea altransitar por las calles, ha sido ahuyentada por un misterioso poder inhe-rente al cristal emergido de la pizarra negra azulada , o del imperante

    granito. Poco queda de ese hechizo que siente el ingenuo, cuando, deregreso a su casa, consulta los libros editados en gran nmero acercade la esencia de los cristales y las piedras preciosas. Se encuentra confrmulas fantsticas acerca de la composicin de la qumica y una mate-mtica rigurosa acerca de la forma de las piedras. Se encuentra, adems,con teoras acerca de los posibles procesos qumicos y sicales que enun lejano pasado promovieron la aparicin de estas formaciones puras yausteras del magma candente.

    Nada se comenta empero del milagro, que all, en medio de las roca os-

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    32/47

    32

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    cura y slida, yacen como suspendidos, cristales coloridos, o claros comoel agua; nada se dice tampoco del hecho que los mayores cristales deroca de dos metros de largo y cincuenta centmetros de dimetro, no sehan generado en pocas antiqusimas, sino que pertenecen a las forma-ciones rocosas ms jvenes de nuestra tierra. Muchos de estos milagrosse maniestan a quien se ocupa con el estudio de la procedencia y de loslugares de hallazgo de las piedras preciosas.Es cierto, muchos de esos milagros se encuentran descritos en los libros,con el esmero propio de los investigadores cientcos.

    En el curso de nuestro estudio acerca de las diferentes piedras precio-

    sas, conoceremos una cantidad de peculiaridades al respecto. Ningnsignicado empero podrn tener para nosotros, si no aprendemos nueva-mente frente a ello, la fuerza anmica del asombro. Asombro, respeto yhumildad, son la base de nuevas fuerzas cognitivas, recomendadas unay otra vez por Rudolf Steiner. Cobran validez frente a toda investigacinde ese mundo virgen y devoto de las formas minerales.

    El pensamiento cientco natural de los ltimos siglos nos ha aportadoun vasto conocimiento de la naturaleza en su conjunto, un conocimiento

    que fu necesario para ampliar nuestra conciencia y agudizar nuestrossentidos. Pero, en un principio, mediante esa ampliacin de nuestraconsciencia y de nuestros conocimientos de la naturaleza exterior, he-mos perdido casi por completo la esencia interior de la naturaleza, quehoy como antes, puede constituir la verdadera fuente de nuestro asom-bro y nuestra reverencia.

    En las pocas ms antiguas de la humanidad, en las tempranas culturasde Asia, frica y Amrica, las piedras preciosas se hallaban an solamen-

    te en las manos de los sacerdotes y los reyes, quienes por entonces guia-ban los pueblos y sus culturas. Su conocimiento acerca de las relacionesentre los fenmenos de la naturaleza y los poderes creadores del mundo,les brind la posibilidad de hallar los lugares, donde en las comarcas msalejadas en la roca crecida o en la sepultura de las escombreras de los le-chos de ros o las grietas de las montaas yacen aquellas piedras maravi-llosas, que para ellos eran la mxima expresin del accionar divino en elmundo muerto de los minerales. En la meditacin, el calor y la forma delcristal, llevaron su mirada a las lejanas del rmamento zoodiacal, cuyoaccionar dentro del evolucionar del hombre y de la tierra, tambin haba

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    33/47

    33

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    creado las piedras preciosas. A ello se debe, que desde pocas remotas,las piedras preciosas son relacionadas con el zoodaco. En la kabbala delos judos y de los misterios griegos, existen coordinaciones de las pie-dras preciosas a los signos zoodiacales, transmitidas en las escrituras deAgrippa Von Nettesheim. Sobre esas transmisiones se basan mayormentelas coordinaciones bastante cuestionables de las as llamadas piedras delos meses, con las cuales una industria con habilidad comercial va a elencuentro de las necesidades msticas del hombre moderno, sin saberque tales coordinaciones encierran reales misterios. El hecho de su pro-fanacin sella a tales coordinaciones a priori como falsos y exentos desentido. Semejante profanacin era absolutamente imposible en aque-

    llas pocas pasadas. La piedra preciosa era considerada como mximaexpresin del accionar divino en el inerte mundo mineral, posea la cali-dad de sagrada y no poda constituir una posesin personal. El sacerdotey rey quien la portaba a modo de anillo, engarzado en precioso tejido oen la distincin de una corona, expresaba de este modo frente al pueblo,que mantena un trato interior con los divinos poderes creadores delmundo, ataviado con sus insignias, siervo nicamente de estos poderes.Por doquier, donde en pocas posteriores vemos a las piedras preciosassolo a modo de expresin de fortuna y de poder en posesin de reyes y de

    sacerdotes, ya estamos frente a seales de decadencia, que muestran,que se ha perdido el sentido original con respecto a estos tesoros a suesencia real.

    A pesar de esa decadencia, hasta pocas relativamente recientes de lahistoria, en determinados crculos humanos se ha mantenido despiertoun conocimiento con respecto a los misterios que rodean a las piedraspreciosas. Este conocimiento cobr expresin en los lugares donde laspiedras preciosas fueron empleadas para el revestimiento interior de

    capillas y recintos de iglesias. ese empleo del noble material puede seradmirado de bello odo en la capilla de san Wenceslao de Praga y en lacapilla de Santa Cruz, tambin en Praga. En ambos edicios, el recintode la capilla est revestido a ms de altura de hombre con placas irre-gulares, pulidas, de cristal de roca, cuarzo de rosa, amatista, crisoprasy otras piedras preciosas de la cadena montaosa de Alemania del Este.las placas tienen un tamao de veinticinco por veinticinco centmetros.las ranura entre las placas fueron rellenadas con oro puro.

    Al entrar a una capilla de estas caractersticas, no se tiene en ningn mo-

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    34/47

    34

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    mento la impresin de una desmedida pompa. La delicada transparenciade las paredes de piedras preciosas aumenta la solemnidad y la dignidaddel recinto; que a la luz de las ventanas de vidrios en colores situados enaltura est inmerso en una luminosidad que parece mgica.La belleza propiamente dicha de estas piedras preciosas, que podraapreciarse frente a paso de la luz, permanece en lo oculto.

    Una indiferencia similar frente al efecto pomposo de las piedras pre-ciosas vemos tambin en los lugares, donde se las emplea como ador-no y decoracin de utensilios de altares, reliquias y sarcfagos. laspiedras grandes y valiosas empleadas no se encuentran talladas con mu-

    chas facetas en las cuales se quiebra la luz como se hace ahora sinotrabajando con sumo cuidado respetando su forma natural, adems deun cuidadoso pulido. De este modo se destaca nicamente el color ytransparencia de la piedra sin encandilar al ojo. de esta manera,el gran sarcfago dorado del Santo Wenceslao en Praga est adornadocon rubes, zaros y esmeraldas tratadas de esta simple manera. Quinrecorre los tesoros ms antiguos de las iglesias, podr observar que re-lativamente tarde, recin a comienzos de la era moderna, hacia el naldel siglo XV, comienza una nueva era para el tratamiento de las piedras

    preciosas. Ese modo simple de trabajar las piedras es empleado an hoyen la India, para las piedras preciosas halladas. Se basaba y se basa , noen un desconocimiento tcnico, puesto que el arte mayor del pulimientode las piedras es dominado all an sin ayuda maquinaria.

    La otrora utilizacin exclusiva de las piedras preciosas con nes clticos,dejando de lado toda ostentacin de un efecto magnco de la faceta-cin de las piedras est relacionado con un misterio, cuya revelacin ledebemos a Rudolf Steiner. Para aproximarnos a este enigma ser necesa-

    rio tomar consciencia del hecho que poseemos una materia transparen-te, vale decir, que deja pasar la luz. Nos parece absolutamente natural,que el aire, y el agua son transparentes el agua ya mucho menos que elaire, lo que podemos observar, en oportunidad de la formacin de nubes.Es plausible relacionar estos hechos, con la densidad, vale decir, el pesoespecco.

    El aire es ms liviano que el agua, el agua a su vez es ms liviana quela roca. A primera vista, la transparencia parece estar relacionada conla densidad especca de las materias. Segn esto, las piedras preciosas

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    35/47

    35

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    no deberan ser mucho ms pesadas que el agua. Debemos constatarempero, que en trmino medio, las piedras preciosas tienen del dobleal quntuple peso especco del agua, y que en parte alcanzan el pesoespecco de los metales.

    Por lo tanto, no podemos relacionar la transparencia de las piedras pre-ciosas con la densidad. La observacin sin embargo nos muestra que latransparencia realmente puede ser de agua pursima (para los diaman-tes y otras piedras incoloras el trmino de agua es hasta empleado enla evaluacin profesional de la piedra). Al investigarse las piedras precio-sas con respecto a un eventual contenido de agua, vemos, que justamen-

    te aquellas del agua ms pura, no poseen ni rastro de esa sustancia.

    Muchas piedras preciosas, sobre todo, cuando fueron talladas en faceta,ostentan otro fenmeno, que se seala como el fuego de la piedra.El fuego de una piedra tiene que ver con el modo en el cual quiebra laluz recibida, reejndola. El ngulo de refraccin depende de la mate-rialidad de la piedra, en otras palabras, con la densidad de la piedra.Piedras preciosas con mayor peso especco, como diamantes, jacinto,rub, zaro y granada muestran una mayor refraccin de la luz o hasta

    doble refraccin como por ejemplo el cristal de roca, marcadamentems liviana. Aqu descubrimos por lo tanto, que el fuego de una piedra,aumenta con su peso, esto se contradice con todas las experiencias quepodemos realizar con la materia simplemente. Puesto, que las sustanciasms pesadas de la tierra, los metales, son absolutamente impermeablesa la luz.

    Vemos entonces, que no podemos manejarnos con nuestros habitualesconceptos de densidad, peso, con agua y fuego, cuando de piedras pre-

    ciosas se trata. Constituyen una forma de la materia que conforman uncaso de excepcin.

    Al comienzo ya hemos mencionado, que ese caso especial, consisteen el hecho de que unapiedra preciosas, puede aparecer dentro de laroca impermeable a la luz. Si buscamos una comparacin, un fenmeno,que muestra algo similar en un campo completamente diferente, pode-mos pensar en la formacin del ojo, donde en la masa no transparentedel cuerpo, inserto en las cavidades seas del crneo, yace la sustanciapermeable a la luz del ojo. Una comparacin tal, puede parecer osada,

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    36/47

    36

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    dado que Qu tiene que ver la formacin de las piedras preciosas conel ojo humano? nicamente un poeta podra expresarlo de esta manera:comparar los ojos de su amada con diamantes.Y bien, si los poetas y los artistas hubiesen tenido voz y voto en la cien-cia, ese intento, circunstancialmente hubiese podido ser el punto departida para una cognicin que le debemos a las investigaciones de Ru-dolf Steiner. No hubisemos osado exponer esta comparacin, a no serque hubisemos recibido de l aquellas indicaciones de que entre el de-sarrollo de los rganos sensorios y las formacin de las piedras preciosasen la tierra existe una relacin ntima.

    Los trabajos de la seora Lilli Kolisko han mostrado por ejemplo que lamateria permeable a la luz, como la arena de cuarzo (cristal de roca)tiene relaciones hacia los procesos de vida, de modo tal, que en opor-tunidad de un fuerte contenido de arena en el suelo las plantas an enla oscuridad desarrollan clorola, lo que normalmente acontece nica-mente frente a la accin directa de la luz. A las plantas que crecen en laoscuridad, la slice les haba transmitido efectos lumnicos que se habanalmacenado dentro de este. Otros experimentos han mostrado que are-nacuarzo que ha recibido mucha luz permite que en la oscuridad puedan

    crecer brotes verdes, mientras que arena, recogida recientemente enprofundidad, produjo brotes plidos. La indicacin de R. Steiner de quela SLICE es algo as como un rgano sensorio, lumnicosensorio paratoda la tierra, se torna comprensible de este modo.

    Adems, estos fenmenos nos muestran, que la materia transparenteposee cualidades, que no pueden ser constatadas mediante mtodos qu-micossicales. Se expresan recin en relacin con los procesos de vida.

    A partir de lo expuesto podr comprenderse, por lo menos en un princi-pio, que en lo que a la materia transparente respecta y que el entendidoen piedras preciosas compara con el agua y el fuego, realmente estamosfrente a un estado substancial que se destada de la existencia ptreageneral de la tierra de la misma manera como el radiante ojo permeablea la luz del hombre del resto de su cuerpo.

    Dado que las piedras preciosas no son formaciones casuales, que pue-den ser interpretadas a partir de relaciones qumicasicales. Son, endenitiva, creaciones maravillosas igualmente como los ojos humanos,

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    37/47

    37

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    o los dems sentidos, con su permeabilidad para el sonido, el calor, laforma, o las cualidades anmicas. Si empero a travs de nuestros sentidosan pueden uir otras fuerzas a aquellas sicales que podemos constatarfsicamente: luz, tono, calor, forma, etc., bien podra ser que las piedraspreciosas poseen permeabilidades adicionales, que an no pueden sercaptadas mediante nuestra capacidad de reconocimiento.

    Volvamos al ya mencionado empleo cltico de las piedras preciosas enpocas pasadas y podremos comprender entonces, que R. Steiner ha se-alado a las piedras preciosas como rganos sensorios de elevados se-res espirituales, mediante los cuales a esas entidades que no poseen

    un cuerpo fsico, les es dada la posibilidad de participar de los sucesosterrestresfsicos. Los mismos seres creadores, que fueron edicando laestructura milagrosa del cuerpo humano a travs de largas pocas evolu-tivas, crearon a modo de imgenesrplica, sus rganos sensorios dentrode lo mineral de la tierra: las piedras preciosas. Ese hecho oculto erasabido por los sacerdotesreyes de pocas pasadas, por los grandes ini-ciados. Y debe an ser sabido por los arquitectos y constructores de lasiglesias de la poca gtica. Han revestido los recintos de sus capillas, losutensillos de sus altares, sus reliquias y sarcfagos, con piedras preciosas

    en forma simple para que en el momento de la celebracin del culto, elmundo espiritual pueda participar del acto del hombre.

    NOBLES FELDESPATOS: Piedra de la Luna Piedradel Sol Piedra del Amazonas - Labrador.

    De los ms antiguos procesos de la tierra, se separ un mundo rocoso,que no contiene ni rastros, ni formas de vida, tales, como los conocemosa partir del actual estado de los reinos de la vida.

    Si escuchamos, que Rudolf Steiner a partir de sus investigaciones des-cribe a esos procesos de vida de pocas remotas, como gigantescos pro-cesos orales, nos hallamos en un principio frente a un enigma totalpuesto, que no conocemos procesos de vida alguno, de los cuales pudiesedesprenderse algo parecido a tales piedras.

    Conocemos eso s procesos, donde a partir de un frondoso crecimientovegetal algo se deposita abajo, que luego puede convertirse en turba,lignito y nalmente carbn de piedra, pero en ese caso no se trata deminerales, ni rocas/piedras.

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    38/47

    38

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    Recin en capas mucho ms recientes de la tierra, la cal por ejemplo,podemos realizar una comparacin hacia procesos que nos son familia-res como derivados de la vida. Todo organismo animal, y humano formadentro de s el sistema seo con contenido calcreo, que, despus dela muerte puede conservarse durante mucho tiempo. La estructura deese sistema seo puede tornarse en mxima medida similar al mineral,cuando, en oportunidad de la eliminacin de la cal cido fosfrica seforman autnticos cristales de esa substancia, que continan su exis-tencia independientemente de las clulas formadoras del hueso, unavez, que la cal se ha separado de esas clulas. A partir de este ejemplovemos, que una substancia mineral puede bien ser eliminada desde un

    suceso orgnico viviente, para poder tomar luego una forma que noes orgnica. Al realizar entonces cortes delgados de huesos humanos oanimales, tan delgados que puede atravesar la luz, al observarlos bajo elmicroscopio vemos las clulas seas. se ostentan mediante una delicadaarticulacin poliedra de la masa conjunta. Pero adems de esta articu-lacin se muestra otra, que no concuerda con los contornos celulares,sino que aparece transponiendo las clulas sin orden estricto, mostrandoen su ngulo exactamente la estructura cristalina de la apatita, que co-nocemos e dese mineral, una cal cido fosfrica.

    Aquel, quien toma al peculiar mundo de las antiqusimas rocas si-

    lceas como algo que se ha generado nicamente por procesos an-

    orgnicos, qumicos y fsicales, se encuentra en el mismo error que

    ese investigador quien observa al hueso exclusivamente a travs del

    microscopio, afrmando luego, que se trata nicamente de una subs-

    tancia mineral, que nada tiene que ver con la vida. Puesto, que la

    estructura de la clula sea desaparece despus de la muerte muy

    rpidamente, una vez que el hueso por un tiempo ms extenso ha es-

    tado sepultado en la tierra. Entonces, es nicamente su burda forma

    exterior la que indica, que se trata de un producto de la vida.

    Si observamos las incalculables masas rocosas de la Tierra, el sistemaseo de la Tierra, como lo denominara una y otra vez Rudolf Steiner, enun recorte ridculamente pequeo, en una cantera, estamos en la mismapostura de aquel investigador que cree, que puede estudiar la esenciareal, mirndolo a travs de su microscopio.Ha sido Rudolf Steiner quien llam nuestra atencin sobre el hecho deque, al observar las plantas bajo el microscopio puede verse, como la

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    39/47

    39

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    sustancia de la planta, el interior de la planta, posee tendencia hacia lorocoso. Con ello, se ha referido empero a la ESTRUCTURA CELULARdela masa vegetal, que bajo el microscopio cobra la misma granulosidadde la roca (granito o piedra arenisca). Esa indicacin es excepcional-mente importante, dado que muestra, que trascendencia R. Steiner leda a las ESTRUCTURAS, de una materia. El hecho de que muy diferentesmaterias en la naturaleza pueden tener estructuras iguales, o muy simi-lares, hace pensar, que la conguracin de esas materias deben basarsesobre un principio igual o muy parecido. Recurdese tan slo, que la de-limitacin de las clulas animales o humanas consiste de una substanciaalbuminosa, mientras que las clulas vegetales poseen una envoltura de

    hidratos de carbono - vale decir, una materia parecida a la leosa. Lafuerza plasmadora de clulas, por lo tanto en una oportunidad utilizala albmina y protena, y en la otra, la substancia - lea. A partir detales puntos de vista, no es tan absurdo, considerar la estructura celular- granulosa de muchas rocas, sobre todo, de las silceas, como vestigiosde una actividad de vida, que pertenece al pasado.

    Como ya lo hemos mencionado, esa actividad vital era de ndole oral.R. Steiner a partir de sus investigaciones nos ha informado, que aquello

    que hoy encontramos en la roca primitiva silcea como mica, era algoparecido como estas estructuras, que en las plantas de la actualidadconocemos como el cliz de la or. EL FELDESPATOen cambio debe serconsiderado como una especie de pistilo, de esas antiguas ores mine-rales - vegetales.

    Era necesaria esta extensa contemplacin del pasado terrestre, para po-der comprender mejor, que justamente feldespatos como componentesdel granito, del gneis y de varias otras rocas de mayor edad, son los por-

    tadores del COLORIDO de esas roxas. Los matices rojos, amarillentos,azulados y verdosos, en especial de los granitos, se deben al hecho , deque el feldespato ha sido teido dentro de una mezcla de cuarzo, micay feldespato. Por lo tanto, posee color aquel componente, que estuvoms prximo a la parte interior de la or, mientras que la mica - comohoja se presenta meramente de modo incoloro, o, en tonos marrones,verdosos y hasta negros.

    Esos colores de los feldespatos se deben a hierro u otros metales anescon el hierro namente distribuidos dentro de los mismos, por ejemplo

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    40/47

    40

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    el nquel. Se trata de un fenmeno parecido al que viramos en otraspiedras preciosas.

    Aparte de esa coloracin de los feldespatos mediante metales, aparecetambin otro coloracin que tiene cierta similitud con los fenmenos -color del palo. Puede ser observada del modo ms puro en las PIEDRASDE LA LUNA. El mgico fulgor azul, que poseen las incomparables pie-dras de Ambalangoda en Ceiln, no es superado por piedra alguna. Al co-locarse la piedra tallada plana sobre un fondo negro, un fulgor luminosoazul aparece en el centro de la piedra, mientras que una regin lechosa- sedosa y transparente rodea la luminosidad del centro. Piedras elpti-

    cas promueven el desplazamiento del fulgor dentro del eje longitudinal,cuando se las mueve. Ese fulgor no se puede observar cuando la luztraspasa la piedra. La Piedra de la Luna es esencialmente, un cas lla-mado feldespato - potasa (kali); o sea un silicato potasio - aluminio. Enestas piedras preciosas - feldespato, vemos por lo tanto por vez primeraALEACIONESdel cido silceo. Lo que hemos visto hasta ahora, ha sidoexclusivamente el cido silceo puro en sus diferentes coloraciones yestructuras.

    Todos estos feldespatos se destaca por el hecho, de que nunca se tratade materias puras, uniformes, sin, que por ejemplo, pueden ser mez-cladas mediante feldespato - potasa, feldespato - sosa, y feldespato -cal. Esas mezclas naturales son muy variables y poseen todas sus deno-minaciones cientcas y deniciones a modo de frmulas. Eso empero noes de nuestra incumbencia.

    En las rocas de mayor edad, y con contenido de feldespato (granito,gneis) predominan los feldespato- potasio, vale decir, aquellos que

    muestran un mayor contenido de potasio. Las rocas posteriores, de me-nor edad, llevaron tambin feldespatos rosa - potasio, y sosa - cal, queprcticamente no contienen potasio. Con ese cambio que se observa enlos feldespatos va a aparejado un cambio en la composicin de las rocas.En lugar de la mica, por ejemplo, aparece la hornablenda negra o verde,o la mica - potasio blanca de las rocas ms antiguas se torna oscura ycon contenido de hierro. Es extraordinaria la multiplicidad de esas trans-formaciones y tiene como resultado un cmulo de colores en las rocas,realmente propio de las ores.

  • 7/25/2019 Piedras Preciosas W Cloos.pdf

    41/47

    41

    Estdio de las Piedras Preciosas| Walther CLOOS

    El fulgor azul de la Piedra de la Luna se debe , esto estructural-fsi-camente, a que el feldespato - osa se ha des-ligado del feldespato- potasio a travs de nsimas laminillas. HA salido de la compentracinestrecha y univiromr con el feldespato - potasio, haciendo valoer su es-tructura - cristalina propia, algo diferente, dentro de nsimas partcu-las. Y cuanto ms nas las partculas, tanto ms intenso es la luz azul dela Piedra de la Luna. Al ser calentadas las piedras, de modo tal que que-de sin efecto esa des-aleacin, desaparece el fulgor azul. Ese fenmenonos muestra, que la estructura no pudo haberse generado por fundicina travs del fuego, como se supona hasta ahora porque es justamenteel calentamiento que anula la des-aleacin. Por cierto, que se obtendr

    una concepcin ms correcta de Piedra de la Luna, al contemplar el bri-llo nacarino de las valvas. All, en un proceso orgnico de eliminacin elespato calcreo y una na substancia crnea es eliminada por el animalconchifero en delgadsimas plaquetitas y laminilla, junto a las cualesmediante exin, y re-exin de la luz aparece el brillo ncar.

    Tambin en los ptalos de algunas ores pueden observarse efectos lum-nicos nacarinos similares, que se producen a causa de clulas superpues-tas, con rellenos de diferentes clases. Esas creaciones en lo vegetal y en

    lo animal, proceden todas de estados