Pensar Amrica Latina. El Desarrollo de la sociologa ... Amrica Latina. El Desarrollo de la sociologa...

download Pensar Amrica Latina. El Desarrollo de la sociologa ... Amrica Latina. El Desarrollo de la sociologa latinoamericana Titulo Roitman Rosenmann, Marcos - Autor/a; Autor(es) Buenos Aires

of 212

  • date post

    15-May-2018
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    4

Embed Size (px)

Transcript of Pensar Amrica Latina. El Desarrollo de la sociologa ... Amrica Latina. El Desarrollo de la sociologa...

  • Pensar Amrica Latina. El Desarrollo de la sociologa latinoamericana Titulo

    Roitman Rosenmann, Marcos - Autor/a; Autor(es)

    Buenos Aires Lugar

    CLACSO, Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales Editorial/Editor

    2008 Fecha

    Campus Virtual Coleccin

    Periodo colonial; Estructuras de poder; Estructuras sociales; Sociologa de la

    explotacin; Pensamiento social; Sociologa; Teora social; Periodo oligrquico;

    Sociologa de la modernizacin; Amrica Latina;

    Temas

    Libro Tipo de documento

    http://bibliotecavirtual.clacso.org.ar/clacso/formacion-virtual/20100721012022/roitman.

    pdf

    URL

    Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.0 Genrica

    http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/deed.es

    Licencia

    Segui buscando en la Red de Bibliotecas Virtuales de CLACSO

    http://biblioteca.clacso.edu.ar

    Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO)

    Conselho Latino-americano de Cincias Sociais (CLACSO)

    Latin American Council of Social Sciences (CLACSO)

    www.clacso.edu.ar

  • Pensar Amrica Latina. El Desarrollo de la sociologa latinoamericana.

    Marcos Roitman Rosenmann

    ISBN 978-987-1183-86-9Buenos Aires: CLACSO, abril de 2008 (23 x 16 cm) 224 pginas

    Existe un patrn para el desarrollo de la teora social latinoamericana. Su diseo responde a pautas segn las cuales se relacionan causalmente hechos histricos, propuestas tericas y categoras sociales. Sus principios se hallan

    inmersos en la razn cultural de Occidente y forman parte de su racionalidad. Pero somos una singularidad ms all de la colonialidad del

    saber y del poder. En esta dinmica, las propuestas de interpretacin social de la realidad latinoamericana son bsicas para comprender los proyectos de

    cambio social en las estructuras sociales y de poder. Las ciencias sociales ocupan un espacio vital en la lucha terica por apropiarse de la realidad y direccionar lo poltico. Sus conceptos y categoras son armas de grueso

    calibre, una manera de construir el futuro.

    En la lgica dominante prima el concepto de ser Amrica Latina un receptculo de las principales corrientes de las ciencias sociales del siglo

    XX. La realidad se encasilla en los postulados del neoliberalismo, la globalizacin, el pensamiento nico, el fin de la historia o la gobernanza.

    Modas, doctrinas, ideologas o propuestas polticas?

    Para recrear las categoras de anlisis social y romper patrones del colonialismo cultural y del saber no podemos negar nuestros orgenes.

    Debemos escapar a la maldicin que recorre nuestra Amrica asentada en el criterio de inferioridad, de pueblos sin historia, de estados sin nacin, de modernizaciones sin modernidad, de rechazo por lo propio. Queremos

    imitar y vivir siendo un calco de otras experiencias. Es el sinsentido de una razn extraviada. Por ello, es necesario reabrir el estudio de las escuelas y

    corrientes del pensamiento social latinoamericano. Las rupturas en las formas de actuar y pensar deben articular nuevos principios de explicacin.

    Se trata de proponer otra lectura para enfrentar nuevos retos y resolver viejas preguntas.

  • 9

    EXISTE UN PATRN para explicar el desarrollo de la teora social lati-noamericana. Su diseo responde a pautas donde se relacionan de ma-nera causal hechos histricos, propuestas tericas y categoras sociales. Sus principios se hallan inmersos en la razn cultural de Occidente, forman parte de su devenir y responden a su racionalidad. Somos una singularidad ms all de la colonialidad del saber y del poder. Slo los pueblos indios han sido conquistados, sometidos, explotados y domina-dos. Nosotros, los blancos, mestizos y ladinos, participamos del mundo de los conquistadores. En esta dinmica, las propuestas de interpreta-cin social de la realidad latinoamericana resultan fundamentales para comprender, explicar y generar proyectos de cambio social en las es-tructuras sociales y de poder. Sus ciencias sociales ocupan un espacio vital en la lucha terica por apropiarse de la realidad y direccionar el espacio de lo poltico. Su lenguaje, sus conceptos y categoras son armas de grueso calibre, una manera de construir el futuro y disear el cambio social. Pensar en un patrn de anlisis es vestir con uno u otro traje al continente. Es darle un relato histrico para legitimar o pensar cul ha sido y cul debe ser la direccin que deben tomar los debates polticos y la agenda de las ciencias sociales.

    Si pensamos en la lgica dominante, prima el concepto de ser Amrica Latina un receptculo de las principales corrientes de las cien-

    INTRODUCCIN

  • PENSAR AMRICA LATINA

    10

    cias sociales en los aos cuarenta del siglo XX. Tiempo de mayor fertili-dad intelectual extensible al primer lustro de los aos setenta, entrando en crisis con el advenimiento de las tiranas que, salvo repuntes, sigue imperando hasta nuestros das, sin olvidar que todo se estudia bajo la cubierta de las megatendencias. Ni buenas ni malas, la realidad se enca-silla en los postulados del neoliberalismo, el socialismo del siglo XXI, la globalizacin, el pensamiento nico, el fin de la historia, el choque de las civilizaciones, la gobernanza o cualquier otro paradigma y principio de fe emergente. Modas, doctrinas, pensamientos, propuestas, realidades?

    Ciertamente en ellos hay mucho de historia, pero tambin de contingencia, de coyuntura y, por qu no decirlo, de improvisacin ideolgica y ms an de propuesta poltica. No se trata de inventar la realidad. Para recrear las categoras de anlisis social y romper patro-nes del colonialismo cultural, del saber y del poder no hace falta tirar el agua sucia con el nio dentro. Negar nuestros orgenes es propio de una maldicin que recorre nuestra Amrica Latina. Maldicin que se asienta en el criterio de inferioridad, de pueblos sin historia, de estados sin nacin, de racionalidades inconclusas, de modernizaciones sin mo-dernidad, de dficits y excesos, de rechazar lo propio y pensarnos como un accidente. Cuando no es as, queremos imitar y vivir siendo un calco de otras experiencias y realidades, una mala copia. Pero en el extremo de esta maldicin se sitan aquellos para los cuales la novedad, lo re-volucionario y lo transformador radica en rechazar, romper, hacer ai-cos Occidente y renunciar a l por corrupto. Pero ellos mismos hablan castellano, ingls, alemn, francs e italiano y sus categoras de anlisis las obtienen de Kant, Aristteles, Platn, Spinoza, Descartes, Hobbes, Hegel, Schopenhauer, Nietzsche, Voltaire, Marx, Hume o Ricardo! Es el sinsentido de una razn extraviada.

    Cmo entender el realismo mgico, la concepcin centro-peri-feria, la teora de la dependencia o el colonialismo interno? Ellos son ejemplos de originalidad intelectual y no por ello han dejado de recurrir ni de utilizar los aportes de los clsicos, y cualquier clsico, para acotar y mostrar los vnculos entre desarrollo histrico y realidad concreta en el marco de un mundo donde hay mltiples racionalidades y maneras de construirla, no un patrn ni una racionalidad inmanentes. El rechazo de la razn cultural de Occidente por dominante no es lo mismo que criti-car la racionalidad del capitalismo, su instrumentalizacin y su control por la lgica de la modernidad. Hacerlo es caer en lo criticado y muestra de una falsa erudicin, propia de un mundo posmoderno que impone agendas, define temas y se apodera del discurso. Ese es el autntico colonialismo cultural. Por ello, es necesario reabrir el estudio de las es-cuelas, tendencias y corrientes del pensamiento social latinoamericano. El problema consiste en establecer las prioridades a la hora de construir

  • Marcos Roitman Rosenmann

    11

    la agenda y no de descartar conocimientos. En ello reside el valor heurs-tico de la teora y el desarrollo democrtico del conocimiento.

    Las rupturas en las formas de actuar y pensar deben articular nuevos principios de explicacin. No puede ser de otra manera. La crea-cin de las vanguardias, los movimientos arquitectnicos, pictricos, li-terarios, de las ciencias de la vida, de la materia o sociales de una razn cultural impregnan el manto donde actan. Los valores, las formas de concebir el mundo, el idioma dominante, por ejemplo el castellano y su gramtica, articulan una manera de controlar y dirigir el mundo. As, Amrica Latina participa del proceso, lo define, reorienta y transforma proponiendo opciones y proyectos capaces de revolucionarlo. Su hori-zonte histrico ubica el cambio social dentro de dichos marcos concep-tuales. El mejor ejemplo lo constituye el Ejrcito Zapatista de Liberacin Nacional (EZLN). Por una parte, reivindica en su lucha especfica lanza-da el 1 de enero de 1994 en su conocido Ya basta! el trabajo, la tierra, el techo, la alimentacin, la salud, la educacin, la independencia, la libertad, la democracia, la justicia y la paz en una batalla por la dignidad y el reconocimiento de los derechos histricos, sociales, polticos, cultu-rales y tnicos de los pueblos indios de Mxico. Pero, al mismo tiempo, se compromete con la crtica y lucha por evitar la crisis del planeta, el proceso de deshumanizacin y la explotacin mundial del capitalismo transnacional. Su propuesta es anticapitalista y su prctica une ambos factores, hoy reconocidos en su forma de hacer otra poltica.

    Recrear la teora social en Amrica Latina se ubica en dicho ar-gumento. Parafraseando a Jos Mart, es tan necesario saber la historia de Grecia y Roma como lo es estudiar la de los pueblos maya, azteca, inca o mapuche si se aspira a alcanzar una cabal comprensin de las estructuras sociales, de la realidad histrica y de las formas del poder en nuestra Amrica. Se trata de lograr la interseccin y conexin entre los saberes y las formas que han dado lugar al desarrollo del pensamiento social latinoamericano en su lucha por enfrentar tericamente su ce