País Colombia Años 2000-2001 - INFOAMÉRICA · PDF file 2010. 2....

Click here to load reader

  • date post

    28-Mar-2021
  • Category

    Documents

  • view

    0
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of País Colombia Años 2000-2001 - INFOAMÉRICA · PDF file 2010. 2....

  • 11111

    País Colombia Años 2000-2001

  • 22222

    En 1999, fueron asesinados seis periodistas en Colombia. Los pro- fesionales de la prensa colombia- nos coinciden en afirmar que las amenazas contra los medios de comunicación ya no suelen emanar principalmente de los narcotra- ficantes, sino más bien de los gru- pos armados, es decir, los grupos de guerrilleros como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Co- lombia (FARC) de tendencia mar- xista y el Ejército de Liberación Nacional de orientación guevarista, y también los grupos paramilitares, principalmente las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) de ex- trema derecha.

    Las negociaciones de paz enta- bladas por el Gobierno con los dis- tintos grupos guerrilleros han pro- vocado una radicalización de la ex- trema derecha, que está en contra de toda tentativa de pacto. Seis periodistas que defendieron las negociaciones se vieron obligados a exilarse por haber abogado por las negociaciones. No se sabe a ciencia cierta si son los parami- litares o los sectores ultras del ejér-

    cito los autores del asesinato de Jaime Garzón. Las organizaciones de guerrilla no les van mucho a la zaga, ya que son responsables de la muerte de un periodista y no va- cilan en secuestrar a los profesio- nales de la prensa para denunciar las exacciones perpetradas por los militares. Cuando los grupos arma- dos sospechan que un periodista apoya al «otro bando», automá- ticamente lo consideran un «obje- tivo militar».

    Periodistas asesinados

    El 13 de agosto de 1999, el pe- riodista y humorista de la emisora Radionet y del canal Caracol Tele- visión, Jaime Garzón, fue asesina- do en Bogotá por dos hombres que circulaban en una moto. Era públi- camente sabido que Garzón había intervenido varias veces en las ne- gociaciones entabladas para con- seguir que los movimientos guerri- lleros liberaran a personas secues- tradas y que las autoridades enta- blaran conversaciones con el ELN. Algunos observadores presumen

    2000

  • 33333

    que pueden estar implicados en su asesinato los militares ultras hosti- les al proceso de paz, especialmen- te algunos miembros de los servi- cios de información del ejército.

    El 16 de septiembre, Guzmán Quintero Torres, redactor en jefe del diario local El Pilón y corresponsal del canal de televisión regional Telecaribe de Valledupar (Departa- mento de César), una localidad del nordeste del país, fue asesinado en un bar en presencia de dos cole- gas suyos. Este periodista había condenado en sus artículos las vio- laciones de los derechos humanos perpetradas por el Ejército. Guzmán Quintero había sido ante- riormente corresponsal del diario regional El Heraldo y en 1996 ha- bía recibido amenazas de los gru- pos militares que luchaban contra las guerrillas en esta región. El 30 de septiembre, fueron detenidos y acusados del asesinato de este periodista Jorge Eliecer Espinal Velázquez y Rodolfo Nelson Rosa- do Martínez, que al parecer perte- necen a una banda de sicarios.

    El 21 de octubre, la policía encon- tró el cadáver de Rodolfo Julio To-

    rres, corresponsal de la emisora de radio Fuentes en la localidad de Sincelejo. Había sido asesinado de tres disparos en la cabeza después de haber sido secuestrado pocas horas antes en su domicilio por un grupo de hombres armados. En 1998, se habían difundido en la comarca algunos pasquines atri- buidos a los paramilitares de las AUC, en los que se le acusaba de ser simpatizante del ELN.

    El 28 de noviembre, los cadáve- res de un operador independiente de cine y televisión, Luis Alberto Rincón, y del propietario y director de la empresa Producciones Co- lombianas Ltda, Alberto Sánchez Tovar, fueron encontrados cerca de la localidad de El Playón, en el de- partamento de Santander. Ambos periodistas fueron respectivamen- te víctimas de una y dos balas dis- paradas a bocajarro. Se dirigían a El Playón para cubrir las eleccio- nes municipales. Las pesquisas se orientan hacia los grupos militares que están muy implantados en la comarca. Dos meses antes ya se les había atribuido el asesinato del anterior alcalde de El Playón. No

    2000

  • 44444

    obstante, la policía no descarta la hipótesis del móvil del robo, ya que no se pudo encontrar el material que llevaban los dos periodistas.

    El 3 de diciembre, Pablo Emilio Medina, un operador del canal de televisión TV Garzón del departa- mento de Huila, fue asesinado cuando cubría la ofensiva de las FARC contra la localidad de Gigan- te situada a 260 km. al sur de Bo- gotá. Según la policía, Pablo Emi- lio Medina perdió la vida a manos de este grupo armado cuando se trasladaba en moto a Gigante en compañía de un policía que logró darse a la fuga.

    Nuevos elementos sobre pe- riodistas asesinados antes de 1999

    El 16 de abril de 1999, el sicario Libardo Humberto Prada Bayona fue acusado del homicidio de la periodista Amparo Jiménez Paya- res. El asesino fue detenido por la policía pocos días después de ha- ber consumado el crimen y confe- só haber recibido 35.000 dólares (35 000 euros) por perpetrarlo.

    Amparo Jiménez era corresponsal en Valledupar (Departamento de César) del diario televisado «En Vivo» de Cadena A, y se presume que muy probablemente fueron grupos paramilitares los que la ase- sinaron el 11 de agosto de 1998. Al parecer, no le habían perdona- do un reportaje que hizo en 1996 acusándoles directamente de des- plazar por la fuerza a los campesi- nos de sus tierras.

    El 26 de abril, Julio Cesar Ospina Chavarro et Carlos Arturo Morales Osorio fueron acusados del asesi- nato de Bernabé Cortés, un perio- dista del canal de televisión Tele- pacífico. Este periodista fue asesi- nado por tres sicarios en Cali el 19 de mayo de 1998, cuando estaba realizando una investigación sobre el tráfico de droga. Julio Cesar Ospina Chavarro ya ha sido dete- nido, pero no se ha podido dar to- davía con el paradero de Carlos Arturo Morales Osorio.

    En la primavera, se ordenó el arresto de José Edgar García González por ser el presunto autor del homicidio de Jairo Elías Mar- qués, director de la revista humo-

    2000

  • 55555

    rística El Marqués de Armenia (De- partamento de Quindío), que fue asesinado el 20 de noviembre de 1997. En su revista, este periodis- ta había puesto en entredicho la probidad de un miembro del Con- greso, Carlos Alberto Oviedo, en un caso de desaparición sospechosa de fondos pertenecientes al erario público.

    El 23 de julio, Juan Carlos Henao Mosquera fue acusado del homici- dio de Ernesto Acero Candena, di- rector del semanario Informador Socioeconómico. Este periodista fue asesinado el 12 de diciembre de 1995 en pleno centro de la ciu- dad de Armenia (Departamento de Quindío). Juan Carlos Henao Mosquera ha sido encarcelado.

    Periodistas secuestrados

    El 26 octubre de 1999, el fotógra- fo de la agencia Reuters, Henry Ro- mero, fue secuestrado por el ELN cuando cubría una entrevista entre jefes guerrilleros y familias de per- sonas secuestradas por este gru- po armado. El ELN acusó a este fotógrafo de haber publicado fotos

    en las que los guerrilleros apare- cían con la rostro al descubierto. Henry Romero fue liberado el 3 noviembre y pocas semanas des- pués decidió salir de Colombia.

    El 29 de octubre, fueron raptados por los guerrilleros del «Frente 24» de las FARC los siguientes perio- distas: Blanca Herrera y John Jairo León del canal de televisión CM1; Wilson Lozano de Caracol Televi- sión; Hidamys Acero y Reynaldo Patiño de la emisora de televisión RCN TV; Aldemir Luna del diario Vanguardia Liberal; y Frank Chagual, operador del diario televi- sado «Noticiero de las siete». Las FARC explicaron que el objetivo del secuestro era atraer la atención de los periodistas sobre las exac- ciones perpetradas por los parami- litares en la parte septentrional del país, en el Departamento de Bolí- var. Los siete periodistas fueron li- berados el 2 de noviembre.

    El 10 noviembre, fueron secues- trados por las FARC los siguientes profesionales: José Urbano Céspe- des y Aldemar Cárdenas del canal Caracol Televisión; Gregorio Maes- tre del diario televisado «CM1»; Isa-

    2000

  • 66666

    bel Ballesteros y David Sierra de la emisora de televisión RCN; y Edgar de la Hoz y Pablo Camargo del dia- rio El Pilón de Valledupar (Depar- tamento de César). Dos días más tarde, este grupo armado canjeó a cinco de ellos por un delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja para que esta organización le proporcionara explicaciones sobre la asistencia sanitaria dispensada a los miembros de grupos parami- litares. Cuando liberaron a los cin- co periodistas, las FARC publica- ron un comunicado denunciando las exacciones perpetradas por las AUC en el Departamento de Cé- sar. Los dos periodistas restantes fueron liberados el 14 de noviem- bre.

    Periodista detenido

    El 7 de octubre de 1999, Carlo Pizatti, colaborador del diario italia- no La Repubblica, fue detenido por el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) tras haber efec- tuado un reportaje en la zona des- militarizada de San Vicente del Caguán situada al sur de Bogotá y

    ocupada por las FARC. Al periodis- ta le incautaron todo el material (magnetófono, ordenador, cámara fotográfica, etc.) y se le interrogó sobre la entrevista que le había concedido uno de los representan- tes de las FARC, Raúl Reyes. Pizzati fue puesto en libertad al día siguiente.

    Periodistas agredidos

    El 11 de abril de 1999, Wilson Lo- zano y el operador Henry Durán, del diario televisado NTC, que difunde la emisora estatal de televisión Ca- nal A, resultaron levement