PABLO HUERGA Boris Hessen.pdf

Click here to load reader

  • date post

    28-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    26
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of PABLO HUERGA Boris Hessen.pdf

  • Texto de Pablo Huerga

    Anterior Superior Siguiente

    RAICES FILOSOFICAS DE BORIS HESSEN. CRTICA AL MITO DEL EXTERNALISMO DEL HISTRICO INFORME PRESENTADO AL CONGRESO DE LONDRES DE 1931

    PABLO HUERGA

    I. Introduccin

    Entre el lunes 29 de junio y el sbado 4 de julio de 1931 tuvo lugar en Londres el II Congreso Internacional de Historia de la Ciencia y Tecnologa[1] (el primer congreso haba tenido lugar en 1929 en Pars). A este congreso asisti una nutrida delegacin de profesores de la Unin Sovitica encabezada por N. Bujarin[2]. De entre todos aquellos delegados soviticos, brill con luz propia el trabajo presentado por Boris Mijailovich Hessen, Las races socioeconmicas de los Principia de Newton. En este artculo pretendemos recuperar la memoria de este extraordinario trabajo y restaurar su verdadero contexto filosfico contra las equvocas interpretaciones que sufri en virtud de las cuales fue relegado a un olvido que no nos podemos permitir. Cuando los estudios sobre Ciencia, Tecnologa y Sociedad adquieren casi la forma de una disciplina exenta, Hessen vuelve a aparecer en el horizonte como una alternativa filosfica sugerente, crtica y comprometida contra las tendencias relativistas, y en el fondo, reaccionarias, que invaden dichos estudios. En este sentido su recuerdo deja de ser una labor de anticuario.

    En aquel famoso trabajo, Boris Hessen, que por entonces tena treinta y ocho aos, ofreca a los impasibles profesores, historiadores y cientficos occidentales un provocador ensayo sobre el ms precioso baluarte puritano ingls: Isaac Newton. La tesis de Hessen consista en aplicar los principios generales del materialismo histrico y del materialismo dialctico (a pesar de lo que una gran mayora de crticos han dicho al respecto, como veremos), a la obra ms importante de la ciencia inglesa y universal, los Principios matemticos de la filosofa natural. Hessen trataba de desentraar all el earth core de la obra de Newton, y sealar la esencial relacin que la ciencia newtoniana mantiene con las necesidades tcnico-productivas y socioeconmicas, as como con los contenidos ideolgicos desarrollados en el contexto de la lucha de clases, tal como supone el uso de las categoras del marxismo. El ejercicio de este anlisis convirti a Boris Hessen en el padre del externalismo, comprendido ste como una metodologa para la sociologa y la historia de la ciencia, segn una larga tradicin que ha tergiversado el verdadero mensaje de B. Hessen.

    En la primera parte de nuestro artculo estudiaremos de dnde proviene el mito del externalismo de Hessen, as como el verdadero alcance gnoseolgico del enfoque externalista, para finalizar ofreciendo las Races filosficas en las que deben situarse las Roots

  • de B. Hessen. De paso, mostraremos la ineficacia de la interpretacin sociologista y externa imperante que ha sufrido dicho trabajo.

    Gracias a este ensayo sobre Newton, Hessen ha sido considerado un pionero indiscutible de la sociologa de la ciencia. Su trabajo, pico -dice Snchez Ron-, histrico -deca Needham-, lo convertir, como deca Imre Hronszky en 1984 [Hronszky, 1988,p.106], en el padre del mtodo externalista. Y esta es la opinin que merece tambin a Loren Graham y a Wolf Schfer: Tambin para ellos Hessen es el padre indiscutible del enfoque externalista en historia de la ciencia. Tanto es as, y tan fielmente lo quieren seguir que aplican al propio Hessen lo que l mismo aplicaba, supuestamente, a Newton[3] (el resultado de estos trabajos ser analizado ms adelante). Segn la opinin vertida por Wolf Schfer en 1988, El estudio moderno de la ciencia no naci con el ensayo de Kuhn de 1962. La Estructura de las revoluciones cientficas est escrito apoyndose en un desarrollo de treinta aos. En el comienzo del estudio de la ciencia moderna se encuentra Boris Hessen, cuyo nuevo planteamiento se dirige a los Principia de Newton. El principio externalista no se aplica, pues, ms o menos, sino de modo simtrico y reflexivo en la misma medida tanto para Newton como para Hessen. Kuhn concluye la fase constitutiva de la discusin cientfica anglo-americana que Hessen provoca en 1931. [Schfer, 1988, p. 12]

    Por otra parte, a pesar de que algunos de los trabajos generales acerca de la historia de la ciencia tales como el de Thomas Kuhn[4] o el ms reciente de Helge Kragh [1989] no hacen ninguna mencin explcita a Hessen (no reconocindole, por tanto, ninguna aportacin especial), sin embargo, es cierto que otros estudios, como el Diccionario de historia de la ciencia de Byum Browne y Porter[5], sitan a Hessen como la primera referencia en el artculo que dedican al externalismo, ilustrando-como dice Graham- que uno de los ms importantes conceptos de Historia de la ciencia, externalismo, est histricamente conectado con Hessen. [L. Graham, 1985, p. 706] Asimismo, Shapin, en un reciente trabajo sobre el debate entre el internalismo y el externalismo, sita a Hessen como el primer ejemplo de historiografa marxista, inspirador de Merton [Shapin, 1992, p. 338].

    Sin embargo, lo que se ha venido discutiendo desde que apareciera su histrica obra es qu alcance gnoseolgico tiene realmente su estudio sociolgico a la hora de desentraar los contenidos y la estructura misma de la ciencia en general, y de la ciencia newtoniana en particular. De hecho, la paternidad atribuida a Hessen sobre el mtodo externalista en historia de la ciencia no siempre ha sido entendida de la misma manera y las opiniones vertidas sobre Hessen desde la publicacin de su trabajo han valorado ese externalismo en funcin de ciertos presupuestos implcitos: las propias concepciones de la ciencia que los intrpretes manejan (ideas cuya coherencia ser difcil de justificar), y la comprensin diferente acerca de la idea de ciencia que el propio Hessen ejercita. Por otro lado, el peligro del relativismo gnoseolgico, y el problema del reduccionismo sociolgico, se mantienen siempre en el horizonte de quienes abordan el problema de la relacin entre la sociedad y la ciencia.

    Unido a ello, tampoco las partes de las Roots de Hessen han sido igualmente ponderadas. Por lo general, hay que decir que el captulo primero es el que con ms profusin se ha analizado, siendo el responsable de la atribucin del externalismo -a veces confundido con el reduccionismo economicista. Mientras tanto, los otros captulos de Hessen han sido, por lo

  • general, subestimados, proporcionando as una mala y quiz tendenciosa interpretacin de este pequeo trabajo. En definitiva, dos son, a nuestro entender, las corrientes de interpretacin que ha generado el trabajo de Hessen y que hay que considerar para responder adecuadamente a esta cuestin: Es externalista el trabajo de Hessen?

    1. La interpretacin idealista: el mito del externalismo de Hessen

    1. La interpretacin tradicional y tpica sobre Hessen como externalista comienza a los pocos aos del famoso Congreso de Londres, cuando en 1936 el historiador George N. Clark lea una conferencia en la Universidad de Londres (en Lent Term), en la que realizaba una crtica directa al trabajo de Hessen. Clark haba participado en el Congreso de Londres y haba entrado en discusin en varias ocasiones contra las posiciones de los soviticos[6]. La ponencia sera publicada en 1937[7], el mismo ao en que aparecera tambin en forma de captulo para el libro ms famoso de este autor[8]. G. N. Clark ya parta del supuesto de que la principal tesis de Hessen estaba contenida en el primer captulo de su trabajo, aquel que explicaba la historia de la ciencia, en trminos de historia econmica [G.N. Clark, 1937, p. 63]. Con su teora de los factores, que Merton hizo suya en 1938, considera Clark que, adems de las influencias econmicas, hay que tener en cuenta otros factores tales como la guerra, la medicina, las artes, la religin, que influyen en el desarrollo de la ciencia, junto con el ms importante: el desinteresado amor a la verdad.

    Merton se encargar de dar carta de naturaleza al concepto de externalismo cuando adverta que todos estos factores, y por aadidura, aquellos que Hessen presentaba en su primer captulo -que Merton citar profusamente en la parte de su trabajo dedicada a las cuestiones de tecnologa y desarrollo econmico (captulos VII-X)- sern considerados como factores externos a la ciencia misma[9]. El mito del externalismo economicista de Hessen empezaba, as, a tomar forma[10].

    Hay que advertir que Merton [1939] critic tambin la reaccin de Clark contra Hessen[11] advirtiendo que si el argumento de Clark expresaba una repugnancia por la tesis de que los factores econmicos eran los nicos determinantes del desarrollo de la ciencia:, La tesis primitiva de la exclusividad de la determinacin econmica no es ms intrnseca al trabajo de Hessen, como l mismo indica, que a la obra de Marx y Engels. [Merton, 1939, p. 6] Merton critica la pretensin de Clark, segn la cual, el factor definido como el deseo desinteresado por la verdad pudiera identificarse con la idea de que la actividad cientfica est incondicionada por los elementos socioeconmicos y advierte que es necesario distinguir entre el finis operis y finis operantis [Merton, 1939, p. 5]. Vuelve a citar a Hessen para sealar la relacin entre las investigaciones cientficas y las necesidades tcnico-productivas, y concluye, definiendo el contenido ms clsico de lo que es el externalismo, que Although it is true that a congeries of scientific research may be immediately traced to technical requirements, it appears equally evident that some of this research is a logical development of foregoing scientific advance.[SN] Pero, contina, en lo que nos parece una confirmacin de su propia visin del externalismo atribuido a Hessen: Es indudable, sin embargo, que a la luz de lo que los cientficos mismos dicen sobre las implicaciones prcticas de su trabajo, los problemas prcticos han ejercido una apreciable influencia directiva. [Merton, 1939, p. 23]

  • De esta manera, la tesis de Hessen queda convenientemente reinterpretada como el externalismo de los factores socio-econmicos. Estos factores podrn dirigir la ciencia, pero no determinar su desarrollo interno (ms adelante realizaremos una crtica a esta posicin de Merton).

    Sobre el fondo de esta posicin clsica del externalismo, as como sobre la teora de los factores desarrollada por Clark y Merton, se asienta la interpretacin ms universal que ha recibido Hessen. Una interpretacin trivial y cargada de consecuencias. La idea es que Hessen es el padre del externalismo, siendo este externalismo demasiado radical, hasta el punto de que reduce todos los factores -que la teora de Clark ha desvelado- a uno y nico factor: la economa. Otros factores habrn de influir externamente en la ciencia sin tocar, sin embargo, el contenido interno gnoseolgico de misma. Esta interpretacin, dicho sea de paso, se basa de manera unilateral en el contenido del primer captulo del trabajo de Hessen, un captulo titulado precisamente, Economa, Tcnica y Fsica en la poca de Newton. Resumiremos brevemente los hitos principales de esta corriente de interpretacin.

    En efecto, esta tesis representa la postura ms comn frente al trabajo de Hessen. As, por ejemplo, Bernard Barber en 1952, refirindose explcitamente a Hessen, criticaba el anlisis marxista en la historia de la ciencia, porque consideraba a la ciencia como moldeada fundamentalmente por los factores econmicos[12]. De hecho, para Barber, siguiendo la posicin de Merton, otros factores sociales diferentes a la economa, han influido y lo continan haciendo de manera importante sobre la ciencia [Barber, 1978, p. 31].

    Tambin en 1952, A.R. Hall dedic precisamente el contenido de su disertacin de doctorado a criticar la tesis externalista de Hessen. Segn l, cuando las condiciones puramente internas a la ciencia y la todava poderosa tendencia a pensar en la cosmologa como el ncleo de la ciencia favorecieron la creacin de la dinmica como la primera y completamente moderna rama de la ciencia, es innecesario buscar ms all motivos materiales.[13]

    Asimismo, indica que el hecho de que los matemticos y cientficos aficionados de la poca no acertaran a transformar la tcnica no obedeci en modo alguno a su pasividad o a la falta de comprensin de los problemas, sino tan slo a que la industria artesanal de aquel entonces no requera un trabajo perfecto y preciso. [A. Rupert Hall, 1952, p. 1]. De esta manera, contesta a Hessen diciendo que l [Hessen] era culpable de un grosero anacronismo, ya que el nivel de fsica que Newton alcanza en los Principia fue solamente conseguido por un proceso intelectual original, no directamente de la industria emprica de su poca.[1]

    In a time when so much emphasis is being placed on the social aspects of science, it is worthwhile to listen to these wise words to which can be attributed so much the greater meaning as they appear here in the objective connection from which they arise dice Mogens Pilph [Mogens Pilph, 1954]. Y el propio Kuhn, en una recensin hecha para Isis celebra la inestimable aportacin del estudio de Hall en el que se demuestra que la balstica prctica y la teora dinmica del movimiento de los proyectiles, se desarrollaron en casi completa independencia. [Kuhn, 1953, pp. 284-285] Hasta el propio Bernal, en 1953, recogi la crtica de A.R. Hall. Si la sistematizacin enciclopdica de Newton era una demanda de la burguesa en ascenso, debera haber tenido consecuencias directas en la produccin, aunque Bernal incorpora una nueva explicacin sociolgica, contra el internalismo de Hall: Antes de

  • producirse la revolucin industrial la ciencia era patrimonio exclusivo de las cortes, la nobleza y los eruditos, y a excepcin de las artes de navegacin y de la guerra, apenas afectaba a la vida cotidiana. La idea de que llegara a tener un influjo real y efectivo era una ilusin acariciada con entusiasmo por unos y rechazada con encono por otros [Bernal, 1973, p. 25].

    Una dcada despus, en su famoso artculo Merton Revisited... Hall [1963] volver sobre la misma cuestin. En este artculo, Hall considera a Merton como el representante del final de una poca, no como el inicio (en cuya raz estara Hessen) de una tradicin, el final de la corriente externalista que deriva de la concepcin de Marx y de una concepcin monista de la cultura [Hall, 1963, pp. 1-2]. Segn Hall, Merton podra recibir las mismas crticas que Clark dedic a Hessen. De hecho, advierte que Merton recurri a un ejemplo de historiografa externalista (el ensayo de Hessen), que is indeed a collector's piece [Hall, 1963, nota 4, p. 15, y p. 2]. Pero, es evidente que Merton est en la lnea de Clark y que la crtica de Hall aqu no hace ms que mostrar su coincidencia de opiniones. En efecto, para Hall, al igual que para Merton (como tendremos ocasin de ver en la crtica que ofreceremos ms adelante), las explicaciones externalistas no dicen prcticamente nada sobre la ciencia misma: Social and economic relations are rather concerned with the scientific movement than with science as a system of knowledge of nature (theoretical and practical). [Hall, 1963, p. 13] Dicho esto, Hall concede la necesidad de que los factores internos y externos operen de manera conjunta para la compresin del desarrollo de la ciencia [Hall, 1963, p. 14], otorgando a la sociologa de la ciencia una importancia considerable en el estudio de los aspectos externos a la ciencia, fundamentalmente en el aspecto de sus consecuencias sociales [Hall, 1963, p. 15]. Las posiciones de Hall y Merton no difieren en absoluto en cuanto a la funcin que atribuyen a los factores internos y externos.

    El mito del externalismo economicista de Hessen recibe un ajuste histrico definitivo con el trabajo publicado por Basalla en 1968 [Basalla, 1968]. Se trata de una recopilacin de artculos en los que distintos autores defienden posiciones diferentes con relacin a los factores externos e internos en el desarrollo de la ciencia moderna. Hessen habra llevado adelante la tesis de Engels segn la cual una necesidad tcnica de la sociedad era ms importante para el cultivo de la ciencia que diez universidades[2]. Lo que Hessen vena a defender en el trabajo de Londres es la teora de que el desarrollo de la ciencia descansa en la estructura econmica de la sociedad [Basalla, 1968,Introduccin, p. X]. Adems de considerar a Hessen como quien inicia la tradicin de los estudios sociales de la ciencia, advierte que el factor econmico de ste, junto con otros factores, que son externos a la sustancia de la ciencia misma, han sido presentados como el verdadero estmulo del progreso cientfico [Basalla, 1968, p. xiii]. Si Hessen propona el factor econmico, Merton introducira otro factor importante: la religin. Para corroborar esta tesis, por supuesto, Basalla editar en su trabajo solamente el captulo primero de las Races, el captulo al que se haba referido con exclusividad tambin Hall, y cuya trascendencia haba subrayado el propio Merton. Basalla sigue configurando el tpico de manera ejemplar. Faltaba solamente el detalle de advertir que, efectivamente, Hessen haba sido demasiado exagerado al reducir todos los factores sociales a uno. Merton, por el contrario, habra sido ms moderado y comprensivo [Basalla, 1968, p. xi]. Todo ello, para concluir finalmente que all explanations based on external factors have been challenged by the internalists [Basalla, 1968, p. xvi. Cita aqu a Hall y a Koyr, como ejemplos de historia internalista]. Seguimos, en efecto, en la misma tradicin conceptual que expona Hall.

  • En 1972 Barry Barnes vuelve a repetir el tpico ya establecido en la introduccin a una obra conjunta de estudios sobre sociologa de la ciencia [Barnes, 1980]. Este mismo ao, otra publicacin conjunta de conferencias pronunciadas en 1968 y debida a Peter Mathias [1972], vuelve a repetir los mismos tpicos. En esta compilacin, P.M. Rattansi advierte la diferencia entre el radicalismo de Hessen y la moderacin de Merton, en los trminos ya conocidos[en Mathias, 1972, p. 2]. Peter Mathias seala el radicalismo externalista de Hessen siguiendo, como Rattansi, la tesis de Basalla[3], a quien cita para referirse a Hessen precisamente [Mathias, 1972, p. 70]. La intencin de esta obra expresada en el prlogo de P. Mathias es poner en prctica lo que Hall haba ya propuesto en 1963. Desde una posicin internalista, analizar principalmente el impacto que la ciencia ha tenido sobre diferentes aspectos del desarrollo humano, puesto que estas relaciones externas e interacciones forman un rea de investigacin de crucial importancia para la historia de la ciencia misma. [Mathias, 1972, p. Vii]. Mathias enfrenta los estudios internalistas (la historia de la ciencia es vista as primariamente como un registro del progresivo descubrimiento intelectual a manos de los genios individuales), y los estudios externalistas que, investigando el impacto de la ciencia en la sociedad, han recibido menos atencin Mathias, 1972, p. viii]. La necesidad expresada de combinar ambos estudios, as como el hecho de aceptar la moderacin de la propuesta de Merton, nos ponen nuevamente a P. Mathias, en la lnea general inspirada por Hall, el ms citado de toda la obra.

    Hall haba dicho en 1963 que recent historians reverse the arrow of economic inference: social forms do not dominate mind; rather, in the long run, mind determines social forms [Hall, 1963, p. 10]. Pues bien, esta interpretacin, que convierte a Hessen en un grosero externalista, aunque, ciertamente, ese externalismo siga siendo til, fue retomada por Bartel Leendert van der Waerden, en 1973, para criticar por ensima vez el trabajo de Hessen. Van der Waerden slo aporta en su trabajo una crudeza, ingenuidad y simplicidad que, por lo general, ha estado ausente en los anteriores anlisis. Resume la tesis marxista en la frmula segn la cual el ser econmico[SN] determina la conciencia, y advierte que esto es lo que aplic Hessen al trabajo de Newton [van der Waerden, 1973, p. 209]. Pero el trabajo de Hessen, as como la explicacin marxista en general, fracasa ante la cuestin de las creencias y tampoco explica el impulso a explorar la verdad[van der Waerden,1973, p. 222]. Para van der Waerden, la teora marxista tiene sus lmites all donde se suma la creencia. La creencia -aclara-, que es en la mayora de los casos ms fuerte que todas las consideraciones econmicas.[van der Waerden, 1973, p. 218]. Segn este autor, lo que motiv a Newton no fueron, sin duda, las necesidades econmicas del capitalismo inicial, sino el impulso a explorar la verdad [van der Waerden, 1973, p. 222]. Finalmente, concluye van der Waerden diciendo, como Hall, que el materialismo histrico es muy til, pero que tiene sus lmites en cuestiones como la creencia, y el impulso a explorar la verdad. Este artculo fue criticado aos despus, en 1980, por el profesor (alemn tambin), Michael Wolff [Wolff, 1981].

    Aos despus, en 1977 Stephen Toulmin vuelve a reproducir los arquetipos generales. Para l, tambin Hessen es la prueba de las evidentes limitaciones intelectuales de la perspectiva puramente externalista.[4] En la misma lnea sealada por Toulmin y Hall, se sita el trabajo

  • de Klaas van Berkel y Wiebe Bijker de 1979, en el que estudian las diferencias entre Merton y Hessen siguiendo los parmetros anteriormente sealados [Berkel y Bijker, 1979]. Asimismo, Shapin, en un artculo publicado en 1980, presenta a Hessen como modelo de explicacin del inters producido en Inglaterra por la ciencia, en el XVII. Segn Shapin, para Hessen habran sido cuestiones econmicas las que focalizaron la atencin de la ciencia; mientras que Merton habra atribuido al puritanismo el papel de promotor del estudio de la ciencia, como glorificacin de Dios, legitimando la aplicacin econmica de la ciencia [Shapin, 1980, p. 238]. Como se ve, Shapin insiste en la influencia directiva de estos aspectos, sin comprometerse con el contenido de la ciencia, lo que mantiene el tono externalista de las tesis de Hessen y Merton. De hecho, cuando en un artculo de 1992 rastrea, con magistral agudeza, la cuestin de la oposicin entre externalismo e internalismo, sealar, tal como hemos advertido aqu, que Merton defina los factores sociales como externos para mostrar los lmites que stos tienen frente a la funcin de los factores internos de la ciencia[5].

    Finalmente, durante los aos ochenta la tesis del externalismo de Hessen, interpretado desde la concepcin tpica que aqu hemos ido caracterizando, vuelve a aparecer en importantes intrpretes de Hessen. Ya hemos sealado el caso de Loren Graham (en su trabajo de 1985) y de Wolf Schfer (1988). Hemos de aadir, asimismo, la posicin de Pedro Pruna, el responsable de la primera traduccin al espaol de las Races, partiendo del original ruso, y editada en Cuba en 1985[6]. Segn Pruna, la tesis externalista de Hessen vendra a decir que la temtica cientfica est determinada, en ltima instancia, por las tareas econmicas y tcnicas. Es decir, estas tareas definen, en gran medida, el rango de problemas principales abarcado por la ciencia en un periodo dado aunque no es esto lo que define -al menos Hessen no lo indica as- ni los mtodos, ni los instrumentos tericos a ser utilizados, que proceden de la herencia cientfica anterior y se elaboran de acuerdo con las necesidades que los propios problemas cientficos plantean. [Hessen, 1985, p. 85] En efecto, esta es la manera explcita de plantearse la cuestin de que la influencia social siempre es externa a la ciencia, o de que la ciencia admite solamente -segn veremos a continuacin- un minimum de papel gnoseolgico a la influencia social.

    Precisamente, estos mismos topica estn en la base de la interpretacin que en 1988 haca Imre Hronszky. En efecto, para Hronzsky, tanto Merton como Hessen son responsables de una concepcin que l denomina como internalismo externalista[7]. Hronszky atribuye a Hessen, en realidad, la misma tesis de Merton o Hall, segn la cual, la influencia social no se da, de hecho, en el contenido mismo de la ciencia, sino en su prctica. La influencia social puede ser directiva, pero sin comprometer el contenido mismo de la ciencia que sigue un curso propio, aquel que dibujaba Needham (una antorcha que va de mano en mano sin tocar el suelo) (de ah internalista). Hronszky llama eclctica la posicin de Hessen tal como l la interpreta, pero esto no es ms que la manera de llamar a todos los enfoques que sistemticamente atribuyen a la sociedad una influencia externa, sin comprometer el contenido gnoseolgico de la ciencia. De hecho, esta es la posicin del internalismo, tal como sealaba Thackray. En efecto, este autor adverta que la corriente internalista habra promocionado los estudios complementarios sociolgicos sobre la ciencia, atribuyndoles precisamente un papel externo, corroborando ms fuertemente su posicin idealista[8]. Hronszky no hace ms que corroborar la tradicin tpica sobre Hessen, interpretndolo segn lo que han dicho de l aquellos que hemos situado precisamente en la posicin idealista. Su

  • conclusin es perfectamente coherente con la interpretacin que ha recibido Hessen como padre del externalismo.

    2. Posiciones crticas materialistas

    Hablamos de posicin crtica para referirnos a aquellos trabajos que insisten no ya en el papel que Hessen ha jugado en el anlisis externalista, sino, precisamente, a aquellas posiciones que han tratado de enfocar la cuestin partiendo de la necesidad de disolver la oposicin apriorstica entre internalismo y externalismo. Como deca Thackray, las corrientes enfrentadas en historia de la ciencia no sern tanto las corrientes internalistas frente a las externalistas, sino las corrientes que parten del efectivo juego de factores externos e internos y quienes tratan de oponerse a este juego como una posicin apriorstica y sin fundamento (sobre todo en la medida en que atribuye a la ciencia un orden objetivo y previamente dado). Esta posicin crtica corresponde a quienes suponen a la ciencia ontolgicamente inmersa en el proceso social. Es decir, quienes defienden el postulado de unidad o continuidad sustancial entre el mundo y la ciencia. Desde este punto de vista no se trata de negar el papel externo o interno que pueden haber jugado distintos aspectos sociales en el desarrollo de la ciencia. Sin embargo, ello no podr determinarse a priori, sino, en cada caso concreto y partiendo de algn criterio que slo podr venir de la ciencia misma. Sern internos aquellos aspectos sociales o de otro tipo que de alguna manera queden incorporados o absorbidos en el cuerpo mismo de la ciencia, mientras que se considerarn externos aquellos que resulten ser segregados, catartizados, de ese cuerpo; as como aquellos que reduciendo contenidos del cuerpo de la ciencia, determinan en virtud de esta reduccin, componentes del cuerpo de la ciencia que son segregables de la misma.

    Esta posicin obligar a concebir entre la sociedad y la ciencia, no solamente una relacin directiva y obstativa como propona Merton, sino, asimismo, una funcin de impronta. La sociedad proporciona modelos formales que quedan absorbidos, por as decir, por la ciencia misma. Como veremos, esta posicin es la que Bueno defiende en su teora del cierre categorial[9], y a ella se acercan de un modo u otro las interpretaciones que vamos a considerar ahora.

    El pionero en este tipo de interpretacin fue el marxista austriaco Henryk Grossmann[10]. Grossmann interpreta el anlisis de Hessen tal como si hubiera contemplado la funcin de impronta que el contexto productivo y tcnico habra realizado en la fsica newtoniana. En concreto, Grossmann atribuye esta funcin de impronta a las mquinas simples, mencionadas efectivamente por Newton. Estas mquinas conformaran la fsica de entonces, precisamente, como mecnica. Esta tesis encuentra en el tercer captulo de las Races de Hessen, dedicado a la mquina de vapor, un apoyo inestimable, porque puede interpretarse que Hessen atribuye a la mquina de vapor una funcin de impronta, como contexto determinante en la configuracin de la categora de la energa [Grossmann (1938), p. 106]. Esta propuesta terica de Grossmann apareca en forma de crtica a las posiciones de Franz Borkenau, dando lugar a una interesante controversia en la que no entraremos en este artculo[11].

  • El anlisis de Grossmann ha proporcionado inspiracin directa para la crtica que Michael Wolf dedic en 1980 al eminente matemtico e historiador Bartel van der Waerden, por su interpretacin de Hessen. En efecto, Michael Wolf parte del supuesto de que cabe seguir considerando la explicacin sociolgica para Newton a pesar de lo que van der Waerden haba dicho contra Hessen. Pero Wolf avanza ms all de la posicin de Hessen: Mi consideracin pretende verificar que a travs de Newton no se puede reducir sencillamente toda la teora de la mecnica clsica a la formulacin de necesidades tcnicas en el modo de produccin del incipiente capitalismo. Se puede probar que dicho modo de produccin estaba determinado tambin en su concepcin terico-conceptual por una forma determinada de pensamiento que es determinante para la economa de la naciente burguesa y que al mismo tiempo se supera con la aportacin de Newton. [M. Wolf, 1981, p. 43] Se trata, segn Wolf, de la cuestin de la vis impressa, nombre que Newton atribuy a su concepto de fuerza mecnica y que, por su contradiccin con el principio de inercia, considera Wolf inadecuado. Este concepto de fuerza provendra de la concepcin de la causalidad de la transmisibilidad: Newton se mantiene verbalmente aferrado a la causalidad de la transmisibilidad al mismo tiempo que explica expresamente que sobre el cuerpo en movimiento la fuerza transmitida no puede mantenerse. [M. Wolf , 1981 , p. 44]

    El anlisis que propone Wolf se presenta como un estudio catrtico acerca del origen de la conviccin del principio de causalidad de la transmisibilidad mecnica, que proviene, segn l, de los alejandrinos, franciscanos y los cusanos, todos ellos tericos del mpetu que no slo desarrollaron un sistema de Filosofa de la naturaleza, sino tambin perfeccionaron las bases de una teora econmica en la que se consideran las acciones de la fuerza humana sobre objetos naturales como antecedentes del trabajo. De esta manera, el principio de la transmisibilidad mecnica trata de explicar de qu depende el valor econmico del producto del trabajo y qu es lo que tiene el comprador para abonar realmente ese objeto elaborado de la naturaleza cuando paga el valor de ese objeto. Es exactamente, la fuerza (la vis impresa) que el productor ha realizado en el objeto. [Wolf, 1981, p. 46] De esta manera, segn Wolf, los mecanicistas toman de los economistas los principios de la burguesa, sus representaciones y conceptos de fuerza cuyo ahorro intentan posibilitar por medio de instrumentos tcnicamente mecnicos. [M. Wolf, 1981, p. 46] Desde luego, si esto es un reduccionismo, o no, podr ser discutido, pero es evidente, al menos, la difusa concepcin de impronta que se atribuye a la teora del valor con respecto a la teora de la fuerza (M. Wolf desarrolla estas ideas en su obra, Geschichte der Impetustheorie, 1978). En todo caso, decimos que el anlisis es catrtico con respecto a Newton, porque Wolf, a diferencia de Hessen, entiende que el concepto de inercia rompe precisamente con la tradicin de la vis impressa. Como veremos, Hessen seguir interpretando a Newton desde esa concepcin que Wolf considera que Newton haba superado. Ello depende, evidentemente, de la interpretacin de la inercia, que Hessen sigue contemplando como inclinatio ad quietem. Todas estas cuestiones sern discutidas a fondo posteriormente.

    Pero la influencia de Grossmann llega an ms ac. En 1988, Gideon Freudenthal propona, a su vez, una interpretacin de Hessen desde la concepcin de la impronta social en la ciencia [Freudenthal, 1988]. Para Freudenthal la tesis de Hessen es semejante a la de Grossmann para quien, desde el tiempo de Leonardo da Vinci, la mecnica se ha desarrollado a travs del

  • estudio de las mquinas. Y propone como mejor ejemplo, el trabajo de Huygens, Horlogium Oscillatorium de 1675 [G. Freudenthal, 1988, p. 195].

    Freudenthal inicia su trabajo con la intencin de hacer superflua la distincin entre externalismo e internalismo [Freudenthal, 1988, p.194] y, combinando las tesis de Hessen y de Grossmann, advierte que el conocimiento cientfico se establece no sobre la naturaleza puramente, sino sobre el marco de desarrollo tecnolgico propio del mundo heredado. Si la ciencia se desarrolla a travs del estudio de las mquinas (Grossmann), entonces la ciencia depende de las necesidades tecnolgicas que vienen impuestas por el modo de produccin (Hessen). Pero, avanzando desde Hessen, considera que el cuerpo cientfico mismo est configurado por instrumentos, aparatos y materiales que conectan la ciencia con el mismo proceso social y productivo en el que se configuran los aparatos tcnicos. As, contra la tesis de Clark, que considera externa la relacin de la tecnologa con la ciencia, afirma: Pues, si el conocimiento que puede conseguirse depende de los instrumentos apropiados, entonces, est claro que los instrumentos aplicados tanto si son tomados directamente de la produccin social o producidos en el proceso de trabajo cientfico (esta posibilidad, tambin, depende, por supuesto, del estado general de la tecnologa)- no son externos al trabajo terico. Al contrario, ellos constituyen precisamente las bases del desarrollo cognitivo. [Freudenthal, 1988, p. 197]

    De esta forma, puede concluir que el contexto tecnolgico no slo dirige la investigacin cientfica, sino que, incluso, conforma (proporciona la forma misma de la ciencia) la propia ciencia en marcha. Por ello, el contexto material contemplado desde la perspectiva del proceso de produccin no se percibe como si fuera amorfo, sino que su misma estructura es la que va a configurar la propia estructura de la ciencia.

    Esta corriente de interpretacin materialista sin embargo no mantiene una coherencia absoluta, porque la defensa de lo que Gustavo Bueno ha llamado el postulado de continuidad sustancial entre el mundo heredado y la ciencia no contesta directamente si la forma de la ciencia se reduce a las formas de organizacin social, o bien, si son stas las que resultan reabsorbidas por los propios contenidos de la ciencia.

    Pongamos por caso, no nos parece equivalente la tesis de Hessen, segn la cual, science develops out of production, a la de Freudenthal que afirma: science shares essential common characteristics of material production [Freudenthal, 1988, p. 199]. En efecto, la posicin de Hessen nos lleva a reducir la ciencia a resultado exclusivo de la produccin material, siendo dirigida por ella. Mientras que en el otro caso, simplemente se reconoce tanto su carcter histrico, como el hecho de que su cuerpo incorpora, entre otras cosas y de manera inevitable los contextos objetivos producidos histricamente, sin que por ello quepa reducirla necesariamente al marco productivo en el que esos contextos se realizan. La postura de Hessen se mantiene prxima a una concepcin filosfica de carcter monista (como supona Hall), mientras que la postura de Grossmann y Freudenthal manifiesta el pluralismo filosfico en la misma medida en que justifica el carcter independiente, por abstracto, de la propia ciencia.

  • II. Una nueva propuesta para la superacin del externalismo en la Historia Social de la Ciencia

    Del contraste entre las distintas interpretaciones de Hessen se hace evidente la siguiente conclusin que tomaremos como tesis bsica de partida, de la Teora de la Ciencia de Gustavo Bueno: los significados de los componentes sociolgicos de la ciencia, y de los ritmos sociales de su desenvolvimiento, debern aparecer de modo muy distinto [...] segn la teora de la ciencia (o la idea de la ciencia) que se tome como punto de referencia.[12] Por ello, la cuestin sobre si el anlisis sociolgico de la ciencia que realiza Hessen es externalista o internalista depender, en primer lugar, del tipo de teora de la ciencia o de la idea de ciencia que l mismo haya ejercido. Una vez que establezcamos la idea de ciencia que desarrolla Hessen estaremos en condiciones de discutir la cuestin del externalismo de Hessen en el anlisis sociolgico de la ciencia, cuestin que constituye el corpus principal de estudios, crticas, e interpretaciones que ha recibido el trabajo de Hessen a lo largo del siglo XX. De la misma manera, las interpretaciones sobre Hessen manifestarn, a su vez, distintas concepciones de la ciencia; concepciones que, a continuacin, trataremos de organizar de modo genrico[13].

    La tesis que vamos a desarrollar en esta parte supone que el mito del externalismo de Hessen, desarrollado por la lnea de interpretacin idealista, como hemos visto, proviene de una visin muy limitada de las relaciones entre lo social y la ciencia, una visin determinada por una concepcin de la ciencia de carcter positivista.

    1. El enfoque sociolgico desde la teora del cierre categorial

    Partiendo de la perspectiva de la causalidad que los procesos y estructuras sociales pueden tener sobre la ciencia misma, bien sea en sentido ocasional o incluso formal, las dos ideas de ciencia lmite que se adscriben a los extremos del repertorio de alternativas posibles, sern, como dice Bueno: la idea de ciencia a la que corresponda un minimum de significado sociolgico (en el lmite, nulo) y la idea de ciencia a la que corresponda un maximum de significado sociolgico (en el lmite, tal que anule cualquier otro significado objetivo -lgico, ontolgico- o incluso subjetivo-psicolgico). [Gustavo Bueno, 1992, t. I; p. 284]

    A. El minimum de significado sociolgico corresponde a las ideas de ciencia objetivista y asociolgica que se pueden presentar como posiciones crticas contra el relativismo sociolgico. Tambin corresponde este minimum a las ideas de ciencia que incluyen como caracterstica su presunta funcin de conocimiento liberador de todos los condicionamientos sociales que impiden el ejercicio puro del conocimiento cientfico. [Gustavo Bueno, 1992, p. 284]

    Es, en efecto, en esta posicin en la que el externalismo encuentra su lugar propio, pues, para una idea tal de ciencia los anlisis sociolgicos pueden ser de gran importancia, pero siempre que ellos sean interpretados como externos[SN] a la ciencia misma y a su estructura, a lo sumo como condiciones de existencia de la ciencia (no de esencia), como oblicuos o contextuales. De este modo, cabr reconocer una gran importancia prctica[SN] (para la

  • poltica cientfica, por ejemplo) a los anlisis sociolgicos de la ciencia, lo que se les negar es un significado gnoseolgico interno o directo. [Gustavo Bueno, 1992, p. 285] De esta manera, el reconocimiento de la importancia de la Sociologa de la ciencia, puede mantenerse dentro de una idea asociolgica de la misma para la cual los anlisis sociolgicos se presentarn siempre como desprovistos de significado gnoseolgico. Con frecuencia, -dice Bueno-, el antisociologismo causal suele ir acompaado de una sobrevaloracin de las funciones asignadas a la ciencia en el desarrollo poltico y social. [Gustavo Bueno, 1992, p. 286] De hecho, el problema de partida que se encuentra en la corriente de interpretacin idealista es que proponen de manera apriorista la oposicin entre factores externos e internos.

    Merton como prueba

    Veamos ahora cmo Merton, en su histrico trabajo de 1938, se situaba precisamente en esta posicin: Aunque los tipos generales de problemas que abordan los cientficos [...] pueden provenir de factores extracientficos, [-...-] es el desarrollo de los problemas derivados descubiertos por el estudio cientfico sostenido [SN], lo que principalmente explica los focos y los desplazamientos de la atencin en determinadas ciencias, en perodos de tiempo relativamente cortos. En cierto sentido, pues, el estudio de las fluctuaciones a corto plazo parecera pertenecer al mbito del historiador de la ciencia, ms que al del socilogo o estudioso de la cultura. [Merton, 1984, p. 80]

    En este sentido, para Merton, la ciencia tiene, pues, un funcionamiento eminentemente autnomo, aunque eso no signifique que la ciencia sea resultado de un entendimiento libre, sino, ms bien, un conocimiento condicionado. Pero este condicionamiento nada tiene que decir de los contenidos internos de la ciencia misma: Este tipo de actitud tan caracterstico de los lderes religiosos postreformistas en un perodo en que la religin era aun una fuerza social singularmente poderosa bien puede haber sido apropiado para el desarrollo de la ciencia. Esto no implica que los descubrimientos de Newton, Boyle, u otros cientficos puedan ser atribuidos directamente a la sancin de la ciencia por la religin. Los descubrimientos e invenciones especficos pertenecen a la historia interna de la ciencia y son en gran medida independientes de otros factores que no sean los puramente cientficos. Pero el hecho de que la ciencia se hiciera socialmente aceptable [...] no pudo menos de dirigir los talentos a indagaciones cientficas[...] [Merton, 1984, p. 104]

    El alcance gnoseolgico, interno, que cabe atribuir al puritanismo en el anlisis de Merton resulta ser prcticamente nulo. El puritanismo acta sobre la ciencia de modo oblicuo, otorgndole las condiciones de posibilidad, pero sin intervenir en su configuracin interna, en sus resultados y sus planteamientos. Para l, la ciencia debe seguir internamente un orden marcado por sus propios contenidos, externo y ajeno a toda influencia social [Merton, 1984, p. 106-107]. La evaluacin social de la ciencia no determina sus desarrollos especficos.

    En efecto, por una parte, se admite una influencia directiva a los factores econmicos, productivos y militares: El hecho es que la necesidad no es suficiente [...] para inducir invenciones, pero acta como una influencia precipitante y directriz [SN]. [Merton, 1984, p.

  • 184, vase tambin, p. 185, 216-217, 220, etc.] Pero, en la misma medida, su idea de ciencia obliga a limitar estas posibles influencias, definiendo como externo al cuerpo de la ciencia, todos los aspectos estudiados. El prrafo final del captulo IX es, en este sentido, desolador: No es en modo alguno seguro que no se hubiera dado la misma distribucin de intereses, independientemente de esta presin externa. Muchos de estos problemas tambin fluan directamente de los desarrollos intrnsecos de la ciencia. Puede argirse que la bsqueda desinteresada de la verdad unida a la concatenacin lgica de los problemas cientficos basta para explicar la direccin particular de las investigaciones. De hecho, sin embargo, un cuerpo en acumulacin de pruebas conduce a la conclusin de que algn papel [sic] debe asignarse a estos factores externos a la ciencia propiamente dicha. [Merton, 1984, p. 222] En definitiva, el homo sapiens no desciende exclusivamente del homo faber. [Merton, 1984, p. 182]

    B. La atribucin de un maximum de significado al enfoque sociolgico, -el sociologismo gnoseolgico-, engloba, por otra parte, todas las ideas de ciencia que defienden la posibilidad de reducir las categoras gnoseolgicas a trminos de categoras sociolgicas. En esta postura, las categoras sociolgicas no son, como en la posicin opuesta, meros sntomas o ndices de la estructura de la ciencia: se trata, ms bien de presentar a las categoras sociolgicas como moldes de lo mismos contextos determinantes de los campos cientficos. [Gustavo Bueno, 1992, p. 286] Este sociologismo incluso explicar la idea asociolgica de la ciencia como determinada, a su vez, socialmente, por ejemplo, por elitismo aristocrtico (Bernal), etc.

    Cul es el lugar que ocupa Hessen dentro de estos dos parmetros o ideas de la ciencia? Refirindonos a la accin causal o influencia de ese mundo heredado en ebullicin sobre la ciencia que se constituye a partir de l, consideramos que las Roots de Hessen han explorado solamente uno o a lo sumo dos tipos de accin causal o influencia de ese mundo heredado:

    O bien, una influencia negativa, limitativa, u obstativa segn la cual cada poca slo alcanza los problemas que puede plantear, contemplada por el marxismo con la frmula cada poca slo se plantea los problemas que puede resolver (Hessen, en efecto, contempla este tipo de influencia de manera explcita a todo lo largo del captulo tercero de las Races).

    O bien, la influencia directiva: Ahora el estado del mundo acta como una aguja indicativa o directiva de los caminos o problemas objetivos que han de ser planteados, de los fenmenos sobre los cuales podemos ejercer nuestra accin. [Gustavo Bueno, 1992b, p. 302] Esta influencia, que llamaremos sinalgica, es contemplada por Hessen como la principal influencia del mundo heredado sobre la ciencia, y queda especialmente indicada en el primer captulo de su trabajo pero, en general, es la idea directriz de toda la obra.

    Ahora bien, este modo de influencia directiva del mundo heredado en la ciencia es perfectamente compatible con los dos parmetros generales de concepciones de la ciencia propuestos: la concepcin mximamente sociolgica y la concepcin mnimamente sociolgica. Esta es la razn por la cual el trabajo de Hessen ha podido ser considerado como pionero del externalismo para la corriente positivista. En efecto, es posible hablar de las condiciones sociales de la ciencia, de las causas sociales extrnsecas; desde una idea asociolgica de la ciencia.

  • De hecho, si nos mantenemos en la perspectiva de la influencia directiva u obstativa, o bien (postura mximamente sociolgica) se reduce el cuerpo de la ciencia a categoras sociolgicas, que es lo que realmente hace Hessen segn nuestra interpretacin, al reducir a la ciencia como parte de las fuerzas productivas; o, inevitablemente, el enfoque sociolgico se mantendr en una idea de ciencia perfectamente asociolgica, en la que ninguna influencia externa podr configurar el contenido gnoseolgico de la ciencia.

    Nuestra tesis es que Hessen se mantiene en el mbito de la relacin directiva de la sociedad y la ciencia, pero, al mismo tiempo, parte de una concepcin mximamente sociolgica de la ciencia, lo que le lleva, necesariamente, al reduccionismo sociolgico ms radical. Hessen habra reducido la ciencia entendida como parte integrante de las fuerzas productivas, negndole precisamente un cuerpo gnoseolgico propio y abstracto. Esto es lo que le llev precisamente, entre otras cosas, a interpretar el Principio de Inercia de Newton como un argumento ideolgico al servicio del grupo social al que perteneca, en la medida en que, segn Hessen, aquel principio estaba garantizando la accin eficiente de un Dios que otorga el movimiento inicial o tangencial. Como se puede ver en el captulo dedicado a la lucha de clases en Inglaterra Hessen interpreta el Principio de inercia en el sentido de Inclinatio ad quietem, algo totalmente opuesto al verdadero sentido de la inercia newtoniana como se puede ver en la extraordinaria interpretacin de Westfall o I. B. Cohen[1].

    Precisamente por evitar el reduccionismo manteniendo al mismo tiempo la concepcin mximamente sociolgica de la ciencia, la corriente materialista de interpretacin de Hessen ha querido explorar otro tipo de influencias. Lo que Gustavo Bueno propone, as como los intrpretes de la corriente materialista considerada, es que el estado del mundo tiene, adems, una influencia conformativa o de impronta sobre las ciencias, en virtud de la cual, las configuraciones del mundo, ejercen la funcin del dator formarum de la escolstica. Estas formas que proporciona el estado del mundo proceden no solamente de la capa de artefactos industriales o militares, sino tambin de formas ldicas llamadas superestructurales por el marxismo, como el juego de billar, como paradigma de la mecnica, o el juego de dados o de naipes, como contextos determinantes en el clculo de probabilidades, etc. [Gustavo Bueno, 1992, p. 302] Desde esta perspectiva las formas ofrecidas por el dator formarum (el estado del mundo) moldean efectivamente el campo de la ciencia, en cuanto que es un componente ms del mismo mundo en marcha. En esta lnea es en la que se sitan las posiciones de Gideon Freudenthal, de Henryk Grossmann y de Michael Wolf, una lnea que Hessen no lleg a recorrer en su anlisis de Newton, aunque s quizs en su anlisis de la categora de la energa que ofrece en su tercer captulo de las Roots.

    Este tipo de relacin significa que estamos hablando, no ya de las condiciones sociales de la ciencia, sino de los determinantes formales, de sus propios contenidos constitutivos. Lo que permite plantear cuestiones gnoseolgico-crticas que desde una perspectiva directiva no se pueden representar con claridad. En efecto, )cmo es posible -se pregunta Bueno- que formas procedentes del estado heredado del mundo puedan conformar el mundo construido por la ciencia, de suerte que este mundo as configurado no se reduzca al estado del que proceden las formas configuradoras? [Gustavo Bueno, 1992b, p. 303]. Cuestiones que no podemos abordar aqu.

  • Conclusin

    Por lo que venimos diciendo, en efecto, cabe concluir que Hessen slo habra contemplado las influencias desde el postulado de la relacin directiva, sin entrar prcticamente en la cuestin de las influencias conformadoras, lo que transforma el juicio que sobre l ha solido hacerse. Hessen no sera un caso extremo de sociologismo externalista, sino, un caso de anlisis sociolgico limitado, aunque reduccionista. El juicio sobre su sociologismo radical puede explicarse por el hecho de que Hessen asuma coherentemente la tesis marxista que atribuye un maximum de significado al enfoque sociolgico de la ciencia, al considerarla como parte integrante de las fuerzas productivas, aunque ello supusiera poner en entredicho la cuestin de la verdad de la ciencia, la cuestin de la objetividad. En todo caso, para el marxismo la objetividad de la ciencia no se pone en entredicho, dada la necesidad que atribuye al proceso histrico, un proceso determinado por el desarrollo progresivo de las fuerzas productivas y de la ciencia misma. La verdad de la ciencia se cifrar en la eficacia con la que contribuye a ese necesario progreso histrico. Esta teora general de la ciencia y de la historia viene expuesta precisamente en el captulo final de las Races[2].

    Por lo que respecta a la cuestin del externalismo o internalismo en historia de la ciencia, desde la concepcin que hemos desarrollado en este captulo acerca del enfoque sociolgico, es evidente que el problema habr de replantearse completamente. Si se plantea la cuestin no desde un minimum, como haca la corriente de interpretacin idealista, sino desde la atribucin de un maximum de significado al enfoque sociolgico, tal como propone la corriente materialista y, al mismo tiempo, se defiende una idea objetivista de la ciencia, es decir, no reduccionista, ni relativista, en relacin con la cuestin de la verdad, ser necesario establecer un criterio gnoseolgico comprometido con la cuestin de la verdad de la ciencia para poder distinguir las influencias internas, de las externas, tanto en sociologa, como en historia de la ciencia. Esto significa, como advierte Gustavo Bueno, que slo anacrnicamente es posible escribir la Historia de la ciencia. [Gustavo Bueno, 1996, p. 96] Significa que slo si el descubrimiento ha sido ya justificado podr propiamente llamarse descubrimiento. As tambin, slo una ciencia ya constituida categorialmente podr determinar qu aspectos sociales han quedado incorporados, y de qu modo, en su cuerpo gnoseolgico (internos) o qu aspectos han quedado excluidos de l (externos) en la configuracin de sus categoras.

    De todo ello, cabe decir que Hessen no fue precisamente el padre del externalismo, pues ese tipo de externalismo es solamente compatible con una idea de ciencia mnimamente sociolgica, idea totalmente ajena a Hessen y al marxismo de aquel entonces. As pues, la interpretacin de Hessen como padre del externalismo ha servido precisamente para ocultar la profunda e imperecedera enseanza que tanto Hessen como sus compaeros delegados soviticos queran transmitir en aquel congreso. La etiqueta de externalismo que Clark inici y Merton cristaliz para Hessen oculta una interpretacin poltica de la ciencia que hoy sigue siendo absolutamente necesaria. Esta interpretacin que incluye la denuncia contra el indolente neutralismo positivista de los discursos oficiales sobre la ciencia, est patente hoy ms que nunca en las corrientes de anlisis STS, de las que Hessen -y el anlisis sovitico de la ciencia de entonces (Bujarin, etc.) es, sin duda, un pionero e impulsor.

  • 2. Corolario: Crtica a la tesis del oportunismo de las Races de Hessen: La tesis de Loren Graham

    Como hemos advertido en los captulos anteriores, Loren Graham trat de aplicar a Hessen el mismo mtodo que, supuestamente, Hessen haba aplicado a Newton. Wolf Schfer suscribi el enfoque de Graham como el ms apropiado. Pero, el anlisis externalista de Graham explica realmente el contenido de las Roots de Boris Hessen?

    Loren Graham niega, en efecto, que entre lo que propone Hessen en el primer captulo (las influencias econmico-productivas) de las Races y lo que propone en el segundo captulo (las influencias ideolgicas) haya, de hecho, alguna relacin semntica. Para l, esta relacin es puramente coyuntural o externa[3]. Para explicarlo, recurre a su mtodo externalista: En su primera tesis, Boris Hessen habra cumplido el trmite ideolgico de adaptacin a las consignas del partido que deban defenderse ante los participantes del II Congreso de Londres. De esta manera, la primera tesis no sera ms que la expresin un marxismo simplista y elemental que segua la consigna de Stalin de recalcar el significado de la tecnologa [Loren Graham, 1985, p. 715]. Pero bajo ese ingenuo marxist job Hessen estara camuflando un mensaje ms sutil, (y, al parecer, independiente), sobre las relaciones entre la ciencia y la ideologa [L. Graham, 1985, p. 716]. Segn Graham, ...there is a continuous theme in Hessen's London paper and his Soviet articles: the unlinking of the value of a scientific theory from the ideological framework in which it developed. [L. Graham, 1985, p. 716]

    As, Hessen habra elaborado para Londres un trabajo determinado por las condiciones sociales y polticas que Hessen estaba viviendo en la URSS, pues su adscripcin a la faccin deborinista le habra hecho sospechoso ante la lnea general de interpretacin del partido. Esto le llevara a defender una postura marxista ms ortodoxa y elemental, pero sin doblegarse a todos los requerimientos del programa poltico de su pas. Por ello, sutilmente, habra introducido un anlisis menos ortodoxo sobre las relaciones entre la ciencia y la ideologa. La misma situacin poltica y personal de Hessen en la URSS le habra llevado a tomar como tema no a Einstein (objeto de discusin entre mecanicistas y deborinistas), lo que ya le hubiera hecho sospechoso, sino, a Newton, de cuya ciencia no dudaba nadie en la Unin Sovitica [Graham, 1985, p. 716]. Con ello, considera L. Graham, podra justificar su propia defensa de Einstein como fsico, a pesar de que dependiera ideolgicamente de la influencia de Mach.

    Es interesante constatar que esta prudente combinacin entre una cortina ortodoxa que envuelve un trabajo crtico y audaz, esta cuidada composicin a contrapunto de Hessen, qued en evidencia dos aos despus en una publicacin separada de este segundo captulo de la conferencia. All Hessen no se cuida en absoluto de situar la pantalla ideolgica de su trabajo marxista simple, sino que presenta desnuda esa aportacin sutil de la que habla L. Graham. Nos referimos a la publicacin del captulo segundo de las Races de Hessen (en el que aparece la tesis sutil referida de la supuesta desconexin entre la ideologa y la ciencia) en la revista Priroda [Hessen,1933]. En este mismo ao aparece publicada en forma de libro el texto completo de la conferencia de Londres, en ruso. Claro que esta sorprendente valenta de Hessen podra ser interpretada tambin recurriendo a cambios circunstanciales en la contienda por el liderazgo de la interpretacin de la fsica en el seno de la URSS [Joravsky, 1961, pp. 292-293 y 384].

  • Pero, volviendo al trabajo de Graham nos preguntamos qu quedara de valor, para Graham, de las tesis de Hessen? Con sinceridad, uno tiende a creer que nada. La primera tesis no es ms que un simple trabajo escolar de marxismo vulgar que slo servira de coartada. Su inters, por tanto, al margen del estrictamente biogrfico, sera francamente nulo. La segunda tesis, al separar la ciencia de la ideologa -segn Graham-, reducira toda su aportacin a la afirmacin de que las opiniones religiosas de Newton y, con ello, su ideologa, eran meramente un producto de su tiempo y su clase [Graham, 1985, p. 717], sin valor para la ciencia. Lo mismo que pasara con Einstein, segn la tesis de Graham. Desde luego, tal y como Graham ha interpretado a Hessen, y teniendo en cuenta los estudios actuales sobre la relacin de la ciencia de Newton con su cosmovisin y la ideologa de su tiempo, nada convendra ms a las Roots Hessen que el juicio de Hall: A collector's piece. Para Graham, as como para Clark, Merton, Hall, etc., todos los contenidos ideolgicos, as como los dems contenidos sociales, se conciben, entonces, como externos a la ciencia, separados de su contexto ideolgico.

    Contra la opinin de Graham hay que decir que esa supuesta desconexin entre la ideologa y la ciencia no es una tesis que pertenezca a Hessen. l mismo critica en muchos trabajos anteriores a las Races, el supuesto positivismo apartidista de los cientficos: Los matemticos tienen la conviccin de que la matemtica, con relacin al materialismo o idealismo, es apartidista, o mejor dicho, est por encima de los partidos. [Hessen y Luppol, 1928, p. 78] De hecho, Hessen se manifiesta repetidamente sobre la esencial relacin entre ciencia e ideologa. As, por ejemplo Hessen y Luppol advierten: Las ciencias naturales tericas no pueden salir adelante sin determinados presupuestos filosficos y metodolgicos. [Hessen y Luppol, 1928, p. 77]

    Aparte, est el hecho de que L. Graham ignora completamente el significado de las ltimas tesis de las Races de Hessen, pues en ellas las condiciones materiales (de la URSS) pesan sobre la obra de Hessen pero no de una manera externa. El trabajo de Hessen funciona realmente como expresin filosfica de una concepcin particular de la poltica cientfica. La ciencia no puede desprenderse nunca metodolgicamente de contenidos ideolgicos, que no obstruyen su eficacia productiva, pero que pueden modificar su papel poltico. En efecto, para los deborinistas, la crisis de las ciencias de la naturaleza es de orden metodolgico. Y esta crisis metodolgica es la que conduce a los cientficos al misticismo y al idealismo y, por tanto, a tomar posturas reaccionarias en poltica. El mismo Hessen advierte este problema: Si la crisis metodolgica de las ciencias naturales no se supera por medio del materialismo dialctico, entonces nos encontraremos de nuevo ante el peligro del surgimiento de diferentes escuelas idealistas. Se abrira otra puerta a la ideologa burguesa. [Hessen y Luppol, 1928, p. 77]

    El hecho de que la revolucin haya proporcionado un cambio en las condiciones productivas y tecnolgicas en consonancia con el materialismo dialctico otorga a la ciencia las condiciones materiales bsicas para configurar una capa metodolgica materialista, y consiguientemente, una poltica cientfica adecuada a su papel revolucionario. Esta es la tesis central del ltimo captulo de las Roots de Hessen.

    En conclusin, hemos de decir que el mtodo externalista de Graham aplicado a las Roots de Hessen es incapaz de dar cuenta de sus contenidos fundamentales. Estos contenidos quedan

  • ocultos bajo la pretensin que aquel mtodo expresa: utilizar cualquier fenmeno para defender la teora segn la cual la ciencia se mantiene permanentemente al margen de la influencia social en lo que se refiere a sus contenidos especficamente gnoseolgicos. En la medida en que sus pretensiones son omnmodas, en esa medida el mtodo es absolutamente inviable. En el caso de Hessen, Graham le atribuye una opinin que l nunca expres, ocultando todas las ocasiones (que son muchas) en las que Hessen opinaba lo contrario, para luego explicar que si no expres esa opinin externalista fue por miedo a las represiones. Todo esto es demasiado forzado. Por esta razn hemos credo necesario recurrir a otro tipo de metodologa, filosfica, que trate de desentraar las Races filosficas de las Roots de Hessen.

    III Races filosficas de Boris Hessen

    Aunque en nuestro libro La ciencia en la encrucijada estudiamos las races filosficas de los tres principios bsicos que orientan la obra de Hessen: 1. La concepcin formal de la causalidad; 2. la idea metafsica de Verdad cientfica; 3. el monismo csmico; hemos elegido para este artculo una breve presentacin de nuestro anlisis referido al problema de la causalidad, porque de alguna forma es constitutivo de los otros dos principios y porque nos ayuda especialmente a justificar la crtica que hemos venido realizando a la interpretacin externalista[4].

    1. Dicho esto, la primera pregunta que nos hacemos ahora es por qu Hessen tom a Newton como objeto de anlisis? Desde luego, la respuesta de Graham nos ha parecido insatisfactoria. En primer lugar, Newton es un baluarte de la ciencia britnica, pero tambin de la religin. Ya en 1927, Hessen haba ironizado sobre la perfecta armona que haba reinado entre cientficos y religiosos en los actos celebrados con motivo del 200 aniversario de la muerte de Newton [B. Hessen, 1927b, pp. 152 y 153]. Su trabajo de Londres tiene bastante ms de provocacin que de camuflaje. En este sentido, cabe recuperar la opinin de Needham, segn la cual la ponencia de Hessen al congreso de Londres era ms bien una franca declaracin cromwelliana [Needham, 1978, p. 104].

    Hessen haba presentado ya a Newton como paradigma del Materialismo Mecanicista en su artculo Predislovie... de 1927, donde le atribuye una concepcin determinista de la causalidad mecnica [Hessen, 1927b, pp. 157-158, y passim]. Lo vuelve a presentar en los mismos trminos en el libro que dedic a interpretar y divulgar la teora de la relatividad desde las coordenadas del Materialismo Dialctico, publicado en 1928[5]. Y consideramos que las tesis ofrecidas por Hessen en estos trabajos coinciden absolutamente con las opiniones vertidas en 1931 en las Roots, a pesar de lo que ha dicho Joravsky[6]. Hessen extrajo de hecho prrafos completos de su artculo Predislovie... y los copi literalmente en las Roots, como se puede comprobar[7], en donde Hessen insiste precisamente en la cuestin de la concepcin mecnica de la causalidad y del determinismo mecnico. Asimismo, su interpretacin de Newton ms comprometida (aquella donde Graham crea ver el sutil mensaje de Hessen y que es donde aparecen estos prrafos que consideramos), se volvi a publicar como artculo independiente en 1933 [B. Hessen, 1933, pp. 16-30].

  • Si ahora insertamos todas estas consideraciones en el contexto de la famosa discusin entre los llamados mecanicistas (Timiriazev, Stepanov, Axelrod, etc.) y los dialcticos (Deborin, Sten, Karev, o el propio Hessen, etc.) desarrollada en la URSS a lo largo de los aos veinte[1] y en la que Hessen particip especialmente a partir de 1927, extraeremos una impresin muy diferente del significado y papel que el trabajo de Hessen quera jugar en Londres en 1931. Si bien es cierto que la polmica haba quedado institucionalmente zanjada el 25 de Enero de 1931 con el decreto del Comit Central de PCUS publicado en la revista Bajo las banderas del marxismo en el que se condenaba el deborinismo como menchevismo idealizante, las Roots de Hessen se mantienen en el contexto de aquella discusin filosfica. De hecho, Hessen culmina aqu la crtica al materialismo mecanicista cuando, despus de asumir que Newton es materialista mecanicista, le acusa precisamente de Idealismo. Por qu? Porque la fsica de Newton (su principio de inercia y su concepcin del reposo absoluto en el espacio-tiempo absoluto -tal como lo interpreta Hessen) y su metodologa descripcionista o fenomenologista, le lleva inexorablemente a postular un Ignorabimus!, es decir, al agnosticismo, y por lo tanto, en la concepcin del materialismo leninista, al idealismo. Un idealismo postulado por dos argumentos: primero, por la necesidad de introducir a Dios como causa del movimiento inicial, del primer impulso; y segundo, por la contraposicin entre una ciencia precaria, limitada (ciencia de fenmenos), frente a una ciencia absoluta divina, inalcanzable para el hombre. Desde luego, para Hessen, as como para el materialismo en general, la ciencia es siempre materialista y atea (como deca Deborin, maestro de Hessen, con el materialismo, es decir, con la nica concepcin cientfica del mundo est ligado, naturalmente, el atesmo [Deborin, 1964, p. 126]). Pero Hessen, al igual que Deborin y Lenin, considera el materialismo mecanicista en general como compatible con la religin, con Dios, y por lo tanto, como una va criticable desde las coordenadas del materialismo dialctico, como podemos comprobar en trabajos suyos como El materialismo mecnico y la fsica contempornea [Hessen, 1928b], en donde reproduce las tesis expuestas en Hessen [1927b], o, con carcter ms general, en el artculo titulado Las corrientes idealistas en la fsica contempornea y la batalla contra ellas, escrito en 1929 para el nmero 3 de la revista sovitica, Joven Guardia (Molodaia Guardiia) [B. Hessen, 1929a]. Como en todos sus otros trabajos, el anlisis del idealismo en el campo de la fsica se inspira en las tesis defendidas por Lenin en su Materialismo y Empiriocriticismo, sobre todo en el captulo dedicado al idealismo fsico.

    El planteamiento fundamental de este artculo queda claro desde el primer momento: Las corrientes idealistas en las ciencias naturales han comenzado a renacer en los ltimos tiempos con renovadas fuerzas. La causa principal de este renacimiento es la situacin de crisis que atraviesa la Fsica en los ltimos 10-15 aos. Las races principales de la crisis son las mismas que sealara Engels y analiz Lenin: El nuevo material experimental no se acomodaba a los marcos de las antiguas teoras y puntos de vista. [Hessen, 1929, p. 58] Despus de comentar cmo Lenin se haba enfrentado a las dificultades que pareca soportar la filosofa materialista a la luz de la teora electromagntica de la materia, seala varios ejemplos para ilustrar la nueva situacin de crisis provocada por la introduccin de las ecuaciones estadsticas a travs del desarrollo de la mecnica cuntica y concluye: Est claro cuanto ms compleja y difcil resulta la crisis actual. Ella pone bajo el signo de la duda la ley de la causalidad y necesidad para todos los fenmenos de la construccin espacio-temporal -esta es la piedra angular de la

  • cosmovisin materialista. Naturalmente que el materialismo dialctico no puede pasar por alto estas dificultades, tiene que tratar de analizarlas desde el punto de vista materialista. [Hessen, 1929, p. 63] Por tanto, la crisis no est tanto, o solamente en la fsica, sino, fundamentalmente en la filosofa materialista que trata de asentarse sobre ella.

    Tanto en [Hessen, 1927b] como en [Hessen, 1928b], o como en su artculo para Joven Guardia [Hessen, 1929a] se afirma que la imposibilidad de observar los procesos subatmicos elementales, y la insuficiencia de la vieja fundamentacin metodolgica de la fsica clsica, han dado pie a un renacimiento del machismo como corriente gnoseolgica. En esta situacin de crisis de la fsica moderna, una serie de fsicos ven en el machismo [que renuncia al concepto de mundo exterior (Hessen)] la nica teora del conocimiento correcta y una serie significativa de cientficos, bajo la influencia de la crisis de la fsica se acogen a la fe y la religin. Analiza seguidamente los libros de Whitehead y Millikan y concluye que no sabiendo como superar la crisis de las ciencias naturales contemporneas, a la bsqueda de una nueva fundamentacin metodolgica se vuelve al idealismo. El idealismo tratara de resolver una crisis que desde el materialismo mecanicista sera insalvable, pero no desde el materialismo dialctico [Hessen, 1929, p. 64].

    Por eso, concluye Hessen confirmando tanto la unin del materialismo y la ciencia, como la relacin entre el idealismo y la religin, y la necesidad que el materialismo tiene de derrotar a este enemigo en tanto representante de intereses clasistas: Nuestra lucha en contra de las corrientes idealistas en las ciencias naturales contemporneas consiste no slo en el desenmascaramiento de la esencia idealista de distintas construcciones cientfico-naturales y natur-filosficas [...] La segunda, constituye la superacin de la crisis, lo cual slo es posible por el camino de la sustitucin del materialismo mecanicista, metafsico, por el materialismo dialctico (Lenin). Lo que se trata de demostrar es que las ciencias naturales no son incompatibles con el materialismo. Y advierte, finalmente, contra el materialismo mecanicista que en la base de las construcciones idealistas estn no slo las insuficiencias del materialismo mecanicista, sino tambin una ms o menos consciente ideologa clasista. [Hessen, 1929, p. 71] Si comparamos estas afirmaciones con las que hace Lenin en Materialismo y Empiriocriticismo, veremos que no aparecen en absoluto diferencias significativas. En efecto, all dice Lenin: La nueva fsica se volvi al idealismo principalmente porque los fsicos no conocan la dialctica. El espritu materialista en la base de la fsica, como de todas las ciencias de la naturaleza modernas, vencer todas las crisis, vengan de donde vengan, pero slo sustituyendo el materialismo metafsico por el materialismo dialctico.[2]

    Nuestra tesis es la siguiente: La investigacin histrica de Hessen sobre la obra de Newton est configurada por el problema contemporneo de los lmites del conocimiento cientfico; por el problema del Ignorabimus!, suscitado una vez ms, en la historia de la ciencia, a raz del surgimiento de la teora de la relatividad y de la mecnica cuntica, en la medida en que estas nuevas teoras ponen en crisis la tradicional concepcin de la causalidad. Un problema especialmente agudo en el contexto no slo poltico de la revolucin sovitica, sino tambin, en el contexto filosfico del materialismo dialctico, en cuanto cosmovisin rectora de la marcha poltica de la URSS. Recordemos el prrafo citado anteriormente: Est claro -dice Hessen- cuanto ms compleja y difcil resulta la crisis actual. Ella pone bajo el signo de la duda

  • la ley de la causalidad y necesidad para todos los fenmenos de la construccin espacio-temporal -esta es la piedra angular de la cosmovisin materialista.

    Hessen interpreta a Newton desde una concepcin monista de la verdad entendida como verdad absoluta, una posicin para la cual, el reconocimiento de lmites en la ciencia se interpreta como sntoma evidente de agnosticismo y an de idealismo filosfico. Esta es la postura defendida por Lenin en su Materialismo y Empiriocriticismo [Lenin, 1977, p. 124, y passim], y a ella se suma Hessen, como queda de manifiesto en su texto de divulgacin sobre la Teora de la Relatividad: Lo relativo -dice Hessen- es una etapa en el conocimiento de lo absoluto.[3]

    El problema fundamental al que nos conduce, segn Hessen, este materialismo mecanicista y metafsico consiste en que este materialismo opera como un reductor de toda explicacin cientfica a las mallas de la causalidad metafsica, interpretada, desde el determinismo mecanicista como una cadena causal unvoca ininterrumpida, en la que cada nuevo estado es consecuencia necesaria del precedente [Hessen, 1927b].

    Es decir, que el mecanicismo (el materialismo mecanicista) es, por su propia estructura, un sistema limitado, una concepcin fsica que limita metafsicamente las posibilidades del conocimiento humano, abriendo paso a una concepcin teleolgica, precisamente. Y ello, porque este materialismo mecanicista de la causalidad declarara que cuanto desborda las mallas de esta explicacin causal determinista, se presenta como desconocido e incognoscible[4]: Nosotros -dice Hessen- no criticamos el materialismo mecnico, claro est, porque no sea materialista, sino porque su planteamiento metodolgico general al reducir todos los fenmenos a la mecnica, cierra la posibilidad de investigar aquellos procesos de la naturaleza que no se sitan en los marcos de la mecnica. Por este camino, no hubiera sido posible, segn Lenin "desarrollar la teora del materialismo". [Hessen ,1928b, p. 8]

    La combinacin de materialismo mecanicista y fenomenologismo (o descripcionismo) que atribuye Hessen a Newton pone de manifiesto la advertencia principal que Hessen quiere plantear: que es el materialismo mecanicista aquel que, en virtud de su concepcin determinista de la causalidad, acaba imponiendo lmites insuperables para el hombre en el conocimiento de la naturaleza, abriendo paso as al agnosticismo y, por extensin, al idealismo [Hessen, 1927b, p. 156].

    De esta manera, en el contexto de su polmica con el materialismo mecanicista, lo que viene a decir Hessen con su trabajo sobre Newton es fundamentalmente que el materialismo mecanicista no solamente es incapaz de interpretar adecuadamente los nuevos desarrollos de la fsica que se escapan a la explicacin determinista-mecanicista, sino que en su propio origen hay ya una renuncia expresa a alcanzar un conocimiento ilimitado, pues se asienta sobre un casualismo originario l mismo [Hessen, 1999, p. 34-35]. El idealismo de Newton, como expresin del ignorabimus! es la prueba histrica definitiva que obliga, en virtud de los nuevos desarrollos de la ciencia, a optar por una posicin metodolgica dialctica, si queremos, como quiere Hessen, conservar la esperanza de un conocimiento ilimitado, piedra angular de la cosmovisin materialista sovitica.

  • 2. A qu nueva crisis de la ciencia se refiere Hessen? Evidentemente, a la crisis suscitada en la Alemania de Weimar a raz del movimiento ideolgico acausalista fomentado entre otras cosas por la lectura de La Decadencia de Occidente de Spengler publicada en 1919. Esta aversin a la causalidad, entendida en todo momento como determinismo total en el sentido de Newton-Laplace, es precisamente el fenmeno ms significativo que tiene lugar entre los cientficos alemanes a lo largo de los aos veinte, en el contexto de la Alemania de Weimar, tal como ha sido magistralmente estudiado por Paul Forman[5] Y sobre esa concepcin de la causalidad como determinismo total se concentran todos los debates de la poca en Alemania [Forman, 1984, p. 110; 114, y passim]. El fenmeno de conversin a la acausalidad de Mises, Schottky o Nerst en fecha tan temprana como 1921, o las posteriores de Schrdinger o Reichenbach, Born o Heisenberg, estos ltimos, una vez descubierta la Mecnica cuntica (1925-1926), la reconversin de Schrdinger, o la lucha tenaz de Einstein o Plank contra el acausalismo es visto por Forman como un proceso producido no a causa de las nuevas teoras fsicas, sino por razones ideolgicas previas fomentadas por el ambiente decadente y nihilista de la poca[6]. De hecho, Forman est dando la razn a Hessen cuando l considera que detrs de la crisis de las ciencias se esconde una filosofa idealista.

    Hessen, cuya profunda conexin y conocimiento tanto de la fsica alemana como de los debates filosficos que estaban teniendo lugar est fuera de toda duda[7], partir precisamente de aquella identificacin entre causalidad y determinismo mecnico para proponer la solucin que habra de tomar el materialismo dialctico. La coincidencia con los planteamientos de Forman no deja de sorprendernos: En efecto, Forman adverta que lejos de dedicarse a cualquier anlisis crtico del concepto de causalidad, dirigido hacia la relajacin del determinismo sin renunciar a priori a la comprensibilidad de la naturaleza, estos fsicos de hecho gozaban de esa manera, recalcaban el fracaso de la racionalidad analtica, repudiando implcitamente la empresa cognoscitiva en la que la fsica se haba visto comprometida hasta entonces. [Forman, 1984, p. 152] Nosotros sostenemos que si alguien se tom en serio esta sugerencia de Forman en aquellos tiempos: analizar crticamente el concepto de causalidad, relajar el determinismo sin renunciar a la comprensin de la naturaleza, precisamente en la URSS, fue Boris Hessen y muchos de sus compatriotas, en el contexto de la polmica entre Mecanicistas y Dialcticos, pues creemos que esta polmica sin aquel contexto ideolgico, filosfico y cientfico alemn, no hubiera existido, o no hubiera sido como fue (algo que suelen ignorar la mayora de los intrpretes de la polmica, que prefieren buscar en ella solamente los supuestos absurdos de una ideologa poltica encorsetada, reaccionaria, y completamente refractaria a los problemas cientficos y filosficos: Zapata o Kolakowsky, por no aadir los tendenciosos testimonios de autores como Gamow, por ejemplo[8]).

    Segn lo que hemos dicho, la propuesta de Hessen consista en variar el significado de la causalidad para seguir justificando su papel en la ciencia, como evidentemente lo exiga el materialismo. Partiendo de la definicin de causalidad que los alemanes atribuan a la mecnica newtoniana, como determinismo mecnico, Hessen trata de sealar que es esta misma concepcin causal la que es esencialmente acausalista, pues lleva a la consideracin de un universo casual, creado por Dios (la cadena infinita de causas lleva al absurdo del inicio divino). Segn Hessen, las nuevas teoras no niegan, entonces, la causalidad, antes al contrario, lo que ponen de manifiesto estas nuevas teoras es la inoperancia y la limitacin de la concepcin causal mecanicista, as como la necesidad de que esa concepcin de la

  • causalidad mecnica-metafsica sea sustituida por una teora de la causalidad de carcter dialctico, que evite el acausalismo originario sobre el que se asienta la mecnica clsica (la accin de Dios). Hessen propone sustituir la concepcin causal que identifica con la causalidad mecnica, por una causalidad formal (dialctica) que tiene principalmente el sentido de explicacin. Causalidad ya no ser concatenacin material continua de todo fenmeno, tal como se interpretaba la causalidad mecnica[9]; causalidad ser legalidad, tal como propone Lenin en su Materialismo y Empiriocriticismo[10]. El propio Kuhn ha definido as la concepcin de la causalidad que resulta de la fsica del siglo XX[11].

    La tesis de Hessen en la defensa de las nuevas teoras muestra una audacia inusitada si la comparamos con la opinin vigente entre quienes defendan el acausalismo. Por ejemplo, Born deca en 1928 que en la concepcin determinista y mecanicista no existe lugar para la libertad de ningn tipo, ya sea de la voluntad o de un poder superior. [Citado por Forman, 1984, p. 147] Precisamente por eso, cuando ya en 1927 la mecnica cuntica parece dar la razn a los acausalistas idealistas alemanes, arrecia el debate entre Mecanicistas y Dialcticos en la URSS. Se inaugura, precisamente, por lo que Joravsky llam la Gessens manoeuvre, ya que fue Hessen quien delimit los trminos del debate y las posiciones de cada contendiente, a travs de su enfrentamiento contra A. K Timiriazev (1880-1955)[12]. De esta forma los mecanicistas encuentran argumentos para acusar a Hessen de idealismo en su defensa de las nuevas teoras fsicas, en sus estudios sobre Mises, Schmolujovskii, o sobre la mecnica cuntica, que era considerada incluso por sus creadores alemanes como argumento fundamental a favor del idealismo y el irracionalismo que anhelaban; tambin en su defensa de la teora de la relatividad, considerada asimismo como argumento a favor de la filosofa de Mach que Lenin haba criticado en su Materialismo y Empiriocriticismo. Pero la propuesta de Hessen: articular una concepcin de la causalidad capaz de incorporar los nuevos desarrollos de la fsica, sin caer en las conclusiones ideolgicas acausalistas e idealistas, sigue tambin la consigna metodolgica de Lenin segn la cual slo el conocimiento de la dialctica puede evitar las conclusiones idealistas a que nos llevan los nuevos desarrollos de la ciencia. Si en la poca de Lenin se trataba de la desaparicin de la materia, en la poca de Hessen es la desaparicin de la causalidad lo que est en cuestin. Slo una reconsideracin del concepto de causalidad, como Lenin hizo con el de materia, poda evitar el idealismo que se perciba en Alemania.

    De hecho, esa concepcin formal de la causalidad encontraba apoyos en la obra de Engels, Dialctica de la Naturaleza[13], que fue para los deborinistas una obra clave[14]; pero tambin en Materialismo y Empiriocriticismo de Lenin, para quien, como hemos dicho, todo el problema de la causalidad se reduce en definitiva al reconocimiento de la regularidad objetiva de la naturaleza; as como en las reelaboraciones de Deborin, por ejemplo en su trabajo Lenin, materialista militante que tanta difusin tuvo en aquellos aos, apareciendo incluso como prlogo a la edicin de Materialismo y Empiriocriticismo de 1925. Pero Hessen incluso busc en la Filosofa de Descartes una premonicin para esta concepcin de la causalidad oponindola a la concepcin newtoniana. Hessen haba encontrado en Descartes un argumento a favor de su equiparacin entre la idea de causa y la idea de razn[15]. En efecto, Hessen [1927b, p. 154] se refiere al mtodo cartesiano en trminos de mtodo deductivo (por oposicin al fenomenologismo de Newton), haciendo sin duda referencia a la identificacin entre la relacin causa-efecto, y la relacin principio-consecuencia, permitiendo

  • evitar, de este modo, el postulado de continuidad material entre los trminos de la relacin causal que llevara, como cree ver Hessen en Newton al absurdo de la cadena infinita de causas[16].

    3. En conclusin, las Roots de Boris Hessen no arraigan en un contexto sociolgico policial (exento de argumentos filosficos), ni en la defensa de la pureza neutral de la ciencia; sino en races filosficas y gnoseolgicas complejsimas que cimentan los problemas ms acuciantes de la nueva ciencia. Con su trabajo, estaba defendiendo el Materialismo Dialctico, y su capacidad para incorporar las nuevas fsicas, consideradas por lo tanto como verdaderas teoras cientficas, frente a la interpretacin mecanicista (como han puesto de manifiesto Delokarov, Poldrack y Wittich, Paul Josephson, o Klaus Schlpmann)[17]. Races filosficas que conectan inclusive con una tradicin filosfica (la cosmolgica) que en rigor vena ya planteada como problema moderno en las antinomias kantianas. Hessen est inmerso en este complejo contexto filosfico y gnoseolgico.

    Por ello, el mtodo externalista no pertenece a Boris Hessen, ni a ninguno de los cientficos o filsofos marxistas que viajaron a Londres o participaron en la construccin del estado sovitico[18]. Pretender externalizar el trabajo de Hessen no slo no explica, sino que disuelve, los verdaderos contenidos y el verdadero inters histrico-filosfico de su trabajo, enterrndolo bajo la tierra estril de una concepcin purista y neutralista de la ciencia que Hessen siempre rechaz.

    PALABRAS CLAVE:

    Ciencia e ideologa; teora de la relatividad; mecnica cuntica; materialismo histrico y dialctico; Filosofa de la Ciencia; Rusia (URSS); Siglo XX.

    CURRICULUM:

    Pablo Huerga Melcn (Benavides de rbigo, Len 1966). Doctor en Filosofa por la Universidad de Oviedo. Autor del libro La ciencia en la encrucijada, Pentalfa eds., Oviedo 1999. Colaborador en revistas como El Basilisco, Abaco, Paideia, ha publicado varios artculos sobre filosofa y sociologa de la ciencia. Ha dirigido los dos ltimos Encuentros de Filosofa de Gijn (1999, 2000). Profesor de Filosofa en el IES Rosario de Acua de Gijn.

    RESUMEN:

    El presente artculo pretende construir una nueva interpretacin de la obra de Boris Hessen, Las races socioeconcmias de la mecncia de Newton. Critica las dos corrientes de interpretacin que recibi el trabajo a lo largo del siglo XX (la interpretacin idealista inaugurada por G. N. Clark y R. K. Merton, y seguida por A. R. Hall, G. Basalla, etc. y la interpretacin materialista seguida por H. Grossmann, G. Freudenthal, etc.). La atribucin bsica que recibe Hessen como externalista es criticada estudiando los verdaderos fundamentos filosficos sobre los que se asienta la obra de Hessen. Trata de mostrar cmo desde el marxismo es imposible un anlisis de los llamados externalistas, puesto que los factores sociales son considerados por esta corriente como internos al contenido material de

  • la ciencia. La tesis bsica es que el trabajo de Hessen, frente a las interpretaciones externalistas de L. Graham, o W. Schfer, tiene su origen en las disputas filosficas que estaban teniendo lugar en la Unin Sovitica entre Mecanicistas y Dialcticos, con motivo de la aparicin de las nuevas teoras fsicas, la teora de la relatividad, y la mecnica cuntica. Y su objetivo fundamental es defender que la interpretacin mecanicista que tiene sus races en Newton arrastra desde entonces una interpretacin Idealista de la ciencia (que legitima, segn Hessen, la creencia en Dios y el fidesmo), un idealismo que slo el materialismo dialctico puede superar. De lo que se trata es de mostrar que las nuevas teoras fsicas no son idealistas, sino que son coherentes con las tesis bsicas del marxismo sovitico.

    ABSTRACT:

    Our article builds a new interpretation of the Boris Hessens celebrated paper, The Social and Economic Roots of Newtons Principia. It Criticizes the two interpretations that this paper received in the XXs century: the idealistic interpretation created by G. N. Clark and R. K. Merton, A. R. Hall, G. Basalla, and so on, and the materialistic interpretation by H. Grossmann, G. Freudenthal, and so on. The basic attribution that Hessen received as externalist, is criticized, by studying the true philosophical grounds of Hessens paper. The article defends that Marxism cannot analyze science externally, because social factors are considered internal to the material content of science. The basic thesis is that Hessens paper, against externalist interpretations of L. Graham or W. Schfer, is originated in the philosophical discussions in the URSS, between mechanics, A. K. Timiriazev, L. Axelrod, I. Stepanov, A. Maximov, and so on, and dialectics, B. Hessen, A. Deborin, I. Sten N. Karev, and so on. The Hessens fundamental objective is to defend that the mechanics interpretation has an idealistic root from Newton and its belief in a Creator and Causal God of movement. Under Hessen, only the dialectic materialism can overcome the mechanics idealism. On the other hand, the mechanics consider the new physics theories (quantum mechanics, and Relativity) lead to idealism, while Hessen and the dialectic materialists think that the new physics theories are coherent with the basic thesis of Soviet Marxism-Leninism. The principal questions are the conception of causality, monism, and the ignorabimus! problem in science.

    BIBLIOGRAFA

    Archeion, volumen XIV (1932)

    Bernard Barber (1978) Science and the Social Order, Greenwood Press, Westport, Connecticut; primera edicin en 1952; (contiene una prlogo de R. K. Merton)

    John Barber (1981) Soviet Historians in Crisis, 1928-1932, The Macmillan Press LTD, Hong Kong

    George Basalla (ed.) (1968), The Rise of Modern Science. External or Internal Factors?, Raytheon Education Company, Lexington, Massachussets.

    Barry Barnes (comp.) (1980), Estudios sobre sociologa de la ciencia, Alianza, Madrid; de la edicin inglesa, 1972.

  • Klaas van Berkel y Wieve Bijker (1979) Disciplinar externalisme. Beschouwingen over het externalisme van Boris Hessen en Robert Merton in het licht van de moderne wetenschapsfilosofie, en Kennis Methode, 3; pp. 72-92

    J. D. Bernal (1931) Ciencia y sociedad, The Spectator, julio de 1931

    (1973) Ciencia e industria en el siglo XIX, ed. Martnez Roca, Barcelona, de la edicin inglesa, 1953

    Franz Borkenau (1932), Zur Soziologie des mechanistischen Weltbildes, en Zeitschrift fr Sozialforschung 1, 3; pp. 311-355.

    (1987) The Sociology of the Mechanistic Worl-Picture, en Science in Context, 1, 1; pp. 109-127. Trad. por Richard W. Hadden.

    Gustavo Bueno (1990) Ignoramus, Ignorabimus!(en torno al libro de Fernidnando VidoniY, en El Basilisco 4 (2 poca); pp. 69-89

    (1992a), En torno a la doctrina de la causalidad; p. 225; en Revista Meta (1992) La filosofa de Gustavo Bueno, Universidad Complutense, Madrid.

    (1992b) Teora del cierre categorial, v. I, Pentalfa, Oviedo

    (1995) Qu es la ciencia?, Pentalfa, Oviedo

    W.F. Byum, E.J. Browne, Roy Porter (1986), Diccionario de historia de la ciencia, Herder, Barcelona. Trad. DIORKI de la edicin inglesa, 1981

    G.N. Clark (1937a) Social and Economic Aspects of Science in the Age of Newton, en Economic History, 3; pp. 362-379

    (1937b) Science and Social Welfare in the Age of Newton, Clarendon Press, Oxford

    I. B. Cohen (1983) La revolucin newtoniana y la transformacin de las ideas cientficas, Alianza edit., Madrid

    J.G. Crowther (1970) Fifty Years with Science, Londres

    A M. Deborin (1964) Filosofa y poltica, edit. Pueblos Unidos, Montevideo

    K. K. Delokarov (1978) B. M. Gessen i filosofskie problemy estestvoznaniia, en Vestnik Akademii nauk SSSR, 12; pp. 75-85.

    Paul Durbin (ed.) (1980), A Guide to the Culture of Science, Technology and Medicine,Free Press, New York