Núcleo IX. La Eucaristía. Nos alimentamos con el Cuerpo y la...

download Núcleo IX. La Eucaristía. Nos alimentamos con el Cuerpo y la api.ning.com/files/8q*Y0LC5xlMZKyKak1XiSiHyraWIWj7lxIiQs-pYIt38... ·

of 36

  • date post

    30-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    212
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Núcleo IX. La Eucaristía. Nos alimentamos con el Cuerpo y la...

  • Catecismo Jess es el Seor

    Dicesis de Cdiz y Ceuta Catequista-Manuela Gonzlez Aguilera

    Ncleo IX. La Eucarista.

    Nos alimentamos con el Cuerpo y la Sangre del Seor Mensaje, objetivos y contenidos de la Catequesis Mensaje

    La Eucarista culmina la iniciacin cristiana como fuente y cima de la

    vida cristiana. Todos los domingos, los cristianos somos convocados para

    alabar y dar gracias a Dios celebrando la Eucarista. En ella se actualiza el

    Misterio Pascual de Cristo y somos alimentados con el Pan de la Palabra y

    con el Pan de la Eucarista. Por la conversin del pan y del vino en el Cuerpo y

    la Sangre de Cristo. l se hace presente. Por ello, los cristianos amamos

    intensamente la Eucarista, que nos une a Cristo y entre nosotros.

    Objetivos Conocer

    Que la participacin en la Eucarista es, para todo bautizado, el

    centro del domingo y el centro de la vida de la Iglesia. Conocer cules

    son los efectos del sacramento. Celebrar

    La Eucarista cada domingo, colaborando en su preparacin. Participar

    de forma activa en la Santa Misa, tanto interior como exteriormente,

    conociendo las partes de la misma y las respuestas y oraciones de la

    asamblea. Vivir

    El domingo como cristianos, es decir, como un da dedicado al Seor, a

    la Iglesia y al prjimo. Reconocer la unidad y la caridad como frutos

    de vida eucarstica. Orar

    Conocer la Misa como la forma de oracin litrgica ms importante de

    la Iglesia, mediante la cual, nos dirigimos a Dios para alabarlo y darle

    gracias.

    Iniciacin a la Oracin Familiar en Catequesis.

  • Catecismo Jess es el Seor

    Dicesis de Cdiz y Ceuta Catequista-Manuela Gonzlez Aguilera

    Contenidos

    Ncleo IX. La Eucarista. Nos alimentamos con el Cuerpo y la Sangre

    del Seor

    Iniciacin a la Oracin Familiar

    Testimoniar la fe

    Desde nuestra experiencia

    Iniciar en la Celebracin

    La Palabra de Dios nos ilumina

    o Meditamos la Palabra

    Escribimos en la libreta

    Alentar la vida cristiana

    o Compromiso cristiano familiar

    Ensear a orar

    Incorporar a la vida y misin de la Iglesia

  • Catecismo Jess es el Seor

    Dicesis de Cdiz y Ceuta Catequista-Manuela Gonzlez Aguilera

    Iniciacin a la Oracin familiar

    Ncleo IX. La Eucarista. Nos alimentamos con el Cuerpo y la Sangre

    del Seor

    Inicio de la Catequesis en el Templo con los padres

    Monicin de entrada: (Lee un padre) Todos los domingos, los cristianos

    somos convocados para alabar y dar gracias

    a Dios celebrando la Eucarista. En ella se

    actualiza el Misterio Pascual de Cristo y

    somos alimentados con el Pan de la Palabra,

    y con el Pan de la Eucarista.

    Del Evangelio de Juan (Jn 6, 11-14) (Lee Catequista) Jess tom los panes, dijo la accin de gracias y los reparti a los que

    estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se

    saciaron, dice a sus discpulos: Los recogieron y llenaron doce canastos con los pedazos de

    los cinco panes de cebada que sobraron a los que haban comido.

    Palabra de Dios

    Oracin a Jess: (Lee un nio) Mi gran Amigo Jess.

    T quieres venir a m, tan pequeo como soy,

    y aunque poco te conozco, mi vida entera te doy.

    Diste tu Vida por m y tan grande es tu amor,

    que te quedaste con nosotros, en la Sagrada Comunin.

    Yo quiero recibirte, con un corazn limpio,

    con un corazn bueno, aydame T a conseguir,

    un corazn, semejante al Tuyo.

    Nos ponemos de pie y rezamos el Padrenuestro

  • Catecismo Jess es el Seor

    Dicesis de Cdiz y Ceuta Catequista-Manuela Gonzlez Aguilera

    Ncleo IX. La Eucarista. Nos alimentamos con el Cuerpo y la

    Sangre del Seor Catequesis con los elementos de la Portadilla

    Testimoniar la fe

    Desde nuestra experiencia

    Abrimos el Catecismo: (pgs.

    114 y 115). Leemos el ttulo del tema: La

    Eucarista. Nos alimentamos con el Cuerpo y la Sangre del Seor

    o Los cristianos somos

    Alimentados cada domingo en la

    Santa Misa, con el Pan de la

    Palabra y el Pan de la Eucarista.

    Los dibujos

    Observamos el dibujo de la portada para entrar en clima de dilogo y

    en la obra de arte.

    Qu vemos?

    Los dibujos son smbolos que nos llevan a otra cosa, como por ejemplo:

    las camisetas de los futbolistas, cuando la vemos en una tienda, segn sus

    colores, escudo bordado, N y nombre del jugador, sabemos a que equipo de

    futbol pertenece. Al Real Madrid, al Barcelona... y al jugador que la lleva.

    Tambin los smbolos cristianos, nos llevan a reconocer su significado.

    Mirando el dibujo, recordamos, que los cirios encendidos representan la Luz

    de Jess, el Cliz o copa, representa la Sangre del Seor, el libro

    representa la Palabra de Dios. Las manos, aunque son las del sacerdote (que

    es al que vemos presidir la Eucarista), representan las manos de Jess.

    Observamos la obra de arte, A qu momento de la vida de Jess nos

    lleva? (A la ltima Cena del Seor) Vemos a Jess en medio, rodeado de los Apstoles (a los que en la escena anterior, le ha lavado los pies, como signo de amor y servicio), pronunciando las palabras de su entrega definitiva:

  • Catecismo Jess es el Seor

    Dicesis de Cdiz y Ceuta Catequista-Manuela Gonzlez Aguilera

    .

    La Palabra de Dios nos ilumina: (Mt 26, 20. 26-28) Jess celebra la Pascua con sus discpulos: (Mt 26, 20. 26-28)

    Al atardecer se puso a la mesa con los Doce...

    Mientras coman, Jess tom pan y, despus de pronunciar la bendicin, lo

    parti, lo dio a los discpulos y les dijo: .

    Despus tom el cliz, pronunci la accin de gracias y dijo: . Palabra de Dios

    Meditamos la Palabra

    Jess, con sus palabras y gestos en la ltima Cena, identifica su

    persona con el pan partido y entregado para alimentar y dar vida. Y con su

    sangre sella la nueva alianza prometida.

    Jess, en el Evangelio de Lucas, les pide a los Apstoles, que hagan

    esto, en memoria suya, es decir, una accin que recuerda y hace presente a

    su persona. Esta accin de Jess, tom forma en la liturgia de la

    Comunidad primitiva, hasta nuestros das.

    El sacerdote, en la Eucarista, hace los mismos gestos de Jess y dice

    las mismas palabras. Recordando as, lo que hizo Jess para salvarnos. Por

    eso le alabamos, le damos gracias por su entrega y le recibimos en el Pan de

    Vida eterna.

    Escribimos en la libreta

    Fecha y ttulo del tema

    Escribir las palabras de Jess pronunciadas en la ltima Cena: .

    Alentar la vida cristiana

    Revisar el compromiso anterior

    Aprender el Credo Apostlico (pg. 153).

  • Catecismo Jess es el Seor

    Dicesis de Cdiz y Ceuta Catequista-Manuela Gonzlez Aguilera

    Compromiso cristiano familiar

    Para hacer en casa con ayuda de los paps:

    o Recordar la seal de la Santa Cruz

    o Aprender la oracin del Gloria (que rezamos en la Santa Misa).

    o Escribir en la libreta esta sntesis:

    Propuestas de vida

    En grupo

    Participar en la procesin del Corpus de la Parroquia o Dicesis.

    En familia

    La familia hace cada domingo una fiesta para el descanso, la

    convivencia, la visita a un familiar enfermo y sobre todo, para la

    participacin de la Eucarista, corazn de todo domingo. De esta

    forma los padres ensean lo especial del domingo, que es un da para

    Dios en el que los cristianos nos reunimos para celebrar la

    Resurreccin del Seor.

    Con los Santos

    Muchos santos han tenido una vivencia profunda de la Eucarista,

    entre otros: Santa Clara, mrtir de la Eucarista. Vamos a conocer

    algo de su vida.

    Santa Clara de Ass

    Naci en Ass, Italia, en 1193-4 Fundadora de las

    religiosas franciscanas, llamadas Clarisas. Su padre

    perteneca a una de las familias de mejor linaje de la

    ciudad, y su madre era una dama de profundo sentido

    cristiano. Cuando tena 18 aos, subyugada por el ardor

    evanglico de su compatriota Francisco, que acababa de

    poner en marcha la nueva fraternidad, se confi a su

    direccin. Abandon su casa y en la capilla de la

    Porcincula, donde viva San Francisco, tom el hbito de

    manos del santo, prometindole obediencia.

    Inmediatamente fue confiada por Francisco al monasterio

    benedictino de San Pablo de las Abadesas. All tuvo que vencer la enconada

    oposicin de sus parientes. Quince das despus, Francisco le procur un

    asilo ms seguro en el convento de SantAngelo in Panzo, en las

  • Catecismo Jess es el Seor

    Dicesis de Cdiz y Ceuta Catequista-Manuela Gonzlez Aguilera

    estribaciones del monte Subasio, donde fue a unrsele, fugada asimismo

    clandestinamente, su hermana Ins.

    Posteriormente, Francisco dispuso para Clara y sus imitadoras una

    vivienda, adaptada al ideal de pobreza y sencillez que ella misma anhelaba,

    junto a la pequea iglesia de San Damin, por l restaurada. Y en ella se

    instal el pequeo grupo de Damas Pobres, llamadas luego Clarisas,

    integrado ya con otras tres compaeras. La comunidad femenina imitaba en

    lo posible la de los hermanos franciscanos.

    Durante cuarenta aos, Clara fue la superiora del convento de monjas

    de San Damin.

    Su vida era de gran austeridad y muy rica en obras de caridad y

    piedad. Se cuenta que alej