Monografía Desnutrición y alimentaciónecaths1.s3.a... · Web viewDe todos los factores del...

download Monografía Desnutrición y alimentaciónecaths1.s3.a... · Web viewDe todos los factores del ambiente

of 30

  • date post

    01-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Monografía Desnutrición y alimentaciónecaths1.s3.a... · Web viewDe todos los factores del...

Monografa Desnutricin y alimentacin

Monografa para la finalizacin del

Curso de Diettica y Nutricin Natural

dictado por

Iatena (Inst. Arg. de Terapias Naturales)

ALIMENTACIN Y POBREZA

Mabel Fernndez

Enero 2012

ALIMENTACIN Y POBREZA

Mabel Fernndez

RESUMEN

Todos tenemos derecho a una alimentacin adecuada. Tener a un sector de la poblacin empobrecida, sin acceso a una vida digna, es otro modo de violencia. En esta monografa se delinean aspectos relacionados con la agroeconoma, el bienestar humano, las desigualdades sociales y sus relaciones con alimentacin y nutricin.

NDICE

I. Introduccin

II. Agroeconoma y deterioro social

III. El bienestar humano

IV. La industria alimentaria

V. Necesidades nutricionales

1. Salud y enfermedad

2. Embarazo y alimentacin

3. Lactancia materna

4. Desnutricin y desarrollo mental

5. Obesidad y alimentacin en el nio

6. Fracaso escolar y alimentacin

VI. Alimentacin natural: una alternativa ms saludable

VII. Objetivos del milenio

VIII. Algunas acciones para combatir el hambre

IX. El derecho a la alimentacin

X. Conclusiones

XI. Referencias bibliogrficas

I. INTRODUCCIN

El desafo del Milenio de que en el ao 2015 nadie sufra por carencias alimenticias parece ser un propsito difcil de alcanzar. Las ltimas estadsticas sealan que en el mundo mueren anualmente por hambre 4 millones de nios. En Argentina mueren segn datos de Conin 26 nios por da. Los que sobreviven al hambre, por otro lado, quedan visiblemente deteriorados.

La falta de nutrientes en el momento oportuno deja secuelas imposibles de salvar. As por ejemplo, la discapacidad mental producida por falta de alimentos.

Para salir de esta injusticia social deben existir proyectos a escala nacional en que se encuentren atravesados, con un mismo nivel de importancia, la salud, la educacin, el trabajo, los programas de vivienda, el desarrollo social y el cuidado del medio ambiente. El desarrollo adecuado debe priorizar una agricultura que contemple la biodiversidad, en dilogo con la naturaleza. Es del todo significativo que se fortalezca a los pequeos agricultores y se descompriman las aglomeraciones en las ciudades.

No debemos aceptar la pobreza como un hecho consumado. Debemos actuar para que se cumplan los objetivos del milenio. De ellos el ms importante, que incluye a todos los dems, sin duda es:

Que no exista el hambre sobre la faz de la Tierra.

II. AGROECONOMA Y DETERIORO SOCIAL

Ya la Revolucin Industrial, a mitad del siglo XVIII y principios del XIX, haba expulsado a los campesinos hacia las ciudades por la expansin de la industria en detrimento del trabajo agropecuario.

En la dcada de 1930, en nuestro pas comienzan a instalarse las primeras industrias, lo cual tambin viene acompaado de este fenmeno de la migracin del campo a la ciudad.

Tanto Goldsmith como de Sebastin subrayan que ya desde 1950 se instala en el mundo la Revolucin Verde, propiciadora de una agricultura intensiva mediante variedades de semillas con mejoras efectuadas por el ser humano, lo que permiti comenzar a aplicar abonos qumicos derivados del petrleo. Rpidamente se difundi en Asia, y ya veinte aos despus todas las reas dedicadas al arroz presentaban plantaciones con estas nuevas variedades. Al mismo tiempo, otro tanto suceda con la mitad del trigo en frica y ms de la mitad de las siembras en Amrica Latina.

El rpido aumento de la produccin de alimentos no condujo a la seguridad alimentaria. Antes bien, la Revolucin Verde trajo incorporadas la reduccin de la mano de obra y la movilizacin de los trabajadores rurales hacia los centros urbanos, con la esperanza de estos de encontrar nuevos modos de subsistencia. As, estaba lejos de ser una solucin a los problemas del hambre.

Este xodo comportara posteriormente la formacin de conglomerados de pobreza en las ciudades, con individuos desarraigados que tenan que comenzar a depender de la caridad del estado, una nueva clase social: del desarraigo (literalmente prdida de races) a la pobreza (prdida de riquezas).

El ex Ministro de Medio Ambiente de Brasil Lutzenberger seal respecto de esta situacin que las favelas fueron el resultado directo de los desplazamientos rurales causados por la llamada Revolucin Verde.

As, los poderosos del momento comenzaron a acumular riquezas. Este modelo de crecimiento intensivo en agricultura fue copiado por la ganadera Se oblig a los animales a vivir en cautiverio, en peores condiciones, en un hbitat reducido, tal como sucede hoy en da. Se daba as el medio propicio para que las enfermedades se propagasen, con la obligada consecuencia del agregado de antibiticos. Por el uso sistemtico de estos, las bacterias comenzaron a hacerse resistentes.

Entre los seres humanos, en las poblaciones marginales se incrementaron toda clase de injusticias sociales, lo que trajo aparejadas enfermedades (mayor morbilidad) y una mayor mortalidad, descomposicin familiar, falta de alimentos y de agua, trastornos en la higiene...

Nuestro planeta podra alimentar al doble de su poblacin actual. Sin embargo, en 2007 Sen y Kliksberg aclaraban que:

845 millones de personas padecan hambre

1.200 millones de ellas no tenan acceso al agua potable.

As por ejemplo, siendo que la tasa de mortalidad es el mejor indicador del xito o fracaso de una economa,

en el mundo moran anualmente por falta de agua 1.800.000 personas

y de ellas, 4.900 nios por da.

En la actualidad, pese a que la actual modernidad ofrece inseminacin artificial, clonacin de animales o bibliotecas digitales, la tendencia contina, al punto que en el presente 2011 se ha arribado a la escandalosa cifra de 1.000 millones de hambrientos sobre un total de 7000 millones de habitantes en la Tierra.

Es prioritario en consecuencia reabrir el debate sobre qu mundo queremos y profundizar en ello, articulando tica y economa para encontrar caminos alternativos.

Slo cuando la organizacin econmica y el entorno social se unen por medio de polticas de estado es posible revertir los ndices de morbilidad y mortalidad.

Como ejemplo de ello, James Grant, ex lder de Unicef, organiz programas internacionales de accin pblica con el fin de reducir la previsible morbilidad, la evitable malnutricin y la innecesaria mortalidad.

En el presente se reconoce que la superacin del hambre, a contramano de la Revolucin Verde, est en la productividad de la pequea agricultura en el mundo pobre. Es necesario retornar al pluricultivo, producir una diversidad de alimentos de una calidad que satisfaga y respete la salud humana, contemplando el medio ambiente y la estabilidad social en los consumidores. Por cierto, tambin hay que reducir los pesticidas, fertilizantes y frmacos (hormonas y antibiticos) utilizados a destajo. La biotecnologa debe ser puesta al servicio de la humanidad.

Ante el tremendo avance del mercado agroalimentario, en la actualidad ya se han creado Bancos de Semillas para preservar las especies vegetales naturales, por ahora en India y Noruega.

En India, la organizacin Navdanya tiene como objetivo cubrir el pas con bancos de semillas de agricultura orgnica. Aspira a construir un sistema agrcola y alimentario libre de productos qumicos y libre de ingeniera gentica.

En 2008 en Noruega, en la isla Spitsbergen, a mil kilmetros del Polo Norte, se inaugur un banco subterrneo de semillas con 268.000 muestras. La idea de las autoridades ha sido poner a salvo de catstrofes naturales (por ejemplo el calentamiento global) o de guerras terribles (por ejemplo una devastacin atmica) semillas de unos cien pases, a fin de garantizar la seguridad alimentaria de la humanidad. Este tesoro rene variedades de arroz, trigo, maz, cebada, soja, berenjena, papa y otros productos bsicos de todo el mundo.

III. EL BIENESTAR HUMANO

De acuerdo con Wernicke [en prensa], el bienestar, es decir un buen estado, es aquel que genera en un sujeto una sensacin general de satisfaccin, de organizacin, de equilibrio, de homeostasis. Justamente, la OMS (Organizacin Mundial de la Salud) denomina salud al estado de completo bienestar fsico, mental y social (y no simplemente ausencia de enfermedad). Otra forma de definir la salud es que el ser humano constantemente flucta alrededor de su eje de estabilidad, una fluctuacin que es producto de las satisfacciones que va experimentando.

Por otra parte, un estado de bienestar se puede referir a una entidad jurdica, un estado con un gobierno cuya meta consiste en alcanzar el bienestar de sus habitantes. Sin embargo, en estas ltimas dcadas los grandes grupos de poder propician que el estado de bienestar deje de existir. Son los grupos que generan el capitalismo salvaje. Argumentan que el estado ya no dispone de recursos para atender las necesidades de todos los habitantes. No obstante, es fcilmente demostrable que esto se debe a la mala distribucin de las riquezas en el mundo y no a una supuesta falta genuina de recursos para dar bienestar a todos y cada uno de los habitantes del planeta.

Tal como ya se seal, en el ltimo tiempo los peridicos han destacado la noticia de que se ha alcanzado en el mundo la cifra de 1.000 millones de hambrientos. Por otro lado, tambin se sabe que suman algo ms de 1.000 millones los excedidos de peso. Es decir que hay en el planeta 2.000 millones de personas, lo que sobre una poblacin total actual de 7.000 millones de seres humanos, da aproximadamente un 30% de todos los habitantes del mundo que se alimentan mal.

Por otra parte, se ha establecido que un 84% de todos los alimentos obtenidos por la gente proviene del mercado, esto es, de la industr