Mi libro mal diagramado

Click here to load reader

  • date post

    19-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    230
  • download

    0

Embed Size (px)

description

Mi libro mal diagramado

Transcript of Mi libro mal diagramado

  • 1

    El titulo de mi libro

  • 2

    ndice ndice .........................................................................1 Prlogo ......................................................................4 Captulo I .................................................................12

    Que trata de la condicin y ejercicio del famoso hidalgo don Quijote de la Mancha ........................12

    Captulo II................................................................ 18 Que trata de la primera salida que de su tierra hizo el ingenioso don Quijote...........................................18

    Captulo III............................................................... 26 Donde se cuenta la graciosa manera que tuvo don Quijote en armarse caballero ................................ 26

    Captulo IV .............................................................. 33 De lo que le sucedi a nuestro caballero cuando sali de la venta ....................................................33

  • 3

  • 4

    Prlogo Desocupado lector: sin juramento me podrs creer que quisie-ra que este libro, como hijo del entendimiento, fuera el ms hermoso, el ms gallardo y ms discreto que pudiera imaginar-se. Pero no he podido yo contravenir al orden de naturaleza; que en ella cada cosa engendra su semejante. Y as, qu podr engendrar el estril y mal cultivado ingenio mo, sino la histo-ria de un hijo seco, avellanado, antojadizo y lleno de pensa-mientos varios y nunca imaginados de otro alguno, bien como quien se engendr en una crcel, donde toda incomodidad tiene su asiento y donde todo triste ruido hace su habitacin? El sosiego, el lugar apacible, la amenidad de los campos, la se-renidad de los cielos, el murmurar de las fuentes, la quietud del espritu son grande parte para que las musas ms estriles se muestren fecundas y ofrezcan partos al mundo que le col-men de maravilla y de contento. Acontece tener un padre un hijo feo y sin gracia alguna, y el amor que le tiene le pone una venda en los ojos para que no vea sus faltas, antes las juzga por discreciones y lindezas y las cuenta a sus amigos por agu-dezas y donaires. Pero yo, que, aunque parezco padre, soy pa-drastro de Don Quijote, no quiero irme con la corriente del uso, ni suplicarte, casi con las lgrimas en los ojos, como otros hacen, lector carsimo, que perdones o disimules las faltas que en este mi hijo vieres; y ni eres su pariente ni su amigo, y tie-nes tu alma en tu cuerpo y tu libre albedro como el ms pin-tado, y ests en tu casa, donde eres seor della, como el rey de sus alcabalas, y sabes lo que comnmente se dice: que debajo de mi manto, al rey mato. Todo lo cual te esenta y hace libre de todo respecto y obligacin; y as, puedes decir de la historia todo aquello que te pareciere, sin temor que te calunien por el mal ni te premien por el bien que dijeres della. Slo quisiera drtela monda y desnuda, sin el ornato de prlo-go, ni de la inumerabilidad y catlogo de los acostumbrados

  • 5

    sonetos, epigramas y elogios que al principio de los libros sue-len ponerse. Porque te s decir que, aunque me cost algn trabajo componerla, ninguno tuve por mayor que hacer esta prefacin que vas leyendo. Muchas veces tom la pluma para escribille, y muchas la dej, por no saber lo que escribira; y, estando una suspenso, con el papel delante, la pluma en la ore-ja, el codo en el bufete y la mano en la mejilla, pensando lo que dira, entr a deshora un amigo mo, gracioso y bien en-tendido, el cual, vindome tan imaginativo, me pregunt la causa; y, no encubrindosela yo, le dije que pensaba en el pr-logo que haba de hacer a la historia de don Quijote, y que me tena de suerte que ni quera hacerle, ni menos sacar a luz las hazaas de tan noble caballero. Porque, cmo queris vos que no me tenga confuso el qu dir el antiguo legislador que llaman vulgo cuando vea que, al cabo de tantos aos como ha que duermo en el silencio del olvido, salgo ahora, con todos mis aos a cuestas, con una leyenda seca como un esparto, ajena de invencin, menguada de estilo, pobre de concetos y falta de toda erudicin y doctri-na; sin acotaciones en las mrgenes y sin anotaciones en el fin del libro, como veo que estn otros libros, aunque sean fabu-losos y profanos, tan llenos de sentencias de Aristteles, de Platn y de toda la caterva de filsofos, que admiran a los le-yentes y tienen a sus autores por hombres ledos, eruditos y elocuentes? Pues qu, cuando citan la Divina Escritura! No dirn sino que son unos santos Tomases y otros doctores de la Iglesia; guardando en esto un decoro tan ingenioso, que en un rengln han pintado un enamorado destrado y en otro hacen un sermoncico cristiano, que es un contento y un regalo olle o leelle. De todo esto ha de carecer mi libro, porque ni tengo qu acotar en el margen, ni qu anotar en el fin, ni menos s qu autores sigo en l, para ponerlos al principio, como hacen todos, por las letras del A.B.C., comenzando en Aristteles y acabando en Xenofonte y en Zolo o Zeuxis, aunque fue mal-diciente el uno y pintor el otro. Tambin ha de carecer mi li-

  • 6

    bro de sonetos al principio, a lo menos de sonetos cuyos auto-res sean duques, marqueses, condes, obispos, damas o poetas celebrrimos; aunque, si yo los pidiese a dos o tres oficiales amigos, yo s que me los daran, y tales, que no les igualasen los de aquellos que tienen ms nombre en nuestra Espaa. En fin, seor y amigo mo prosegu, yo determino que el se-or don Quijote se quede sepultado en sus archivos en la Mancha, hasta que el cielo depare quien le adorne de tantas cosas como le faltan; porque yo me hallo incapaz de remediar-las, por mi insuficiencia y pocas letras, y porque naturalmente soy poltrn y perezoso de andarme buscando autores que di-gan lo que yo me s decir sin ellos. De aqu nace la suspensin y elevamiento, amigo, en que me hallastes; bastante causa para ponerme en ella la que de m habis odo. Oyendo lo cual mi amigo, dndose una palmada en la frente y disparando en una carga de risa, me dijo: Por Dios, hermano, que agora me acabo de desengaar de un engao en que he estado todo el mucho tiempo que ha que os conozco, en el cual siempre os he tenido por discreto y prudente en todas vuestras aciones. Pero agora veo que estis tan lejos de serlo como lo est el cielo de la tierra. Cmo que es posible que cosas de tan poco momento y tan fciles de remediar puedan tener fuerzas de suspender y absortar un in-genio tan maduro como el vuestro, y tan hecho a romper y atropellar por otras dificultades mayores? A la fe, esto no nace de falta de habilidad, sino de sobra de pereza y penuria de dis-curso. Queris ver si es verdad lo que digo? Pues estadme atento y veris cmo, en un abrir y cerrar de ojos, confundo todas vuestras dificultades y remedio todas las faltas que decs que os suspenden y acobardan para dejar de sacar a la luz del mundo la historia de vuestro famoso don Quijote, luz y espejo de toda la caballera andante.

  • 7

    Decid le repliqu yo, oyendo lo que me deca: de qu modo pensis llenar el vaco de mi temor y reducir a claridad el caos de mi confusin? A lo cual l dijo: Lo primero en que reparis de los sonetos, epigramas o elogios que os faltan para el principio, y que sean de persona-jes graves y de ttulo, se puede remediar en que vos mesmo tomis algn trabajo en hacerlos, y despus los podis bautizar y poner el nombre que quisiredes, ahijndolos al Preste Juan de las Indias o al Emperador de Trapisonda, de quien yo s que hay noticia que fueron famosos poetas; y cuando no lo hayan sido y hubiere algunos pedantes y bachilleres que por detrs os muerdan y murmuren desta verdad, no se os d dos maraveds; porque, ya que os averigen la mentira, no os han de cortar la mano con que lo escribistes. En lo de citar en las mrgenes los libros y autores de donde sacredes las sentencias y dichos que pusiredes en vuestra historia, no hay ms sino hacer, de manera que venga a pelo, algunas sentencias o latines que vos sepis de memoria, o, a lo menos, que os cuesten poco trabajo el buscalle; como ser poner, tratando de libertad y cautiverio: Non bene pro toto libertas venditur auro. Y luego, en el margen, citar a Horacio, o a quien lo dijo. Si tra-tredes del poder de la muerte, acudir luego con: Pallida mors aequo pulsat pede pauperum tabernas, Regumque turres. Si de la amistad y amor que Dios manda que se tenga al ene-migo, entraros luego al punto por la Escritura Divina, que lo podis hacer con tantico de curiosidad, y decir las palabras,

  • 8

    por lo menos, del mismo Dios: Ego autem dico vobis: diligite inimicos vestros. Si tratredes de malos pensamientos, acudid con el Evangelio: De corde exeunt cogitationes malae. Si de la instabilidad de los amigos, ah est Catn, que os dar su dsti-co: Donec eris felix, multos numerabis amicos, tempora si fuerint nubila, solus eris. Y con estos latinicos y otros tales os tendrn siquiera por gra-mtico, que el serlo no es de poca honra y provecho el da de hoy. En lo que toca el poner anotaciones al fin del libro, segura-mente lo podis hacer desta manera: si nombris algn gigante en vuestro libro, hacelde que sea el gigante Golas, y con slo esto, que os costar casi nada, tenis una grande anotacin, pues podis poner: El gigante Golas, o Goliat, fue un filisteo a quien el pastor David mat de una gran pedrada en el valle de Terebinto, segn se cuenta en el Libro de los Reyes, en el captulo que vos hallredes que se escribe. Tras esto, para mostraros hombre erudito en letras humanas y cosmgrafo, haced de modo como en vuestra historia se nombre el ro Ta-jo, y verisos luego con otra famosa anotacin, poniendo: El ro Tajo fue as dicho por un rey de las Espaas; tiene su na-cimiento en tal lugar y muere en el mar ocano, besando los muros de la famosa ciudad de Lisboa; y es opinin que tiene las arenas de oro, etc. Si tratredes de ladrones, yo os dir la historia de Caco, que la s de coro; si de muj