MÁS ALLÁ DE LAS REPRESAS - cl.boell.org · PDF fileDE LAS REPRESAS Mientras el...

Click here to load reader

  • date post

    21-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of MÁS ALLÁ DE LAS REPRESAS - cl.boell.org · PDF fileDE LAS REPRESAS Mientras el...

  • N 5 - Agosto 2016

    MS ALLDE LAS REPRESAS

    Mientras el nuevo gobierno argentino avanza en la ejecucin de represas en el ro Santa Cruz, el discurso oficial promete un desarrollo sustentable y ambientalmente responsable para el pas. Son las represas smbolos de desarrollo y modernizacin? Qu intereses envician este proyecto? Por qu desestimar su construccin?

  • 02

    DIRECCIN GENERALAndrs Npoli

    DIRECCIN PERIODSTICAMara Emilia Garro Vidal

    CONSEJO DE REDACCINAna Di PangracioDaniel Ryan

    COLABORAN EN ESTE NMEROJorge Lapea Guillermo MalinowDaro RodrguezJulieta BossiPedro FriedrichCarlos TanidesKini RoeslerLaura FasolaPatricio SeguraMarcelo Vias Diego Flores

    DISEO Y DIAGRAMACINPocket Design StudioMagdalena Abrecht

    IMPRESINImagen Impresa

    FOTO DE TAPAFrancisco Bedeschi

    CONTACTOFARNFundacin Ambiente y Recursos Naturales

    [email protected]

    Snchez de Bustamante 271 piso (C1173AAA)CABA, Argentina0054 - 11 - 4865-1707 (int. 163)

    EDITORIAL

    NOTA PRINCIPALMS ALL DE LAS REPRESASpor Maria Emilia Garro Vidal y Mara Marta Di Paola

    EL ROL DE LA HIDROELECTRICIDAD EN LA TRANSICIN ENERGTICA ARGENTINApor Jorge Lapea

    ES ESTA PATAGONIA LA QUE NOS UNE, NOS HERMANApor Patricio Segura

    LA HISTORIA DE UN RIO QUE TODAVIA RESISTEpor Daro Rodriguez y Mara Marta Di Paola

    EL COSTO SILENCIADOpor Pedro Friedrich

    NADIE TIENE DERECHO A DESTRUIR UN ROpor Marcelo Vias

    HIDROELECTRICIDAD: MITIGACIN PARA EL CAMBIO CLIMTICOpor Ing. Guillermo Malinow

    LA CRISIS ENERGTICA Y UNA OPORTUNIDAD PARA SER EFICIENTESpor Carlos Tanides

    RELATO DE AMORpor Diego Flores

    REPRESAS... SINNIMO DE DESARROLLO?por Julieta Bossi

    LA ESTRIL ESTEPA PATAGNICApor Kini Roesler y Laura Fasola

    SUMARIO

    3

    7

    10

    1 1

    12

    14

    15

    16

    18

    20

    22

    4

  • 03

    EDITORIAL

    ENERGA A CUALQUIER COSTO?

    La posibilidad de construir dos represas sobre el ltimo ro glaciario que tiene la Argentina comenz a pensarse en 1950. Sin embargo, su baja prioridad dentro del variado men de fuentes de energa disponibles, sus enormes impactos ambientales, su elevado costo econmico y el bajo aporte en trminos de oferta energtica, hicieron que el mismo quedara relegado. No obstante en la ltima dcada, ms precisamente durante el primer gobierno de Cristina F. de Kirchner, logr consolidarse como un proyecto en vas de ser ejecutado.

    A partir del ao 2007 se inicia, entonces, un complejo proceso licitato-rio que desembocara cinco aos ms tarde en la adjudicacin de las actuales represas Presidente Kirchner y Gobernador Cepernic a las empresas Electroingenieria, Hidrocuyo y Gezhouba, atado a un gravoso esquema de financiamiento por parte del gobierno de la Repblica Po-pular de China sostenido bajo la clusula del cross default.

    Todo el proceso licitatorio fue afectado por la falta de transparencia, pero no fue el nico aspecto que podra considerarse oscuro en este caso. Existen tambin serias deficiencias en el procedimiento de Evaluacin de Impacto Ambiental (EIA), que resulta fundamental para el otorgamiento de la Licencia Ambiental para operar, el que no ha cumplido con los requisitos mnimos que establece la Ley General del Ambiente N 25.675 y que rige la materia.

    Desde el punto de vista ambiental, no debe olvidarse que la construc-cin de las represas podra ocasionar daos ambientales en el ro San-ta Cruz, en su ecosistema y biodiversidad existente en la zona, como as tambin en los glaciares Perito Moreno y Upsala, que forman parte del Parque Nacional los Glaciares, declarado Patrimonio de la Humani-dad por la Unesco. Asimismo, persisten importantes cuestionamientos respecto del grado de prioridad que registran estas represas dentro del men de fuentes de energa disponibles. El propio Estado Nacional, mediante un estudio publicado en el 2006, situ a las represas Kirch-ner y Cepernic en el lugar 11 y 21, respectivamente, dentro de las prioridades de los proyectos hidroenergticos en el pas.

    Tambin se registraron serias falencias en todo el trmite del procedi-miento de EIA, como sucedi con la realizacin de la audiencia pblica celebrada el 9 de diciembre de 2015, horas antes de la asuncin de

    un nuevo gobierno. Este hecho no registra antecedentes similares y que se hizo al solo efecto de completar de manera formal un proceso administrativo absolutamente viciado, imposibilitando la real y genuina participacin del pblico interesado.

    Todo ello llev a la Corte Suprema de Justicia de la Nacin, en respues-ta a dos acciones presentadas por ONGs, ordenar al actual gobierno la presentacin de una serie de informes sobre los contenidos de la cuestionada EIA y las consecuencias ambientales del proyecto.

    Pese a todos los cuestionamientos, el gobierno nacional anunci que se-guir adelante con la construccin de ambas represas, luego de una re-negociacin del contrato en el que participaron nicamente los interesa-dos directos: el Gobierno Nacional, la Pcia. de Santa Cruz, las empresas adjudicatarias y el Gobierno de la Repblica Popular de China y en donde se acord restarle potencia a las represas (1.740 MW a 1.290 MW) con el objeto de minimizar algunos de los importantes impactos ambientales denunicados. Sin embargo, no se han dado a conocer las razones que llevaron a modificar el proyecto, ni se ha comunicado cules son las medidas que se implementarn para evitar nefastas consecuencias ambientales. Por otra parte, tampoco se ha informado si se ha pre-visto revisar el deficiente procedimiento de EIA desarrollado por la provincia de Santa Cruz.

    No se trata de emprolijar el proyecto o sus consecuencias ambientales mediante mdicas adaptaciones tcnicas provistas por burcratas o tcnicos afines al Ministerio de Energa, sino abrir un proceso verda-deramente transparente participativo e informado donde se estudie de manera genuina y sin condicionamientos externos la viabilidad ener-gtica, econmica, ambiental y social del proyecto y las alternativas existentes. La produccin de energa, un bien necesario e impres-cindible para el desarrollo de todas las sociedades, no debe reali-zarse a cualquier costo.

  • 04

    PULSO AMBIENTAL NOTA PRINCIPAL

    MS ALL DE LAS REPRESAS

    Si buscamos un lugar en el que convergen distintas miradas crticas podemos hallar un punto de inflexin en qu modelo de desa-rrollo energtico, necesariamente sustentable, planifica y ejecuta un Estado como el argenti-no? Cmo transformar su matriz energtica dependiente de fuentes hidrocarburferas en una matriz diversificada con energas reno-vables que contribuyan a mitigar el cambio climtico? En esta discusin se imprimen componentes vinculados a la capacidad de negociacin estratgica del pas con actores comerciales y financieros que histricamente mantienen fuertes intereses nacionales. En el caso del proyecto del Complejo Hidroelctrico sobre el ro Santa Cruz los intereses financie-ros y empresariales estn en manos de lo que Phillip Ball (BBC Future) considera la obsesin de China por construir represas gigantes.

    REPRESAS PARA SEMBRAR Y DESECHAR

    Si bien la construccin de las represas como reservorio de agua data de ms de 3000 aos (CMR 2000), la primera mitad del siglo XX es-tuvo caracterizada por una gran expansin de ellas en todo el mundo. Hasta la dcada de los 70, el crecimiento de la construccin de grandes represas fue notable (Ver cuadro a la derecha). Sin embargo en Estados Unidos y

    Durante la primera mitad del siglo XX las represas hidroelctricas fueron sinnimo de desarrollo y progreso, y producto de la expansin tecnolgica en materia ingenieril de pases industrializados. Hoy este smbolo de modernizacin se encuentra bajo un profundo cuestionamiento econmico, tico, poltico y ambiental.

    China, por ejemplo, esta curva fue decreciendo e incrementndose en pases en desarrollo. As en 1970 Amrica del Sur se coron con la segunda represa ms grande del mundo, el Complejo Hidroelctrico Itaip, y numerosos proyectos en Brasil, Chile y Argentina.

    PAs CANT. DE REPREsAs CONsTRuIDAsChina 23 842Estados Unidos 9 265india 5 102JaPn 3 108Brasil 1 392argEntina 114 ChilE 96

    Fuente: ICOLD 2015.

    Ver nmero de represas por pas en: www.icold-cigb.net/GB/World_register/general_synthesis.asp?IDA=206

    Solo en 2015, en Estados Unidos se desmon-taron seis represas en la zona oeste del pas, y en 2016 acordaron desmantelar cuatro ms del ro Klamath porque se detect que las ins-talaciones estaban devastando la pesca local del salmn. Abraham Laustgarten, periodista de New York Times, investiga el impacto del cambio climtico y la evaporacin del agua en el ro Colorado sobre el cual se constru-y, durante la dcada de los 60, una de las

    represas ms importantes de Estados Unidos como la del Can de Glen. Segn el perio-dista el llenado de esta mega obra tard 17 aos, y 19 aos ms tarde el nivel de agua comenz a bajar, generando una inversin millonaria por ao para compensar este d-ficit. Este es un caso paradigmtico cuando detectamos que la propia naturaleza de un ro cambia, se adapta y, de alguna manera, responde a las presiones ambientales profun-dizadas por la actividad humana.

    LOS LMITES DE GRANDES REPRESAS HIDROELCTRICAS

    La hidroelectricidad es una fuente de energa renovable que, dependiendo de su aprove-chamiento, tamao e impacto ambiental, cul-tural econmico y social, es considerada o no sustentable. Respecto al aprovechamiento, Beln Esteves (2011) entiende que no existe una convencin nica e internacionalmente aceptada que determine qu aprovecha-miento es o no pequeo, por lo que cada pas adopta su propia definicin.

    En Argentina, segn la Ley 27191 que esta-blece el Rgimen de Fomento Nacional para el Uso de Fuentes Renovables de Energa para Produccin Elctrica, la energa pro-ducida por una represa hidroelctrica ser

    Por Mara Emilia