Marco filosófico Sustentable

Click here to load reader

  • date post

    08-Nov-2015
  • Category

    Documents

  • view

    21
  • download

    3

Embed Size (px)

description

La sustentabilidad no es moda, no es manda, ni romanticismo, es una forma de aprovechar y optimizar nuestros recursos no renovables, es vivir mejor, ahorrar más, permanecer, trascender, proteger o simplemente conveniencia y ahorro.

Transcript of Marco filosófico Sustentable

MARCO FILOSFICO.Filosofa SustentableLa sustentabilidad se define como el aprovechamiento de todos los recursos naturales y la generacin de riqueza a partir de su racional explotacin, pero sin comprometer su calidad y disponibilidad para las prximas generaciones.La sustentabilidad no es moda, no es manda, ni romanticismo, es una forma de aprovechar y optimizar nuestros recursos no renovables, es vivir mejor, ahorrar ms, permanecer, trascender, proteger o simplemente conveniencia y ahorro.Ser sustentable es dejar de pensar en ser, para pasar al actuar sustentable.La sociedad sustentable: una filosofa poltica para el nuevo milenio. Vctor M.El tiempo transcurre como lo hace el ro silencioso frente a la mirada de los hombres. Han pasado ms de dos dcadas desde que el filsofo alemn Rudolph Bahro se atreviese a afirmar que los ecologistas sern al siglo XX, lo que los comunistas fueron al siglo XIX; doce aos desde que Octavio Paz sealara que ...tal vez la conciencia ecolgica -el redescubrimiento de nuestra fraternidad con el universo- podra ser el punto de partida de una nueva filosofa poltica; y apenas unos aos desde que Michelangelo Bovero, politlogo italiano, reclamara la construccin de una nueva plataforma terica alternativa al marxismo. Hoy, en el amanecer del nuevo milenio, si algn fantasma recorre el mundo, este es el de las nuevas propuestas y los nuevos movimientos sociales que surgen, por todos los rincones del planeta y en todos los mbitos de la sociedad humana, alrededor del nuevo paradigma de la sociedad sustentable. Todo ello mientras la derecha ofrece como nica solucin a los cada vez ms preocupantes problemas del mundo contemporneo la nica receta que conoce (mas mercado y nuevas tecnologas), y en tanto la izquierda embelesada todava con visiones cuyas races se remontan al siglo antepasado, se conforma con atenuar los impactos sociales y ambientales que desencadena la expansin, esta vez ya sobre escala global, de la sociedad industrial y sus formidables aparatos tecno-econmicos.Como una contribucin al debate sobre las alternativas sociales, polticas y civilizatorias que hoy existen en el mundo contemporneo, el presente captulo lleva a cabo una breve revisin de las principales tesis que animan esta nueva corriente del pensamiento y de la accin, y que por lo comn se identifica bajo el trmino de desarrollo sustentable o sostenible o simplemente de sustentabilidad.La globalizacin: la singularidad del mundo moderno.La vieja y largamente soada utopa de los visionarios y futurlogos de la antigedad, es hoy, al inicio del siglo, una realidad incontrovertible. A consecuencia de la expansin del modelo civilizatorio industrial y sus impresionantes aparatos tecnolgicos, el planeta ha sido convertido, por vez primera, en un espacio geogrfico reducido a una escala apropiada a las actividades humanas (tiempos, ciclos, percepciones), un fenmeno que ha sido posible gracias a cuatro factores: el vertiginoso desarrollo del transporte, la expansin de las comunicaciones, el ensanchamiento de las transacciones econmicas, y, por supuesto, el crecimiento de la poblacin humana.Cundo en Diciembre de 1986, el Voyager logr dar la vuelta al mundo en solo nueve das sin necesidad de cargar combustible, no solo estaba batiendo una nueva marca de la navegacin area, estaba consolidando varias dcadas de un desarrollo tecnolgico que hoy permite estar en cualquier punto del orbe en menos de 22 horas!. Esta reduccin de las distancias del planeta a travs de la velocidad de los transportadores no solo permite el movimiento de los miembros de la sociedad, tambin ha facilitado el transporte de materiales (materias primas, manufacturas, productos industriales) y de energticos (como el petrleo) mediante los diversos sistemas de transporte terrestre y marino. Por su parte las telecomunicaciones permiten un registro prximo a lo instantneo de los eventos que tienen lugar en cualquier punto del planeta, en tanto que los sistemas satelitales hacen posible explorar y escudriar casi cualquier espacio de la Tierra por muy distante o pequeo que sea. La globalizacin de lo humano, es decir, la aprehensin y socializacin del espacio planetario, es pues ya un proceso en plena consolidacin que obliga a re-pensarlo todo: poltica, economa, cultura, diplomacia, educacin, estilos de vida. La imagen de la Tierra captada desde el espacio que nos da por vez primera una percepcin directa, no mediada por la interpretacin cartogrfica, del conglomerado de nuestra especie y su hbitat planetario, y que hoy aparece lo mismo en los anuncios comerciales que en la portada de un libro o como logotipo de una camiseta, es el anuncio premonitorio del nacimiento de una nueva era. Y esa imagen del globo azul-plateado flotando en el oscuro fondo del universo es tambin el smbolo que certifica el re-encuentro con nuestra condicin original. Por vez primera nuestros ojos logran mirar desde fuera y desde lejos ese diminuto punto azul, otorgndonos con ello una nueva percepcin, simiente de una nueva conciencia y de una nueva amenaza. Y esta globalizacin de lo humano que debe festinarse como logro del desarrollo social, y en particular de la civilizacin industrial, ha terminado por desencadenar innumerables procesos sin precedentes en la historia y, por supuesto, nuevas mega-contradicciones de carcter indito.Los siguientes apartados describen las principales tesis que permean el pensamiento del desarrollo sustentable, y que representan reacciones ideolgicas al panorama antes descrito. La crisis de la civilizacin industrial Vista sin anestesia, es decir en perspectiva histrica, la poca actual aparece como la fase crucial de una civilizacin cuestionada. Por civilizacin entendemos una manera particular de concebir el mundo, de ensamblar a los seres humanos y de articular a estos con la naturaleza. Las civilizaciones son "interminables continuidades histricas...las ms largas de las largas historias" nos recuerda F. Braudel (1991). Como habremos de mostrar, la insostenibilidad de la civilizacin industrial, tecnocrtica, materialista, capitalista y eurognica, se pone en evidencia no solo por el paulatino incremento (no la reduccin) tanto de la pobreza material de los pases del Tercer Mundo, como por la miseria espiritual de los habitantes de sus propios enclaves. A las contradicciones e injusticias sociales se debe agregar un conflicto supremo cualitativamente superior, entre la sociedad humana y la naturaleza que, como veremos, pone en entredicho la permanencia del modelo civilizador que hoy domina el mundo contemporneo. La sociedad industrial es pues una civilizacin que padece una doble crisis: social y ecolgica. En esta perspectiva, el dilema convencional entre capitalismo y socialismo que a pesar de las reconfiguraciones de la ltima dcada aun permea buena parte de los debates y concepciones polticas contemporneas, se vuelve una controversia ficticia.Las dos opciones socio-polticas del mundo moderno son ya, bajo esta nueva visin, las dos versiones de una misma configuracin civilizatoria, las dos propuestas de Occidente.El conflicto supremo: sociedad y naturalezaEl producto ms relevante de la sociedad industrial vuelta modernidad es el reposicionamiento de la naturaleza respecto de la sociedad y de la sociedad respecto de la naturaleza. Los tres siglos de industrializacin que nos han precedido, han sido suficientes para subsumir los procesos naturales en los procesos sociales y viceversa, y han desencadenado una contradiccin de dimensiones globales entre la naturaleza y la sociedad, cuya resolucin implica una reformulacin de todo el modelo civilizatorio y no solo de aspectos o dominios sectoriales (tecnolgicos, energticos, econmicos, culturales, etc.). Hoy en da, afirma Beck (1998:89), "...la naturaleza ya no puede ser pensada sin la sociedad y la sociedad ya no puede ser pensada sin la naturaleza". "Las teoras sociales del siglo XIX (y tambin sus versiones modificadas en el siglo XX) pensaron la naturaleza esencialmente como algo dado, asignado, a someter; por tanto, como algo contrapuesto, extrao, como no sociedad. Estas suposiciones las ha suprimido el propio proceso de industrializacin. A finales del siglo XX, la naturaleza` no est ni dada ni asignada, sino que se ha convertido en un producto histrico, en el equipamiento interior del mundo civilizatorio destruido o amenazado en las condiciones naturales de su reproduccin En los albores del nuevo milenio, el termmetro de la crisis ecolgica que cada vez ms investigadores y centros acadmicos del mundo estn observando y siguiendo, se encuentra muy cerca de la temperatura crtica, quizs no por encima de los 90oC pero tampoco por debajo de los ochenta. En efecto, por vez primera en la historia de la humanidad, existe una amenaza real de carcter global o planetario que se cierne sobre todos los miembros de la especie humana sin excepcin. Se trata por supuesto de una "nueva contradiccin" de carcter suprema: " El desarrollo tecnoindustrial ha ido creando poco a poco una cierta oposicin entre las fuerzas productivas y las fuerzas de la naturaleza, una oposicin que determinar de una manera decisiva, el desarrollo futuro del mundo.De esta forma, la oposicin entre las fuerzas productivas y las relaciones de produccin ya no pueden ser consideradas como el nico elemento fundamental del desarrollo histrico" (Skirbekk, 1974). Concluyendo: la revisin del panorama actual y su proyeccin hacia el futuro inmediato, revela que de no revertirse las actuales tendencias la humanidad habr de enfrentar una situacin de alto riesgo en las prximas dos o tres dcadas. Contribuyen a fundamentar este escenario dos hechos: la hiptesis cada vez ms aceptada de que el planeta constituye un sistema en un delicado equilibrio del cual forman parte la atmsfera, los ocanos, los continentes y por supuesto todo el conjunto de seres vivos que integran la trama vital (la llamada Teora del Gaia; vase Lovelock, 1990) y la expectativa de que bajo los actuales patrones de uso de los recursos, l