LOS MATERIALES CERÁ neolitica.pdf · PDF file271 LOS MATERIALES CERÁMICOS...

Click here to load reader

  • date post

    08-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of LOS MATERIALES CERÁ neolitica.pdf · PDF file271 LOS MATERIALES CERÁMICOS...

  • 269

    LOS MATERIALES CERMICOS

    Dentro de la cultura material recuperada durante las intervenciones arqueolgicas realizadas en estos tres aos de excavaciones ininterrumpidas, es sin lugar a dudas la cermica la que destaca por su cantidad y variedad de producciones. Uno de los principales retos de cara al futuro es el de realizar el estudio pormenorizado de los materiales cermicos agrupados por fases, con la finalidad de presentar secuencias tipolgicas sincrnicas y diacrnicas, definir estilos decorativos, realizar es-tudios morfomtricos, investigar aspectos funcionales de los vasos, etc. Dado el enorme volumen de fragmentos recuperados, no podemos presentar aqu un estudio definitivo ya que cada fase cultural documentada requerira de su propio monogrfico. Los estudios realizados hasta hoy son an par-ciales y han estado mediatizados por la necesidad de cumplir con los informes y memorias previas, por lo que no se ha profundizado por igual en todos los campos a analizar y ni siquiera podemos aportar el mismo grado de informacin para todas las etapas de ocupacin documentadas. A este respecto, cuando tuvimos que iniciar el estudio detallado del material cermico, debimos plantearnos por dnde empezar. La gran cantidad de fragmentos adscritos a la fase neoltica era tan importante como la del resto de fases documentadas, pero quizs las propias caractersticas y la extensin del asentamiento de Costamar invitaban a iniciar los trabajos sobre este momento de ocupacin.

    El periodo del bronce no era menos importante, con una de las pocas estructuras de hbitat que tena la ventaja de caracterizarse por su gran potencia estratigrfica, lo que quiz podra favore-cer la documentacin de fases evolutivas en los aspectos formales de los vasos. El otro gran grupo de materiales se corresponda con el momento ibrico, caracterizado por la presencia de vasos pro-pios acompaados de las vajillas importadas desde el mundo romano, como reflejo de un modo de vida que abocar en la transformacin del ncleo en un importante centro de intercambio comercial. Finalmente, la fase andalus presentaba el aliciente de poder analizar la cultura material cermica de una comunidad rural que permitir a la postre contrastar datos con las reas mejor conocidas de los ncleos urbanos.

    En este apartado recogemos los datos an preliminares de los estudios cermicos en curso; para la fase neoltica, sin duda en estado ms avanzado, hemos podido plantear ya una tipologa basada en el anlisis de ms de siete mil setecientos fragmentos cermicos, aproximadamente el 44 por ciento de los materiales cermicos adscritos al periodo neoltico recuperados hasta la fecha.

    En contraste con ello, para las fases posteriores apenas podemos realizar un esbozo a vuela pluma de las principales caractersticas que definen las cermicas documentadas en el mbito de Torre la Sal, si bien las particulares de sus producciones, formas y estilos decorativos, nos ha per-mitido aportar en ocasiones un gran nmero de datos y presentar cuando menos un primer estudio de los conjuntos recuperados, lo que ha proporcionado las bases necesarias para la discusin de aspectos relacionados con los momentos de ocupacin y abandono de determinadas zonas, contac-tos e intercambios a media y larga distancia, etc. Queda por tanto un laborioso trabajo por delante, pero como ya hemos comentado con anterioridad, la cantidad de informacin que se ha acumulado durante las investigaciones es tal, que debe ser presentada, an a riesgo de que podamos errar en nuestras conclusiones preliminares. El tiempo y el esfuerzo diario nos permitirn comprobar o refutar las ideas aqu planteadas.

    D. SANFELIU E. FLORS

  • 271

    LOS MATERIALES CERMICOS NEOLTICOS DE COSTAMAR

    INTRODUCCIN

    La excavacin del yacimiento de Costamar ha aportado un importante volumen de materiales cermicos, cuyo estudio diacrnico mediante el anlisis de los conjuntos documentados en cada estructura (vase el subapartado Sincrona y diacrona en Costamar. Las primeras fases de ocu-pacin), unido a los datos aportados por otros elementos materiales principalmente la industria tallada y los objetos de adorno, nos ha permitido diferenciar dos grandes momentos de ocupacin: una primera fase definida por un patente predominio de la cermica decorada mediante la tcnica inciso-impresa; y una segunda fase en la que los conjuntos recuperados estn compuestos exclu-sivamente por formas lisas. Tanto la decoracin como las formas de la primera fase nos remiten al neoltico antiguo, en un momento inicial del V milenio cal BC, segn los resultados proporcionados por la nica datacin radiocarbnica realizada hasta el momento (semilla de Hordeum sp., referencia de laboratorio UCI-AM 60738, 596525 BP, 4933-4786 calibrada a 2s), perteneciente al relleno de amortizacin del grupo estratigrfico 130 (unidad estratigrfica 13002). Por otro lado, los depsitos asociados con las producciones que hemos denominado cermica lisa y lisa tosca, a travs de las caractersticas formales de la cermica y de la industria ltica recuperada, y a la espera de obtener una datacin absoluta, parecen poder situarse entre la segunda mitad del IV milenio y los primeros siglos del III milenio cal BC, no descartndose un posible momento de coetaneidad con la fase documentada en el rea de la restinga fsil, de la que se obtuvo una fecha por 14C de 2910-2860 BC calibrada a 2s (Guillem, Martnez, Prez et alii, 2005).

    Como norma general, los restos aparecidos presentan problemas de conservacin derivados de las condiciones propias de sedimentacin del yacimiento. La mayor parte de los rellenos han sido afectados en algn momento por las oscilaciones del nivel fretico, lo que ha influido en la formacin de concreciones calizas en la superficie de la cermica, llegando a ocultar en ocasiones la decoracin. Los procesos tafonmicos tambin han afectado a la propia integridad de las piezas, requiriendo la aplicacin de tratamientos especficos para su consolidacin (Carrascosa, Lastras, Reina et alii, en este volumen). Evidentemente, la consecuencia ms directa es, que casi todos los ejemplos muestran una degradacin en sus superficies que se ha traducido en la desaparicin de ciertos tratamientos especficos, como puede ser el bruido o la pigmentacin. Por lo tanto, el proceso de registro ha presentado de partida dos complicaciones que se han tenido presentes en el propio desarrollo del sistema de clasificacin: el elevado ndice de fracturacin y la degradacin que afecta a las superficies de muchos de los fragmentos recuperados.

    El primero debe ser tenido en cuenta a la hora de contabilizar los fragmentos; un material que tiende a fracturarse fcilmente mostrar una sobre representacin en una contabilizacin simple frente a piezas ms resistentes a la ruptura. Aunque este aspecto ha sido advertido en numerosos estudios, (Orton, Tyers, Vince, 1997), en el caso de Costamar quizs sea menos problemtico por el hecho de que todos los restos presentan unas caractersticas tcnicas muy semejantes. No obstan-te, se procedi a comparar la ratio entre el nmero de fragmentos y el peso del material recuperado en diversas estructuras escogidas al azar, obteniendo como resultado una equiparacin entre ambos valores; es decir, aquellos conjuntos donde se ha documentado una importante cantidad de fragmen-tos, el peso neto de materiales tambin sigue la misma tendencia al alza. Aunque pueda parecer una obviedad, lo cierto es que no siempre estos niveles se equiparan y lo que se pretenda era evaluar si el mtodo de contabilizacin sera apropiado. En cambio, ponderar el valor real que tendran ciertos tratamientos de la superficie de los vasos es una cuestin mucho ms compleja de resolver debido a la erosin que han sufrido las superficies de los fragmentos. Este es un dato que se ha tenido en cuenta durante el estudio cermico, al constatarse una mayor representacin de la cermica sin tratamiento superficial sobre la tratada bruido, incrustacin de almagre, aguada y pintada que posiblemente no se dara en realidad.

    Tanto las producciones cermicas de la fase inciso-impresa como las asociadas a las cer-micas lisas de Costamar, presentan unos rasgos tcnicos similares, si bien durante la segunda fase

  • 272

    se constata la presencia de una produccin a la que hemos denominado lisa tosca. Este tipo de vasos constituye el 22,87 por ciento de las cermicas que aparecen en la fase ms reciente, y slo representan un 2,69 por ciento del total inventariado para el periodo neoltico.

    Se registran, tanto en solitario, como acompaadas del otro tipo de piezas lisas que son las caractersticas de este momento y que se identifican por presentar un grado de ejecucin tcnica mucho ms apurado (prcticamente sin distincin con el observado para la fase inciso-impresa). Por ello, adems de los rasgos ya explicados, en el criterio inicial seguido para diferenciar las dos fases cermicas, ha sido fundamental constatar la presencia de fragmentos decorados mediante la tcnica inciso-impresa, as como de ciertos rasgos formales de los vasos y, obviamente, contrastar su correcta adscripcin a travs del anlisis del resto de artefactos recuperados como por ejemplo la industria tallada (Garca-Puchol, en este volumen). Desde esta ptica, identificar las estructuras pertenecientes a la fase ms reciente (conjuntos lisos), especialmente aquellas que tienen pocos restos materiales, no siempre ha sido una tarea sencilla, ya que en la fase ms antigua tambin existen materiales lisos y algunos tipos de recipientes se pueden documentar en ambos periodos.

    Desde un punto de vista cuantitativo, sobresalen abrumadoramente los materiales que se adscriben a la fase antigua. El 86,04 por ciento de las cermicas (15.024 fragmentos) pertenecen a la fase inciso-impresa, frente a un 11,77 por ciento de los restos cermicos (2055 fragmentos) que claramente se relacionan con la etapa ms reciente. El 2,19 por ciento restante (383 fragmentos), se ha de atri