Leyendas de Bécquer

Click here to load reader

  • date post

    16-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

description

28 relatos

Transcript of Leyendas de Bécquer

  • Gustavo Adolfo Bcquer

    Leyendas

    Coleccin Averroes

  • Colecc in AverroesConse jer a de Educac in y C ienc iaJ u n t a d e A n d a l u c a

  • NDICE

    Maese Prez el organista ............................................................5

    I ..........................................................................................6

    II....................................................................................... 10

    III ..................................................................................... 15

    IV ..................................................................................... 20

    La rosa de Pasin.................................................................... 24

    I ........................................................................................ 24

    II....................................................................................... 29

    III ..................................................................................... 31

    IV ..................................................................................... 34

    El monte de las nimas ............................................................ 36

    I ........................................................................................ 36

    II....................................................................................... 38

    III ..................................................................................... 43

    IV ..................................................................................... 45

    El Miserere............................................................................. 46

    I ........................................................................................ 47

    II....................................................................................... 51

    III ..................................................................................... 56

    El beso................................................................................... 59

    I ........................................................................................ 59

    II....................................................................................... 63

    III ..................................................................................... 69

  • Leyendas

    5

    Maese Prez el organista

    (Leyenda sevillana)

    En Sevilla, en el mismo atrio de Santa Ins, y mientrasesperaba a que comenzase la misa del gallo, o esta tradicin auna demandadera del convento.

    Como era natural, despus de orla aguard impaciente a quecomenzara la ceremonia, ansioso de asistir a un prodigio.

    Nada menos prodigioso, sin embargo, que el rgano de SantaIns, ni nada ms vulgar que los insulsos motetes con que nosregal su organista aquella noche.

    Al salir de la misa no pude por menos de decirle a lademandadera con aire de burla:

    -En qu consiste que el rgano de maese Prez suena ahoratan mal?

    -Toma -me contest la vieja-, en que se no es el suyo!

    -No es el suyo? Pues qu ha sido de l?

    -Se cay a pedazos de puro viejo hace una porcin de aos.

    -Y el alma del organista?

    -No ha vuelto a aparecer desde que colocaron el que ahora lesustituye.

  • Gustavo Adolfo Bcquer

    6

    Si a alguno de mis lectores se le ocurriese hacerme la mismapregunta despus de leer esta historia, ya sabe el por qu no se hacontinuado el milagroso portento hasta nuestros das.

    I

    -Veis ese de la capa roja y la pluma blanca en el fieltro, queparece que trae sobre su justillo todo el oro de los galeones deIndias? Aquel que baja en este momento de su litera para dar lamano a esa otra seora que, despus de dejar la suya, se adelantahacia aqu, precedida de cuatro pajes con hachas? Pues se es elmarqus de Moscosso, galn de la condesa viuda de Villapineda.Se dice que antes de poner sus ojos sobre esta dama haba pedidoen matrimonio a la hija de un opulento seor; mas el padre de ladoncella, de quien se murmura que es un poco avaro... Pero,calle!, en hablando del ruin de Roma, ctale aqu que asoma. Veis aquel que viene por debajo del arco de San Felipe, a pie,embozado en una capa oscura y precedido de un solo criado conuna linterna? Ahora llega frente al retablo.

    Reparasteis, al desembozarse para saludar a la imagen, en laencomienda que brilla en su pecho? A no ser por ese nobledistintivo, cualquiera le creera un lonjista de la calle deCulebras... Pues se es el padre en cuestin. Mirad cmo la gentedel pueblo le abre paso y le saluda. Toda Sevilla le conoce por sucolosal fortuna. l solo tiene ms ducados de oro en sus arcas quesoldados mantiene nuestro seor el rey don Felipe, y con susgaleones podra formar una escuadra suficiente a resistir a la delGran Turco...

    Mirad, mirad ese grupo de seores graves; sos son loscaballeros veinticuatro. Hola, hola! Tambin est aqu elflamencote, a quien se dice que no han echado ya el guante losseores de la cruz verde merced a su influjo con los magnates de

  • Leyendas

    7

    Madrid... ste no viene a la iglesia ms que a or msica... No,pues si maese Prez no le arranca con su rgano lgrimas comopuos, bien se puede asegurar que no tiene su alma en su armario,sino friyndose en las calderas de Pedro Botero... Ay, vecina!Malo..., malo... Presumo que vamos a tener jarana. Yo me refugioen la iglesia. Pues, por lo que veo, aqu van a andar ms de sobralos cintarazos que los paternoster. Mirad, mirad: las gentes delduque de Alcal doblan la esquina de la plaza de San Pedro, y porel callejn de las Dueas se me figura que he columbrado a lasdel de Medina Sidonia. No os lo dije?

    Ya se han visto, ya se detienen unos y otros, sin pasar de suspuestos... Los grupos se disuelven... Los ministriles, a quienes enestas ocasiones apalean amigos y enemigos, se retiran... Hasta elseor asistente, con su vara y todo, se refugia en el atrio... Yluego dicen que hay justicia. Para los pobres...

    Vamos, vamos, ya brillan los broqueles en la oscuridad...Nuestro Seor del Gran Poder nos asista! Ya comienzan losgolpes... Vecina, vecina! Aqu..., antes que cierren las puertas.Pero calle! Qu es eso? An no han comenzado, cuando lodejan... Qu resplandor es aqul?... Hachas encendidas!Literas! Es el seor arzobispo.

    La Virgen Santsima del Amparo, a quien invocaba ahoramismo con el pensamiento, lo trae en mi ayuda... Ay! Si nadiesabe lo que yo le debo a esta Seora!... Con cunta usura mepaga las candelillas que le enciendo los sbados!... Vedlo quhermosote est con sus hbitos morados y su birrete rojo... Dios leconserve en su silla tantos siglos como yo deseo de vida para m.Si no fuera por l media Sevilla hubiera ya ardido con estasdisensiones de los duques. Vedlos, vedlos, los hipocritones, cmose acercan ambos a la litera del prelado para besarle el anillo...Cmo le siguen y le acompaan confundindose con sus

  • Gustavo Adolfo Bcquer

    8

    familiares. Quin dira que esos dos que parecen tan amigos sidentro de media hora se encuentran en una calle oscura... Es decir,ellos, ellos!... Lbreme Dios de creerlos cobardes. Buena muestrahan dado de s peleando en algunas ocasiones contra los enemigosde Nuestro Seor... Pero es la verdad que si se buscaran... Y sebuscaran con ganas de encontrarse, se encontraran, poniendo finde una vez a estas continuas reyertas, en las cuales los queverdaderamente se baten el cobre de firme son sus deudos, susallegados y su servidumbre.

    Pero vamos, vecina, vamos a la iglesia, antes que se ponga debote en bote..., que algunas noches como sta suele llenarse demodo que no cabe ni un grano de trigo... Buena ganga tienen lasmonjas con su organista... Cundo se ha visto el convento tanfavorecido como ahora?... De las otras comunidades puedo decirque le han hecho a maese Prez proposiciones magnficas. Verdadque nada tiene de extrao, pues hasta el seor arzobispo le haofrecido montes de oro por llevarle a la catedral... Pero l, nada...Primero dejara la vida que abandonar su rgano favorito... Noconocis a maese Prez? Verdad es que sois nueva en el barrio...Pues es un santo varn, pobre s, pero limosnero cual no otro...Sin ms parientes que su hija ni ms amigo que su rgano, pasa suvida entera en velar por la inocencia de la una y componer losregistros del otro... Cuidado que el rgano es viejo!... Pues nada;l se da tal maa en arreglarlo y cuidarle, que suena que es unamaravilla... Como que le conoce de tal modo, que a tientas...Porque no s si os lo he dicho, pero el pobre seor es ciego denacimiento... Y con qu paciencia lleva su desgracia!... Cuandole preguntan que cunto dara por ver, responde: 'Mucho, pero notanto como creis, porque tengo esperanzas'. 'Esperanzas de ver?''S, y muy pronto -aade, sonriendo como un ngel-. Ya cuento

  • Leyendas

    9

    setenta y seis aos. Por muy larga que sea mi vida, pronto ver aDios'.

    Pobrecito! Y s lo ver..., porque es humilde como laspiedras de la calle, que se dejan pisar de todo el mundo. Siempredice que no es ms que un pobre organista de convento, y puededar lecciones de solfa al mismo maestro de la capilla de laPrimada. Como que ech los dientes en el oficio... Su padre tenala misma profesin que l. Yo no le conoc, pero mi seora madre,que santa gloria haya, dice que le llevaba siempre al rganoconsigo para darle a los fuelles. Luego, el muchacho mostr talesdisposiciones, que, como era natural, a la muerte de su padrehered el cargo... Y qu manos tiene! Dios se las bendiga!Mereca que se las llevaran a la calle de Chicarreros y se lasengarzasen en oro... Siempre toca bien, siempre; pero ensemejante noche como sta es un prodigio... l tiene una grandevocin por esta ceremonia de la misa del Gallo, y cuandolevantan la Sagrada Forma, al punto y hora de las doce, que escuando vino al mundo Nuestro Seor Jesuc