Lesiisem2013 issue

of 204 /204
Lecciones de Escuela Sabática 2013

Transcript of Lesiisem2013 issue

  • Vida, obra y enseanzasdedeJessJessJess

    Vida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    dededededededededededededededededededededededededededededededededededededededededeJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessJessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessJessJessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessJessJessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessJessJessJessJessJessJessJessJessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzasVida, obra y enseanzas

    JessVida, obra y enseanzas

    JessJessJessJessJessJessJessJessJess

    Vida, obra

    y e

    nseanza

    s d

    e Jess

    Julio - D

    iciem

    bre

    2013

    Lecc iones de Escuela Sabt ica 2013Lecciones de Escuela Sabt ica Lecciones de Escuela Sabt ica Lecciones de Escuela Sabt ica Lecciones de Escuela Sabt ica Lecciones de Escuela Sabt ica Lecciones de Escuela Sabt ica Lecciones de Escuela Sabt ica Lecciones de Escuela Sabt ica Lecciones de Escuela Sabt ica

    Mira a Jess,la Majestad del cielo. Qu contemplas en la historia de su vida? Su divinidad revestida con la humanidad, toda una vida de continua humildad, una trayectoria de continuo

    descenso de las cortes celestiales a un mundo marchito con la maldicin del pecado, un mundo indigno de su presen-cia, en el que descendi ms y ms, tomando la forma de

    un siervo, para ser despreciado, desechado de los hombres, y al n rechazado y crucicado.

    Estudia da y noche el carcter de Cristo. Su tierna compasin y su incomparable amor por ti lo llevaron a soportar toda la vergenza, las injurias y maltratos.

    Acrcate ms a l, contempla sus manos y pies, lastima-dos y heridos por tus transgresiones.

    No pierdas tiempo, no pase otro da a la eternidad antes de que vayas a l, tal como eres, cualquiera sea tu debilidad,

    tu indignidad o tu descuido.

    Adaptado : " A fin de Conocerle" , pg.58

  • Nuestro espacio en la redinformacin actualizada www.aminiasdimor.org

    youtube.com/aminiasdimorperu

    facebook.com/aminiasdimor

    twitter.com/smiperu

    Sembrandoconfianza

    A M I N I A S D I M O R - U P

    Recole

    ccin

    N a c i o n a l

    Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondr en ella mi voluntad, y ser glorificado, ha dicho Jehov

    Hageo 1:8 Cta. UP-Soles.BCP 191-1866227-0-76

    [email protected]

    Sbado 21de diciembre

    Pro Alberguede ancianos y nios

    Chancay, Lima Recoleccin de vveresTodo el mes de diciembre, en cada misin.

    31

  • Hecho el Depsito Legal en la Biblioteca Nacional del Per N - 2013- 06064PUBLICACIONES ASDIMOR S.A.C.Jr. Jess de Asn N 624 Urb. Villacampa - RmacPrimera edicin - 9 500 ejemplaresImpreso en los talleres grfi cos de PUBLICACIONES ASDIMOR S.A.C.Mayo, 2013

    ContenidoIntroduccin .........................................................................21. La Bendicin de la hospitalidad .................................42. El buen samaritano ........................................................8* Infografa ......................................................................... 123. Personas que Jess bendijo ..................................... 144. Rico y an pobre .......................................................... 185. Por qu existe la enfermedad? ............................. 226. De muerte a vida ......................................................... 267. A dnde la dureza del corazn conduce ............... 298. No por recomendacin .............................................. 329. l dese ver a Jess .................................................... 36*Informe misionero del Dpto. de Familia de la AG .... 4210. Una buena obra hecha para Jess ........................ 44* Infografa ......................................................................... 4811. Si l supiera ................................................................ 5012. El Rey viene ................................................................ 5413. El rbol sin frutos ..................................................... 5814. La segunda purifi cacin ......................................... 6215. Preguntas y respuestas ........................................... 6616. De guardianes a usurpadores ............................... 6917. Dad al Csar lo que a l le pertenece .................. 72*Informe misionero de Myanmar .................................. 7618. Qu suceder en la resurreccin?...................... 78* Infografa ......................................................................... 8219. El Gran Mandamiento .............................................. 8420. Hijo y Seor de David .............................................. 8721. La culpa de los fariseos, Parte 1 ........................... 9022. La culpa de los fariseos, Parte 2 ........................... 9423. La desobediencia y sus consecuencias .............. 9824. Conversacin con los griegos .............................10225. Enseanzas profundas ..........................................10626. Seales de los tiempos .........................................110* Infografa .......................................................................114*Informe misionero de Inglaterra ...............................116Bendiciones matinales .................................................118Directorio nacional .......................................................189Ao bblico .......................................................................200

    Nombre:

    Telfono: Iglesia:

    Direccin Sede Mundial:625 West Avenue Cedartown, GA 30125 EE.UU.Telfono (+1) 770-748 0077 / Fax (+1) 770-748 0095 [email protected] | www.sda1844.org

    Direccin en Per:Jr. Jess de Asn # 624 - Urb. Villacampa / Rmac - LimaTel: 4814093 / e-Mail: [email protected]: www.aminiasdimor.org

    Diseo y diagramacin:

    lecciones deescuela sabtica

    jul - dicjul - dicjul - dic

    Autor: Antonino Di Franca

    2013

    Revisin y edicin de contenidos:Dpto. Ministerial de la Asoc. Gral. de la SMI-IglesiaAdventi sta del 7mo. Da, Movimiento de Reforma

    Nuestro espacio en la redinformacin actualizada www.aminiasdimor.org

    youtube.com/aminiasdimorperu

    facebook.com/aminiasdimor

    twitter.com/smiperu

    Sembrandoconfianza

    A M I N I A S D I M O R - U P

    Recole

    ccin

    N a c i o n a l

    Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondr en ella mi voluntad, y ser glorificado, ha dicho Jehov

    Hageo 1:8 Cta. UP-Soles.BCP 191-1866227-0-76

    [email protected]

    Sbado 21de diciembre

    Pro Alberguede ancianos y nios

    Chancay, Lima Recoleccin de vveresTodo el mes de diciembre, en cada misin.

    31

  • 4

    Has escuchado a alguien decir, El cielo y la tierra pa-sarn, pero mis palabras no pasarn? (Lucas 21:33). Todos saben que un ser humano no puede hacer tal declaracin. Incluso si alguien lo dijo, nunca sucedi. La gente dice muchas palabras que son como el tamo que el tiempo dispersa y que no pueden ser realidad. Pero no es as con las palabras de Jess. Ha dado l un principio? Tiene consistencia y pasar todas las pruebas. Ha dado l una promesa? An despus de dcadas y generaciones l no lo olvidar, l lo guardar y lo cumplir en el mejor mo-mento. Ha dado Jess una profeca? Siglos pueden pasar, pero sus palabras no pierden poder y absolutamente se cumplirn. El cielo y la tierra pasarn, pero mis palabras no pasarn (Mateo 24:35).

    Los mensajes del Seor no son como los discursos de los hombres. Su palabra es poderosa y efi caz, ya sea inmedia-tamente o con el correr del tiempo. Cuando las personas pidieron ser sanadas, la libertad y la ayuda no fue demo-rada por meses, semanas u horas, sino que fueron imparti-das al instante Qu quieres que te haga? Maestro, que recobre la vista. Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida reco-br la vista (Marcos 10:51). Levntate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Entonces l se levant en seguida, y tomando su lecho, sali delante de todos (Marcos 2:11, 12). Estas cosas sucedieron porque sus palabras eran del Espritu de Dios y eran la vida en s mismas, tal como lo dijo Las palabras que yo os he hablado son espritu y son vida (Juan 6:63). Ellas

    generan no slo salud y vida fsica, sino tambin curacin espiritual y gozo.

    Todo aquel que viene a m, y oye mis palabras y las hace, os indicar a quin es semejante. Semejante es al hom-bre que al edifi car una casa, cav y

    ahond y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inunda-cin, el ro dio con mpetu contra aquella casa, pero no la pudo

    mover, porque estaba fundada sobre la roca (Lucas 6:47, 48).Confi rmando el maravillo-so poder del mensaje del evangelio, la mensajera inspirada escribe: teso-

    4

    sucedieron porque sus palabras eran del Espritu de Dios y eran la vida en s mismas, tal como lo dijoque yo os he hablado son espritu y son vida (Juan 6:63).

    generan no slo salud y vida fsica, sino tambin curacin espiritual y gozo.

    Todo aquel que viene a m, y oye mis palabras y las hace, os indicar a quin es semejante. Semejante es al hom-bre que al edifi car una casa, cav y

    ahond y puso el fundamento sobre la roca; y cuando vino una inunda-cin, el ro dio con mpetu contra aquella casa, pero no la pudo

    mover, porque estaba fundada sobre la roca (Lucas 6:47, 48).Confi rmando el maravillo-

    En este semestre, vamos a conti-

    nuar estudiando la vida, las obras y

    las enseanzas de Jess,

    En el Evangelio, nos encontramos directamente en contacto con la

    poderosa palabra del Salvador.

    Qu debemos hacer cuando

    escuchamos su mensaje de vida

    para todos?

  • 5

    ros inestimables se encuentran en la Biblia, y es como una mina llena de mineral precioso La misericordia y la verdad y el amor son valiosos ms all de nuestro poder de calcular, no podemos tener un excesivo suministro de estos tesoros, y es en la Palabra de Dios, donde descubrimos cmo podemos llegar a ser poseedores de estas riquezas celestiales, y sin embargo, por qu es que la Palabra de Dios no es de inters para muchos que profesan ser cristianos? Es porque la Palabra de Dios no es espritu y no es vida? Nos ha dado Jess una tarea poco interesante, cuando l nos manda a escudriar las Escrituras? Jess dice: Las palabras que yo os he hablado son espritu y son vida Cuando el corazn est en armona con la palabra, una nueva vida brotar dentro de ti, una nueva luz brillar sobre cada lnea de la palabra, y se convertir en la voz de Dios para tu alma. De esta manera tendrs obser-vaciones celestiales, y sabrs a dnde vas, y sers capaz de sacar el mximo provecho de tus privilegios hoy (Fundamentals of Christian Education, pgs. 182, 183).

    Cuando el corazn est en armona con la palabra, una nueva vida brotar dentro de ti, una nueva luz brillar sobre cada lnea de la palabra, y se conver-tir en la voz de Dios para tu alma. De esta manera tendrs observaciones celestiales, y sabrs a dn-de vas, y sers capaz de sacar el mximo provecho de tus privilegios hoy (Christian Education, pg. 80). Las lecciones de las Sagradas Escrituras deben ser estudiadas y meditadas todos los das, aplican-do en nuestra vida personal lo que se ha aprendido. Entonces estas producirn un cambio en nuestra vida espiritual e impartirn gran bendicin. Los padres deben escudriar las Escrituras con sus hi-jos. Deben llegar a familiarizarse con las lecciones ellos mismos; entonces pueden ayudar a sus nios a aprenderlas. Debe dedicarse una parte de cada da al estudio de las lecciones, no slo aprendiendo a repetir mecnicamente las palabras, mientras la mente no comprende el significado, sino que hay que tratar de ir al mismo fun-damento, y familiarizarse con lo que presenta la leccin. La indiferencia de los hijos, en muchsimos casos, es imputable a los padres. Son indiferentes, y los hijos participan del mismo espritu. Si los padres manifiestan que atribuyen importancia a la escuela sabtica, revelando hacia ella respeto y exaltndola, los hijos imitarn generalmente su ejemplo (Consejos Sobre la Obra de la Escuela Sabtica, pg. 59).

    l es el origen del poder, la fuente de la vida. Nos lleva a su Palabra, y del rbol de la vida nos presenta hojas para la sanidad de las almas enfermas de pecado. Nos gua hacia el trono de Dios, y pone en nuestra boca una oracin por la cual somos trados en estrecha rela-cin con l. En nuestro favor pone en operacin los todopoderosos agentes del cielo. A cada paso sentimos su poder viviente (Los Hechos de los Apstoles, pg. 382). Usemos esta oportunidad para sacar provecho espiritual de la Fuente bendita de vida y sabidura.

    Los hermanos y hermanas de la Asociacin General

    Si las lecciones semana-les son simplemente ojea-das en el ltimo momento, slo para responder a una

    pregunta, no brindarn mucho beneficio para la vida espiritual. As como necesitamos alimento

    todos los das para man-tener la vida y la energa activa, lo mismo ocurre

    con nuestra vida espiritual.

  • 66

    la bendicin de la hosPitalidad

    01Leccin

    6 Jul.

    La Biblia da mucho realce a la prctica de la hospitalidad. No slo ordena la hospitalidad como un deber, sino que presenta muchos hermosos cuadros del ejercicio de esta gracia y las bendiciones que reporta. Entre ellos se destaca el caso de Abrahn. Dios atribuy sufi ciente importancia a

    estos actos de cortesa para registrarlos en su Palabra; y ms de mil aos ms tarde fueron mencio-nados por un apstol inspirado: No olvidis la hospitalidad, porque por sta algunos, sin saberlo,

    hospedaron ngeles (El Hogar Adventista, pg. 406).

    1 Sabiendo que los ltimos das de su misin se acercaban, en que se enfo-c Jess? Lucas 9:51

    Para el corazn de Cristo, era una prue-ba amarga avanzar contra los temores, los desengaos y la incredulidad de sus amados discpulos. Era duro llevarlos adelante, a la angustia y desesperacin que les aguardaban en Jerusaln. Y Sa-tans estaba listo para apremiar con sus tentaciones al Hijo del hombre. Por qu

    ira ahora a Jerusaln, a una muerte se-gura? En todo su derredor haba almas hambrientas del pan de vida. Por todas partes haba dolientes que aguardaban su palabra sanadora. La obra que haba de realizarse mediante el Evangelio de su gracia slo haba comenzado. Y l estaba lleno de vigor, en la fl or de su virilidad. Por qu no se dirigira hacia los vastos campos del mundo con las palabras de su gracia, el toque de su poder curativo? Pero en el gran plan de Dios haba sido sealada la hora en que deba ofrecerse

    movindose constantemente hacia la meta

  • 7

    por los pecados de los hombres, y esa hora estaba por sonar. l no quera faltar ni va-cilar. Sus pasos se dirigieron a Jerusaln, donde sus enemigos haban tramado des-de haca mucho tiempo quitarle la vida; ahora la depondra. Afi rm su rostro para ir hacia la persecucin, la negacin, el re-chazamiento, la condenacin y la muerte (El Deseado de Todas las Gentes, pg. 451).

    2 Por qu regin deba pasar l y sus discpulos para llegar a Jerusaln? A quines envi adelante para re-servar habitaciones para ellos en la aldea de Samaria? Lucas 9:52

    En una ocasin Cristo envi mensa-jeros delante de l a una aldea de los samaritanos, solicitando a la gente que le preparasen refrigerios para l y sus discpulos (The Sanctifi ed Life, pgs. 57, 58).

    un recibimiento corts

    3 Con qu se encontraron los discpu-los cuando fueron al pueblo a pedir alojamiento? Cul fue la razn de este rechazo? Lucas 9:53

    Pero los habitantes rehusaron recibirle, porque estaba en camino a Jerusaln Interpretaron que esto signifi caba que Cristo manifestaba preferencia por los ju-dos, a quienes ellos aborrecan con acer-bo odio. Si l hubiese venido a restaurar el templo y el culto en el monte Gerizim, le hubieran recibido alegremente; pero iba en camino a Jerusaln, y no quisieron darle hospitalidad. Cun poco compren-dieron que estaban cerrando sus puertas al mejor don del cielo! Jess invitaba a los hombres a recibirle, les peda favores, para poder acercarse a ellos y otorgarles las ms ricas bendiciones. Por cada favor que se le haca, devolva una merced ms valiosa. Pero aquellos samaritanos lo per-

    dieron todo por su prejuicio y fanatismo (El Deseado de Todas las Gentes, pgs. 451, 452).

    4 A diferencia de los samaritanos, qu gran sensibilidad y hospitalidad ca-racterizaba a los patriarcas cuando vean a viajeros que pasaban por su camino? Qu gracia especial reci-bieron los patriarcas sin darse cuen-ta de quienes eran sus visitantes? G-nesis 18:1-5; Gnesis 19:1-3; Hebreos 13:2

    El privilegio concedido a Abrahn y Lot no nos es negado. Manifestando hospita-lidad a los hijos de Dios, nosotros tambin podemos recibir a sus ngeles en nuestras moradas. An en nuestro tiempo los nge-les entran en forma humana en los hogares de las gentes, y son agasajados por ellas. Y los cristianos que viven a la luz del rostro de Dios estn siempre acompaados por ngeles invisibles, y estos seres santos de-jan tras s una bendicin en nuestros hoga-res (El Hogar Adventista, pg. 406).

    reaccin humana a la descortesa

    5 Qu respuesta negativa vino de dos de los discpulos de Jess? Cmo nos sentiramos si por causa de algn pre-juicio tambin se nos negara la entra-da a una aldea o pueblo? Lucas 9:54

    Los discpulos saban que era el propsi-to de Cristo benefi ciar a los samaritanos con su presencia; y la frialdad, los celos y la falta de respeto mostrados a su Maes-tro los llenaron de sorpresa e indignacin. Santiago y Juan especialmente se disgus-taron. Que aquel a quien ellos reverencia-ban tan altamente recibiese semejante trato, les pareca una falta demasiado grande para ser dejada sin un castigo in-mediato (Los Hechos de los Apstoles, pg. 432).Santiago y Juan, los mensajeros de Cris-to, se sintieron vejados por el insulto

  • 8

    inferido a su Seor. Se llenaron de indig-nacin porque l haba sido tratado tan rudamente por los samaritanos a quienes estaba honrando con su presencia. Poco antes, haban estado con l en el monte de la transfiguracin, y le haban visto glorificado por Dios y honrado por Moi-ss y Elas. Pensaban que esta manifiesta deshonra de parte de los samaritanos, no deba pasarse por alto sin un notable cas-tigo. Al volver a Cristo, le comunicaron las palabras de los habitantes del pueblo, dicindole que haban rehusado darle si-quiera albergue para la noche. Pensaban que se le haba hecho un enorme agravio, y al ver en lontananza el monte Carmelo, donde Elas haba matado a los falsos pro-fetas, dijeron: Quieres que mandemos que descienda fuego del cielo, y los con-suma, como hizo Elas? (El Deseado de Todas las Gentes, pg. 452).

    PreParando un lugar Para

    el mejor invitado

    6 Qu recepcin recibi Jess en otra aldea samaritana? Cmo fue recibi-do por su propio pueblo? A qu puer-ta an est llamando hoy? Lucas 9:56 ltima parte; Juan 1:11; Apocalipsis 3:20

    Como nacin, el pueblo de Israel, aunque deseaba el advenimiento del Mesas, es-taba tan separado de Dios en su corazn y en su vida que no poda tener un con-cepto correcto del carcter ni de la misin del Redentor prometido El orgullo que haba en el corazn de ese pueblo y sus falsos conceptos acerca del carcter y la misin del Mesas les impediran pesar con sinceridad las evidencias de su ca-rcter de tal. Durante ms de mil aos el pueblo judo haba aguardado la venida del Salvador prometido. Sus esperanzas ms halageas se haban basado en ese acontecimiento. Durante mil aos, en cantos y profecas, en los ritos del tem-

    plo y en las oraciones familiares, se haba reverenciado su nombre; y sin embargo cuando vino, no le reconocieron como el Mesas a quien tanto haban esperado. A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Juan 1:11. Para sus corazones amantes del mundo, el Amado del cielo fue como raz de tierra seca. A sus ojos no hubo pare-cer en l, ni hermosura; no discernieron en l belleza que se lo hiciese desear. (Isa. 53:2) (Profetas y Reyes, pg. 525).

    7 Es difcil para nosotros ver y reco-nocer nuestros propios errores? Qu podemos aprender de la respuesta del Redentor? Lucas 9:55, 56.

    Se sorprendieron cuando vieron que Jess se apenaba por sus palabras, y se sorprendieron an ms cuando oyeron su reproche No es parte de la misin de Cristo obligar a los hombres a recibirle. Satans, y los hombres impulsados por su espritu son quienes procuran violen-tar las conciencias. Pretextando celo por la justicia, los hombres que estn confe-derados con los ngeles malos acarrean sufrimientos a sus prjimos, a fin de con-vertirlos a sus ideas religiosas; pero Cristo est siempre manifestando misericordia, siempre procura conquistarlos por la re-velacin de su amor. l no puede admitir un rival en el alma ni aceptar un servicio parcial; pero desea solamente un servicio voluntario, la entrega voluntaria del cora-zn, bajo la compulsin del amor. No pue-de haber una evidencia ms concluyente de que poseemos el espritu de Satans que el deseo de daar y destruir a los que no aprecian nuestro trabajo u obran con-trariamente a nuestras ideas Todo ser humano pertenece a Dios en cuerpo, alma y espritu. Cristo muri para redimir a to-dos. Nada puede ser ms ofensivo para Dios que el hecho de que los hombres, por fanatismo religioso, ocasionen sufri-mientos a quienes son adquisicin de la sangre del Salvador (DTG, pgs. 452, 453).

  • 9

    Aun entre los que profesan ser cristianos se ejercita poco la verdadera hospitalidad. Entre nuestro propio pueblo la oportunidad de manifestar hospitalidad no es considerada como debiera serlo: como un privile-gio y una bendicin. Es en absoluto demasiado esca-sa la sociabilidad y disposicin para hacer lugar para dos o tres ms en la mesa de la familia, sin molestia

    u ostentacin. Algunos alegan que es demasiado trabajo. No resultara as si dijramos: No hemos hecho preparativos especiales, pero le ofrecemos gustosos lo que tenemos. El husped inesperado

    aprecia una bienvenida tal mucho ms que una pre-paracin elaborada.Joyas de los Testimonios 2:570 (1900)

    meditacin

    Pero cuando el Salvador se acerc a la al-dea, pareci tener deseos de seguir hacia Jerusaln. Esto despert la envidia de los samaritanos, y en lugar de invitarle a que-darse con ellos, le negaron la cortesa que hubiesen manifestado hacia un caminan-te comn. Jess nunca impone a nadie su presencia, y los samaritanos perdieron las bendiciones que les poda haber conferi-do si le hubieran solicitado que fuera su husped (Los Hechos de los Apstoles, pg. 432).

    Podemos maravillamos de este trato descorts hacia la Majestad del cielo; pero cun frecuentemente somos noso-tros, los que profesamos ser seguidores de Cristo, culpables de un descuido simi-lar. Le pedimos a Jess que haga su mo-rada en nuestros corazones y en nuestros hogares? l est lleno de amor, de gracia, de bendicin, y est listo para conceder-nos estos dones; pero, a semejanza de los samaritanos, muchas veces nos contenta-mos sin ellos (The Sanctifi ed Life, pg. 58)

  • Leccin

    10

    una cuestin de vida eterna

    el buen samaritano

    0213 Jul.

    En la historia del buen samaritano, Cristo ilustra la naturaleza de la verdadera religin. Muestra que sta no consiste en sistemas, credos, o ritos, sino en la realizacin de actos

    de amor, en hacer el mayor bien a otros, en la bondad genuina (DTG, pg.461).

    1 Qu pregunta le hizo al Salvador un experto en la ley de Moiss? Con qu pregunta le respondi Jess para evitar la trampa que le haba tendido? Lucas 10:25, 26

    Con expectante atencin, la muche-dumbre congregada esper la respues-ta. Los sacerdotes y rabinos haban pensado enredar a Cristo induciendo al doctor de la ley a dirigirle esta pre-gunta. Pero el Salvador no entr en controversia. Exigi la respuesta al mismo interrogador. Qu est escrito

    en la ley? dijo l cmo lees? Los judos seguan acusando a Jess de tra-tar con liviandad la ley dada desde el Sina; pero l encaus el problema de la salvacin hacia la observancia de los mandamientos de Dios (DTG, pg. 461).

    conocer y hacer

    2 Le faltaba conocimiento u obe-diencia a este experto de la ley? Qu consejo le dio Jess despus de escuchar su respuesta? Lucas 10:27, 28

  • 11

    El doctor de la ley no estaba satisfecho con la opinin y las obras de los fariseos. Haba estado estudiando las escrituras con el deseo de conocer el significado real. Tena vital inters en el asunto, y ha-ba preguntado con sinceridad: Hacien-do qu cosa poseer la vida eterna? En su respuesta tocante a los requerimien-tos de la ley, pas por alto el cmulo de preceptos ceremoniales y rituales. No les atribuy ningn valor, sino que present los dos grandes principios de los cuales dependen la ley y los profetas. Esta res-puesta, al ser elogiada por Cristo, coloc al Salvador en un terreno ventajoso fren-te a los rabinos. No podran condenarle por haber sancionado lo declarado por un expositor de la leyEl amor supremo a Dios y el amor imparcial al hombre son los principios que deben practicarse en la vida. El legista se reconoci transgresor de la ley. Bajo las palabras escrutadoras de Cristo, se vio culpable. No practicaba la justicia de la ley que pretenda cono-cer. No haba manifestado amor hacia su prjimo (DTG, pg. 461, 462).

    una Pregunta muy debatida

    3 Qu otra pregunta hizo el hombre para justificar su falta de amor por ciertas personas? Qu ilustracin us Jess para corregir su opinin y conducta hacia su prjimo?? Lucas 10:29,30

    Esta cuestin provocaba entre los judos interminables disputas. No tenan dudas en cuanto a los paganos y los samarita-nos; stos eran extranjeros y enemigos. Pero dnde deba hacerse la distincin entre la gente de su propia nacin, y en-tre las diferentes clases de la sociedad? A quines deban considerar como pr-jimos el sacerdote, el rabino, el ancia-no? Se pasaban la vida en un sin fin de ceremonias para purificarse. Enseaban

    que el trato con la multitud ignorante y descuidada causaba una contaminacin cuya supresin requera tedioso esfuer-zo. Deban considerar a los inmundos como prjimos? De nuevo Jess rehus ser arrastrado a una controversia. No de-nunci el fanatismo de aquellos que le estaban vigilando para condenarle. Pero relatando una sencilla historia expuso a sus oyentes un cuadro tal del superabun-dante amor celestial, que toc todos los corazones, y arranc del doctor de la ley una confesin de la verdad. El modo de disipar las tinieblas consiste en dar entra-da a la luz. La mejor manera de tratar con el error consiste en presentar la verdad. Es la revelacin del amor de Dios lo que pone de manifiesto la deformidad y el pecado de la egolatra (DTG, pg. 462).

    ms que ver, estar disPuesto a

    ayudar

    4 Qu enseaba la ley en estos ca-sos? Mostraba el comportamien-to del sacerdote y del asistente del templo que entendan la natura-leza y el propsito de su servicio? xodo 23:4, 5; Lucas 10:31, 32

    Esta no era una escena imaginaria, sino un suceso reciente, conocido exactamen-te como fue presentado. El sacerdote y el levita que haban pasado de un lado es-taban en la multitud que escuchaba las palabras de Cristo. En su providencia, Dios haba guiado al sacerdote y al levi-ta a lo largo del camino en el cual yaca el herido doliente, a fin de que pudieran ver que necesitaba misericordia y ayuda. Todo el cielo observaba para ver si el co-razn de esos hombres sera movido por la piedad hacia el infortunio humano. El Salvador era el que haba instruido a los hebreos en el desierto; desde la columna de nube y de fuego haba enseado una leccin muy diferente de la que el pue-

  • 12

    blo estaba recibiendo ahora de sus sacer-dotes y maestros. Las provisiones mise-ricordiosas de la ley se extendan aun a los animales inferiores, que no pueden expresar con palabras sus necesidades y sufrimientos (DTG, pg. 463, 464).

    5 Qu atencin especial dio el samari-tano despreciado a la desafortunada vctima de los bandidos? El benefac-tor slo ofreci palabras de consuelo, su deseo de servir, o dio su tiempo, es-fuerzo y medios? Lucas 10:33-35

    No pregunt si el extrao era judo o gen-til. Si fuera judo, bien saba el samaritano que, de haber sido los casos de ambos a la inversa, el hombre le habra escupido en la cara y pasado de largo con desprecio. Pero no vacil por esto. No consider que l mismo se expona a la violencia al de-tenerse en ese lugar. Le bastaba el hecho de que haba delante de l un ser humano vctima de la necesidad y el sufrimiento. Se quit sus propias vestiduras para cu-brirlo. Us para curar y refrescar al hom-bre herido la provisin de aceite y vino que llevaba para el viaje. Lo alz sobre su propia bestia y lo condujo lentamente a paso uniforme, de modo que el extrao no fuera sacudido y sus dolores no au-mentaran. Lo llev a un mesn y lo cuid durante la noche, vigilndolo con ternura. Por la maana, cuando el enfermo haba mejorado, el samaritano se propuso se-guir su camino. Pero antes de hacerlo, lo encomend al husped, pag los gastos y dej un depsito en su favor; y no conten-to an con esto, hizo provisin para cual-quier necesidad adicional (DTG, pg. 465).

    tras un buen ejemPlo

    6 Despus de escuchar la historia del buen samaritano, qu tan difcil es identificar a nuestro pr-jimo? Qu deberamos aprender

    de la generosa actitud del hom-bre que pas por alto el prejuicio social? Lucas 10:36

    As la pregunta: Quin es mi prjimo? est para siempre contestada. Cristo de-mostr que nuestro prjimo no es mera-mente quien pertenece a la misma iglesia o fe que nosotros. No tiene que ver con distincin de raza, color o clase. Nuestro prjimo es toda persona que necesita nuestra ayuda. Nuestro prjimo es toda alma que est herida y magullada por el adversario. Nuestro prjimo es todo aquel que pertenece a Dios. Mediante la historia del buen samaritano, Jess pint un cuadro de s mismo y de su misin. El hombre haba sido engaado, estropeado, robado y arruinado por Satans, y abando-nado para que pereciese; pero el Salvador se compadeci de nuestra condicin des-esperada. Dej su gloria, para venir a re-dimirnos. Nos hall a punto de morir, y se hizo cargo de nuestro caso. San nuestras heridas. Nos cubri con su manto de justi-cia. Nos provey un refugio seguro e hizo completa provisin para nosotros a sus propias expensas. Muri para redimirnos. Sealando su propio ejemplo, dice a sus seguidores: Esto os mando: Que os amis los unos a los otros. Como os he amado, que tambin os amis los unos a los otros (Juan 15:17; 13:34) (DTG, pg. 465, 466).

    7 Por lo tanto qu repiti Jess al ex-perto de la ley? Qu leccin especial se nos insta aprender de la ilustra-cin del buen samaritano? Lucas 10:28 up. ; Lucas 10:37

    El samaritano haba obedecido los dic-tados de un corazn bondadoso y aman-te, y con esto haba dado pruebas de ser observador de la ley. Cristo le orden al doctor de la ley: Ve, y haz t lo mismo. Se espera que los hijos de Dios hagan, y no meramente digan. El que dice que

  • 13

    est en l, debe andar como l anduvo (1 Juan 2:6). La leccin no se necesita menos hoy en el mundo que cuando sali de los labios de Jess. El egosmo y la fra formalidad casi han extinguido el fuego del amor y disipado las gracias que po-dran hacer fragante el carcter. Muchos de los que profesan su nombre han perdi-do de vista el hecho de que los cristianos deben representar a Cristo. A menos que practiquemos el sacrifi cio personal para bien de otros, en el crculo familiar, en el vecindario, en la iglesia, y en dondequiera que podamos, cualquiera sea nuestra pro-fesin, no somos cristianos (DTG, pg. 465).

    meditacin

    Si somos cristianos, no pasaremos de un lado, mantenindonos tan lejos como nos sea posible de aquellos que ms necesi-tan nuestra ayuda. Cuando veamos un ser humano en angustia, sea por la afl iccin

    o por el pecado, nunca diremos: Esto no me incumbe. Por la fe y la oracin, haced retroceder el poder del enemigo. Hablad palabras de fe y valor que sern como blsamo sanador para el golpeado y he-rido. Muchos son los que han desmayado y estn desanimados en la gran lucha de la vida, cuando una palabra de bondado-so estmulo los hubiera fortalecido para vencer. Nunca debemos pasar junto a un alma que sufre sin tratar de impartirle el consuelo con el cual somos nosotros con-solados por Dios. Todo esto no es sino el cumplimiento del principio de la ley el principio ilustrado en la historia del buen samaritano y manifestado en la vida de Jess. Su carcter revela el verdadero sig-nifi cado de la ley, y muestra qu es amar al prjimo como a nosotros mismos. Y cuan-do los hijos de Dios manifi estan misericor-dia, bondad y amor hacia todos los hom-bres, tambin atestiguan el carcter de los estatutos del cielo (DTG, pg. 466,467).

    Los ngeles del cielo estaban al lado del samaritano que atendi al extranjero herido. Y estn al lado de

    todos aquellos que prestan servicio a Dios ministran-do a sus semejantes. Y tenis la cooperacin de Cris-to mismo. El es el restaurador, y mientras trabajis bajo su vigilancia, bajo su direccin, veris grandes

    resultados. De nuestra fi delidad en esta obra, no slo depende el bienestar de otros, sino nuestro propio

    destino eterno. Lecciones Prcticas del Gran Maestro, pg. 356)

  • 14

    Elbuensamaritano

    Esta historia real surge a raz de dos preguntas hechas por un intrprete de la ley: haciendo qu cosa heredar la vida eterna y quin es mi prjimo?. La primera pregunta revela el pensamiento judo que la salvacin se poda obtener por medio de las obras, y la segunda buscaba justicarse a s mismo (DTG 461). Segn pensaba este intrprete, los paganos y los samaritanos estaban excluidos de la categora de "prjimo"; la nica duda que tena era saber a cul de sus compatriotas israelitas poda considerar como prjimo.

    La misericordia manifestada por el samaritano reeja de un modo muy real el espritu que movi al Hijo de Dios a venir a este mundo para rescatar a la humanidad. Dios no estaba obligado a rescatar al hombre cado. Podra haber pasado por alto a los pecadores, as como el sacerdote y el levita pasaron de largo sin ayudar al desafortunado viajero en el camino a Jeric. Pero el Seor estuvo dispuesto a ser "tratado como nosotros merecemos a n de que nosotros pudisemos ser tratados como l lo merece" (DTG 16-17).

    Simboliza a Jesucristo, quien provee salvacin y sanidad.

    Satans y sus agentes, el pecado.

    Pecador que dej la ciudad de Dios (Jerusaln) por el mundo (Jeric)

    Eran despreciados por ser descendientes de aquellos que fueron deportados en el tiempo de la cautividad de Asiria. Los judos consideraban que los samaritanos ya no eran parte del linaje de Israel.

    Se usaba como ungento. Smbolos del Espritu Santo y la sangre de Cristo

    Simbolizan las obras, la obediencia externa de ceremonias, leyes; y a los religiosos extremistas.

    Jerusaln

    Jeric, 30 kilmetros al este de Jerusaln.

    Hospedaje pblico donde se daba albergue a los viajeros. Representa a la iglesia

    Samaritano

    Ladrones

    Basado en:Lucas 10:25-37

    Hombre herido

    Aceite y vino

    Perl de un samaritano

    - Tom riesgos- Hizo sacricios- No fue un inters pasajero- Hizo ms de lo que se esperaba de l- Invirti tiempo y dinero en ayudarlo.

    Actitud del buen samaritano:

    Sacerdotes y levitas

    Aplicacin Ubicacin

    Mesn

    260 mbnm.

    A ms de 792 msnm.

  • 15

    Elbuensamaritano

    Esta historia real surge a raz de dos preguntas hechas por un intrprete de la ley: haciendo qu cosa heredar la vida eterna y quin es mi prjimo?. La primera pregunta revela el pensamiento judo que la salvacin se poda obtener por medio de las obras, y la segunda buscaba justicarse a s mismo (DTG 461). Segn pensaba este intrprete, los paganos y los samaritanos estaban excluidos de la categora de "prjimo"; la nica duda que tena era saber a cul de sus compatriotas israelitas poda considerar como prjimo.

    La misericordia manifestada por el samaritano reeja de un modo muy real el espritu que movi al Hijo de Dios a venir a este mundo para rescatar a la humanidad. Dios no estaba obligado a rescatar al hombre cado. Podra haber pasado por alto a los pecadores, as como el sacerdote y el levita pasaron de largo sin ayudar al desafortunado viajero en el camino a Jeric. Pero el Seor estuvo dispuesto a ser "tratado como nosotros merecemos a n de que nosotros pudisemos ser tratados como l lo merece" (DTG 16-17).

    Simboliza a Jesucristo, quien provee salvacin y sanidad.

    Satans y sus agentes, el pecado.

    Pecador que dej la ciudad de Dios (Jerusaln) por el mundo (Jeric)

    Eran despreciados por ser descendientes de aquellos que fueron deportados en el tiempo de la cautividad de Asiria. Los judos consideraban que los samaritanos ya no eran parte del linaje de Israel.

    Se usaba como ungento. Smbolos del Espritu Santo y la sangre de Cristo

    Simbolizan las obras, la obediencia externa de ceremonias, leyes; y a los religiosos extremistas.

    Jerusaln

    Jeric, 30 kilmetros al este de Jerusaln.

    Hospedaje pblico donde se daba albergue a los viajeros. Representa a la iglesia

    Samaritano

    Ladrones

    Basado en:Lucas 10:25-37

    Hombre herido

    Aceite y vino

    Perl de un samaritano

    - Tom riesgos- Hizo sacricios- No fue un inters pasajero- Hizo ms de lo que se esperaba de l- Invirti tiempo y dinero en ayudarlo.

    Actitud del buen samaritano:

    Sacerdotes y levitas

    Aplicacin Ubicacin

    Mesn

    Eran despreciados por ser descendientes de aquellos que fueron deportados en el tiempo de la cautividad de Asiria. Los judos consideraban que los samaritanos ya no eran parte del linaje de Israel.

    Perl de un samaritano

    - No fue un inters pasajero- Hizo ms de lo que se esperaba de l- Invirti tiempo y dinero en ayudarlo.

    Actitud del buen samaritano:

    260 mbnm.

    A ms de 792 msnm.

  • Leccin

    16

    la consideracin con los nios

    Personas que jess bendijo

    20 Jul.03

    Jess am siempre a los nios. Aceptaba su simpata infantil, y su amor franco y sin afectacin. La agradecida alabanza de sus labios puros era msica para sus odos y refri-geraba su espritu cuando estaba oprimido por el trato con hombres astutos e hipcritas. Dondequiera que fuera el Salvador, la benignidad de su rostro y sus modales amables y

    bondadosos le granjeaban el amor y la confi anza de los nios (DTG, pg. 473).

    1 Cmo consideraban los escribas y fariseos los gritos y cantos de ho-sannas de los nios en el templo? Estn de acuerdo las escrituras con esta evaluacin de alabanzas al Sal-vador? Mateo 21:15, 16; Salmos 8:2

    Cuando Jess se acerc a Jerusaln, seguido de alegres muchedumbres que, con gritos de triunfo y ondeando palmas, le aclamaron Hijo de David, los fariseos envidiosos le intimaron para que hiciese callar al pueblo; pero Je-ss contest que todo eso se realizaba

    en cumplimiento de la profeca, y que si la gente callaba las mismas piedras clamaran. El pueblo, intimidado por las amenazas de los sacerdotes y de los escribas, dej de lanzar aclamacio-nes de jbilo al entrar por las puertas de Jerusaln; pero en los atrios del templo los nios reanudaron el canto y, agitando sus palmas, exclamaban: Hosanna al Hijo de David! (Mateo 21:8-16). Cuando los fariseos, con amargo descontento, dijeron a Jess: Oyes lo que stos dicen? el Seor contest: S: nunca lesteis: De la boca de los nios y de los que maman

  • 17

    perfeccionaste la alabanza? As como Dios actu por conducto de los nios en tiempo del primer advenimiento de Cristo, as tambin intervino por me-dio de ellos para proclamar el mensaje de su segundo advenimiento. Y es que tiene que cumplirse la Palabra de Dios que dice que la proclamacin de la ve-nida del Salvador debe ser llevada a todos los pueblos, lenguas y naciones (CS, pgs. 417, 418)

    aPreciacin de jess Por los nios

    2 Qu comparacin hizo Jess cuando los discpulos discutan sobre quin de ellos sera el ma-yor? Cmo valoraba l a los ni-os a diferencia de los discpulos y escribas? Marcos 9:33-37

    Aquellos que poseen el espritu de Cristo no tendrn ninguna ambicin de ocupar una posicin por encima de sus hermanos. Los que se ven a s mismos pequeos se contabilizarn grandes ante los ojos de Dios. Y tom a un nio, lo puso en medio de ellos, y cuando l lo haba tomado en sus bra-zos, les dijo: Cualquiera que reciba a uno de estos nios en mi nombre, a m me recibe; y cualquiera que me recibe, no me recibe a m, sino al que me en-vi (versculos 36, 37) (The Sanctified Life, pgs. 55, 56).Es todava verdad que los nios son ms susceptibles a las enseanzas del Evangelio; sus corazones estn abier-tos a las influencias divinas, y son fuer-tes para retener las lecciones recibi-das. Los niitos pueden ser cristianos y tener una experiencia de acuerdo con sus aos. Necesitan ser educados en las cosas espirituales, y los padres deben darles todas las ventajas a fin de que adquieran un carcter semejante al de Cristo (DTG, pgs. 475).

    3 Cmo or Jess a Su Padre en re-lacin a la sinceridad y voluntad de los nios? De acuerdo al esp-ritu de profeca, qu vio l en los nios que le trajeron para que los bendijera? Mateo 11:25

    Las verdades escondidas a los sabios y los prudentes se revelan a los nios. La hermosura y el encanto de la verdad que no disciernen los sabios del mundo se presentan constantemente a quienes, movidos por un espritu sencillo como el de un nio, desean conocer y cumplir la voluntad de Dios. Discernimos la verdad cuando llegamos a participar de la natu-raleza divina (DMJ, pg. 27).En los nios que eran puestos en re-lacin con l, Jess vea a los hombres y mujeres que seran herederos de su gracia y sbditos de su reino, algunos de los cuales llegaran a ser mrtires por su causa. l saba que estos nios le escucharan y aceptaran como su Redentor con mayor facilidad que los adultos, muchos de los cuales eran sa-bios en las cosas del mundo y de cora-zn endurecido. En su enseanza, a su nivel. El, la Majestad del cielo, no des-deaba contestar sus preguntas y sim-plificar sus importantes lecciones para adaptarlas a su entendimiento infantil. Implantaba en sus mentes semillas de verdad que en aos ulteriores brota-ran y daran fruto para vida eterna (DTG, pgs. 474, 475).

    deseo de las madres Por sus hijos

    4 Teniendo gratitud de haber estado con el Seor, qu noble deseo te-nan algunas madres en relacin a sus hijos? Estamos hoy presentando constantemente a nuestros hijos en oracin ante el altar del Seor, para que l los guie y los bendiga? Lucas 18:15, pp; Mateo 19:13, pp.

  • 18

    Entre los judos era costumbre llevar a los nios a algn rabino, a fin de que les impusiese las manos para bende-cirlos (DTG, pgs. 473). Acudan las ma-dres a Jess con sus perplejidades. Ha-llarn gracia suficiente para ayudarles en la direccin de sus hijos. Las puer-tas estn abiertas para toda madre que quiera poner sus cargas a los pies del Salvador. El que dijo: Dejad los nios venir a m, y no los impidis, sigue invitando a las madres a conducir a sus pequeuelos para que sean ben-decidos por l. Aun el lactante en los brazos de su madre, puede morar bajo la sombra del Todopoderoso por la fe de su madre que ora. Juan el Bautista estuvo lleno del Espritu Santo desde su nacimiento. Si queremos vivir en comunin con Dios, nosotros tambin podemos esperar que el Espritu divi-no amoldar a nuestros pequeuelos, aun desde los primeros momentos (DTG, pgs. 474).

    necesidad de sensibilidad cristiana

    5 Estaba Jess complacido con la ma-nera que los discpulos trataban a los nios? Estamos a travs de nuestras palabras y acciones trayendo los ni-os y jvenes a Jess o los estamos alejando? Mateo 19:13, up; Lucas 18:15; Marcos 10:14, pp.

    los discpulos pensaban que el tra-bajo del Salvador era demasiado im-portante para ser interrumpido de esta manera. Cuando venan las madres a l con sus pequeuelos, los discpulos las miraban con desagrado. Pensaban que esos nios eran demasiado tiernos para recibir beneficio de una visita a Jess, y concluan que su presencia le desagradaba. Pero los discpulos eran quienes incurran en su desagrado. El Salvador comprenda los cuidados y la

    carga de las madres que estaban tra-tando de educar a sus hijos de acuerdo con la Palabra de Dios. Haba odo sus oraciones. El mismo las haba atrado a su presencia (DTG, pg. 473).

    atencin esPecial a nios y jvenes

    6 Qu tan dispuesto estaba Jess de dar su atencin a los nios, conside-rndolos como potenciales candi-datos para el cielo? De qu manera deberamos recibir el reino de Dios? Mateo 19:14; Marcos 10:15.

    Una madre con su hijo haba dejado su casa para hallar a Jess. En el camino habl de su diligencia a una vecina, y sta quiso tambin que Jess bendije-se a sus hijos. As se reunieron varias madres, con sus pequeuelos. Algunos de los nios ya haban pasado de la infancia a la niez y a la adolescencia. Cuando las madres expresaron su de-seo, Jess oy con simpata la tmida peticin. Pero esper para ver cmo las trataran los discpulos. Cuando los vio despedir a las madres pensando hacerle un favor, les mostr su error diciendo: Dejad los nios venir a m, yno los impidis; porque de tales es el reino de Dios. Tom a los nios en sus brazos, puso las manos sobre ellos y les dio la bendicin que haban venido a buscar. Cuando Jess dijo a sus dis-cpulos que no impidiesen a los nios que fueran a l, hablaba a los que le seguiran en todos los siglos, a los di-rigentes de la iglesia, a los ministros y sus ayudantes y a todos los cristianos. Jess est atrayendo a los nios y nos ordena: Dejad los nios venir a m. Es como si nos dijese: Vendrn a m si no los impeds (DTG, pg. 473).

  • 19

    7 Qu estaba dispuesto a hacer Jess y con qu ternura? Siguiendo el ejem-plo del Salvador, Cunto tiempo, atencin y amor deberamos dedicar a los nios y jvenes en la familia y en la iglesia especialmente en tiempos difciles? Mateo 19:15; Marcos 10:16; Isaas 8:18.

    Tom a los nios en sus brazos, puso las manos sobre ellos y les dio la ben-dicin que haban venido a buscar. Las madres quedaron consoladas. Volvie-ron a sus casas fortalecidas y bendeci-das por las palabras de Cristo. Queda-ron animadas para reasumir sus cargas con nueva alegra, y para trabajar con esperanza por sus hijos. Las madres de hoy han de recibir sus palabras con la misma fe. Cristo es tan ciertamente un Salvador personal hoy como cuando vivi como hombre entre los hombres. Es tan ciertamente el ayudador de las madres hoy como cuando reuna a los

    pequeuelos en sus brazos en Judea. Los hijos de nuestros hogares son tan-to la adquisicin de su sangre como lo eran los nios de entonces Jess cono-ce la preocupacin del corazn de cada madre El que tuvo una madre que lu-ch con la pobreza y la privacin, sim-patiza con cada madre en sus trabajos (DTG, pg. 473, 474).

    meditacin

    Los padres y las madres deben consi-derar a sus hijos como miembros ms jvenes de la familia del Seor, a ellos confi ados para que los eduquen para el cielo. Las lecciones que nosotros mis-mos aprendemos de Cristo, debemos darlas a nuestros hijos a medida que sus mentes jvenes puedan recibirlas, revelndoles poco a poco la belleza de los principios del cielo. As llega a ser el hogar cristiano una escuela don-de los padres sirven como monitores, mientras que Cristo es el maestro prin-cipal (DTG, pg. 475).

    Jess sigue diciendo: Dejad a los nios venir a m, y no se lo impidis. Mateo 19:14. Son ellos los ms susceptibles a las enseanzas del cristianismo; su corazn est abierto a las infl uencias de la piedad y la virtud, y es fuerte para retener las impresiones

    recibidas. (Special Testimonies on Education, 62-66)

  • Leccin

    20

    rico y an Pobre

    0427 Jul.

    mostrando inters y humildad

    Se nos presenta el trato de Cristo con el joven como una leccin objetiva. Dios nos dio la regla de conducta que debe seguir cada uno de sus siervos. Es la obediencia a su ley,

    no slo una obediencia legal, sino una obediencia que penetra en la vida y se ejem-plifi ca en el carcter. Dios fi j su propia norma de carcter para todos los que quieren llegar a ser sbditos de su reino. nicamente aquellos que lleguen a ser colaboradores con Cristo, nicamente aquellos que digan: Seor, todo lo que tengo y soy te pertenece, sern reconocidos como hijos e hijas de Dios. Todos deben considerar lo que signifi cadesear el cielo, y sin embargo apartarse de l por causa de las condiciones impuestas.

    Pensemos en lo que signifi ca decir no a Cristo (DTG, pg. 481).

    1 Qu pregunta hizo un joven go-bernante al Salvador del mundo? Qu tan respetuoso fue su discur-so y conducta? Mateo 19:16; Lucas 18:18; Marcos 10:17

    Era miembro del honorable concilio de los judos El joven que hizo esta pregunta era uno de los gobernantes.

    Tena grandes posesiones y ocupaba un cargo de responsabilidad. Haba visto el amor que Cristo manifestara hacia los nios que le trajeran; cun tiernamente los recibiera y alzara en sus brazos, y su corazn arda de amor por el Salvador. Senta deseo de ser su discpulo. Se haba conmovido tan profundamente que mientras Cristo iba por su camino, corri tras l y arro-

  • 21

    dillndose a sus pies, le hizo con sin-ceridad y fervor esa pregunta de suma importancia para su alma y la de todo ser humano: Maestro bueno, qu har para poseer la vida eterna? (DTG, pg. 480, 478).

    en el nuevo testamento

    2 A quin Jess dirigi la mente del gobernante? Cmo respondi a la pregunta del hombre? Marcos 10:18; Mateo 19:17

    Jess estuvo libre de todo pecado y error; no haba ni un vestigio de imper-feccin en su vida o carcter Mantuvo una pureza inmaculada en las ms dif-ciles circunstancias. Es cierto que de-clar que Ninguno hay bueno sino uno: Dios; pero tambin dijo: Yo y el Padre uno somos. Jess habla de s mismo y del Padre como Dios, y afi rma para s perfecta justicia (MS 141, 1901) (CBA, material suplementario, pg. 941). Por qu me llamas bueno? dijo Cristo, Ninguno es bueno sino uno, es a saber, Dios. Jess deseaba probar la sinceri-dad del joven, y conseguir que expre-sara la manera en que lo consideraba bueno. Se daba cuenta de que Aquel a quien hablaba era el Hijo de Dios? Cul era el verdadero sentimiento de su corazn? (DTG, pg. 478).

    fundamento y meta de los diez mandamientos

    3 Qu tienen en comn los cinco man-damientos que Jess mencion? Por qu puso l al fi nal de su respuesta el mandamiento de amar al prjimo como a s mismo? Mateo 19:18,19; Ro-manos 13:8, 9.

    Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos (Mateo 19:17). Muchos

    que profesan ser discpulos de Cris-to pasarn aparentemente con toda facilidad por este mundo, considera-dos como hombres rectos y piadosos, en circunstancias que en lo ntimo de su ser encierran una plaga que man-cha todo su carcter y corrompe toda su experiencia religiosa. Amars a tu prjimo como a ti mismo. Esto nos prohbe aprovecharnos de nuestro prjimo en benefi cio personal. Se nos prohbe perjudicar a nuestro prjimo, no importa en qu sea. No debemos observar las cosas desde el punto de vista de los mundanos. Tratar nuestro prjimo en toda circunstancia tal como nos gustara que nos trataran a noso-tros, es una regla que debemos aplicar prcticamente. Las leyes de Dios de-ben ser literalmente obedecidas. En todas nuestras relaciones y nuestros tratos con nuestros semejantes, ya sean creyentes o incrdulos, debemos aplicar esta regla: Amars a tu prjimo como a ti mismo (TI, tomo 2, pg. 20).

    una cosa te falta

    4 Por su respuesta, Podramos decir que el joven estaba satisfecho con su vida? Entendi realmente el mensa-je profundo de Jess? Marcos 10:20; Mateo 19:20.

    Este prncipe tena en alta estima su propia justicia. No supona, en reali-dad, que fuese defi ciente en algo, pero no estaba completamente satisfecho. Senta la necesidad de algo que no posea. Podra Jess bendecirle como haba bendecido a los niitos y satisfa-cer la necesidad de su alma?Su aserto de que haba guardado la ley de Dios era falso. Demostr que las riquezas eran su dolo. No poda guardar los mandamientos de Dios mientras el mundo ocupaba el primer lugar en sus afectos. Amaba los dones de Dios ms que al Dador (DTG, 478, 481)

  • 22

    5 No era la obediencia a los diez man-damientos, a travs de la gracia y ayuda de Dios, suficiente para darle a uno vida eterna? Porque aadi Jess un requerimiento adicional? Mateo 19:21; Mateo 10:21

    Cristo se senta atrado a este joven. Saba que era sincero en su aserto: Todo esto guard desde mi juventud. El Redentor anhelaba crear en l un dis-cernimiento que le habilitara para ver la necesidad de una devocin nacida del corazn y de la bondad cristiana. Anhe-laba ver en l un corazn humilde y con-trito, que, consciente del amor supremo que ha de dedicarse a Dios, ocultara su falta en la perfeccin de Cristo Una cosa te falta, dijo Jess. Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrs tesoro en el cielo; y ven, sgueme. Cristo ley el corazn del prncipe. Una sola cosa le faltaba, pero sta era un principio vi-tal. Necesitaba el amor de Dios en el alma. Esta sola falta, si no era suplida, le resultara fatal; corrompera toda su naturaleza. Tolerndola, el egosmo se fortalecera. A fin de que pudiese reci-bir el amor de Dios, deba renunciar a su supremo amor a s mismo (DTG, pg. 479)

    imPortante decisin del gobernante

    6 Qu revela la decisin hecha por el joven cuando escuch la res-puesta del Salvador? No esta-mos haciendo lo mismo cuando nos aferramos a nuestras propias ideas y actitudes? Mateo 19:22; Lucas 18:23

    Cristo dio a este hombre una prueba. Le invit a elegir entre el tesoro celes-tial y la grandeza mundanal. El tesoro celestial le era asegurado si quera se-guir a Cristo. Pero deba renunciar al yo; deba confiar su voluntad al dominio

    de Cristo. La santidad misma de Dios le fue ofrecida al joven prncipe. Tuvo el privilegio de llegar a ser hijo de Dios y coheredero con Cristo del tesoro celes-tial. Pero deba tomar la cruz y seguir al Salvador con verdadera abnegacin (DTG, pg. 479).Las palabras de Cristo fueron en ver-dad para el prncipe la invitacin: Esco-geos hoy a quin sirvis (Josu 24:15). Le fue dejada a l la decisin. Jess anhelaba que se convirtiera. Le haba mostrado la llaga de su carcter, y con profundo inters vigilaba el resultado mientras el joven pesaba la cuestin. Si decida seguir a Cristo, deba obedecer sus palabras en todo. Deba apartarse de sus proyectos ambiciosos. Con qu anhelo ferviente, con qu ansia del alma, mir el Salvador al joven, espe-rando que cediese a la invitacin del Espritu de Dios (DTG, pg. 480).

    7 Cul es el problema serio de la gen-te rica? Qu consejo dio Jess para que uno pueda sobreponerse a esto y otros obstculos en el camino al cielo? Mateo 19:23; Lucas 18:24, 25; Mateo 6:20, pp, 21; Mateo 6:33, pp.

    Cristo present las nicas condiciones que pondran al prncipe donde desarro-llara un carcter cristiano. Sus palabras eran palabras de sabidura, aunque pare-can severas y exigentes. En su aceptacin y obediencia estaba la nica esperanza de salvacin del prncipe. Su posicin exaltada y sus bienes ejercan sobre su carcter una sutil influencia para el mal. Si los prefiriese, suplantaran a Dios en sus afectos. El guardar poco o mucho sin entregarlo a Dios sera retener aquello que reducira su fuerza moral y eficiencia; porque si se aprecian las cosas de este mundo, por inciertas e indignas que sean, llegan a absorberlo todo Cuando los discpulos de Cristo devuelven lo suyo al Seor, acumulan tesoros que se les darn cuando oigan las palabras: Bien, buen siervo y fiel; entra en el gozo de tu se-

  • 23

    or. El cual, habindole sido propuesto gozo, sufri la cruz, menospreciando la vergenza, y sentse a la diestra del tro-no de Dios (Mateo 25:23; Hebreos 12:2) (DTG, pg. 48o, 482).

    meditacin

    Cristo haba ofrecido su comunin al joven. Sgueme, le dijo. El Salvador no signifi caba tanto para l como sus bie-nes o su propia fama entre los hombres.

    Renunciar al visible tesoro terrenal por el invisible y celestial era un riesgo de-masiado grande. Rechaz el ofrecimien-to de la vida eterna y se fue, y desde entonces el mundo haba de recibir su culto. Millares estn pasando por esta prueba y pesan a Cristo contra el mun-do; y muchos eligen el mundo. Como el joven prncipe, se apartan del Salvador diciendo en su corazn: No quiero que este hombre me dirija (DTG, pg. 481).

    El joven rico representa a una numerosa clase de personas que seran cristianos excelentes si no tuvie-ran una cruz que llevar, si no tuvieran que soportar

    cargas humillantes, si no tuvieran que renunciar a ventajas terrenales, si no tuvieran que sacrifi car bienes materiales o sentimientos. Cristo les ha con-fi ado un capital en trminos de aptitudes y recursos

    fi nancieros, y por lo tanto espera los intereses co-rrespondientes. Lo que poseemos no nos pertenece, sino que debemos emplearlo en el servicio de Aquel de quien hemos recibido todo lo que poseemos.The

    Review and Herald, 21, marzo de 1878.

  • Leccin

    053 Ago

    Por qu eXiste la enfermedad?

    24

    una Prueba en una familia querida

    1 Qu mensaje enviaron Mara y Martha de Betania a Jess un da? Cul era su razn para hacer esto? Juan 11:1-3

    Mara, cuyo hermano Lzaro estaba enfermo, fue la que ungi al Seor con perfume, y le enjug los pies con sus cabellos. Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jess: Seor, he aqu el que amas est enfermo. El pesar penetr en el apacible hogar donde Jess haba descansado. Lzaro fue herido por una enfermedad repentina, y sus hermanas

    mandaron llamar al Salvador diciendo: Seor, he aqu, el que amas est enfer-mo. Se dieron cuenta de la violencia de la enfermedad que haba abatido a su hermano, pero saban que Cristo se haba demostrado capaz de sanar toda clase de dolencias. Crean que l sim-patizara con ellas en su angustia; por lo tanto, no exigieron urgentemente su presencia inmediata, sino que man-daron tan slo el confi ado mensaje: El que amas est enfermo. Pensaron que l respondera inmediatamente, y esta-ra con ellas tan pronto como pudiese llegar a Betania (DTG, pgs. 484, 485)

    Mediante el sufrimiento, nuestras virtudes y nuestra fe son probadas. En el da de la di-fi cultad es cuando comprendemos cun precioso es Jess. Se le dar a Ud. oportunidad de decir: Aunque l me matare, en l esperar (Job 13:15). Oh, es muy precioso pensar que se nos dan las oportunidades para confesar nuestra fe ante el peligro y en medio

    del pesar, la enfermedad, el dolor y la muerte (Mensajes Selectos, tomo 1, pg. 137).

  • 25

    la visita retrasada

    2 Puede considerarse una enferme-dad siempre como la consecuencia de acciones impropias de una per-sona? Humanamente hablando, qu pensaramos de la demora del Maestro en responder despus de re-cibir el mensaje? Juan 9:2; Juan 11:4-6

    La enfermedad no sobreviene nunca sin causa. Descuidando las leyes de la salud se le prepara el camino y se la invita a venir. Muchos sufren las consecuencias de las transgresiones de sus padres. Si bien no son responsables de lo que hi-cieron stos, es, sin embargo, su deber averiguar lo que son o no son las viola-ciones de las leyes de la salud. Deberan evitar los hbitos malos de sus padres, y por medio de una vida correcta ponerse en mejores condiciones. Los ms, sin embargo, sufren las consecuencias de su mal comportamiento (El Ministerio de Cura-cin, pg. 180).Ansiosamente esperaron noticias de Je-ss. Mientras haba una chispa de vida en su hermano, oraron y esperaron la venida de Jess. Pero el mensajero volvi sin l. Trajo, sin embargo, este mensaje: Esta enfermedad no es para muerte, y se afe-rraron a la esperanza de que Lzaro vivi-ra. Con ternura trataron de dirigir pala-bras de esperanza y aliento al enfermo casi inconsciente. Cuando Lzaro muri, se quedaron amargamente desilusiona-das; pero sentan la gracia sostenedora de Cristo, y esto les impidi culpar en forma alguna al Salvador (DTG, pg. 485)

    la muerte cobra su vctima

    3 A dnde decidi ir Jess despus de algunos das, an cuando no era bienvenido en la regin de Judea? Qu recordaron los discpulos? Juan 11:7-10.

    Esta dilacin era un misterio para los discpulos. De cunto consuelo sera su presencia para la familia afligida, pensa-ban. Era bien conocido por los discpulos su intenso afecto hacia esa familia de Betania, y ellos se sorprendan al ver que no responda a la triste comunicacin: El que amas est enfermo. Durante aquellos dos das Cristo pareci haberse olvidado del caso; porque no habl de Lzaro. Los discpulos pensaban en Juan el Bautista, precursor de Jess. Se haban preguntado por qu Jess, que tena el poder de realizar milagros admirables, haba permitido que Juan languideciera en la crcel y muriese en forma violen-ta. Ya que posea tal poder, por qu no haba salvado Jess la vida de Juan? Esta pregunta la haban hecho con frecuencia los fariseos y la presentaban como un ar-gumento incontestable contra el aserto de Cristo de ser Hijo de Dios. El Salvador haba advertido a sus discpulos acerca de las pruebas, prdidas y persecuciones. Los abandonara en la prueba? Algunos se preguntaban si no haban estado equi-vocados acerca de su misin. Todos es-taban profundamente perturbados. El que anduviere de da continu no tropieza, porque ve la luz de este mundo. El que hace la voluntad de Dios, que anda en la senda que Dios le ha trazado, no puede tropezar ni caer (DTG, pgs. 485, 486).

    Paz Perfecta

    4 Mientras tanto qu le haba pasado a Lzaro el amado amigo de Jess? Entendieron los discpulos lo que haba sucedido? Juan 11:11-14

    Los discpulos se sintieron reprendi-dos. Les haba sorprendido que Cris-to no respondiera ms prontamente al mensaje. Haban estado tentados a pensar que l no tena por Lzaro y sus hermanas el tierno amor que ellos le atribuan y que debiera haberse

  • 26

    vuelto rpidamente con el mensaje-ro. Pero las palabras: Lzaro nuestro amigo duerme, despertaron en ellos los debidos sentimientos. Quedaron convencidos de que Cristo no se haba olvidado de sus amigos que sufran. Cristo presenta a sus hijos creyentes la muerte como un sueo. Su vida est oculta con Cristo en Dios, y hasta que suene la ltima trompeta los que mue-ren dormirn en l (DTG, pgs. 486, 487).

    confiar en jess, aun en situacio-

    nes dolorosas

    5 Teniendo el poder de sanar con tan solo algunas palabras, por qu Je-ss no fue inmediatamente a ver a su amigo y a consolar a sus herma-nas? Qu oportunidad fue para los discpulos la muerte de Lzaro? Juan 11:15, 16

    Por su causa [la de los discpulos], permiti que Lzaro muriese. Si le hu-biese devuelto la salud cuando estaba enfermo, el milagro que lleg a ser la evidencia ms positiva de su carcter divino, no se habra realizadoPor lo tanto, Cristo permaneci lejos. Permiti que Lzaro pasase bajo el dominio de la muerte; y las hermanas apenadas vieron a su hermano puesto en la tumba. Cristo saba que mientras mirasen el rostro muerto de su herma-no, su fe en el Redentor sera probada severamente. Pero saba que a causa de la lucha por la cual estaban pasando ahora, su fe resplandecera con fuerza mucho mayor A todos los que tan-tean para sentir la mano guiadora de Dios, el momento de mayor desalien-to es cuando ms cerca est la ayuda divinaAl demorar en venir a Lzaro, Jess tena un propsito de misericordia para con los que no le haban recibido.

    Tard, a fin de que al resucitar a Lza-ro pudiese dar a su pueblo obstinado e incrdulo, otra evidencia de que l era de veras la resurreccin y la vida. Este milagro culminante, la resurreccin de Lzaro, haba de poner el sello de Diossobre su obra y su pretensin a la divi-nidad (DTG, pgs. 487, 488).

    6 Qu estaban tratando de hacer algunos judos cuando Jess y sus discpulos llegaron a Betania? Qu conviccin expres Marta al Salva-dor? Juan 11:17-21

    La gran ostentacin externa manifesta-da por los judos en ocasin de la muerte de un deudo no estaba en armona con el espritu de Cristo. Oa los lamentos de los plaidores, y no quera encontrarse con las hermanas en medio de la confusin. Entre los que lloraban estaban los parien-tes de la familia, algunos de los cuales ocupaban altos puestos de responsabili-dad en Jerusaln. Entre ellos se contaban algunos de los ms acerbos enemigos de Cristo. El conoca su propsito y por lo tanto no se hizo conocer en seguida. Mar-ta se apresur a ir al encuentro de Jess, con el corazn agitado por encontradas emociones. Con el pesar que brotaba de su corazn porque Cristo no haba venido antes y, sin embargo, con la esperanza de que aun ahora podra hacer algo para con-soarlas, dijo: Seor, si hubieses estado aqu, mi hermano no fuera muerto. Vez tras vez, en medio del tumulto creado por los plaidores, las hermanas haban repe-tido estas palabras Pero mirando aquel rostro lleno de amor, aadi: Mas tambin s ahora, que todo lo que pidieres de Dios, te dar Dios (DTG, pg. 489).

    7 Era su visita demasiado tarde para experimentar la gran revelacin del poder de Dios? Qu declaracin po-derosa hizo Jess?? Juan 11:22, 23

  • 27

    Jess anim su fe diciendo: Resucita-r tu hermano. Su respuesta no estaba destinada a inspirar esperanza en un cambio inmediato. Diriga el Seor los pensamientos de Marta ms all de la restauracin actual de su hermano, y los fi jaba en la resurreccin de los jus-tos. Lo hizo para que pudiese ver en la resurreccin de Lzaro una garanta de la resurreccin de todos los justos y la seguridad de que sucedera por el poder del Salvador (DTG, pg. 489, 490).

    meditacin

    Debiramos descansar en el Seor y esperar pacientemente en l. Puede ser que la respuesta a nuestras oraciones no venga tan rpidamente como lo de-seamos, y que no sea lo que habamos pedido; pero l sabe lo que es para el mximo bien de sus hijos, derramar

    una mayor bendicin que la que hemos pedido, si no somos infi eles ni nos des-animamos (Hijos e Hijas de Dios, pg. 94).A todos los que tantean para sentir la mano guiadora de Dios, el momento de mayor desaliento es cuando ms cerca est la ayuda divina. Mirarn atrs con agradecimiento, a la parte ms obscu-ra del camino. Sabe el Seor librar de tentacin a los pos. Salen de toda ten-tacin y prueba con una fe ms fi rme y una experiencia ms rica (DTG, pg. 487).Muchos han esperado que Dios los preservara la enfermedad meramente porque le pidieron que lo hiciera. Pero Dios no escuch sus oraciones, porquesu fe no se perfeccion por medio de las obras. Dios no obrar un milagro para preservar de la enfermedad a aquellos que no se cuidan a s mismos, (Consejos Sobre el Rgimen Alimenticio, pg. 29).

    La religin de la Biblia no perjudica la salud del cuer-po ni de la mente. La infl uencia del Espritu de Dios es la mejor medicina para la enfermedad. El cielo es todo salud; y mientras ms profundamente se expe-rimenten las infl uencias celestiales, ms segura ser la recuperacin del invlido creyente. - Consejos para la

    Iglesia, p 390.

  • 28

    de muerte a vida

    0610 Ago.

    Leccin

    1 Qu esperanza dio Jess al cora-zn y la mente de la desconsolada hermana? Como lo muestra su res-puesta, qu fe tena Marta? Juan 11:24-27.

    Tratando todava de dar la verdadera direccin a su fe, Jess declar: Yo soy la resurreccin y la vida. En Cristo hay vida original, que no proviene ni deri-va de otra. El que tiene al Hijo, tiene la vida (1 Juan 5:12). La divinidad de Cris-to es la garanta que el creyente tiene de la vida eterna. El que cree en m

    dijo Jess, aunque est muerto, vivi-r. Y todo aquel que vive y cree en m, no morir eternamente. Crees eso? Cristo miraba hacia adelante, a su segunda ve-nida. Entonces los justos muertos sern resucitados incorruptibles, y los justos vivos sern trasladados al cielo sin ver la muerte. El milagro que Cristo estaba por realizar, al resucitar a Lzaro de los muertos, representara la resurreccin de todos los justos muertos El que iba a morir pronto en la cruz, estaba all con las llaves de la muerte, vencedor del se-pulcro, y aseveraba su derecho y poder para dar vida eterna. No comprenda

    Dios no dice: Pedid una vez y recibiris. El nos ordena que pidamos. Persistidincansablemente en la oracin. El pedir con persistencia hace ms ferviente

    la actitud del postulante, y le imparte un deseo mayor de recibir las cosas quepide. Cristo le dijo a Marta junto a la tumba de Lzaro: Si creyeres, vers la

    gloria de Dios (Juan 11:40) (PVGM, pg 112)

    esPeranza Para las hermanas que lloran

  • 29

    en todo su significado las palabras di-chas por Cristo, pero confes su fe en su divinidad y su confianza de que l poda hacer cuanto le agradase (DTG, pg. 490).

    2 Qu confianza expres Mara a pe-sar de su dolor? Por qu Jess esta-ba tocado y profundamente conmo-vido? Juan 11:28-33

    Los clamores de las plaideras eran dolorosos; y ella anhelaba poder cam-biar algunas palabras tranquilas a solas con Jess. Pero conoca la envidia y los celos que albergaban contra Cristo en su corazn algunos de los presentes, y se limit a expresar su pesar. Ley el corazn de todos los presentes. Vea que, en muchos, lo que pasaba como demostracin de pesar era tan slo fingimiento. Saba que algunos de los del grupo, que manifestaban ahora un pesar hipcrita, estaran antes de mu-cho maquinando la muerte, no slo del poderoso taumaturgo, sino del que iba a ser resucitado de los muertos. Cristo podra haberlos despojado de su falso pesar. Pero domin su justa indigna-cin. No pronunci las palabras que podra haber pronunciado con toda ver-dad, porque amaba a la que, arrodillada a sus pies con tristeza, crea verdadera-mente en l (DTG, pg. 491).

    en la tumba

    3 Qu sentimientos tuvo el Salvador cuando vio el lugar donde Lzaro ha-ba sido enterrado? Qu expresaron al mismo tiempo algunos de los pre-sentes? Juan 11:34-37

    No era slo por su simpata humana hacia Mara y Marta por lo que Jess llor. En sus lgrimas haba un pesar que superaba tanto al pesar humano como los cielos superan a la tierra.

    Cristo no lloraba por Lzaro, pues iba a sacarle de la tumba. Llor porque muchos de los que estaban ahora llo-rando por Lzaro maquinaran pronto la muerte del que era la resurreccin y la vida Otros, tratando de sembrar in-credulidad en el corazn de los presen-tes, decan con irrisin: No poda ste que abri los ojos al ciego, hacer que ste no muriera? Si Jess era capaz de salvar a Lzaro, por qu le dej mo-rir? Descansaba sobre l el peso de la tristeza de los siglos. Vio los terribles efectos de la transgresin de la ley de Dios. Vio que en la historia del mundo, empezando con la muerte de Abel, ha-ba existido sin cesar el conflicto entre lo bueno y lo malo. Mirando a travs de los aos venideros, vio los sufrimien-tos y el pesar, las lgrimas y la muerte que haban de ser la suerte de los hom-bres. Su corazn fue traspasado por el dolor de la familia humana de todos los siglos y de todos los pases. Los ayes de la raza pecaminosa pesaban sobre su alma, y la fuente de sus lgrimas es-tall mientras anhelaba aliviar toda su angustia (DTG, pgs. 491, 492)

    4 Tena idea Marta del propsito de Jess? Puede la gloria de Dios mani-festarse slo cundo la persona est viva? Juan 11:38-40

    Cristo reprendi a Marta, pero sus pala-bras fueron pronunciadas con la mayor amabilidad. No te he dicho que, si cre-yeres, vers la gloria de Dios? Por qu habrais de dudar de mi poder? Por qu razonar contrariamente a mis requeri-mientos? Tenis mi palabra. Si queris creer, veris la gloria de Dios. Las impo-sibilidades naturales no pueden impedir la obra del Omnipotente. El escepticis-mo y la incredulidad no son humildad. La creencia implcita en la palabra de Cristo es verdadera humildad, verdadera entrega propia (DTG, pgs 493).

  • 30

    la revelacin de la gloria de dios

    5 Qu hizo Jess cuando fue abierta la puerta de la tumba? An en ese mo-mento, por quines or? Juan 11:41, 42

    Sereno, Cristo est de pie delante de la tumba No mucho tiempo antes de esto, los enemigos de Cristo le haban acusado de blasfemia y haban recogido piedras para arrojrselas porque aseveraba ser Hijo de Dios. Le acusaron de realizar mi-lagros por el poder de Satans. Pero aqu Cristo llama a Dios su Padre y con perfec-ta confianza declara que es Hijo de Dios.En todo lo que haca, Cristo coopera-ba con su Padre. Siempre se esmeraba por hacer evidente que no realizaba su obra independientemente; era por la fe y la oracin cmo haca sus milagros. Cristo deseaba que todos conociesen su relacin con su Padre. En esta ocasin, los discpulos y la gente iban a recibir la evidencia ms convincente de la relacin que exista entre Cristo y Dios. Se les ha-ba de demostrar que el aserto de Cristo no era una mentira (DTG, pg. 494).

    6 En vez de seguir lamentndose y llo-rando, por qu llor el dador de la vida? Qu ocurri para asombro de todos cuando l dio esta orden? Juan 11:43, 44

    Su voz, clara y penetrante, entra en los odos del muerto. La divinidad fulgura a travs de la humanidad. En su rostro, ilu-minado por la gloria de Dios, la gente ve la seguridad de su poder. Cada ojo est fijo en la entrada de la cueva. Cada odo est atento al menor sonido. Con inters inten-so y doloroso, aguardan todos la prueba de la divinidad de Cristo, la evidencia que ha de comprobar su aserto de que es Hijo de Dios, o extinguir esa esperanza para siempre. Hay agitacin en la tumba si-lenciosa, y el que estaba muerto se pone

    de pie a la puerta del sepulcro. Sus mo-vimientos son trabados por el sudario en que fuera puesto, y Cristo dice a los espec-tadores asombrados: Desatadle, y dejadle ir Lzaro queda libre, y est de pie ante la congregacin, no demacrado por la en-fermedad, ni con miembros dbiles y tem-blorosos, sino como un hombre en la flor de la vida, provisto de una noble virilidad. Sus ojos brillan de inteligencia y de amor por su Salvador. Se arroja a los pies de Je-ss para adorarle (DTG, pg. 494).

    7 Mientras las hermanas recibieron desconcertadas y maravilladas a su hermano, a quin recibieron mu-chos de los presentes? Se conven-cieron todos los presentes con esta maravillosa manifestacin del poder y gloria de Dios? Juan 11:45, 46

    Los espectadores quedan al principio mu-dos de asombro. Luego sigue una inefable escena de regocijo y agradecimiento. Las hermanas reciben a su hermano vuelto a la vida como el don de Dios, y con lgrimas de gozo expresan en forma entrecortada su agradecimiento al Salvador. Y mientras el hermano, las hermanas y los amigos se re-gocijan en esta reunin, Jess se retira de la escena. Cuando buscan al Dador de la vida, no le pueden hallar (DTG, pg. 495).

    meditacin

    Durante su ministerio, Jess levant a los muertos dndoles vida. Resucit al hijo de la viuda de Nan, a la hija de Jairo y a Lzaro. Pero ellos no fueron revestidos de inmortalidad. Despus de haber sido resucitados, continuaron estando some-tidos a la muerte. Pero los que resucita-ron en ocasin de la resurreccin de Cris-to, fueron resucitados para vida eterna. Ellos fueron la multitud de cautivos que ascendieron con Cristo como trofeos de su victoria sobre la muerte y el sepulcro (Mensajes Selectos, tomo 1 pg. 359).

  • 3131

    Leccin

    a donde la dureza del corazn conduce

    0717 Ago.

    evidencia divina no aPreciada

    Si no oyen a Moiss y a los profetas, tampoco se persuadirn, si alguno se levantara de los muertos. Estas palabras demostraron ser ciertas en la historia de la nacin juda. El ltimo y culminante milagro de Cristo fue la resurreccin de Lzaro de Betania, despus que haba estado muerto durante cuatro das. Se les concedi a los judos esta maravillosa evidencia

    de la divinidad del Salvador, pero la rechazaron. Lzaro se levant de los muertos, y present ante ellos su testimonio, pero endurecieron su corazn, contra toda evidencia, y hasta trata-

    ron de quitarle la vida (PVGM, pgs. 209, 210).

    1 Fue la resurreccin de Lzaro suficien-te evidencia para convencer a todos de la divinidad del Salvador? En vez de te-ner gratitud a Dios por la maravillosa seal, qu era lo que ms les interesa-ba a los lderes judos? Juan 11:46,47

    Betania estaba tan cerca de Jerusaln que pronto llegaron a la ciudad las noticias de la resurreccin de Lzaro. Por medio de los espas que haban presenciado el milagro, los dirigentes judos fueron puestos rpida-mente al tanto de los hechos. Convocaron

    inmediatamente una reunin del Sanedrn, para decidir lo que deba hacerse. Cristo ha-ba demostrado ahora plenamente su domi-nio sobre la muerte y el sepulcro. Este gran milagro era la evidencia mxima que ofre-ca Dios a los hombres en prueba de que ha-ba enviado su Hijo al mundo para salvarlo Muchos de los que presenciaron la resu-rreccin de Lzaro fueron inducidos a creer en Jess. Pero el odio de los sacerdotes con-tra l se intensifi c. Haban rechazado todas las pruebas menores de su divinidad, y este nuevo milagro no hizo sino enfurecerlos Ningn sofi sma poda destruir tal eviden-

    31

  • 32

    cia. Por esta misma razn, la enemistad de los sacerdotes se haca ms mortfera. Esta-ban ms determinados que nunca a detener la obra de Cristo (DTG, pgs. 496).

    2 Por qu teman los gobernantes judos a la creciente influencia de Jess entre el pueblo? Haba algn peligro en sus acciones que provo-cara una sangrienta intervencin de los romanos? Juan 11:48

    Los fariseos haban tratado de incitar a los herodianos contra l. Presentndoselo como procurando establecer un reino rival, consultaron con ellos en cuanto a cmo ma-tarlo. Para excitar a los romanos contra l, se lo haban representado como tratando de subvertir su autoridad. Haban ensayado to-dos los recursos para impedir que influyera en el pueblo. Pero hasta entonces sus tenta-tivas haban fracasado. Las multitudes que haban presenciado sus obras de misericor-dia y odo sus enseanzas puras y santas, sa-ban que los suyos no eran los hechos y pala-bras de un violador del sbado o blasfemo. Aun los oficiales enviados por los fariseos haban sentido tanto la influencia de sus palabras que no pudieron echar mano de l. En su desesperacin, los judos haban publi-cado finalmente un edicto decretando que cualquiera que profesase fe en Jess fuera expulsado de la sinagoga (DTG, pg. 497).

    la resolucin ms terrible en la

    historia

    3 Cul fue la propuesta final del ora-dor ms influyente del Sanedrn? Qu razonamiento present para presionar al concilio a fin de alcan-zar el consenso que l deseaba con-cerniente a Jess? Juan 11:49, 50

    Mientras el concilio estaba en el colmo de la perplejidad, Caifs, el sumo sacerdote, se puso de pie. Era un hombre orgulloso y cruel, desptico e intolerante Caifs haba estudiado las profecas y aunque ignoraba su verdadero significado dijo con gran auto-ridad y aplomo. Aunque Jess sea inocente,

    aseguraba el sumo sacerdote, deba ser qui-tado del camino. Molestaba porque atraa el pueblo a s y menoscababa la autoridad de los gobernantes. El era uno solo; y era mejor que muriese antes de permitir que la auto-ridad de los gobernantes fuese debilitada. En caso de que el pueblo llegara a perder la confianza en sus gobernantes, el poder nacional sera destruido. Caifs afirmaba que despus de este milagro los adeptos de Jess se levantaran probablemente en re-volucin. Los romanos vendrn entonces deca l, y cerrarn nuestro templo; abo-lirn nuestras leyes, y nos destruirn como nacin. Qu valor tiene la vida de este gali-leo en comparacin con la vida de la nacin? Si l obstaculiza el bienestar de Israel, no se presta servicio a Dios matndole? Mejor es que un hombre perezca, y no que toda la na-cin sea destruida (DTG, pg. 498, 499).

    4 Cmo se comprendi la segunda parte del argumento de Caifs? Qu profundo significado vio el evange-lista en la propuesta de condenar a Jess a la muerte? Juan 11:51, 52

    Al declarar que un hombre morira por toda la nacin, Caifs demostr que tena cierto conocimiento de las profecas, aunque muy limitado. Pero Juan, al describir la escena, toma la profeca y expone su amplio y pro-fundo significado. En los labios de Caifs esta preciossima verdad se converta en mentira. La idea que l defenda se basaba en un principio tomado del paganismo.Entre los paganos, el conocimiento confuso de que uno haba de morir por la raza humana los haba llevado a ofrecer sacrificios humanos. As, por el sacrificio de Cristo, Caifs propo-na salvar a la nacin culpable, no de la trans-gresin, sino en la transgresin, a fin de que pudiera continuar en el pecado. Y por este razonamiento, pensaba acallar las protestas de aquellos que pudieran atreverse, no obs-tante, a decir que nada digno de muerte ha-ban hallado en Jess (DTG, pg. 499).

    5 Basndose en esas ideas, a qu con-clusin lleg el concilio al final de la reunin? Juan 11:53

  • 33

    El Sanedrn no constitua entonces un cuer-po legal. Exista slo por tolerancia. Algunos de sus miembros ponan en duda la conve-niencia de dar muerte a Cristo. Teman que ello provocara una insurreccin entre el pue-blo e indujera a los romanos a retirar a los sa-cerdotes los favores que hasta ahora haban disfrutado y a despojarlos del poder que to-dava conservaban. Satans les insinu que a fin de mantener su autoridad deban dar muerte a Jess. Ellos siguieron este consejo. El hecho de que pudieran perder el poder que entonces ejercan era suficiente razn, pensaban, para que llegasen a alguna deci-sin. Con excepcin de algunos miembros que no osaron expresar sus convicciones, el Sanedrn recibi las palabras de Caifs como palabras de Dios. El concilio sinti alivio; ces la discordia. Decidieron dar muerte a Cristo en la primera oportunidad favora-ble. Al rechazar la prueba de la divinidad de Jess, estos sacerdotes y gobernantes se haban encerrado a s mismos en tinieblas impenetrables. Se haban puesto entera-mente bajo el dominio de Satans, para ser arrastrados por l al mismo abismo de la rui-na eterna. Sin embargo, estaban tan engaa-dos que estaban contentos consigo mismos. Se consideraban patriotas que procuraban la salvacin de la nacin (DTG, pgs. 498, 499).

    qu hacer en caso de Peligro

    6 Era la intencin de Cristo acelerar la crisis? De acuerdo a las instruccio-nes que haba dado a sus discpulos, qu hizo l bajo esas circunstan-cias? Mateo 10:23, Juan 11:54

    Con todo, el Sanedrn tema tomar medidas imprudentes contra Jess, no fuese que el pueblo llegara a exasperarse y la violencia tramada contra l cayera sobre ellos mismos. En vista de esto, el concilio posterg la ejecu-cin de la sentencia que haba pronunciado. El Salvador comprenda las conspiraciones de los sacerdotes. Saba que ansiaban elimi-narle y que su propsito se cumplira pronto. Pero no le incumba a l precipitar la crisis, y se retir de esa regin llevando consigo a los

    discpulos. As, mediante su ejemplo, Jess recalc de nuevo la instruccin que les haba dado: Mas cuando os persiguieren en esta ciudad, huid a la otra. Haba un amplio cam-po en el cual trabajar por la salvacin de las almas; y a menos que la lealtad a l lo requi-riera, los siervos del Seor no deban poner en peligro su vida (DTG, pg. 500, 501).

    7 Qu orden se haba dado para que el Salvador cayera en sus manos? Mien-tras ellos le tentaban y conspiraban en su contra, qu gran testimonio les dio durante sus aos de ministe-rio? Juan 11:55-57; Hechos 10:38, 39

    Jess haba consagrado ahora al mundo tres aos de labor pblica. Ante el mundo estaba su ejemplo de abnegacin y desin-teresada benevolencia. Su vida de pureza, sufrimiento y devocin era conocida por to-dos. Sin embargo, slo durante ese corto pe-rodo de tres aos pudo el mundo soportar la presencia de su Redentor (DTG, pg. 501).

    meditacin

    Su vida fue una vida sujeta a persecucio-nes e insultos. Arrojado de Beln por un rey celoso, rechazado por su propio pue-blo en Nazaret, condenado a muerte sin causa en Jerusaln, Jess, con sus pocos discpulos fieles, hall temporariamente refugio en una ciudad extranjera. El que se haba conmovido siempre por el infortu-nio humano, que haba sanado al enfermo, devuelto la vista al ciego, el odo al sordo y el habla al mudo, el que haba alimentado al hambriento y consolado al afligido, fue expulsado por el pueblo al cual se haba esforzado por salvar. El que anduvo sobre las agitadas olas y con una palabra acall su rugiente furia, el que echaba fuera de-monios que al salir reconocan que era el Hijo de Dios, el que interrumpi el sueo de la muerte, el que sostuvo a miles pen-dientes de sus palabras de sabidura, no poda alcanzar el corazn de aquellos que estaban cegados por el prejuicio y el odio, y rechazaban tercamente la luz (DTG, 501).

  • 0824 Ago.

    Leccin

    no Por recomendacin

    Ofrenda especial: Iglesia de Pueblo Nuevo, Chincha- Misin Central

    34

    1 Qu debate tuvieron los discpulos ms de una vez? Se resolvi el asun-to o sus especulaciones se extendan ms all de esta tierra al reino del cielo? Lucas 9:46; Mateo 18:1

    Tenan estas palabras una solemni-dad y un carcter impresionante que los discpulos distaban mucho de com-prender. Ellos no podan ver lo que Cristo discerna. No perciban la natu-raleza del reino de Cristo, y esta igno-

    rancia era la causa aparente de su dis-puta. Pero la verdadera causa era ms profunda. Explicando la naturaleza del reino, Cristo podra haber apaciguado su disputa por el momento; pero esto