Lecturas de Ajedrez

Click here to load reader

  • date post

    10-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    240
  • download

    9

Embed Size (px)

description

Volumen nº23 de la colección Escaques. El presente libro nos revela a un nuevo Averbach, fino humorista y profundo conocedor de la psicología ajedrecística, como podrá comprobar el lector en diversos pasajes de este ameno y documentado trabajo.

Transcript of Lecturas de Ajedrez

  • Cubierta de G. Maripor cortesa deFosforera Espaola, S. A.

    YURI AVERBACH

    LECTURAS DE AJEDREZLa brillante carrera del famoso granmaestro sovitico Yuri Averbach,as como sus extraordinarios estu-dios sobre la teora de los finales,son facetas muy conocidas ya paratodos los aficionados.

    El presente libro nos revela a unnuevo Averbach, fino humorista yprofundo conocedor de la psicolo-ga ajedrecstica, como podr com-probar el lector en diversos pasajesde este ameno y documentado tra-bajo.

  • YURI AVERBACH

    LECTURAS DEAJEDREZ

    COLECCION

    ESCAQUES

    EDICIONES MARTINEZ ROCAB A R C E L O N A

  • LECTURAS DE AJEDREZYuri Averbach

    Traduccin del rusopor AGUSTN PUIG

    1969 POR EDICIONES MARTINEZ ROCA, S. A.Gran Via, 774, 7., Barcelona - 13

    RESERVADOS TODOS LOS D E R E C H O SEste libro no puede ser reproducido en todo, ni en parte, sin permiso

    IMPRESO EN ESPAA - PRINTED IN SPAIN

    ISBN 84-270-0191-6Depsito Legal: B. 5615-1981

    Grficas Diamante, Zamora 83, Barcelona-18

  • I N D I C E

    Pgs.

    El vencedor ser mi yerno 7

    Uno contra varios 17

    Los nios prodigio 23

    El descubrimiento del abate 29

    Nunca es tarde para aprender 33

    Contra las reglas de juego 37En busca de la verdad 41

    La vctima relata 50

    El enigma de una posicin 54

    Con el microscopio 58

    La inquietud y el desvelo 61

    La ltima posibilidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .69

    El ajedrez animado. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .78Desenmascaramiento de un autmata ajedrecista 81La falta de tiempo es la madre de las curiosidades 82

    Ao nuevo, jugada nueva 84No enseis a los hijos a jugar al ajedrez 85

  • EL VENCEDOR SERA MI YERNO

    (Investigacin de la literatura del ajedrez)

    El atractivo que ofrece el ajedrez inspir a muchos poetas, quelo cantaron en sus producciones literarias.

    Entre ellos se destaca Ivan Kochanowski llamado por otronombre Ivan de Montenegro, eminente poeta polaco del Renaci-miento. Hace unos cuatro siglos, se public su poema Ajedrezen Cracovia, y cuyo contenido es el siguiente: los boyardos Bojny Teodoro pretenden a la princesa Ana de Dinamarca. No sabiendoa cul elegir y temiendo que ambos decidan el asunto por las armas,el Rey les propone que lo resuelvan en el tablero de ajedrez, yconcluye diciendo:

    Resolved el asunto como en la guerra,Que el vencedor ser mi yerno 1

    Esta era la valiosa recompensa del original primer torneo decandidatos de la historia del ajedrez. Los dos se retiraron a susrespectivos domicilios para prepararse debidamente.

    Kochanowski aprovecha la pausa en el desarrollo de los acon-tecimientos para exponer meticulosamente las reglas a los noiniciados en este juego. Vemos que stas son igual que las actua-les, pues la dama es la pieza ms poderosa y se mueve en todasdirecciones; el alfil en direccin diagonal, y el pen puede avanzardos casillas en su movimiento inicial. Este aspecto moderno delajedrez se introduce a finales del siglo xv en Europa; anteriormente,la dama y el alfil tenan menos libertad de movimiento. Kochano-wski divulga dichas reglas y su poema pudo cumplidamente servirde manual para los principiantes.

    1 La versin rusa de este poema se debe a B. Roshdietsvenski.

    7

  • Volvamos al asunto del poema. El encuentro entre los dospretendientes se celebra dos semanas despus. A Bojn le toca jugarlas blancas y a Teodoro las negras.

    Por lo visto, las blancas no tenan la ventaja de mover primeroen aquel tiempo; por ello:

    Coge Bojn dos peones; cierra las manos,Y pide a Teodoro que elija.Con expedito ademn seala ste la derecha,Y, as, se adjudica la salida a las blancas.

    Del ulterior texto se deduce fcilmente que las blancas juegan 1.P4D, y las negras contestan con 1. ..., P4D. De aqu en adelante esdifcil reconstruir la partida jugada tras jugada, debido a la difi-cultad en verter el vivo lenguaje potico al escueto de la anotacindel ajedrez.

    Al leer este comentario potico, se pueden restablecer algunosmovimientos. Cuando dice que el pen come un pen, pareceser que se trata del movimiento de las negras PDxPAD, y porremate se produce la primera sensacin: Las negras mueven elcaballo dando jaque al rey y amenazando una torre, o sea un jaquedoble. Cabe suponer que se refiere al movimiento C7AD+, yseguidamente se habla de la debilitacin del flanco derecho de lasblancas; en cambio, nos encontramos con que dicha debilitacinse produce en el izquierdo; esto significa que el comentaristaobserva la partida desde el campo de las negras.

    Kochanowski pinta con vivo colorido el comportamiento delos dos adversarios: Bojn mueve un pen sin advertir que su damaest amenazada, y Teodoro toma en seguida esta valiosa pieza.Ello provoca una discusin. Los circunstantes intervienen y permi-ten que Bojn vuelva atrs la jugada; pero se establece la condicinde pieza tocada, pieza jugada.

    Ms adelante los dos pretendientes cometen toda suerte detrampas y engaos. Teodoro es el primero en mover un alfil a mododel caballo y es cogido con las manos en la masa; luego, Bojnvuelve a situar disimuladamente un caballo en el tablero, pero se ledescubre la fullera.

    Como puede observarse el poeta da a conocer las reglas, el juegoy la conducta de los dos adversarios en dicha partida.

    Tras una lucha reida, las fuerzas se han debilitado y el fielde la balanza se inclina al lado de las blancas. As que las dosdamas han cado en el campo de batalla, Bojn hace avanzar audaz-mente sus peones, de los cuales uno llega a la octava horizontal yes transformado en dama.

    8

  • Y, ahora, concedemos la palabra a Kochanowski:

    Esto infunde aliento a las blancasY ensombrece an ms a las negras,Cuyo rey est acorralado en una esquinaY resiste el acosamiento de la dama.Una torre le cierra el paso,Para que muerda el polvo de la derrota.La dama va acercndose al soberanoCon nimo de que vuelva al sueo eterno.La situacin es difcil; el fin se acerca.Ninguno duda del resultado de esta lid,Rndete! dice Bojn a Teodoro.A ste le atormenta el amargo enojoDe ver que no puede evitar el mateY de prever la vergenza de la derrota.Es penoso darse por vencido.Como el Sol ya se halla en el ocaso,Y el adversario est perdido, Bojn apremia:Para qu proseguir la partida?Mas se decide suspender el juegoHasta la maana del da siguiente.

    De esta manera, la partida se suspende en una situacin muydifcil para las negras. Como corresponde a todo cronista, Kochano-wski hace un minucioso comentario de ella en el momento de sersuspendida con objeto de que los aficionados puedan analizarla:

    Al separarse hasta el otro da,Se anota la posicin de las piezas:El rey se halla junto a la torre,Que est en el escaque de la esquinaY el caballo en el quinto despus de l,Y el pen del sexto tiene mucha holgura.Otro pen est a su derecha,Defendido por un alfil de su bando.Enfrente del pen y del alfil, el rey blancoNo aparta la vista de las negrasNi del diablico poder de su torre,Que ya amenaza desde la segunda horizontal.Y la dama, situada en esta misma lnea,Mira de reojo al alfil de las negras.As quedan colocadas las piezas y peones,Y al bando negro le toca mover primero.

    Ms adelante, volveremos a esta posicin; ahora, sigamos conel ulterior desarrollo del tema. Las reglas de juego de aquel tiempoeran imperfectas: en vez de anotar la posicin de una partidasuspendida, como se hace actualmente, se pona una guardia dealabarderos junto al tablero y cuando los dos adversarios se retira-ban se pona otra en la puerta de la estancia.

    Y la princesa Ana? No presencia la lid; por lo visto, elRey se lo ha prohibido. Le es indiferente quin resulte vencedory sea su cnyuge? En absoluto! No puede conciliar el sueo; estintranquila; se levanta, y, acompaada de su ya anciana ama seca,decide ir a travs de una puerta falsa a la sala donde se celebra eltorneo.

    9

  • La guardia la reconoce en seguida y le permite entrar en ella.Al parecer, jugaba mejor que sus dos pretendientes. Se inclina sobreel tablero, analiza la situacin y halla no slo la salvacin de lasnegras, sino tambin el modo de ganar la partida.

    Posiblemente el lector habr advertido por quin Ana seinclina.

    Pero, cmo comunicarle la solucin o mostrrsela?La princesa es muy ingeniosa. Para que los centinelas la oigan,

    dice en alta voz:El caballo es valioso en el fragor de la lucha;Mas el alfil apoya la formacin blica.Y, con todo, vale la pena ir al sacrificio,Para que el pen pueda llegar a su destino.

    Y seguidamente:Pone la torre tendida junto al reyY, llorosos los ojos, se retira a su aposento.

    Por la maana, el afligido Teodoro se dirige a la sala para pro-seguir con la partida. En vez de analizar la posicin durante lanoche, ha deplorado su destino al juzgar inevitable su derrota.Sombro el rostro, se sienta al tablero; advierte que su torre esttendida, y se pregunta: Quin ha estado aqu? Esto es una bromamuy pesada!.

    La guardia le informa de la visita de la princesa y de las palabraspronunciadas por ella. Mordindose las uas (al parecer, esta feacostumbre tiene races hondas e inmemorables), Teodoro meditaprofundamente; comprende qu ha querido insinuar la princesa,y, solamente, dice:

    Prosigamos con la partida, Bojn!No te deleites prematuramente en el paraso.Te dar mate dentro de tres jugadas!No creas que digo esto por ventura.Muy atento, el Rey se sienta ms cerca,Y la corte espera cul ser el desenlace.Se da la seal. La torre, de un movimiento,Es situada al lado del rey adversario.Qu haces, necio? Disponindote a la lucha,Entregas tu ltima torre?Pero el rey no tiene otra alternativaQue luchar con ella hasta el final.Hay que defenderse a la fuerza,Por lo que el rey toma la torre.Mas el pen avanza una casilla, y l retrocede;Y otro pen