Lecci³n 8 - Amemos como ‰l nos ama

download Lecci³n 8 - Amemos como ‰l nos ama

of 14

  • date post

    20-Jul-2015
  • Category

    Spiritual

  • view

    3.490
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Lecci³n 8 - Amemos como ‰l nos ama

Leccin 22: Fiesta y ayuno Daniel 1.5, 8-17; Mateo 6.16-18

Leccin 8:Amemos como l nos ama1 Juan 4.13-5.5Todo aquel que cree que Jess es el Cristo es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendro ama tambin al que ha sido engendrado por l. 1 Juan 5.1 PropsitoEsta leccin nos presenta a Dios como la fuente suprema del amor y a Jesucristo como la mxima expresin de ese amor. A travs de este estudio se pondr en evidencia que, en efecto, el amor de Dios es la virtud que rige y dirige todo el quehacer de la vida del y la creyente y que es imperativo moral que se impone en nuestra gestin como creyentes es que nos amemos como l nos ama.Bosquejo de la leccinI. Dimensiones de la permanencia en Dios (1 Jn 4.13-16). II. El amor y la confianza (vv. 17-21). III. La fe vencedora (5.1-5). Vocabulario bblicoFE Y CONOCIMIENTO: El trmino fe aparece solo una vez en los escritos primarios de Juan (en Apocalipsis lo usa en cuatro ocasiones), aunque el verbo creer es uno de sus favoritos. En muchas ocasiones la fe y el conocimiento aparecen como queriendo significar lo mismo, pero no son iguales. Juan nunca afirma que Jess tenga fe en el Padre, pero si que Jess le conoce y es conocido por l. El conocimiento proviene de la fe; la fe conduce al conocimiento. TEMOR: En el griego clsico la palabra phobos significa huida. Posteriormente llego a referirse a la causa de la huida, es decir el miedo. En el Nuevo Testamento phobos denota temor en el sentido de terror y en el sentido de reverencia a Dios. 1 Juan 4.13-15RVR13 En esto conocemos que permanecemos en l y l en nosotros, en que nos ha dado de su Espritu. 14 Y nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado al Hijo, el Salvador del mundo. 15 Todo aquel que confiese que Jess es el Hijo de Dios, Dios permanece en l y l en Dios. VP13 La prueba de que nosotros vivimos en Dios y de que l vive en nosotros, es que nos ha dado su Espritu. 14 Y nosotros mismos hemos visto y declaramos que el Padre envi a su Hijo para salvar al mundo. 15 Cualquiera que reconoce que Jess es el Hijo de Dios, vive en Dios y Dios en l.

1 Juan 4.16-17RVR16 Y nosotros hemos conocido y credo el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios en l. 17 En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el da del juicio, pues como l es, as somos nosotros en este mundo. VP16 As hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor, y el que vive en el amor, vive en Dios y Dios en l. 17 De esta manera se hace realidad el amor en nosotros, para que en el da del juicio tengamos confianza; porque nosotros somos en este mundo tal como es Jesucristo. 1 Juan 4.18-19RVR18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en si castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor. 19 Nosotros lo amamos a l porque l nos amo primero.VP18 Donde hay amor no hay miedo. Al contrario, el amor perfecto echa fuera el miedo, pues el miedo supone el castigo. Por eso, si alguien tiene miedo, es que no ha llegado a amar perfectamente. 19 Nosotros amamos porque l nos amo primero.1 Juan 4.20-21RVR20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, pero odia a su hermano, es mentiroso, pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, cmo puede amar a Dios a quien no ha visto? 21 Y nosotros tenemos este mandamiento de l: El que ama a Dios, ame tambin a su hermano. VP20 Si alguno dice: Yo amo a Dios, y al mismo tiempo odia a su hermano, es un mentiroso. Pues si uno no ama a su hermano, a quien ve, tampoco puede amar a Dios, a quien no ve. 21 Jesucristo nos ha dado este mandamiento: que el que ama a Dios, ame tambin a su hermano. 1 Juan 5.1-2RVR1 Todo aquel que cree que Jess es el Cristo es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendro ama tambin al que ha sido engendrado por l. 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos, VP1 Todo el que tiene fe en que Jess es el Mesas, es hijo de Dios; y el que ama a un padre, ama tambin a los hijos de ese padre. 2 Cuando amamos a Dios y hacemos lo que l manda, sabemos que amamos tambin a los hijos de Dios. 1 Juan 5.3-5RVR3 pues ste es el amor a Dios: que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos, 4 porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y sta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. 5 Quin es el que vence al mundo, sino el que cree que Jess es el Hijo de Dios? VP3 El amar a Dios consiste en obedecer sus mandamientos; y sus mandamientos no son una carga, 4 porque todo el que es hijo de Dios vence al mundo. Y nuestra fe nos ha dado la victoria sobre el mundo. 5 El que cree que Jess es el Hijo de Dios, vence al mundo. Resumen - 1El De tal manera... de Juan, utilizado tan a menudo para dar a conocer las dimensiones del principal atributo de Dios, deja en libertad el pensamiento de cada ser humano para involucrarse en ese acopio de bondad y misericordia divina, que resulta tan diverso como personas hay en el mundo. Jesucristo es el modelo perfecto mediante el cual podemos aproximarnos a comprender mejor el amor de Dios por nosotros.Jesucristo es el amor encarnado de Dios y todas nuestras buenas experiencias personales son una derivacin de su obrar de gracia.Nadie puede dar lo que no posee. Para dar amor hay que tener amor. Para amar como Dios nos ama hay que conocer ese amor, aun cuando hemos afirmado la imposibilidad de poder tener un conocimiento pleno de ese atributo divino. Resumen - 2Mediante el conocimiento que tenemos de Dios en Jesucristo, nos cubrimos de su gracia, y a partir de entonces, nuestro obrar es una continuacin de las obras de Dios en el mundo. Ante la sensacin de que todo esta perdido en el mundo, el amor de Dios sigue interpelando y confrontando nuestros actos, mediante el ejemplo de Cristo. Nadie puede pretender suplantar el lugar que le corresponde a Jesucristo, no solamente en el culto como acto litrgico de homenaje y celebracin de su presencia, sino en todo el quehacer de nuestra experiencia de vida. El milagro del amor de Dios siempre se dejara sentir en quienes en l confan, bien sea mediante la paz y la serenidad que nos brinda en medio del turbin o a travs de algn buen samaritano enviado por l.Resumen - 3Nunca se debe inducir a alguien a una bsqueda y encuentro con Dios basado en la incertidumbre y en el miedo al futuro. Cuando nuestro caminar se siente acompaado por las obras de amor y misericordia, producto de nuestro encuentro con Dios, nuestros temores desaparecen. OracinSeor, Dios y Padre nuestro, recibe nuestra gratitud por todas las manifestaciones de tu amor y tu bondad. Aydanos a todos los que en Ti hemos credo, a amar como Tu nos amas. Que podamos ser portaestandartes de tu mensaje de amor y de perdn, como nico medio para sanar las heridas abiertas de nuestra sociedad. Que todos podamos ver y aceptar la obra de Cristo como mxima expresin de Tu amor por la humanidad. En Su nombre te lo pedimos. Amn.