Las percepciones y representaciones sociales lasa. 3Ver: Panebianco Angelo, Modelos de partido,

download Las percepciones y representaciones sociales lasa. 3Ver: Panebianco Angelo, Modelos de partido,

of 39

  • date post

    12-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Las percepciones y representaciones sociales lasa. 3Ver: Panebianco Angelo, Modelos de partido,

  • 1

    Ponencia para el Congreso Internacional XXIII de Latin American Studies Association. Washington DC, 6-8 de septiembre de 2001 Este trabajo es parte de una investigacin en curso

    Las percepciones y representaciones sociales elementos clave para el anlisis de la cultura poltica

    Lourdes Etchegaray Dond Mxico

    Introduccin

    La diversidad de planteamientos, en torno a la comprensin de los procesos sociales

    contemporneos, coincide en sealar que la reestructuracin profunda del capitalismo

    industrial hacia uno informacional, tardo o de riesgo1 ha transformado, de mltiples

    maneras, la dinmica general de nuestras sociedades trayendo consigo serias

    repercusiones que han afectado, entre muchas otras cosas, la situacin perceptiva

    colectiva de la poltica, abrindose as un gran abismo entre las instituciones oficiales

    construidas y la subjetividad de los actores sociales.

    Uno de los temas que aparece con frecuencia en el moderno pensamiento poltico

    es la crisis de las instancias de intermediacin poltica, tales como, sindicatos y

    partidos polticos y la poca capacidad de las instituciones para promover cambios que

    solucionen los problemas de la gente.2

    1Ver: Offe, Claus. Contradicciones en el Estado del Bienestar, Alianza Universidad, Madrid, 1994 Castells, Manuel. La sociedad red, La era de la informacin, vol.1, Alianza Editorial, Mxico, 1999 Beck. Ulrich. La sociedad del riesgo, Hacia una nueva modernidad, Paids, Buenos Aires, 1998

  • 2

    En nuestro pas, los partidos polticos se han venido transformando, cada vez ms,

    en lo que Angelo Panebianco3 denomina partidos electorales profesionales cuya

    accin surge en situaciones de competencia electoral, para la movilizacin de votantes

    apoyados por tcnicos que analizan encuestas de opinin y estrategias de publicidad.

    De esta manera, las preocupaciones y necesidades diarias de los individuos han

    quedado fuera de la esfera de accin de los partidos. Por lo anterior, han ido

    perdiendo capacidad para atraer masivamente a la poblacin y han dejado de

    constituir un referente poltico subjetivo. En la actualidad no slo se cuestiona su

    capacidad de representar intereses sino, adems, no se ven como espacios

    legtimos y crebles. Todo esto ha generado un profundo desencanto en la poblacin

    frente a la poltica formal y falta de participacin de los individuos en la poltica

    partidaria. De esta manera asistimos da a da a un cuestionamiento de las fronteras

    entre lo pblico y lo privado, entre el Estado y la sociedad entre lo poltico y lo no

    poltico. Un cuestionamiento que se expresa en el surgimiento de canales paralelos

    de participacin, que se muestran distantes al aparato institucional, y que han optado

    por vas alternas para tratar de acceder a una esfera de participacin4.

    Ahora cada vez son ms las voces que plantean la necesidad de que la poltica sea

    realmente un asunto que competa ms a los ciudadanos.

    Como vemos son muchos los cambios que han afectado la situacin perceptiva

    colectiva de la poltica y por otra parte est la persistencia de su centralidad, a pesar

    de todo.

    2Ver: Offe Claus, Partidos Polticos y nuevos movimientos sociales, Editorial Sistema, Madrid, 1990 3Ver: Panebianco Angelo, Modelos de partido, Alianza Editorial, Madrid, 1993, p.448 y ss 4Offe llama al campo de accin de estos grupos como espacio de poltica no institucionalizada. Ver: Bolos, Silvia, La constitucin de actores sociales y la poltica, Universidad Iberoamericana y Plaza y Valds, Mxico, 1999, p.132

  • 3

    De aqu la necesidad de develar la lgica de ese espacio llamado poltica en los

    albores del siglo XXI a travs de los discursos, que al respecto, formulan los jvenes

    de dos universidades de nuestro pas.

    1. Consideraciones preliminares

    La intencin de acercarme a los universitarios surgi dada la preocupacin por

    reflexionar sobre una parte de la sociedad compleja, por su naturaleza, como lo es la

    comunidad estudiantil cuyo promedio de edad se ubica entre los 19 y 24 aos.

    Adems debido a los pocos estudios que encontr, al respecto, a excepcin de los

    trabajos de investigacin abocados a estudiar el movimiento estudiantil del 685.

    Parece que se ha reflexionado poco sobre las modalidades y la diversificacin de los

    comportamientos poltico culturales de las nuevas generaciones de jvenes

    universitarios, de la existencia o no de valores democrticos en ellos, de su

    concepcin de la poltica y su participacin, de las formas que utilizan para formar y

    transmitir sus opiniones, de los factores que las condicionan, etc.

    Por otra parte, tambin percib que los estudios nacionales sobre cultura poltica, por

    lo general, tienen a los grupos minoritarios subrepresentados. En nuestro pas los

    universitarios son un grupo pequeo privilegiado, dentro del total de la poblacin, por

    lo cual es difcil estudiar sus caractersticas dentro de las muestras nacionales.

    Teniendo presente lo anterior es necesario sealar que el presente trabajo de

    investigacin fue abordado a partir de un conjunto de preguntas que surgieron al

    5Una extensa bibliografa sobre la generacin del 68 la encontr en: Prez Islas, Jos Antonio (coordinador), Jvenes: una evaluacin del conocimiento, La investigacin sobre juventud en Mxico 1986-1999, Tomo II, Instituto Mexicano de la Juventud, enero, 2000.

  • 4

    finalizar un estudio emprico6, utilizando la tcnica de la encuesta y la estadstica,

    sobre la percepcin que tienen los jvenes universitarios de la figura de autoridad, y

    cmo cambia a partir de variables tales como: tipo de universidad a la que atienden,

    sexo y licenciatura que cursan.

    Esta investigacin la desarroll en la Universidad Iberoamericana y la Universidad

    Autnoma Metropolitana y tuvo como objetivo principal la obtencin de los diez

    principales atributos que, en opinin de los universitarios, debera poseer toda figura

    de autoridad y la evaluacin en base, a ese perfil7, de tres figuras polticas8. Mi

    intencin fue la de obtener, de estos grupos, su percepcin y valoracin9, al respecto.

    Es necesario sealar que al terminar esta investigacin la respuesta ms general

    que pude ofrecer es que la opinin que tienen los estudiantes sobre los tres actores

    polticos, como figuras de autoridad, vara de una universidad a otra10 sin embargo, el

    Sobre estudios de cultura poltica ver: Crespo Jos Antonio, Los actores del sistema poltico en la percepcin universitaria, Sociolgica, sep-dic, 1989, UAM, Unidad Azcapotzalco, Mxico. 6La investigacin dentro de la Universidad Iberoamericana se inici el 16 de enero de 1999 y concluy el 12 de mayo del mismo ao, aplicndose a una muestra de 200 estudiantes, de ambos sexos, de cuatro licenciaturas: comunicacin, administracin de empresas, economa e ingeniera industrial. La investigacin dentro de la Universidad Autnoma Metropolitana se inici el 16 de agosto y concluy el 6 de diciembre de este mismo ao, aplicndose a una muestra de 115 alumnos de tres licenciaturas: administracin de empresas, economa y sociologa. 7Entre los jvenes existe un consenso sobre diez atributos principales que forman un ncleo bsico, que se demanda a toda figura de autoridad, en forma independiente de sexo, licenciatura y universidad a la que asisten: credibilidad, honestidad, conciencia social, inteligencia, preparacin acadmica, seguridad en s mismo, liderazgo, carcter, carisma y oratoria. 8En la investigacin se seleccion a Cuauhtmoc Crdenas, Vicente Fox y Francisco Labastida para ser evaluados por los estudiantes. Es necesario sealar que cuando se aplic la encuesta, en la Universidad Iberoamericana, estos tres personajes todava no haban sido ratificados, por sus respectivos partidos, como candidatos oficiales para contender por la Presidencia de la Repblica en las elecciones federales que se llevaron a cabo en julio del ao 2000 9Silvia Bolos seala que las valoraciones tienen en su proceso de formacin, un conjunto de imgenes que forman parte de aquello, en lo que la gente cree en un momento determinado y que es el resultado y el motor de procesos sociales. Estas creencias nos guiarn para pensar, por ejemplo, ( ), cundo se reconoce una autoridad como legtima racional y, por lo tanto, se aceptan sus propuestas ( ). Bolos Silvia, La constitucin de actores sociales y la poltica, Universidad Iberoamericana y Plaza y Valds, Mxico, 1999, p.23 10La UAM se inclina hacia el PRD, y la UIA hacia el PAN. En ambas universidades el nivel medio lo ocupa el PRI, partido todava hegemnico en el poder, cuando se realiz esta investigacin.

  • 5

    mensaje universitario que prima, en ambas, es que stos son personajes poco crebles

    y poco representativos, de acuerdo a su ideal de figura de autoridad. Claramente la

    imagen que se tienen de ellos est cargada de una alta connotacin negativa. Lo

    anterior guarda estrecha relacin con la fuerte ruptura y distanciamiento que los

    jvenes observan entre lo que los polticos son, lo que hemos llamado ser, y aquello