las Hermanas Hospitalarias Presencia de HOSPITALARIAS en ... sue±o, comportamientos...

Click here to load reader

download las Hermanas Hospitalarias Presencia de HOSPITALARIAS en ... sue±o, comportamientos antisociales

of 36

  • date post

    15-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    215
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of las Hermanas Hospitalarias Presencia de HOSPITALARIAS en ... sue±o, comportamientos...

  • n 2 8 9 D I C I E M B R E / 2 0 0 9 - E n E R o / 2 0 1 0

    HOSPITALARIAS

    MxicoEl sentido de la vida en los mayores

    Presencia de las Hermanas Hospitalarias

    en el Mundo

    Angola, Argentina, Bolivia, Brasil, Camern, Colombia,

    Chile, Ecuador, Espaa, Francia, Filipinas, Ghana,

    Guinea, India, Inglaterra, Italia, Liberia, Mxico,

    Mozambique, Per, Portugal, Repblica Democrtica

    del Congo, Uruguay y Vietnam.

    Navidad, un tiempo para recrear la hospitalidad

  • Los suicidios y la violencia, cada vez ms frecuentes entre los militares de EE. UU.

    El incidente violento en el que fallecieron al menos 12 personas en la base Fort Hood del Ejrcito de EE. UU. ha puesto una vez ms de actualidad el aumento de la violen-cia y los suicidios en las fi las militares de este pas. Aun-que todava se desconoce el mvil del incidente de hoy, los expertos consideran posible que se deba al desorden de estrs postraumtico que sufren muchos soldados, es-pecialmente tras participar repetidamente en las guerras de Irn y Afganistn, y que es el culpable del incremento de los suicidios en las fi las militares.

    Segn Robert Ursano, director del Departamento de Psiquiatra en la Universidad de Ciencias de la Salud, ese es el factor ms importante. Pero en su opinin, tam-poco se deben olvidar los problemas econmicos, los familiares y el abuso de alcohol entre los militares. A co-mienzos de este ao, el Ejrcito confi rm el suicidio de 143 de sus miembros en 2008. Esa fue la cifra ms alta en tres dcadas, desde que esa arma empez a llevar a cabo registros. Adems, la cifra de 20,2 suicidios por cada 100.000 soldados es superior a la media civil de 19,5 por cada 100.000 personas registrada en 2005.

    Agencia EFE

    Hubo sociedades ms estresantes que la nuestra, cuando no tenan qu comer

    Juan Jos Lpez Ibor ha cerrado en Ferrol la re-unin anual de la Asociacin Gallega de Psiquiatra. Qu tema ha elegido para su intervencin? Quiero explicar que las mismas enfermedades psiquitri-cas se mani estan de forma diferente a lo largo de la vida de una persona. Por ejemplo, la ansiedad en un nio se puede manifestar como fobia escolar, es decir, no querer ir al colegio, y en un adulto puede hacerse notar como depresin o agorafobia. Quiero contar que muchas enfermedades psiquitricas que ahora consideramos diferentes entre s a lo largo de la historia se han considerado como si fueran las mismas. Ha bajado nuestro nivel de tolerancia a la frustracin? No estoy seguro. Creemos que nunca antes hubo un estilo de vida tan estresante como el nuestro y pienso que hubo sociedades ms es-tresantes, principalmente porque no tenan para co-mer.

    La Voz de Galicia

    VISTO Y LEDO

    El lado oscuro del trabajoUn estudio asegura que el 60% de los trabajadores tienen problemas de salud mental derivados de su empleo. El trabajo es algo ms que un medio para ganar-se la vida. Es una forma de integrarse, de realizarse, de hacer amigos. Pero tambin tiene su lado oscuro. Sobre todo, en tiempos de crisis. En muchos casos, los tra-bajadores que mantienen el empleo asisten impoten-tes a un empeoramiento de sus condiciones laborales derivado de los recortes de plantilla para achicar gas-tos. Y los efectos de la so-brecarga de trabajo pueden

    pasar factura en su salud mental. Entendida sta en un sentido amplio en el que entran el estrs, la ansie-dad, el burnout (sndrome del quemado), la fatiga, la irritabilidad o los trastor-nos del sueo. Un reciente estudio de la Universidad de Len que ha recibido un premio de investigacin social asegura que hasta el 60% de los trabajadores es-paoles sufren problemas de salud mental a causa del trabajo.

    Mlaga Hoy

    Preocupa a la OMS la salud mental de los fi lipinos

    La organizacin Mundial de la Salud (oMS) alert sobre la salud mental del ms de un milln de fi lipinos que sigue viviendo en medio de las inundaciones provocadas por los tifones entre septiembre y noviembre. La directora general de la oMS para el Pacfi co occidental, la doctora Shin Young Soo, inst a las autoridades a mejorar las condiciones de los cientos de afectados que padecen ansiedad y depresin por las prdidas materiales y humanas. Esta reaccin es normal, pero el mayor peligro estriba en que la frustracin y la rabia aumente conforme pasen los das sin que nadie les atienda, explic Shin. La responsable de la oMS aadi que decenas de miles de personas siguen en peligro de contraer leptospirosis, una enfermedad bacteriolgica provocada por la contaminacin del agua por excrementos de ratas. Record que cerca de 100.000 personas siguen evacuadas en los centros de emergencia en condiciones deplorables, con escasez de agua y alimentos. Es momento de actuar antes de que comencemos a ver comportamientos como falta de sueo, comportamientos antisociales y tendencias suicidas, urgi Shin.

    El Nuevo Da

  • Vivir ms sencillamente para que otros puedan

    sencillamente vivir. M. Gandhi

  • EDITA:Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazn de Jess.

    Director:Juan Jos Beltrn Yage

    Coordinador de Redaccin:Ricardo olmedo Luque

    Secretaria de Redaccin: Ana M Fernndez Sastre

    Consejo de Redaccin:Rosala Goi (Secretaria general. Roma).Irma Laura neves (Secretaria provincial. Portugal). Patricia Csar (Coordinadora del centro de estudios hospitalarios. Lisboa). Margarita Martnez (Secretaria provincial. Barcelona). Jess Ruiz (Coordinador rea socio-sanitaria Sagrat CorServeis S. M. Martorell). Josep Gin (Coordinador de enfermera. Sagrat CorServeis S. M. Martorell). Pilar Snchez (Vicaria provincial. Madrid). Alejandro Florit (Coordinador Tcnico de la LRHB. Madrid). Francisco del olmo. (Director mdico de la clnica San Miguel. Madrid). Isabel Martnez (2 Consejera provincial. Palencia). Alejandro Artetxe (Coordinador general. Palencia). Fernando Prior (Coordinador de organizacin. Palencia).

    Colaboradores:Santiago Bernades, Dolors Penela, Juan A. Diego, Paloma Canosa, sor Bernardita Bolaos, Sonsoles Baos, Irene Gonzlez, Pedro Serrano, Marta Soriano, Francisco del olmo y Fernando Prior.

    Diseo:ARTS&PRESS

    Fotografa: Yabel, Arts&Press, Archivo

    Redaccin y Administracin:Casa Provincialc/ Vaqueras, n 7 - 28007 MadridTel.: 91 504 02 52Fax: 91 573 11 88revistahospitalarias@hscmadrid.orghttp://hospitalarias.org

    Maquetacin y produccin:ARTS&PRESSc/ General Pardias, 7228006 MadridTel.: 91 402 28 44madrid@apress.es www.apress.es

    Depsito Legal: M- 6.193-1958

    Suscripcin anual:6 nmeros 14,50 (IVA incluido)Precio ejemplar: 2,50 (IVA incluido)

    2 Visto y ledoRevista de prensa

    5 EditorialEntre el temor y la confianza

    6 Mensaje navideoNo temas, que ha nacido hoy Cristo el Salvador!

    8 Humanizacin y BioticaCamina un rato con mis zapatos

    11 PastoralTerminando el recorrido (y II)

    12 ReportajeLepra: entre el estigma y la esperanza

    15 CuadernosEl sentido de la vida en las personas mayores

    23 VoluntariadoViaje de novios con destino a Puntiti

    24 Identidad y misinEl seguimiento de Jess hospitalario

    26 En FamiliaMovilizados por la integracin (ASASAM)

    28 Colaboracin Tratamiento de las disfunciones de

    integracin sensorial

    30 Diagnstico y saludSndrome de Digenes y conductas acumuladoras

    32 Noticias y AgendaCongo: veinte aos de hospitalidad africana

    34 La pgina de la cooperacinEmergencia Ketsana

    35 ComentariosEl Principito, de Antoine de Saint-Exupry

    HOSPITALARIAS

    SUMARIO

    4 Diciembre/09-Enero/10

  • El inexorable paso del tiempo, de los meses, lleva a que la cada de sus hojas dejen raquti-co el calendario a estas alturas del ao. Y el fi n de este ciclo temporal se llena, de re-pente, con el recuerdo del nacimiento de Jess. Celebramos, una vez ms, la confi anza que Dios tuvo en nosotros.

    La Navidad siempre es momento de buenos deseos, que no son otra cosa que un refl ejo del feliz aconteci-miento que se conmemora. Pero esos buenos deseos no nos deben empaar el cristal a travs del cual miramos la realidad, sobre todo porque esta se empea en mostrarse tal cual es, con sus luces y sus sombras.

    En el mensaje navideo que re-producimos en las pginas siguientes, sor Mara Camino Ags nos habla del temor o, mejor dicho, del no te-mer, porque el anuncio de que Dios se hace hombre es ms que sufi ciente para despejar inquietudes.

    No tememos porque sabemos que la vocacin hospitalaria de servicio a los dems es razn sufi ciente para la esperanza. Lo que no impide que, una vez ms, miremos a la terca realidad que ofrece sus aristas ms desespe-ranzadas. En este nmero de HOSPI-TALARIAS contamos la tragedia de las inundaciones en Filipinas, la persis-tencia de enferme-dades como la le-pra, la situacin de las personas ma-yores o la angustia de los secuestrados de Colombia. Pero tambin dejamos que la misma rea-lidad nos regale lu-ces de optimismo.

    As, contamos la experiencia de unos voluntarios en Bolivia, la lucha de los familiares de los enfermos o las ganas de volver a empezar de las Hermanas Hospitalarias tras las inundaciones antes mencionadas. Adems, celebra-mos con las hermanas de la Repbli-ca Democrtica del Congo los vein-te aos de misin en ese pas y que tantsimos frutos buenos est dando. Caras y cruces de un mundo donde, a veces, parece que las tinieblas vencen una y otra vez.

    Sin embargo, es el mundo que nos ha tocado vivir, que nos ha tocado me-jorar, que nos ha tocado sanar de sus heridas. Cada uno en lo que pueda. En la pequea grandeza de la vida de cada da, porque nadie est llamado a salvar el mundo del caos. Un mundo donde sigue siendo muy refrescante el recuerdo de lo que sucedi en Beln. Esa Buena Noticia sigue estremecien-do muchos corazones.

    Los hombres y mujeres creyen-tes de nuestro tiempo, en un mundo informativamente globalizado, sabe-mos lo que