LA PINTURA MURAL HISPANO-MUSULMANA

download LA PINTURA MURAL HISPANO-MUSULMANA

of 29

  • date post

    30-Jun-2015
  • Category

    Documents

  • view

    428
  • download

    7

Embed Size (px)

Transcript of LA PINTURA MURAL HISPANO-MUSULMANA

LA PINTURA MURAL HISPANO-MUSULMANA. TRADICIN O INNOVACIN?CARMEN RALLO GRUSS Universidad Complutense

Introduccin Tradicionalmente, de acuerdo con lo difundido por Cennini \ se dice que la tcnica de pintura mural del buon fresco, trabajada por los romanos, se perdi en el conocimiento de los pintores medievales para ser recobrada por Giotto. Tambin se afirma que Gaspar Becerrafixeel reintroductor de esta tcnica en Castilla, o, segn Pacheco, Luis de Vargas en Sevilla ^. Ese convencimiento de que a finales de la Edad Media las paredes eran decoradas con pintura al seco, realizada con temple, ms o menos graso ^, viene avalado por

1 Cennini C , Tratado de la Pintura (1437), Barcelona, 4.^ ed. 1979, 18: ...Y Giotto mud el arte de pintar de lo griego (gtico) a lo latino, y lo redujo a lo moderno (renacimiento)..., 56 y ss.: Captulo LXVII. De qu modo se pinta en el muro, o sea al fresco... Pero t sigue este mtodo que te dir, que era el usado por efGiotto, gran maestro de la pintura. Igualmente Vasari, G, La pintura. Vidas de artistas ilustres (1557), versin de Blzquez, A., Barcelona, 1957, Cap. V, 62, 107: De los antiguos fue muy usado el fresco, a quien despus han seguido los viejos modernos.... ^ Pacheco, A., Arte de la pintura (1649), Barcelona, 1982, 108: Manejaron este gnero de pintura (el fresco), en nuestros das, con gran destreza y satisfaccin... pero a ninguno debe nada en el tratado de los colores nuestro sevillano Luis de Vargas, como lo mostr en el Arco del Sagrario, torre y Cristo de las gradas a l debemos ser el primero que la trajo a Sevilla, y la primera demostracin hizo el ao de 1555. Es una imagen del Rosario.... ^ Investigaciones recientes nos cuestionan la invencin del leo por los hermanos Van Eyck en el s. xv. Su utilizacin, introducindose cada vez con mayor frecuencia en la tcnica del temple a lo largo de la Edad Media se nos presenta como una prctica usual, tanto en Espaa (Presa, M., et alii, Oil painting in the late middle ages in Spain, lie Painting techniques. History, Materials and Studio Practice, Dublin, 1998, 77-81), como en toda Europa occidental (Demailly, S., et alii, The tecnique of mural paintings in the choir of Angers Cathedral, IIC Painting Techniques. History, Materials and Studio Practice, Dublin 1998, 10-15). Al-Qantara XXIV, 1 (2003) 109-137

(c) Consejo Superior de Investigaciones Cientficas Licencia Creative Commons 3.0 Espaa (by-nc)

http://al-qantara.revistas.csic.es

11 o

CARMEN RALLO GRUSS

AQ, XXIV, 2003

los ltimos estudios que sobre decoraciones parietales se vienen haciendo '^. Sin embargo, la pintura mural denominada mudejar o de lo morisco o de echar cintas, como la nombran los textos coetneos medievales, que se manifiesta en altos zcalos existentes en la Castilla de los ss. xm y XIV y en Andaluca del s. XV, presenta como tcnica de ejecucin el fresco ^. Es decir, en Espaa, durante la Edad Media, se da una dualidad tcnica en el terreno de la pintura mural, dualidad que se corresponde tambin con unas caractersticas estilsticas contrapuestas: La pintura mural gtica, de influjo europeo y carcter figurativo, narrativo y colorista, va a constituir el arte oficial, y, por lo tanto, va a ornamentar las grandes empresas edilicias del poder: las catedrales, y, a su imagen, las iglesias de cierta relevancia. Es la que se realiza al seco, con temple ms o menos graso. La pintura de lo morisco se caracteriza por servir de ornamentacin a edificios, preferentemente laicos, donde la solucin de la pintura mural resultaba de mayor economa frente a alicatados o tapices o donde dominaba el gusto determinado de su mecenas. Su paleta es monocroma, lo que, unido a su diseo preferentemente geomtrico y repetitivo, la convierte en un mtodo rpido de decoracin ^. Si como hemos citado tcnica y estilstica se corresponden, centrando nuestra atencin en las fuentes de esa estilstica medieval hispnica, estudiadas por acreditados maestros (Kuhnel, Marcis, Torres Balbs, Grabar, Pavn Maldonado, etc), se puede intuir el camino de influencias seguido por la tcnica de su realizacin: as, teniendo en" Yarza Luaces, J., Restauracin de las pinturas murales del claustro de la catedral ^ de Len, Valladolid, 1997; Rallo Gruss, C , Estudio de las pinturas de San Andrs de Cullar, en Informe de la Restauracin de San Andrs de Cullar, 1996 (sin publicar). ^ Para mayor detalle ver Rallo Gruss, C , Aportaciones a la pintura mural en Castilla de final de la Edad Media. Tradicin e influencia islmica, Madrid, 2001. El presente artculo corresponde, en gran parte, a la investigacin desaiToUada en ese estudio, en el que la autora, bajo la supervisin del doctor en Qumica Enrique Parra, Universidad Alfonso X, realiz ms de cien muestras analticas de morteros, procedentes de diferentes lugares de Espaa y pertenecientes a pinturas romanas, musulmanas y mudejares. ^ Grabar, O., La formacin del arte islmico, Madrid, 1981 : ... el estuco, por lo tanto, era una tcnica de decoracin de superficies que poda transformar un edificio de un modo barato y adaptable. Aqu la palabra estuco, como en otras citas del texto, denomina al mortero de cal y polvo de mrmol, calcita o caoln (carbonato calcico). No hay que confimdir esta acepcin de estuco con la ms difimdida que equivaldra a relieves realizados con mortero.

(c) Consejo Superior de Investigaciones Cientficas Licencia Creative Commons 3.0 Espaa (by-nc)

http://al-qantara.revistas.csic.es

AQ, XXIV, 2003

LA PINTURA MURAL HISPANO-MUSULMANA

111

cuenta que el diseo geomtrico recurrente en la pintura citada de lo morisco tiene su ms fiel paralelismo en la decoracin de entrelazos islmica ^, la justificacin de la perduracin de una tcnica de ejecucin mural (elfi*esco)puede provenir, igualmente, de una influencia islmica. Y yendo ms all, si consideramos que los musulmanes fueron en muchos aspectos de la cultura los herederos del mundo greco-romano, nos podramos plantear las siguientes cuestiones: No perpetuaran aquellos tambin las tcnicas de stos? No se continuara, de una forma tradicional en territorio hispano, trabajando la pintura mural alfi-esco?Anteriormente al Islam, en Espaa exista pintura mural en tiempos romanos ^, de la que tenemos grandes ejemplos en Mrida. Itlica o Carmona. Fue la pintura mural hispano-musulmana uto de la tradicin que encontraron en el territorio conquistado o trajeron nuevas innovaciones de otros lugares? Siguieron tcnicas de pintura mural impuestas por los romanos en Hispania o era la manera tradicional de trabajar la decoracin parietal en el pas? Antecedentes de la pintura mural hispano-romana El decorar con pintura morteros aplicados en los paramentos para la buena conservacin de la estructura arquitectnica, no es algo extrao en la Pennsula y que trajeran los invasores de otras tierras, sino que refleja una continuidad de las tradiciones locales que sobrevivieron a las vicisitudes de los cambios polticos. Aunque pocos ejemplos de decoracin mural, anteriores a la romanidad, han llegado hasta nosotros, s existen restos de pintura ibri^ Estas comparaciones ya fueron estudiadas en Torres Balbs, L., Los zcalos pintados de la arquitectura hispanomusulmana, Al-Andalus VII (1942), 395-416; Ocaa Jimnez., M., Zcalos hispanomusulmanes del s. XII, Al Andalus X (1945), 164-169. ^ Desgraciadamente no ha llegado hasta nosotros ningn resto de decoracin pictrica visigoda. Eso no quiere decir que no existiera, porque s perdur, como ms adelante se citar, en el bajo imperio romano. De la poca visigoda contamos con los textos de San Isidoro, donde desaconseja el arte de la pintura por engaosa, lo que viene a confirmar su existencia. Isidoro de Sevilla, Etimologas, ed. de Oroz, J. M.^, Madrid, 1982-3, Libro XIX, cap. X, punto 16, p.451: Respecto a la pintura. Pintura es la imagen que representa la apariencia de alguna cosa y que, al contemplarla, nos evoca su recuerdo... se trata de una imagen ficticia, no autntica... al que no hay que dar crdito, pues no es verdad. Por eso hay algunas pinturas que en su afn de representar la realidad autntica abusan del color y, sobrepasando la realidad misma, conducen a la mentira.

(c) Consejo Superior de Investigaciones Cientficas Licencia Creative Commons 3.0 Espaa (by-nc)

http://al-qantara.revistas.csic.es

112

CARMEN RALLO GRUSS

AQ, XXIV, 2003

ca parietal descubierta en tumbas, destacando la aparecida en Galera (la antigua Ttugi, en Granada, cerca de Baza) que, desgraciadamente, desapareci a manos de buscadores de tesoros, quedando como testimonio una cista de piedra con escenas pintadas ^; otras noticias nos hablan de otros hallazgos en tumbas en varios lugares, como en Jan ^^. Este tipo de ornamentacin tambin se ha encontrado en viviendas de poblados iberos, as en Cortes de Navarra ^\ siempre localizada en la zona correspondiente a zcalos de paramentos. La tcnica descrita en los textos de las excavaciones arqueolgicas citadas pudiera corresponder a la del fresco: sobre muros de adobe muy degradado o tapial, se extendi una fina capa de cal, donde se situaron dibujos geomtricos realizados a la almagra (xido de hierro). En ese muro de barro, donde las pinturas aparecieron en la parte baja de las paredes a modo de zcalo, se encontraron restos de paja ^^. Recordemos esas constantes, caractersticas de la pintura mural ibera: localizacin en zona de zcalos, utilizacin de materiales como el adobe, el tapial, la cal, la paja, el almagre; motivos geomtricos, muy sencillos, repetidos rtmicamente, formando un espacio cerrado por celosa figurada. De Roma a al-Andalus Afortunadamente, para el conocimiento de la pintura mural romana contamos con numerosos ejemplos, tanto en Italia como en la Pennsula Ibrica, e incluso con textos documentales de tratadistas de la propia poca clsica. Entre ellos, destaca la obra de Plinio y Vitrubio. Este ltimo dice de la pintura mural ^^:^ Garca Bellido, A., La pintura mayor e