LA “NUEVA IZQUIERDA” EN AMRICA “ NUEVA IZQUIERDA” EN AMRICA LATINA: DERECHOS HUMANOS,...

download LA “NUEVA IZQUIERDA” EN AMRICA   “ NUEVA IZQUIERDA” EN AMRICA LATINA: DERECHOS HUMANOS, PARTICIPACIN POLTICA, Y SOCIEDAD CIVIL Compilado

of 12

  • date post

    09-Mar-2018
  • Category

    Documents

  • view

    220
  • download

    6

Embed Size (px)

Transcript of LA “NUEVA IZQUIERDA” EN AMRICA “ NUEVA IZQUIERDA” EN AMRICA LATINA: DERECHOS HUMANOS,...

  • DERECHOS HUMANOS, PARTICIPACIN POLTICA,

    Y SOCIEDAD CIVIL

    LA NUEVA IZQUIERDA EN AMRICA LATINA:

  • LA NUEVA IZQUIERDA EN AMRICA LATINA:

    DERECHOS HUMANOS, PARTICIPACIN POLTICA,

    Y SOCIEDAD CIVIL

    Compilado porCynthia J. ArnsonAriel C. Armony

    Catalina SmulovitzGastn Chillier

    Enrique Peruzzotti con Giselle Cohen

    Enero 2009

    Latin American Program

  • The Woodrow Wilson International Center for Scholars, established by Congress in 1968 and headquartered in Washington, D.C., is a living national memorial to President Wilson. The Centers mission is to commemorate the ideals and concerns of Woodrow Wilson by pro-viding a link between the worlds of ideas and policy, while fostering research, study, discussion, and collaboration among a broad spectrum of individuals concerned with policy and scholarship in national and international affairs. Supported by public and private funds, the Center is a nonpartisan institution engaged in the study of national and world affairs. It establishes and maintains a neutral forum for free, open, and informed dialogue. Conclusions or opinions expressed in Center publi-cations and programs are those of the authors and speakers and do not necessarily reflect the views of the Center staff, fellows, trustees, advi-sory groups, or any individuals or organizations that provide financial support to the Center.

    The Center is the publisher of The Wilson Quarterly and home of Woodrow Wilson Center Press, dialogue radio and television, and the monthly news-letter Centerpoint. For more information about the Centers activities and publications, please visit us on the web at www.wilsoncenter.org.

    Lee H. Hamilton, President and Director

    Board of TrusteesJoseph B. Gildenhorn, ChairSander R. Gerber, Vice Chair

    Public members: James H. Billington, The Librarian of Congress; G. Wayne Clough, The Secretary, Smithsonian Institution; Bruce Cole, Chairman, National Endowment for the Humanities; Michael O. Leavitt, The Secretary, U.S. Department of Health and Human Services; Condoleezza Rice, The Secretary, U.S. Department of State; Margaret Spellings, The Secretary, U.S. Department of Education; Allen Weinstein, Archivist of the United States

    Private Citizen Members: Charles Cobb, Robin Cook, Charles L. Glazer, Carlos M. Gutierrez, Susan Hutchison, Barry S. Jackson, Ignacio E. Sanchez

    Disponible en el Programa LatinoamericanoWoodrow Wilson International Center for ScholarsOne Woodrow Wilson Plaza1300 Pennsylvania Avenue NWWashington, DC 20004-3027

    www.wilsoncenter.org/lap

    2009 Latin American Program

    ISBN 1-933549-49-1

    Cover photo: AFP/Getty Images

  • | 1 |

    Agradecimientos 5 IntroduccinAriel C. Armony y Cynthia J. Arnson 7 Accountability por las violaciones del pasado Legado de las violaciones de derechos humanos: polticas de verdad, justicia, reparacin y memoria en Chile, 1990-2007 Elizabeth Lira 29

    La rendicin de cuentas por las violaciones del pasado en UruguayJuan Faroppa Fontana 46

    El largo recorrido por Verdad y Justicia en Argentina Horacio Verbitsky 53

    Los nuevos desafios en la promocin de los derechos humanos

    Los nuevos derechos humanos en la Argentina recienteGustavo Maurino 66

    Uruguay y los nuevos desafos en la promocin de los derechos humanos Felipe Michelini 79

    ndice

  • | 2 | | 3 |

    La izquierda chilena y los desafos en la promocin de los derechos humanosMarcela Ros Tobar 90

    Derechos humanos y la nueva izquierda en Brasil Oscar Vilhena Vieira 96

    Participacin poltica y relaciones Estado-sociedad civil

    BoliviaSociedad civil y Estado bajo un populismo plebiscitario y autoritarioRen Antonio Mayorga 106

    Representacin, participacin y democratizacin en las relaciones Estado- sociedad civil en Bolivia Luis Tapia 115

    VenezuelaLa esencia social de la revolucin bolivariana en Venezuela: una mirada preliminar sobre sus fortalezas y debilidadesAna Mara Sanjun 129

    Nuevas formas de participacinParticipacin ciudadana en Argentina: entre la retrica poltica y la impotencia socialCarlos March 163

    La nueva izquierda, la crisis de representacin y la participacin social en Amrica LatinaLeonardo Avritzer 177

    El Frente Amplio y la participacin ciudadana (Uruguay 2005-2007)

    Juan Pablo Luna 193

    Sociedad civil y polticas sociales

    Sociedad civil y polticas sociales en ChileGonzalo Delamaza 211

    Sociedad civil y polticas sociales: El caso argentino en los aos recientesGuillermo Alonso 237

    La participacin irrelevante: una evaluacin del gobierno de LulaCludio Gonalves Couto 247

    La relacin entre Estado y sociedad civil en el rea de las polticas sociales en el primer gobierno de izquierda en Uruguay: de la emergencia a un nuevo rgimen de bienestar?Gustavo De Armas 271

    Biografas de los autores 293

  • | 81 |

    FeliPe miChelini

    Este documento pretende responder a dos interrogantes: si ha ha-bido un cambio en materia de polticas pblicas en derechos hu-manos en el Uruguay a partir de la asuncin del gobierno de la izquierda, en marzo del 2005, y en caso afirmativo, cmo son esas polticas. Se concluye con una sinttica evaluacin de las fortalezas y debilidades de las mismas.

    En los ltimos aos en Amrica del Sur han obtenido triunfos elec-torales presidentes que se identifican con una sensibilidad progresista o de izquierda. Pese a la cuestionada diferenciacin conceptual entre iz-quierda y derecha, a mi entender, sta es an vlida y mantiene toda su vigencia en trminos polticos y acadmicos.

    El ttulo del panel en el que se presenta esta ponencia con una referen-cia a nueva izquierda provoca sealar que, en efecto, la izquierda ac-tual tiene una posicin diferenciada con la izquierda histrica solamente por un hecho clave: gobierna. As es en Argentina, Brasil, Chile, Bolivia, Ecuador, Uruguay y Venezuela.

    Las izquierdas llegan al gobierno en el marco de su propia historia y realidad poltica. Han obtenido esta posicin a travs de elecciones que en su totalidad son consideradas justas y competitivas y tienen por ello la legitimidad democrtica de origen. Existen muchas diferencias entre estos gobiernos tanto en la simbologa que utilizan como en la lgica del desempeo de su gestin, y en su propuesta de insercin internacional. Sin embargo no parece correcto utilizar la dicotoma entre izquierda nueva y vieja.

    Es el caso de Uruguay. El partido poltico de izquierda que gana el gobierno el 31 de octubre de 2004 por primera vez en el Uruguay, fue fundado en 1971 y tiene races histricas desde principios del siglo XX en sus vertientes anarquistas, sindicalistas, comunistas y socialistas, as

    uruguay y Los nuevos desafos en La promocin de

    Los derechos humanos

  • Felipe Michelini

    | 82 |

    Uruguay y los nuevos desafos en la promocin de los derechos humanos

    | 83 |

    como en los sectores batllistas, nacionalistas y socialcristianos que le die-ron origen y que provienen de la propia historia del Uruguay moderno. Ese triunfo de un gobierno progresista de carcter no tradicional tambin significa la mayora parlamentaria de la coalicin Encuentro Progresista - Frente Amplio - Nueva Mayora tanto en la Cmara de Representantes como en la Cmara de Senadores.

    Tres aclaraciones necesarias: quien escribe este informe est directa-mente vinculado a la gestin del gobierno y en particular a algunas de las reas del tema, por lo tanto no hay en este trabajo una posicin neu-tral. Tampoco se trata de una investigacin acadmica. Mi trayectoria en derechos humanos no es imparcial: asumo que se est donde se est, es necesario bregar para que se respeten los derechos bsicos de todo ser humano y la defensa de las vctimas y de sus familiares.

    De todas formas, aspiro con honestidad intelectual, a que estas re-flexiones tengan s, un sentido crtico de lo actuado en la materia que permita hacer de este trabajo un aporte positivo para la reflexin de los expertos, para la comunidad del movimiento de los derechos humanos, y para el conjunto de los actores polticos.

    AnteCeDentes histriCos

    A partir de los inicios del siglo XX, finalizada la guerra civil de 1904, Uruguay como pas pequeo afianza la paz interna y construye una so-ciedad con un rgimen democrtico distintivo en la regin. La democra-cia poltica construida y la vigencia de derechos civiles y polticos, fue incorporando la de los derechos econmicos y sociales. Una sociedad que se insertaba en la economa mundial a travs de la exportacin de carnes, lanas y cueros en el marco de confrontaciones de guerra mundial que expulsaba poblacin europea, hizo de nuestro pas un receptor de contingentes de inmigrantes espaoles e italianos. La plyade de dere-chos de la persona por el slo hecho de serlo, se refleja en la sucesivas reformas constitucionales del Uruguay.

    Sin embargo, hasta ahora no figura prcticamente en el texto constitu-cional la denominacin aceptada internacionalmente como derechos hu-manos, los que fueron sancionados por la Asamblea General de Naciones Unidas a partir de la Declaracin Universal de Derechos Humanos de 1948. La vigencia real en los hechos de los mismos, incluida la inte-

    rrupcin constitucional durante la denominada dictadura blanda del presidente en ejercicio Gabriel Terra, en clave de derechos humanos, an debe ser objeto de una investigacin histrica.

    La situacin de crisis poltica, econmica y social acaecida en la dcada de los aos sesenta y la instalacin de la guerra fra impact a Uruguay. Provoc adems la ruptura de los acuerdos de su lite poltica en cuanto al desarrollo de polticas de centro que se reflejaban en la medida de la distribucin del ingreso entre la poblacin uruguaya. La implementacin de las medidas prontas de seguridad como estado de