La mediaci³n en el sistema espa±ol de justicia penal de ... de justicia penal de menores...

download La mediaci³n en el sistema espa±ol de justicia penal de ... de justicia penal de menores Mediation

of 26

  • date post

    23-Nov-2018
  • Category

    Documents

  • view

    217
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of La mediaci³n en el sistema espa±ol de justicia penal de ... de justicia penal de menores...

  • 73

    fecha de recepcin: 2011/09/13 fecha de aceptacin: 2011/12/24

    ISSN 1794-3108. Rev. crim., Volumen 53, nmero 2, julio-diciembre 2011, pp. 73-98, Bogot, D. C., Colombia

    La mediacin en el sistema espaol de justicia penal de menores

    Mediation in the Spanish juvenile criminal justice system

    A mediao no sistema espanhol da justia penal dos menores

    Octavio Garca-PrezDoctor en Derecho.

    Profesor titular de Derecho Penal, Universidad de Mlaga, Mlaga, Espaa. !!"#$%!"'#()'*+,-("'!.'/$&)'(%' "$0$%&)$#'('$%-("1(%/$2%',!/$&)'(%'0(%!"(,3

    ogarcia@uma.es

    Resumen

    El trabajo aborda la situacin de la mediacin en el sistema penal de me-nores en Espaa. Tras analizar el papel que se otorga por las directrices internacionales a esta medida desjudicializadora, se efecta un anlisis de la regulacin contenida en el art. 19 de la Ley Orgnica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de los menores, tanto des-de un punto de vista jurdico como prctico, destacando como principal problema la diversa implantacin de la mediacin en las distintas Comuni-dades Autnomas.

    Palabras clave

    Delincuente juvenil, De-recho penal de menores, exclusin, vctima, me-diacin (fuente: Tesauro de poltica criminal lati-noamericana - ILANUD).

  • 74

    Octavio Garca-Prez

    Abstract

    This work approaches the present situation of mediation in juvenile criminal justice in Spain. Upon having analyzed the role conferred by international !4-)$%(,'!%'-5$,'#(64#$/$&)$7$%8'0(&,4"(9'&%'&%&):,$,'$,'!;'("(#'!

  • La mediacin en el sistema espaol de justicia penal de menores

    75

    ISSN 1794-3108. Rev. crim., Volumen 53, nmero 2, julio-diciembre 2011, Bogot, D. C., Colombia

    Introduccin

    En este trabajo se aborda la mediacin como una de las vas que el sistema de justicia penal de menores espaol ha previsto para evitar someter a un proceso penal a menores a los que se les imputa la comisin de un hecho delictivo. La Ley Orgnica 5/2000, de 12 de enero, reguladora de la responsabilidad penal de menores (en adelante LORRPM), contempla varios mecanismos que C("0$-(%'"(,!)1("'()'/!%D'$/-!'8(%("!'C!"'4%'0(%!"'A4('5&'/!0(-$#!'4%'#()$-!'C!"'1E&,'&)-("=nativas a la celebracin de un procedimiento. Entre ellas destaca la mediacin que se ha regulado en el art. 19 LORRPM y que luego el reglamento que desarrolla la Ley (Real Decreto 1774/2004, de 30 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley Orgnica 5/2000, de 12 de enero, regu-ladora de la responsabilidad penal de los menores) (en adelante RLORRPM) precisa en el art. 5o. Con esta regulacin la legislacin penal de menores se ajusta a las directrices internacionales que vienen reclamando la introduccin de mecanismos desjudicializadores en la justicia penal juvenil.

    F"&,'5&/("'4%'G"(1('"(C&,!'&')&,'#$"(/-"$/(,'$%-("%&/$!%&)(,9'&,E'/!0!'&')&,'"&7!%(,'A4('64,-$.'/&%')&'$%-"!#4//$2%'#('(,-&,'0!#&)$#(,'$%

    Directrices internaciones y mediacin penal con menores

    Existe consenso a nivel internacional de la necesidad de introducir en las legislaciones penales de menores mecanismos desjudicializadores. Con la referencia a la desjudicializacin se est aludiendo &'4%&',("$('#('-L/%$/&,'-(%#$(%-(,'&'C!%("'.'%'&)'C"!/(,!'C(%&)',&0G)(&'h(%("&)'#(')&,'a&/$!%(,'l%$#&,'()'[g'#('%!1$(0G"('#('MPQP':'"&-$.'/&'C!"'N,C&m&'()'jM'#('#$/$(0G"('#('MPPg3

  • Octavio Garca-Prez

    76

    ISSN 1794-3108. Rev. crim., Volumen 53, nmero 2, julio-diciembre 2011, Bogot, D. C., Colombia

    El tema se recoge con ms detenimiento en otros documentos internacionales, si bien, a diferencia de la Convencin de los Derechos del Nio, no tienen carcter vinculante. En cualquier caso, estos textos desempean un papel importante, pues, como ha dicho el Tribunal Constitucional espaol, expresan una doctrina generalmente aceptada en el correspondiente mbito y que, seguramente, deben inspirar la accin de nuestros poderes pblicos (Sentencia 36/1991, de 14 de febrero). As, el art. 11 de las Reglas de Beijing4 reclama que se contemple la posibilidad de ocuparse de los jvenes infractores sin recurrir a los rganos encargados de su enjuiciamiento formal. Para esto se faculta a la Polica, al Ministerio Fiscal y a cualesquiera otras instituciones que tengan que ver con la delincuen-cia juvenil para que puedan resolver de manera discrecional estos casos. Cuando su decisin consis-ta en remitir al menor infractor a una institucin de la comunidad, se requiere el consentimiento de este, o de sus padres o tutores. El art. 11 tambin se ocupa indirectamente de los contenidos de los programas de la desjudicializacin en la medida en que establece que para facilitar la tramitacin discrecional de los casos de menores, se procurar facilitar a la comunidad programas de supervi-sin y orientacin temporales, restitucin y compensacin a las vctimas.

    i&'&'%$1()'(4"!C(!'(,' $%-("(,&%-('#(,-&/&"'A4(' )&'J(/!0(%#&/$2%'Q\'O[gS'/!%.'84"&' )&'#()$%=cuencia juvenil como un fenmeno que es preciso combatir a travs de tres medios, entre los cuales la desjudicializacin se sita tras las medidas de prevencin de aquella y antes del siste-ma de justicia penal juvenil5_'#('-&)'0!#!'A4('()'C"!/(,!'C(%&)'&C&"(/('/!0!'()'n)-$0!'"(/4",!9'y destacando otro aspecto que a menudo se pasa por alto, como es el de la implantacin de programas de prevencin de la delincuencia6.

    La introduccin de la desjudicializacin se debe a varias razones. Por un lado, es una medida #('8"&%'(.'/&/$&'C"(1(%-$1!=(,C(/$&)3'N%'(

  • La mediacin en el sistema espaol de justicia penal de menores

    77

    ISSN 1794-3108. Rev. crim., Volumen 53, nmero 2, julio-diciembre 2011, Bogot, D. C., Colombia

    desde la teora del etiquetamiento8. Por otro lado, esta herramienta tambin aporta ventajas para la vctima que, de tener una presencia meramente testimonial en el sistema tradicional de justicia, aqu encuentra un espacio en el que se le atiende y escucha, se le da informacin, y donde en mayor o menor medida va a recibir una compensacin9. Por ltimo, tambin el Estado :')&',!/$(#'(%'8(%("&)',('G(%(.'/$&%9'C4(,',('(,-+'(%'C"(,(%/$&'#('4%'0(/&%$,0!'A4(',4C!%('menos costes que el sistema tradicional, contribuyendo a descongestionar una Administracin de Justicia sobrecargada de trabajo10. Como es fcil de colegir, el objetivo ltimo de la desjudi-cializacin es la despenalizacin11, con la particularidad de que esta no tiene lugar en un plano normativo sino prctico12.

    La configuracin de las vas desjudicializadoras en la LORRPM

    H&'HIJJK*'5&'C"(1$,-!'A4('-&%'C"!%-!'/!0!',('$%$/$&'4%'C"!/(#$0$(%-!9':&',(&'#('!.'/$!'!'C!"'la existencia de una denuncia, el Ministerio Fiscal, una vez realizadas unas mnimas comproba-ciones, en el caso de que efectivamente existan indicios de que un menor ha cometido un delito o una falta, tiene dos opciones: recurrir a la vas desjudicializadoras, evitando as que el proceso llegue a trmino, o bien puede continuar con la instruccin.

    Si el Ministerio Fiscal opta por la primera alternativa, lo que debe plantearse es si el menor no requiere de respuesta alguna o si, por el contrario, es conveniente renunciar al procedimiento, pero esto debe ir acompaado de algn tipo de medida alternativa a la sancin.

    En ocasiones, aun cuando un menor haya cometido un hecho delictivo, no hace falta articular %$%84%&'"(,C4(,-&'#(,#('()',$,-(0&'#('64,-$/$&'641(%$)9'C4(,-!'A4('(,',4.'/$(%-('/!%'#(6&"'A4('las distintas agencias de socializacin (familia, vecindad, escuela, grupo de iguales, etc.) sigan

    8 Sobre ella, cfr., por ejemplo, Rhl, K. F. (1987). D5&4"))!E#!2!3#5'OC3'[QRS3' &")'`(:0&%%9'dv)%=](")$%=]!%%=*o%/5(%_'d&$,("9'h3'OMPQQS'1'#(# !2!3#5'OC3'[\R':',,3S'O[w'(#3S3' 3'p3'*o))("9'`($#()G("83'>)84%!,'&4-!"(,'#(,-&/&%'A4(')&'(x-"&!"#$%&"$&'$%D'4(%/$&'#('(,-&'-(!"E&'(%')&'$%-"!#4//$2%'#(')!,'C"!8"&0&,'#('#(,64#$/$&)$7&/$2%'%!'C&"(/('64,-$.'/&',$',('-$(%(%'C"(,(%-(,')&,'!G6(/$!%(,'A4('/!%-"&'())&',('han formulado. As, Blomberg, T. G./Blomberg, R. J. Die Ausdehnung. *+,%",0 p. 113, sealan que los estudios sobre las consecuencias de los etiquetamientos sobre la conducta ulterior han conducido a resultados inconsistentes y, adems, han adolecido de numerosas #$.'/4)-(,'0(-!#!)28$/&,Z3'F&0G$L%'H(0("-9'N3'*3'@$1(",$!%3'*+,%",0 p. 129, alude a la existencia de investigaciones que apuntan a que el contacto con el Tribunal juvenil en modo alguno produce necesariamente una estigmatizacin de los jvenes.

    9 En general, sobre los beneficios de la mediacin para las diversas partes, cfr. Soler Roque, R. El programa de mediacin penal juvenil en Catalua. En: Derechos de nios, nias y adolescentes (p. 55 y ss.). Direccin Nacional de Asistencia Directa a Personas y Grupos Vulnerables de la Secretara de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nacin, la Secretara Nacional de Niez, Adolescencia y Familia (Sennaf) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia Ol%$/(4

  • Octavio Garca-Prez

    78

    ISSN 1794-3108. Rev. crim., Volumen 53, nmero 2, julio-diciembre 2011, Bogot, D. C., Colombia

    desarrollando su actuacin respecto del menor o el hecho delictivo ya ha trado consecuencias para l: lo ha detenido la polica, su familia ya le ha hecho ver lo incorrecto de su comporta-miento, ha sido sancionado disciplinariamente en el colegio, etc. Por esto, la LORRPM permite al Ministerio Fiscal archivar el procedimiento en el caso de delitos menos graves sin violencia o intimidacin, o de falta