La lectura simbólica de la vida exagerada de Bryce .interpretación unívoca de los textos y del

download La lectura simbólica de la vida exagerada de Bryce .interpretación unívoca de los textos y del

of 12

  • date post

    27-Sep-2018
  • Category

    Documents

  • view

    213
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of La lectura simbólica de la vida exagerada de Bryce .interpretación unívoca de los textos y del

  • MlCHELA CRAVERI

    Universit Cattolica di Milano

    La lectura simblica de la vida exageradade Bryce Echenique1

    Ahora me hace mucha gracia contar historiasy que la gente me diga que las he inventado.Luego, cuando las escribo, me dicen que son

    autobiogrficas.Alfredo Bryce Echenique,

    Permiso para vivir (Antimemorias)2

    Las Antimemorias del escritor peruano Alfredo Bryce Echeni-que (tituladas tambin Permiso para vivir) son un ejemplo repre-sentativo del gnero autobiogrfico en su doble connotacin. Por unlado se respetan las condiciones propias de la autobiografa: identi-dad de autor, narrador y personaje, cuento retrospectivo y carcterreferencial3. Por otro lado, el texto refleja la ambigedad propia delgnero y la dificultad de catalogacin y de definicin4. Ms queotras expresiones narrativas, la autobiografa rompe con las formas

    1 Quisiera expresar mi agradecimiento a Daniela Ruggiu por su ayuda en laconsulta del material; a Dante Liano por su apoyo y sus consejos.

    2 Alfredo Bryce Echenique, Permiso para vivir (Antimemorias), Barcelona,Anagrama, 1998, p. 81.

    3 Robert Folkenflik, L'instituzione dell'autobiografia, en W . AA., Teoriemoderne dell'autobiografia, ed. de Bartolo Anglani, Bari, Edizioni B.A. Graphis,1996, pp. 151-152; Philippe Lejeune, // patto autobiografico, Bolonia, II Mulino,1986, pp. 12-25; Paul de Man, La autobiografa como desfiguracin, en Anthro-pos (Barcelona), 29, diciembre 1991, p. 113.

    4 Daniela Ruggiu, Tra autobiografia e memorie. Espressioni di un generecontroverso in Ispano-America, Roma, Bulzoni, 2000, pp. 25-26; Robert Elbaz, Au-tobiografia, ideologia e teoria del genere", en W . AA., Teorie moderne ..., cit., p.114.

  • 262 Michela Craveri

    establecidas del gnero y se modela segn la personalidad delautor, que ordena, reflexiona e interpreta las experiencias persona-les con base en cdigos propios. La nica restriccin temtica, o seala narracin retrospectiva de una vida, se puede expresar de mlti-ples formas, desde el relato de algn acontecimiento simblico, y lareflexin detallada de una vida entera - con o sin orden cronolgico- hasta tocar todos los temas de la experiencia humana. Otro as-pecto interesante se refiere a la connotacin subjetiva de los acon-tecimientos vividos, que transforman la autobiografa en una obrapotica5, entre ficcin y realidad, literatura e historiografa, sin unainterpretacin unvoca de los textos y del corpus6. La autobiografano se refiere a los hechos, sino que se basa en las experiencias, osea la interaccin entre el hombre y los eventos7. Se estructura al-rededor de la imaginacin y de la interpretacin metafrica de lo vi-vido a travs de recursos retricos propios de la ficcin literaria8.Por eso, el gnero se puede definir como una figura de lectura msque de redaccin, ya que es el lector el que confiere valor referen-cial a la interpretacin subjetiva del autor9.

    La expresin autobiogrfica tiene un carcter universal, comoexpresin del mundo ntimo del autor, que podemos compartir anivel emotivo. El valor de la autobiografa se basa en la afirmacinde Montaigne: Todo hombre lleva en s la entera forma de la hu-mana condicin10. Sin embargo, la autobiografa tiene mayor valoruniversal cuanto ms detallado es el mundo interior y cuanto ms

    5 La autobiografa refleja la percepcin del sujeto no como fue, sino comocree o quiere ser. Georges Gusdorf, Condiciones y lmites de la autobiografa, enAnthropos (Barcelona), 29, diciembre 1991, pp. 16-17.

    6 George May, La autobiografa, Mxico, Fondo de Cultura Econmica,1982, pp. 203-213; William Spengemann, Le forme dell'autobiografia, en W . AA.,Teorie moderne..., cit., pp. 68-69.

    7 Roy Pascal, Cos' un'autobiografia, en W . AA., Teorie moderne..., cit., p.29.

    8 Louis Renza, The Veto of Imagination. A Theory of Autobiography, en W .AA., Autobiography: Essays Theoretical and Criticai, ed. de James Olney, Prince-ton, Princeton University Press, 1980, pp. 269-270; John Sturrock, II linguaggiodell'autobiografia, en W . AA., Teorie moderne..., cit., p. 140.

    9 Philippe Lejeune, cit., p. 49.10 Citado en Georges May, cit., p. 130.

  • La lectura simbolica de la vida exagerada de Bryce Echenique 263

    profundo e individual es el anlisis de la experiencia humana. Pre-cisamente en el carcter peculiar de cada texto11 y en su organiza-cin narrativa es posible reconocer la funcin especfica de la refle-xin y la interpretacin del yo12.

    La autobiografa de Alfredo Bryce Echenique se caracterizaen primer lugar por su contradiccin interna: respeta las formastradicionales del gnero y a la vez las niega, basando su estructuranarrativa en el contraste de perspectivas, ejes temporales y nivelesde interpretacin de la realidad. Ya en el subttulo, las Antimemo-rias hacen referencia a la teora autobiogrfica de Malraux13 deruptura del orden temporal y de organizacin de las secuencias na-rrativas segn la disposicin simblica de los recuerdos14, por or-den de azar y a mi manera15. Las Antimemorias de Bryce no pre-tenden ser una representacin fiel de la realidad, ni una recons-truccin cronolgica de las etapas de vida - que sera tarea de lahistoriografa. La obra de Bryce es ms bien una lectura subjetivadel mundo y de las experiencias personales, segn cdigos de inter-pretacin emotivos que varan a lo largo del texto16. Las Antimemo-rias superan el carcter autorreflexivo de las autobiografas tradi-cionales17, afirmando paradjicamente por medio de la negacin

    11 Segn Silvia Molloy, la autobiografa hispanoamericana responde a lacrisis de identidad de las sociedades post-coloniales, en la que se inserta la bs-queda individual. Sin embargo, la autobiografa de Bryce Echenique no parece te-ner connotaciones nacionales y polticas. Por otro lado, Jos Luis de la Fuenteseala la crisis de la sociedad peruana del siglo XX y la bsqueda que los per-sonajes de la literatura contempornea hacen de sus orgenes y de su identidad.Silvia Molloy, At face Valu. Autobiographical Writing in Spanish America, Cam-bridge, Cambridge University Press, 1991, pp. 2-5; Jos Luis de la Fuente, Cmoleer a Alfredo Bryce Echenique, Madrid, Jcar, 1994, p. 23.

    12 Elisabeth Bruss, Actos literarios, en Anthropos (Barcelona), 29, diciem-bre 1991, pp. 62-64.

    13 Andr Malraux, Ant ime morie, Miln, Bompiani, 1976.14 Jean Grosjean, Croniques. Les Antimmoires dAndr Malraux, en La

    Nouvelle Revue Francaise, XV, 178, 1976, pp. 660-666.15 Alfredo Bryce Echenique, cit., p. 16.16 Milagros Socorro, Polos de la invencin en las antimemorias de Alfredo

    Bryce Echenique, en Revista de Literatura Hispanoamericana, 30, 1995, p. 67.17 Luis Dapelo interpreta la obra como una antiautobiografa, dado que

    supera las fronteras del gnero en la libre interpretacin y organizacin de losrecuerdos. Luis Dapelo, El yo pide permiso para vivir.... Apuntes sobre la auto-

  • 264 Michela Craveri

    anti la funcin prioritaria de toda memoria: ofrecer un registro delos acontecimientos ajenos segn la experiencia personal18. La in-tegracin humana resulta ser uno de los aspectos ms interesantesde la personalidad del escritor-personaje, ya que su identidad sedetermina por la contraposicin a los dems y la superposicin deperspectivas. El subttulo de la obra expresa la doble connotacindel texto: autobiografa no tradicional y a la vez memoria o - mejordicho - antimemoria, interpretacin del yo y revelacin de s en larelacin ijiterpersonal.

    La irona es un elemento caracterstico de la obra de Bryce ypuede ser considerado como un instrumento ejemplar de interac-cin con el mundo. Ms que alejamiento y defensa, el humor deBryce es una forma de acercamiento a la realidad, ya que permitepenetrar las cosas sin herirlas, respetando su diversidad19. Expresaun compromiso profundo con la vida, de adhesin a los aspectoscontradictorios de la realidad. Se produce por una transgresin deldestino personal de los personajes o del ambiente en que viven, conuna ruptura de los esquemas tradicionales. A travs del asombro,la irona pone en duda las certezas del lector y convierte en ambi-guo el objeto de su connotacin, hasta transformarlo en su contra-rio20. El humor de Bryce, en efecto, surge desde un contraste entredistintas voces y niveles narrativos, por la asociacin de registroscontrastantes y la fluctuacin de las interpretaciones. Un dolor demuelas se transforma irnicamente en smbolo de la oposicin almodernsimo desierto del sistema social norteamericano y un

    biografa de Alfredo Bryce Echenique, en W . AA. Autobiografas y polmicas, ed.de Pier Luigi Crovetto y Luis de Llera, Genova, Dipartimento di Lingue, Universi-t di Genova/Ed. Tilgher, 2000, p. 83.

    18 Las memorias se caracterizan por el nfasis en los dems, mientras quela autobiografa hace hincapi en la percepcin de s mismo. Roy Pascal, cit., p. 22;Karl Weintraub, Autobiografa y conciencia histrica, en Anthropos (Barcelona),29, diciembre 1991, p. 19.

    19 Alfredo Bryce Echenique, entrevista en: www.el-mundo.es/larevista/numl69/textos/ alfrel.html, p. 4.

    20 Ana Prez Caamares, Alfredo Bryce Echenique: humoroso Bryce, enwww.babab.com/no06/alfredojbryce.htm, p. 3; Jorge Carrin Glvez, Bryce Eche-nique y La amigdalitis de Tarzn, en www.lateral-ed.es/revista/articulos/bryceami.html, p. 3.

  • La lectura simblica de la vida exagerada de Bryce Echenique 265

    dentista mexicano radicado en Estados Unidos se convierte por me-dio de la irona en un peligroso espalda mojada. As tambin la so-pa pierde sus connotaciones cotidianas y se hace un instrumentosofisticado de tortura, puesto que puede delatar el temblor de lasmanos del autor por el miedo a las relaciones sociales. La obra mis-ma es una parodia del gnero literario, en la mezcla de fuentes yclaves de interpretacin: la humana, la potica, la histrica y la so-cial, el cine y la moda.

    La autobiografa de Bryce Echenique se aleja de la funcin ra-cional de organizacin de las etapas