La Jornada Zacatecas, jueves 17 de marzo de 2011

download La Jornada Zacatecas, jueves 17 de marzo de 2011

of 12

  • date post

    23-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    216
  • download

    4

Embed Size (px)

description

jueves 17 de marzo de 2011

Transcript of La Jornada Zacatecas, jueves 17 de marzo de 2011

  • 10 PESOS

    n DIRECTORA GENERAL: CARMEN LIRA SAADE n DIRECTOR: JAIME ENRIQUEZ FELIX

    n ZACATECAS, ZACATECAS l AO 5 l NUMERO 1756 l JUEVES 17 DE MARZO DE 2011

    n Es la nica propuesta y no habr terna, inform el panista Gerardo Angel Hernndezn Mantener la equidad de gnero en el Consejo General, uno de los factores decisivosn La fraccin del Partido del Trabajo se opuso, pero no present candidato alguno

    n Hoy ser relecta en el cargo tras acuerdo de los diputados de la CRICP

    Ratifican a Leticia Soto en el IEEZ

    Leticia Catalina Soto Acosta permanecer por 4 aos ms en el Instituto Electoral del Estado de Zacatecas en calidad de consejera presidenta. Este jueves, los integrantes de la 60 Legislatura realizarn cuatro sesiones continas para cumplir con el procedimiento y tomarle la protesta de ley n FOTO: la jOrnada zacaTecas

    ALONSO CHAVEZ LANDEROS n 3

    Julio Csar Flemate renunci anoche a la diri-gencia del PRI por motivos personales, aunque admiti que se incorporar al gobierno del es-tado. En su lugar entra Juan Carlos Lozano n FOTO: miguel angel nuez

    RELEVO TRICOLOR

    ARACELI RODARTE SOLORZANO n 5

    ALONSO CHAVEZ LANDEROS n 3

    MARTIN CATALAN LERMA n 3

    Nuevos lineamientos para la licenciatura de Medicina; ingresarn slo alumnos de aqu

    Continuar al frente del STUAZ, Trejo manipula el fallo de la JLCA: Rodrguez

    Alonso se burl de los zacatecanos en su evaluacin del gabinete: Caldern

    Arremeten legisladores pristas y del PVEM contra Jos Olvera por desdear a ciudadanos

    MARTIN CATALAN LERMA n 8

    ALONSO CHAVEZ LANDEROS n 4

  • OPINION JUEVES 17 DE MARZO DE 20112

    Opinin

    Finalmente, casi en el ocaso de su sexenio, conocimos las verda-deras inclinaciones de Felipe Caldern. Ayer, desvel a la prensa los interiores de su corazn: dijo que de no haber sido poltico, hubiera sido pe-riodista.

    Si yo no hubiera sido po-ltico, a lo mejor me dedico al periodismo, tambin me gusta, es una profesin que respeto, asever el mandatario y hasta le puso nombre a la casa.

    Hubiera hecho un peri-dico que se llamara Balance, y en la primera plana pondra de un lado todas las noticias malas, las ms importantes, y del otro lado todas las ms importantes buenas noticias. Y en medio las buenas o malas sin clasificarlas ah, explic,

    sin dejarle replicar que los cri-terios de bondad y maldad e incluso el de neutralidad no dejan de ser subjetivos, y de dar origen a innumerables contradicciones y contrarr-plicas.

    Como deca Carlos Castillo Peraza, a este ritmo en Mxico son las notas de deportes, que son las nicas que asien-tan hechos totalmente objeti-vos e inocultables: Los Pumas le ganaron uno-cero al Mo-relia, yo puedo decir que es mala noticia, pero el hecho es objetivo, en fin.

    Un suspiro cerr las cavila-

    ciones presidenciales hechas en voz alta, dejndonos a los periodistas la tarea ms com-pleja: hacer opinin. Porque la nota debe reflejar la verdad, pero un peridico no es un mero listado de noticias, sino el punto de vista compilado de los expertos en ciertas ma-terias o de quienes, a veces contra viento y marea, van abrindose camino como lde-res de opinin.

    Entendemos que a veces a los polticos no les gustan los matices de las notas que emitimos desde las tribunas de los medios de informacin,

    pero es cierto que recogemos, de alguna forma, el sentir de una parte de la sociedad en su conjunto. Nadie tiene la verdad completa, pero la de cada uno debe ser expre-sada.

    En La Jornada Zacatecas este es nuestro pensar: tene-mos derecho a ser crticos del quehacer poltico, pues somos los ciudadanos quienes hemos contratado a los polticos para ejercer los cargos por los que reciben un sueldo durante un periodo determinado.

    En sus manos ponemos nuestras vidas y haciendas, la custodia de nuestro patrimo-nio, la elaboracin del marco legal, nuestros ideales de de-sarrollo y el futuro de nuestros hijos. No es poca cosa. Tene-mos derecho a ser exigentes.

    n Editorial

    Poltico o periodistaDirectora General

    Carmen Lira Saade

    DirectorJaime Enrquez Flix

    coorDinaDor eDitorialAngel Amador Snchez

    JeFatUra inFormacionTeresa Morales Duke

    eDicionEnrique Israel Martnez Becerra

    Jorge Vzquez Valdez

    correccionMara Refugio Grey MartnezElizabeth Amador Mrquez

    coorDinacioneS

    mercaDotecniaJavier A. Valadez

    DiStriBUcionAna Mayela Ortiz Medina

    creativiDaD y DiSeoMartha Gabriela Alvarado Sandoval

    Telfono y Fax:01 492 92 32215

    Correos electrnicos:angelamador9@hotmail.com

    tmduke02@hotmail.compublicidad@lajornadazacatecas.com.mx

    Pgina Web:www. lajornadazacatecas.com.mx

    Publicacin diaria de Ciudadana Democrtica, S.A. de C.V., bajo licencia otorgada por Demos,

    Desarrollo de Medios, S.A. de C.V.

    Trnsito Pesado No. 402, Interior 10Zona Industrial, Guadalupe, Zacatecas, C.P. 98604

    Licitud de ttulo 14404 del 25/03/09 y de contenido 11977 del 25/03/09, otorgados por la Comisin

    Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretara de Gobernacin

    Reserva al uso exclusivo del ttulo La Jornada Zacatecas No. 042009111314472400101,

    del 13 de noviembre de 2009, otorgado por la Direccin General de Reserva de

    Derechos de Autor, INDAUTOR/SEP.

    Distribuido e Impreso porCiudadana Democrtica, S.A. de C.V.

    Prohibida la reproduccin total o parcial del contenido de esta publicacin, por cualquier medio,

    sin permiso expreso de los editores.

    Hay gestiones de iz-quierda y derecha; liberales y con-servadores. En las democracias, los ciudadanos escogen a los gobiernos que mejor reflejen las preferencias de las mayoras o que mejor se adapten a las circunstancias histricas del momento.

    De esta eleccin que hacen los pueblos depende, entre otros aspectos, las atribucio-nes que se les otorgan y exige a los gobernantes. A algunos se les requiere una intervencin frontal contra la pobreza, mientras que a otros abstenerse de involucrarse en la distribucin del ingreso.

    De algunos gobiernos se precisa una poltica econ-mica contracclica, que per-mita a los pases salir de una fase desfavorable, mientras que de otros se espera que no intervengan en la economa.

    Pero hay algunas activida-des de gobierno que van ms all de su perfil o circunstan-cia, de todos se requiere la capacidad de articular la res-puesta frente a un desastre na-tural y defender al pas frente a una amenaza extranjera.

    De ah que esos momentos son ideales para revisar la capacidad de respuesta de un pueblo y su gobierno, pues son totalmente independien-tes del color o ideologa de la administracin en turno.

    La catstrofe que sufri Ja-pn es uno de los ms gran-des desastres naturales a los que se ha expuesto pueblo alguno en la historia de la humanidad. A un terremoto de magnitudes inimaginables sigui un tsunami que pro-dujo olas de hasta 10 metros de altura.

    Para poner las cosas en perspectiva pensemos, por ejemplo, que el sismo de 1985 en la Ciudad de Mxico fue de 8.1 grados en la es-cala de Richter, mientras que el de Japn fue de 8.9.

    Pero ms grave que la ame-

    naza ssmica es la reaccin del tsunami, pues como vimos en televisin, un pueblo di-fcilmente puede reaccionar frente a la virulencia del mar que inunda puentes y calles.

    Siendo tan dramtico lo que vivi Japn es de pregun-tarse cules fueron las conse-cuencias?, cmo evitaron que fueran mayores?, qu apren-der del pueblo nipn?

    Al momento de redactar este artculo, la crisis es fatal, 3 mil muertos y prdidas esti-madas en 180 mil millones de dlares.

    Si bien las consecuencias pa-recen ser menores a las de fe-nmenos que se produjeron en otras naciones. El sismo de 1985 en la ciudad de Mxico oca-sion ms de 10 mil muertes.

    Los sismos no se pue-den evitar, es cierto, pero las consecuencias son distin-tas cuando ocurren en pases que tienen la cultura de la

    prevencin.Al igual que Mxico, Japn

    vive en una regin ssmica, de ah que sus gobiernos han promovido, con bastante xito, la cultura de la preven-cin, no slo los reglamen-tos de construccin tienen estndares de eficacia muy altos. Las familias, centros de trabajo y las personas tienen perfecta claridad sobre lo que hay que hacer para evacuar un inmueble, cmo reaccionar y ayudar.

    Es impresionante ver, como si estuviera escrito en un guin, que quienes pudie-ron salir de sus edificios lo hicieron con perfecta sincro-na. Ms importante todava, a das de la tragedia no se registran eventos de rapia ni actos vandlicos, como s ha ocurrido en otras latitudes.

    Como si formara parte del mismo escript, el gobierno japons ha actuado sabiendo

    qu hacer en caso de desas-tres. No slo oper con gran eficacia la generacin de al-bergues y labores de rescate, lo hizo hablando siempre con la verdad, lo que le ha gene-rado apoyo entre la comuni-dad internacional y la propia poblacin.

    Los pases a los que, por aos, Japn ha apoyado en desastres, hoy, esperemos, co-rrespondern el detalle.

    Japn deja al mundo un legado muy importante, pues genera la leccin de que la prevencin vale, le har me-nos grave la tragedia que vivi y le dar mejores instrumentos para soportarla.

    Esas capacidades guberna-tivas y sociales le dan a los pases mejores instrumentos para responder frente a las amenazas que la vida, la na-turaleza o los propios errores generan.

    De eso est equipado Ja-pn para responder, ahora, a la posibilidad de un desas-tre nuclear. Sus fortalezas le permitirn salir con el menor dao posible de la afrenta. Aprendamos la leccin del imperio del sol naciente.

    Lecciones desde JapnYuri Gabriel Beltrn

    Uno de los centros para damnificados tras el sismo y tsunami

  • Polti acALONSO CHAVEZ LANDEROS

    Los diputados locales relegiran hoy a Leticia Soto