La Gran Controversia

Click here to load reader

  • date post

    07-Mar-2016
  • Category

    Documents

  • view

    282
  • download

    7

Embed Size (px)

description

Elena de White [LA GRAN CONTROVERSIA] www.centinelasdeladeidad.org 1 Cuando Satanás llegó a estar completamente consciente de que no había ninguna posibilidad de ser reintegrado nuevamente al favor de Dios, entonces, su malicia y su odio comenzaron a manifestarse. Consultó con sus ángeles, y un plan fue puesto en efecto para trabajar todavía en contra del gobierno de Dios. Cuando Adán y Eva fueron colocados en el [LA GRAN CONTROVERSIA] www.centinelasdeladeidad.org 2

Transcript of La Gran Controversia

  • [LA GRAN CONTROVERSIA] www.centinelasdeladeidad.org

    1

    LA GRAN CONTROVERSIA

    Elena de White

  • [LA GRAN CONTROVERSIA] www.centinelasdeladeidad.org

    2

    Captulo 1

    La Cada de Satans El Seor me ha mostrado que Satans fue una vez un ngel honrado en el cielo, que segua en orden a Jesucristo. Su semblante era apacible, expresivo y lleno de felicidad como el de los dems ngeles. Su frente alta y espaciosa indicaba su poderosa inteligencia. Su forma era perfecta, su porte noble y majestuoso. Pero vi que cuando Dios le dijo a su Hijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, Satans sinti celos de Jess. Dese que se le consultara con respecto a la creacin del hombre. Estaba lleno de envidia, de celos y de odio. Dese ocupar la posicin ms exaltada en el cielo, estar cerca de Dios, y recibir los ms altos honores. Hasta entonces, todo el cielo era orden, armona y perfecta sujecin al gobierno de Dios.

    Rebelarse en contra del orden y de la voluntad de Dios era el pecado ms grande. Todo el cielo pareca estar en conmocin. Los ngeles estaban agrupados en compaas, teniendo a su cabeza un ngel superior que los comandaba. Todos los ngeles estaban agitados. Satans estaba haciendo insinuaciones en contra del gobierno de Dios, sintiendo la ambicin de exaltarse a si mismo, y renuente a someterse a la autoridad de Jess. Algunos de los ngeles simpatizaban con Satans en su rebelin, y otros contendan esforzadamente por el honor y la sabidura de Dios al dar autoridad a su Hijo. Y hubo contienda entre los ngeles. Satans y los ngeles que simpatizaban con l, quienes estaban luchando por reformar el gobierno de Dios, desearon penetrar en su inescrutable sabidura para indagar sus propsitos en exaltar a Jess, y dotarlo con tan ilimitado poder y dominio. Se rebelaron contra la autoridad del Hijo de Dios, y todos los ngeles fueron llamados a comparecer ante el Padre, para decidir cada caso. Se determin que Satans fuese expulsado del cielo con todos los ngeles que se le haban unido en la rebelin. Entonces hubo guerra en el cielo. Los ngeles se empearon en la batalla; Satans deseaba vencer al Hijo de Dios, y a aquellos que eran sumisos a su voluntad. Pero los ngeles buenos y verdaderos prevalecieron, y Satans, con sus seguidores fueron echados del cielo.

    Despus de que Satans fue arrojado del cielo, con aquellos que cayeron con l, l se dio cuenta de que haba perdido toda la pureza y la gloria del cielo para siempre. Entonces, se arrepintieron y desearon ser restaurados de nuevo en el cielo. l estaba deseoso de tomar su propio lugar, o cualquier otro lugar que le fuera asignado. Pero no, el cielo no poda ser colocado en peligro. Todo el cielo sera estropeado si lo volvieran a recibir; porque el pecado se origin con l y las semillas de la rebelin estaban en l. Satans haba conseguido seguidores, aquellos que simpatizaron con l en su rebelin. l y sus seguidores se arrepintieron, lloraron e imploraron que los aceptaran de nuevo en el favor de Dios. Pero no, su pecado, su odio, su envidia y sus celos haban sido tan grandes que Dios no los poda borrar. stos deban permanecer para recibir su castigo final.

    Cuando Satans lleg a estar completamente consciente de que no haba ninguna posibilidad de ser reintegrado nuevamente al favor de Dios, entonces, su malicia y su odio comenzaron a manifestarse. Consult con sus ngeles, y un plan fue puesto en efecto para trabajar todava en contra del gobierno de Dios. Cuando Adn y Eva fueron colocados en el

  • [LA GRAN CONTROVERSIA] www.centinelasdeladeidad.org

    3

    hermoso huerto, Satans estaba haciendo planes para destruirlos. Una consulta fue efectuada con sus ngeles malos. No haba manera de que esa feliz pareja pudiera ser privada de su felicidad si obedeca a Dios. Satans no poda ejercer su poder sobre ellos a menos que primero desobedecieran a Dios, y perdieran su favor. Ellos tenan que idear algn plan para conducirlos a la desobediencia a fin de que incurrieran en el desagrado de Dios y fueran colocados bajo una influencia ms directa de parte de Satans y sus ngeles. Se decidi que Satans deba asumir otra forma, y manifestar inters por el hombre. l deba hacer insinuaciones en contra de las verdades de Dios, crear duda acerca de s Dios quiso decir lo que dijo, y entonces, estimular su curiosidad, y guiarlos a tratar de inmiscuirse en los inescrutables planes de Dios, algo de lo cual Satans haba sido culpable, y conducirlos a razonar acerca de la causa de sus restricciones en relacin con el rbol del conocimiento.

    Favor hacer referencia a: Isaas 14:12-20; Ezequiel 28:1-19; Apocalipsis 12:7-9.

    Captulo 2

    La Cada del Hombre Vi que a menudo los santos ngeles visitaban el huerto, y que daban instruccin a Adn y a Eva relativa a su trabajo, y tambin les enseaban acerca de la rebelin de Satans y de su cada. Los ngeles les advirtieron con respecto a Satans, y les aconsejaron que no se separaran el uno del otro en su trabajo, porque podran ser puestos en contacto con el enemigo cado. Los ngeles les encargaron que siguieran muy cuidadosamente las instrucciones que Dios les haba dado, porque slo en perfecta obediencia podan estar seguros. Y si eran obedientes, ese enemigo cado no poda tener poder sobre ellos.

    Satans comenz su obra con Eva para inducirla a desobedecer. Ella obr mal, primero al alejarse de su esposo, luego, al demorarse alrededor del rbol prohibido, y despus, al escuchar la voz del tentador, y aun hasta atreverse a dudar lo que Dios haba dicho: "porque el da que de l comieres, ciertamente morirs". Ella pens: 'quizs no quiere decir lo que el Seor dijo'. Se aventur a desobedecer. Extendi su mano, tom de la fruta, y comi. Era agradable a la vista, y agradable al paladar. Ella se sinti celosa de que Dios les hubiera prohibido lo que era realmente para su bien. Le ofreci la fruta a su esposo, as tentndolo. Le relat a Adn todo lo que la serpiente haba dicho, y expres su asombro de que tuviera el poder del habla.

    Vi que una tristeza cubra el rostro de Adn. Pareca tener miedo y asombro. Una lucha pareca estar tomando lugar en su mente. Se senta seguro de que se trataba del enemigo contra el cual haban sido advertidos, y de que su esposa deba morir. Iban a ser separados. Su amor por Eva era fuerte. Y con una actitud de desnimo, resolvi compartir su destino. Cogi la fruta, y rpidamente la comi. Entonces, Satans se alegr. Se haba revelado en el cielo, y tena simpatizantes que lo amaban, y lo seguan en su rebelin. Cay e hizo a otros caer con l. Y ahora, haba tentado a la mujer a desconfiar de Dios, para que pusiera en duda su sabidura, y

  • [LA GRAN CONTROVERSIA] www.centinelasdeladeidad.org

    4

    procurara penetrar en sus planes omniscientes. Satans saba que la mujer no iba a caer sola. Adn, en razn a su amor por Eva, desobedeci el mandato de Dios, y cay con ella.

    La noticia de la cada del hombre de disemin por todo el cielo. Toda arpa enmudeci. Los ngeles depusieron con tristeza sus coronas. Todo el cielo estaba en agitacin. Tom lugar un consejo para decidir qu se deba hacer con la pareja culpable. Los ngeles teman que extendieran su mano y comieran del rbol de la vida, y se convirtieran en pecadores inmortales. Pero Dios dijo que l sacara a los transgresores del huerto. ngeles fueron comisionados para guardar el camino al rbol de la vida. Haba sido el plan estudiado de Satans que Adn y Eva desobedecieran a Dios, recibieran su desaprobacin y entonces conducirlos a participar del rbol de la vida, para que pudieran vivir para siempre en el pecado y la desobediencia, y as, el pecado se inmortalizara. Pero los santos ngeles fueron enviados a sacarlos del huerto, mientras otra compaa de ngeles fueron encargados inmediatamente de custodiar el acceso al rbol de la vida. Cada uno de esos poderosos ngeles pareca tener algo en su mano derecha, con la apariencia de una espada resplandeciente.

    Entonces Satans triunf. Haba hecho sufrir a otros por su cada. Haba sido expulsado del cielo y ellos, fuera del paraso.

    Favor hacer referencia a: Gnesis captulo 3.

    Captulo 3

    El Plan de Salvacin El cielo se llen de pesar cuando se dieron cuenta de que el hombre estaba perdido, y de que el mundo creado por Dios se llenara de mortales condenados a la miseria, la enfermedad y la muerte, y no haba va de escape para el ofensor. Toda la familia de Adn deba morir. Contempl al amante Jess, y vi una expresin de simpata y dolor en su rostro. Pronto lo vi acercarse a la deslumbrante luz que envolva al Padre. Dijo mi ngel acompaante: Est en ntima comunin con su Padre. La ansiedad de los ngeles pareca ser muy intensa mientras Jess estaba en comunin con su Padre. Tres veces lo encerr el glorioso resplandor que rodea al Padre y la tercera vez, cuando l sali, su persona se pudo ver. Su rostro estaba calmado, libre de perplejidad y duda, y resplandeca con bondad y con una amabilidad que las palabras no pueden describir. Entonces inform a la hueste anglica que se haba encontrado una va de escape para el hombre perdido. Les dijo que haba intercedido con su Padre y que haba ofrecido su vida en rescate, para que la sentencia de muerte cayera sobre l, de modo que por los mritos de su sangre, y como resultado de su obediencia a la ley de Dios, ellos pudieran tener el favor divino, volver al hermoso huerto y comer del fruto del rbol de la vida.

    Al principio, los ngeles no pudieron regocijarse, porque su Comandante no les ocult nada, sino que abri ante ellos explcitamente el plan de salvacin. Jess les dijo que l se ubicara entre la ira de su Padre y el hombre culpable, que llevara sobre s la iniquidad y el escarnio, que pocos lo recibiran como el Hijo de Dios. Casi todos lo aborreceran y rechazaran. Dejara toda

  • [LA GRAN CONTROVERSIA] www.centinelasdeladeidad.org

    5