La fronda militar 11 sept 1973

download La fronda militar 11 sept 1973

of 168

  • date post

    06-Jul-2015
  • Category

    Documents

  • view

    1.363
  • download

    8

Embed Size (px)

Transcript of La fronda militar 11 sept 1973

  • 1. UNIVERSIDAD DE CHILEDEPARTAMENTO DE CIENCIA POLITICA David Prez Carrillo (*)LA FRONDA MILITAR: EL 11DE SEPTIEMBREINTRODUCCINLa pugna entre el elemento civil y el militar por alcanzar el dominio del Estado seha transformado en un tema de importancia para la Ciencia Poltica en particulary las Ciencias Sociales en general. Prueba de ello han sido los innumerablesestudios que desde diferentes perspectivas de anlisis han intentado comprendery explicar el problema.1En este ltimo sentido sostenemos que una parte importante de las relacionescvico-militares en Chile se ha sustentado en la pugna por el dominio del Estadocomo recurso a partir del cual ambos sectores han pretendido asegurar su rolprotagnico en el quehacer nacional. Es as como es posible explicar laimplementacin de mltiples frmulas o estrategias a travs de las cuales losprotagonistas de esta lid han buscado mantener y/o maximizar los beneficioscorporativos que les reporta desempear un rol dominante en el Estado2.El supuesto terico en el que descansa este conflicto de intereses considera a loscompetidores como actores polticos, cuyas acciones se fundan en aspiracionescomunes de las diversas instancias- tanto colectivas e individuales- que losconforman; sin desconocer con ello la posibilidad de que existan diferentesinterpretaciones sobre las mismas al interior de cada uno de estos grupos.(*) Magster en Ciencia Poltica, Universidad de Chile, Instituto de Asuntos Pblicos.1 Por nombrar los estudios ms emblemticos que han estudiado el tema podemos mencionar: Stepan; Alfred: The military inpolitics, Princeton University Press, 1974. Huntington; Samuel: El soldado y el estado. Teora y Poltica de las Relaciones Cvico-Militares. Grupo Editor Latinoamericano. Buenos Aires 1995, Varas; Augusto: Chile, democracia y fuerzas armadas. FLACSO,Santiago 1980.2 Al respecto, interesantes han sido los aportes que ha realizado el marxismo analtico, y ms especficamente, el individualismometodolgico para explicar el comportamiento de los actores en un contexto determinado. Antecedentes de esta perspectiva deanlisis en: Dobry; Michel. Sociologa de las crisis polticas, Centro de Investigaciones Sociolgicas, Madrid. S/f.1INAP DOCUMENTO DE TRABAJO N 82SEPTIEMBRE 2006

2. UNIVERSIDAD DE CHILEDEPARTAMENTO DE CIENCIA POLITICADavid Prez Carrillo (*) Desde la perspectiva antes descrita y considerando la experiencia histrica, esfactible reconocer dos grandes expresiones en torno a las cuales se hanestablecido las relaciones entre los elementos civiles y militares bajo un Estado deDerecho. Es as como podemos reconocer modelos que expresan un claropredominio del poder civil por sobre el militar, y tambin, patrones en donde dicharelacin se establece a partir del desempeo de un protagnico rol del aparatomilitar. Respecto a ambas expresiones podemos precisar que su implementacinpuede dar origen a mltiples frmulas, siendo comunes las que a continuacin seenuncian.En relacin a las expresiones de relacin civil-militar en donde los primeros sometena los segundos, la experiencia poltica e histrica nos muestra dos grandesmanifestaciones. En efecto, dicha relacin se ha implementado a partir de unaexclusin total o parcial del aparato militar de las instancias decisionales delEstado, o a travs de modalidades en donde la supremaca civil se alcanzamediante una poltica de defensa que busca la maximizacin del profesionalismocastrense con miras a hacer de stos verdaderos instrumentos del orden vigentecontrolado por la civilidad.En relacin a la segunda expresin de relacin civil-militar, en donde el aparatocastrense somete a la comunidad civil, la experiencia poltica e histrica tambinnos muestra dos grandes manifestaciones. Una de ellas es la instauracin de unrgimen del terror que anula parcial o totalmente los canales de expresin de lacomunidad civil; mientras que la otra, materializa el predominio militar a partir dela auto-asignacin de un rol nuclear en el Estado por parte de los uniformados.A modo de sustentar lo hasta aqu expuesto podemos sealar que las cuatromodalidades de relacin civil-militar enunciadas en los prrafos anteriores, hantenido expresiones a lo largo de nuestra historia continental y nacional. Es as comoen la primera parte del siglo XIX, y especficamente aquel perodoinmediatamente posterior a la independencia de las colonias americanas delimperio espaol, el modelo de relacin civil-militar predominante, y que tuvoheterogneas proyecciones temporales, fue aquel donde el aparato castrenseaparece sometiendo a la comunidad civil.3 Sin embargo, finalizada estaexperiencia, la civilidad latinoamericana logr imponer un modelo de relacincvico-militar, que con diferentes grados e intensidades, someti a las FuerzasArmadas.En efecto, el intervencionismo castrense en Amrica Latina reaparecer luciendonuevas caractersticas durante la segunda mitad del siglo XX. Las incursiones en elcampo poltico que realizaron los militares se sustentaron esta vez en argumentosque se desprenden de la llamada Doctrina de Seguridad Nacional (DSN) queEstados Unidos irradi en el continente en el contexto de Guerra Fra. Es as como3 Para algunos autores la debilidad que demostr la comunidad civil latinoamericana durante el llamado proceso de independencia sedebi a la ausencia de una estructura de clases hegemnicas, carentes de riqueza y profundidad de la vida civil e intelectual, casicomo meras proyecciones de la decisin administrativa borbnica y del alcance de la capacidad de un caudillo para disciplinar a unasumatoria de burguesas locales poco integradas entre s Ejemplos de esta realidad fueron la Argentina de Rosas; Bolivia como creacin de Bolvar y Sucre; Mxico con Santa Ana; Ecuador con Flores; Chile con OHiggins, etc. En: Varas; Augusto. Op cit.Pg 10.2INAP DOCUMENTO DE TRABAJO N 82SEPTIEMBRE 2006 3. UNIVERSIDAD DE CHILEDEPARTAMENTO DE CIENCIA POLITICADavid Prez Carrillo (*)la participacin poltica de los militares fue justificada a partir de argumentoscontingentes que superaban las fronteras nacionales.Respecto a la validacin del intervencionismo castrense latinoamericano a partirde preceptos que se desprenden de la mencionada doctrina, es importanteconsignar que dicha justificacin se fund en la sobre-valoracin de uno de susconceptos , como lo es la llamada guerra contra-subversiva, que por si mismono logra representar la propuesta global contenida en la DSN. Desde estaperspectiva es posible sostener que la tendencia reduccionista y coyuntural que sehizo de la mencionada doctrina debilit el impacto que pudo haber tenido staal interior de las Fuerzas Armadas latinoamericanas.En efecto, la propuesta ideolgica que conforma dicho cuerpo doctrinario escompleja, dando de esta manera cabida a diversas interpretaciones acerca deldeber ser de las Fuerzas Armadas bajo un Estado de Derecho. En este sentido, laidentificacin que hizo expreso el intervencionismo castrense latinoamericanohacia la DSN, fue una de las tantas interpretaciones que surgieron de ella, la queantes de materializarse en un proyecto sedicioso sorteo una lucha intestina con lasrestantes visiones que se haban elaborado en torno a la seguridad nacional.4La superposicin que logr el proyecto intervencionista por sobre las restantesinterpretaciones del deber ser de las Fuerzas Armadas en Amrica Latina, no sloes posible explicarlo a partir de la contingencia poltico-social que se vivi ennuestro continente durante los aos sesenta y setenta, sino tambin, a partir delrescate de constructos ideolgicos decimonnicos que hicieron algunos aparatosmilitares. Desde esta perspectiva, la heterogeneidad que present el proyectointervencionista al sintetizar la concepcin original de las Fuerzas Armadas con lainterpretacin contra-subversiva emanada la DSN, es posible explicarlo a partir deuna contingencia particular que se vivi al interior del aparato castrense local. Esdecir, la irrupcin de la doctrina coincidi con un proceso de crisis institucionalcuyo origen fue la ausencia de un perfil militar que les permitiera insertar yproyectar el aporte de las Fuerzas Armadas en el quehacer nacional.El proceso de redefinicin del perfil profesional que experimentaron ciertoscuerpos castrenses latinoamericanos, estuvo acompaado por la apertura nuevoshorizontes de accin que les brind la DSN. Desde la perspectiva de esta ltima,las Fuerzas Armadas latinoamericanas pasaron a constituirse en piezas claves en elequilibrio del escenario poltico internacional, explicndose a partir de ello lareedicin y presencia de antiguas nociones mesinicas en sus perfilesinstitucionales que justificaron la auto-asignacin de su rol tutelar en el Estado.Esta sucinta exposicin de lo que han sido las relaciones cvico-militares en nuestrocontinente, no escapa mayormente a lo vivido en Chile a lo largo de su historiarepublicana. La fase caudillista con la que se iniciaron dichas relaciones en4 Respecto a las implicancias de la DSN y sus diferentes perspectivas, vase: Arraigada, Genaro: El pensamiento poltico de losmilitares. Impresor Salesianos, Santiago, 1985. Barahona, Pablo, Domic; Jurak, Garrido; Jos, Ibez; Gonzalo, Mac-Hale;Toms, Miranda; Sergio, Barahona, P. (Et. Al). Riesle; Hctor: Fuerzas Armadas y seguridad nacional. Ediciones Portada,Santiago, 1973. Varas; Augusto, Aguero; Felipe: El proyecto poltico militar. FLACSO, Santiago, 1984. Valdivia; Vernica: Lahistoria que fue: el proyecto social de los oficiales del golpe. Universidad de Santiago, Santiago, 2002.3INAPDOCUMENTO DE TRABAJO N 82 SEPTIEMBRE 2006 4. UNIVERSIDAD DE CHILEDEPARTAMENTO DE CIENCIA POLITICADavid Prez Carrillo (*)Latinoamrica no tuvo una larga prolongacin en nuestro pas. En efecto, tras sufracaso, el poder fue rpidamente controlado por la civilidad que ejerci supredominio a travs del fortalecimiento de sus instituciones representativas quemargin de dichas funciones al aparato militar.Iniciado el siglo XX la poltica excluyente que se vena aplicando a las FuerzasArmadas se mantuvo vigente. Los argumentos en los que descans dic