La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

of 107

  • date post

    29-May-2018
  • Category

    Documents

  • view

    237
  • download

    2

Embed Size (px)

Transcript of La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    1/107

    MAURICE NICOLL

    LA

    FLECHAEN ELBLANCO

    Ttulo original ingls

    THE MARK

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    2/107

    NDICE

    PREFACIO................................................................................................................................. 4

    EL HOMBRE FSICO Y EL HOMBRE ESPIRITUAL............................................................ 5

    LOS PIES Y LA CABEZA.....................................................................................................6EL HOMBRE DESNUDO......................................................................................................6LAVAR LOS PIES CON AGUA EN UN LEBRILLO..........................................................7

    SEGUNDA PARTE....................................................................................................................8

    LA LUCHA ENTRE LA SERPIENTE Y EL CABALLO.....................................................9

    TERCERA PARTE...................................................................................................................11

    LA FE...................................................................................................................................11TRANSFORMACIN SIGNIFICADO...............................................................................12LA TRANSFORMACIN DE LA VIDA............................................................................13

    LA TRANSFORMACIN DEL HOMBRE SAL DE LA TIERRA....................................17LA MUJER DE LOT............................................................................................................21LA TRANSFORMACIN DEL SIGNIFICADO................................................................27

    LA PARBOLA DEL SEMBRADOR....................................................................................32

    PRIMERA PARTE............................................................................................................... 32SEGUNDA PARTE..............................................................................................................33TERCERA PARTE...............................................................................................................34CUARTA PARTE.................................................................................................................36QUINTA PARTE..................................................................................................................39SEXTA PARTE.................................................................................................................... 41

    SPTIMA PARTE................................................................................................................43EL GRANO DE MOSTAZA................................................................................................46

    METANOIA............................................................................................................................. 48

    PRIMERA PARTE............................................................................................................... 48SEGUNDA PARTE..............................................................................................................54TERCERA PARTE...............................................................................................................55CUARTA PARTE.................................................................................................................57LA IDEA DEL REINO DE LOS CIELOS...........................................................................57

    NICODEMO............................................................................................................................. 61

    PRIMERA PARTE............................................................................................................... 61SEGUNDA PARTE..............................................................................................................62TERCERA PARTE...............................................................................................................65CUARTA PARTE.................................................................................................................66LA MUJER DE SAMARA................................................................................................. 66QUINTA PARTE..................................................................................................................69

    LA VERDAD............................................................................................................................73

    PRIMERA PARTE............................................................................................................... 73SEGUNDA PARTE..............................................................................................................75TERCERA PARTE...............................................................................................................77

    CUARTA PARTE.................................................................................................................80QUINTA PARTE..................................................................................................................81

    2

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    3/107

    LA PARBOLA DEL MAYORDOMO INFIEL................................................................ 81NOTA A LA PARBOLA DEL MAYORDOMO INFIEL................................................86

    UN NUEVO CIELO Y UNA NUEVA TIERRA..................................................................... 87

    JUAN EL BAUTISTA..........................................................................................................87

    LA ENSEANZA DE CRISTO...........................................................................................91ESCUELAS ESOTRICAS................................................................................................. 93EL FIN DEL MUNDO......................................................................................................... 96BATALLA EN EL CIELO...................................................................................................98LA NUEVA VOLUNTAD................................................................................................. 100PRIMERA PARTE............................................................................................................. 102SEGUNDA PARTE............................................................................................................102

    APNDICE.............................................................................................................................105

    METANOIA....................................................................................................................... 105EPIOUSIOS........................................................................................................................ 105

    LAS PRIMERAS ENSEANZAS GRIEGAS...................................................................105TELEIOSIS.........................................................................................................................106

    3

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    4/107

    PREFACIO

    Antes de morir, el 30 de agosto de 1953, mi padre, el Dr. Mauricio Nicoll, preparaba unlibro al que se refera llamndolo The Mark(El Blanco).Cuando ocurri su muerte no haba aun. decidido en qu orden presentara su contenido y,

    por consiguiente, hemos arreglado el material conforme l lo hubiese querido.La Parbola del Sembrador y de la Semilla, Metanoia, Nicodemo y La Verdad los habaterminado y corregido, y era evidente que se incluiran en el libro.

    Asimismo haba decidido incluir el sueo titulado La Nueva Voluntad, el capitulo inconclusoBatalla en el Cielo, como tambin el escrito tampoco terminado El Telos, que se da al finalde esta obra.

    Hemos agregado unos cuantos fragmentos tomados de sus apuntes en aquellos casos quepensamos podran interesar al lector. EL resto del material proviene de sus diversos escritosy podra haberlo incluido, o no.Quiero agregar que en estos documentos, y a menudo en los pasajes de gran belleza, seencuentra la clave para quienes anhelan una mayor comprensin de la enseanza de Cristo y

    d significado de nuestra existencia en la tierra.JANE MOUNSEY

    4

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    5/107

    EL HOMBRE FSICO Y EL HOMBRE ESPIRITUAL

    PRIMERA PARTE

    El hombre camina sobre la tierra con pies fsicos; pero en la vida lo hace con sus pies

    psicolgicos. Su nivel psicolgico externo es sensual, es cosa de la sensacin, de los sentidos.Sus pensamientos y sentimientos externos provienen de lo que capta a travs de los sentidos.Este es el nivel que representan los pies psicolgicos de su ser, pies distintos a los de su serfsico. Y la clase de zapatos que calzan estos pies son sus puntos de vista, sus opiniones y lasactitudes que viste o utiliza para allegarse a una vida sensual. Si no fuese por los cincosentidos, no habra vida externa.Cmo camina el hombre sobre la tierra? Hablamos en un sentido psicolgico. Cmo serelaciona su psicologa con la vida externa?El hombre que entiende la vida nicamente a travs de las pruebas que le ofrecen los sentidos,no es un hombre psicolgico. Es un hombre sensual. Su mente se apoya en los sentidos. Enotros escritos se llama a sta la 'mente carnal' [ (Col. II. 18) En este caso piensa

    desde los pies, no tiene cabeza. Y piensa especialmente desde la clase de zapatos que calzansus pies. Esta es la forma de su verdad; es diferente en diversos casos, pero siemprecorresponde al mismo orden o al mismo nivel. An dista mucho de ser unHombre. Piensa deuna manera literal. Toma la parbola literalmente. A fin de poder empezar a hacerse hombre,ha de comenzar a pensar apartndose del sentido literal. Para quienquiera que anhele undesarrollo interno, lo verdaderamente importante y significativo es el pensar en trminos

    psicolgicos. Por ejemplo, por qu razn se dice tan a menudo en la literatura esotrica, enlas Escrituras, que el hombre se ha de quitar los zapatos antes de penetrar a un lugar sagrado?Significa que la mente sensual es incapaz de entender la verdad psicolgica. Por eso se le pideque se quite los zapatos, que s desprenda de la verdad cimentada en los sentidos. Porque unamente que se apoya en los sentidos, y en la verdad que stos le proporcionan, es una menteincapaz de comprender un nivel superior o ms elevado de la verdad, o sea una verdad

    psicolgica. Dicho en otros trminos: el hombre fsico no puede comprender al hombreespiritual.De modo que cuando se dice que es necesario quitarse los zapatos para poder entrar a un lugarsanto o sagrado, se quiere indicar que lo sensual no puede comprender lo espiritual. El

    pensamiento sensual no puede palpar un nivel que le sea superior. Requiere otro modo depensar. La mente yace a distintos niveles, y el ms bajo no puede asir los superiores. Esimposible tratar de entender una verdad psicolgica con el nivel ms bajo o externo de lamente. De suerte que sos son los zapatos que uno ha de quitarse al penetrar a aquella esferadel conocimiento que est por encima del conocimiento sensual. Arrastrar el entendimiento

    psicolgico al nivel del entendimiento sensual es destruir todo lo que en el Hombre puedeconducirle a un desarrollo interior y hacer de l un hombre, internamente.Las gentes tratan de entender a 'Dios' y lo 'Divino' con su mente sensual. Tratan de entendercon los zapatos y no con la cabeza.Cuando el ngel se le apareci a Moiss en la zarza que arda, le dijo: 'No te llegues ac: quitatus zapatos de tus pies, porque el lugar en que t ests, tierra santa es.' (xodo, III, 5). Ycuando el varn que tena en la mano una espada desnuda se le apareci a Josu cerca deJeric, le dijo: 'Quita tus zapatos de tus pies, porque el lugar donde ests es santo.' (Josu, V,15). Cuando Cristo envi a sus discpulos a predicar el Evangelio, haban de andar sinzapatos: 'No aprestis... ni zapatos...' (Mat. X, 10).El hombre dispone de un cuerpo fsico ya organizado que le ha sido dado. Y con l queda

    sometido a la civilizacin a que pertenece. Esta organizacin social se mantiene por medio deleyes. El hombre asesina. Las leyes de su sociedad le castigan. Pero el hombre carece de un

    5

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    6/107

    cuerpo psicolgico. No tiene una organizacin interna. Obedece a las leyes externas debido altemor y al deseo de evitar el escndalo. Si se aboliesen todas las restricciones, el hombre en sasesinara a todos los que odia. El odio es un factor sumamente profundo. En cierto sentido,

    podemos decir que todos nos odiamos los unos a los otros. Se nos ha dicho: 'No matars'.(xodo, XX, 13).

    Observamos este mandamiento en su forma literal por temor a las consecuencias. Pero susignificado psicolgico es que uno no ha de andar matando con los pensamientos ysentimientos. Y es justamente ste el reino interior en el que puede llevarse a cabo eldesarrollo del hombre. Ah se encuentra el significadopsicolgico del mandamiento.

    LOS PIES Y LA CABEZA

    El tema constante de la visin, la parbola y el sueo es el Hombre Psicolgico. Tiene unavariedad de divisiones externas e internas. Y esto viene a ser lo mismo que la divisin enniveles inferiores y superiores. La cabeza representa la divisin ms elevada o ntima delhombre psicolgico. Mezclar el pensamiento de los pies (los zapatos) con el de la cabeza, es

    confundir niveles. El pensamiento de los pies determina los zapatos; este es el pensamientosensual, el que tiene que ver con los objetos de los sentidos. El pensamiento de la cabeza es

    psicolgico y tiene que ver con el significado de las cosas.Estos dos rdenes de la verdad no se contradicen, pero pueden convertirse en contradictoriossi se les considera opuestos.

    No son opuestos, sino que corresponden a niveles distintos. Son formas diferentes de laverdad, a distintos niveles. De modo que la verdad tiene formas diversas, a diferentes niveles.Pero si el hombre piensa nicamente con los pies, no podr entender la idea de niveles.Pensar nicamente en un nivel, y convertir en opuesto lo que no es. Y as ocurre que encuanto las gentes pierden todo sentido de niveles, o de proporciones, cuando pierden elsentido de niveles superiores e inferiores, el mundo se convierte en opuestos. El resultado esviolencia.

    EL HOMBRE DESNUDO

    Las ropas, el vestido, lo que nos cubre, denota en este lenguaje psicolgico lo que viste elhombre psicolgico. Es decir, denota la verdad que sigue. El hombre desnudo lo est

    psicolgicamente, sin ropas mentales. Es un hombre que no tiene ninguna psicologa, quecarece de cualquier clase de verdad. En el Apocalipsis se dice: 'Bienaventurado el que vela yguarda sus vestiduras, para que no ande desnudo y vean su vergenza'. (Apoc., XVI, 15). Elsignificado es psicolgico, no fsico.

    Pero qu es lo que ha de vestirse? En cierto pasaje se dice que elRey estaba desnudo:'Y cuando el Hijo del hombre venga en su gloria, y todos los santos ngeles con l,entonces se sentar sobre el trono de su gloria. Y sern reunidos delante de l todas lasgentes: y los apartar unos de los otros, como aparta el pastor las ovejas y los cabritos.Y pondr a las ovejas a su derecha y los cabritos a su izquierda. Entonces, el Rey dira los que estarn a su derecha:Venid, benditos de mi Padre, heredad el Reino preparado para vosotros desde lafundacin del mundo: porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y medisteis de beber; fui husped y me recogisteis; desnudo y me cubristeis; enfermo y mevisitasteis; estuve en la crcel y vinisteis a mi.' (Mat., XXV, 31/36).

    Tenemos entonces que por Rey se significa algo en uno mismo. Muchos son los que creenseguir una verdad. Pero qu es lo que en ellos la sigue?

    6

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    7/107

    Al parecer, la cuestin es: Est vestido este Rey que uno lleva en s mismo? Dirase que elRey ya est ah, y que la cuestin estriba en vestirlo o no vestirlo. El Rey que lleva uno en smismo est o vestido o desnudo. Tambin se da que las gentes hagan el bien sin saberlo. Esdecir que obran por bondad. Tenemos lo siguiente en la parbola:'Entonces los justos le respondern, diciendo: Seor, cundo te vimos hambriento y te

    sustentamos? O sediento y te dimos de beber? Y cundo te vimos husped y te recogimos?O desnudo y te cubrimos? O cundo te vimos enfermo o en la crcel y vinimos a ti? Yrespondiendo, el Rey les dir:De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos pequeitos, a m lohicisteis.' (Mat., XXV, 37/40)Podemos entender que el hombre fsico est hecho de carne, sangre y huesos visibles. Lo queno comprendemos es que el hombre psicolgico est compuesto de pensamientos,sentimientos y deseos invisibles. La calidad del hombre psicolgico la determina lo que

    piensa y lo que desea. Pero si bien este cuerpo fsico que nos es dado cuenta ya con un ordenigualmente dado y puede llegar a trabajar armnicamente, el cuerpo psicolgico no es algodado en forma alguna, y tampoco est ordenado. El hombre puede pensar una cosa, sentir otra

    y desear una tercera. Desde este punto de vista, la tarea del Hombre es la de poner en orden sucuerpo psicolgico, el cuerpo que est en desorden.Con esta finalidad siempre ha existido una literatura, oculta tras variados disfraces, y que nose refiere de ningn modo al hombre fsico, sino al psicolgico. Por ejemplo, parte de estaliteratura son los fragmentos de enseanza que an se conservan en los Evangelios. Haymuchos otros fragmentos.Pero vamos nuevamente errados, por cuanto este hombre psicolgico ya est en nosotros dealguna manera. Slo que hemos de vestirle. Digamos entonces que o est desnudo o malvestido, que nuestra tarea es la de cubrirle de pies a cabeza con las ropas adecuadas. Recordadque el Rey est aparentemente ah, ya sea vestido o desnudo, y que cuando se le deja desnudose dice que la persona ha fallado; cuando se le viste, se dice que la persona no ha fallado.

    LAVAR LOS PIES CON AGUA EN UN LEBRILLO

    La purificacin del pensamiento, el cambio de mentalidad, lo simboliza el lavado con agua;esto es, lavar la sensualidad de la mente.El lebrillo es el receptculo que contiene el agua, aquello en lo que se concentra el agua.Los pies son la mente inferior en contacto con el mundo exterior. Y esto es lo que ha decambiarse en esta vida."Luego puso agua en un lebrillo, y comenz a lavar los pies a los discpulos, y a limpiarloscon la toalla con que estaba ceido. Entonces vino a Simn Pedro; y Pedro le dice: Seor, t

    me lavas los pies? Respondi Jess y djole: Lo que yo hago t no entiendes ahora; mas loentenders despus. Dcele Pedro: No me lavars los pies jams. Respondile Jess: Si no telavare no tendrs parte conmigo. Dcele Simn Pedro: Seor, no slo mis pies, mas aun lasmanos y la cabeza. Dicele Jess:el que est lavado no necesita sino que lave los pies, mas est todo limpio: y vosotros limpiosestis, aunque no todos.' (Juan, XIII, 5/10)

    7

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    8/107

    SEGUNDA PARTE

    El Pentateuco, los primeros cinco libros del Antiguo Testamento que se atribuyen a Moiss,contiene una serie de relatos muy interesantes. Por lo general, se les considera hechoshistricos. En Gnesis, XL, se da, por ejemplo, la leyenda de Faran, el mayordomo y el

    panadero. En apariencia y tal como est escrito, no tiene ningn significado especial. Antes,parece asunto muy insignificante. Pero es algo que puede entenderse, algo que tiene un signi-ficado interior. Tambin tenemos aquel largo relato acerca de Moiss y cmo condujo a loshijos de Israel y los libr del poder de Faran. (xodo). No cabe duda de que tambin esto

    puede tomarse en un sentido histrico, como que Egipto significa Egipto, Faran significaFaran, de la misma manera que en el relato anterior un mayordomo puede tomarse como unmayordomo y un panadero como un panadero.Examinemos el movimiento de los hijos de Israel al abandonar Egipto y su viaje hacia latierra de promisin. Pero no lo hagamos literalmente, sino como una parbola que contiene unsignificado psicolgico bien distinto a cualquier significado histrico. Vemoslo en otrostrminos, como si fuesen palabras que tratan de un hombre que se aleja de algn poder que

    -simbolizan Faran y Egipto, y que se mueve o que viaja hada una nueva condicin en smismo. Toda enseanza esotrica trata acerca de un nivel superior y de uno inferior, y laesencia de lo esotrico es que el hombre puede pasar por una transformacin y alcanzar unnuevo nivel de s mismo. El hombre ha de huir del poder de Faran y Egipto y moverse en unsentido diferente que se le representa, primero, como un desierto;ms adelante como la tierra de promisin. Por la alegora puede uno darse cuenta de cuandifcil cosa es. Se indica cmo Faran no quiere de ningn modo que los hijos de Israelabandonen Egipto, aun cuando le sobreviene una plaga tras otra. El hombre apegado a lossentidos, a la realidad visible, a la vida externa, se mueve slo con gran dificultad hacia ungrado de comprensin que yace ms all de los hechos sensuales y del poder que sobre lejercen. Este es el primero de todos los problemas que encara el esoterismo, y en esta

    parbola se acenta el poder de Faran y que Moiss procura vencer. Faran representa elpoder que tiene el nivel inferior, y Moiss, el que tiene el nivel superior. Dios pidi a Moissque sacase a los hijos de Israel de Egipto, y Egipto representa una condicin psicolgica de lahumanidad. Faran sujeta en Egipto los muchos y diferentes aspectos del hombre que puedencrecer en un nuevo desarrollo interior. Faran es el poder del nivel inferior de comprensin, yque el hombre obtiene slo de la forma en que el mundo le parece a los sentidos, es elentendimiento que obtenemos de esta primera fuente de significados. Este bajo nivel deinterpretacin es Egipto. Faran es el poder concentrado que tiene este nivel. Se le puedecomparar al maestresala de las bodas de Cana. Indaguemos en el Antiguo Testamento algunasdefiniciones del significado de Egipto. En aquel libro tan extraordinario de Isaas, libro lleno

    de interpretaciones psicolgicas y que contiene una clave para casi todos los primeros librosdel Antiguo Testamento, podemos leer:'Y los egipcios hombres son, y no Dios; y sus caballos, carne y no espritu.' (Isaas, XXXI, 3)De esto podemos colegir que si se toma la narracin de la huida del pueblo de Israel como unhecho psicolgico y como que representa el trnsito de un estado carnala uno espiritual, seha de entender tambin que se indica una transformacin mental. En una de sus epstolas en el

    Nuevo Testamento, Pablo habla de la 'mente carnal' (Colosenses, II, 18): 'Nadie os prive devuestro premio afectando humildad y culto a los ngeles, metindose en lo que no ha visto,vanamente hinchado en el sentido de su propia carne? En consecuencia, si aplicamos lahistoria de los hijos de Israel y su salida de Egipto a una interpretacin por encima decualquier significado histrico, podemos comenzar a entender que se trata de la emancipacin

    de un hombre apegado a las pruebas de los sentidos, el hombre de los hechos sensuales, y quetrata tambin de su desarrollo hada un nuevo grado de comprensin. Y este grado se apoya en

    8

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    9/107

    principios y significados cuyo origen es otro nivel de percepcin; o sea, trata de un trnsito deun estado que es de la 'carne' a uno que es del 'espritu'. En el antiguo lenguaje de las

    parbolas, del que todava quedan algunas huellas en la mitologa griega, el caballo, o lo queel hombre monte, representa el intelecto o la mente. Cuando Isaas dice que los caballos deEgipto son carne y no espritu, nos ofrece una clave para descifrar todo el sentido o

    significado de la huida de Egipto. Nos permite entender todo el asunto en trminos psicolgicos. Faran es tambin 'carne', Moiss es 'espritu'. Y somos nosotros mismosquienes hemos de sacar de Egipto a nuestros propios hijos de Israel.Puesto que todo en la psicologa esotrica trata acerca del hombre en s, de sus posibilidades,de lo que ha de hacer en s mismo, las cosas a que ha de renunciar y aquellas de las que se hade separar, podemos darnos cuenta de que las principales parbolas no son asunto a tratarsecon una mera explicacin. Tampoco podremos entenderlas, salvo en cierto grado; y el gradode este entendimiento depende de la forma en que captemos significados internos, aparte decualquier significado literal. Tras las palabras yace un sentido interno. Pero no calzafcilmente a nuestra mente ordinaria. Tenemos que pensar de una manera nueva y advertirconexiones que no son lgicas en su sentido literal, aun cuando s lo sean psicolgicas.

    Al procurar asir algo del significado interno de Faran, su mayordomo y su panadero, hemosde tomar a Faran, en este caso, como la representacin de un hombre que habindoseapoyado en los sentidos, empieza a transformarse en su comprensin. Es vuestro Faran, poras decirlo, quien con tal firmeza se apoya en los sentidos y en las pruebas que stos le

    proporcionan. El mayordomo y el panadero representan dos aspectos de uno mismo; al uno hade ahorcrsele y al otro redimrsele. En este relato vemos cmo se redime a Egipto por mediode Jos, quien llega a ser el gobernador de Egipto. La idea es la misma que la que trata delxodo de los hijos de Israel, slo que se la relata de una manera distinta. La idea psicolgicaes exactamente igual, pero en este caso Egipto queda bajo un nuevo gobierno, o un nuevo'amo'. Cuando entendemos que todas estas parbolas se refieren al hombre en s, y que enrealidad no tienen ni la menor significacin histrica, mas han de tomarse separadas de susentido literal, entonces no resulta tan difcil advertir que tratan verdaderamente acerca de unnico asunto: la emancipacin del hombre sometido a un nivel inferior, y su transformacin aun nivel superior de ser, pese a que el fondo escnico de toda esta imaginera sea muy variadoen cada caso.

    LA LUCHA ENTRE LA SERPIENTE Y EL CABALLO

    Hemos de asir en el entendimiento que, con su manera de pensar sensoria, el hombre 'natural'no puede llevar a cabo aquel posible desarrollo que le es inherente. Se lo impedir su manerade pensar sensual, porque es un modo antagnico al pensamiento psicolgico. Si permanece

    apegado a los sentidos, ser incapaz de pensar psicolgicamente y estar condenado a nodesarrollarse. Dnde podremos hallar algo que trate acerca del antagonismo entre unamanera de pensar sensual y una psicolgica? Hay una referencia a esto en el Gnesis, XLIX,17:'Ser Dan serpiente junto al camino, cerasta junto a la senda, que muerde los talones de loscaballos, y hace por detrs al cabalgador de ellos.'Se utiliza la serpiente como smbolo de una manera sensual de pensar. El taln es "lo ms

    bajo que hay en lo natural, las cosas ms bajas del razonamiento sensual. '... cuando lainiquidad de mis insidiadores me cercare.' (Salmo, XLIX, 5) Y en el Gnesis, III, 15:'Y enemistad pondr entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; sta te herir enla cabeza, y t le herirs en el calcaar.' La serpiente es la comprensin sensual, y en este caso

    la mujer es la comprensin espiritual. Aqu difieren los sentidos y el espritu. Cristo unific loHumano y lo Divino, el sentido y el espritu.

    9

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    10/107

    'He aqu os doy potestad de hollar sobre las serpientes y los escorpiones.' (Luc., X, 19) Lasserpientes y los escorpiones son aquellos que hacen alarde de buenos modales y llevan elcorazn lleno de odio. O los que aparentan virtud y piedad, y llevan sus abominaciones ensecreto; son los que abogan por las reformas para hacerse poderosos. Lo que la persona es y loque aparenta se contradicen, y as la mente la llevan dividida. El engao es la divisin de la

    mente. Puede darse que un hombre hable bien y piense mal, o haga bien y quiera mal. De estemodo, est lleno de veneno escondido. El engao es la malicia de la voluntad revestida de unaamigabilidad exterior.Cristo calific a los fariseos llamndoles 'serpientes, generacin de vboras!' (Mat, XXIII,33), porque aparentaban un exterior bondadoso, pero interiormente eran malos. Este engaoimpregna todo el ser de la persona y lo hace incapaz de adelantar. Est muerto, ha terminado.Como un ejemplo de este modo de engao, Cristo dice a los fariseos: 'porque limpiis lo queest fuera del vaso y del plato; mas de dentro estn llenos de robo y de injusticia.' (Mat.,XXIII, 25)

    10

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    11/107

    TERCERA PARTE

    LA FE

    La palabra traducida comofe en el Nuevo Testamento (pistis ) significa algo ms que

    creencia. Significa otra clase de pensamiento. Citemos un ejemplo de los Evangelios. EnMateo, XVI, 5/12, se dice:'Y viniendo sus discpulos de la otra parte del lago, se haban olvidado de tomar pan. Y Jessles dijo: Mirad y guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos. Y ellos pensabandentro de si, diciendo: Esto dice porque no tomamos pan. Y entendindolo Jess les dijo: Porqu pensis dentro de vosotros, hombres de poca fe, que no tomasteis pan? No entendis anni os acordis de los cinco panes entre cinco mil hombres, y cuntos cestos alzasteis? Ni delos siete panes entre cuatro mil y cuntas .espuertas tomasteis? Cmo es que no entendisque no por el pan os dije que os guardaseis de la levadura de los fariseos y de los saduceos?Entonces entendieron que no les haba dicho que se guardasen de la levadura de pan, sino dela doctrina de los fariseos y de los saduceos.'

    Se ve claro en este incidente que los discpulos interpretaron lo que les dijo Cristo en unsentido sensual, o sea conforme al significado literal de las palabras. Cristo les dijo que estoera seal de que tenan poca fe. No se trata de creer. Los discpulos podan haber credomucho en el Cristo visible; sin embargo, tenan pocafe. Qu significa esto? Que la fe es algoms que la creencia. En este caso fe significa entender a un nivel distinto del literal. Elentendimiento literal no puede conectar con los significados que contiene la enseanza deCristo. Cristo no se refera a una levadura literal, sino a una levadura psicolgica; no habl enun sentido sensual, sino psicolgico. Sus palabras no tenan un significado sensual, sino unsignificado psicolgico. La levadura a que se refiri no era una levadura literal, ni el pan erael mero pan; sino que se refiri a lo falso que contamina lo bueno. Los fariseos y los saduceoslos llevamos siempre con nosotros. Los saduceos pueden compararse a los hombres de cienciamodernos. No creen que haya vida alguna despus de la muerte. Tal es su falsa levadura. Losfariseos se pueden asemejar a las personas que viven de apariencias; a quienes, por as decirlo,les parece que lo importante es or misa el Domingo 'para ser vistos de los hombres.' (Mat, VI,5) Esa es su levadura. Se les estigmatiz llamndoles hipcritas, carentes de una creenciainterior. Y es en este punto en el que Cristo conecta la falta de entendimiento psicolgico delos discpulos y su consiguiente incapacidad para darse cuenta de lo que significa la pequeezde su fe. Dicho de otro modo, Cristo relaciona la capacidad de un entendimiento psicolgicocon el tener fe; el entendimiento literal lo conecta con la poca fe, o, segn otras das, con unaceguera completa, con una total falta o ausencia de fe y con la muerte interior. La fe esnecesaria para abrir aquella parte de la mente que los sentidos no pueden abrir.

    Volvamos ahora a algunos de los pasajes que tratan de la fe y de sus significados mselevados. Muchos son los que han credo en Cristo como en un milagro visible. Creyeronverlo sobre la base de las pruebas que les daban los sentidos. Pero en Hebreos, XI, 1, se diceque la fe es lasubstancia para poder creer en lo que no se ve. 'Es pues la fe la substancia delas cosas que se esperan, la demostracin de las cosas que no se ven.' No slo es unaconviccin de lo invisible, sino que constituye la base o nivel en que se puede alcanzar otromundo de relacin y de valores. Un mundo que est por sobre el mundo visible, y que es lacausa del visible. De modo que el desconocido autor de esta epstola dice:'Por la fe entendemos haber sido compuestos los siglos por la palabra de Dios, siendo hecholo que se ve, de lo que no se vea.' (Hebreos, XI, 3)En seguida describe cmo mediante la fe se hicieron ciertas cosas. Verdad es que en ningn

    punto de. las Escrituras se define la fe de una manera exacta; slo se definen sus efectos. Sinembargo, algo se dice sobre ella, como lo reden atado, para demostrar que tiene que ver con

    11

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    12/107

    una percepcin interna de escala. Si la fe hace que uno pueda percibir con la mente laexistencia de un mundo invisible por encima del visible, y que es la causa del visible, bien

    puede decirse que uno percibe en trminos de escala, o sea en trminos de niveles superiores einferiores. Cuando el centurin dijo que era hombre bajo la potestad de superiores en cuanto aautoridad, y que a su vez tena l potestad sobre otros que le eran inferiores en rango, y agreg

    que deba de ser lo mismo con Cristo, estaba hablando en trminos de escala. Signific queCristo slo tena que dar la orden y su siervo sanara. Al or esto. Cristo exclam que jams,haba hallado a quien entendiese ms acabadamente el significado de la fe. El relato es el deun centurin que enva mensajeros a Cristo para pedirle que sane a su siervo.'Y Jess fue con ellos. Mas como ya no estuviesen lejos de su casa, envi el centurin amigosa l, dicindole: Seor, no te incomodes, que no soy digno de que entres debajo de mi tejado,

    por lo cual no me tuve por digno de venir a ti; mas di la palabra y mi siervo ser sano. Porquetambin yo soy hombre puesto en potestad, que tengo debajo de m soldados, y digo a ste:Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi siervo:Haz esto, y lo hace. Lo cual oyendo Jess se maravill de l, y vuelto dijo a las gentes que leseguan: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe. Y vueltos a casa los que haban sido

    enviados, hallaron sano al siervo que haba estado enfermo.' (Lucas, VII, 6/10)Pero, volvamos a Hebreos. El autor dice: '.. .sin fe es imposible agradar a Dios.' (XI, 6) Esimposible si falta la substancia, el fundamento de la fe, pues la fe es lo que hace posible que elhombre piense ms all de la evidencia de los sentidos; hace que se d cuenta de que existeuna escala invisible, y tambin posibilita el entendimiento psicolgico. Darse cuenta de laescala es echar de ver que hay diferentes niveles de entendimiento. Una cosa es el significadoliteral, y otra muy distinta el significado psicolgico o espiritual, aun cuando estas palabrasindiquen una misma cosa. Por ejemplo, ya hemos visto cmo la palabra levadura que seemplea en el incidente ya citado indica dos niveles de entendimiento. Los discpulos locaptaron en el inferior y Cristo les dijo que esto era debido a su poca fe. Es que su

    pensamiento era sensual. Les era difcil pensar de una manera nueva y a otro nivel. Supensamiento psicolgico era tan dbil justamente porque se apoyaban en los sentidos y no enla fe. Tenemos, pues, que los sentidos y la fe indican dos maneras de pensar que no sonopuestos, ni antagnicos, sino que corresponden a distintos niveles. Cuando no se tiene una

    percepcin de niveles o de escala, las cosas se convierten en opuestos aun sin serlo. Y lamente del Hombre se divide en trminos de "esto o lo otro", lo que slo conduce a unainterminable confusin y a muchos enredos y miserias mentales. El autor de Hebreos dice anms: 'porque es menester que el que a Dios se allega, crea que le hay, y que es galardonadorde los que le buscan.' (XI, 6) Al parecer, se indica que si tras de todas las cosas hay escala, ysi el orden es la escala, y si poner las cosas en orden es arreglarlas conforme a una escala,entonces ha de existir lo que es superior y lo que es inferior. En toda cosa ha de haber un

    superior y un inferior. Quien no puede percibir la escala visible e invisible del modo que lohizo el centurin, o sea mediante su entendimiento psicolgico apoyado en su gran fe,quedar fuera de las intuiciones que nicamente puede abrir la fe misma en todas aquellasmentes que hasta ahora han permanecido dormidas en los sentidos y en el limitadsimo mundoque stos revelan.

    TRANSFORMACIN SIGNIFICADO

    , , .

    "En el principio [del Tiempo] el significado ya era; y Dios tena significado, y Dios era

    significado." (Juan, I, 1)Cuando no halla significado en ninguna cosa, el hombre tampoco siente a Dios. La carencia

    12

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    13/107

    de significado es una terrible enfermedad. Y precisa sobreponerse a ella. Es lo mismo que laimpiedad, pues quien afirma que no hay Dios afirma que no hay ningn significado en lascosas. Pero quien piense que s hay un significado, cree en Dios. El significado es Dios. No se

    puede decir que no se cree en Dios pero que s hay un significado en todas las cosas. Ambosson lo mismo; lo uno no puede ser sin lo otro. Dios es significado. Si no os gusta la palabra

    Dios, usad entonces la palabra significado. La palabra Dios cierra la mente a algunos. Lapalabra significado no lo hace. Abre la mente.El significado era antes del principio del Tiempo. Era antes de la creacin, pues la creacinocurre en el tiempo que pasa, en el que existen el nacimiento y la muerte. Nacimiento ymuerte corresponden al tiempo que pasa. Pero el significado era antes del Tiempo y lacreacin comenz en el Tiempo. No hay forma para describir la existencia en el mundo de lasdimensiones superiores que yacen fuera del Tiempo, salvo empleando el lenguaje del tiempoque pasa, el del pasado, presente y futuro. El significado es y no eraantes de la creacinen el Tiempo. No corresponde a lo que deviene y pasa, sino a lo que es, por encuna delTiempo. Entonces, si por sobre nuestras cabezas hay significado, cul es nuestro significadoen virtud de la creacin?

    LA TRANSFORMACIN DE LA VIDA

    El Universo no es nicamente aquello que nos muestran los sentidos. No nicamente laescena exterior. En realidad, jams es nicamente la escena exterior, sino que siempreconstituye la combinacin de uno mismo con ella. No es la mera percepcin de los sentidos,de este duro mundo de la tierra, de aquel distante punto de luz en el espacio, sino la

    percepcin de ideas, la captacin de verdades, el darse cuenta de significados, el ver las cosasms familiares bajo una nueva luz, el intuir su esencia, el experimentar sufrimiento y regocijo.Se nos da como pan del cielo y como hecho terrenal. En su escala ms grande yace ms alldel dominio de los sentidos y se le puede discernir tan slo interiormente, por medio de lacomprensin. Puede, de pronto, abrirse en el corazn o en la mente un reino de experienciaque no corresponde al mundo exterior, pero que puede interpretarlo. Entonces nos baa la luzde la comprensin. Luz sin violencia, experiencia pura, luminosidad sin sombra en la que sedesvanece la dureza del propio ser. Y vemos con la autoridad que nos da el significado.Palpamos, pero sin aquel sentido de separacin que el contactofsico nos da inevitablemente.Sentirnos en profundidad sin hablar con nosotros mismos, libres del espejo de la personalidadsuperficial. Cada experiencia de esa luz nos crea profundamente. Es luz creadora quetransforma el significado de todas las cosas y que el hombre ha buscado desde el comienzodel tiempo. Luz que a nadie puede hacer violencia. Significado que nos muestra lo quesiempre hemos sabido, pero que jams hemos tenido la fuerza de recordarlo. No slo nos

    sentimos creados por cada experiencia de esa luz, sino que decimos que ella es lo que hemosbuscado siempre: este significado, esta realidad, esta dicha mal interpretada al buscarla en mildirecciones fsicas e intiles. Esto es lo que todos deseamos y que la luz externa del mundo

    pretende ofrecemos, pero que jams da. La unin que se percibe es, en verdad, unin, la ideaoculta tras nuestras extraas vidas de bsqueda, de nuestras vidas incompletas.Cmo se obtiene esta luz? Cmo lograr esa unin con el significado? A travs de qu

    brilla? Dnde hemos de hundir el bistur para abrirle paso? Siempre se ha hablado de ella.Para hallarla, el hombre ha de diseccionarse, lejos de s mismo. Tal es, en resumen, lasubstancia de cuanta enseanza trata acerca de ella. Y el hombre no podr hacerlo, a menosque comience a verse directamente, como un nuevo acontecimiento, como el suceso diario des mismo; sin analizarse, sin criticarse, ni como motivo de palabrera. Esta calidad de

    conciencia que conduce a la regin por la que se recibe el significado, no es la conciencia quede ordinario tenemos. Muchas son las cosas que nos entorpecen el camino. Primero, la fuerza

    13

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    14/107

    de la imaginacin. Imaginamos que ya la tenemos. La imaginacin es el material psquico conel que puede fabricarse cualquier sustituto de la realidad. Es la fuerza ms poderosa de lavida. Luego, hemos de practicar constantemente el proceso en que la conciencia se usa como

    bistur de diseccin. Y esto requiere un esfuerzo que no se precisa para la vida en el mundo.Por eso olvidamos con facilidad y no mantenemos vivo lo comenzado en la empresa.

    Pero, antes de que semejante cosa nos sea posible, es preciso que se sienta la realidad de unaspecto interno del Universo y que se sepa que este aspecto se capta slo a travs de lossentidos internos. Es preciso darse cuenta de que uno vive volcado hacia fuera, en un mundode efectos cuyas causas ocultas conducen a misterios ms all de la capacidad humana desolucionarlos. Tambin se ha de dar cuenta el hombre de que lleva en s mismo estados que leson desconocidos. Cuando vive bajo el dominio de los sentidos, el hombre est al revs.Piensa que el sentido precede a la mente. Y entonces nada de lo interior puede pertenecerle

    porque ha invertido el orden natural. En ltima instancia, tratar con todo por medio de laviolencia. Pues si se toma el objeto sensorio como la ubrrima y suprema realidad, se le puedeaplastar, daar, violar o matar. Por este motivo es que, psicolgicamente, el materialismo escosa tan peligrosa. No slo cierra la mente y su posible don de desarrollo, sino que todo lo da

    vuelta al revs, al extremo de que explica la casa por los ladrillos, el universo por sus tomosy su contenido, con una serie de explicaciones de bajsima calidad.El propsito de toda 'iglesia' ha sido siempre la salvacin del hombre. En s mismo el hombrees la iglesia que se comunica con lo de arriba y lo de abajo. Tiene un aspecto interno y unoexterno. Las grandes catedrales no son sino representaciones del hombre,bellas a medias y noacabadas.

    PLANO IDEAL PAKA UNA IGLESIA DE CATANEO.Quattro Primi Libri di Architettura 1554.

    Considerad el conocimiento que las construy en aquellos tiempos obscuros, violentos,llenos de supersticin! Considerad el tremendo esfuerzo, la firme intencin. Siempre haexistido algo que se mantuvo vivo y que pas de generacin a generacin, de iglesia a iglesia,de religin a religin. Y esto es una idea acerca del hombre, acerca de cada hombre. Una ideaacerca de nosotros mismos. Se la expres asemejando al hombre a una semilla que no puedecrecer nicamente por medio de la luz natural, que no puede crecer tan slo por medio de los

    sentidos. Y la salvacin del hombre, en que se ha insistido siempre como una necesidad parala salud del mundo entero, es el crecimiento de esta semilla. Pero no puede crecer mediante la

    14

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    15/107

    influencia de una mente que se encuentre del todo gobernada por los sentidos. Y as noshallamos de nuevo ante el peligro del materialismo con relacin al bienestar de la humanidadentera. Si hay una categora superior en el hombre, no sern las ideas ni las costumbres de unacategora inferior las que le eleven. Tiene, ante todo, que aceptar la existencia de estacategora superior, e imitarla. De tal modo puede ser que logre hallar, esparcidos entre los

    documentos histricos, trozos de cierta literatura que trata de los medios y modos de alcanzardicha condicin superior. Y por cierto que las ideas de esta literatura no sern del mismoorden que las que pertenecen al nivel inferior o fsico.

    Nada es cierto hasta que se haya asimilado. La verdad slo puede ser una experienciapropia.No se la encuentra en los libros. Hay un proceso muy ntimo de semi-pensar y de semi-imaginar. En parte, es algo as como conversar consigo mismo, en parte es el propio ser, en

    parte es verse y, en parte tambin, escucharse con los nuevos significados que penetran. Esalgo a medias activo y a medias pasivo; y tambin algo que es puramente uno mismo, niactivo ni pasivo.Rara vez podemos mantenernos invariables en pos de nuestro pensamiento. Nos lo impide eltrfico de la mente. No conseguimos unir de un modo individualuna cosa a otra, ni vemos por

    cuenta propia la verdad de cosa alguna. El desborde de las asociaciones, el continuoreaccionar a la vida, todo resulta muy poderoso. Pocos son los que pueden decir que hayanconstruido gran cosa interiormente. No hemos re-creado el mundo, no lo hemos vuelto arepresentar; lo hemos dejado en la forma de una confusa imagen sensoria.Si nos observamos en el acto de leer, notaremos que son tres las personas que se ocupan enello. El lector, el que interiormente escucha, y un juez. Cuando leemos, tenemos presentesestas tres personas. La que escucha no puede or lo que dicen los de fuera. Escucha al lector ytoma nota de lo que el Juez dice. Para poder re-crear el mundo; es decir, para crear el mundoen uno mismo, para darle un significado, una forma, una interpretacin, orden ytrascendencia, ha de aprender el oyente, la persona que escucha. Uno toma las propias ideas,sentimientos, el propio poder de la imaginacin, y con ellos trabaja interiormente. Y se dacuenta de que, sea lo que fuere lo que otros saben, han dicho, escrito o hecho, en uno mismono ha ocurrido nada de un valor efectivo. No ha habido una asimilacin personal de la verdad;no se la ha descubierto ntimamente; no ha habido una creacin en s. Si nuestra vida emotivafuese un poco ms despierta, la unificacin del pensamiento y la emocin aumentara esta

    parte ms real y profunda de nosotros y sentiramos la felicidad que proviene de laconjugacin del significado y la vida.

    Nuestra conducta sera muy distinta. Veramos las cosas con mayor infinidad de diferencias.Estas diferencias no podemos captarlas en tanto recibamos todo de una manera habitual. Lavida no nos nutre porque la vemos habitualmente. La vemos por medio de unos cuantoshbitos del pensamiento. Nos limitamos a reconocer, y a muy poco ms. Y es a esto a lo que

    damos el nombre desaber; a veces hasta le llamamos la verdad.No cabe duda de que poseemos poderes de percepcin muchsimo ms finos que los queordinariamente empleamos. A veces hasta nos damos cuenta de tenerlos. Y si tratsemos dedefinir el posible significado del propio desarrollo, podramos decir que consiste en unarecepcin harto ms consciente de la vida diaria mediante el empleo de esos poderes; una

    percepcin muchsimo ms fina y cuyo sentido es tanto interno como externo. Estosignificara hacerse a un lado de los hbitos de la mente y de los sentimientos, por medio deun continuo reconocimiento. Es decir segregamos de nosotros mismos. Tales como son loshechos, dejamos que nuestras vidas no pasen de ser una repeticin montona de todo. Y novemos la causa de esto en nosotros mismos, sino en las circunstancias externas.

    No se puede compartir el ser consciente. Vuestra conciencia es vuestra, la ma es ma. Y

    puesto que la conciencia no puede compartirse, la direccin de la propia vida deberaencaminamos totalmente a experimentartodas las cosas por s mismo, a ser consciente de s

    15

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    16/107

    ante s, a verpor s mismo y a poder obrar por s mismo. Esta es la nica forma en que sepuede crear algo en s mismo; una vez creado, es propio, permanente y real.Entonces todo es fresco, nuevo, virgen e inmaculado. No lo han tocado otros exploradores.Toda persona se encuentra en cierto estadio o etapa de pensamiento y sentimiento. Esimposible tomar la verdad de prestado a fin de adelantar y hacerse de significado. El que a

    uno le digan dogmticamente lo que es la verdad, es como aceptar una verdad populachera.La verdad slo puede ser una experiencia propia, segn el grado de desarrollo propio. Nadiepuede saborear una manzana en lugar de uno. Y una descripcin de su sabor es asunto hartointil. Del mismo modo, en todo lo que realmente tiene importancia, nadie puede ayudar anadie. nicamente puede ayudarnos nuestra propia capacidad para ver la verdad de cualquiercosa. Pero es justamente este el poder del que tratamos de deshacernos con la esperanza dehallar algo ms fcil. Si pudisemos penetrar a la necesaria profundidad de nosotros mismos,si pudisemos alejamos de nuestras reacciones habituales, sabramos qu hacer en cualquiersituacin o problema, pues haramos luz sobre un significado completamente nuevo.Veramos la situacin transformada.El primer acto voluntario para marchar hada la intimidad del espritu es la afirmacin. Esta es

    una voluntad a mantenerse durante toda la vida. Slo mediante este acto todo lo externo ymuerto se conecta con lo intimo y lo vivo. De todos los actos psicolgicos, es el msimportante. Constituye no solamente el paso preliminar, sino que ha de renovarseconstantemente. Por medio de esta afirmacin empieza la psicologa en su ms profundosentido, como ciencia de la evolucin personal. Aunque muy distante, su finalidad es launidad de uno mismo. El hombre se va uniendo gradualmente a si mismo a travs de smismo. Y no con lo que la casualidad hizo de l ni con lo que cree ser. Pero la afirmacin noocurre por medio de la disputa, sino por medio del entendimiento. La negacin conducesiempre a una destitucin interna y, por lo mismo, a una superfluidad cada vez mayor, a laimpaciencia, a la prdida del significado y a la violencia. Siempre se puede negar. Habralgo ms fcil? Siempre podemos seguir el camino de la negacin al esquivar todos los actosdel entendimiento, calificndolos de sentimentalismos o considerndolos carentes de valorcientfico o comercial.Sin embargo, sabemos mucho ms de lo que discutimos. Sabemos ms de lo que creemossaber. Pero en el momento en que se comienza a recorrer el camino de la negacin conmalicia, como muchos lo hacen en estos tiempos, se encuentran por doquier las pruebas y lacorroboracin necesarias para negar. Considerad el efecto que en este sentido produce lasospecha! El resultado es una mentira, y lo sabemos muy bien.Los efectos psicolgicos de la afirmacin van en sentido completamente opuesto. Para creeres preciso afirmar. Como finalidad en s, la negacin es violenta, coercitiva, destructiva. No

    puedeforzarse aquel lado oculto que todos llevamos dentro, aunque lo sentimos nicamente a

    medias. Por eso los sentidos no nos proporcionan una prueba clara, una afirmacininequvoca, una inteligencia o un significado tras de las cosas o por sobre ellas.Una prueba sensoria, clara e indiscutible seria coercionarnos en la mente; seria obligar a lamente, forzarla. Esto sucedera en el caso, digamos, de un Dios visible en el cielo. Cuando

    brota de la propia comprensin, el convencimiento de que tiene que haber algo, lasreflexiones ntimas no fuerzan a nadie. Todo ello abre la mente en un sentido de vitalimportancia. El aspecto de la vida visible puede arrastramos a sus profundidades con todossus horrores, injusticia y sufrimiento. Si tomamos la vida nicamente por los sentidos, tal cualla vemos, no podr conducirnos a parte alguna. Pero esto bien puede ser una parte de la tramade la comedia.Por nacimiento, el hombre lleva en s algo superior a los sentidos y a sus derivados. La

    evolucin mecnica no puede explicar el aspecto que el hombre no usa que usa muy rarasveces. Y si la trama de la comedia es el desarrollo en el campo de la conciencia, si cada ser

    16

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    17/107

    humano constituye un caso nico de desarrollo latente con el empleo de poderes que le soninherentes (y que siempre le son particulares), entonces jams podra esperarse que la vida, talcual la vemos y se nos da, fuera de tal naturaleza que no produjese en el hombre un hondo

    problema y una lucha de toda la existencia. Antes, cabra esperar que le contradijera. Eldesarrollo ha de significar esfuerzo. Y si la vida fuese toda dulzura y belleza, carente de dolor

    y de miseria, no habra en ella nada que incitase a una creacin propia; no habra lucha envirtud de la cual pudisemos llegar a reconocer los ingredientes ms finos que poseemos, nilos separaramos de los groseros. Poco a poco vamos aprendiendo que en toda situacin lofino y lo grosero van mezclados. Tenemos en nuestra constitucin fsica instrumentosnerviosos de fino ajuste que rechazan los malos alimentos. Tambin poseemos una mquinadigestiva que asimila lo fino y elimina lo grosero. Pero en el reino de la vivencia ntima nocontamos con una mquina correspondiente. Precisamos crearla; y al crearla ella nos crea anosotros. Este es el motivo de que en cada poca precisemos una enseanza de un tipoespecial. Por ejemplo, cul puede ser el ntimo sentido de las parbolas del Evangelio, sinouna indicacin de cmo crear tal mquina selectiva para, de este modo, llegar a ser hombres?He ah, en los Evangelios, un mtodo para crearse a s mismo cuando se entienden las ideas y

    se las aplica. Puede decirse que slo entonces el hombre empieza a existir. Comienza a existircuando, de pronto, se da cuenta de lo que significa vivir conscientemente. Deja de ser unacriatura a quien las circunstancias llevan de ac para all; ya no le arrastra la ltima moda, nila ms reciente sensacin del da. Ya no es tan esclavo de aquella terrible maquinaria de lavida en la que todos dan vueltas y ms vueltas. Ya no piensa en trminos de una vida que es elengendro de los sentidos. Lleva, otro sistema dentro de s. Y por medio de este sistemaencuentra una nueva relacin hacia todo lo que experimenta. Comienzan a penetrarle ideasdiferentes de las que adquiri en la vida bruta. Y estas son las ideas que le despiertan lamente. Al escucharlas, su significado despliega grado a grado su entendimiento. Pone enmovimiento la primera etapa de un desarrollo de todo su ser. Y cuando conversa en lo ntimoconsigo mismo, hablar de una nueva manera. El oyente interior le oir y comenzar adespabilarse.Los hechos de la vida no nos penetran hondamente. Siempre desvan al oyente. Pero hayciertas ideas que pueden penetrar a profundidades no conocidas y all agitan energas que

    jams habamos experimentado.

    LA TRANSFORMACIN DEL HOMBRE SAL DE LA TIERRA

    Muchas palabras se emplean en el Evangelio en un sentido especial. No podemos suponer quela enseanza que imparte el Evangelio no sea sino una enseanza especial, una cosa es muyevidente: la enseanza del Evangelio no trata de los propsitos de la vida ordinaria. Al

    impartirla, Cristo no trat acerca de cmo llegar a tener buen xito poltico, comercial, en lasleyes o en la medicina. Se refiri siempre a una idea especial, a una idea relacionada con elreino de los cielos. Trat acerca de la manera como el hombre puede tener un renacimiento,una evolucin interior o transformacin. Y puesto que habl acerca de una idea especial encuanto al Hombre en la Tierra, emple muchas palabras en un sentido especial. Las emplede un modo tcnico, de la misma manera que un qumico, por ejemplo, cuando trata acerca delas posibles combinaciones y transformaciones de los tomos elementales en un sinnmero desubstancias, habla un lenguaje tcnico que no podra entender quien nada supiera de qumicaorgnica. La qumica orgnica es la ciencia que trata de la transformacin de una substanciaen otra, y que en su forma primitiva fue la alquimia. La alquimia parti de la idea de latransformacin.

    Pero, en el caso de su enseanza, el tema de Cristo fue la forma ms elevada de 'QumicaOrgnica': la posible transformacin del Hombre en un nuevo hombre. Los Evangelios

    17

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    18/107

    consideran al Hombre como un material que se ha de utilizar en un paso ms hacia laevolucin interior. Le consideran un experimento de la propia evolucin. Se le explica, ensuma, como una semilla sembrada en la tierra para el reino de los cielos; y el reino de loscielos representa un nivel de desarrollo interno y latente en el hombre. Se siembra al hombreen la tierra como material para que evolucione por s mismo en cuanto toma contacto con una

    siembra mayor llamada 'el Verbo del reino'. Desde el punto de vista de la enseanza cristiana,el Hombre en la tierra es un ser incompleto, inacabado, sin perfeccionar. Y su significado msprofundo estriba en el hecho de que siendo incompleto es, sin embargo, un ser capaz decompletarse internamente por medio de un nuevo entendimiento y una nueva voluntad. No

    puede el Hombre alcanzar esta mayor o nueva etapa de s mismo por una compulsin externa.No la puede producir ninguna regla, ninguna ordenanza, ningn mandamiento obligatorio,ningn frreo ritual, ninguna coercin exterior. Completarse, evolucionar por s mismo,renacer, todo esto es el cumplimiento del Hombre; y slo puede producirlo a travs de smismo, por su propia visin, comprensin y deseo de verdad, y por la aplicacin a ella de su

    propia voluntad. Esta es la idea suprema del Hombre en la tierra, la idea que ense Cristo.Como semilla del reino sembrada en la tierra, el hombre puede, naturalmente, permanecer

    siendo semilla, una criatura terrenal. O puede evolucionar, o no, con slo escuchar unaenseanza similar a la impartida por Cristo, llevado por su, propia visin interior, su propio

    pensamiento y captacin ntima. Nadie puede fabricarle su propia evolucin. No hayexhortacin, restriccin, castigo, ley o cualquier otra forma de compulsin externa capaz dehacerle evolucionar en y desde s mismo. Es cuestin propia, asunto de una propia e ntimaeleccin, de una comprensin honda e individual. O comienza uno a ver las cosas por smismo, a comprender por s mismo, o no. Se le deja en libertad, por as decirlo, para quedecida en s y por s. Se le deja en libertad de servir a la vida o de servir al reino de los cielos.La gente suele preguntar por qu razn, si lo que Cristo ense es la verdad, nose obliga a lasgentes a que sean mejores, por qu no se las obliga a ser buenas, etc. Por qu no insiste Diosen ello? Si las gentes fuesen buenas a causa de una compulsin externa, si viesen a Dios en elcielo y temiesen, todo sera una coercin. No haran nada por s mismas, no haran nada acausa de una propia comprensin interior y de su propia voluntad. Lo haran todo por temor alcastigo. Y as no habra una evolucin propia. Por este motivo en el mundo exterior nada hayque muestre al hombre de un modo preciso y definitivo si hay o no Dios. No hay nada de estoen la Naturaleza. Si los sentidos proporcionasen una prueba evidente y clara, en pro o encontra de la existencia de Dios, el hombre se vera obligado a creer o no creer debido a unacausa exterior y fuera de si mismo. Pero, si bien se observa, nada hay en la naturaleza, en todolo que nos muestran los sentidos, que pueda uno tomar como prueba evidente y clara de laexistencia o no existencia de Dios. La naturaleza es bella, y tambin es cruel. La vida es

    buena y tambin mala. Resulta del todo imposible decidirpartiendo de la naturaleza o de la

    vida. Dicho de otra manera, nada obliga al hombre desde fuera, nada de lo exterior; nada de loque le llega por los sentidos le fuerza a creer. Y este es un hecho muy extraordinario en smismo. Cada uno puede interpretar la vida o la naturaleza como mejor le plazca. Pero elhecho no es tan extraordinario que digamos si se logra entender que al hombre se le sembren la tierra para que tenga un renacimiento individual, un desarrollo ntimo individual. Y quelo haga porque as lo ha elegido, partiendo de sus pensamientos y reflexiones ms profundas,

    partiendo de su propia experiencia, comprensin y voluntad. En resumen, nace como materialcapaz de una evolucin propia hasta alcanzar el nivel del reino de los cielos. Todo estriba enla comprensin que el hombre tenga. Y este es el punto en que tanto insiste el Evangelio aldecir: "quien tenga odos, que oiga". Porque, por sobre todas las cosas, el hombre es lo quecomprende. No es ni su cuerpo, ni su rostro, ni su aspecto fsico. En segundo lugar, es la

    voluntadque aplica a su comprensin. Tal es el hombre del reino. Y ha menester darse cuentade que un hombre puede haber prosperado mucho en la vida, tener conocimientos muy

    18

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    19/107

    avanzados, y aun carecer de comprensin. Y hasta carecer de la voluntadpara vivir conformea lo que haya visto y entendido. De modo que, visto a la luz de la enseanza de un nivelsuperior, a la luz que el Evangelio imparte acerca del reino, acerca del Hombre Superior, elhombre no es sino su comprensin y la voluntad que con ella le relaciona. Este es el hombreverdadero con respecto a la idea del reino de los cielos. No importa qu sea exteriormente, no

    importa cul fuese su situacin en la vida, no importa su apariencia, etc. El hombre verdaderoes una comprensin de la enseanza acerca del Hombre Superior y la voluntad paraaproximrsele. Por consiguiente, no ha de sorprendernos ver que los Evangelios empleenmuchas palabras tcnicas referentes a la ciencia del Hombre Superior o del Hombre delReino. Por ejemplo, usa la palabra metanoia, , tan mal traducida como'arrepentimiento', y que en realidad quiere decir cambiar de manera de pensar. Tambin seutiliza la palabraphronimos, , erradamente traducida por 'sabio'. Se da la palabra fe,moni;, , que a menudo se toma como creencia. La fe y la creencia son dos cosas diferentes,

    pues uno puede tenerfe aun cuando no crea. Y tambin tenemos la palabra alma, ,tantas y tan erradas veces traducida por vida, como se da en el caso de: 'Nadie tiene mayoramor que ste, que ponga alguno su vida por sus amigos.' (Juan, XV, 13) Ya en una obra

    anterior citamos este caso como la definicin suprema del amor consciente, que el hombredebe poner su alma, verbigracia, colocar en su lugar a quienes ama, yendo as contra su

    propia alma. Y en otro lugar se cita a Cristo: 'Como Padre me conoce, y yo conozco al Padre;y pongo mi vida por las ovejas.' (Juan, X, 15)Pero ahora es preciso que estudiemos otra palabra que se emplea con un sentido tcnico y querequiere una explicacin. Esta es la palabra sal. Hay varias citas en los Evangelios en que seemplea. Qu quiere decirsal? Y cul es el sentido tcnico en que se la emplea? 'Buena es lasal; mas si la sal fuere desabrida, con qu la adobaris? Tened en vosotros mismos sal, ytened paz los unos con los otros.' (Marcos, IX, 50)Difcil es entender la enseanza cristiana de hacer el bien sin pensar en obtener unarecompensa. Cristo dice: 'Amad, pues, a vuestros enemigos y haced bien, y prestad, noesperando de ello nada; y ser vuestro galardn grande, y seris hijos del Altsimo:

    porque l es benigno para con los ingratos y malos.' (Lucas, VI, 35) Pero cmo podremoshacer el bien sin pensar en la recompensa, no esperando de ello nada? No obstante, son varioslos pasajes en que va implcita la idea de que si el hombre hace el bien y guarda losmandamientos con el propsito de que se le recompense con la dicha del cielo, fallar en todo.Podemos ahora entender, con respecto a hacer el bien de un modo equvoco, que uno de losejemplos que se dan en los Evangelios es el del hipcrita: 'Y cuando oras, no seas como loshipcritas; porque ellos aman el orar en las sinagogas, y en los cantones de las calles en pie,

    para ser vistos de los hombres: de cierto os digo que ya tienen su pago.' (Mateo, VI, 5) Elhipcrita es quien recita largas oraciones en las esquinas a fin de que le vean los dems, y

    hace su limosna en pblico porque ama la alabanza por encima de todo. Pero por qu seconsidera errado hacer el bien, no para ser visto de los hombres, sino para obtener unarecompensa en el cielo? Cul es la razn? Pues en los Evangelios todo tiene una razn deser. Es una razn psicolgica, y tiene que ver con lo que ayuda u obstruye la evolucininterna del hombre. Quiero decir que el Evangelio no es un compendio de reglas arbitrarias o

    preceptos morales, sino un juego de mapas y direcciones psicolgicos; algunos son muysencillos; otros son, a primera vista, muy complejos. Si el hombre pudiese entenderlos y

    poner por obra sus instrucciones correctamente, le llevaran de modo inevitable a descubrir elreino de los cielos en s mismo. Ahora bien, una de las cosas que se dicen con singularclaridad es que el hombre ha de, primero, ory en seguida hacerlo que Cristo ensea. O seaque, ante todo, ha de comprender. Intentar algo sin antes haberlo comprendido, no puede

    llevar a parte alguna. Tras haber comprendido, el hombre ha de comenzar a hacer o a obrarconforme a su comprensin; ha de vivirlo. Pero puede darse que el hombre haga erradamente

    19

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    20/107

    lo que cree haber comprendido; puede tambin ocurrir que lo haga por algn motivo equvocoo desde un aspecto errado de s mismo. Y aqu es justamente donde entra la idea de hacer el

    bien sin preocuparse de una recompensa. La razn por la cual el hombre no ha de hacer el bien con miras a obtener una recompensa en el cielo es que, de hacerlo as, lo hacenicamentepor s mismo. Segn el lenguaje tcnico de los Evangelios, no se obra en este caso

    por aquellas emociones que se llaman 'amor a Dios' y 'amor al prjimo'. Se obra nicamentepor 'amor a s mismo'. Y este amor no puede ni siquiera orillar el reino de los cielos. Se nos daa entender que el reino de los cielos est cimentado en el 'amor a Dios' y en el 'amor al

    prjimo'. Es algo muy distinto al reino de los infiernos, cuya base es el amor a s mismo y elodio al reino. El hombre que todo lo hace en pos de una recompensa, y por amor a s mismo y

    por el propio inters, no podr ni ver, ni alcanzar el reino de los cielos. Pues Cristo afirma queel hombre ha de nacer de nuevo antes de que pueda verel reino. Uno de los significados deeste dicho es que el hombre ha de pasar por encima o ms all de s mismo, hacersepobre enespritu, como reza la primera de las bienaventuranzas. La vanidad, el engreimiento, elorgullo, el desprecio a los dems y la infinita legin de emociones groseras y los

    pensamientos que de ellas derivan, hacen al hombre 'rico en espritu'. La raz de esto es el

    amorpropio, algo de lo que el hombre ha de comenzar a desprenderse.Qu significado psicolgico encierra el mirar hacia atrs? El relato acerca de la destruccinde Sodoma y Gomorra dice que la mujer de Lot mir hada atrs. Y qued convertida en unaestatua de sal. La sal significa muchas cosas psicolgicas, buenas y malas. Puede matar comotambin preservar. Cristo dijo a sus discpulos:'Tened sal', cuando discutan cul de ellos sera el primero. Pero la sal puede tambin conducira la idea de una esterilidad psicolgica. Jess por cierto que no dijo a los suyos: 'Sed

    psicolgicamente estriles', sino todo lo contrario, como quien dice: 'reos de vosotros mismosms a menudo, no seis tan serios.' Pero en el sentido de mirar atrs significa ser estrilinternamente, estar muerto aunque se mueva. Hay dos extraas parbolas en las que Cristoconecta su significado oculto con la mujer de Lot: 'Asimismo, tambin como fue en los dasde Lot; coman, beban, compraban, vendan, plantaban, edificaban; mas el da en que Lotsali de Sodoma, llovi del cielo fuego y azufre, y destruy a todos: Como esto ser el da enque el Hijo del hombre se manifestar. En aquel da, el que estuviere en el terrado, y susalhajas en casa, no descienda a tomarlas; y el que en el campo, asimismo no vuelva atrs.Acordaos de la mujer de Lot'. (Lucas, XVII, 28/32)Podemos ver en estas dos parbolas la idea de no volver atrs. Y puesto que menciona a lamujer de Lot, el volver atrs o el mirar atrs deben tener un significado comn de esterilidadinterna. No puede poseer el mismo sentido que la recomendacin a los discpulos de 'tened salentre vosotros' mientras disputaban acerca de cul de ellos sera el primero. Cuando el futuro

    parece sombro, uno mira hacia atrs y hasta regresa a la infancia en el caso de haber perdido

    la esperanza y ver en su lugar el temor. Las enfermedades o males que produce este retiro oregresin en el cuerpo-del-tiempo (la propia existencia) se deben a que el espritu internofalla. Pues el espritu ha de seguir luchando, ha de continuar, sean cuales fueren lasdificultades externas. La concepcin esotrica del Hombre es que tiene una meta interior yque su verdadero significado es marchar hacia ella, y este es el motivo de su ms ntimacomprensin. Tiene que ver con la fe y, por lo mismo, es asunto que concierne a la actividaddel espritu sin ningn apoyo exterior. El hombre abandona su esfuerzo espiritual en elverdadero sentido de 's mismo' y comienza a mirar hacia atrs, o volver atrs. Le perturbanlas dificultades externas.De este modo se hace estril. Y hasta es posible que logre un mayorxito en el mundo. Pero, espiritualmente, se ha convertido en una estatua de sal. Renuncia aalgo indefinible que, sin embargo, todos conocemos internamente; y quien no lo conoce

    puede conocerlo si realmente lo quiere. No es esta una de las cosas ms difciles de advertiry entender en el caso de uno mismo? Cuntas estatuas de sal yacen en el propio cuerpo-del-

    20

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    21/107

    tiempo? En el propio pasado? Y cuntas estatuas de sal hay en la vida moderna, caminandopor las calles?Qu significa, entonces, "tened sal entre vosotros"? Jess dijo a sus discpulos: "Porquetodos sern salados con fuego, y todo sacrificio ser salado con sal. Buena es la sal; mas si lasal fuere desabrida, con qu la adobaris? Tened en vosotros mismos sal; y tened paz los

    unos con los otros." (Marcos, IX 49/50)En casi todos los idiomas existe un dicho popular sobre los hombres a quienes la vida noabruma y que no son, por tanto, negativos. Se dice que un hombre as 'tiene salero'. La sal

    posee, como uno de sus significados, algo que preserva, y en este caso algo que impide quelas cosas se pudran en uno mismo. El hombre puede ser saleroso o no ante los cambiantesacontecimientos del mundo que son iguales para todos. Los sucesos de la vida puedenquebrarle, deprimirle o dejarle inmune. En el caso que Cristo cita, los discpulos se hallabandisputando acerca de cul de todos ellos era el mejor, cul sera el primero, el mayor. Y estaes una de las causas ms corrientes de la propia compasin, del agravio, de la violencia. Laincapacidad de rerse de s mismo, el tomarse trgicamente, todo esto denota carencia de sal.Un poco de ingenio con respecto a s mismo; s, un poco de salero, y la vida puede tomar otro

    cariz. El verdadero esoterismo debera dar sal al hombre, y esto es algo que rara vez consigueuna religin sectaria.

    LA MUJER DE LOT

    Tal como aparece en el Antiguo Testamento, el relato de la mujer de Lot posee un significadopsicolgico. Podemos, por cierto, tratarlo como una simple narracin del caso de una mujerque en tiempos remotos mir atrs y qued convertida en una estatua de sal. Pero semejante

    punto de vista nos es casi imposible al tomar en cuenta lo que el Nuevo Testamento dice deella. Jess expresa muy extraas cosas acerca de lo que llama la consumacin de los tiempos,o 'el fin del mundo'. Dice: "Asimismo, tambin como fue en los das de Lot; coman, beban,compraban, vendan, plantaban, edificaban; mas el da en que Lot sali de Sodoma, llovi delcielo fuego y azufre, y destruy a todos: como esto ser el da en que el Hijo del hombre semanifestar. En aquel da el que estuviere en el terrado y sus alhajas en casa, no descienda atomarlas; y el que en el campo, asimismo no vuelva atrs. Acordaos de la mujer de Lot."(Lucas, XVII, 28/32)Para comenzar, recordemos el relato de Lot. La narracin est en el Gnesis, y trata de unosngeles que visitaron a Lot en Sodoma para advertirle que huyese con su mujer, sus hijas yyernos antes de que la dudad fuese destruida por sus pecados. Los yernos no daban crdito ala advertencia, y el propio Lot demoraba, al extremo de que los dos ngeles le llevaron, a l,su mujer y sus dos hijas, fuera de la dudad. La narracin contina de este modo: "Y fue que

    cuando los hubo sacado fuera, dijo: Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda estallanura; escapa al monte, no sea que perezcas. Y Lot les dijo: No, yo os ruego, seores mos;he aqu, hasta ahora tu siervo ha hallado gracia en tus ojos, y has engrandecido tu misericordiaque has hecho conmigo dndome la vida; mas yo no podr escapar al monte, no sea caso queme alcance el mal, y muera. He aqu ahora esta dudad est cerca para huir all, la cual es

    pequea; escapar ahora all (no es ella pequea?) y vivir mi alma. Y le respondi: He aquhe recibido tambin tu splica sobre esto, y no destruir la dudad de que has hablado. Date

    prisa, escpate all; porque nada podr hacer hasta que all hayas llegado. Por esto fuellamado el nombre de la dudad, Zoar. El sol sala sobre la tierra cuando Lot lleg a Zoar.Entonces llovi Jehov sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehovdesde los cielos; y destruy las ciudades y toda aquella llanura, con todos los moradores de

    aquellas ciudades, y el fruto de la tierra. Entonces la mujer de Lot mir atrs, a espaldas de l,y se volvi estatua de sal." (Gnesis, XIX, 17/26)

    21

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    22/107

    Todo esto tiene un sentido psicolgico y se refiere al paso de una condicin a otra en eldesarrollo de s mismo. Trata acerca de estados o etapas en el 'desarrollo interior'. O sea decmo el individuo ha de abandonar lo que era antes y aquello a que se aferraba. Citemos unafrase de esta narracin. Este individuo, Lot, comenzaba a evolucionar. Tenia que dejar de serlo que hasta entonces era. Discute, regatea y quiere irse a un pueblecito llamado Zoar. A la

    larga, el ngel accede y le dice: "Date prisa..'., nada podr hacer hasta que all hayas llegado."Zoar representa un nuevo estado, una nueva condicin psicolgica; pero tambin es algo muychico. Y al alcanzar Lot esta nueva condicin, aunque aparentemente inferior a la que de l seesperaba, la versin dice: "El sol sala sobre la tierra cuando Lot lleg a Zoar." Qu significatierra? En el 'Padre Nuestro' se dice: "Hgase tu voluntad as en la tierra como en el cielo."Cuando en su desarrollo interior el hombre alcanza un nuevo estado de comprensin, se diceque 'el sol sale sobre la tierra'. La tierra del hombre est en el hombre mismo. A fin deevolucionar, el hombre tiene que dejar esta 'tierra', tiene que dejarse a s mismo. Tomemosnota de que "destruy las ciudades y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellasdudados, y el fruto de la tierra." En la condicin en que se hallaba, Lot recibi aviso de quetena que huir al monte. O sea que tena que alcanzar otro nivel en s mismo, un nivel

    superior. El ngel le dice que no puede ayudarle en tanto no se haya separado de su antiguacondicin, que lleva por nombre Sodoma, y en tanto no haya llegado a otra llamada Zoar. No

    puede destruir la comprensin vieja hasta que haya logrado una nueva. Pero Lot duda de sucapacidad para lograr esta nueva condicin de si mismo. 'No podr escapar al monte',exclama. Y, hasta cierto punto, suplica que se le permita pensar y obrar como sola hacerlo ensu condicin anterior. Hay una condicin que el hombre alcanza en s mismo; y en ella noslo ve por s propio la verdad del conocimiento esotrico que se le ha dado, sino que lmismo se convierte en dicho conocimiento al practicarlo en la vida de tal modo que llega a sertan parte suya que ya no puede prescindir de l; el conocimiento ya no puede ser algo quelleve a la memoria cuando disponga de tiempo. Hay una gran diferencia, una diferenciainconmensurable, entre lo que el hombre sabe y lo que el hombre es. Ni puede su saberconvertirse en parte viva de si, a menos que advierta el supremo bien que hay en l y se d

    plena cuenta de que tal bondad es su aspecto ms elevado y que tambin es de muchsimomayor importancia que el conocimiento que hada l conduce. Primero se reconoce la verdaddel conocimiento y luego su bien, su bondad. Todo conocimiento esotrico es germinal encuanto conduce a otro estado. De hecho es algo que crece continuamente y que vatransformando su significado. De suerte que va cambiando en el hombre a la vez que vacambiando alhombre. As, el hombre no puede retroceder ni aferrarse a lo que comprendiuna vez, pues eso equivale a volver a ser lo que dej atrs. Y verdad es que estas viejascomprensiones le sern peligrosas. Uno ha de perder una forma de vida para poder lograr unanueva.

    Jess se refiere a la mujer de Lot a propsito del 'fin del mundo' en 'el da en que el Hijo delhombre se manifestar.' Pero se refiere a una condicin interior del hombre, y al trnsito deuna condicin a otra. Y por eso acenta que: "Cualquiera que procurare salvar su vida, la

    perder; y cualquiera que la perdiere, la salvar." (Lucas, XVII, 33) Trata de un logro delhombre, se refiere al logro de cierta comprensin en la cual algo que alguna vez le fuerasantoya carece de todo significado. Es decir que su antiguo apoyo, sus valores corrientes, lo queantes le era sagrado, ya no le dice nada. Este es el punto, el cruce, en que algo puede ocurriren l. Por eso en el pasaje correspondiente de Mateo se dice: "Por tanto, cuando viereis laabominacin del asolamiento que fue dicha por Daniel profeta, que estar en el lugar santo (alque lee, entienda), entonces los que estn en Judea huyan a los montes; y el que sobre elterrado, no descienda a tomar algo de su casa; y el que en el campo, no vuelva atrs a tomar

    sus vestidos. Mas ay de las preadas y de las que cran en aquellos das!" (Mateo, XXIV,15/19) Es un trance bastante duro el descubrir que ya no tiene ningn valor algo que cierta

    22

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    23/107

    vez consideramos santo.Tomemos nota de que se dice en este pasaje "(al que lee, entienda)". Esto significa que se hade entender psicolgica y no materialmente. El hombre ha de llegar a un punto en el que tieneque seguir adelante, ir ms all de s mismo, ms all de lo que ha sido, o perecer. Lot noquera moverse. Sodoma, su ciudad, era lo que l mismo. Tena que alejarse de si, o perecer.

    Cuando la abominacin del asolamiento ocupa el lugar de lo que fuera santo para uno, hayque 'huir a los montes'. Porque nada puede ser peor que perder valores y significado. Y es justamente la vida la que se encarga de colocarnos en semejante trance. Y ah est laenseanza esotrica, 'los montes', para damos encuentro. Entonces es cuando la vida anterior,o sea todo lo intil de ella, se destruye lo mismo que Sodoma, la dudad de la llanura. Todoeste relato trata de un cambio interior y de un renacimiento. Se refiere al abandono del nivelinterior en que uno antes viva, y el logro de uno nuevo.Podemos recordar, o leer, este episodio de Lot y de Sodoma. Se le narra tras la visita que tresextraos varones hicieron a Abram y a su mujer Sara. Tanto Abram como Sara han cumplidoya los noventa aos de edad y se les ha anunciado que tendrn un hijo. A Abram se le cambiael nombre por Abraham y a Sara se le da el de Sarah (Princesa). En ambos casos se inserta la

    letraHe, una de las letras sagradas del nombre de Jehov en el idioma hebreo. Es menesterdarse cuenta de que se trata de una narracin psicolgica y que se refiere no a su hijo de carney hueso, sino de una regeneracin o renacimiento. Sarah se re de los varones, luego lo niega;

    pero no se la perdona del todo. 'No es as, sino que te has redo', le dice uno de ellos. Y en elcaptulo siguiente a ste se da la falla de la mujer de Lot. Ahora bien, quien quisiera queavance un paso en el camino de su evolucin, su anterior condicin se ha de destruir. No

    puede nadie permanecer siendo lo que es y al mismo tiempo convertirse en otro. No puedeuna semilla permanecer siendo semilla y ser rbol a la vez. De modo que cuando vemos quela alegora de Abram y Sara se refiere al nacimiento de algo nuevo, como el de un hijo,

    podemos esperar que en seguida se dar la alegora de una destruccin. Lo viejo no puedecontenerlo nuevo. Lo nuevo ha de destruir o ha de causar la destruccin de lo viejo, tomandode lo viejo nicamente lo que haya menester tomar. Los Evangelios ilustran esta verdad alreferirse a la idea de no echar vino nuevo en odres viejos.Sin embargo, casi todos piensan que pueden cambiar sin dejar de ser lo que son; en otras

    palabras, imaginan que el propio cambio nada tiene que ver con llegar a ser distinto de lo quese era o es. Por este motivo les resulta difcil entender que cuando las Escrituras mencionanun nuevo estado (como el nacimiento de un hijo a Abram y Sara), la idea va siempreacompaada de alguna referencia a una muerte. Lo nuevo no puede existir sin la muerte de loviejo. No puede la semilla, en tanto sea semilla, ser tambin rbol. Debido a esta dificultad deentendimiento la gente no sabe, ni se da cuenta, de la razn por que muri Cristo. No se dancuenta, o no saben, que un renacimiento, o una nueva condicin, debe tambin significar la

    muerte de una anterior. En vista de esto, no ha de sorprendernos hallar que en cuanto se pro-mete un hijo a Abram y Sara, surja tambin la cuestin de que algo debe destruirse. En estecaso se le llama Sodoma y Gomorra. Pero es todo un proceso interno, psicolgico. Indicacmo el hombre puede, efectivamente, ir pasando de uno a otro nivel. Cambian los nombres,los personajes son ms variados, las escenas parecen distintas, pero va todo por dentro, es

    psicolgico. Estas narraciones estn escritas en el mismo lenguaje que las parbolas y los sue-os. Se refieren al mismo proceso interno como el que ocurre, por ejemplo, en El Progreso deun Peregrino, relato escrito 'semejante a un sueo'. Es decir, en el lenguaje del sueo. Perotodos tra tan acerca de una sola persona: el hombre. Y de su vida interior y el desarrollo deesta vida. Tomemos nota de cmo Abram, que ya se llama Abraham, suplica a Dios preservea Sodoma. Dice:

    "Destruirs tambin al justo con el impo? Quizs hay cincuenta justos dentro de la ciudad.Destruirs tambin y no perdonars al lugar por cincuenta justos que estn dentro de l?"

    23

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    24/107

    Dios accede a esta splica, y Abraham nuevamente le pide que salve a la ciudad aunque haya45 justos; luego por 40, o por 30, si los hay. Al fin, slo por 20. Abraham termina dicindole:"No se enoje ahora, mi seor, si hablare solamente una vez; quizs se hallarn all diez". YDios le responde: "No la destruir por amor a los diez."Observemos cmo Lot no quiere abandonar Sodoma. La idea es la misma. Pues todos somos

    renuentes para dejar lo que nos es familiar, natural y fcil. Nos es difcil abandonar el sentidodel propio mrito y de la propia virtud, el sentimiento del xito personal. Se nos hace duro verque nuestra propia inmundicia (la Sodoma que llevamos dentro) se alza justamente sobreestos sentimientos de mrito y de amor propio y en el adjudicarlo todo a la propiainteligencia. Los habitantes de Sodoma crean que podan conocer a los 'ngeles', seconsideraban sus iguales en comprensin. Pero Lot estaba mejor enterado de la verdad. Metia los dos varones en su casa y cerr la puerta a los hombres de la dudad. Esto representa undiscernimiento, el hecho de darse cuenta de lo que tiene valor y distinguirlo de lo que no lotiene. Lot poda distinguir en s mismo a todas estas personalidades de la dudad que no valanun comino y que no pasaban de ser sino diferentes manifestaciones de su amor propio.Estaban fuera de su comprensin ms intima, y les cerr la puerta de esa ntima comprensin.

    Es preciso entender que el amor propio es distinto del amor al prjimo o del amor a Dios.Estas son tres etapas en el desarrollo interior. Para poder desarrollarse, el hombre ha de dejaratrs la primera, por cuanto todo lo que forma y conforma el genio del amor propio est malconectado. Es slo una mala mquina. Esto es Sodoma. Considerad todo lo que surge de unamor propio no reconocido y falto de disciplina. Surgen de l todas las delicias del poder y la

    posesin, en grande o en pequea escala. Y tambin toda suerte de presunciones yapariencias, toda suerte de engaos, falsas, mentiras y "poses" externas. Y ah mismo, aunquems profundamente, nacen el odio, la venganza, el desagradable placer de daar a otros, todaclase de crueldades y de malicia que resultan en un oculto sentimiento de poder en el amor

    propio y as lo inflan. Todo esto es Sodoma, ya sea que more en el pensamiento, en lossentimientos o en la rbita de las acciones. Para poder hacer morada en una nueva condicin,hay que dejar, abandonar la antigua. De modo que Lot ha de abandonar Sodoma, y losvarones, o ngeles, le urgen a que no se detenga, que se d prisa, que no mire tras s.Este es el relato de un viaje psicolgico. Cuando el hombre pasa de una condicin interna aotra, ha hecho esta clase de viaje dentro de s. Y estos pequeos viajes estn siempreocurriendo dentro de cada uno de nosotros. En nosotros hay siempre quien se mueve. Peroaqu se trata de una mudanza de un nivel inferior a uno superior. Lot ha de abandonar lallanura y dirigirse a los montes. Ello quiere decir que todo cuanto en l tenga relacin con suanterior nivel ha de morir, se le ha de abandonar. El hombre se relaciona, est emparentado oconectado por medios muy diversos a diferentes facetas de si mismo. As como en la vidaexterna tiene una familia, madre, padre, esposa, hijo, hijas, hermanos, etc., as tambin los

    tiene en el mundo interior de sus pensamientos y sentimientos y deseos, de sus ideas,aspiraciones, vislumbres de la verdad y del conocimiento, distintos estados de nimo, diversosquereres, percepciones ntimas, captaciones, propsitos, etc., etc. La mujer de Lot es una deestas parientes, una relacin o un contacto que tuvo que hacerse estril. Dio sus frutos encuanto a Sodoma. La muerte con respecto a la ltima relacin se representa con el mirar atrs"a espaldas de l", por su mujer. Y ella qued convertida en una estatua de sal.Todas las das anteriores giran en tomo al tema de una violacin de la verdad esotrica. Comoocurre con todas las cosas, tambin la verdad esotrica es algo que se puede malentender. Noslo puede llegar a personas indignas que 'la violarn y de este modo la harn ms intil', sinoque puede tambin caer en un aspecto inadecuado del propio hombre, pues el hombre no esuna, sino muchas personas. Tiene muchos aspectos o facetas. Por consiguiente, puede captar

    las cosas de un modo equvoco si carece de la necesaria comprensin, y puede convertirlotodo en asunto de ridculo. Entonces esta condicin ser peor que la que tenia antes. Si el

    24

  • 8/8/2019 La Flecha en El Blanco Nicoll Maurice

    25/107

    conocimiento esotrico fuese igual a cualquier conocimiento ordinario; si se Fe pudieraobtener en un colegio o universidad, los errores que se cometiese al emplearlo daranresultados visibles. Cuando esto ocurre en la vida ordinaria, decimos que la persona hafracasado, que no entiende sus asuntos y que no sirve. Pero en el caso del conocimientoesotrico y de la evolucin psicolgica que puede producir, siempre que caiga en buena tierra,

    la comprensin es muy distinta. Si llega a fracasar, las posibilidades de desarrollo ycomprensin de la persona quedan arruinadas para siempre. Si interpretamos el relato de Loty de Sodoma como un proceso individual y de los diversos aspectos del hombre, y si con-seguimos entender, aunque sea vagamente, que ese abrir y cerrar la puerta se refiere a unacomprensin interna y a otra externa, podremos damos cuenta de que es una separacin entrelos factores tiles e intiles para su evolucin interior. Todos los elementos que en el hombre

    procuran negar la existencia de una evolucin psicolgica precisa siempre 'hacen granviolencia al varn, a Lot' y siempre se acercan 'para romper las puertas' (las intimas).Estuvieron a punto de arruinar la comprensin de Lot. Todo este episodio trata de la violacin

    psicolgica. Cada uno de nosotros lleva en s enormes fuentes de negacin y, en unaevolucin ms avanzada que conduce ya a la transformacin, lanzarn una guerra implacable

    contra el hombre. Pero en esa narracin se indica que tales elementos fueron cegados, demodo que no pudieron dar con la puerta. Esto significa que a cierto grado de tentacin elhombre recibe cierto grado de ayuda. Lo recibe justamente del nivel superior que trata dealcanzar; y, por as decirlo, los elementos antagnicos quedan desviados y ciegos. Esto serefiere a cierta condicin de la vida interior. Al comienzo estn a