La conservación de la ballena gris

download La conservación de la ballena gris

If you can't read please download the document

  • date post

    13-Aug-2015
  • Category

    Documents

  • view

    70
  • download

    7

Embed Size (px)

Transcript of La conservación de la ballena gris

  1. 1. La conservacin de la ballena gris (Eschrichtius robustus). Redaccin Ahora que est de moda las expediciones del Sea Sheperd (la organizacin ambientalista que anda embistiendo barcos balleneros japoneses en la Antrtida) y su cruzada anti-sushi, vale la pena hablar un poco sobre la conservacin de la ballena gris, que es la que nos toca a los que vivimos por estas hermosas costas de la Baja California Sur y de sus habitantes ms grandes (literalmente) y famosos.
  2. 2. Las ballenas grises viven slo en el Ocano Pacfico en el hemisferio norte, hay dos grupos (stocks) o poblaciones, una en la costa asitica y otra en la costa americana. La poblacin de la costa americana es la que nos visita realizando la migracin ms larga de los mamferos marinos, ya que migra en primavera a sus sitios de alimentacin en el Estrecho de Bering y el Mar de Chukchi cerca del polo norte y regresa a la costa occidental de la Pennsula de Baja California para parir y aparearse. Durante muchsimos aos, hicieron este largo viaje solas y sin ser molestadas por los humanos, pero a mediados del siglo XIX el Capitn Charles Melville Scammon sigui a una ballena gris macho durante su viaje a las lagunas de Baja California Sur por que en ese entonces era cazada por su aceite (que se utilizaba para lmparas principalmente), y descubri que se reproduca en las lagunas costeras de la Baja California hasta Bahia Magdalena y pronto se convirti en los sitios predilectos para su caza por grandes flotas balleneras. Esta actividad casi llev a las ballenas grises a la extincin, pero ante la declinacin de las poblaciones de ballenas en el mundo, en 1946 se cre la Comisin Ballenera Internacional, regulando su captura con el objetivo de proteger a todas las especies de ballenas de la caza excesiva y salvaguardar para las generaciones futuras los importantes recursos naturales representados por las poblaciones de ballenas. Mxico se adhiri a la convencin en 1949, sin embargo, ya desde 1933 estaba prohibida la caza de ballenas en nuestro territorio pues nuestro gobierno firm la Convencin de Ginebra para la proteccin de las Ballenas. Por otra parte, el 14 de enero de 1972 se declar como refugio para Ballenas y
  3. 3. Ballenatos la Laguna Ojo de Liebre, Baja California Sur, siguindole el 16 de julio de 1979 la Laguna San Ignacio; en 1980 se incorporan a esta rea Natural Protegida las lagunas de Guerrero Negro y Manuela y el 30 de noviembre de 1988, se public en el Diario Oficial de la Federacin, el Decreto que declara la Reserva de la Biosfera "El Vizcano". La proteccin ha sido tan exitosa que la ballena gris fue retirada de la Lista de Especies en Peligro de Extincin de los Estados Unidos en 1994, en Mxico sigue estando en el listado de especies protegidas (NOM-059-SEMARNAT-2010). A pesar de toda la proteccin que tienen las ballenas grises, todava estn muy amenazadas por la interaccin con los humanos ya que la existencia de redes a la deriva y muertas puede producir que se enmallen y se lastimen y que tengan problemas para nadar y para alimentarse. Tambin, debido a que su ruta migratoria es costera, tienen frecuentes encuentros con grandes barcos que las lastiman y hieren con sus propelas y cascos, especialmente durante el viaje de regreso a los sitios de alimentacin, cuando su velocidad de nado es ms lenta por que van cuidando a sus ballenatos. Se calcula que de cada 10 ballenas varadas, cuatro de ellas fueron afectadas por actividades humanas.
  4. 4. Seguirlas en mar abierto en embarcaciones de cualquier tipo durante su ruta migratoria es una mala idea, porque las molestan cuando estas van en trnsito (adems las embarcaciones por ley no pueden acercarse a menos de 80 metros). En las lagunas de Baja California un porcentaje muy reducido de ballenas son las que acercan a las embarcaciones en reas autorizadas reducidas de las lagunas (el resto de las lagunas son slo para las ballenas), y su comportamiento es muy diferente. Las ballenas grises ofrecen una oportunidad para la educacin ambiental, en especial para los nios, quienes aprenden a respetar y cuidar el ambiente a travs del ejemplo de una observacin respetuosa. En las lagunas costeras de Baja california Sur, en especial en la laguna Ojo de Liebre y en la laguna San Ignacio, existen programas y reglas (muchas no escritas) para lograr que la interaccin entre las ballenas y las embarcaciones autorizadas para verlas no dae a las ballenas; se lleva un control especifico para no molestarlas y no lastimarlas que incluye, incluso, una norma oficial de observacin de ballenas que especifica el cmo y dnde se pueden realizar los viajes de observacin de ballenas sin perjudicarlas a ellas y que no representen un riesgo para los humanos (aunque las ballenas no son de
  5. 5. naturaleza agresiva, por su tamao pueden ser un riesgo para las embarcaciones menores por lo que hay que tomar precauciones). Esta norma, entre otras cosas establece que slo pueden utilizarse cierto tipo de embarcaciones para la actividad, prohibindose el uso de zodiacs, lanchas inflables, kayaks o embarcaciones mayores aunque, de manera un poco irregular, en San Ignacio se permite la entrada de barcos; el nmero de embarcaciones est reglamentado tambin. El resultado de estas regulaciones es que las compaas de observacin de ballenas y sobre todos los operarios de las embarcaciones han aprendido a maniobrar responsablemente entre ballenas y lograr en esta oportunidad la mejor oportunidad de una observacin respetuosa; si alguna vez observas a un operador no seguir las reglas, denncialo, es por el bien de la actividad y sobre todo, de las ballenas. Un caso particular es el de la Baha Magdalena, al sur de la Pennsula; pues hay un elevado nmero de embarcaciones autorizadas y muy pocas ballenas, lo cual para muchos es muy preocupante, algunos creen que incluso las lanchas pueden ser una molestia que puede afectar el comportamiento de los cetceos, pues recordemos que
  6. 6. buscan estos lugares por la tranquilidad que les brindan. Las ballenas son especies indicadoras de la salud medioambiental, aprendamos sobre ellas y otras especies. Cuidemos a las ballenas evitando tirar basura fuera de los contenedores para que no se vaya al mar, respetemos las vedas y cuando vayamos a pescar evitemos que se nos queden los anzuelos y las redes en el mar, compartamos con respeto su espacio vital, ellas llegaron miles de aos antes que nosotros. El consumo de caguama, tradicional pero ilegal Redacion GNV
  7. 7. Los mares alrededor de la Pennsula de Baja California son reas importantes para la alimentacin y crecimiento de cinco de las siete especies de tortugas marinas del mundo; todas ellas clasificadas como amenazadas o en peligro de extincin; pero las especies ms amenazadas son la carey y la siete filos o lad. En el noroeste de Mxico el consumo de caguama era tradicional entre las etnias seri de Sonora y muy probablemente tambin entre los indgenas californios de la Pennsula. Durante muchos aos se consumi este animal como fuente de protena ya que el abasto de otro tipo de carnes rojas era muy escaso; poco a poco esta situacin fue cambiando, pero subsisti la tradicin del consumo de caguama, especialmente durante la cuaresma como un sustituto de la carne roja. Durante la dcada de 1950 y 1970 hubo una muy intensa actividad pesquera sobre estos animales y sus poblaciones sufrieron declinaciones muy drsticas, durante estos aos en Mxico se realizaba el 50% de la pesca comercial de caguama del mundo. Desde 1990 se estableci una veda total al comercio y uso de productos de tortuga marina y aunque actualmente ya no se pesca la tortuga marina legalmente an se capturan y mueren muchas tortugas en redes de deriva y palangres. Las caguamas son animales que necesitan respirar aire y al estar atrapadas en las redes, no pueden salir a
  8. 8. respirar, cuando los pescadores revisan sus redes son liberadas muertas o moribundas y al morir frecuentemente se varan en las playas cercanas dando la impresin de que hay grandes nmeros de caguamas en el mar. En un estudio hecho en desde 1995 y hasta 2003 se evaluaron tortugas que se encontraron varadas o en los basureros, los investigadores encontraron un total de 1945 caguamas muertas en Baha Magdalena; de estas, las especies que ms frecuentemente fueron encontradas varadas en la playa fueron la amarilla y la prieta, mientras que en los basureros se encontr una mayor frecuencia de tortugas prietas. Los investigadores repitieron el estudio de 2006 a 2008, pero ahora en diferentes comunidades en todo el Estado y encontraron 1014 carapachos, la mayor parte de ellos en Guerrero Negro y Baha Magdalena. En la primera parte del estudio, se encontr que el 91% de las tortugas prietas que se encontraron presentaban evidencia de que fueron utilizadas para consumo, mientras que las menos consumidas fueron las carey. En la segunda parte slo encontraron seales de consumo en 45.5% de las caguamas y la especie que ms se consumi fue la verde o
  9. 9. lora seguida de la amarilla. Lo ms grave es que en ambos estudios, la mayora (90 al 99%) de las caguamas encontradas fueron caguamas juveniles, especialmente las carey. En el estudio se calcul una mortalidad de ms de 600 caguamas al ao. Los investigadores tambin encontraron que la mayor mortalidad por pesca incidental se presenta durante las corridas de guitarra y por la pesca de lenguado, para las que se utilizan redes agalleras de fondo. Por esta razn, es bien importante trabajar con las autoridades pesqueras para disear redes ms seguras para las tortugas. En el segundo estudio, los investigadores tambin aplicaron algunas encuestas y en ellas encontraron que 46% de los entrevistados acostumbran comer carne de caguama y que los lugares donde se venden principalmente son Guerrero Negro, Todos Santos y Baha Magdalena. El que la mayora de las caguamas que se encontraron en ambos estudios sean juveniles quiere decir que, ya sea por pesca incidental o po