l ... EL COMPORTAMIENTO DEL ELECTORADO URUGUAYO EN EL PLEBISCITO DE REFORMA CONSTITUCIONAL DEL 8DE...

download l ... EL COMPORTAMIENTO DEL ELECTORADO URUGUAYO EN EL PLEBISCITO DE REFORMA CONSTITUCIONAL DEL 8DE DICIEMBRE

of 60

  • date post

    05-Aug-2020
  • Category

    Documents

  • view

    0
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of l ... EL COMPORTAMIENTO DEL ELECTORADO URUGUAYO EN EL PLEBISCITO DE REFORMA CONSTITUCIONAL DEL 8DE...

  • l •

    ••l • ••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

    MONOGRAFÍA TERMINAL ,,_/

    LICENCIATURA EN CIENCIA POLÍTICA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES

    EL COMPORTAMIENTO DEL ELECTORADO URUGUAYO EN EL PLEBISCITO DE REFORMA

    CONSTITUCIONAL DEL 8 DE DICIEMBRE DE 1996

    T CP 042 El comporlarniento de ... Ferrando. Osear

    ,~... 1111111111111 IIIIJIII IIII!/II 1111 11111111111111 1111/111 i1II1 ~ FcsnCP42

    \

    ~,

    áSCAR FERRANDO Octubre 1997

    ~-~'-~.

  • LOS INSTITUTOS DE DEMOCRAClA DlRECTA

    F:I ' .••••••••••••••••••••••••-.••••••••••••••••••••••• ~~-~-

    SUMARIO

    INTRODUCCION

    EL EMPUJE REFORMISTA DE LOS 90

    EL PLEBISClTO DE 1996

    CONCLUSIONES

    BIBLIOGRAFIA

  • ,. 1) Expertos en .Derecho Constitucional -Horacio Cassinelli Muñoz, José A.Cagnoni- consideran que técnicamente ~ 00 se trata de una nueva Constitución, sino de enmiendas a la de 1966.

    I

    j ,! I,

    •••••••l.i.•••••••••••••••l.'.~.~. 1; • l"~e~:.~. i~ •

    I~• l'I~.r.'.l.••'.e,. •~.1.

    1=t~

    3

    1. INTRODUCCION

    A lo largo del siglo que termina en el Uruguay se registran numerosos intentos de reforma constitucional. Los primeros proyectos datan de los inicios mismos del siglo: la reforma de la ConstI- tución fundacional de 1830 se concreta en 1917. A ella siguieron las reformas de 1934, 1942, 1951, 1966. El pasado 8 de diciembre de 1996 se aprobó la última reforma, dando origen a nuestra 7a Carta Magna (') .

    Mientras la Constitución de 1830 duró, pues, casi 90 años, en los siguientes 80 años hemos tenido seis constituciones, además de algunas enmiendas parciales (1938, 1989, 1994) Yvarios pro- yectos rechazados (ver Cuadro n

    El recurso de reformar la 'Constitución, como via de solución de los conflictos, constituye una línea de larga duración en nuestra historia política desde las primeras décadas del siglo XX. Los actos comiciales han sido desde entonces -superada la época de las guerras civiles y los fraudes electorales- una referencia configuradora del sistema politico, el árbitro de las disputas, fuertemente legitimado y legitimador. .

    El comportamiento del electorado uruguayo en esas instancias -elecciones y plebiscitos- se ha transformado en un fértil campo de investigación, en los últimos 40 años y particularmente desde la transición democrática .

    En materia de elecciones, luego de 90 años de predominio del P.Colorado (PC), la ciudadanía volcó sus preferencias al PNacional (PN), a quien otorga el triunfo en las elecciones de 1958 y 1962 (y nuevamente en 1989); apoyó con su voto la presencia creciente de una tercera fuerza, el Frente Amplio (FA), desde su aparición en 1971, colocándolo en el gobierno de Montevideo en 1989 y 1994; Yconcede -en estas dos últimas elecciones- importantes apoyos a un cuarto actor, el Nuevo Espacio (NE). Nuestro tradicional sistema de partidos bipartidista da paso al multipartidismo: en Montevideo, desde 1971; en el país, al menos desde 1989, si no desde 1984.

    En las últimas elecciones nacionales, el 27 de noviembre de 1994, el electorado dividió sus preferencias entre tres grandes fuerzas políticas. y las dividió de tal manera que produjo un «empate» histórico: la diferencia entre el ganador y el tercero alcanzó apenas a 35.200 (1,7%), Ysignificó sólo !una_~a~cade diputados.

    ,~ En materia plebiscitaria, hasta 1971 ellas referían exclusivamente a reformas constitucionales _ ton la única excepción del «Plebiscito del Vintém>, un referendum contra un decreto municipal en Montevideo-, la iniciativa correspondía a los actores partidarios, y el electorado se alineaba claramen- te con las posiciones de los partidos o de sus fracciones.

    En 1980, el gobierno autoritario plebiscita su proyecto de reforma -el primero en que no partici- pan los partidos- que fracasó en un pronuncia~iento «histórico».

    Entre 1917 y 1980 hubo 19 proyectos de reforma constitucional sometidos a plebiscito y un referendum de carácter municipal: 20 en más de 60 años. Pero tan solo entre 1989 y 1996 hubo siete consultas populares .

    Desde el 16 de abril de 1989 al 8 de diciembre de 1996 la ciudadanía uruguaya decídió en las urnas acerca de cinco reformas constitucionales y dos referendos contra leyes emanadas del Parla- mento (ver Cuadro 2). Otros dos íntentos no pudieron concretarse pues no alcanzaron a cumplir los requisitos exigidos para su plebiscítación .

  • ••••••••••••••••••• I ••••••••••••••••••••••••••••••

    4 El retorno al régimen democrático (1985) trajo consigo significativas «novedades» que corres-

    ponde enfantizar: además del notable incremento de los actos plebiscitarios, los primeros ref~rendos contra las leyes, y la emergencia de actores sociales o corporativos como promotores de plebISCItos.

    La redemocratización replantea también un tema tradicional de la historia uruguaya, que el «incremento plebiscitario» agudizará: los intentos de la clase política por reformar la Constitución .

    El debate acerca de la reforma de)a Constitución ocupa la agenda durante esta última década, aunque recién se articula en 1994: el proyecto de «Maxi-Reforma>} fracasa en el propio Senado, y poco después se plebiscita la «Mini-Reforma», rotundamente rechazada por el electorado, a pesar del aparente apoyo de todas las fuerzas políticas .

    Finalmente, dos años después de las elecciones, el 8 de diciembre de 1996, tiene lugar el plebis- cito de reforma constitucional, donde nuevamente el electorado dividió sus preferencias en términos de «empate»: el proyecto de refonna contó con el respaldo del 50,45%. Resultó aprobado por 9.102 votos, solamente un 0,45%, luego de una larga y tensa espera del recuento de los votos observados: recién un mes después, el 7 de enero, la Corte proclamó el triunfo del SI. La diferencia entre los que apoyaron y los que -de un modo u otro- no lo hicieron fue 0,9% (18.294 votos).

    El objeto de estudio del presente trabajo será, pues, analizar el comportamiento del electorado uruguayo en este último plebiscito de reforma constitucional.

    Múltiples razones fundamentan esta opción. Entre ellas:

    1) la mencionada apelación al recurso de reformar la Constitución, como via de solución de conflictos, que ha sido una constante en la historia política uruguaya;

    2) a diferencia de los anteriores, este proyecto trascendió el clásico acuerdo entre sectores de los partidos tradicionales: involucró en su proceso a todos los partidos relevantes -e incluyó a todos sus sectores- y resultó, finalmente, del acuerdo entre tres de ellos;

    3) la consulta ciudadana del 8 de diciembre se inscribe en el «incremento plebiscitario» que registra nuestro país desde el retorno al régimen democrático de gobierno, en 1985;

    4) este plebiscito culmina -al menos provisoriamente- un largo y trabajoso proceso de intentos reformistas, iniciado también con la redemocratización, que sufrió frustaciones varias;

    5) el proyecto aprobado introduce cambios «revolucionarios» en las reglas de juego electoral, profundamente arraigadas en la cultura política nacional; cambios que impactarán sobre los partidos políticos, el propio sistema de partidos, la fonna de gobierno, los electores: en fin, sobre el sistemapolítico todo;

    6) la reforma fue aprobada por un estrechísimo margen (aunque ello no mengua su legitimidad);

    7) la paridad del resultado no coincide con las razonables previsiones: el proyecto de reforma fue impulsado por los dos grandes partidos tradicionales: el PC -por iniciativa del propio presidente Sanguinetti- y el PN, los dos «socios» de la coalición de gobierno, y por el novel Nuevo Espacio, y enfrentado por el Frente Amplio-Encuentro Progresista (FA-EP), dicho esto a grandes trazos pues las posiciones no fueron monolíticas: hubo desobediencias partidarias, con variedad de matices, en am-bos bandos .

    Los promotores del SI hablan obtenido en las elecciones de 1994, si sumamos el PC, PN y NE, el 65,4% de los votos emitidos, los 2/3 del electorado, mientras que el FA-EP, representó el 29,2% y el restante 5,4% se distribuyó entre los votos en blanco, anulados y votos a otros partidos .

    En bancas, el apoyo al proyecto contaba en principio con 22 senadores y 68 diputados, lo que aseguraba la aprobación de una Ley Constitucional que posibilitara la consulta antes de las elecciones de 1999: la Constitución exige el apoyo de 2/3 en cada cámara. Ya en esta Instancia parlamentaria

  • 1-: l.l. ••••••••••••••I • ••••••••••••••••••••••••••••••

    5 surgen las primeras discrepancias intrapartidarias, al punto que el PN declaró el tema como «asunto político», lo que obligaba a todos sus legisladores a votar afirmativamente el proyecto. No obstante, hubo un rebelde: el diputado Alem García, del MNR. A esta «rebeldia parlamentaria» se sumarán otras, a nivel de intendentes y dirigentes locales .

    A partir del sorpresivo resultado del,plebiscito -su pírrica aprobación- este trabajo intentará des- entrañar las razones de tal comportamiento ciudadano y dejará planteadas una serie de hipótesis .

    ¿Qué pasó con aquella previsible y