"Jesús y los marginados"

download "Jesús y los marginados"

of 10

  • date post

    05-Jul-2015
  • Category

    Spiritual

  • view

    749
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of "Jesús y los marginados"

  • 1. Leccin 7 para el 15 de febrero de 2014

2. Esta semana estudiaremos la forma en que Jess trat con las personas marginadas de su tiempo, para aprender cmo tratar a los marginados de nuestro tiempo. La respuesta de los marginados al Evangelio. Las prostitutas. Los perturbados mentales. Las personas sin moral: La mujer samaritana. Los publicanos y pecadores. 3. Jess les dijo: De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios. Porque vino a vosotros Juan en camino de justicia, y no le cresteis; pero los publicanos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, no os arrepentisteis despus para creerle (Mateo 21:31-32)Por qu los desechados de la sociedad respondan mejor al llamado del Evangelio que los escribas y fariseos? Los escribas y fariseos se consideraban dignos de ser hijos de Dios y no perciban la necesidad del arrepentimiento.Sin embargo, los desechados por la sociedad se consideraban indignos y, al recibir el llamado hecho con amor, reconocan su pecado y se arrepentan. 4. Dios ha hecho provisin para que todos los perdidos puedan llegar a ser sus hijos. El ms deleznable de los seres humanos puede ser elevado, ennoblecido, refinado y santificado por la gracia de Dios. Por eso Dios lo considera valioso. Y los que son obreros juntamente con Dios, los que estn llenos de la divina compasin, considerarn a todos de la misma manera. No importa la nacionalidad, el color o la condicin social, el misionero ver en todos ellos un ser comprado a un infinito precio con la sangre de Cristo, y no mostrar indiferencia, ni considerar a uno ms importante que otro E.G.W. (Review and Herald, 3 de diciembre de 1895) 5. Por lo cual te digo que sus muchos pecados le son perdonados, porque am mucho; mas aquel a quien se le perdona poco, poco ama (Lucas 7:47)Por definicin, una prostituta es una pecadora. Cuando Jess fue confrontado con este hecho y se le pidi que dictase sentencia, hizo tres cosas (Juan 8:1-11): 1. Guard silencio mientras escriba en el suelo los pecados de los acusadores (DTG, pg. 425) 2. Imprec a los acusadores a examinarse a s mismos y, si estaban libres de culpa, que ejecutasen la sentencia. 3. En lugar de condenar a la mujer pecadora, Jess le ofreci su perdn. Esto fue para ella el principio de una nueva vida, una vida de pureza y paz, consagrada al servicio de Dios. Al levantar a esta alma cada, Jess hizo un milagro mayor que al sanar la ms grave enfermedad fsica. Cur la enfermedad espiritual que es para muerte eterna. Esa mujer penitente lleg a ser uno de sus discpulos ms fervientes. Con amor y devocin abnegados, retribuy su misericordia perdonadora de todas las gentes, cp. 50, pg. 426) E.G.W. (El Deseado 6. Las perturbaciones mentales pueden tener diversas causas, como la posesin demonaca, el uso de drogas, desequilibrios metablicos, Sea cual sea la causa, estas personas no pueden ser ignoradas. En realidad, son los que ms ayuda necesitan, ya que no pueden pedir ayuda por ellos mismos. De los endemoniados gadarenos (Marcos 5:1-20) se dice que cuando sus labios se abrieron para pedirle misericordia, los demonios hablaron por su medio (E.G.W., DTG, pg. 304) Somos los instrumentos en manos de Dios para ayudar a los que no se pueden ayudar a s mismos, y mostrarles el amor de Dios. 7. Qu convenciones sociales quebr Jess y por qu? El odio que reinaba entre los judos y los samaritanos impidi a la mujer ofrecer un favor a Jess; pero el Salvador estaba tratando de hallar la llave de su corazn, y con el tacto nacido del amor divino, l no ofreci un favor, sino que lo pidi (E.G.W. DTG, cp. 19, pg. 155)De qu manera confront Jess a la mujer con la vida pecaminosa de ella? Antes que esa alma pudiese recibir el don que l anhelaba concederle, deba ser inducida a reconocer su pecado y su Salvador La interlocutora de Jess tembl. Una mano misteriosa estaba hojeando las pginas de la historia de su vida, sacando a luz lo que ella haba esperado mantener para siempre oculto (Id. pg. 158) Qu revela esta historia acerca de los prejuicios de los discpulos de Jess? Un judo no deba pedir nada prestado a un samaritano, ni aun un bocado de pan o un vaso de agua. Los discpulos, al ir a comprar alimentos, obraban en armona con la costumbre de su nacin, pero no podan ir ms all. El pedir un favor a los samaritanos, o el tratar de beneficiarlos en alguna manera, no poda cruzar siquiera por la mente de los discpulos de Cristo (Id. pg. 155) 8. Bendita mujer de Samaria! Durante el dilogo se haba sentido como en presencia de la Divinidad, y ahora con gozo reconoci a su Seor Esta pobre mujer tena hambre y sed de justicia, lista para aceptar al Salvador cuando le fue revelado. Cristo, que no revel su carcter a los orgullosos y escpticos fariseos y gobernantes, se revel a s mismo a esta humilde mujer que estaba lista para creer en l E.G.W. (Folleto Redemption: or the Teachings of Christ, the Anointed One, pg. 29) 9. Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento (Mateo 9:13)Los publicanos se encargaban de recaudar los impuestos que Roma impona a los judos (y, en general, quedarse con ms de lo que les corresponda), pero Jess era con ellos bondadoso, corts y amigable. Mateo recibi su llamamiento mientras ejerca su trabajo (Mt. 9:9) y, dejndolo todo, sigui a Jess. Poco despus, invit a sus antiguos compaeros para compartir con ellos a Jess. Jess no solo llama a los pecadores, sino que adems los usa para alcanzar a aquellos que fueron como ellos. 10. Cada alma es el objeto del amoroso inters de Aquel que dio su vida para poder traer de vuelta a los hombres hacia Dios. Este ansioso y perseverante inters expresado por nuestro Padre celestial nos ensea que los desamparados y perdidos no deben ser pasados por alto con indiferencia. Ellos son la creacin de Dios y el objeto de su redencin. Si los juzgamos por nuestro propio criterio, podramos estimar a muchos que se encuentran degradados como si no tuvieran esperanza. Pero el Seor ve el valor de la plata en ellos. Aunque no busquen ayuda, l los considera de gran valor. El que ve ms all de lo superficial, sabe cmo tratar a las mentes humanas. Sabe cmo atraer a los hombres al arrepentimiento. Sabe que si ellos se ven a s mismos como pecadores, se arrepentirn y se convertirn a la verdad. Esta es la obra que se nos ha encomendado E.G.W. (El ministerio de la bondad, cp. 31, pg. 258)