Hesiodo Fragmentos

download Hesiodo Fragmentos

of 272

  • date post

    22-Oct-2015
  • Category

    Documents

  • view

    194
  • download

    11

Embed Size (px)

Transcript of Hesiodo Fragmentos

  • HESODO

    INTRO D UCCIN, TRAD UCCI N Y NO TAS DE

    AURELIO PREZ JIMNEZ Y

    ALFONSO MARTNEZ DEZ

    &EDITORIAL GREDOS

    HECTORTexto escrito a mquinaFRAGMENTOS

    HECTORTexto escrito a mquina

    HECTORTexto escrito a mquina

    HECTORTexto escrito a mquina

    HECTORTexto escrito a mquina

    HECTORTexto escrito a mquina

  • BIBLIOTECA CLSICA GREDOS

    HECTORNuevo sello

  • Segn las normas de la B. C. G., la traduccin de esta obra ha sido revisada por Luis Alberto de Cuenca y P rado.

    Asesor para la seccin griega: C arlos G arca G u a l .

    O EDITORIAL GREDOS, S. A.

    Snchez Pacheco, 81, Madrid. Espaa, 1978.

    A. Prez Jimnez ha traducido las Obras y A. Martnez Diez los Fragmentos.

    Depsito Legal: M. 34285-1978.

    ISBN 84-249-3517-9. Guaflex.

    Grficas Cndor, S. A., Snchez Pacheco, 81, Madrid, 1978.4895.

  • INTRODUCCIN GENERAL

    1. Datos biogrficos

    La existencia real de Hesodo no ha suscitado entre los investigadores las dudas que envuelven la figura semilegendaria de Homero, si bien no faltan relatos ficticios sobre su origen, su vida y su muerte Es el producto de la mente creativa de quienes quisieron dar historia a los poetas cuyas obras son punto de arranque para casi toda la literatura posterior.

    Lo nico seguro que sabemos de Hesodo son las noticias que l mismo, fiel a las tendencias individualiza- doras que apuntan ya en su poca, nos ha procurado en sus obras.

    El padre de Hesodo era. un comerciante de la ciudad eolia de Cime que, arrumado, se traslad a Ascra, en Beocia, donde adquiri alguna fortuna (Trabajos 631- 640).

    La aceptacin de la noticia sobre el viaje del padre de Hesodo plantea ante itodo un problema: cmo se concilia el hecho de que, huyendo de Calcis por su pobreza, vaya a establecerse precisamente en Ascra?

    1 Para una exposicin pormenorizada de todas esas leyendas, cf. P. Mazon, Hsiode, Thogonie, Les Travaux et les Jours, Le Bouclier, Paris, 1928, pgs. IX-XIV.

  • 8 OBRAS Y FRAGMENTOS

    Ya en la antigedad debi parecerle ridculo al historiador foro que el arruinado navegante buscara fortuna en una aldea que el propio Hesodo describe como mala en invierno, irresistible en verano y nunca buena2 y cuyos pobres recursos econmicos quedan de manifiesto a lo largo de todo el poema. Ante tal evidencia, las elucubraciones del historiador llevaron a concluir otra razn para aquella travesa: tal vez una huida por asesinato. Semejante hiptesis se basaba sin duda en el testimonio de los poemas homricos, donde el destierro es el nico camino de salvacin para los que han matado a otro dentro del marco de la tribu y la pena corriente fuera del seno familiar. Aunque esta teora no deja de tener simpatizantes en la crtica de nuestro siglo, su motivacin es injustificada3.

    La posicin de Ascra como centro de culto con festivales peridicos en honor de las Musas del H elicn4, explica mejor los atractivos de la aldea para el padre de Hesodo. Tales fiestas deban suponer, como es natural, aglomeraciones de gentes venidas de otros lugares que representaban una buena oportunidad para el comerciante avisado. As el padre de Hesodo, que haba desempeado en otro tiempo semejante profesin, debi pensar que el lugar era apropiado para reanudarla al tiempo que un pequeo lote de tierra, mal que bien, le proporcionaba suficientes medios para vivir con sus hijos sin necesidad de afrontar los riesgos de la navegacin. Y que le fue bien es evidente a juzgar por la situacin econmica de que goza Hesodo y por el hecho de que la herencia legada por l permitiera una divisin.

    - 1 rauujui i m j .5 Cf. P. Walcot, Hesiod and the Near East, Cardirr, 19,

    pginas 107 y ss. . .4 V a se e l testimonio d e P ausanias, Descripcin de Grecia

    IX 29.

  • INTRODUCCIN GENERAL 9

    Hesodo mantuvo, al menos, un pleito con su hermano Perses a causa de la herencia de su padre, y l fue quien sali perjudicado (Trabajos 27-41).

    La cuestin relativa al pleito o pleitos entre Hesodo y Perses, as como la existencia real de este ltimo, tiene dividida a la crtica. Algunos autores niegan el carcter verdico de ambos temas: Perses, y cuanto a l se refiere, no pasara de ser un simple recurso potico para presentar el programa didctico de H esodo5. Sin embargo, no hay razn para negar la existencia de Perses si se tiene en cuenta que otras noticias biogrficas insertas en los poemas parecen seguras. Adems, la misma imprecisin con que Hesodo nos habla de su hermano puede constituir un argumento a favor de su veracidad. Si Perses nicamente existi en la imaginacin de Hesodo, por qu no prefiere el poeta una situacin mtica como base para sus consejos, al igual que Fnix en la Ilada cuando trata de influir sobre el joven Aquiles, o como l mismo parece haber hecho en sus Mximas de Quirn?6.

    La iniciacin potica de Hesodo tuvo lugar en las laderas del Helicn mientras cuidaba sus rebaos (Teogonia 22-24). Cuenta Hesodo que, mientras apacentaba sus ovejas por las laderas del Helicn, se dirigieron a l las Musas y luego le entregaron una rama de laurel a modo de cetro que simboliza la misin proftica que le haban encomendado. Hesodo parece creer firmemente que ha recibido tal iniciacin de las propias Musas y a ellas dedicar, como veremos, el trpode logrado en los certmenes de Calcis. Pero, cmo debemos entender la realidad de esta aparicin de las Musas al

    5 Esa es la postura, por ej., de H. Munding, Hesiods Erga in ihrem Verhaltnis zur Ilias, Frankfurt, 1959, y de J. B lsch, Formen und Inhalt von Hesiods individuellem Denken, Bonn, 1970.

    6 P. W alcot, Hesiod..., pg. 105.

  • 10 OBRAS Y FRAGMENTOS

    poeta? Para la comprensin de vivencia tan extraa a la mentalidad moderna es preciso tener presente que Hesodo comparta las creencias religiosas de los campesinos de Beocia, los cuales, con cierta frecuencia, vean en los parajes agrestes a las Ninfas o quedaban nymphleptoi, posesos por ellas; y conviene tambin no perder de vista que, como rapsodo, tena la misma fe que Homero en las Musas. No es, por tanto, difcil imaginar que, mientras apacentaba sus ovejas en el Helicn, pasase por una experiencia anloga a la de sus paisanos y atribuyese el origen de la misma a las Musas, cuya presencia numinosa crey tan vivamente percibir, en aquellos parajes familiares, a pesar de poner la tradicin en Pieria, al pie del Olimpo, la sede de stas7.

    Para la aceptacin real del cetro que las Musas ofrecen al poeta, valga la explicacin de que Hesodo pensara, despus de la visin, que su bastn de pastor se haba transformado en bculo de cantor 8.

    A pesar de que los poemas de Hesodo coincidan en algunos tpicos con literaturas y poetas diferentes, la experiencia en s es real. La existencia de paralelos anteriores puede haber determinado al poeta en la manifestacin literaria de su vivencia, pero ello no implica que debamos desechar todo el relato como pura ficcin potica. Tampoco la existencia de una disputa entre dos hermanos en un texto hetita impone el que neguemos todo valor real al litigio entre Hesodo y Perses para calificarlo de simple tpico literario.

    Hesodo, finalmente, particip como aedo en los juegos fnebres de Anfidamante, rey de Calcis, y all obtu

    7 L. Gil, Los antiguos y la inspiracin potica, Madrid, 1967, pgina 23.

    ' Cf. W. J. V er d en iu s , Notes on the Proem of Hesiods Theogony, Mnemosyne 23 (1972), 225-260.

  • INTRODUCCIN GENERAL 11

    vo como premio un trpode que dedic a las Musas delHelicn (Trabajos 650-662).

    Esta ltima noticia ha encontrado escasa oposicin entre los crticos y es uno de los principales argumentos que se esgrimen para situar cronolgicamente a nuestro poeta. El material arqueolgico demuestra la existencia de competiciones poticas semejantes en juegos fnebres de finales del siglo v in y principios del v il antes de Cristo. En Atenas, por ejemplo, han aparecido cinco trpodes beocios, fechables entre 700-600 a. C., que prueban cmo estos certmenes atraan participantes de diversas localidades de Grecia. Es muy importante un fragmento aparecido en Tebas con una inscripcin cuyo tipo de letra nos remonta a los primeros aos del siglo v il a. C.; por ella sabemos que fue ganado en los juegos fnebres de un tal Ecropo y que lo dedic Isdi- co a Apolo. Estas ilustraciones arqueolgicas ratifican, pues, la verosimilitud del viaje de Hesodo a Calcis9.

    2. El problem a cronolgico

    La datacin cronolgica de Hesodo ofrece diferencias muy acusadas segn las opiniones de los distintos autores. Es exagerada la cronologa que, basndose en la posicin de los astros, calcula su vida hacia el siglo IX a. C.; esta argumentacin astronmica slo nos proporciona una fecha post quem, 850 a. C., que el contenido mismo de los poemas rebaja por lo menos en un siglo. En el otro extremo estn los autores que sitan a Hesodo ms cerca de Soln que de Homero o se limitan a dar como fecha ante quem la poca de Sem- nides de Amorgos, segunda mitad del siglo v il y primera del vi a. C. Dentro de posiciones intermedias, la

    Vase P. W alcot, Hesiod..., pgs. 119-120.

  • 12 OBRAS Y FRAGMENTOS

    pugna ms enconada se libra entre quienes sostienen que la composicin de la Teogona tuvo lugar en el ltimo tercio del siglo v m y los que son partidarios, por el contrario, de la primera mitad del siglo vu a. C. Veamos algunos de los puntos sobre los que gira el debate 10.

    Sabemos que en la fundacin de Cumas, primera colonia griega en Italia, fechada en 750 a. C., intervinieron hombres de Calcis, Eretria y Cime. Apoyndose en la actividad colonizadora de la Cime eolia, de la que se dice haber establecido las colonias ms antiguas en tierra extranjera como, por ejemplo. Side en Panfilia, es posible creer que los cimeos que colaboraron en la colonizacin de Cumas eran de esta Cime y no del puerto eubeo del mismo nombre n. Partiendo de aqu, ta