Gnothi seauton 044

of 30 /30
1 CONTENIDO La belleza del Rio Amazonas, Nueva Maravilla Natural del Mundo Pitágoras y la Masonería, R:.H:. Carlos Quintanilla Yerena, Cortesía del R..H:. Jorge Dominguez 33° Rito Escocés Antiguo y Aceptado, Edit. “A Trolha” Discurso de Orden en la Gran Tenida Blanca por 191° Aniversario de la Proclamación de la Independencia del Perú, R:.H:. Abel Contreras Sufling, Gran Orador de la G:. L:.P:. Masonería: Evolución Constante, Q:. H:. Jorge Padilla Panozo, Resp:.Resp:. Log:. Gabriel Rene Moreno N° 27,Vall:. Santa Cruz. Aniversario de creación de la 1ra. Bandera Peruana, R:.H:. Manuel A.Weydert Zárate. Un Constructor Masón de la Independencia Peruana, Mariano Necochea, M:. R:. H:. Angel Jorge Clavero.(discurso) Caminando con las estaciones, Q:.H:. Andrés Escudero Cabada. Hiram de Tiro, Hiram Abif, Adon Hiram, Q:.H:. Máximo E. Calderon. Los Principios Herméticos y el Hermetismo, R:.H:. Jorge Domínguez Amazonas Séptima Maravilla Natural del Mundo, Q:. H:. Juan Manuel del Aguila Tafur, Cortesía del R:.H:. Weider Hidalgo Lozano, Resp:. Log:. Felipe Enrique Espinar N° 95 El Ave Fénix en la Masonería, R:.H:. Lázaro Hael, -Cortesía del R:. H:. Buby Ortíz, Grupo Masónico Rito York. La Partícula de Dios, R:.H:. Nilo Gutierrez Espínola. La Libertad, Kahil Gibran. No te Arrugues antes de tiempo, Corpo Líneal. LA BELLEZA DEL RÍO AMAZONAS, NUEVA MARAVILLA NATURAL DEL MUNDO Para empezar, el Amazonas con sus 6 800 kilómetros es el río más grande del mundo en volumen con un caudal total mayor al de los primeros diez ríos del mundo sumados. Es más, representa aproximadamente un quinto del caudal de los ríos del mundo y tiene la mayor cuenca del planeta. Asimismo, la selva amazónica se desarrolla alrededor del río Amazonas y de su cuenca fluvial, ocupando la Amazonía alrededor de 5 500 000 kilómetros cuadrados de nueve países (Perú, Bolivia, Brasil, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Guayana Francesa y Surinam). Estas son solo alguna de las razones por la que el río Amazonas llegó a ocupar un lugar en la exclusiva lista de las siete maravillas naturales del mundo.

Embed Size (px)

description

 

Transcript of Gnothi seauton 044

  • 1

    CONTENIDO

    La belleza del Rio Amazonas, Nueva Maravilla Natural del Mundo

    Pitgoras y la Masonera, R:.H:. Carlos Quintanilla Yerena, Cortesa del R..H:. Jorge Dominguez 33

    Rito Escocs Antiguo y Aceptado, Edit. A Trolha

    Discurso de Orden en la Gran Tenida Blanca por 191 Aniversario de la Proclamacin de la Independencia del Per, R:.H:. Abel Contreras Sufling, Gran Orador de la G:. L:.P:.

    Masonera: Evolucin Constante, Q:. H:. Jorge Padilla Panozo, Resp:.Resp:. Log:. Gabriel Rene Moreno N 27,Vall:. Santa Cruz.

    Aniversario de creacin de la 1ra. Bandera Peruana, R:.H:. Manuel A.Weydert Zrate.

    Un Constructor Masn de la Independencia Peruana, Mariano Necochea, M:. R:. H:. Angel Jorge Clavero.(discurso)

    Caminando con las estaciones, Q:.H:. Andrs Escudero Cabada.

    Hiram de Tiro, Hiram Abif, Adon Hiram, Q:.H:. Mximo E. Calderon.

    Los Principios Hermticos y el Hermetismo, R:.H:. Jorge Domnguez

    Amazonas Sptima Maravilla Natural del Mundo, Q:. H:. Juan Manuel del Aguila Tafur, Cortesa del R:.H:. Weider Hidalgo Lozano, Resp:. Log:. Felipe Enrique Espinar N 95

    El Ave Fnix en la Masonera, R:.H:. Lzaro Hael, -Cortesa del R:. H:. Buby Ortz, Grupo Masnico Rito York.

    La Partcula de Dios, R:.H:. Nilo Gutierrez Espnola.

    La Libertad, Kahil Gibran.

    No te Arrugues antes de tiempo, Corpo Lneal.

    LA BELLEZA DEL RO AMAZONAS, NUEVA MARAVILLA NATURAL DEL MUNDO

    Para empezar, el Amazonas con sus 6 800 kilmetros es el ro ms grande del mundo en volumen con un caudal total mayor al de los primeros diez ros del mundo sumados. Es ms, representa aproximadamente un quinto del caudal de los ros del mundo y tiene la mayor cuenca del planeta.

    Asimismo, la selva amaznica se desarrolla alrededor del ro Amazonas y de su cuenca fluvial, ocupando la Amazona alrededor de 5 500 000 kilmetros cuadrados de nueve pases (Per, Bolivia, Brasil, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Guayana Francesa y Surinam).

    Estas son solo alguna de las razones por la que el ro

    Amazonas lleg a ocupar un lugar en la exclusiva lista de las

    siete maravillas naturales del mundo.

  • 2

    R:. H:. CARLOS QUINTANILLA YERENA, Cortesa del R:.H:. JORGE DOMINGUEZ 33

    PITGORAS. SU VIDA

    Pitgoras, personaje legendario, fue

    originario de la Isla de Samos, una de las

    islas ms florecientes de Jonia, situada en

    el Mar Egeo, en la antigua Grecia. Nace

    entre los aos 580-586 A. C. de Parthenis, su madre y de Mnesarco

    tallador de gemas y rico comerciante de

    sortijas, la Pitonisa de Delfos consultada

    en un viaje por los jvenes esposos, les

    predijo que tendran un hijo que sera

    til a todos los hombres de todos los

    tiempos, desde su concepcin lo dedican

    con fervor a la luz de Apolo. Se inici

    como atleta y posteriormente se consagr

    al estudio de la Filosofa, segn se dice,

    concepto creado por l como amante de la sabidura; fundador de la Escuela

    Itlica; Despus de la destruccin ilegal

    de su escuela en Crotona se establece en

    Metaponto (Metapontum), Lucania,

    Italia, en el Templo de Apolo, ms

    conocido como el Templo de las Musas.

    Donde fallece, se dice, que por inanicin

    a los ochenta aos, en el ao 500 A. C.

    Le corresponde vivir en la poca en que

    gobernaba las islas griegas el tirano

    Policrato o Polcrates, quien capturaba

    individuos para exportarlos como

    esclavos a Asia Menor, contrario al

    pensamiento de Libertad del filsofo de

    Samos. Polcrates fue ejecutado por los

    persas hacia el ao 523 A. C.

    Pitgoras fue alumno de Thales de Mileto, por consejo de quien se traslad a

    Egipto donde radic durante veintids

    aos. Amasis el Faran de Egipto cuya

    esposa era de la regin de Cirene, Grecia,

    presenta a Pitgoras con los grandes

    sacerdotes de Menfis, quienes no estn

    dispuestos a admitir a un extranjero en su

    seno y mucho menos tratndose de

    alguien tan joven y presuntuoso, adems

    de los prejuicios hacia los griegos a

    quienes consideraban superficiales.

    PITGORAS Y SU FILOSOFA

    Desde su infancia, Pitgoras dialog con los sacerdotes de Samos y con los sabios

    de Jonia, principalmente expertos en la

    fsica, quienes le abrieron nuevos

    horizontes, pero ninguno le satisfizo, l

    buscaba el lazo, la sntesis, la unidad

    del gran todo, por lo que se encuentra

    con grandes contradicciones, que lo

    conducen a elevar su esfuerzo supremo

    para encontrar el camino que conduce al

    sol de la verdad y al centro de la vida.

    Pitgoras es el maestro de la Grecia laica,

    como Orfeo lo es de la Grecia sacerdotal.

    Los Pitagricos comunicaban la doctrina

    secreta de su maestro por signos simblicos, por lo tanto segn Arstocles,

    ms conocido como Platn o como el

    Divino, dej poco escrito, subsisten los

    Versos Dorados de Lysis. Todas sus

    ancdotas se pintan de sabidura.

    Pitgoras al igual que otros

    reformadores, en conjunto llegan a

    comprobar que en ciertas pocas una

    misma corriente espiritual atraviesa

    misteriosamente por toda la

    humanidad.

    PITGORAS EL INICIADO

    Pitgoras cruz todo el mundo de su poca: Africa, Asia, Menfis y Babilonia,

    en esta gran Ciudad vivi durante doce

    aos, despus de haber sido iniciado en

    los rituales egipcios y caldeos, en

    Babilonia logra penetrar en los

    arcanos de la antigua magia, en esta

    Ciudad conoce a un pequeo grupo de

  • 3

    pensadores que defendan a toda costa la

    justicia frente a los gobernantes

    dspotas, conoce los principios eternos

    del universo, supera a sus maestros de

    fsica de su tierra natal; pudo comparar

    las ventajas e inconvenientes del monotesmo judo, del politesmo griego,

    del trinitarismo Indio y del dualismo

    persa, concluye que todas las religiones

    conducen a una misma verdad,

    tamizadas por diversos grados de

    inteligencia, de conciencia y sobre todo

    influan los diferentes estados sociales,

    concluye que la humanidad de la poca

    estaba amenazada por la ignorancia de

    los sacerdotes, el materialismo de los

    sabios y la indisciplina de las

    democracias.

    Regresa a Grecia con el proyecto de una

    obra misteriosa y grande, despertar el

    alma dormida de los Dioses en los

    santuarios; devolver su fuerza y su

    prestigio al templo de Apolo el Dios

    solar, el verbo solar, la palabra universal,

    el gran mediador, el Vishnu de los

    Indios, el Mitras de los Persas, y el Horus

    de los Egipcios. La idea de Pitgoras era

    fundar una escuela de ciencia y de vida

    de donde surgieran los polticos y lo sofistas, hombres iniciados, madres

    verdaderas y hroes puros, contaba con

    las bases para crear una religin

    universal, abierta a todas las verdades,

    funda su escuela en Crotona, donde se

    establece, con todas las formalidades de

    lo que muy posteriormente es la

    francmasonera.

    Pitgoras enseaba entre sus materias:

    fsica, geometra, creador del problema

    geomtrico denominado Cuadragsimo Sptimo de Euclides; Msica, habiendo inventado varios instrumentos;

    Meditacin; El Poder Mstico de los Nmeros; La Metempsicosis como la transformacin de las almas, era una

    materia principal; Misterios Eleusinos (Eleusinianos), que como sabemos

    fueron creados por Triptolomeo, hijo del

    Rey Eleusio (3,400 A. C.) y que le

    dirigan sus ritos a Ceres Diosa de la

    Agricultura, sin embargo lo que enseaba

    Pitgoras a los iniciados era precisamente que la Diosa era una

    alegora que representaba a la tierra,

    cuyas revoluciones celestes causan la

    fecundidad, es decir saban el tiempo

    exacto de la semilla, su germinacin,

    produccin y recolecta de los frutos, que

    hasta la fecha estn ntimamente ligados

    con los Equinoccios y con los Solsticios;

    slo se daba este conocimiento a los que

    se consideraban dignos de ello.

    La adoracin del hombre Ario fue desde

    el principio de la civilizacin hacia el sol,

    como fuente de luz, del calor de la vida.

    Consientes de ello viene lo simblico

    cuando el pensamiento de los sabios se

    elev del fenmeno a la causa, concibieron tras aqul fuego sensible y

    aqulla luz visible, un fuego inmaterial y

    una luz intangible. El hombre es un

    reflejo de la luz del sol, que crea su

    propia luz, y esa luz es ms preclara en

    los de alma pura, cuya bveda est

    pintada de estrellas, invoca al sol de

    gracia, al fuego de amor, conciliador y

    purificador. Es el sol que en Egipto

    equivale a Osiris, cuando Hermes

    Trismegisto pide contemplar el origen de

    las cosas.

    LA ESCUELA DE CROTONA

    1.- Los discpulos usaban indumentaria de la ms sencilla;

    2.- Todas sus posesiones pasaban a

    formar parte de un fondo comn;

    3.- Tres aos los destinaban a la pobreza

    voluntaria con un silencio absoluto;

    4.- Los alumnos eran sumamente

    investigados en cuanto a su discrecin, y

    se les aplicaban severas pruebas sobre su

    fortaleza e imperio sobre s mismos. Se dividan en esotricos y exotricos:

    4.1.- Segn Jamblico, los esotricos

    constituan la verdadera escuela;

    4.2.- Los exotricos daban al pueblo

    instrucciones generales en filosofa.

    Existan tres grados como en el

    simbolismo actual; el Primero o los

    Matemticos se ocupaba de las ciencias

    exactas; el Segundo o Teorticos se

    ocupaban del conocimiento de Dios y del

    estado futuro del hombre y el Tercero o

    grado superior se comunicaba nicamente a un nmero limitado cuya

    inteligencia era capaz de alcanzar la

    fruicin completa de la filosofa

    Pitagrica. Pitgoras por su parte daba

    instrucciones secretas de su doctrina

    interior y explicaba el significado oculto

    de sus smbolos, muchos de ellos trados

    de Egipto.

    La escuela de Crotona tuvo una duracin

    de treinta aos, fue tan intensa su

    actividad que mantuvo el poder poltico en Crotona y en otras ciudades de la

    regin, la ms rica de las cuales fue

    Sbaris. Coinciden estos treinta aos con

    la acuacin de moneda en las ciudades

    de toda la regin. Termina con esta

    escuela un acaudalado de nombre Kylo

    ya que su admisin fue rehusada y tom

    venganza, quem a cuarenta discpulos

    de Pitgoras en la casa de Milo.

    Pitgoras termina su vida predicando la

    naturaleza de la humanidad

    espiritualizada y todos sus

    conocimientos, principalmente en Grecia, inicia a mujeres desde muy

    jvenes, incluyendo en su programa de

    estudios el conocimiento del Avesta para

    convertir a las ms avanzadas en

    pitonisas.

    Despus de la muerte de Pitgoras sus

    discpulos formaron en Crotona un

    compendio de sus doctrinas, as como

    sus smbolos y enseanzas esotricas

    aunque muchos de ellos hasta la fecha

    son inexplicables y sin solucin. De esta

    parte a travs de los venecianos y de los griegos Pedro Gower y Groton, segn

    John Locke llega la masonera a

    Inglaterra.

    Entre las enseanzas que nos deja

    Pitgoras podemos considerar algunas

    mximas: el ilustrar nuestra

    inteligencia encontrando la elocuencia

    de nuestro propio genio; aprender a

    atraer la muerte o rechazarla; a tratar

    de comprender el principio y fin de las

    cosas; a combatir con amor e

    inteligencia porque el odio nos hace

    inferiores a un adversario cualquiera;

    que con nuestros hechos podemos

    atraer la luz divina; que podemos

    formar la cadena mgica de las

    voluntades; cultivar nuestro templo

    interno para hacerlo cada vez ms

    profundo y macizo y que los iniciados

    podemos hojear las pginas del universo,

    aprender del esplendoroso sonido

    acompasado de la lira de oro, y como una

    sola antorcha de luz, hacer brillar a nuestro gnero, el gnero humano y a

    nuestros pueblos fincarlos siempre por la

    superacin espiritual.

    PITGORAS FUENTE

    INSPIRADORA PARA LAS

    SIGUIENTES REFLEXIONES:

    Pitgoras, con su sistema inicitico predecesor de la Masonera nos deja

    algunas reflexiones:

    EL SER.- Cuando todas las neuronas

    tienen energa de conocimiento, el Ser

    o Ente lo aplica para s mismo y para

    los dems, en este caso al referir al Ser o

    Ente estamos apelando al Ser Humano,

    que se caracteriza, principalmente, por

    esa energa grave que se encuentra en

    todas y cada una de las neuronas del

    cerebro y que se alimenta con el

    conocimiento del individuo mismo.

  • 4

    Caractersticas anmicas para

    perfeccionar el alma y estar en

    condiciones de modelar al hombre. El

    hombre es diferente del Ser, el

    Hombre es la capacidad gnea, que se

    llama cuerpo vital con conocimientos,

    lo contrario a un ser animal, cuyo nivel

    de inteligencia es muy bajo y no

    conlleva niveles de conciencia.

    El ente humano deontolgico, es el reflexivo y que aplica esa reflexin a las

    ideas adquiridas o percibidas que se

    generan por medio de la sensacin y de

    la conciencia; puede unirlas o separarlas,

    formando las ideas universales, y stas a

    su vez pueden ser ideas generales o ideas

    especficas, recordemos que el hombre es

    un ser finito que sin inteligencia no podra arrancar de la naturaleza sus ms

    ocultos secretos, todos somos

    copropietarios de la sapiencia del

    mundo entero y con ello nos

    encontramos ante el derecho

    inalienable de la libertad de la palabra

    oral o escrita que nos permite manifestar

    ideas para trascender a travs del

    pensamiento, que es infinito.

    Un pueblo inteligente tiene conciencia de

    sus males, el brbaro los ignora, y el envilecido hace gala de ellos, se

    sumerge cada da ms en la degradacin

    y como el loco que cubierto de jirones se

    cree rico, omnipotente, mueve a lstima a

    los que le observan.

    Las ideas intelectuales son la experiencia, ya externa, mediante la cual

    percibimos los objetos existentes fuera

    de nosotros, ya interna, con la cual

    percibimos las mutaciones y afecciones

    del yo, luego entonces la sensacin y la conciencia son las dos fuentes o causas de las ideas y como consecuencia del

    conocimiento.

    LA RAZN.- El hombre tiene, a travs

    de su existencia, metas que cumplir,

    desde la ms esencial como lo es la

    conservacin de su vida, hasta llegar a la

    senectud y consolidar la realizacin de su

    perfeccionamiento y para lograrlas

    necesita de la ayuda y colaboracin del

    resto. Vivir en sociedad es la condicin

    sine qua non, para realizar sus objetivos.

    Si entendemos por razn la facultad del

    hombre que lo diferencia de los dems

    animales y que es la capacidad activa,

    intuitiva o discursiva que le permite

    alcanzar conocimientos universales, la

    razn nos hace vencer los obstculos y

    crear las ciencias y las artes, porque la

    humanidad no es el hombre sujeto a la

    muerte, es la inteligencia en su ideal

    ms absoluto, la hiptesis de la unin de

    las dos naturalezas: de la material que

    cambia de forma y de la racional, que

    es eterna. Sin embargo, la razn tambin

    puede extraviarse si no existe el grado de

    conciencia adecuado para digerir las

    ideas que entran en ella, porque ese grado de conciencia necesita ser ms

    elevado.

    EL ERROR.- El error nos extrava, el

    masn est siempre en busca de la

    verdad, y el camino puede estar lleno de

    errores que slo se dan en la esfera de las

    proposiciones y de los juicios; no es el

    error el ms terrible enemigo del hombre

    sino la apata y contra sta, la curiosidad

    es el nico sentimiento. Cuando el

    masn, en su carcter de filsofo, se

    cansa, debe reposar, para enseguida

    buscar nuevamente sus herramientas

    en el mundo de las ideas, continuar

    con su trabajo, despertando el

    sentimiento de la propia dignidad e

    impulsndolo al estudio de la verdad,

    libre de preocupaciones.

    EL MASN.- lleva un orden que le

    permite crear su propio mtodo, respeta

    los derechos de los otros, se estudia a s

    mismo para superar sus defectos y contra

    virtudes, combate con su fulgor la ignorancia y la ambicin hasta en su ms

    remota sombra, analiza la esencia en

    una discusin ilustrada sobre las

    causas reales de las miserias sociales,

    aconseja a los dems para que

    ejerciten la razn y destruyan los

    sofismas que van en contra del

    desarrollo de la inteligencia, aprecia

    las virtudes de quienes le rodean, parco

    en la censura y prudente en las alabanzas,

    procura que su imparcialidad nunca

    pueda ser puesta ni por un slo instante en tela de juicio, y busca desarrollar las

    suyas propias con perseverancia, para

    que un da, sin pretender lograrlo, pintar

    con vivsimos colores la historia

    palpitante de los principios humanos y

    con ello: resplandecer!.

    LA CONCIENCIA.- Conciencia es la

    facultad inherente al hombre, capacidad

    intuitiva sujeta a desarrollo y perfeccin

    por medio del raciocinio y la experiencia,

    de conocer el bien que debemos hacer

    y el mal que debemos evitar, para la

    conservacin del individuo y de la

    especie humana, en otro tenor, al

    masn le estimula el trabajar por el

    bien general de la humanidad y del

    progreso del gnero humano, no le

    sorprenden las luchas fratricidas de los

    intereses particulares contra los intereses

    generales, ya que ningn pas ha logrado

    su libertad sobre un sinnmero de

    cadveres, luchas que le han permitido a

    los pueblos ser liberados de los males

    que les oprimen, por lo que el masn

    filsofo poseedor de la antorcha de la

    razn que desvanece las tinieblas del

    engao, del fanatismo y del

    patriotismo jactancioso, es la nica

    fuente de la seguridad y de sabidura

    que levanta en su corazn el verdadero

    trono de la dignidad humana, y quien

    nunca dejar de ser hombre para ser

    siervo.

    Slo la conciencia puede servir de gua

    para retomar el rumbo en busca de la

    verdad, porque sta nunca muere, de lo

    contrario seguiremos con ojos sin ver y

    con odos que no escuchan.

    Desde que el hombre se estudi a s

    mismo y al mundo de un modo claro y demostrable, distingui los efectos de las

    causas y ha aprendido a separar el bien

    del mal, lo cierto de lo falso, lo justo de

    lo injusto, a travs de la conciencia

    humana, por lo que sigue considerando

    un deber estudiarse a s mismo, y la

    masonera nos brinda esa oportunidad

    como se la brind a Platn y a los

    grandes iniciados.

    El hombre para acomodarse en la

    sociedad, debe entrar en un anlisis de conciencia y determinar cul es su

    misin, su misin en esta vida, porque

    debe incluir la prctica de las virtudes,

    revisor permanente de la historia del

    progreso humano. Decisin para

    determinar un momento en un mundo

    inteligible su inclinacin hacia las

    virtudes Teologales o hacia las

    Cardinales o principales, o bien hacer

    una combinacin integral de ellas, que le

    permitirn eliminar los vicios humanos.

    Nuestra conciencia es nuestro verdadero juez, siempre interno, ella

    sola, convenientemente ilustrada es

    suficiente para conocer los instintos

    sociales como son el honor, la virtud y la

    justicia.

    LAS RELIGIONES.- Todas las

    religiones vienen de la interpretacin que

    el hombre hace de los fenmenos

    naturales, al contemplar lo creado, la

    inteligencia se detiene ante las maravillas

    que ningn hombre ha podido formar y

    por una cuestin anmica de la

    veneracin, segn la manera de sentir

    de cada uno, nace el mito del poder

    creador, idea que con el paso del tiempo

    se perfecciona para ostentarse en todo un

    sistema religioso, burdo y material en los

    pueblos incultos y pulido y abstracto en

    los civilizados. Los fundadores de las

    distintas creencias religiosas han sido los

    ms sabios, los ms entusiastas y los ms

  • 5

    astutos, por ello el filsofo debe razonar

    libremente y el slo hecho de creer en

    una determinada religin, vicia de origen

    su pensamiento y deja de tener

    conciencia pura y por lo tanto deja

    tambin de ser filsofo puro y nunca se convertir en el arco que sostenga el

    edificio de la civilizacin humana que le

    suceder.

    Un cuerpo perfecto debe tener una

    doctrina en conocimiento crstica

    (generacin, movimiento de Dios en

    nosotros) y prstina (antigua, primitiva,

    original, primera), no religiosa, la ciencia

    y la religin son como el agua y el aceite,

    con mayor razn la filosofa, sin

    embargo, el masn debe respetar en

    todo ente humano el derecho

    inalienable de creer o no en un ser

    superior de la manera que ms le

    agrade, siempre y que no afecte la

    moral ni corrompa las buenas

    costumbres de los pueblos; y

    Es fcil para el hombre ingresar al

    mundo de la filosofa masnica, lo difcil es que la filosofa masnica entre en l,

    para convertirlo en clarsimo maestro,

    paciente y constante, virtudes necesarias

    para obtener la Fuerza, una vez que se

    tiene la fuerza y la inteligencia llega la

    sabidura, pero ambas no lograrn nada

    en el ser si no existe un Orden en las

    ideas para que un da le permitan

    consolidarse e inmortalizarse despus

    de que el derrotero de la muerte lo separe

    de este universo.

    La naturaleza impresiona los sentidos

    del hombre que deben manifestarse en

    la profundidad de su pensamiento, as

    como la semilla permanece en silencio

    absoluto bajo la tierra hasta llegar el

    proceso cclico para descomponerse y

    germinar transformndose en una nueva

    planta, el hombre segn Pitgoras debe permanecer en silencio para que el alma

    tenga libertad de accin y entre en un

    proceso de crecimiento; en ese silencio

    encontrar la urna de oro. El hombre se

    perfecciona o retrograda y el rbol de la

    libertad le permite emigrar hacia la

    regin que lo fecunda, reflejo de todos

    aquellos que por amor a sus semejantes

    han dejado huella en la humanidad y que

    nuestro sentimiento nos indica que

    debemos tenerlos presentes e imitarlos

    despus de su muerte

    Historia": Aiton Elisiarico de Souza: " Comentarios Das Constituciones de 1786". Editorial "A Trolha". 1994. Leon Zeldis:

    "Estudios Masnicos", Edicin " La Fraternidad", 1990.

    GENERALES

    Las races del R:.E:.A:.A:. (Forma

    abreviada de escribir Rito Escocs Antiguo y Aceptado), aparecen de una

    forma definida en 1.756, aunque es a

    partir de 1.801 cuando este Rito se

    estructura tal como se le conoce y

    practica en la actualidad.

    En la gran parte de los pases de todo el mundo, el R:.E:.A:.A:. Ha causado

    siempre gran entusiasmo y admiracin

    por ser este un Rito donde se combinan

    los elementos simblicos ms

    tradicionales, con una dinmica de

    funcionamiento ciertamente expresiva

    que permite desarrollar junto a un profundo sentido de fraternidad, un

    agudo sentido del anlisis racional que

    invita a enfocar la vida con criterios

    donde lo espiritual y lo racional se

    complementan extraordinariamente.

  • 6

    En las Logias que utilizan el R:.E:.A:.A:.

    se representan simblicamente las Leyes

    que rigen el universo y sus trabajos se

    realizan fundamentalmente en dos lneas

    que se complementan como los brazos de

    un mismo cuerpo.

    En primer lugar tenemos el Trabajo

    Ritualstico o Prctica del Ritual que

    permitir, en sus grados de Aprendiz,

    Compaero y Maestro, a travs de una

    serie de dramatizaciones Ritualstica de

    antiqusima simbologa, tener una mayor

    conciencia de las Leyes y preceptos de la

    naturaleza y del universo de la que

    descubrira nuestra simple pero atenta

    observacin. En este sentido el ritual est

    estructurado y codificado de tal manera

    que conforma un hilo conductor, el cual no slo puede transmitir un claro y

    sencillo mensaje general, sino que puede

    activar mecanismos subconscientes e

    inconscientes que generan un elevado

    sentido de la trascendencia de Dios o

    Gran Arquitecto del Universo. As pues,

    este Rito tiene una importancia capital no

    slo a la Prctica del Ritual, sino tambin

    a su asimilacin espiritual, psicolgica y

    conceptual.

    En segundo lugar, dentro de los trabajos de la Logia se pone igualmente nfasis en

    los Trabajos Masnicos de tipo

    intelectual. Los trabajos son presentados

    por escrito y, una vez ledos en la Tenida,

    son tratados de forma oral y coloquial

    entre los hermanos. De esta forma se

    consigue, a travs de las diferentes

    apreciaciones u opiniones aportadas, una

    percepcin profunda del tema tratado,

    con el consiguiente enriquecimiento y

    formacin masnica que invariablemente

    dar sus frutos en cualquier mbito o situacin.

    Siguiendo con el espritu eminentemente

    dinmico de las Logias del R:.E:.A:.A:.,

    habitualmente forma parte importante, el

    correspondiente gape fraternal o cena

    realizada fuera de las Logias, donde se

    interrelacionan sus miembros y se

    desarrolla, si cabe, en mayor medida, el

    profundo sentido de la Fraternidad que

    existe entre todos los Hermanos.

    En trminos generales, estas son las lneas esenciales que definen de manera

    particular el Rito Escocs Antiguo y

    Aceptado dando, por supuesto, un

    extraordinario nfasis a la aplicacin

    prctica en la vida diaria y cotidiana de

    los frutos personales obtenidos mediante

    el Trabajo de tan antiguo Rito.

    HISTORIA

    La creacin de la Gran Logia de

    Inglaterra no logr que se plasmaran

    totalmente los propsitos de centralizar

    toda la Masonera. Europa a principios

    del Siglo XVIII vio nacer innumerables

    Logias cada una de ellas partiendo de

    teoras genticas tan dispares como las

    templarias, rosacruzanas, cabalsticas, hermticas, o sobre todo en Francia,

    catlicas.

    La poltica no era extraa a esta

    proliferacin masnica: Guillermo III de

    Nassau, prncipe de Orange ( 1689-1702

    ), destroz a Jacobo II ( 1633-1701 )

    Estuardo, rey de Escocia e Inglaterra (

    Bisnieto de Mara Estuardo, Reina de

    Escocia y Reina consorte de Francisco II

    de Francia, de donde nace la Francfila

    de los Estuardos). Este huy a Francia

    junto con parte de sus tropas y nobles escoceses fieles. Su hijo Jacobo Estuardo

    (1688-1766) pretendi infructuosamente

    volver al trono, creando una

    infraestructura poltica en su exilio

    Francs.

    Uno de los adeptos de Jacobo Estuardo

    fue Andrew Michael Ramsey, discpulo

    del mstico y escritor sagrado francs

    Fenelon, Obispo de Cambrai. En 1736

    pronunci un discurso que se inscribi en

    los anales de la historia masnica. Era Ramsay un entusiasta de la tradicin

    caballeresca de la Edad Media

    (Caballeros Templarios, Caballeros de

    Malta). Sostuvo, -con mayor o menor

    fundamento, -que la masonera haba

    nacido en Tierra Santa, habiendo sido

    instrumento ideolgico de los Cruzados.

    Interpolando esta tesis en la Masonera,

    la defini como una orden de nuevos

    caballeros de los tiempos modernos, cuya

    misin consistira en construir una

    comunidad universal por encima de las naciones, regidas por Dios, basada en la

    hermandad, y puesta al servicio del bien

    y de la verdad.

    Hay que destacar que mientras el pastor

    presbiteriano James Anderson y el

    hugonote ( protestante calvinista ) francs

    Jean Theophile Desaguliers,- los pilares

    ideolgicos de la fundacin de la Gran

    Logia de Inglaterra, -por su calidad de

    pastores sostenan una posicin organista,

    anticatlica y teista ( Tesmo: es la doctrina filosfica que concibe la

    existencia de un Dios personal,

    sobrenatural, dotado de razn, principios

    y fin de todo lo que existe. Interviene en

    la vida cotidiana y todos los fenmenos

    naturales son consecuencia de la "

    voluntad divina". Desmo: es una especie

    de religin natural. No niega la existencia

    de Dios, a cuyo conocimiento se llega

    por medio de la razn. Rechaza la

    providencia y la Revelacin. Dios fue la

    causa primera para la creacin del mundo

    ( Principio Creador ), pero este se rige

    por leyes naturales. Esta posicin fue

    sostenida por la Gran Logia de Inglaterra

    hasta 1815, cuando los Antiguos y

    Modernos se unificaron e introdujeron modificaciones testas en las

    Constituciones de Anderson. En sentido

    contrario, en un proceso que comienza en

    1865 y culmina en 1877, el Gran Oriente

    de Francia elimina de sus rituales la frase

    " ella tiene por principios la existencia de

    Dios, la inmortalidad del alma",

    crendose as la "Summa Divisio" que

    existe hasta hoy). Ramsay era estuardista

    y catlico. Los ingleses a su vez eran

    racionales, moralistas, pero anti

    esotricos, mientras que Ramsey era mucho ms espiritualista, mstico e

    iniciativo.

    Pero la discrepancia de mayores

    consecuencias entre ambas corrientes fue

    la referente a los Grados: mientras los

    ingleses defendan el reconocimiento de

    los tres grados gremiales, Ramsey en su

    discurso lanz la idea de tres nuevos

    grados superiores para promover la

    especulacin, los de los Escoceses,

    Novicios y Caballeros Templarios.

    Las ideas "revolucionarias" de Ramsey y

    especialmente su propuesta de

    multiplicar los grados, no lograron

    penetrar la coraza principista de los

    londinenses. Pero su discurso traduca la

    tendencia que dominaba a la lite

    masnica europea.

    Nos encontramos en una Francia

    convulsionada, pocos aos antes de la

    Revolucin. El desorden constituye

    campo frtil para la redaccin de

    documentos cuya autenticidad es difcil de comprobar. Luis de Bourbon, conde

    de Clemont y desde 1743 Gran Maestro

    de la Gran Logia inglesa de Francia no

    logr satisfacer las expectativas de orden,

    abriendo el camino a una indiscriminada

    formacin de cuerpos masnicos en los

    que se otorgaban todo tipo de grados.

    Con la sana intencin de elevar el nivel

    personal de la masonera el Caballero

    Nicols de Bonneville establece en Pars

    en 1754 el Captulo de Clermont que ya otorg tres grados superiores ( Caballero

    del guila o Maestro Electo, Caballero

    Ilustre o Templario y Sublime Caballero

    Ilustre). Poco despus se deshizo. Pero de

    sus restos se form en 1758 el Consejo

    de Emperadores de Oriente y de

    Occidente, que junto con otro cuerpo

    autnomo fundado de 1762 en Bordeaux

    las Constituciones que

    institucionalizaban 25 Grados de

    Perfeccin ( incluyendo los tres

  • 7

    simblicos ), que se podan recibir en un

    mnimo de 81 meses ( recordemos

    tambin la cuerda de 81 nudos, de bello

    simbolismo en el Rito Escocs ). Aqu

    encontramos tambin la mencin del Tres

    Veces Poderoso Maestro como cabeza de una Logia.

    Muchos de los Hermanos de estos

    cuerpos constitucionales eran escoceses

    estuardistas exiliados, por lo que se

    comenz a hablar del Rito Escocs de

    Perfeccin.

    En 1772 la Gran Logia de Francia

    cambi su nombre por Gran Oriente.

    Ocup la Gran Maestra Luis Felipe Jos,

    duque de Chartes y luego de Orleans. Se

    impuso tambin como Soberano Gran

    Maestro de todos los Consejos, Captulos y Logias Escocesas de Francia. Sus

    intentos de regularizacin tampoco

    tuvieron el xito ambicionado.

    Pocos aos despus de destaca uno de los

    ms importantes hechos de la historia

    masnica moderna, y tambin uno de los

    ms controvertidos: las Constituciones de

    1786. Federico II de Prusia, el Grande,

    figur como Gran Maestro de la Gran

    Logia prusiana desde 1747, haya o no

    ejercido como tal. La misma contaba entre sus miembros a muchos artistas

    franceses que haban sido llamados a su

    corte. Posiblemente aqu se halle la

    explicacin de los hechos siguientes que

    atribuyen al Rey la iniciativa del Rito

    Escocs Antiguo y Aceptado.

    Cmo es que las Constituciones de

    1786, autnticas o no , llegaron a ser la

    base del Rito Escocs Antiguo y

    Aceptado en Amrica?

    Debemos volver al ao 1761. El

    Supremo Consejo de Emperadores de Oriente y Occidente tuvo la suerte de

    encontrar a un Hermano superactivo e

    influyente comerciante en las colonias

    americanas, nombrndolo Gran Inspector

    ad Vitam para el Hemisferio Occidental:

    Etienne Morin ,era su nombre. Cre

    varios Captulos del Rito de la Perfeccin

    en el Caribe. Mientras, la fuente de su

    autoridad fue barrida, primero por la

    reorganizacin de la masonera francesa

    y luego por la Revolucin. Hay indicios de que por eso recurrieron al Gran y

    Supremo Consejo del Grado 33 del Rito

    Escocs Antiguo y Aceptado, para contar

    con un respaldo europeo que justificara

    su existencia.

    En 1797 se estableci en Charleston,

    Carolina del Sur, un Supremo Consejo

    del Rito de Perfeccin y cuatro aos ms

    tarde se crea en la misma ciudad el

    Supremo Consejo de Grandes Inspectores

    Generales para los EE.UU de Amrica

    del Rito Escocs Antiguo y Aceptado (

    Supremo Consejo del Grado 33 ), que

    basa su autoridad en las Constituciones

    de 1786, que son citadas en el Manifiesto

    Constitucional, sean aquellas autnticas o no , hayan sido firmadas por Federico

    II,o no.

    Mientras, en Berln haba muerto

    Federico II y su hijo, Guillermo II,

    partidario de la Orden de Rosacruz

    prohibi toda otra forma de masonera.

    Es as como el Supremo Consejo de

    Charleston, que luego se traslado a

    Washington, -qued como potencia

    seera de nuestro Rito. Y digo seera y

    no central o dirigente, pues hasta hoy los

    Supremos Consejos del Mundo no han logrado un acuerdo para constituir una

    autoridad confederativa adecuada, y cada

    uno de ellos actan con total autonoma.

    Sin embargo, la costumbre a travs de

    200 aos, la consideracin del Supremo

    Consejo de Charleston como Logia

    Madre y la aceptacin mayoritaria de los

    principios de libertad, de bienestar social

    y de perfeccionamiento moral, intelectual

    y espiritual establecidos en las

    Constituciones , hacen que toda discusin acadmica sobre su origen haya perdido

    sentido y actualidad.

    NO SOLO GRADOS

    El ttulo de esta parte quiso ser el tema

    central en el proyecto original de este

    trabajo. Una natural curiosidad

    intelectual al comenzar la bsqueda de

    material informativo impuso la

    inevitabilidad de una sinttica revisin

    del proceso histrico, como se hizo en el

    captulo anterior, precediendo a todo

    comentario sobre aspectos doctrinarios.

    Ante todo debe establecerse que el

    escocismo no rechaza de ninguna manera

    la base gremial de la Masonera. Por el

    contrario. La condicin para ascender a

    Grados Superiores son los tres Grados

    que encuentran su origen en la Masonera

    Operativa. Tambin el mtodo simblico

    es aceptado: el escocismo coincide en

    considerar que los secretos que fluyen

    por el rico cauce de la filosofa masnica,

    son los portadores de una verdad en cuya esencia se puede descubrir la razn

    existencial del individuo, su origen y su

    destino. Y que a ese secreto, a esa verdad

    oculta solo se puede llegar tras la

    iniciacin, acto que capacita al Masn

    para nadar en las aguas de aquel cauce.

    Vivir el secreto, estudiarlo sin pausas y

    sin prisas, profundizar en su rico

    contenido, captar el significado oculto de

    cada movimiento y de cada palabra de los

    rituales, solamente puede hacerse dentro

    de los muros discretos de una Logia.

    Pero el escocismo tiene como objetivo el

    agregar en sus grados superiores

    ingredientes esotricos cuyas races se

    hunden en la ms rica historia de las civilizaciones. La profundidad de los

    conocimientos a los que dedicaron su

    preclara inteligencia sabios del lejano

    oriente, sirios, egipcios, persas y hebreos,

    deberan constituir las columnas bsicas

    de un edificio en cuyo interior el

    Hermano se d cita con el pensamiento y

    el mtodo lgico de los filsofos griegos

    y de aquellos que hasta hoy han

    continuado su bsqueda de la verdad.

    El objetivo no puede sin embargo ser el

    propio encuentro, ni siguiera el simple conocimiento de las obras que ellos nos

    legaron. El Maestro que asciende a los

    Grados Superiores debe poner de

    manifiesto toda su capacidad

    autodidctica para convertirse a su vez en

    un creador, en un innovador, en una

    fuente de nuevas ideas que enriquezcan

    su mente y su espritu. Que den un

    significado positivo a su pasaje terrenal,

    le permitan trascender su calidad de

    simple ser viviente e iluminen su existencia con una luz de eternidad.

    Logrado ello , la diversidad de

    interpretaciones que los hermanos

    otorguen a la obligacin simblica de

    creer en la inmortalidad del alma que los

    Landmarks imponen, dejar de tener

    importancia. Porque aquel que vea su fin

    con la descomposicin de su materia

    corporal, sabr que su espritu lo

    sobrevive al haberse enriquecido con la

    luz de la sabidura y haberla retornado al

    mundo, potenciada con la policroma singularidad de su persona como un

    legado imperecedero. Mientras que quien

    ponga su fe en la proyeccin ocupar un

    lugar de privilegio en su eternidad, por el

    brillo de plenitud que irradiar.

    Quiz convenga pues hacer un alto en el

    camino para revisar los planes de trabajo

    de las Logias de perfeccin: ante todo los

    de aquellas cuyos trabajos se imitan a

    contadas tenidas anuales dedicadas a

    otorgar nuevos grados a los Hermanos. El rico simbolismo contenido en cada una

    de estas ceremonias quiere transmitir una

    leccin. La vivencia escenogrfica

    predispone tanto al recipiendario como a

    la Asamblea para comprenderlas. Pero

    nada se logra sin un esfuerzo organizado:

    guas capaces y atentos guiados deben

    aprovechar esa apertura mental para

    cavar profundamente en las parbolas

    propuestas, analizndolas

  • 8

    minuciosamente para revelar el hondo

    significado de los secretos que ocultan.

    Tambin son dignos de reconsideracin

    los ambiciosos y loables planes de

    aquellos Maestros que convocan Tenidas

    donde Trazados de Arquitectura de gran valor son presentados por esforzados

    disertantes, pero sin que ellos integren un

    plan orgnico de estudios. Los trabajos

    que se desarrollan en los Grados

    Simblicos dan suficientes oportunidades

    a los integrantes de estas Logias para

    desarrollar temas masnicos o an

    profanos de inters para el masn que

    busca su perfeccionamiento individual o

    el beneficio de la colectividad. En los

    Templos de Perfeccin debirase volcar

    toda la dedicacin a conocer los fundamentos filosficos de los grandes

    pensadores, para que su compresin

    ilumine el camino de los extraviados que

    enfrentados al siglo XXI giran sin

    consentimiento en un laberinto de

    materialismo falto de fundamento

    humanista.

    La evolucin de la tica y la Moral como

    rectores de la conducta del hombre a

    travs de las generaciones, constituye de

    por s una inagotable fuente de enseanza positiva de la que la Logia de Perfeccin

    no puede dejar de beber.

    El conocimiento de los adelantos de la

    ciencia y la tcnica es un complemento

    obligado del programa de estudios en los

    grados superiores. Los medios de

    difusin estn dedicados a un

    demaggico tratamiento de los temas que

    ganen la atencin de las masas. Los

    Templos son el escenario adecuado tanto

    para la informacin constructiva como para despertar la alarma ante excesos

    violatorios de las leyes naturales.

    La historia de las religiones puede y debe

    ocupar un lugar importante dentro de este

    complejo didctico: Una permanente

    discusin gira alrededor de la existencia

    de vnculos histricos entre la doctrina

    masnica y las religiones actuales o del

    pasado. Una forma cmoda de evadir las

    discrepancias, es determinar que la

    Masonera moderna nace en Inglaterra a

    principios de siglo XVII. Sin embargo, es indudable la relacin entre las bases

    ideolgicas de la Orden y principios

    morales que ya se encuentran en las

    primeras creencias totmicas y

    cosmognicas, y que con paulatinos

    grados de elaboracin han sido adaptadas

    por las civilizaciones a travs de los

    milenios. Son ellos intentos del hombre

    para explicar su Yo y su mundo, el origen

    y el destino de ambos, el bien y el mal. El

    tab impuesto a la discusin del tema para cuidar la armona, no puede

    extenderse al anlisis metdico y objetivo

    de un factor que condiciona las actitudes

    humanas tanto en lo individual como en

    lo colectivo. Es lcito exponer el tema y

    respetar las conclusiones individuales.

    Las discrepancias sern solventadas por

    lo menos con la misma amplitud con que

    se sobrellevan las fraternales luchas para

    elegir las autoridades de los cuerpos

    masnicos.

    Finalmente, es imposible evadir el controvertido tratamiento de temas

    polticos, sociales y econmicos, que

    permitan al Maestro un adecuado

    conocimiento de la infraestructura sobre

    la qu desarrollar sus elucubraciones

    filosficas. De otra manera, se construir

    un Olimpo divorciado de la realidad,

    elitista pero inefectivo para preparar al

    practicante del Arte Real, para construir

    dentro de la sociedad profana altares

    ejemplarizantes de conducta, que sirvan

    al objetivo de un mundo para todos sus habitantes.

    Difcil tarea sta que se esboza en este

    trazado. Ignorarla es continuar por el

    cmodo camino en el que cada etapa est

    sealada por un nuevo Grado Superior.

    Encararla es luchar denodadamente

    contra las desviaciones que dos siglos de

    escocismo fueron acumulando y retornar

    a los fines "eminentemente filosficos,

    sociales y filantrpicos" establecidos en

    la Constitucin de 1786: " Unin, felicidad, progreso y bienestar de la

    Humanidad en general y de cada uno en

    particular".

    Disertado por el: R:. H:. Abel Contreras Sufling

    Gran Orador de la M:. R:. G:. L:. del Per

    RR:. y QQ:. HH:.

    e acuerdo a la edad que tengamos, desde siempre, hemos escuchado discursos en homenaje a nuestra patria.

    Son tantos, que muchos de los que tienen que escucharlos, no

    bien se pone de pie el orador, se acomodan en sus asientos, se

    relajan, cierran los ojos y se preparan a disipar su mente tal vez

    para invitar al sueo.

    Lo he vivido y lo he sufrido.

    Tengo el reto de no amodorrarlos y mantener su atencin

    vigilante, como si la Independencia del Per estuviera prxima

    a realizarse y yo les informase de las noticias del da y no de

    hechos que tienen sus antecedentes en el siglo XVI, con la

    llegada de los espaoles a nuestras tierras, su efervescencia, en el siglo XVIII, con los precursores y su consolidacin en el

    siglo XIX, a comienzos, en 1821, con el Generalsimo Jos de

    San Martin y el ejercito libertador.

    En todo proceso de dependencia hay opresores, oprimidos e

    indiferentes.

    Mientras ese estatus se mantenga no hay posibilidad de

    independencia o libertad.

    Algo as como en aquellos hogares en que el padre es

    prepotente, la madre conformista y los hijos observadores del

    problema, como si este fuera ajeno.

    D

  • 9

    El padre dispone, la madre obedece y los hijos no toman

    partido ni iniciativa porque creen que las cosas deben ser as.

    Es difcil que el opresor ceda en sus dominios en tanto los otros

    componentes del sistema no cambien de actitud.

    El Rey de Espaa, el Virrey y los espaoles en el Per crean

    que por haber trado la cultura europea, los naturales deban pagarles y proveerles de todo lo material, ellos eran la

    autoridad y los que tenan el poder de decisin, ellos ordenaban

    todo, tenan todos los privilegios y derechos.

    Cuando se funda Lima, la naciente ciudad se reparte entre los

    llegados de Espaa, segn su jerarqua y participacin en el

    evento. Igual fue en el resto del territorio.

    Desconocieron a los propietarios de los predios en que se

    instalaron, los despojaron y acaso por comodidad les asignaron

    reducciones.

    El dominado bajo la cabeza y obedeci.

    Estoy seguro que no lo sinti ni lo crey justo pero convino en

    ello.

    En un primer momento fue indiferente.

    Fijemos conceptos:

    Todo el que se cree capaz de pensar por los dems es opresor.

    Todo el que cree que su razonamiento o doctrina es superior y

    trata de imponerlos es opresor.

    Todo el que usa la fuerza para imponerse es opresor.

    El oprimido y los indiferentes son consecuencia de estos, en

    tanto sean observadores.

    Hoy que todos los presentes y los ms de los peruanos

    presentimos la amenaza de la prepotencia no seamos

    indiferentes a sus agresiones, corremos el riesgo de regresar al siglo XVI.

    Los espaoles afincados, los hijos de los nacidos en estas

    tierras y los naturales que alcanzaban instruccin, en un primer

    momento, sirvieron al opresor pero con el tiempo fueron

    tomando conciencia de la realidad y lo aparentemente ajeno lo

    empezaron a sentir como propio. Ya no se conformaban con ser

    colaboradores; queran ser participes, protagonistas de sus

    destinos.

    Las diferencias y vejaciones empujaban el silencio fuera de la

    boca, el abuso iba apretando, con rabia, los dientes y ese

    entrecerrar los ojos con que se miran las frustraciones fueron,

    tal vez, la semilla de la patria soberana.

    El opresor lo advierte, da prebendas, y afloja las cuerdas que

    atan a la libertad, ya es tarde, en la medida que permite va

    engrandeciendo los ideales de los subordinados.

    Este conjunto humano es ilustrado, lector, culto, educado. De

    su entorno salen muchos jvenes a estudiar a Europa, los pases

    que los acogen son soberanos y ellos reciben ah las primeras

    lecciones del catecismo de la libertad.

    En este grupo estn los precursores y prceres de la patria, en

    su mayora masones, que al haber visto la luz entre esas

    columnas pusieron su sangre al servicio de la independencia.

    Los indiferentes, por irona del destino, eran los nativos, los verdaderamente despojados.

    La tirana se ensao con ellos y los conden a las minas, a las

    faenas duras del agro o la servidumbre.

    Los ms taimados se hicieron pequeos comerciantes que

    adulaban al opresor que era su gran mercado.

    La ambicin del pregonero era seguir siendo pregonero,

    mientras los otros rendan su vida en la mina o en el campo.

    Muy pocos tenan acceso a la educacin, tal vez, los hijos de

    los caciques o algn ahijado del opresor, educar al indio era

    peligroso porque la educacin es la madre natural de la

    rebelda.

    Es mil veces mejor educar que dejar que el ignorante sea

    reclutado por otro opresor. La fuerza del ciego destruye sin

    saber lo que destruye.

    La rebelda se encarno en Tpac Amaru quien en el siglo XVIII

    ya levanta a caseros y cacicazgos contra el abuso del

    peninsular.

    El germen de la libertad estaba sembrado en esos aletargados

    indiferentes.

    El mestizaje significo una superacin frente al nativo y desde

    un primer momento sinti gemir en su corazn el dolor de los

    despojados y se entreg a la causa de la independencia.

    El opresor debilitado por su propio abuso, el espaol afincado,

    el criollo y el mestizo, imbuidos de amor por la tierra que cada

    vez sienten ms suya, siendo suya, y la indiferencia trocada en

    inconformidad, funden los clarines de la libertad que convocan

    a todos a luchar por la independencia.

    En el caso del Per, centro del poder espaol, la espera fue

    larga y tediosa.

    Otros pases de Amrica izaron al viento sus nuevos pabellones antes que nosotros.

    Colombianos, Venezolanos, Argentinos y Chilenos unieron sus

    fuerzas con los patriotas peruanos y los gritos de libertad

    venidos del sur nos trajeron en las alas de los flamencos el

    sueo del santo de la espada.

    Don Jos de San Martin y Matorras uni en una sola voz, el 28

    de julio de 1821, el grito de libertad. La libertad e

    independencia del Per.

    La Gran Logia del Per y la masonera universal se conmueve

    con este acontecimiento, no solo porque se trata de un

    aniversario de nuestra patria, el Per, sino porque muchos

    hombres que vistieron el mandil del trabajo, concertaron sus proyectos de libertad entre la escuadra y el compas, tuvieron fe

    en el creador, pusieron su sangre a disposicin de los dems,

    fueran o no masones, para que desde entonces y para siempre

    vivamos en libertad.

    Masones de hoy, masones aqu presentes, nuestra

    responsabilidad frente a la patria, frente a la sociedad, no es la

    de reunirnos para pasar un rato de esparcimiento, es para

    adquirir nuevos conocimientos, aprender a ser y ser mejores

    hombres, ilustrarnos en la ciencia y en la verdad, ver a todos

    los hombres como hermanos, cavar fosa a los vicios, ser

    adalides, paradigmas, virtuosos.

    Quien no tengan ese propsito, esa ambicin se engaa a s

    mismo, los dems se darn cuenta fcilmente y no hay peor

    humillacin que la de ser un fraude ante dios, ante nuestra

    familia y ante nuestros hermanos de logia.

  • 10

    Nosotros debemos de ser mulos o superiores en espritu y

    sacrificio a hermanos como San Martin, Bolvar, Sucre,

    Castilla, Grau, Bolognesi, Cceres y otros insignes masones

    para que el sol no nos niegue sus luces si es que faltamos al

    juramento que hemos hecho al eterno de ser libres siempre.

    Seoras, seores, nios, hermanos aqu presentes, les

    agradecera me contestaran a coro, en una sola voz este grito de

    mi alma Viva el Per!

    H..M..M.. Jorge Padilla Panozo Respetable Logia Gabriel Rene Moreno No 27 Vall.. de Santa Cruz,

    on el presente trabajo no se pretende

    hacer un ensayo sobre masonera,

    de cuyas cuestiones casi todo est escrito

    por autores infinitamente ms

    capacitados. No se trata, por tanto, de establecer un cuerpo de premisas

    filosficas ni de alcanzar definiciones

    ontolgicas, sino de ofrecer un punto de

    vista particular y por tanto relativo respecto de un concepto evolutivo del ser

    humano, de extraordinaria importancia

    para la docencia masnica en la Gabriel

    Ren Moreno No 27.

    No todos los hombres, ni en todo tiempo, han buscado el saber por el saber

    mismo ni han sentido la necesidad o el

    placer de encontrarlo. Pero, una vez eliminadas las connotaciones de una

    naturaleza humana absoluta, sera

    absurdo decir que el deseo de

    conocimiento y el placer intelectual no

    existen o no son reales. Al contrario, la

    empresa que llamamos genricamente

    ciencia consiste precisamente en la

    bsqueda incondicional de teoras cada

    vez ms correctas, y quienes estn

    embarcados en ella con frecuencia no

    persiguen otra cosa que la satisfaccin que les produce su hallazgo. Pero ntese

    que la ciencia as entendida es un

    producto histrico y sociocultural, una

    empresa sofisticada y artificial cuya

    existencia depende de factores que

    desbordan el marco de lo estricta y

    esencialmente epistemolgico. El

    conocimiento como actividad humana

    genrica es una cosa; la ciencia como institucin social y cultural es otra

    Por ello, se hace necesario ser pragmticos , reconocer desde este punto

    de partida que slo en la lucha de los

    organismos inteligentes con el ambiente

    que los rodea es donde las teoras y datos

    adquieren relevancia buscando

    contemporizar con lo intemporal

    rechazando la existencia de verdades

    absolutas, o lo que es lo mismo,

    significados invariables; las ideas son

    provisionales y estn sujetas al cambioa la luz de la investigacin futura. Desde esta perspectiva, debo

    sealar que la masonera, ha significado,

    para este burilador, el anverso y el

    reverso del Francmasn, y que ambas

    facetas, indisolublemente unidas, son

    validas e imprescindibles para afrontar la

    va inicitica que nos hemos

    comprometido a recorrer provechosos

    para todos, sentando premisas para la

    discusin.

    Premisa 1: la misin principal de la masonera debe estar necesariamente

    encaminada a brindar una matriz de -

    docencia permanente- que incluya un

    proceso de enseanza-aprendizaje de la

    ley de evolucin.

    La masonera nos muestra,

    simblicamente:

    El drama de la evolucin humana,

    Los pasos mediante los cuales se llega a la meta de perfeccin,

    La manifestacin que tiene el ser supremo en nosotros.

    El objetivo de realizacin del individuo;

    Ensea el camino del crecimiento espiritual y las leyes a que obedece

    este crecimiento.

    Este drama evolutivo, tenemos que recorrerlo cotidianamente; el progreso

    depende de nosotros.

    Premisa 2: ninguno de nosotros es un producto acabado. Estamos siempre en

    proceso de creacin o evolucin. La

    historia del hombre ha sido la historia de

    la bsqueda y del descubrimiento del

    sendero evolutivo dentro de s.

    Aceptando sus condiciones, soportando

    sus disciplinas, ha recibido sus salarios y

    alcanzado sus metas. Es el sendero hacia

    la realidad suprema que, en masonera,

    C

  • 11

    est representada por el oriente

    simblico.

    Premisa3: a diferencia de todos los otros seres en el mundo material, el hombre es

    el nico que tiene la capacidad para

    tomar su evolucin en sus propias manos.

    De ah su posibilidad de autorrealizacin.

    El puede acelerarla o retardarla. Pero sea

    cual fuere su duracin, tiene que pasar,

    indefectiblemente, por las tres etapas del

    proceso natural de la sntesis que

    caracteriza el proceso evolutivo:

    Siembra de la semilla,

    Germinacin y crecimiento, y finalmente,

    Fructificacin como resultado de la fusin o unin de dos polaridades.

    Los lmites fijan los principios bsicos de

    estos tres grados evolutivos.

    Premisa 4: la evolucin en conciencia, conlleva un proceso encaminado a la

    adquisicin del elemento ms valioso y

    ms importante para el hombre y para la

    masonera: LA LUZ! Aquello que se

    conoce como la luz de la conciencia, o

    del conocimiento, es una sntesis

    emergente de las experiencias vividas.

    Tratndose de cualquier tipo de evolucin, es indispensable la existencia

    de grados sucesivos de realizacin, que

    se correspondan con las mismas tres

    etapas del proceso evolutivo de la luz de

    las ideas que viene del razonamiento; a

    saber:

    La Tesis (anlisis),

    La correlacin (anttesis) y

    La deduccin o la (sntesis).

    Esta evolucin en conciencia comprende,

    al mismo tiempo, un proceso gradual de integracin hasta llegar a la unin con

    todo.

    Premisa 5: efectivamente, en lo que concierne al desarrollo de la luz de la

    conciencia en los seres humanos, pasa

    por este aprendizaje de las tres etapas,

    comprendidos en el sistema masnico

    sus tres grados simblicos

    APRENDIZ,

    COMPAERO Y

    MAESTRO.

    Perfil evolutivo y/ o desarrollo constante,

    en cada grado:

    Primer grado, aprendiz (tesis o anlisis):

    reconocimiento de lo que se denomina en

    psicologa conciencia individual. En esta

    etapa se lleva la integracin de la

    personalidad o el ser inferior. Est bajo la

    direccin del segundo vigilante, que

    representa la personalidad. Esta

    integracin tiene por finalidad hacer que

    la personalidad se vuelva un instrumento

    equilibrado, coordinado y armnico, de manera que pueda sintonizar y expresar

    con fidelidad a ese Ser Superior que hay

    en nosotros.

    Esta integracin exige disciplina,

    ejercitar, desarrollar y controlar los tres

    aspectos (fsico, emocional y mental) de

    nuestra personalidad para lograr un

    domino completo sobre ellos, de manera

    que ninguno de los tres predomine,

    hacindonos perder el equilibrio.

    De ah que la disciplina sea la principal

    caracterstica de este grado. Esta etapa evolutiva corresponde, por analoga, a la

    del anlisis de tendencias opuestas y

    luchas dentro de s, para coordinarlas e

    integrarlas gradualmente en un todo

    armnico que permita la captacin y

    transmisin de la luz superior en

    nosotros, sin distorsionarla.

    Durante esta etapa, la enseanza de la

    doctrina masnica se encuentra regida

    bsicamente por smbolos, signos,

    tocamientos, alegoras y metforas, que es menester sean correctamente

    interpretados por el Aprendiz, a fin de

    eliminar de su carcter las

    imperfecciones adquiridas en el mundo

    profano y as, poder vencer el influjo

    nocivo de las pasiones y los vicios,

    rompiendo para siempre las cadenas

    esclavistas de la supersticin, la

    ignorancia, el fanatismo, la intolerancia,

    la envidia, la hipocresa y la ambicin.

    Cada uno de nosotros ha de ser en la vida

    primero y fundamentalmente aprendiz; aqul que deje de serlo creyendo saberlo

    todo, mantiene una venda de ignorancia

    que le cubre los ojos.

    Es necesario aprender a cada paso y lo

    ms importante poner en prctica lo

    aprendido. Sobre esta base de constante

    aprendizaje se estructura la Masonera,

    forjando firmemente la actitud y el

    carcter de sus adeptos, con la constante

    enseanza momento a momento.

    Por las anteriores consideraciones, podemos afirmar que el Grado de

    Aprendiz, est destinado a ser el pilar

    firme y seguro del progreso masnico, ya

    que contiene los conocimientos ms

    tiles, para dominar las pasiones y

    apartarnos de los vicios, logrando as

    consolidar nuestra superacin personal.

    El grado de aprendiz tiene por objeto

    sembrar la duda filosfica en el espritu

    del Iniciado, acerca de todas las materias

    que no ha analizando por s mismo; la

    diferencia que existe entre el bien y el

    mal, la virtud y el vicio, as como la

    necesidad de su constante depuracin

    para que se esfuerce en salir de la esclavitud en que vive y reconquiste su

    propia dignidad, estudiando

    incesantemente lo relativo a sus

    responsabilidades con respecto a Dios, a

    sus semejantes y a s mismo,

    impulsndolo adems a desentraar la

    verdad, libre de preocupaciones.

    Debemos recordar que la base de la

    Masonera la constituye el Primer Grado,

    por lo que quin no est debidamente

    preparado, instruido y capacitado para

    interpretar la magnitud de su contenido, carecer siempre de los conocimientos y

    la solidez requerida, para entender los

    misterios que rodean a nuestra Orden.

    El Aprendiz, si se ha mostrado dcil a los

    consejos, celoso en el trabajo y deseoso

    de instruirse, es guiado hacia el lugar que

    ocupan los compaeros, por la mano del

    maestro.

    Segundo grado, compaero (correlacin

    o anttesis): despus de la etapa inicial de

    los estudios, se llega al siguiente grado donde se amplan los conocimientos,

    siempre con la tendencia de forjar al

    hombre virtuoso, alejado de las

    mezquindades humanas, interesado en

    incrementar los factores de unidad,

    dignidad y solidaridad humanas. Es una

    etapa de esfuerzo en la que se vencen los

    obstculos y se estudia para superar el

    trabajo de la construccin del templo

    interior.

    Al hermano que tiene los merecimientos

    para ser admitido en la Segunda Cmara de una Logia, se le concede aumento de

    salario y as se le denomina tambin a la

    ceremonia de su recepcin.

    Comprende la etapa de correlacin. El

    nombre mismo del grado sugiere

    compaerismo o correlacin. En este

    grado de desarrollo se trasciende la

    conciencia individual separatista del

    primer grado y se desarrolla la

    conciencia grupal integrando la

    personalidad con la de los dems hermanos de logia y de otras logias, lo

    que equivale a una expansin de la

    conciencia.

    Los Instrumentos de Trabajo que maneja

    el Compaero para formar la Piedra

    Cbica de Punta son las reglas de

    geometra y la escuadra. Esta ltima es el

    emblema de la igualdad que ha de reinar

    en todos los hombres. El cincel

    representa la constancia en la perfeccin.

  • 12

    El comps es el smbolo de la

    regularidad de la conducta. La palanca es

    alegrica del poder de la razn para

    dominar las pasiones. El martillo es

    emblemtico de la sumisin de la fuerza

    bruta a la inteligencia. Y la regla recuerda al Compaero que debe

    proceder de tal manera que sus acciones

    sean tomadas por norma general.

    La Estrella Flamgera es de cinco puntas

    y tiene una G en el centro. Este astro mstico de la razn ilumina al

    Compaero, ayudndole con su luz

    inextinguible a disipar las tinieblas de la

    ignorancia. Tambin simboliza el

    conocimiento del hombre, haca donde se

    dirigen los estudios en el Segundo

    Grado.

    El Grado de Compaero simboliza el

    estudio del hombre y la manera de

    educarle para que conozca sus deberes y

    derechos, para que sepa emplear todos

    los recursos de que le dot la naturaleza,

    ser libre de la esclavitud de los instintos

    y vivir por la inteligencia; de aqu el

    nombre de iniciacin perfecta que le

    daban los antiguos iniciados.

    La finalidad de este grado es darle a

    conocer al Compaero, todas y cada una de las facultades que concedi al hombre

    el Gran Arquitecto del Universo y el

    modo de utilizarlas, desarrollarlas y

    perfeccionarlas, tanto fsica como

    intelectualmente.

    El Compaero Masn es un constructor

    de habilidades, un forjador de

    voluntades, un estudioso de las causas de

    todas las cosas; se entrega al estudio de

    las ciencias para descubrir o verificar la

    verdad, pugnando por que la educacin

    en general, tenga un profundo sentido de formacin social y moral.

    El compaero, pasa de la prctica a la

    teora para dirigir y vigilar a los

    Aprendices y auxiliar a los Maestros,

    porque un Compaero hbil ser sin duda

    alguna, un excelente Maestro Masn.

    Tercer grado, maestro (integracin,

    deduccin o la sntesis): resume los

    grados anteriores. Est bajo la direccin

    del Venerable Maestro, que representa el

    Espritu o Ser Supremo en nosotros. En esta etapa evolutiva uno se integra con el

    Todo y adquiere una conciencia

    universal, la cual est en correspondencia

    con el carcter universal de la masonera.

    Este proceso de integracin como se ve,

    conduce a esferas cada vez ms amplias

    de luz y comprensin, acercando al

    hombre, gradualmente, a la liberacin de

    las limitaciones que son propias de la

    oscuridad en que vive; liberacin que,

    para el mundo material, equivale a la

    muerte, pero que, para el mundo interno

    del espritu es la vida.

    El Grado de Maestro exhibe a un hombre

    capacitado para hacer bien las cosas, para errar menos en su trabajo, por lo que

    deber poseer un caudal cultural

    suficiente para enfrentarse a los

    problemas de la vida, con tanto inters

    por los propios como por los ajenos. La

    simblica piedra bruta debe estar ya

    labrada con eficiencia y constancia,

    fundada en la calidad humana y en la

    filosofa del bien para todos.

    La palabra Maestro que deviene del latn

    MAGISTER. Se conoce con este nombre

    al que ensea una ciencia, arte, oficio y especialmente las primeras letras;

    adems, al que es perito en una materia.

    Se llama efectivamente Maestro a aquel

    que es Magis, o sea ms sabio y justo.

    Tambin es el ttulo que se da al Tercer

    Grado en el simbolismo de casi todos los

    Ritos conocidos, en el que prepara al

    Masn con conocimientos especiales

    para entrar en la verdadera misin

    filosfica y progresiva de la Orden.

    Los trabajos de la Cmara del Medio tienen por objeto demostrar al Maestro

    Masn, que la vida y la muerte como

    principio y fin de cuanto existe, son el

    producto de la generacin. Que la

    inteligencia constituye y distingue al

    hombre y que para conservar su

    integridad, deber resistir siempre, en

    cualquier circunstancia y con todas sus

    fuerzas, los ataques de los enemigos del

    progreso: la ignorancia, la hipocresa y la

    ambicin.

    La primera y ms importante labor del Maestro es la de ensear al ignorante,

    abatir al ambicioso y desenmascarar al

    hipcrita. De este trabajo depende la

    conservacin de la Orden y la garanta

    del secreto en la sublime Cmara de

    Medio. El Maestro Masn debe ilustrar

    su entendimiento y dirigir sus pasiones

    hacia el bien general; vigilar las acciones

    y pensamientos propios, socorrer a sus

    hermanos y proporcionarles materiales

    para el trabajo, con el fin de perfeccionar el Templo del cual es a la vez arquitecto,

    material y obrero, porque el Templo es el hombre, y trabajar en la perfeccin del

    mismo es trabajar en el mejoramiento de

    sus costumbres y en el

    perfeccionamiento de su ser.

    Por ltimo, el Maestro Masn debe

    concurrir con su trabajo e instruccin al

    desarrollo de su Logia, y de la Institucin

    en general, desempeando con el mayor

    celo, lealtad y acierto los cargos para los

    que se haya elegido y los servicios que se

    le confieran. No olvidando jams que en la Cmara del medio, la plancha de trazar

    est dispuesta para toda clase de

    construcciones.

    CONCLUSIONES

    En la presente plancha hemos visto, que

    la iniciacin masnica conlleva tres fases

    sucesivas, tres grados, los cuales

    representan precisamente estas tres fases.

    Los tres grados simblicos describen, en

    su conjunto, el ciclo evolutivo completo de la iniciacin. De hecho, sin embargo, siendo que la iniciacin masnica es

    simblica, los masones que ella forma no

    son ms que el smbolo de los verdaderos

    masones, puesto que all se indica simplemente el programa de las

    operaciones que aqullos debern

    realizar para alcanzar la iniciacin

    efectiva.

    Este proceso de evolucin, lleva

    gradualmente al reconocimiento de la

    realidad de nuestra divinidad, y tiende a

    facilitar la manifestacin del Dios

    inmanente en cada ser, acondicionando la

    personalidad, que es su instrumento de

    expresin. Las tres etapas de este proceso son similares a las que condujeron a la

    trinidad de manifestacin del Ser

    Supremo; unidad, dualidad y nuevamente

    unidad, lo cual es otra expresin del

    proceso de la sntesis. Siendo todo un

    reflejo de la trinidad, que de alguna

    manera debe manifestarse en todo

    proceso que se lleva a cabo en el

    universo.

    La bsqueda de la verdad es un proceso

    en s mismo prctico y normativo, pues

    el conocimiento no es hijo del ocio, sino del muy perentorio negocio con la

    realidad, y su xito reside en sus frutos.

    Las visiones idealistas del conocimiento

    han sido duramente combatidas a lo largo

    del ltimo siglo desde mltiples frentes,

    que por diferentes medios han venido a

    confluir en la tesis de que la razn no es

    nunca inocente.

    El mtodo para llegar al objetivo de

    integracin que marca cada grado, en lo

    que respecta al sistema masnico, representan las tres etapas de la

    evolucin humana y constituye una

    caracterstica de todos los tiempos para

    todos los hombres en todas partes. Se

    hallan confirmadas por los

    conocimientos esotricos de todas las

    pocas.

    En la masonera estos tres grados son

    solo simblicos. Hay muchos masones

    que ostentan el tercer grado, el de

  • 13

    maestro y que apenas estn en los

    primeros peldaos del grado de aprendiz

    en la escala evolutiva. Hay, as mismo,

    aprendices que, en realidad, son

    maestros. En el verdadero sentido de la

    palabra.

    No deja de ser sorprendente que una de

    las peores censuras intelectuales

    aplicables a una idea o doctrina moral o

    poltica consista en tacharla de

    "pragmatista", y que se entienda por

    persona "pragmtica" la que carece de

    escrpulos y de ideales. La biografa de

    las palabras es caprichosa, pero tambin

    suele ser reveladora. Al transferir

    inconscientemente a todo pensamiento

    comprometido con fines prcticos y

    atentos a sus efectos reales sobre el mundo la merecida condena de las

    actitudes miopes, oportunistas y faltas de

    objetivos consistentes, el uso lingstico

    o alegrico no hace sino consagrar el

    indeseable divorcio entre el pensamiento

    y la accin, facilitando una coartada a

    esas mismas actitudes y fomentando la

    autocomplacencia intelectual. Y lo hace

    adems incurriendo en una notable incoherencia, pues ese "pragmatismo" se

    caracteriza precisamente por la

    irresponsabilidad de sus propuestas

    respecto de sus resultados ltimos y la

    ausencia de una reflexin explcita o

    sincera en torno a los fines y los intereses

    que es preciso atender.

    Finalizo el presente trabajo con una

    ltima premisa: Las visiones idealistas

    del conocimiento han sido duramente

    combatidas a lo largo del ltimo siglo

    desde mltiples frentes, que por diferentes medios han venido a confluir

    en la tesis de que la razn no es nunca

    inocente. La contribucin del

    pragmatismo a esa crtica anti-idealista

    consiste en salvar de la quema el viejo

    optimismo ilustrado: la razn, entonces,

    tampoco es nunca intil, lo cual

    constituye una forma todava

    esperanzada de exigirle responsabilidades al paradigma

    masnico.

    Bienaventurados los hombres de virtud y paciencia y tolerancia, que limitan su

    ambicin a la prctica del bien comn,

    mejorando la calidad de vida de sus

    miembros. Gloria y prosperidad a los que, propagando esta moral masnica a

    la especie humana, elevan su espritu al

    Supremo Hacedor, implorando gracia

    para el hombre virtuoso y perdn para el

    profano arrepentido facilitando un verdadero cambio conductual con

    crecimiento espiritual.

    R:.H:.Manuel A. Weydert Zrate

    n esta oportunidad nos encontramos reunidos en nuestros

    augustos Trab:. para rendirle el ms caro homenaje a

    nuestra Bandera en su Aniversario de su creacin.

    "El Santo de la Espada", R:. H:. Jos de San Martin, despus de haber sembrado el rbol de la Libertad, estableci su cuartel

    general en Pisco, y meditaba sobre lo que significaba haber

    llegado a las costas peruanas para la libertad de Amrica del

    yugo espaol.

    Era la tarde del 21 de Octubre de 1820. Las brisas marinas,

    besaban la frente pensativa del F:. M:. y hroe intachable, quien

    observaba el inconmensurable horizonte que se perda a su

    vista. La expedicin Libertadora, al mando del audaz e inquieto

    COCHRANE, en actitud vigilante, recorra el litoral llevando a

    los Peruanos el fraterno mensaje, cubierto de fe y esperanza, de

    su inminente liberacin.

    El da llegaba a su fin. All en el fondo, en donde el cielo y las

    aguas se juntaban, el rubio Febo, en el estertor de su agona

    inmortal, incendiaba el mar y parte del firmamento, con la

    soberbia olmpica de un Dios pagano que, prximo a caer

    vencido, quiere dejar indeleble la huella de la sangre con la cual

    inunda su propia tumba, " para que nadie osare reinar donde l

    rein" .

    De repente, como iluminado por el G:. A:. D:. U:. Asom a su

    espritu una genial idea y exclam: Qu hermosa es la tierra

    de los Incas, qu maravillosa, qu esplndida, que subyugante

    en su leyenda, en su historia, en su paisaje, en el porvenir que la espera, en su fervor por la Libertad!. Con razn los Hijos del

    Sol, los geniales quechuas, se establecieron aqu, en el Per,

    para legar a la posteridad la avanzada cultura de la Amrica del

    Sur y que irradi en un marco geogrfico que abarcaba desde la

    patria de BOLIVAR hasta la Pampa de los gauchos, mis

    hermanos de raza!.

    Tras una breve pausa y frentico de entusiasmo, dando rienda

    suelta a sus ms profundas reflexiones, prosigui: Cuanta

    razn tuvieron los Incas de venerar al Sol. Al Astro del da que

    da la vida a todo el planeta! Gran Sol que enviaste a la pareja

    legendaria! T eres el Sol que se oscureci en la Plaza de Cajamarca cuando el conquistador bero dobleg a la raza

    americana sometindola a 3 siglos de opresin y oprobio! T

    eres el astro indmito que veo ahora moribundo, cubierto con

    sus propias pompas funerarias y escribiendo en la sinfona

    augusta de la luz, el legado que dejas a tus hijos predilectos, en

    los colores con que esmaltas el cielo, al conjuro de tu regio

    paso por el espacio infinito: el rojo y el blanco! Debo pues,

    cumplir ese perentorio mandato tuyo que es tambin la ltima

    palabra que pronuncias antes de ocultarte a mis ojos. Debo

    respetar tu voluntad. Debo enaltecerla, perpetundola en el

    E

  • 14

    recuerdo y el tiempo! Ser tambin el regalo acrecentado de

    mi espritu a este querido pas cuya libertad, soberana y

    grandeza son ahora mi ms grande preocupacin! T eres el

    Sol divinizado de los Incas que jams se oculta en el Universo.

    Tu peregrinaje por el firmamento es eterno, inmortal y sublime:

    por ser el viaje inefable de la luz en el teclado meldico del rojo, del blanco y del rojo, es la bandera, que cumpliendo tu

    deseo, dar a esta Repblica naciente! .

    Y as, con el espritu enervado de un sincero y noble amor a

    nuestra Patria, debi nuestro R:. H:. , redactar y firmar con

    pulso sereno, en esa tarde inolvidable, el decreto gubernativo

    que en forma definitiva precisaba los colores rojos y blanco de

    nuestra inigualable y hermosa bandera.

    Podemos admitir pues, que existen slidos fundamentos para

    afirmar que el Santo de la Espada se inspir en el Sol para

    sealar los colores de nuestra ensea patria. Y no es de extraar

    que como F:. M:. tuviera su pensamiento vivo, latente,

    proftico en el Astro Rey. Lo demuestra el nombre que le dio a la orden que fund: ORDEN DEL SOL; record que la bandera

    de los Incas tuviera los siete colores del espectro solar; que la

    filiacin simblica de Manco Cpac y Mama Ocllo era

    descendencia del sol; que el nombre genrico de hijos del Sol

    nadie podr disputrnoslo; nuestro patrn monetario es el Sol

    que fue creado por el Libertador, que el Escudo de nuestra

    primera bandera tena un sol saliendo por detrs de tres

    cumbres escarpadas.

    Ahora bien, nuestro R:. H:. , como iniciado, en los profundos

    estudios de las ciencias de la naturaleza, debi pensar, en un

    hecho natural, revelador, significativo y simblico: que al

    nacer, el astro del da, es rojo, tornndose blanco cuando llega

    al cenit, recuperando su color rojo al perderse de nuestra vista

    en el crepsculo vespertino. Es decir pues, que el Sol en su peregrinaje diario por el firmamento nos deja nuestra bandera

    bicolor. Y esa bandera tiene el privilegio de no ocultarse jams

    en el Universo, pues, mientras en un hemisferio hace el

    recorrido anterior para que la noche inicie su reinado de

    tinieblas, en el otro realiza o inicia su mismo peregrinaje.

    QQ:. Y RR:. HH:. Tengamos la fe infinita que cuando haya

    desaparecido los odios, los rencores, y actuales males de la

    humanidad, el hombre vivir y poseer una gran Patria Toda la

    Tierra! , una gran esperanza El Cielo!, una gran bandera

    universal la Bandera Peruana! .

    NOTA: Segn el literato iqueo Abraham Valdelomar, San

    Martin se inspir en unas aves de pecho blanco y alas rojas que vio pasar simulando una bandera en el cielo de Pisco, para dar los colores a nuestra ensea patria. Con todo el respeto que

    nos merece tan bella interpretacin del Conde de Lemos, me permito discrepar de ella, por los fundamentos expuestos en

    este artculo.

    Mariano Necochea M..R..H.. ngel Jorge Clavero

    Gran Maestro de la Gran Logia Argentina de Libres y Aceptados Masones

    Muy Respetable Gran Maestre de la Gran Logia del Per Q:.

    H:. Hildebrando Machuca

    Queridos Hermanos Todos Seoras y Seores:

    Hace algunos meses me visit un profesor de historia en el

    despacho de la Gran Maestra de Buenos Aires. Conversamos

    durante dos horas, le abrimos las puertas de nuestro edificio

    histrico que data de 1872 y de nuestro Gran Templo bajo cuyo

    baldaquino se sentaron figuras seeras de la Argentina como

    Domingo Faustino Sarmiento, Leandro Alem y Bartolom

    Mitre, entre otros Grandes Maestres de la Masonera Argentina.

    Cuando nos despedamos, el visitante me dijo que a esa altura

    experimentaba un sentimiento dual. Por un lado, de respeto y

    admiracin por la obra masnica, pero por otro de cierto enojo, porque gran parte de la historia transcurri puertas adentro de

    la Masonera y no la damos a conocer para que los procesos se

    entiendan mejor a ojos de los profanos.

    He regresado varias veces a ese concepto de aquel visitante.

    Y hoy, Queridos Hermanos, queridos amigos, bajo este cielo

    masnico de la Gran Logia del Per, quiero poner de resalto la

    gran contribucin que la Masonera del siglo 19 hizo para la

    independencia de nuestros pueblos hermanos y para ello he

    elegido un nombre que muchas

    veces pasa inadvertido entre masones y no masones.

    Celebramos un nuevo aniversario

    de la Independencia peruana,

    podra repetir la historia muchas

    veces narrada del Libertador San

    Martn, su condicin de hermano

    masn, su actitud de

    desprendimiento, las virtudes que

    ornamentaron su vida, el valor del

    plan estratgico que barri al

    Imperio espaol de sur a norte asegurando as la independencia

    americana, confluyendo con Simn Bolvar, otro querido

    hermano.

    Pero siguiendo los dictados de esa conversacin nacida por

    azar, hoy me propongo una suerte de rescate dentro de la

    historia mayor, ya plenamente conocida. He pensado en

    diferentes nombres y circunstancias que nos unen a peruanos y

    argentinos, por ejemplo Ignacio lvarez Thomas, Toribio de

    Luzuriaga, Jos Darregueira, pero finalmente me he detenido

    en la figura de un hermano que nuestra historia comn

  • 15

    conserva con respeto, pero que corre el riesgo de una creciente

    opacidad por el mero transcurso del tiempo.

    Permtanme entonces, que el homenaje de la Masonera

    Argentina a este nuevo aniversario de la independencia peruana

    se convierta en una breve actualizacin de un hombre, Mariano

    Necochea.

    En Argentina lleva su nombre una ciudad costera del Ocano

    Atlntico, quinientos kilmetros al sur de Buenos Aires. Sin

    embargo, pocos saben quien fue y por qu se lo recuerda.

    Mariano Necochea naci en Buenos Aires el 7 de septiembre

    de 1792, hijo de padres espaoles. Estudi matemticas,

    humanidades e idiomas en Sevilla. Regres a Buenos Aires en

    1809, para hacerse cargo de los negocios familiares. No

    particip en la Revolucin de Mayo, y se mantuvo ligado al

    comercio exterior, mi oficio profano.

    Hombre de cultura exquisita, de manera sorpresiva se incorpor

    en 1812 al Regimiento de Granaderos a Caballo que acababa de

    fundar Jos de San Martn, particip en la batalla de San Lorenzo, y fue el redactor de parte oficial de la victoria.

    Casi sin solucin de continuidad, se incorpor a la expedicin

    al Alto Per comandada por Rondeau, fue el nico que se salv

    de la sorpresa de El Tejar, pele en la batalla de Venta y Media

    y en la derrota de Sipe Sipe. All fue herido de gravedad, pero

    an as logr reunir a Granaderos y soldados del ejrcito que se

    dispersaba. Lleg en camilla a Chuquisaca y fue trasladado a

    Tucumn.

    Necochea reaparece luego en Buenos Aires como jefe de la escolta del recin nombrado Director Supremo, Juan Martn de

    Pueyrredn. San Martn lo vuelve a convocar como granadero,

    se traslada a Mendoza e ingresa al Ejrcito de los Andes en el

    que se aboca a la educacin de los oficiales.

    Tras el cruce de la Cordillera de los Andes, obtiene la victoria

    en el combate de Las Coimas al frente de su escuadrn.

    Pasa a rdenes del general Las Heras, participa en la batalla de

    Chacabuco, y de la campaa del sur de Chile, pelea en Gaviln,

    en el asalto a Talcahuano y en Cancha Rayada donde resulta

    con una herida que le impide combatir en la batalla de Maip.

    Mariano Necochea se queda en Chile y cuando comienza la

    campaa al Per est entre los primeros firmantes del Acta de Rancagua, en la que los oficiales del ejrcito ratificaron la

    comandancia de San Martn.

    Q:. H:. Andrs Escudero Cabada, B:.R:.L:. S:.Unin Escocesa N 152.

    urante la tenida pasada el segundo

    experto lea un trabajo de Israel

    Glezer, llamado Cuadrar el Templo, y como en muchos caso la magia de la

    lectura me transportaba, me llevaba por

    el templo, me haca verlo desde otros

    ngulos, distintos a los que me permite

    mi posicin de maestro de ceremonias,

    hasta que en esa distraccin record el

    velorio de mi abuelo, que se produjo a

    finales del ao 2005, y durante el cual mi abuela lucida a sus 95 aos, me llamo

    frente a mi esposa e hijos para decirme a

    mi junto a mi padre, hijos mos el

    prximo ao lancen nuestra cenizas al

    viento(las de ella y mi abuelo) sobre las

    flores de mostaza all en Huayuran (una

    remota hacienda en Callejn de

    Conchucos.

    El problema era que las mostazas nacen

    para el final de la temporada de lluvia en

    la sierra. Y al margen de contarles que

    sus deseos se cumplieron y que ella

    falleci a tiempo como para que sus

    cenizas llegaran junto con las de mi

    abuelo a ver brotar las flores amarillas

    del ao siguiente. Esta la pregunta de qu

    significado tienen esas fechas. Pues resulta que en la sierra peruana, desde

    tiempos inmemoriales, el sol marca la

    vida y muerte de la gente.

    El 23 de junio es pleno solsticio de

    invierno, las cosechas estn concluyendo

    junto con el ao agrcola, y es en este

    periodo seco que se hacen adobes,

    nuevos caminos, se reparan canales, se

    alzan las casas y se construyen los

    templos, mientras que el sol durante el

    da recorre de oriente a occidente la

    columna del norte.

    A finales de diciembre de cada ao el sol

    se observa al sur, en pleno solsticio de

    verano aproximadamente el 23 de

    diciembre, corriendo de oriente a occidente sobre la columna del sur, y eso

    nos indica que las lluvias han llegado, y

    es momento de cultivar la tierra y

    acompaar el crecimiento de sus frutos.

    D

  • 16

    Y entonces si el templo en el que estoy

    sentado es un calendario donde

    marchamos en la direccin de las agujas

    del reloj, puedo pensar que cuando me

    paro entre las columnas estara en el

    equinoccio de otoo, el cual para la agricultura serrana es el final de la

    cosecha, y podra pensar que a cada

    columna la adornan los frutos del trabajo

    del ao anterior, y estoy empezando un

    nuevo ao.

    As cuando cuadro el templo recorro la

    columna del norte, y s que estoy en la

    poca de esto, donde se construye y se

    educa al aprendiz, y al llegar al oriente

    reconozco en la silla el solsticio de

    primavera que antecede las lluvias. De

    esta forma al caminar frente a la columna

    del sur veo el sol radiante que acompaa

    las lluvias, y se camino junto a los que

    estn sembrando y cultivando.

    Finalmente regreso a las columnas y s

    que me volver a encontrar con los frutos

    del ao que he recorrido.

    Solo quiero agregar otra coincidencia

    importante, hace ms dos aos,

    investigue un decomiso practicado por la

    Inquisicin de Lima el ao 1753, el ms

    antiguo del que conozca registro en el

    Per. En esta intervencin los

    inquisidores decan haber incautado