Futuro imperfecto - · PDF filepersonal: puedes descargarlo, leerlo, imprimirlo y compartirlo,...

Click here to load reader

  • date post

    07-Oct-2018
  • Category

    Documents

  • view

    225
  • download

    0

Embed Size (px)

Transcript of Futuro imperfecto - · PDF filepersonal: puedes descargarlo, leerlo, imprimirlo y compartirlo,...

  • Futuroimperfectoy otras historias del mundo digital

    Arturo Quirantes Sierra

    [email protected]

    http://www.ugr.es/~aquiran/cripto/tribuna/futuro-imperfecto.pdf

  • i

    Querido lector,

    Lo que ests a punto de comenzar a leer es una recopilacin de los artculos que, durante un ao,

    escrib para Libertad Digital. Mi vinculacin con LD fue casual. Su redactor jefe, Nacho Garca Mostazo,me pidi informacin sobre un libro que estaba escribiendo relacionado con el espionaje electrnico en

    Espaa. Nos fuimos haciendo amiguetes, y un da me hizo la proposicin indecente: oye, que he estadohablando con el director, que te parecera si...?

    Y as pas a formar parte habitual del elenco de figuras de Libertad Digital, bajo una columna

    titulada mundo digital. Durante este ao me lo he pasado bomba. Escrib artculo tras artculo, siemprecon ms ideas que tiempo para pasarlas a bits. El tema lo escoga yo, y nunca me bloquearon un artculo,lo que en los tiempos que corren es mucho decir. Y adems, pagaban y todo. Reconozco que le tom el

    gustillo.

    Pero todo acaba. Dos artculos rechazados, y la aparicin del fantasma de la lnea editorial, mehicieron replantear mi continuidad en LD. Me lo pens largo y tendido, y al final decid dejarlo

    voluntariamente. No tengo malas experiencias; al contrario, estoy muy contento de haber tenido estaoportunidad. En la web de www.libertaddigital.com quedan sesenta artculos de este que escribe. !Ah!, yel libro de Nacho lleg a buen puerto. Incluye un captulo escrito por m, y podis comprarlo en libreraso en www.libertadvigilada.com

    Pero los enlaces en la Red son frgiles, y lo que hoy se encuentra aqu maana estar all, o bien

    habr desaparecido. Por eso, este libro contiene todas mis colaboraciones en Libertad Digital. Puedes

    descargarlas y leerlas tranquilamente, sin necesidad de navegar. Estn recopiladas en orden cronolgico,e incluyen las fechas en que aparecieron, da ms o menos. Faltan dos artculos que no he logradoencontrar, pero qu le vamos a hacer.

    Hago entrega de este libro en condiciones de licencia pblica. Tienes permiso para tu uso

    personal: puedes descargarlo, leerlo, imprimirlo y compartirlo, citarlo y traducirlo, a condicin de que citesautor y procedencia. Queda prohibido todo uso con fines lucrativos sin mi consentimiento expreso. O,

    dicho de otro modo: con este libro puedes enriquecer tu mente, no tus bolsillos. Si este libro te hagustado, entra en el sistema de licencias postalware: envame una postal de tu tierra al Departamentode Fsica Aplicada, Facultad de Ciencias, Universidad de Granada, 18071 Granada. Tambin puedesadjuntar un jugoso cheque, pero eso es opcional :-)

    Lo dicho, pasa y disfruta. Y si te gusta mis dotes de plumfero, srvete t mismo en mi Taller de

    Criptografa: http://www.ugr.es/~aquiran/cripto/cripto.htm

    Arturo Quirantes Sierra. Mayo de 2.003

    (c) Arturo Quirantes Sierra 2.003.Se permite la reproduccin de este texto sin nimo de lucro, citando autor y procedencia. Queda prohibido

    todo uso lucrativo sin autorizacin expresa del autor. Email de contacto: [email protected]

  • ii

    Dedicatoria:

    A Barry, Carles, Carlos, Colegota, David, Duncan, Elise, Endika, Flix, Fernando,Katitza, Jos Luis, Jos Manuel, Juan Manuel, Manuel ngel, Makros, Maky, Manje,Manuel, Marga, Maruja, Merc, Montse, Nacho, Nicasio, Pere, Robert, Simon, Skullman,Tony, Will, Xamu, Yasha y todos los que hacen que la Red valga la pena.

    A Jess y Arturo Mario, que heredarn el mundo digital de su padre.

  • iii

    Saben? Pensando en cuando ramos nios, creo que la mayora de nosotros

    pensbamos que la justicia era algo automtico. Que la virtud ya era una recompensa

    en s. Que el bien triunfara sobre el mal. Pero con el paso del tiempo aprendemos que

    eso no es verdad. Cada ser humano debe crear la justicia. Y eso no es fcil. Porque

    a menudo la verdad es una amenaza para el poder. Y luchar contra el poder conlleva

    grandes riesgos

    (de la pelcula JFK, caso abierto)

  • Arturo Quirantes Sierra 1

    Delitos distribuidos6 Marzo 2.002

    Mientras usted lee estas palabras, su ordenador est desperdiciando millones de ciclos de CPU.

    En otros lugares del mundo, hay investigadores que deben tratar con problemas cuya solucin desbordara

    la capacidad de las mquinas ms potentes. La conclusin es inmediata: por qu no usar el tiempo de

    CPU desperdiciado para formar un econmico y eficaz superordenador? Puede hacerse y es un concepto

    antiguo, pero la casi ilimitada conectividad de la Internet moderna lo ha puesto de moda.

    Bienvenidos a la computacin distribuida, en el que los usuarios de ordenador donan su tiempo

    intil a proyectos tales como el desciframiento de cdigos, el estudio de medicamentos contra el cncer

    y la bsqueda de inteligencia extraterrestre. Es una idea de colaboracin de tipo altruista, con

    recompensas simblicas en el mejor de los casos. Pero si usted desea colaborar en alguno de estos

    proyectos, vea antes lo que le sucedi a un infeliz informtico norteamericano por intentarlo...

    David McOwen era administrador de sistemas en una universidad de Georgia, EEUU. Un da,

    aprovechando una actualizacin, se decidi a instalar un pequeo programa para colaborar en un proyecto

    de computacin distribuida llamado RC5. Se trataba de un intento de descifrar un cdigo criptogrfico, en

    un concurso (llamados challenges, o desafos) patrocinado por la empresa RSA Inc. para probar la fortaleza

    de sus propios algoritmos de cifrado. Al parecer, sus jefes no gozaban de un espritu tan altruista, ya que

    lo expedientaron por ese motivo. McOwen, descontento, dimiti, creyendo que con eso el asunto estaba

    zanjado.

    Cul no sera su sorpresa cuando unos meses despus fue acusado de ocho violaciones de las

    leyes informticas del estado de Georgia: un robo informtico y siete intrusiones, una por cada ordenador

    que utiliz para descargar el programa de computacin distribuida. Parece una broma, pero no las

    consecuencias: quince aos de prisin para cada una de esos ocho delitos. Sumen a eso una multa de

    400.000 dlares, mas otro tanto en concepto de daos, y se harn una idea de la espada de Damocles

    que amenaz a McOwen. Sin contar con que su nueva empresa tard poco en despedirlo por la mala

    publicidad.

    Tan desproporcionado castigo proviene de una interpretacin dura de una ley redactada en

    trminos vagos y poco claros. Tcnicamente los delitos de McOwen pueden considerarse como tales

    porque caus daos a su universidad y lo hizo sin permiso y con fines lucrativos. Claro que eso ltimo no

  • Futuro imperfecto, y otras historias del mundo digital 2

    est nada claro. Cierto es que el desafo RC5 otorgaba al vencedor un premio de 10.000 dlares, pero la

    mayor parte ira a proyectos benficos; por otro lado, la probabilidad de xito era mnima.

    En cuanto al clculo de daos, el propio Gran Capitn envidiara el modo en que se echaron

    cuentas. El desafo requera enviar no ms de un correo electrnico al da. Sin embargo, la universidad

    calcul sus prdidas en 59 centavos por segundo en concepto de ancho de banda perdido. Cmo llevaron

    a tal conclusin? Muy sencillo. La universidad sum todos los gastos de infraestructura de su red

    (cableado, circuitos, RDSI, enrutadores) y lo dividi por el nmero de segundos que tiene un ao. Es como

    si el ministro de Fomento pretendiese que usted pagase todas las carreteras y autopistas por las que

    circule su coche. Increible? No en un pas donde su presidente, el hombre mejor protegido del mundo,

    casi se ahoga con una galleta salada.

    Por supuesto, los legendarios abogados norteamericanos se lanzaron al rescate. Introdujeron

    dudas sobre el hecho de si McOwen estaba enterado de que su accin no estaba autorizada, punto sin

    el cual toda la argumentacin de la acusacin quedaba sin base. Argumentaron que el nimo de lucro era

    ridculo en un concurso en el que el 90 por ciento del premio no ira a parar a los bolsillos del ganador. Y

    sin duda alguna, refutaron la exorbitante cantidad que la universidad insista haba perdido en concepto de

    ancho de banda.

    Y la acusacin capitul. No retiraron los cargos, pero consiguieron lo ms similar a una

    exoneracin. En un acuerdo para salvar la cara, David McOwen fue condenado a un ao de libertad

    condicional, una multa y algunas horas de servicios comunitarios. Por desgracia, eso no le devolver su

    empleo, ni tampoco la ilusin de ayudar a otros de forma altruista. Pero al menos la resolucin de su caso

    ha logrado poner lmites a la estupidez de los legisladores.

    Por mi parte, declaro haber recibido una valiosa leccin. No, no pienso borrar mi salvapantallas

    de [email protected] Lo que voy a hacer es llamar inmediatamente a la universidad en la que trabaj McOwen

    (no les dir cul) y les ofrecer mi ancho de banda. A setenta cntimos por segundo, con una hora ya

    amortizo mi ADSL para un mes. Y luego nos quejamos de que el pescado es caro...

  • Arturo Quirantes Sierra 3

    CNI: Espas electrnicos

    13 Marzo 2.002

    El CESID tiene los das contados. El Congreso de los Diputados acaba de aprobar el proyecto

    de ley reguladora de la nueva agencia de espionaje, el CNI (Centro Nacional de Inteligencia). Ponindonos

    en lo ms bsico, son los encargados de evitar que otra banda de chiflados asalte un avin para estrellarlo

    contra el Bernabeu durante un Madrid-Barcelona. Pero no caigamos en tpicos simplistas: su mbito es

    ms extenso. De ah que resulte imperativo aplicar la mxima de Juvenal y dotar de vigilantes a los

    vigilantes.