Fichte - Discursos a La Nación Alemana - 1984

Click here to load reader

  • date post

    29-Dec-2015
  • Category

    Documents

  • view

    336
  • download

    1

Embed Size (px)

Transcript of Fichte - Discursos a La Nación Alemana - 1984

  • -rv

    J.G. FICHTEDiursos alanaclon alemana

  • Ttulo original: Reden an die deutscbe NationIntroduccin de Hans-Christian LucasTraduccin de Luis A. Acosta y Mara jess Varela, ambos profesores

    Ayudantes en el Departamento de Germanstica de la Facultad deLetras de la Universidad de Salamanca

    Editora Nacional, 1977 Por la presente edicin, Ediciones Orbis, S.A., 1984

    ISBN: 84-7530-473-7D.L.B. 5327-1985

    SEGUNDA EoicionImpreso y encuadernado porPrinter industria grfica, s.a. Provenza, 388 BarcelonaSant Vicen dels Horts

    Printed in Spain

  • INTRODUCCIN

  • El autor de losfamosos Discursos a la nacin alemana, aquipre-sentados, jobann Gottlieb Ficbte, tuvo que oencer durante su vida nopocas dificultades a causa de su cara'cter dificily su marcada tendenciaal ergotismo. Su obra no ba corrido mejor suerte. Comofigura que marcaelpaso decisivo de /afilosoffa trascendental de Kant al Idealismo, Ficb-te se encuentra, por unaparte, ensornbrecidopor aque'l,'por otra, conside-rado tnicarnente comoprecursor de un pensador mucbo ma's importante:Hegel. Estafuncin de transicin es lo que bace que Ficbte, a diferenciade Hegel, no baya conseguido seguidores, y que no se bayaformado, debecbo, una escuelaicbteana, bien entendido que, tantopara Hegel comopara Scbelling, Fic/tefue un punto departida decisivo en la configura-cion de sus respectivos sistemas losoficos. Punto de partida, por otraparte, que muyprontopaso'a ser considerado tnicamente como unaposi-cio'n que babia de ser superada a consecuencia de sufuerte carga subjeti-vista.

    La infravaloracion de Ficbte, por lo demds apenas legitirnable a nivelracional, parece deberse, en parte, a la influencia de la Historia de laFilosofa de Hegel y, mas concretamente, u su forma de tratar a lospensadores anteriores a e'l. En concreto estamospensando en una afirma-cio'n de la Lgica, la cual, si bien bace referencia a la Filosoa de Spi-noza, incluye dentro de sin todos los _/ilo'sofos precedentes: el punto devista filosoico de Spinoza, se nos dice en ella, es un punto de vistanecesario en el que se sit/a lo absoluto dentro delproceso de llegar-a-szmismo, deldevenir-en-y-para-szf Esto implicapara Hegel la necesidaddelpunto de vista (Standpunbt) o, como el dice: en este sentido el siste-ma es completamente verdadero. Pero ni el sistema de Spinoza ni el deFic/ste representan la culminacio'n del llegar-a-.sz rnisrno delo absoluto.Estos pensamientos no son rna's que estaciones, si bien estaciones necesa-rias, en elproceso evolutivo. De estaforma sepone de manifiesto que nopuede ser el punto de vista supremo. 1

    l W. F. HEGFJ.. Sarntlicbe Were, edicin homenaje. vol. v. Stuttgart, 1964,Friedrich Fromasin, p. 10.

    9

  • El becbo de que elpensamiento de Hegel baya conservado sufrescoren lo filosofico y en lo politico no deberia retraernos de relativizar suscri'ticas, al menos en el sentido de tomar nuevamente en serio apensado-res que e'l considero' como predecesores, valga decir, como exponentes depuntos de vista superados.

    Supuesto lo cual, nos encontramos con un nuevo obstculopara apro-ximarnos a lafilosofia de Ficbte. Prescindiendo de que e'l no eludio' nin-guna confrontacio'n, es sufilosofia, adems, uno de los bocados ms durosque la bilstoria delpensamiento universalpuede ofrecer. Por otra parte,no bay duda alguna de que Ficbte es la primera personalidad alemanaque se erige enportavoz del cuarto estado (excepcin /sec/su deKarl Pbi-llip Moritz, si bien este es un autor que, por razones distintas a las queban afectado a Ficbte, no ba sido muy tenido en cuenta). Eri la obra mis-ma de Ficbte encontramos varias causas que dificultan su comprensinyexplican de becbo de que se le bayapreterido. Enprimer lugar, Fic/ste esuno de lospensadores ms abstractosydificiles en la bistoria de lafiloso-a. En segundo lugar, Fic/ste es uno de esosfilo'sofos que afirman una _yotra vez que solo /es interesa recluirse en la tranquilidadde la reflexion_y que, por otra parte, muestran un interefs incontenible por inmiscuirseen los asuntos politicos de cada dia. Por u'ltimo, Ficbte, filsofo quedepara tantos quebraderos de cabeza, aparece de otraparte como unpen-sadory un oradorpolitico que se debe alpueblo y cuyas ultimas opinio-nes politicas dii/mente se concilian con las anteriores.Ante este pensamiento, autenticafortaleza so'lo a duras penas accesi-

    ble, nopodemospretender baber encontrado el camino que nos introduz-ca en ella directamente. Fic/ste sigue siendo difcil sea cualfuere lafor-ma como se le interprete. Aun admitiendo que es tal vez el idealista dems dificil comprension, representa so'lo elpaso de lafilosofia trascen-dental al idealismo? Se trata de la transforinacidn deljacobino alemnen el cboz/inista prusiano? Tendremos que tener presente la vida y el iti-nerario mental de este pensador, posiblemente el ms tipicamente ale-mn, para poder formarnos un juicio sobre el.

    La vida de nuestro pensador no se inicia deforma muy propicia. Esbijo de un tejedor, de una persona por tanto que solo a costa de inuc/Jotrabajo podia ganarse el sustento.-? Nace el 1 9 de mayo de 1 762 en Rani-menau, pueblo de la regin de Lausitz, noprecisamente una de las regio-nes ms ricas de Alemania. Nacidopobre en una regio'n pobre, suprimeroficio fue el de pastor de gansos. Alguien pudi`era ecbarse a reir imagi-nando a este mucbac/so superdotado descargando a golpes en estos anima-les sus tendencias educativas impresas en e'l desde elprincipio. Pero noso-

    2 Para proporcionar ms ciiluridu a lu dicho, vase la poesa de Hum Dusi/l-riscben Weber y la pieza dc teatro Die Weber de lrln/\i:|'i'M.\NN. 1892 (ll'f'-/u-= te-ycdnr).

    ll)

  • tros preferimos consignar el becbo de que este joven descubriera tanpronto el campopreferido de sus actividades, aunque ms tarde lo modi-ficara en la i'ntencio'nfundamental: queria llegar a serpredicador, ense-ar alpueblo lo que es mejor, bacerle ver que la vida tiene un sentido. Elmucbacbo estaba tan entusiasmado con los sermones delprroco que /osrepetia de memoria. Esfcil de suponer que los aldeanos, al enterarse deello, le considerasen unapersonaiera de lo normal. Elpastor de gansosde Rammenau alcanzo'en todo caso la meta en la que e'l no baba:pensadocuando eljoven seorfeudal de la comarca sepresento'en elpueblo con elfin de oir el sermo'n. Pero el rico seior de Miltitz llego' tarde y seguroque, bajo elpunto de vista cristiano, penso'que su viaje babi sido initil.Los aldeanos le remitieron a Ficbte, que le repitio'el sermn; al barn deMiltitz le entusiasmo' tanto oir alpastor de gansos recitar el sermn que,a sus expensas, le envio'a la escuela donde sepreparaban losjvenesparael oficio de predicador.

    Raro viaje este que ofrece a un noble, por lo dems no demasiadoimportante, la posibilidadde conocer a un pastor de gansos y de sentirsetanfascinado por e'l, que basta su muerte, acaecida pronto desgraciada-mente, quiso preparar a este joven orador para el oficio de predicadoreclesi'sti`co,' y que, gracias a este mucbacbo, le permitio'pasar de algunaforma a la posteridad

    El noble mecenas se ocupa de que el bijo del tefedor sea preparadopara el ingreso en la escuela superior, primeramente en su castillo de Sie-benescben, despues acudiendo a las lecciones de un prroco, ms tardeasistiendo a la escuela de Meissen y, por iltimo, en 1 774, en lafamosaescuela de prncipes de Scbulpforta. El noble mecenas muere ese mismoano y, puesto que lafamilia de Fic/ste no estaba en situacio'n de sufragarlos gastos de los estudios de su bt'/`o, ignoramos de que'forma consiguio'asistir a la escuela de Scbulpforta y continuar sus estudios en _]ena yLeipzig. Sin dudafueron aos dificiles. > Probablemente durante todo eltiempo que duraron sus estudios, Fic/ste bubo de abrirse camino dandoclases particulares, circunstancia que le impidio' /acer el examen fi'nalde teologay desempear el oficio depredi`cador en una comunidad rural,tal como babia sido eldeseo sobre todo de su madre. 4 Carecemos de infor-macio'n suficiente sobre como Fi`cbte tuvo suprimer contacto con lafilo-sofia. Kuno Fiscber alude a que Ficbte se bizo determinista, pero sin que

    3 Sobre la situacin de los becarios en esta poca se recomienda la lectura delAnton Reiser (1783-90), de Kimi Pliiiivi' Mmm"/. sobre quien W. Marti-ii~Ulllfl' U" iuicio .icertado en sii eplogo cuando dice que se trata de unn douimentacin sobre el sufrimiento social sin carga alguna de esperanza, op. cit..Suttgart, 1972, Reclam, p. S49.

    4 Sobre la situzicion de profe.-soreis pairticuliirv.-.~. y prcccptort.-s cf. Iii fuenteliiuniria Der Horni-isrer (EI preceptos), 1774. de _l.\i'.nii Mini iiai RI-iwiioi ii|.i xx.

    ll

  • ello signifique quefuera spinozista. 1 Segzin la introduccion de EdmundBraunal concepto de la doctrina de la cienciafue sobre todo la lecturade la Etica de Spinoza lo que desperten e'/ su vocacin por lafilosoa.Dado que su conocimiento de lafilosofia de Kant no tuvo lugar basta elarlo I 790, y que reiteradamente contraponeal criticismo eldogmatismo,a la vez que considera a Spinoza como el representante rna's consecuentede e'ste rltimo, la indicacto'n de Braun nos parece completamente pro-bable. 6

    Despues de terminar en situacionpenosa sus estudios, elfuturofiloso-fo se va a Suiza como preceptor. Una ancdota de esta epoca arrojaabundante luz tanto sobre su npetu pedagogico innato, como sobre elrigorismopropio de supersonalidady, tambie'n, sobre sufalta deprecau-cin e intranstgencia. En una carta a su bermano Fic/Jte dice, probable-mente con razo'npero muy inoportunamentepara simismo, que tiene queeducarprimero a los padresparapodergarantizar una educacion racio-nal de los bijos. 7La epoca de Zuricb es importantepara Fic/:te puesto que bace algu-

    nas amistades (de importancia es sobre todo la amistadcon Lavater) y sepromete con /a sobrina de Klopstock, jo/anna Maria ja/Jn. Como nopuede pensar en el m